Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

TG – Capítulo 235: Gran batalla.

Capítulo 235: Gran batalla.

En una posición de meditación con su espada en su regazo, Aurora respiró hondo.

Cerrando sus ojos sintió su propia ansiedad y preocupación por la situación a la que se estaba por enfrentar.

Las muertes y los caídos… Esto iba a ser una guerra.

A ella no le gustaba las guerras, pero en este caso sabía que era inevitable al menos para ella.

Quería participar para disminuir las bajas de los soldados y de los miembros de la fuerza, pero principalmente para asegurarse de la victoria.

Que ella estuviera presente en este momento dejaba ver que podía hacer más cosas de lo que había imaginado.

Ir más lejos con su objetivo de lo que había esperado.

Eso deseaba… Y eso haría.

Inhalando y exhalando con calma, ella sintió que su cuerpo se revitalizaba al absorber la energía mágica.

Las preocupaciones salieron de su cuerpo y ella abrió los ojos decidida.

Mirando su larga espada que no tenía detalles notables, ella la tomó con calma.

¿Cuántas personas murieron por su espada?

No contaba el número, pero sabía que fueron bastantes… Y el número seguiría aumentando.

Su objetivo de ayudar estaba lleno de incertidumbre y era un camino oscuro en el cual podía perderse en cualquier momento, cuando tomaba la decisión equivocada.

No había algo más allá del ‘ayudar’ y si lo había, entonces todavía no lo llegó a conocer.

Pero eso era suficiente para ella en este momento, se había movido por menos.

Mirando su espada, la enfundó con cuidado en su vaina y tras revisar su traje de combate, asintió con calma.

Su traje de combate era el mismo que usaba como luchadora y era un estilo dedicado a luchador, pero eso era suficiente para ella.

Si usaba su otra armadura de combate que usaba cuando trataba de esconder su identidad sería una mala jugada, es por eso que ahora esto estaba bien.

Ahora actuaria de inmediato desde el comienzo… La incertidumbre de un campo de batalla siempre era alta y la prioridad era la velocidad que solo como espadachín podía conseguir.

Saliendo de la habitación del cuartel, ella notó a bastantes personas moviéndose de un lado a otro.

Abandonando al edificio se encontró en el patio en donde las fuerzas del ejército se encontraban.

Los tanques de la última vez estaban preparados y estos tanques ‘Colosos I’ demostraron una fuerte resistencia en el combate.

Si bien su velocidad era lenta a la hora de disparar su potencia era alta y eran muy útiles para servir como protección.

Eso significaba que los soldados podían protegerse usándolo como escudo.

También había vehículos ligeros con cañones menos potentes pero que disparaban más rápidos y a su alrededor estaban los soldados.

Algunos de ellos usaban espada, arcos, varitas y otros usaban armas modernas, pero todos tenían una similitud.

Estaban usando armadura con exoesqueletos capaces de aumentar su fuerza promedio de un soldado común a un luchador de Rango C y algunos capitanes tenían el mismo diseño de Leslie.

Armaduras que aumentaban la fuerza, agilidad y resistencia a la de un luchador de rango B normal y permitiéndole un subidón a rango A.

Sin embargo, a pesar de que la capacidad se mantenía de esa forma, el diseño estaba centrado más en el ataque y en la defensa, muy diferente a la armadura de combate de Leslie que tenía todo tipo de características diferentes.

Diseño de la Empresa Taranis en cooperación con la Empresa Cosmos… Era una tecnología aterradora debido a que un luchador de rango B ya tenía gran fuerza.

Por supuesto tener la fuerza y saberla usar eran dos cosas distintas.

El grupo no era grande y eso se debía a que, para dirigirse al portal abismal, ellos se movilizarían desde diferentes calles en grupos pequeños.

De esa forma se evitaba hechizos a gran escala que podrían causar un gran número de bajas y a la vez causaban presión por varios lugares.

En otra parte estaban los paladines de la Iglesia del Tiempo y el Espacio que eran mayoría.

Ellos llevaban escudos de ‘torre’ que eran lo suficiente grande como para proteger todo su cuerpo y en sus manos se encontraban espadas largas.

Equipado con una armadura de batalla de cuerpo completo, sus rostros no podían ser vistos a través de su casco, pero todos dejaban ver una solemnidad muy alta.

Otros paladines se encontraban presentes de otras iglesias y también varios sacerdotes de magia de curación.

La Iglesia de los Dioses de la Tierra, la Iglesia del Conocimiento, la Iglesia del Dios Celestial Zabathza.

