Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

TG – Capítulo 238: Pregunta.

Capítulo 238: Pregunta.

Aurora se movió saltando por los árboles y corriendo velozmente desviándose cuando encontraba monstruos.

Las nubes ya empezaban a filtrar un color negruzco haciendo que el lugar se volviera aterrador, pero no era por el silencio.

“¡GAA!”

Los rugidos de monstruos enfurecidos se encontraban por todas partes en medio de la oscuridad en donde no se podía ver nada.

La luz entraba de día, pero de noche… No había nada para iluminar.

Total, y completamente oscuro.

Ella había tomado un brebaje para ver en la oscuridad debido a que sus instintos le advertía de que todo estaba siendo peligroso… Y lo era.

El ‘Caos’ se hizo más denso y con eso trajo desorden y batallas por doquier, rugidos por todas partes.

La situación parecía descontrolarse, era muy posible que en esta clase de oscuridad la luz se convirtiera un objetivo para todos ellos.

Aurora se ocultó en un árbol hueco.

Los árboles eran grandes y bastante altos, muchos de ellos ya estaban muertos y solo quedaba el armazón exterior, es por eso que se ocultó en ellos.

No importa si tenía una carpa en donde se encontraba un interior totalmente cómodo, ella no se dignaría a instalarla en esta clase de lugar.

—Esto está siendo aterrador. —Murmuró Aurora en su mente.

No se animaba a hablar de forma directa y es por eso que decidió hablar en su mente como si fuera una clase de conversación telepática.

—Has pasado por cosas más aterradoras y en muchas de ellas arriesgaste tu vida, llegando a ser doloroso.

Su sistema le respondió con un texto en su mente y a pesar de que solo era un texto, había un toque inquisidor en esas palabras.

—Es normal ser golpeado o herido de muerte en este oficio. —Respondió Aurora en defensa propia.

No estaba mintiendo, puede ser que ella había sido imprudente, pero ciertamente era difícil salir sin heridas en los combates y más en aquellos de gran dificultad.

Antes era más débil que ahora y eso se debía a que ahora tenía una mayor resistencia que la de un espadachín, su cuerpo de luchadora le daba una gran ventaja.

—Aun así, no debes arriesgarte.

Su sistema dio su comentario y Aurora se acurrucó con una sonrisa en el interior del árbol.

Podía notar su preocupación y especialmente su negativa a tales acciones imprudentes.

—No prometo nada. —Comentó Aurora con una suave risa en su mente y en ese momento se volvió seria.

Sintiendo una gran presencia que se acercaba y por el agujero que había hecho con su espada pudo ver como una abominación de varios metros de alto pasaba por el lugar.

Sus pasos hicieron temblar la tierra y nadie se le interponía en su camino… Era una criatura de rango S.

Aurora se quedó inmóvil calmando todas sus emociones y suprimiendo su presencia, su traje de combate tenía activo su sigilo y hasta había sacado un dron que la apoyo en el sigilo.

Por otras áreas podía sentir una gran cantidad de monstruos y en esta oscuridad, ella no deseaba luchar en contra nadie.

Si alguien se lanzaba a la batalla, era posible que se desencadenara una batalla campal de grandes proporciones, en la que la única que saldría perdiendo seria ella.

—Ya se fue.

Su sistema le dio aviso lo que hizo que Aurora suspirara aliviada.

—Gracias por haberte quedado. Sinceramente, creo que sería aterrador estar solo. —Murmuró Aurora con un suspiro ocultando su preocupación por su amiga y los demás.

Urfin, Alros, Siba y Meden eran ‘viejos’ veteranos con una enorme experiencia, y su amiga podía parecer como alguien que no se esforzaba demasiado, pero también era conocedora y muy admirable.

En cuanto a los demás que estaban a su lado cuando fueron tragadas por el portal y posiblemente estaban en este lugar, Aurora no los conocía lo suficiente.

Sin embargo, eso no quitaba que no estuviera preocupado por sus conocidos y más en este momento.

Los aullidos, rugidos y toda clase de sonidos sonaban desde afuera de su escondite y era muy seguro que los demás estaban en situaciones iguales o tal vez peores.

Estar solo en esta clase de lugar podía carcomer los nervios y si fuera sincera, prefería ir a luchar que estar a la espera.

Tener en este momento alguien con quien conversar era muy agradable, ya que la ayudaba a compartir sus emociones.

—Está bien… No necesitas preocuparte y si quieres duerme, me encargaré de vigilar en tu lugar.

Su sistema dio su respuesta, como siempre fue en texto, pero Aurora lograba captar matices y en ese sentido, logro sonreír.

Sus primeras palabras dejaban ver que no sabía cómo responder y que cambiara de tema enfatizaba ese hecho.

—…

Su sistema le envió algunos puntitos como si dijera que estaba pensando demasiado, lo que hizo que su sonrisa se elevara.

Ese extraño sistema daba mucho para pensar y generaba demasiadas preguntas, que estuviera desde que ella tenía memoria solo hizo que fuera aún más desconcertante, pero incluso con eso era confiable.

