Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

TG – Capítulo 236: ¿Por unas semanas?

Capítulo 236: ¿Por unas semanas?

“¡Mantenga la línea! ¡Disparen!”

Ta-ta-ta.

El grito de un capitán sonó mientras los vehículos ligeros dispararon a la vez que retrocedían.

Los paladines en la retaguardia estaban con sus escudos protegiendo a toda su gente, pero la expresión del capitán era aterradora.

A su espalda en dirección en donde estaba la antigua plaza estaba todo destrozado.

Tentáculos negros como una raíz se extendían por todos los edificios, la corrupción era tan alta que los monstruos grotescos empezaban a salir como moscas.

Lo peor, eran los cadáveres de aliados y enemigos eran corrompidos y se volvían a levantar.

No eran zombis, el ‘Caos’ corrompió su cuerpo en su forma más pura creando un monstruo grotesco que buscaba eliminar todo ser vivo.

‘Caos’… Era divinidad, era una energía primordial que podía cambiar todo por completo y eso estaba saliendo del desgarro en la barrera dimensional.

Un desgarro, eso era lo que se había creado en donde había estado el portal.

Usando al portal abismal como medio, el desgarro se extendía a lo alto liberando monstruos que llegaban del otro lado y como si fuera poco también dejaba que el ‘Caos’ se adentrara desde ese otro lugar.

“¡No miren! ¡Solo luchen y evacuen!” Ordeno el capitán con un tono serio.

Era un Rango S, pero el solo mirar ese vacío oscuro de dónde provenía el ‘Caos’ hizo que pensamientos grotescos aparecieran en su mente y su cuerpo se sintiera asqueroso.

‘No mires a dios’.

Esa frase apareció a su mente y el ‘Caos’ que era lo más cercano a un dios, estaba aquí.

Ta-ta-ta.

El capitán escuchó los disparos y atravesó otro monstruo, pero otro atacó de vuelta y luego continuo con otro.

“¡Capitán! ¡Tenemos problemas!”

Cuando llegaron a un cruce, un soldado dio su informe señalando la otra calle en donde un grupo de goblins estaba corriendo hacia su dirección.

A su espalda se encontraban decenas de monstruos grotescos que solo podían ser descritos como bizarras criaturas de cuatro patas.

Pero también se encontraban varios aventureros con su cuerpo corrompidos por el ‘Caos’ quienes cargaban mientras sus bocas se abrían de forma antinatural.

El capitán maldijo su mala suerte, pero apretó sus dientes y ordenó. “¡Disparen a los monstruos!”

Entre detener a los goblins o a los monstruos, eligió la opción más natural.

Ta-ta-ta.

*BOOM*

La metralleta sonó y los magos del equipo lanzaron varios hechizos de fuego, junto al capitán que creó con su espada una gruesa línea apuntando hacia los monstruos.

Dándole una oportunidad a los goblins, el capitán miró en guardia alta a esos goblins dirigidos por un chamán con su rostro cubierto.

“¡No ataquen a los humanos!” Ordenó el chamán a su grupo.

El capitán respiró aliviado al escuchar esas palabras.

Ahora mismo agradeció haber ido a la iglesia para que le permitieran comunicarse y por sobre todo agradeció la reacción de ese chamán.

Ellos podían elegir enemigos, pero el ‘Caos’ afectaba a todos por igual… Tal vez, algunas existencias podían controlarlo, pero ningún mortal podía dominarlo por completo.

Retrocediendo el capitán vio otro equipo en la calle, pero su expresión cambio al ver una grotesca rata con varias bocas en su cuerpo persiguiendo a una gran araña con su domador a su espalda.

Ese domador llevaba a varios heridos.

El capitán, a pesar de que había demasiados monstruos persiguiendo a ese grupo, avanzó con todas sus fuerzas, pero no pudo llegar.

*BOOM*

Una grotesca abominación con la cabeza de un diablillo que parecía seguir vivo rompió un edificio destrozando todo a pedazos.

Cinco metros de alto, un cuerpo grotesco conformado por cadáveres, escombros y carne corrompida por el ‘Caos’.

El diablillo había sido corrompido por el ‘Caos’, pero quedo cierto nivel de inteligencia al moverse… Solo que todo a sus ojos eran enemigos.