Y luego se encontraban varios soldados imperiales cuya solemnidad dejaban ver que todos eran profesionales.

Ellos estaban bajo el mando de Alros, Meden y Siba al igual que antes, pero esta vez se notaba que trajeron la elite.

Algunos eran elfos, humanos y enanos, pero todos tenían expresiones serias.

Eran pequeños en número y estaban distribuidos por toda la zona sur de donde ellos avanzarían con sus respectivos capitanes.

Aurora golpeó el mango de su espada.

“¿Nerviosa?” Preguntó Alice que se acercó, ella estaba por sacar unas papitas, pero se detuvo al ver su expresión.

“Si, como siempre.” Respondió Aurora con un tono claro.

¿Estaba nerviosa?

Sí.

Era inevitable, pero eso no afectaría la forma en la que se movería.

“Me encargaré de avanzar de inmediato. ¿Qué harás tú?” Preguntó Alice guardando su bolsa de papitas.

Se notaba que fue contagiada por su seriedad, pero Aurora solo dio media sonrisa.

“Avanzaré prestando apoyo.” Respondió Aurora con un tono claro.

Los setenta miembros de la fuerza estaban divididos rodeando la Ciudad Constanza y ellos tenían que avanzar hasta el final para tomar el portal abismal.

La idea era detener a los Rangos S rivales y avanzar pavimentando un camino para los diferentes escuadrones.

Si ellos llegaban al portal abismal y lo aseguraban era genial, pero debido al alto número de las fuerzas enemigas era peligroso ser rodeado.

Es por eso que bastante de esos individuos avanzarían con sus respectivos grupos junto a sus escuadrones liderados por los otros treinta Rango S que estaban a cargo de protegerlos.

Por supuesto, había equipos definidos para avanzar hasta el final y uno de ese equipo era Theodore.

Otro era los miembros de la fuerza imperiales que tenían años de experiencia como Alros, Meden, Siba y Urfin, quienes tenían más de cien años y habían pasado por todo tipo de experiencias.

Esos equipos avanzarían hasta el final abriendo un camino desatándose por completo y seguramente los enemigos priorizarían detenerlos, pero es por eso que otros rangos S debían intervenir para defenderlos.

En su caso, su grupo tenía una mayor libertad, pero Aurora avanzaría apoyando… Eso significaba que se movería por el lugar prestando apoyo a los escuadrones.

“Bien, entonces seré igual y me dedicaré a la movilidad.” Comentó Alice con una sonrisa.

Aurora miró a su compañera que estaba vestida con ropa casual que usaba siempre y si bien le daba cierto encanto cómodo, no parecía darle protección.

Aun así, fue mejor a que usara un vestido que tanto le gustaba usar… Aunque ambos eran creados usando materiales de alta calidad.

“La comodidad es primero.” Dijo Alice al sentir la mirada de Aurora y dándole una sonrisa, agregó. “Además, será divertido si me intentan tocar.”

Su sonrisa parecía arrogante y estaba llena de confianza… Una confianza abrumadora.

Cualquiera pensaría que era una confianza a ciega, pero era muy seguro que antes de que alguien la pudiera tocarla, ella estuviera envuelta en un capullo… O fuera tragado por la oscuridad a su espalda.

Aurora solo agitó su cabeza.

Si algo la relajaba de todo esto era que podía confiar en su amiga, no importa cuán extravagante sea, esa jovencita era fuerte.

“Ya es hora.” Informó Liam que se acercó y con una mirada seria, preguntó. “¿No quieres que vaya?”

Oficialmente solo Aurora y Alice eran miembro de las fuerzas imperiales, pero no Liam, así que no tenía ningún deber para participar y si bien fue contratado de forma aparte, se trataba de otros temas.

“No, quédate aquí. ¿No lo dijeron? Serás más útil en este lugar. Tú tienes experiencia al dominar el sistema de defensa con drones.” Respondió Aurora agitando su cabeza.

Su mirada fue dirigida al lugar desde donde Liam se había acercado.

Había diferentes drones encargados de almacenar a otros drones en espacios extendidos en su interior… Eran como anillos espaciales, pero aún más grande y esos estaban repartidos por toda la Ciudad Constanza.

Ese era el apoyo tecnológico de la Empresa Cosmos, quienes enviaron tales drones con algunos mecánicos para que se encargaran de todo.

Liam conocía a algunos mecánicos y se había unido a su grupo para aumentar la eficacia.

