Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

TG – Capítulo 232: Un gusto.

Capítulo 232: Un gusto.

Aurora miró la conferencia liderada por una mujer en sus treinta, llevaba una túnica sacerdotal blanca que acentuaba su lado más devoto.

Era la Cardenal Shani Najjar, una antigua egipcia que participó en la calamidad no-muerta.

Cuando los no-muertos despertaron de su sueño llevando al país Egipto a la ruina extendiendo la muerte, esa mujer fue alguien que lideró a su gente para protegerlos a todos.

Aurora la conocía en su tiempo de ‘heroína’ había luchado a su lado y la había llegado a conocer bastante.

Claro, eso fue antes de llegar a áfrica hacia cinco años y antes de la guerra europea-demoniaca, en el tiempo que la calamidad no-muerta había despertado.

“En este caótico tiempo en donde los Portales Abismales están a nuestras puertas. Nos enfrentamos a decisiones difíciles, pero la dificultad de esas decisiones y de nuestra respuesta no determina lo que es correcto.” Dijo la Cardenal Najjar y mirando a la cámara, anuncio. “¿Qué es lo correcto en este momento? Solo el Dios del Tiempo y el Espacio puede determinarlo, pero no nosotros.”

La primera parte se estaba haciendo referencia al exterminio.

Era una respuesta fácil… No, exterminar a toda una raza era la respuesta más conveniente y dependiendo de quien la llevara a cabo sería la dificultad.

Alguien como un jugador que tenía una facilidad para encargarse de tales asuntos podía cumplir su tarea sin parpadear, otros no tanto.

¿Qué es correcto en este momento?

Para la Cardenal Najjar quien era conocida por su devoción a su dios, solo esa existencia tenía la respuesta correcta.

Después de todo, si era cierto entonces esa existencia podía ver el futuro y determinar qué era lo correcto o incorrecto por ese medio.

Pero los humanos no tenían esa posibilidad.

“Nosotros debemos decidir siguiente nuestros estándares y nuestros valores junto a toda nuestra creencia. Lo que estará bien o mal dependerá de aquellos que lo juzguen a través de sus propios valores.” Señaló la Cardenal Najjar y elevando su voz, anunció. “Es por eso que la Iglesia del Tiempo y el Espacio se moverá siguiendo sus ideales. Haciendo lo que creemos que es correcto.”

“Y esa es la razón por la cual la iglesia me enviara a mí para asegurar a la raza goblins para evitar que aquellos derrotados sean utilizados por beneficio ajeno o sean tratados como objeto de investigación. La iglesia se encargará de crear un santuario para aceptarlos y yo me aseguraré de que aquellos que se rindan lleguen a salvo.” Agregó logrando que la conferencia se volviera caótica.

Sin decir más palabras se marchó dejando a un representante de la iglesia para responder las dudas que había dejado.

No se habló del objetivo que estaba llevando a cabo las fuerzas aliadas, solo dejo ver que la iglesia iba a ese lugar con un solo objetivo.

Tras la guerra, serian ellos quienes se encargarían de asegurar a los ‘derrotados’ para evitar que sean usados.

No iban por toda la paz completa, sino que iban para asegurar que la exterminación no suceda cuando la guerra finalizara.

El representante respondió señalando que las palabras de la Cardenal Najjar eran parte su opinión como la idea de la Iglesia del Tiempo y el Espacio, afirmando públicamente que al igual que antes, su dios había permanecido en silencio.

A diferencia de la Diosa del Orden, muchos le daban más importancia al Dios del Tiempo y el Espacio no importa si eran sus creyentes o no.

Eso era porque fue él quien se encargó de crear una máquina llevando a los terrícolas a otro mundo que durante bastante tiempo creyeron que era un juego.

También fue él quien conectó Terra nova con este mundo hace unos años… Básicamente era la existencia que demostró su poder un mayor número de veces.

Agregando la creencia de que era ‘omnisciente’ entonces las personas se acercaban a esa existencia pensando que en caso de peligro sería su salvador.

Que se dijera que podía ver el futuro, hizo que fuera confiable, pero si uno lo pensaba más… Entonces, las cosas cambiarían.

Al ver el futuro esa existencia sabría de los portales abismales, sabría lo que sucedía y peor aún, tal vez sus decisiones empujaron todo, a este punto… La idea podía continuar y ser demasiado chocante para aceptar.