Esa grotesca abominación con una fuerza de Rango S, atravesó el estómago del domador.

El capitán apretó su espada, pero en el cielo pudo ver a una mujer descender con una mano apuntando al portal abismal conteniendo el desgarro, con la otra apuntó al domador.

“…”

Entonces, en silencio el tiempo empezó a retroceder, curando la herida del aventurero y devolviéndole ‘vida’ a sus ojos.

La palidez de la Cardenal Najjar quien usaba los poderes de su dios se hizo mayor, pero el capitán actuó al instante.

Agitando su espada cortó la abominación y logró que se retirara lo suficiente para que la gran araña reaccionara llevándose a los heridos y a su domador todavía aturdido.

El Portal Abismal volvió a temblar lo que hizo que la Cardenal Najjar volviera a mirar adelante, conteniendo lo máximo posible al ‘Caos’ para que no se extendiera.

En otra parte estaba el Cardenal Auguste y el Duque Kristoph haciendo lo mismo, pero un desgarro a la barrera dimensional no era algo que ellos pudieran contener por completo.

Que perdieran el apoyo de un rango SS, hizo que el domador estuviera en problemas, pero entonces los edificios y los escombros empezaron a levantarse formando un golem de batalla de tierra.

El capitán notó que el chamán había creado ese golem, pero en vez de atacar a la araña ese golem chocó de forma directa contra la abominación demostrando una fuerza de rango S.

“¡Retrocedan!” Ordenó el capitán con un tono elevado y entonces mirando al chamán y su grupo, se dio cuenta de que ese goblin tenía los ojos cerrados.

Había conectado su conciencia con el golem que ahora estaba luchando cubriendo su retirada y con cada momento estaba poniéndose pálido ante la pérdida de su energía mágica.

Sin dudarlo el capitán corrió hacia ese goblin de tamaño mediano y la cargó a su espalda, recibiendo la mirada mortal del grupo de goblins.

“¡Muévanse si no quieren morir!” Gritó el capitán esperando que la traducción sirviera.

Y lo hizo, ya que los goblins se movieron.

El capitán retrocedió sintiendo que el chamán que cargaba estaba todavía manteniendo el golem de batalla.

Avanzando en retirada en las otras calles pudo ver a otros equipos, pero cuando miraron hacia atrás pudieron ver una línea fina que se extendía por el cielo.

El desgarro parecía crecer y los monstruos parecían elevarse en números.

El ‘Caos’ en su más pura forma podía dar fuerza a todos aquellos que afectaba, pero de una forma ‘distorsionada’ y al mismo tiempo ‘corrompiendo’ todo a su paso.

Ahora era lo mismo… Ninguna existencia controlaba el ‘Caos’ del vacío exterior, pero se filtraba con todas sus fuerzas.

El capitán puso una mirada seria al ver al golem sufrir por otra abominación y en lo alto notó como el Duque Kristoph le ordenaba a la Cardenal Najjar y el Cardenal Auguste señalando el portal abismal.

“¡Los refuerzos ya están por venir! Todos retírense lo más rápido posible, ¡la Ciudad Constanza caerá!”

La voz del Duque Kristoph sonó por los alrededores.

Los refuerzos podían llegar en cualquier momento por los portales cosmos que estaban cerca, pero las últimas palabras hicieron que todos se movieran.

“¡Huyan! ¡Todos corran con todas sus fuerzas!” Gritó el capitán y mirando al chamán que estaba cargando, declaró. “¡Haz que todos escapen o todos terminaran muertos!”

El capitán bajo al chamán al suelo mirándolo directamente.

Noto algunas facciones femeninas notando que no era ‘un’ goblin, sino que ‘una’ goblin y tal vez por esa razón, asintió en comprensión rompiendo un cristal.

Estaba enviando un mensaje usando ese medio y…

“¡Retirada! ¡Lejos de este lugar!”

Tal vez los soldados comunes escucharan sonidos guturales, pero el capitán escuchó la voz claramente extenderse por el área y venía del líder que estaba cerca de la Cardenal Najjar.

No, no estaba cerca, la estaba protegiendo de todas las abominaciones y criaturas que salían del portal abismal o eran lanzadas del vacío.