Había otros mecánicos de Rango S, pero Liam tenía una alta experiencia manejando drones a larga distancia y en una gran escala.

En Zerzura, él era alguien que se hizo con el control de muchos drones en muchas oportunidades.

“Bien, esto es mejor.” Respondió Liam y dando una risa, declaró. “Probaré todos sus nuevos drones y luego tras hacer el trabajo, veré si puedo tomar varios de ellos.”

Su mirada brillaba con el entusiasmo de un niño por sus nuevos juguetes, pero Aurora solo agitó su cabeza.

A pesar de su apariencia de joven, Liam en unos años alcanzarías sus treinta y seguía igual de animado que un adolescente.

Cuando Liam se fue a cooperar con los otros mecánicos, el aviso de que estaba por comenzar llegó.

Aurora observó cómo los soldados se preparaban y los tanques comenzaban su funcionamiento.

El número de las fuerzas aliadas que participaban eran cerca de dos mil, entre ellas se encontraban aventureros con sus gremios, héroes, mercenarios, paladines, sacerdotes y soldados.

Cada uno tenía diferente profesión, pero todos estaban preparados para el asalto.

Su número era menor que los goblins y no era porque lo estaban subestimando, por el contrario.

Los soldados de Rumania fueron seleccionados entre los mayores expertos y aquellos que tenían más experiencia, los aventureros y héroes o eran fuertes o tenían gran experiencia.

Con los paladines era lo mismo, tal vez había uno que otro inexperto o que no había pasado por una guerra, pero algunos de ellos eran veteranos que hasta habían participado en la guerra europeo-demoniaca hace unos años.

Hasta había bastante antiguos jugadores que seguramente habían tenido todo tipo de vivencias en Terra nova.

El tiempo llegó y su grupo empezó a marchar.

Aquí había dos Rango S aparte de ellas dos y ya habían definido cuáles serían sus movimientos.

El pelotón también tenía definido su ruta de viaje, así que solo marcharon.

La tensión aumentó y Aurora caminó con tranquilidad, sintiendo cierta ansiedad ante el combate que estaba por venir.

Los goblins lo notaron, Aurora lo sintió al mirar los edificios.

Seguramente en este momento todas las fuerzas enemigas se estaban preparando, tenían experiencia con la última vez, pero sobre todo sabían que era posible que alguien le informara de las tácticas humanas.

Esa hipótesis llegó tras analizar que el Señor Demonio Pezak había conseguido mujeres y niños goblins, se dejó claro que de alguna forma pudo relacionarse con los goblins de forma directa.

Que extendieran su red de influencia, ocuparan los edificios y ahora no enviaran ningún grupo de diablillos como carne de cañón, demostró que estaban probando nuevas tácticas.

“La artillería dará inicio.” Anunció el Cardenal Auguste.

Las fuerzas estaban al límite y Aurora podía ver adelante barricadas, pozos y todo tipo de obstrucciones para los vehículos.

También podía sentir varias presencias ocultas en el callejón de adelante, esperando a que pasaran para atacar.

Como se dividieron en diferentes callejones ellos no podían ocultarse en todas partes como la última vez.

Un sonido silbante llegó a su oído y Aurora miró a un edificio en lo lejos.

Era un edificio alto que se podía ver desde su posición y desde ese lugar podía sentir varias miradas e incluso si se concentraba podía ver varios soldados en su interior.

Ese lugar eran unas de las tres torres de control que los goblins usaron.

Varios misiles viajaron por el cielo dejando una estela en su camino dirigiéndose a esos edificios y entonces…

*BOOM*

Golpeando desde la base y el medio del edificio la explosión fue ensordecedora, pero el edificio se hizo pedazos, cuando fue derribado por completo.

La barrera del edificio era fuerte y logró repeler algo del golpe, pero no fue suficiente.

Terra nova tenía hechizos a largo alcance, pero los terrícolas tenían la tecnología, no usarla era como no usar su talento.

*BOOM*

Otras explosiones sonaron a lo lejos dejando ver que los otros edificios fueron golpeados.

“¡GRAAA!”

Entonces un rugido resonó con furia cuando desde lejos se levantaron los líderes dirigidos por aquel conocido como Zrag.

El Cardenal Auguste apareció de inmediato y sin dudar ambos grupos se atacaron en el cielo.

Cuatro contra uno.

Los goblins no dieron todo de sí, pero ellos tampoco.

Aurora desenvainó su espada al escuchar el ruido desde su espalda y mirando adelante en donde los goblins estaban preparados escondidos en el callejón, vio a un dron volar.