Estuvo desde que era niña hablando a través de texto y ella entendía cuál era la razón… Usar una voz, aunque fuera mecánica dejaría ver emociones, que supuestamente un sistema no debía tener.

—Estoy conectado con tus pensamientos superficiales y ese ‘texto’ que ves, simplemente es una representación de nuestra comunicación dada forma en tu mente de esa manera.

Su sistema explicó con tranquilidad, pero Aurora levantó su ceja.

—Entonces si yo quiero darle ‘voz’, ¿saldría? —Preguntó Aurora con seriedad logrando que el silencio se extendiera.

Aurora se rio para sus adentros ante la falta de respuesta, para ella esa explicación ‘técnica’ solo parecía una excusa entretenida.

Pero le gustaba molestar a su sistema de esta forma, le recordaba su infancia.

En sus recuerdos su sistema era más apegado y más hablador, siendo bastante conversador con alguien como ella, pero era normal que se distanciaran con el tiempo.

Después de todo, era extraño y casi imposible tener un ‘sistema’ que hablaba con ella en su mente, y que pudiera hacer cosas solo lo hizo sentir más diferente… La hizo sentir especial, aunque luego se dio cuenta de que era igual a otros.

Sin embargo, ese distanciamiento era normal entre más se daba cuenta de la rareza de hablar con alguien en su mente y lo preocupante que llegaba a ser a veces cuando se pensaba en algunos escenarios aterradores.

Al final las dudas y las preguntas hicieron que terminaran distanciándose en gran medida a diferencia de antes, pero para Aurora no le importaba demasiado.

Estaba bien de esta forma, es por eso que no hacia preguntas cuyas respuestas podían cambiar todo y generar más preguntas y dudas que ahora no necesitaba.

La ignorancia a veces era felicidad.

******

—Parece que todo se ha calmado. El ‘día’ y ‘noche’ parece ser muy diferente entre sí. Es posible que el tiempo fuera diferente al de la tierra.

Tras haber descansado por algunas horas y pasar conversando con su sistema, Aurora se dispuso a salir.

Ella estaba de acuerdo con el comentario del sistema, la diferencia de ‘tiempo’ en este lugar era diferente.

Todavía no era de ‘día’ y afuera todo seguía oscuro, pero al menos lo agitado de las criaturas se detuvo y la presencia ominosa del ‘Caos’ disminuyo.

—¿Sabes la diferencia precisa? —Preguntó Aurora con curiosidad sintiendo los alrededores.

—Es difícil de precisar. El tiempo pasa más rápido, supondría que tres horas aquí son una hora en la tierra.

Fue una precisión bastante exacta, pero Aurora estuvo de acuerdo.

Había ido al espacio blanco ilimitado durante gran parte de su vida desde que había entrenado y en cierta forma había pasado años en ese lugar.

A veces media hora en la tierra podía llegar a ser varias horas en el interior de tal lugar, así que ella tenía unos agudos sentidos para sentir la diferencia, siguiendo su reloj interno.

Por supuesto también siguió la idea de lo que la expedición había mencionado en su carta.

Como un grupo con un mago espacial era posible que estuvieran en lo correcto.

Usando un artefacto de limpieza, ella abandonó su escondite y empezó a moverse.

Los monstruos dejaron de estar agitados, pero todavía seguía oscuro y la cantidad de monstruos parecía haber aumentado.

Es por eso que tuvo que desviarse rodeando el pilar de oscuridad que estaba adelante… Era costoso y molesto debido que parecía no acortar distancia, pero era seguro.

En medio de eso buscaba cualquier planta o criatura que no estuviera contaminada por el ‘Caos’ y fuera comestible.

Tras avanzar varias horas, ella empezó a sentir cierta sensación ominosa y aterradora, pero a la vez algo de ‘luz’ paso por las nubes.

Aurora dejó de mirar su objetivo y se detuvo mirando a lo lejos en donde la luz estaba saliendo.

A diferencia de antes que podía ver una llanura, ahora podía ver oscuridad que se agitaba de forma extraña… Como un mar negro que se agitaba.

“Esto es…” Murmuró Aurora avanzando a ese lugar.

Estaba en un gran acantilado y más allá la oscuridad se agitaba como si fueran olas, era lento lo que hizo que fuera difícil notarlo a oscuras.

Había tomado un brebaje para ver la oscuridad, pero si fuera sincera, ella sabía que lo hubiera confundido con alguna clase de suelo.

Ahora con la luz que se filtraba por esas nubes grises, pudo obtener cierta claridad.

En donde se encontraba era como una isla y rodeándolo se encontraba el mar.

No era un mar simple, era negro y se había vuelto ligeramente viscoso.

A la distancia se podía ver algunas montañas tragadas por ese mar y hasta se podían ver aterradoras criaturas marinas que se agitaban por esas aguas.

Entonces su visión se extendió a lo lejos mirando solo oscuridad al horizonte.

—El ‘Caos’ ha corrompido estas tierras. Es tan denso que ha corrompido el mar. Si alguien lo bebe es posible que se transforme en un grotesco monstruo.