¿La Cardenal informó que ya había salvado a su gente?

Eso no importó para el capitán cuando vio que en el cielo el Duque Kristoph se transformaba.

Reconocido vampiro del Linaje de Caín, un antiguo Dios Vampiro que terminó muriendo durante Terra nova, esos vampiros eran el único linaje activo en ese mundo mágico debido a que ellos devoraron a todos aquellos que no eran miembros.

Lunáticos, lujuriosos, bestias o monstruos… Llamados de distintas formas, al final todo era lo mismo, eran extremadamente fuertes.

El cuerpo del Duque Kristoph cambió de forma, su cuerpo empezó a crecer, su piel se volvió gris, sus orejas se volvieron largas y su boca creció mientras que sus dientes se transformaron en colmillos afilados.

Un par de alas de murciélago salió de su espalda y su cuerpo alcanzó la altura de dos metros, volviéndose musculoso y fuerte, su túnica no se rompió, solo cambio de tamaño para adaptarse a su cuerpo.

El Duque Kristoph sonrió revelando decenas de colmillos blancos, pero su mirada no era solo poderosa, su aura que había cambiado también lo era.

De un Rango SS, con una simple transformación había alcanzado el Rango SSS… Era una calamidad en toda presencia.

Era aquel que lideró las fuerzas terranovense durante la guerra europea-demoniaca, liderando varias calamidades, era el Duque del Imperio Falion, un vampiro del Linaje de Caín.

Una calamidad de rango SSS.

Abriendo su mano, la energía mágica hizo que todos sintieran terror y los monstruos cambiaron de objetivo, ahora apuntándolo.

“[Puerta al Abismo]”

Lanzando su mejor hechizo prohibido, a su espalda una puerta extraña se abrió y entonces miles de murciélagos que se convirtieron en decenas de miles salieron volando por el aire extendiéndose por todas partes arrasando todo a su paso.

Como una nube negra, como una peste avanzaron.

Los edificios cayeron cuando los escombros fueron devorados, la tierra desapareció, y los monstruos terminaron cayendo con su carne devorada por esos pequeños murciélagos.

Antes de que alguien se diera cuenta media ciudad fue barrida por el hechizo prohibido de un Duque Vampiro que había vivido más de mil años.

Aun así, la grieta tembló de vuelta.

Desde el portal abismal más criaturas extrañas que venían del otro lado empezaron a llegar una tras otra, mientras que de la grieta formada por el desgarro el ‘Caos’ se extendió potenciando todo.

En ese desgarro la energía mágica y el ‘Caos’ dieron vida a decenas de monstruos y criaturas, dando la sensación de que estaban siendo invadidos.

“¡Los refuerzos han llegado!” Un soldado dio aviso y entonces torbellinos empezaron a extenderse por esa zona de muerte junto a relámpagos.

Cuando el capitán miró a ese individuo se dio cuenta de que el antiguo héroe y uno de los fundadores del gremio de héroes, actual director de la Academia de Héroes, Aarón Vincent había llegado junto a su aprendiz.

Por su expresión, era muy seguro que la batalla se alargaría por mucho tiempo… Una batalla contra el ‘Caos’.

******

“¡Esquiven y síganse moviendo! ¡Vamos!”

Leslie escuchó la voz del capitán y corrió mientras esferas de agua empezaban a ser disparadas hacia ellos.

A ambos lados del camino que ella debía atravesar se encontraban drones con artefactos que lanzaban esferas de magia de agua para golpearla.

Golpeando a los soldados que pasaban probando sus reflejos y rápida reacción.

Leslie tuvo que correr con todas sus fuerzas, saltando y agachándose para rodar luego seguir esquivando.

En medio de su camino un muro de piedra se levantó y ella tuvo que apretar los dientes mientras lo escalaba pasando ese obstáculo.

Cuando llegó a la cima solo se lanzó al otro lado esquivando una esfera de agua y cuando cayó al suelo solo se arrastró mientras miraba esferas de agua volar por arriba.

Los soldados la siguieron a su espalda arrastrándose por el fango mientras que algunas esferas de agua se golpeaban entre ellas.

“¡Excelente soldado Leslie!” Dijo el capitán al llegar al otro lado.