Luego otro, y otro… De cinco, se convirtieron en diez, de diez a treinta y el número aumentó como avispas.

El número de las fuerzas aliadas eran más bajo, pero el número de drones era alto.

La expresión de Aurora se volvió seria al ver como los drones disparaban a los goblins haciendo que salieran de su escondite.

La gran batalla había comenzado.

******

Con su arma en sus manos, un soldado subió los escalones rápidamente.

Los ruidos y gritos de batalla sonaron, pero él siguió subiendo los escalones del edificio.

Entonces cuando llegó al techo, se acercó al límite y preparó su rifle para disparar.

“¡Viene un ataque de magos!”

En el callejón de su equipo se encontraba un tanque coloso y dos vehículos ligeros, uno de esos vehículos estaba atravesado por una gruesa lanza.

En medio de ello estaban los soldados disparando sus armas, enfrentándose a un grupo de goblin que se acuartelaron en unos edificios.

Dos rangos S estaban luchando entre medio de ambos edificios destrozando todo a su paso, y el paladín del orden dedicado para protegerlo estaba haciendo un trabajo excelente en contener a su oponente.

Es por eso que los chamanes goblins se revelaron desde un balcón y lanzaron un hechizo combinado.

Al ser tantos magos que se unieron, el hechizo fue como una enorme llamarada queriendo devorar su grupo estaba en medio de la calle.

Los paladines con sus escudos de torre avanzaron con rapidez y clavaron su escudo en la tierra delante de su pelotón.

Crearon un muro de escudo y desde esos escudos una barrera se extendió combinándose con las de su compañero, logrando crear una barrera que repelió ese hechizo de guerra.

“¡Derriben a esos bastardos!” Ordenó el paladín en jefe.

El tanque ya había apuntado a ese balcón y disparó de inmediato.

*BOOM*

Su potente disparo que podía derribar a un Rango A estaba concentrado lo que hizo que, si bien la explosión no fuera enorme, destrozara por completo todo el balcón.

Sin embargo, el francotirador vio que esos chamanes habían saltado para escapar y él se movió.

Apuntando con su rifle de francotirador de disparo rápido, él como alguien con una maestría en armas de fuego, apuntó de forma veloz.

Por la mira pudo ver por la ventana a un chamán que respiraba pesadamente y entonces disparó.

*Bang*

Su bala atravesó el vidrio y golpeó la cabeza del chamán.

“¡Gurrua!”

Ante los gritos de guerra y de los soldados, el francotirador escuchó los sonidos guturales que vinieron de ese edificio, pero él volvió a disparar.

*Bang*

Su disparo atravesó la pared en donde otro chamán se ocultaba y lo atravesó por completo.

En ese momento reaccionaron de forma inteligente y levantaron una barrera, pero el francotirador disparó a otros arqueros.

Una bala un caído… Los arqueros goblins fueron derribados a una alta velocidad.

Entonces, el goblin de Rango S notó el causante y con su espada liberó un gran corte que rompió parte del edificio.

El francotirador había saltado con su arma en sus brazos rodando por el techo.

Cuando miró la posición en la que se había encontrado, pudo ver un corte aterrador que había partido parte del edificio dando prueba del terror de un Rango S.

Sin necesidad de mirar pudo escuchar los disparos y los ataques de su grupo hacia ese rango S para apoyar a su líder, logrando que retrocediera.

“¡Pidan refuerzos!”

Una voz llegó por el sistema de comunicación de un escuadrón cercano y al ver que estaba cerca, el francotirador se movió a pesar de que su corazón latía con temor.

Tomando posición con su rifle miró a la calle principal.

Era un cruce importante de la calle principal, se encontraban una cruenta batalla.

Los paladines estaban sirviendo para proteger a sus compañeros, mientras que los arqueros y los soldados de ambos bandos intercambiaban ataques.

Los hechizos volaban por todas partes, pero los goblins resistían en los edificios usando barreras y lanzando sus hechizos.

Unas balistas disparaban a un vehículo ligero y a los tanques colosos resistieron con su barrera, pero aun así las fuerzas aliadas eran quienes estaban en problemas debido a que usaban esos mismos tanques como protección en ese cruce abierto.

El francotirador observó por la mirilla al mago que estaba disparando sus hechizos, enfrentándose a tres rangos S

Como un mago de hielo y agua, estaba creando destrucción por la zona.

Enfrentándose a tres rangos S terrícolas, el chamán dejo a la vista que era un ‘jefe entre jefes’ con su nivel de fuerza.