O tal vez era lo contrario, era indiferente para verlos o ayudarlos y ni siquiera les importaba e hizo lo primero que le vino a la mente.

Como crear una máquina de realidad virtual y liberarla al mercado por medios tradicionales sin revelar directamente su poder.

Aurora suspiró al pensar demasiado, era por eso no le agradaba tanto hablar de los dioses, pensar en esas existencias era demasiado difícil para ella.

Tampoco podía juzgarlas por su falta de respuesta después de todo, al final no eran sus ‘dioses’ sino que eran dioses extranjeros y no tenían obligaciones con este mundo.

En ese momento su reloj holográfico sonó y ella que estaba esperando contestó.

“¿Lo viste?” Preguntó la Cardenal Brousseau.

Ella fue quien le dijo que viera la conferencia de la iglesia.

“Sí. ¿Este es el santuario que estaba preparando Zerzura?” Preguntó Aurora con una mirada curiosa.

Había leído lo que la Cardenal Brousseau había preparado antes, así que entendía un poco.

“Sí. Básicamente será lo mismo que antes, pero será realizado por la Iglesia del Tiempo y el Espacio en su totalidad. Es posible que el santuario se cree en las tierras de Zerzura, pero esa posibilidad está atada a la reacción de los goblins a los diferentes climas.” Agregó la Cardenal Brousseau y dando una sonrisa, comentó. “Luego te pasaré el documento completo para que le des una mirada.”

Aurora asintió.

Había muchas cosas que hacer cuando los goblins fueran derrotados y el cuidado que debían garantizar era alto.

El ejemplo más básico era la adaptación al clima en donde se iban a asentar y eso era fundamental en este mundo.

Al sur de Zerzura había un enorme bosque mágico cuyo clima era húmedo, al norte había un enorme desierto muy caluroso y ellos estaban en el medio.

La energía mágica hizo que el clima pudiera cambiar dependiendo de los elementos, así que siempre podían encontrarse cosas extrañas.

Claro, al igual que Australia en donde el desierto se extendió, se pudo habitar utilizando magia.

Un mago especializado podía cambiar el clima como Edward hizo durante el torneo internacional y eso era lo mismo si se utilizaba artefactos.

“Gracias.” Dijo Aurora de repente y mirando la Cardenal Brousseau, comentó. “No pensé que un favor, se volviera algo de… Este nivel.”

Cuando le pidió un favor, era solo para inclinar la balanza tratando de dejar otro camino y se había centrado mayormente en Liam y tratar de cambiar la opinión pública.

Lo había logrado e incluso ahora Liam seguía moviendo los hilos para agitar la balanza.

Que los goblins sean usados para investigación fue un golpe bastante fuerte, pero el principal golpe vino de que un gremio había comerciado con goblins y lo peor, que políticos rumanos lo cubrieron.

Ahora Rumania estaba verdaderamente en llama, llevando los juicios políticos que debía llevar y por sobre todo preparándose para juzgar a los respectivos infractores de la ley.

En cierto sentido estaban atando todos los cabos sueltos, derribando a los corruptos usando la opinión pública y el caos a su favor.

Aun así, cuando pidió el favor nunca había esperado que llegara hasta este punto en donde la Iglesia del Tiempo y el Espacio se había movido por completo.

“No lo fue. Un pequeño temblor puede desencadenar la avalancha, pero todo lo que arrastra le da fuerza.” Dijo la Cardenal Brousseau con una sonrisa.

Ella podía haber comenzado esto, pero al arrastrar los deseos y el apoyo de otras personas, hizo que se llegara a este punto.

Aurora lo sabía, ella no era la única que deseaba evitar la exterminación.

Otros entendían que esto era una guerra en la cual la paz solo podía ser conseguida tras un duro enfrentamiento, pero eso no significaba que el resultado final fuera la exterminación.

No todo era blanco y negro, a veces era gris… Ni bueno, ni malo, solo a la mitad de ambos.

“De todas formas, tampoco necesitamos tu apoyo económico.” Recalcó la Cardenal Brousseau y con una sonrisa, aclaró. “También no necesitas preocuparte por Zerzura. No hay nada importante que resolver.”

Aurora asintió ante sus palabras.

Había tratado de apoyar económicamente el refugio, ya que ese era el único medio con el cual podía demostrar su apoyo en la etapa posterior.

En cuanto a Zerzura, ya lo sabía.