“¡Gracias Capitán!” Respondió Leslie entrando en una formación firme mirando a los otros soldados.

Algunos eran golpeados antes de cruzar el muro por las esferas de agua lo que hizo que fuera difícil escalar el muro debido a que estaban mojados, otros no se agacharon justo tiempo al cruzar el muro y fueron duramente golpeados hasta caer al fango.

Luego antes de ese lugar, estaban toda clase de obstáculos en una larga calle en donde tenía que atravesar.

Ella ya había pasado este desafío esquivando bolas de aire y de piedra, las primeras eran silenciosas y las segundas eran dolorosas.

El agua era rápido y visible, pero hizo que fuera difícil correr si era golpeado y complicaba pasar todos los obstáculos.

Una prueba de resistencia, en donde verificaban sus reflejos y su velocidad de reacción, a la vez que templaban su sentido del dolor.

Leslie esperando el pequeño pelotón notó como otro soldado le informaba algo al capitán y este último abría el reloj holográfico, tan solo para que su expresión se volviera seria.

Cuando el pelotón terminó de pasar la prueba y estaba a la espera totalmente firme, el capitán se acercó.

“Al parecer un desgarro en la barrera dimensional sucedió en el portal abismal.” Informó el Capitán logrando que todos se quedaran aturdidos.

Leslie fue la que más aturdida se encontraba al escuchar esas palabras, sabía que la misión estaba por suceder debido a que Aurora le había informado algo, pero… Un desgarro, era algo que nunca había imaginado.

“Las fuerzas aliadas realizaron un ataque para controlar el portal abismal y por razones desconocidas fracasó y el desgarro sucedió. Ahora mismo los monstruos siguen llegando desde el portal y desde el vacío, mientras que gran parte de la Ciudad Constanza fue arrasada, las perdidas hasta ahora…”

Leslie dejo de escuchar hasta esa parte y sacando su reloj holográfico de su anillo espacial, miró la noticia.

Videos de parte de la ciudad destruida junto a los refuerzos que actualmente estaban luchando contra los monstruos.

Las fuerzas aliadas por su parte se habían reorganizado publicando las perdidas públicamente.

Leslie notó en su grupo los cientos de mensajes y sin leerlo sintió un mal presentimiento y su corazón se tensó.

Sus manos temblaron al leer algunas palabras que la hicieron palidecer y como si deseara verificarlo por su cuenta entró en la lista de muertos y desaparecidos.

Cuando leyó la primera su expresión se hizo más pálida y entonces cuando llegó a la segunda, empezó a leer en voz alta.

“Urfin, Meden, Siba, Alros, Dan, Amanda, Adala, Marius, Theodore, Aurora y Alice Campbell…” Murmuró Leslie sus nombres logrando quedarse aturdida.

Sus pies empezaron a avanzar hacia la salida ignorando la voz de su capitán, pero en medio de su camino descendió un hombre.

Un hombre en sus treinta años llevando una túnica de mago, su expresión era seria y solemne.

Leslie lo había conocido antes y esa era la persona que mayor atención le ponía ordenado a los miembros del ejército que le dieran más trabajo, presionándola con fuerza con todo tipo de entrenamiento.

Luukas Waris un mago de tierra de Rango S.

A pesar de que no se había mostrado era seguro que ese hombre era el encargado de su ‘recompensa al azar’.

“Vuelve al entrenamiento.” Ordenó Luukas y al ver que no deseaba retroceder, declaró. “No eres nada en este momento. ¿Crees que con tu experiencia cambiaras algo? ¿Crees que si sales cambiaras algo?”

Leslie se quedó en silencio.

Las palabras eran crueles, pero eran realistas… Ese hombre seguramente había revisado su historial y había conocido sus relaciones personales.

Era imposible responder esas preguntas… No, sabía la respuesta y era lo que hizo que Leslie apretara los dientes.

Ellas habían desaparecido eso era lo que informó las autoridades, pero Cithrel informó con claridad que su desaparición estaba relacionada con el portal abismal.

¿Podía hacer algo? No, no podía.

Ahora que se ponía a pensar muy seguramente si saliera de aquí y se fuera, no podría hacer nada.