El francotirador miró al balcón en donde vio a otros chamanes preparando su hechizo y apuntó con calma tras cambiar a una bala penetrante anti-barreras.

La distancia era más grande que antes, así que tenía que apuntar bien y sabía que había barreras, es por eso el cambio de bala.

Entonces en su visión, lo vio… Una jovencita con brazos negros a su espalda que usaba para moverse avanzó a una alta velocidad y con esos mismos brazos abrió una brecha entre los edificios.

Cuando llegó al interior los brazos negros se extendieron como lanzas y atravesaron a los chamanes asesinándolo en el acto, pero esas lanzas avanzaron por la pared hasta el otro edificio.

El francotirador respiró frio al ver como los brazos negros subían por el piso atravesando a todo lo que se encontraban como si tuviera vida propia.

“…”

Entonces al terminar con sus enemigos, los brazos negros se retractaron a una velocidad enorme y debido a los innumerables agujeros, todo un edificio se derrumbó extendiendo una nube de humo y polvo.

La jovencita usando sus brazos negros continúo adentrándose profundamente hacia el portal abismal.

Los tanques colosos se movieron pasando los escombros y pisando los cadáveres de sus enemigos.

Atravesaron todo a su paso para continuar su avance, dejando que un Rango S los acompañara a la vez que los otros dos retenían al chamán.

“¡Gururuaaa!”

Un rugido vino desde el cielo y cuando el francotirador miró pudo ver a los tres jefes más fuertes… Uno grande y musculoso, otro pequeño y un chamán mediano.

Liderados por un gran goblin que tenía una gran espada.

El Cardenal Auguste estaba al frente de ellos, mientras que el espacio a su alrededor se retorcía entre lo irreal y lo real.

Los gritos de lamentos llegaban a los oídos de todos aquellos que miraban, pero era más aterrador para los goblins quienes tenían expresiones alocadas.

“¡GURURUA!” Gritó el chamán extendiendo su voz por todo el lugar, entonces retrocediendo sacó una esfera.

El Cardenal Auguste agitó su mano distorsionando el espacio entre lo irreal y real, pero los otros líderes se movieron extendiendo cortes con su aura de espada, logrando repeler ese ataque permitiendo al chamán moverse.

Su forma de cooperar para repeler un ataque de un Rango SS dejo a la vista que tenían una abrumadora experiencia.

El chamán con tiempo libre usó una esfera negra que brilló ligeramente y liberó una poderosa onda que se extendió por toda la zona.

Según el informe ese artefacto era llamado la ‘esfera de la unidad’ y daba un aumento de fuerza a los goblins, pero también marcaba el punto medio de la batalla.

“¡GURRUURUAA!” El líder de todos los goblins rugió liberando una presión aplastante en el límite de un Rango S y un Rango SS.

Los otros también fueron parecidos logrando que la expresión del Cardenal Auguste se volviera seria.

******

Un aventurero de Rango S soportó la gran espada de un espadachín con su escudo… Un hobgoblin musculoso con una cicatriz.

“Ughh…” Soltando un gemido, el piso se rompió cuando la gran espada golpeó su escudo.

El brazo que sostenía el escudo dejo salir un sonido para nada agradable, pero el aventurero agitó su espada para que su enemigo retrocediera.

El hobgoblin lo hizo, pero en medio de eso solo esquivó las dagas de un asesino de rango S y luego desvió la lanza de otro aventurero de rango S.

Tres contra uno, el hobgoblin estaba rodeado, pero la batalla no era a su favor.

Unos lobos montados por unos diablillos salieron de un túnel y lograron entablar un combate cercano contra su pelotón.

Los paladines, soldados y aventureros estaban en una cruenta batalla.

“¡GURURUA!” Con un grito de guerra el hobgoblin cargó adelante otra vez apuntando al asesino.

El aventurero volvió a saltar adelante usando su escudo para recibir el golpe, pero cuando intentó avanzar vio que un grupo de goblins atacó al lancero.

El goblin desvió la daga del asesino y luego con una abrumadora fuerza volvió a golpear el escudo del aventurero.

*BOOM*

Golpe tras golpe, el aventurero resistió mientras su brazo dolía de forma terrible.

Estaba esperando el ataque del asesino, y ese ataque llegó de inmediato cuando su compañero volvió a atacar a una alta velocidad logrando herir al goblin lo suficiente como para que al aventurero se moviera.

Con su energía mágica en su escudo el aventurero realizó un típico ‘golpe de escudo’ con todas sus fuerzas, logrando crear un estallido.