Liam le había informado sobre la mafia americana que llegó a la República de África Occidental, si bien eran los restos, estaban en esa nación en la cual su influencia era nula y en el cual no podía moverse libremente.

Ese era el problema de actuar en países extranjeros, su influencia era nula o baja y no tenía la libertad que le daba otros lugares en donde había gobernantes superficiales.

La Cardenal Brousseau le contó un poco sobre otros temas.

Todavía se seguía manteniendo el apoyo en Kenia, en donde el Señor de Mombasa se preparaba para instaurar su gobierno.

Era un enorme proceso, ya que debía asentar una base administrativa, una fuerza militar para asegurar sus defensas, alianzas con gremios para resguardar sus fronteras e incentivar la economía para ser autosuficiente.

Luego por otra parte estaba las aceptaciones de extranjeros de todo áfrica para asegurar las tierras.

En otras áreas como al oeste de áfrica, en lo que sería las antiguas fronteras de Camerún que daba al océano atlántico, se encontraba ‘poblado’.

No era un gobierno, pero los gremios y otros individuos seguían por eso lares, algunos de ellos creando problemas con el bosque mágico y otras veces cooperando con ellos.

La caza furtiva en el lado oeste era frecuente y eso significaba que los conflictos con las bestias mágicas eran comunes.

Como no podía estar en todas partes, su intervención solo era necesaria cuando se enfrentaba a aquellos señores de la guerra más irrazonables.

Y eso significaba que sus misiones ‘Arcas’ cambiaban y se transformaban en una política de migración menos agresiva.

Era difícil moverse libremente cuando la ‘Protectora de Zerzura’ estaba relacionada con ‘Zerzura’ de forma directa y algunos lo podían ver como una ofensa diplomática.

Claro, tampoco podía ser irrazonable para eliminar a todos los señores de la guerra que estaban en áfrica y la idea general era que solo eliminaban a aquellos que causaban problemas.

“De todas formas, me encargaré de la tarea del santuario. En caso de que necesites algo, ya he informado a la Cardenal Najjar sobre ti, así que puedes contar con ella si necesitas apoyo o si es necesario cooperar para otras tareas.” Informó la Cardenal Brousseau antes de terminar la llamada.

Aurora suspiró al quedar sola.

******

“Ya me he preparado para recibir mi recompensa al azar… Si es como todos dicen, tal vez sea un entrenamiento de algún tipo.” Dijo Clémentine que estaba acostada en el sofá.

“Aunque son monjes, ¿no?” Preguntó Érica con una mirada extraña.

“Bueno, sí, pero al menos sé que son monjes, en tu caso es más difícil. Ir a un área desolada suena extraño.” Replicó Clémentine con seriedad.

Ambas se rieron y Aurora que las miraba junto a las demás también soltó una risa.

“Verlas tan animada me hace querer mejorar.” Declaró Aeko con un suspiro.

“Todavía eres joven y puedes progresar.” Respondió Shao Ya con una gran sonrisa y mirando a su equipo, agregó. “Además, nosotros tenemos más responsabilidades con el gremio.”

Eran palabras de consolación, pero los estudiantes y Aurora estuvieron de acuerdo.

El grupo de Akira no solo eran miembros de su grupo, también lideraban y ayudaban en la administración de su gremio en diferentes puestos.

Ser estudiante significaba aprender y mejorar, teniendo solo eso como responsabilidad, pero a la vez significaba que serían vistos como novatos y no podrían participar en diferentes asuntos.

“Entonces, ¿deberíamos hacer un viaje de solo entrenamiento? Ya saben, podemos dejar a otras personas a cargo y centrarnos en entrenar.” Dijo Akira con una atmósfera profesional.

Sin embargo, Aurora sabía que solo quería dejar su trabajo y centrarse en la tarea de mejorar solo era una excusa.

No es que no le gustara su trabajo, había creado ese gremio para ayudar, pero ahora que había más personas y el gremio era más estable, podían darse un tiempo para dejarlo de lado.

La conversación en torno del entrenamiento comenzó, llevando a que los estudiantes se volvieran más animados al ver que sus ‘mayores’ deseaban mejorar.

El entusiasmo de Nicole era el más contagioso ya que sus ojos brillaban cuando hablaban de entrenar.

Clémentine y Érica también empezarían su entrenamiento pronto.

En realidad, navidad seria su último día de tranquilidad, debido a que habían aceptado recibir la recompensa al azar y ya tenían fecha.