Su padre no la dejaría participar en esas batallas e incluso si se acercaba para meterse entre las fuerzas aliadas, sería puesta en un lugar lejano de la batalla por su inexperiencia.

“Vuelve a tu entrenamiento y sigue entrenando. Ahora con tu capacidad solo puedes seguir entrenando.” Declaró Luukas y dio un paso al costado.

Dejando en evidencia que no la iba a detener y ahora dependía de su decisión.

Leslie solo pudo quedarse en su lugar.

Sintiéndose tan impotente como cuando sus compañeros casi murieron en la misión ‘asalto’, solo que ahora era peor.

******

“Déjame ir!” Gritó Nicole con ira y al ver que un hombre se entrecruzaba de brazos, declaró. “¡Yo puedo ir con ellos! ¡Iré con Rupert y César!”

El Emperador Víctor escuchó esas palabras y miró a Nicole que se encontraba alterada al leer la noticia.

“Soy fuerte y he entrenado duro. ¡Yo también puedo ayudar!” Declaró Nicole con una mirada llena de voluntad.

Víctor se rio al escuchar esas palabras.

Su fuerte vigor en batalla se estaba demostrando, pero ahora se dejó ver un defecto… Ese vigor en un estado mental alterado se convirtió en imprudencia.

“¿Entrenar duro? ¿Por unas semanas? Por favor, estás igual como aquellos que hacen dieta por algunos días y esperan resultados.” Dijo Víctor con una burla clara.

La expresión de Nicole se distorsionó, pero apretando sus dientes declaró. “Igualmente iré. No puedes detenerme.”

Ahora mismo estaban en Suiza, en donde se encontraba la Academia Cernunnos y las noticias ya habían llegado.

El ‘Caos’ se estaba extendiendo y sobre todo Aurora y Alice habían desaparecido en el portal abismal.

Cuando la noticia llegó a la academia, dos Rango S se habían decidido enlistarse, siendo igual que el gremio ‘Tormenta Helada’ de Akira.

Era muy seguro que otros que la conocían también se movieran y es por eso que Nicole deseaba ir.

Víctor conocía todo eso, ya que se había informado muy bien sobre esas dos jovencitas y la había investigado a la perfección.

Ahora Nicole deseaba ir, pero se estaba confundiendo en algo.

¿Podía detenerla?

“Si, si puedo.” Respondió Víctor extendiendo su aura que hizo que Nicole cayera de rodillas al suelo, y no importo cuánto deseara levantarse, no pudo.

Víctor observó a esa niña, tenía coraje y una fuerte voluntad junto a la ferocidad de una luchadora, es por eso que la entrenó personalmente.

Sin embargo, había un problema.

“No desperdicie todas estas horas entrenando contigo para que vayas y te suicides en una lucha estúpida.” Declaró Víctor con una voz fría logrando que Nicole se volviera más pálida.

No le estaba lanzando un balde de agua fría, con su presión y su voz la estaba dejando en medio de la Antártida.

¿Cuántas horas le dedicaba a entrenar?

Eran bastante, entre todas sus tareas, entrenar estaba presente como un deber que no dejaba de lado.

“Su Majestad, por favor no la trate de esa forma.” Intervino Ersin apareciendo a su lado.

La atmósfera desapareció junto al aura y a Nicole se le permitió levantarse, pero no fue capaz debido a que sus piernas estaban temblando.

“Si lo que dicen aquellos que estuvieron presentes es cierto… Entonces Aurora y Alice fueron tragadas por el portal abismal.” Declaró Víctor con un tono serio y mirando a esa jovencita, preguntó. “¿Si vas crees que puedes cambiar algo?”

“Si…” Respondió Nicole mirando hacia arriba.

Sus palabras no eran por arrogancia, pero se estaba refiriendo a un cambio mínimo y minúsculo que podía llegar a hacer la diferencia.

Sin embargo, Víctor se rio al entender la forma de pensar de la joven.

“Ersin invoca una criatura del ‘Caos’.” Ordenó Víctor con un tono serio.

Su secretaria se movió, lanzando un hechizo de invocación de alto nivel y logrando traer a un monstruo que parecía un orangután con cuatro brazos y una boca en su estómago.