*BOOM*

El luchador pensó que se iba a defender, pero el hobgoblin recibió el golpe de lleno y lo usó para empujarse por el aire hacia el pelotón.

La expresión del aventurero se puso pálida, pero él acababa de usar el movimiento parpadeante de su armadura y no pudo moverse.

El hobgoblin dio un giro en el aire y cargó al pelotón con una alta velocidad.

Unos paladines se interpusieron con sus escudos de torres, pero el goblin solo golpeó con toda su fuerza logrando enviarlo a volar.

Su objetivo era un tanque coloso cuyo cañón lo estaba apuntando.

Esos tanques eran los escudos de los pelotones y debido a sus fuertes barreras eran un excelente modo de protección, pero también eran medios de ataques aterradores si disparaban.

Ahora que parte de su equipo había sido asesinado y los drones habían sido eliminados, esos tanques eran el pilar para la fuerza principal.

El hobgoblin se preparó con todas sus fuerzas para cortar todo a su paso, pero cuando su corte descendió, otra espada se interpuso.

*BOOM*

La gran espada golpeó la espada sostenida por una jovencita que había usado la habilidad de parpadeo y un gran cráter se creó cuando ambas fuerzas chocaron.

El aventurero notó que a pesar de que la joven dio una mueca ante el poderoso corte, eso fue todo… Solo eso dejaba ver que su fuerza era inferior, pero no tanto.

“Eliminen a los jinetes lobos, puedo encargarme de él por unos minutos.” Ordenó la jovencita.

El aventurero obedeció de inmediato, ya que había escuchado en la reunión que ella se había enfrentado a este mismo hobgoblin antes.

Tomando una poción para recuperar la resistencia de su cuerpo y otra para endurecer sus huesos, el aventurero con su escudo avanzó hacia adelante golpeando a todos los goblins.

El asesino y el lancero también se movieron, la diferencia de luchar contra esos jinetes y contra el hobgoblin era enorme.

Cortando y golpeando a esos enemigos, el aventurero miró a la jovencita.

*BOOM*

Ella esquivaba los cortes con pasos rápidos y ágiles, desviando la fuerza de su oponente.

Entendía que no podía igualarlo en fuerza y por eso desviaba la fuerza de la gran espada con una destreza de un experto.

Parecía solo esquivar, pero cuando su oponente se agotaba, ella desaparecía dejando un corte en el cuerpo de su rival.

Centrada completamente en la agilidad y rapidez, tenía una tremenda velocidad.

Entonces lo vio, cuando ella esquivó la gran espada del hobgoblin le hizo una señal con sus manos.

El aventurero lo entendió de inmediato y le dio una señal a lancero y al asesino que habían reducido en gran medida la presión en la fuerza principal.

Sus compañeros entendieron de inmediato y cuando el hobgoblin realizó su ataque, el lancero se movió primero.

Usando su aura de lanza, empujó su lanza adelante creando un ataque penetrante que el hobgoblin esquivó.

El lancero no se molestó debido a que el asesino ocultó su presencia y con un parpadeo, cortó el tobillo del hobgoblin, logrando que cayera arrodillado al suelo.

Por su parte el aventurero ya se había movido cargando con su escudo y su espada rodeada de su aura de espada centrada en hacer un ataque penetrante capaz de atravesar el cuerpo de un luchador.

Tenía una alta defensa y este era su mejor ataque, sin embargo, el hobgoblin lo ignoró y se dio la vuelta girando su espada.

La jovencita que había saltado en silencio yendo por su cabeza contorsionó su cuerpo en el aire esquivando esa gran espada y en vez de cortar la cabeza, logro cortar solo el pecho del goblin.

El aventurero clavó su espada en la espalda de esa criatura verde que lo había ignorado, pero ese poderoso hobgoblin solo golpeó su escudo.

“¡GURURUA!” El hobgoblin gritó con ira y rencor, mientras la herida en su espalda sangraba.

Esa herida fue profunda y si bien el aventurero sabía que no era fatal, su espada estaba diseñada con un solo filo y la otra parte con pequeñas cierras con la idea de crear sangrado en sus enemigos.

“Tengan cuidado está queriendo ir a por todas, es mejor jugar a la defensiva.” Informó la joven con una mirada seria.

“Entiendo, nosotros tres podemos defendernos. Tú puedes avanzar.” Dijo el aventurero y al ver su mirada, declaró. “Alguien más fuerte es necesario adelante.”

Más adelante era en donde se encontraba el portal abismal y se podían escuchar ruidos de batalla por esa zona.