Eso significaba que fuera posible que cuando llegaran a año nuevo, ellas ya estuvieran entrenando.

Cada uno tenía sus deberes, desde Leslie que seguía en el ejército y que solo le dieron un día de vacación por navidad, también tenía que volver al ejército.

Nicole no tenía restricciones, pero perder varios días cuando podía entrenar con el Emperador Víctor, era como desperdiciar toneladas de oro al tirarla a la basura.

Estaba entrenando bajo un luchador de rango SSS y con pequeños consejos podían mejorar su rendimiento por completo.

A pesar de que Andrés estaba ayudando a Liam en este momento, él también tenía su trabajo… Dos trabajos parciales y necesitaba volver pronto.

Aurora era lo mismo, ella tenía que volver a su trabajo para el día siguiente y a pesar de que no sabía cómo se estaban preparando, entendía que era posible que las fuerzas aliadas se movieran pronto.

“¿Aurora tienes un momento?” Preguntó Cithrel tras aparecer por un portal del piso de arriba.

Aurora asintió y la siguió hacia el piso de invitados y a pesar de que dudó al ver que se acercaba a la habitación, no se detuvo.

“¿Nerviosa?” Preguntó Cithrel y con un tono coqueto y una sonrisa ambigua, murmuró. “Tienes que estarlo, muerdo.”

Aurora se sonrojó, ya que Cithrel con su murmuró le hizo un guiño de ojo muy coqueto.

“Se siente como entrar a la boca de un depredador.” Murmuró Aurora al entrar a la habitación y mirando a Cithrel le dio una sonrisa bromista y declaró. “Uno pervertido.”

La expresión de Cithrel tembló ante esas palabras que claramente la afectaban.

Para algunos se podía tomar como un insulto, pero la connotación que estaba usando era la que usaba Alice… Un tono muy particular en el cual se combinaba con total naturalidad.

Cithrel dio una sonrisa como si quisiera ocultar su carcajada y entró definitivamente a la sala.

Aurora se preguntó porque no contraatacó, pero se dio cuenta de inmediato cuando la siguió al interior de la sala.

Había dado su comentario en medio de la puerta abierta y no había visto el interior, así que no pudo ver la proyección mágica que se encontraba en ese lugar.

En el cual estaba el Duque Kristoph y Urfin Jadegrog… Los dos individuos con más autoridad bajo el Imperio Falion en la tierra y dos sirvientes leales del imperio.

La expresión de Aurora tembló al recibir la mirada del Duque Kristoph, ese poderoso vampiro.

“Entonces, ¿qué decías que era?” Preguntó Cithrel con una sonrisa de venganza.

Le había dicho pervertida a la jefa, del jefe, de su jefe… ¡Y ellos lo habían escuchado!

Urfin miró para otro lado en la proyección claramente la abandonó por completo y dejo que el Duque Kristoph siguiera mirándola con la frialdad que demostraba un individuo poderoso.

Aurora tosió y comentó. “Que usted es muy hermosa Su Alteza. Tiene una elegancia deslumbrante y una sonrisa que hace palpitar mi corazón.”

—Pasar de ofender a una princesa a coquetear con ella, ante los ojos de los sobre protectores es un delito más grave.

Su sistema dio su comentario tarde, logrando que la expresión de Aurora temblara aún más al ver que el Duque Kristoph levantaba su ceja.

¡Ese vampiro era un individuo frío que no dejaba ver emociones!

Para Aurora levantar una ceja era como si le estuviera por dar un juicio final.

Cithrel se rio al ver su mirada y le hizo una señal para que se sentara.

“Tienes coraje, es algo agradable de ver en alguien tan bella como tú.” Dijo Cithrel con una sonrisa elegante mientras se sentaba.

¡Estaba aprovechando la oportunidad para coquetear con ella!

“Gracias Su Alteza…” Murmuró Aurora en respuesta.

Ahora estaba adelante de quienes eran sus jefes y si bien Cithrel era quien estaba más alto en el mando, en el ‘campo’ a quienes tenía que obedecer era a Urfin y al Duque Kristoph… Así que, Aurora puso su lado de niña buena.

La sonrisa de Cithrel se hizo más grande y sus ojos brillaron con mayor intensidad, claramente le gustaba cuando estaba indefensa y no tenía ningún problema en aprovecharse de esta situación.