Aurora se quedó en silencio.

Ella había leído la mitología de Terra nova sobre los dioses.

El antiguo Dios Primordial del Caos se había sacrificado para salvar a su hija, era una historia muy trágica que marcaba el nacimiento de otro ‘Dios Primordial’, pero a la vez dejaba ver que nadie más controlo el ‘Caos’ que ese antiguo dios dominaba.

—Según los sabios, el ‘Caos’ se encuentra en todo el ‘vacío’, esa línea entre las diferentes ‘dimensiones’ o ‘universos’. Cuando la ‘barrera dimensional’ se agrieta y se rompe puede suceder esto.

Su sistema le dio una explicación y un pensamiento vino a su mente.

¿Esto podía suceder en la tierra?

Esa era su pregunta y su sistema la había respondido.

Tal vez no era una teóloga experta o le gustaba leer los innumerables libros que a su amiga le gustaba leer como si fuera alguna clase de historia divertida, pero entendía lo básico.

“¿Este mundo perdió a sus ‘Dioses’?” Preguntó Aurora con seriedad.

—Quizás o tal vez nunca lo tuvieron.

Aurora respiró hondo ante esa respuesta tan ambigua que daba las dos posibilidades.

Quienes se encargaban de proteger los terrícolas durante gran parte de su desarrollo fueron los mismos dioses que nacieron de sus creencias.

Ellos incluso cuando se encontraron en una situación difícil de ya no poder con el trabajo debido a su debilidad, pidieron ayuda a una existencia externa y el Dios del Tiempo y el Espacio llegó.

Incluso ahora los Dioses de la Tierra seguían apoyando bendiciendo y permitiendo que paladines usaran sus poderes.

Aurora se quedó en silencio con demasiadas preguntas que ahora no podía responder debido a la situación que se encontraba.

Es por eso que dándole una última mirada volvió a observar el pilar de oscuridad que ahora era visible.

Se había acercado algo, pero el rodear para no enfrentarse a monstruos la estaba retrasando más de lo debido.

“Esta vez iré con más prisa.” Comentó tras pensarlo por un momento.

—Me encargaré de informarte de los alrededores.

Sacando su espada empezó a correr avanzando con rapidez.

Su sistema tal vez la ayudaba siguiendo sus propios sentidos o usaba otra forma, pero sus advertencias eran de ayuda.

Pasando por los árboles ella corría tratando de esconderse lo mejor posible, pero su presencia de vez en cuando era notada.

Esas veces solo asesinaba a un monstruo dejando su cadáver para que sus compañeros lo eliminaran.

Creando plataformas bajo sus pies o usando las ramas, su velocidad era rápida para avanzar.

Como era un viaje directo acortó bastante distancia más de lo que había acortado antes, pero también hizo que fuera difícil notar otras cosas.

Entonces tras algunas horas de viaje constante se detuvo sintiendo el cambio de los alrededores.

Había monstruos en este lugar, pero la vitalidad del lugar era diferente.

Algunos árboles tenían algunas hojas verdes todavía en ellas y ya no estaban todos secos.

Era un cambio mínimo y sutil, pero ahí estaba.

—Es posible que en cuanto más nos acerquemos, el ‘Caos’ sea menor… Aunque no sabemos por cuanto tiempo durara.

Su sistema dio su análisis y Aurora que se quedó en silencio, se dio cuenta de que era tal como decía.

En esta área la sensación ominosa era menor que al lado del acantilado, pero al mismo tiempo la sensación de ‘presión’ era mayor al estar cerca del pilar.

La primera hizo que el ‘Caos’ dejara de corromper sus alrededores dejando algo de vida y la segunda hizo que los monstruos disminuyeran en número.

Avanzando un poco más notó esos cambios de forma más notable logrando que la tierra tomara un color más natural, pasando de gris a marrón como si tuviera cierta vitalidad y fertilidad.

En ese momento se detuvo al sentir una presencia muy diferente a los monstruos.

Mirando desde lo alto de un árbol, escondida usando el sigilo de su traje de combate pudo ver un animal como un ciervo.

Tenía cuatro cuernos en su cabeza y en vez de pelaje o piel tenía escamas marrones que solo eran visibles si uno se concentraba.

Comiendo algunas yerbas bajo el árbol, Aurora no se movió a pesar de ver a esa criatura mágica de bajo rango.

Eso se debía a la presencia escondidas que lo perseguían.

“…”

Tres flechas volaron por el aire desde unos matorrales y atravesaron a la criatura dándole una muerte certera.

Entonces tres goblins salieron de los matorrales para ir a buscar su presa rápidamente.

Eran los ‘diablillos’ lo que según los mismos goblin llamaban la ‘casta inferior’.

Aurora se emocionó al ver las primeras criaturas con vida y no corrompidos por el ‘Caos’ que había visto desde que llegó a este lugar.

Y sin dudarlo lo siguió, manteniendo su sigilo al máximo.

Esta parecía una oportunidad.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.