Estaba claro que alguien de su talla sería útil más adelante que aquí.

El equipo estuvo de acuerdo, ahora era una bestia que se estaba desangrando y solo necesitaban jugar a la defensiva sin presionarlo… Tres para atacar era demasiado pesado, pero para defender no iba a ver problemas.

“Entiendo. Buena suerte.” Dijo la jovencita tras avanzar para delante.

El hobgoblin se dio cuenta de lo que deseaba hacer, pero el aventurero parpadeó para interrumpir su paso y resistió su poderoso espadazo.

Cada uno tenía trabajo que hacer.

******

Aurora avanzó por los callejones ignorando el ruido de batalla.

En el cielo se creó un ‘campo de batalla’ impidiendo que los ataques poderosos salieran, pero a la vez impidiendo que nadie mirara lo que estaba sucediendo y de la misma forma evitando que alguien saliera.

Contener a los jefes era una tarea problemática y muy importante.

Pasando por unos callejones a alta velocidad, Aurora escuchó aún más ruidos de batalla y entonces llegó al portal.

Ese gran portal abismal estaba en el centro de una plaza destrozada y a su alrededor se encontraba Alice, Meden y Urfin luchando contra los goblins que se acercaban.

Había unos equipos de goblins de Rango A atacando, logrando contenerlos con dificultad, pero lo más problemático eran los magos y arqueros que se encontraban en los edificios alrededor.

Aurora se movió de inmediato avanzando a alta velocidad, su aura de espada de color verde cubrió la hoja de su espada.

“¡MUERAN HUMANOS!”

Los gritos de los goblin sonaban claros en sus oídos gracias a que antes tuvo la oportunidad de pasar por la bendición de la Diosa del Conocimiento.

Era lo mismo para todos los altos rangos, menos algunos individuos que no recibieron el bautismo de la diosa del conocimiento.

Sin embargo, Aurora ignoró ese grito y dio un giro de ciento ochenta grados a alta velocidad.

Cientos de cortes fueron disparados a su alrededor apuntando a todos los edificios.

Los arqueros se escondieron detrás de la pared sin saber que sus cortes de color verde no solo eran rápidos, sino que siempre alcanzaban su objetivo.

“¡Agh!”

“¡GGAaa!”

“¡Gaaa!”

Los chillidos y gritos de dolor llegaron de todas partes cuando su corte de espada atravesó toda obstrucción golpeando a sus objetivos.

Su aura verde representaba en esencia que su corte siempre alcanzaría su objetivo y cuando ese objetivo eran criaturas débiles, entonces no se necesitaba pensar en el resultado.

Llegando al lado de sus compañeros, Aurora miró el portal abismal que estaba a su espalda.

Estaba temblando sutilmente tal vez por todos los hechizos y ataques que sucedían a su alrededor junto a todas las batallas de alto nivel.

Aun así, estaba rodeando de una capa traslúcida que lo obligaba a mantener una cierta estabilidad y Urfin solo rompió unos pergaminos generando algunas barreras extra.

Luego sacó sus dos hachas de guerra que estaban manchadas de sangre.

“Los refuerzos ya vendrán.” Dijo Urfin con un tono serio.

“Y los de ellos también.” Señaló Meden el camino de otro lado.

Un diablillo con tatuajes en su rostro se estaba acercando a una alta velocidad acompañado de un pequeño grupo de Rango A que parecían ser las elites.

Sus manos estaban ensangrentadas y sus armaduras también dejando en claro que habían pasado por una cruenta batalla.

Ese era un grupo de alto rango.

“Alice protege el portal. Meden encárgate de los goblins, yo y Aurora vamos para ese diablillo.” Ordenó Urfin balanceando sus dos hachas de guerra.

Aurora preparó su espada y cuando el diablillo entró en su rango de ataque ambos cargaron.

El diablillo lanzó dagas de color negruzco y Urfin las desvió, pero Aurora solo contorsionó su cuerpo en el aire sin perder velocidad.

Creando plataformas en el último momento se dio el empujón que necesitaba para cortar con una alta velocidad.

*Boom*

El diablillo retrocedió cuando sus dagas desviaron su espada, por su rostro se volvió feo al darse cuenta de que su fuerza era igual de aterradora que su velocidad.

*BOOM*

Urfin sin darle oportunidad presionó de vuelta creando un cráter cuando sus hachas de guerra golpearon el suelo.

Meden cargó hacia el grupo de elite y luchó contra ellos con su gran martillo, por su control de fuerza estaba claro que estaba limitada.