“Está bien, relájate. Eres mi amiga, no mi subordinada, sirviente o vasalla, eres mi igual.” Anuncio Cithrel con una sonrisa elegante y mirando a las proyecciones, preguntó. “¿Lo entienden?”

Su sonrisa era muy cordial amigable, pero sus ojos eran serios y pesados.

Estaba dejando ver cuál era su ‘estatus’ y eso para un imperio tan tradicionalista era de extrema importancia.

Que fuera su ‘igual’ la marcaba como alguien con su mismo ‘estatus’… El mismo estatus, que la Princesa Heredera y futura Emperatriz del Imperio Falion tenía.

Aurora la miró teniendo curiosidad, pero tanto Urfin como el Duque Kristoph se arrodillaron al unísono.

“Lo entendemos Su Alteza.” Respondieron al mismo tiempo como si hubieran practicado el arrodillarse.

Era una proyección mágica lo que estaban viendo así que se podía ver todo su cuerpo y ahora mismo se los vio arrodillados.

“Perfecto, si lo entienden. Entonces pueden levantarse y comenzar a hablar.” Ordenó Cithrel con un tono simple.

Era cordial y respetuoso, pero la presencia que liberaba era la de una poderosa gobernante.

No fue un cambio repentino, todo se sintió natural… Esa era la disposición de un gobernante de un gran imperio.

Ambos obedecieron sus órdenes y se levantaron.

Mientras ellas estaban sentadas, ellos quedaron parados, pero incluso con esa diferencia ambos no demostraron ningún cambio en su imagen.

Incluso Urfin quien por lo general era más informal, ahora estaba dando la apariencia digna del Jefe de Seguridad Nacional de Grecia.

“Hemos diseñado un hechizo para estabilizar el portal abismal. Ahora incluso si ellos se suicidan para desestabilizarlo o intentan activar algún círculo mágico, podemos evitarlo.” Informó el Duque Kristoph con seguridad.

“Ya he visto el hechizo, es un diseño impresionante y los datos que recabaron de los portales abismales antes de que dejaran salir criaturas fueron ventajosos, pero su utilidad es a nivel teórico.” Respondió Cithrel y mirando al Duque, preguntó. “¿Qué tan seguro estás que funcione en el campo de batalla en donde todo tipo de hechizos pueden ser lanzados y se enfrentan contra criaturas que tienen armas que desconocemos?”

La Princesa del Imperio Falion no era considerada un genio por su estatus, Aurora la había visto luchar, pero nunca la había visto demostrar todo su poder.

Para una familia imperial que se decía que su linaje tenía un alto talento mágico, Cithrel era una experta a nivel de combate y teórico, pero sobre todo ahora dejaba ver que era perfeccionista y muy cautelosa.

“Nos hemos preparado para la mayoría de los escenarios posibles, incluso si usan un artefacto extraño como la última vez, podremos tomar cartas en el asunto.” Respondió el Duque Kristoph y con un tono claro, explicó. “En el lado psiónico nuestro lado más débil, se encuentra el Cardenal Auguste, en el lado tecnológico en el cual tenemos deficiencias estarán presentes un equipo de la Empresa Cosmos y en caso de emergencia, se encuentra la Cardenal Najjar, dejándonos el lado mágico a nosotros.”

La última vez usaron un artefacto extraño que hizo que todos los goblins tuvieran un aumento de fuerza bastante aterrador.

Sin embargo, ahora se estaba por ir a por todas… Básicamente, buscando poner en control el portal abismal.

El hechizo que diseñaron los magos era para evitar que el portal abismal se volviera inestable y que los goblins no causaran daño al usarlo, pero también trataban de permitir que los rangos SS se movieran con libertad en su cercanía.

Era muy notable que los magos diseñaran un hechizo apto de forma tan rápido, pero a ese nivel se dejaba ver lo adelantado que estaba el Imperio Falion en la investigación mágica.

En sus lados deficientes se encontrarían otros individuos poderosos.

Lo psiónico era un ámbito de la mente y en él se encontraría el Cardenal Auguste y a pesar de que a Aurora no le agradaba, no podía negar que era fuerte… Muy fuerte.

Por el lado de la tecnología se encontraba la Empresa Cosmos quienes estaban muy avanzados en ese ámbito y llevaban la delantera.

La Cardenal Najjar era perfecta para casos de emergencia debido a la cualidad de sacerdotisa que podía usar el poder de su dios sin orar.

“El plan no tiene fecha para no causar incidentes, pero será pulido y se realizará antes de año nuevo.” Agregó el Duque Kristoph.