Era de Rango A y se notaba enfurecido, pero cadenas de luz lo atraparon y no lo dejaron mover.

Era un monstruo corrompido por el ‘Caos’ y liberaba una presencia ominosa junto a una sensación aterradora.

“Si lo derrotas enviare un Rango SS para participar en tu lugar. Ellos harán la diferencia.” Dijo Víctor con una sonrisa.

Los ojos de Nicole se llenaron de vitalidad y levantándose, avanzó con fuerza recibiendo el puñetazo de ese enemigo de forma directa.

Víctor la miró por un momento y dio una sonrisa, la criatura tenía cuatro brazos así que iba a tener un momento difícil.

Acercándose a la entrada Ersin lo siguió.

“La trata muy bien Su Majestad. ¿De verdad piensa enviar un Rango SS?” Preguntó Ersin con curiosidad.

“¿Celosa?” Preguntó Víctor con una sonrisa coqueta y al ver que la expresión de Ersin temblaba, comentó. “No te preocupes ante mis ojos es una niña. Además, solo tengo ojos para una sola mujer.”

Mirada seria y brillante con una sonrisa coqueta, su mirada no se apartó de Ersin.

“Esperó que esa mujer pueda soportarlo Su Majestad.” Respondió Ersin y al ver que los labios de Víctor temblaban, agregó. “Gliss ha logrado detener a Érica Reynolds que también trato de moverse.”

Al escuchar esas palabras Víctor agitó su cabeza.

“Es una linda amistad… Lo suficiente agradable como para enviarlas a la muerte.” Murmuró Víctor con un tono serio y dando una mirada, declaró. “A tu pregunta anterior. Sí, enviaré a alguien… ¿Eva no ha estado muy aburrida? Sería genial que apareciera ahora. ‘Para pagar sus crímenes, decidió ayudar a la humanidad en este momento tan desesperado’. Ese es un buen encabezado.”

Un ‘desgarro’ era un asunto serio y era el peor resultado que las fuerzas aliadas trataban de evitar.

Si no era controlado de forma precisa, el desgarro podía crecer hasta convertirse en una grieta, entonces antes de que se den cuenta la humanidad se enfrentaría a otro cataclismo.

Claro, la humanidad tenía sus dioses y era posible que ellos se movieran para tratar de arreglar el desgarro en la barrera dimensional, pero si los dioses de la tierra se debilitaban significaba que la barrera también lo haría.

Eso llevaría a un aumento en la energía mágica, en el número de las mazmorras temporales y naturales, entre otros problemas que los estudiosos debían verificar por su cuenta.

Ahora la Ciudad Constanza fue barrida por el Duque Kristoph y junto a los otros rangos SS estaban evitando que el ‘Caos’ se extienda, pero lentamente empezarían a retroceder y antes que se dieran cuenta otra cruenta batalla podía suceder.

Sería una dura batalla… No, ya lo había sido y bastantes personas murieron incluyendo rangos S para retirarse de ese desgarro.

Que novatos tratan de ir a ese lugar, era una broma para Víctor… Era como regalarle tropas al enemigo para que el ‘Caos’ pudiera corromperlo.

En esta clase de ambiente apocalíptico, que apareciera la Reina del Norte que había dirigido la mafia, como alguien que deseaba ‘cambiar’ era un excelente movimiento.

“¿En cuanto a Aurora y Alice?” Preguntó Ersin con un tono serio.

Víctor se quedó en silencio y agitó su cabeza.

“La última vez que alguien entro los portales abismales se sellaron, ahora salen criaturas, pero no sabemos si vienen del otro lado o del ‘vacío’… Al final es lo mismo, ellas están por su cuenta.” Comentó Víctor con un tono serio.

Si su conocido escuchara estas palabras, era difícil decir que era lo que le habría hecho.

“Por supuesto, hay que moverse… Si ellas están del otro lado, hay una diferencia de días con respecto a este lugar y hay que actuar rápido.” Declaró Víctor un tono serio.

Según lo que había leído en esas cartas que el grupo de expedición envió, era que ellos sintieron el tiempo diferente.

La verdad era que este asunto resultaba complicado, debido a que era posible que no pudieran hacer nada.

Había que prepararse para la posibilidad de que ellas estuvieran por su cuenta.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.