Eso era porque debajo de ellos se encontraban los civiles.

El diablillo avanzó con gran velocidad para cortarlos a ambos, pero Aurora solo desvió sus dagas captando con claridad sus movimientos veloces.

Ese diablillo desaparecía de la visión, pero ante sus ojos era visible y ella reaccionaba esquivando y defendiendo.

Urfin era más lento, pero sus golpes eran potentes y sus hachas también eran rápidas.

Entonces, cuando ambos escucharon un mensaje en su oído retrocedieron al mismo tiempo.

El goblin se puso tenso, pero luego su expresión cambio con miedo.

*BOOM*

Una explosión repentina tragó todo el lugar cuando Theodore usó la energía psiónica para crear una explosión de fuego.

El goblin salió medio quemado en el aire, pero en el cielo Alros apareció y con un giro elegante cortó al goblin, quien tuvo que sacrificar su brazo para no perder su cuello.

Apretando los dientes, el goblin se retiró de inmediato hacia atrás, esquivando las llamas de Siba que se asemejaba a una serpiente de fuego.

Los goblins empezaron a llegar desde otras partes en una retirada apresurada, pero por su parte fue lo mismo.

Dan y la paladina Amanda llegaron juntos aterrizando en medio del grupo y al mismo tiempo pasando por los edificios se acercaron Marius Posse y Adala.

A lo lejos se podía ver algunos tanques avanzando con varios otros rangos S quien trataban de pasar las líneas enemigas que lentamente estaban llegando al portal abismal.

El campo de batalla en el cielo se rompió y los líderes descendieron sin aterrizar debido a que el Cardenal Auguste estaba dando una mirada fría.

El líder estaba mirando con frialdad y los tres líderes estaban bastante malheridos, pero se notaban expresiones alocadas.

Del otro lado apareció el Duque Kristoph quien llevaba una expresión seria al mantener el complejo hechizo por su cuenta.

La energía mágica que emanaba de su cuerpo era aterradora.

Al final desde el túnel, en donde se encontraban los miembros civiles de esa raza, salió la Cardenal Najjar con una expresión seria.

Ella al salir tan tranquila dejo en claro que se había encargado de los goblins civiles en secreto para evitar que la batalla de alto nivel hiciera caer el lugar.

Aurora miró este tenso ambiente con su espada en la mano.

Las fuerzas aliadas estaban rodeándolo, entonces luego estaban los goblins y de vuelta ellos en el portal abismal.

Los altos mandos de ambos lados estaban en el cielo atados.

“Es momento de que se rind…”

“¡Libertad! Oh, ¡dulce libertad!”

Una voz sonó a la espalda de Aurora y su piel se puso de punta sintiendo un escalofrío.

Era una sensación extraña y aterradora como un aura escalofriante extendiéndose y cuando Aurora miró pudo ver un hombre sacando la mitad de su cuerpo del portal.

Era un antiguo miembro de la expedición, siendo el antiguo líder del gremio Victrix.

El portal abismal tembló con oscuridad y el hombre empujó su cuerpo… O lo que quedaba de él.

“Oh, dulce libertad…” Murmuró ese hombre con los ojos negros.

Una masa de oscuridad grotesca conformaba la parte inferior de su cuerpo mientras intentaba salir y ante todo el mundo que estaba atónito, rompió la barrera.

“¡Deténganlo!”

“¡Maten a los humanos!”

La primera voz vino del Duque Kristoph y el segundo grito vino de los líderes, pero ambos fueron inútiles.

El hechizo fue diseñado para estabilizar el portal desde este lado, pero no del otro… Y este era un portal bilateral.

Cuando esa criatura salió rompiendo la barrera, su grotesco cuerpo tratando de pasar por el portal abismal hizo que ese portal no pudiera soportarlo.

Entonces se extendió como un desgarro por el espacio vacío dejando ver oscuridad pura que hizo que Aurora abriera los ojos ante el ‘Caos’ en su más pura forma.

Sus instintos gritaron para que escapara y los gritos de quienes miraron esa oscuridad resonaron cuando la corrupción afectó a los más débiles.

La Cardenal Najjar extendió su mano haciendo que el tiempo retrocediera usando el poder de su dios, pero el ‘Tiempo’ y el ‘Caos’ eran energías primordiales… Energías divinas y ambos se repelieron entre ellas.

Entonces todo se volvió negro… Cuando el Portal Abismal se desagarró tragando a quienes estaban más cerca.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.