Hoy era navidad, así que era 25 de diciembre y eso significaba que faltaba siete días para que sea el primero de enero… Una semana, no era mucho tiempo.

“La incorporación de la Iglesia del Tiempo y el Espacio fue sorprendente, pero oportuna.” Agregó el Duque Kristoph y mirando de reojo a Aurora, informó. “La Iglesia del Orden se ha echado atrás con la exterminación y ha aceptado dejar a los goblin a cargo de la Iglesia del Tiempo y el Espacio.”

Él sabía que ella se había estado moviendo, era posible que Urfin le informara de las posibilidades de su grupo y de la capacidad de Liam, pero la expresión de Aurora no tembló.

Por la sonrisa que Cithrel le daba, era posible que fueran ellos quienes también apoyaron este tercer camino abierto por la Iglesia del Tiempo y el Espacio.

“Una vez que hayamos organizado completamente el plan y nos hayamos preparado, todo comenzara. Por supuesto la mantendré informada Su Alteza.” Terminó el Duque Kristoph.

La Iglesia del Tiempo y el Espacio se había decidido unir ahora en la conferencia y si bien seguramente hablaron antes directamente con las fuerzas aliadas, era posible que necesitaran organizar todo con calma.

Evitar las fallas y los problemas, tratando de asegurar el éxito.

A lo que se enfrentaban no era a pequeños grupos, esta vez iban a ir por el portal abismal y eso significaba que se iban a enfrentar con todo.

Los goblins tenían un ejército… Y seguramente tenían que atravesarlo para llegar a los portales abismales y asegurarlo por completo.

Después de todo, ellos muy seguramente no se rendirían y lucharían a muerte.

Cithrel solo asintió y le permitió terminar la comunicación.

“Gracias…” Dijo Aurora apenas quedaron solas y recibiendo la mirada de Cithrel, comentó. “Me has estado ayudando mucho en cosas muy importantes.”

Su comentario era sincero y claro, había dicho directamente su ‘estatus’ para dar evidencia de muchas cosas.

No solo era para demostrar que como su ‘amiga’ podía bromear directamente con ella de cualquier modo sin que nadie la pudiera juzgar, sino que también demostraba su importancia y eso significaba que sus dos jefes le darían una mayor prioridad.

El Duque Kristoph se notaba como un vampiro muy leal y estricto, así que no dudaría en demostrar su favoritismo de inmediato, apoyándola como ‘amiga’ de la princesa a quien servía.

Su agradecimiento también era por su apoyo desde que había comenzado los portales abismales… Aurora estaba muy agradecida con su amiga.

“No, en eso te equivocas.” Precisó Cithrel y dando una sonrisa, declaró. “Hay en algunos asuntos en lo cual nuestros intereses están alineados. En cuanto a la importancia… Algunas cosas a mis ojos parecen menos importantes de lo que tú crees.”

La primera parte de su declaración solo dejaba en evidencia que el Imperio Falion se alineaba con la paz y es por eso que no le importaba tomar algo de culpa por haber ‘fallado’ en no evitar la venta de goblins, siempre y cuando pudieran lograr su objetivo.

En cuanto a lo segundo… Lo que una Princesa de un poderoso imperio miraba como importante, era muy seguramente algo de muy alto nivel.

Aun así…

“Gracias. Este tiempo me he sentido que me he estado aprovechando de ti, no es una sensación que me guste, pero al final era una la única opción que tenía.” Comentó Aurora dando sonrisa amarga.

La línea para definir su trabajo y la amistad era bastante difícil de precisar… No deseaba aprovechar el estatus de Cithrel y su autoridad, pero siendo sincera eso era lo único que podía hacer cuando se encontraba trabajando para el Imperio Falion.

Era cierto que conocía a Urfin y había trabajado con él, pero Cithrel jugó un gran papel a la hora de influenciar al Duque Kristoph quien era el que comandaba todo.

“Es por eso me gusta ser tu amiga. Sabes diferenciar muy bien las cosas, aun así, sigue siendo lo mismo. Me gusta tratar muy bien a mis amigos, después de todo solo tengo uno.” Reveló Cithrel con una sonrisa y al ver que el rostro de Aurora se volvía serio, se rio y señaló. “Esto significa gobernar al imperio más poderoso de Terra nova. Ser la ‘Realeza’ significa mirar todos desde arriba, apartarte y ser indiferente. Eso significa tener el poder de decenas de calamidades que son extremadamente leales y que solo pueden ser súbditos.”

Aurora solo escuchaba historias de lo poderoso que era el Imperio Falion, pero era posible que lo subestimara… Y eso era.

Ser el Imperio más poderoso de ‘Terra nova’ tenía un significado único, cuando en ese mundo existían dioses que actuaban con frecuencia y libertad, al mismo tiempo que estaba conectado con decenas de otros mundos.

“¿Y Venali?” Preguntó Aurora con curiosidad.

“Ella es mi vasta… Mi compañera, mi leal sirviente y mi guardiana personal.” Respondió Cithrel corrigiéndose a la mitad y mirando a Aurora cuya expresión no cambiaba, dio una sonrisa y comentó. “Es por eso que ahora que tú te has aprovechado de mí, tienes que dejar que me aproveche de ti.”

Al escuchar esas palabras, la expresión de Aurora tembló y si antes sintió cierta melancolía por su soledad, pero no entiendo el peso de lo que era llevar un imperio, ahora se sintió ligeramente extraña.

Es por eso que acurrucó su cuerpo en el sillón y murmuró. “Lo siento, no vendo mi cuerpo.”

La expresión de Cithrel tembló y la miró, pero rápidamente se dio cuenta de que cayó en una broma y se rio.

“Ahora que dices eso, tal vez deba aprovecharme de esa forma… Claro, siempre como amigas.” Comentó Cithrel aprovechando la oportunidad y al ver que Aurora se sonrojaba, agregó. “Seré gentil.”

Un tono coqueto y amable que fue muy creíble.

Ambas se miraron y luego se rieron entretenidas.

Aurora sabía que Cithrel no estaba bromeando… Ser la Emperatriz del Imperio Falion no era un juego, eran responsabilidades y demasiadas restricciones.

Era muy posible que fuera educada para leer a las personas, alejarse de aquellos que deseaban aprovecharse y utilizar a todos para su objetivo.

Esto se demostró ahora mismo, no era alguien que daba fácilmente su amistad y era posible que fuera alguien que determinara muy claramente las posiciones de los que lo rodeaban.

La más cercana luego de ella misma, era seguramente Taqiyya, pero eso era un asunto que muy seguramente no tenía ninguna relación con la ‘amistad’.

“Sinceramente necesitó una mano para localizar a alguien. Y luego a otro y seguramente a otro, la persona final que busco se ha escondido muy bien… No, es posible que haya eliminado todo registro de sí mismo y las personas que lo conocen o están muertos o son lo suficiente poderosos como para mirarme y mentirme en la cara o darme una pequeña pista, lo cual es lo mismo.” Declaró Cithrel con un tono serio.

Para que alguien le rechazara algo, esa persona debía ser importante, pero sobre todo… No podía ser tentado.

Después de todo, el Imperio Falion era rico, extremadamente rico y si alguien como Cithrel trataba de hacer un trato podía bañar a alguien en riqueza, poder o autoridad.

Tal vez el Imperio Falion no esté en este mundo y no tenía una fuerza poderosa a nivel militar, pero estaba en Terra nova en donde se podían escuchar sobre tesoros milagrosos que seguramente estaban disponibles para Cithrel.

“Está bien, le pediré a Liam que vea si puede echarte una mano. También estoy cerca de la Empresa Apicius y ellos han tenido relaciones con muchas personas importantes, tal vez puedan ofrecer una pista.” Respondió Aurora de inmediato sintiendo la frustración de Cithrel y pensándolo detenidamente, agregó. “En caso de necesidad puedo pedirles ayuda a mis padres, ellos están retirados, pero tuvieron bastante autoridad en la Iglesia del Tiempo y el Espacio, eso significa que tienen posibilidades de ayudar a encontrar a quien buscas.”

No le preguntó quién era su objetivo, ya que tenía una idea general y solo deseaba dejar que Cithrel se lo informara abiertamente cuando ella lo deseara.

También podía pedir ayuda a Zerzura, pero la ciudad solo tenía influencia en áfrica y el rango de búsqueda parecía más extenso.

La forma de responder de Aurora fue rápida y clara, sin titubear en ningún momento.

“Le estoy encontrando un gusto al aprovecharme de ti.” Murmuró Cithrel con una sonrisa al escuchar sus palabras.

La expresión de Aurora tembló ante ese tono tan ambiguo.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.