Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

TG – Capítulo 24: Cena.

“¿Desde cuando trabajas aquí?” Pregunto a Aurora a la joven mujer que atendía la tienda de pociones.

“Empecé hace un par de años. No solo me encargo de la tienda, sino también me encargo de producir algunas pociones.” Comento la mujer con una sonrisa y al ver a Aurora mirar las pociones en los estantes, agrego. “Aunque las empresas multinacionales producen masivamente y tienen una gran distribución, no hay nada mejor que la producción casera.”

“Cada una de estas pociones, serán por lo general más efectivas que con su contraparte de producción en masa.” Agrego la mujer con un toque de orgullo.

Aurora asintió, ya que las palabras de vendedora no eran un discurso de venta sino la simple verdad.

Había una gran industria de pociones, pero sus efectos comparados con la producción personalizada eran bastante reducidos.

“¿Sabias alquimia desde antes o te enseñaron cuando elegiste trabajar aquí?” Pregunto Aurora con curiosidad.

Para otras personas parecería como si se estaban inmiscuyendo en asuntos personales ajenos, pero en realidad a la mujer no le importo.

Después de todo, ella había aceptado ser entrevistada.

“En realidad, cuando mi maestra llego a este mundo yo era una refugiada de Turquía a causa de la Guerra Europeo-Demoniaca. Así que ella me tomo como su aprendiz y me enseño.” Confeso honestamente la mujer y mirando la tienda con cariño, agrego. “Con el tiempo ella abrió esta tienda y ahora me dedico a ayudarla cuando ella vuelve a Terra nova.”

Las personas de Terra nova, no siempre se quedaban en este mundo.

Ellos tenían sus asuntos y sus deberes, era normal que tuvieran que volver cada cierto tiempo.

Aurora hizo algunas preguntas típicas y luego se despidió con una sonrisa.

Tenía toda su entrevista guardada en su reloj holográfico.

No se había previsto entrevistarla ya que solo había venido a comprar algunas pociones de reserva, pero tras su gran compra de alguna manera termino realizando una entrevista.

“¿Dónde están?” –TheSimplicityOfLife.

Aurora envió un mensaje al grupo.

“Estoy entrevistando al dueño de una tienda de drones…” –MachineControl.

Andrés fue el primero en responder, y al momento siguiente le llego la respuesta que ella buscaba.

“Estamos aquí…” –AliceSacredPapitas.

La respuesta de Alice vino a la posición en el mapa de donde se encontraba ella.

Habían vuelto al Mercado Dimensional, esta vez con la intención de realizar entrevistas.

En la mañana habían visitado el ‘Museo de la Acrópolis’ y luego a la misma ‘Acrópolis de Atenas’.

Se quedaron deslumbrados por el ‘Partenón’, pero como no tenían muchos días decidieron realizar parte de su tarea hoy.

Mañana iba a ser domingo y volvían a la noche, es por eso que el grupo decidió realizar entrevistas hoy y dejar para mañana la visita turística al templo de la Diosa del Conocimiento.

Aurora se dirigió hacia donde su amiga le había señalado.

Había pasado toda la tarde entrevistando, así que Aurora estaba cansada.

Algunas veces era entretenido escuchar algunas historias, pero otras veces le parecía triste.

El pueblo griego había vivido los horrores de la guerra ocasionada por un loco y aunque ahora se encontraban en una situación mejor, en otras partes de Oriente Medio quizás algunas personas estaban pasando por lo mismo.

Si bien hubo un éxodo desde los antiguos países de Oriente Medio, era difícil decir que todas las personas pudieron huir incluso si grandes países, organizaciones e iglesias los ayudaron.

Aurora suspiro, en su momento había dado lo mejor de sí para ayudar, pero era una sola persona…

Cuando llego al lugar señalado, noto a Érica, Joslyn y Alice entrevistando a un vendedor de un puesto callejero.

Alice se había encargado de comprar en su puesto, y Érica se estaba encargando de la entrevista junto a Joslyn.

Esperando que terminaran, Aurora escucho una pequeña conmoción.

Parecía una discusión, y Aurora se movió para ver que sucedía.

“¿Cómo se atreve un demonio venir tan abiertamente a esta área?”

Aurora escucho ese grito enfadado y se acercó entre la multitud para ver qué es lo que sucedía.

“…”

Cuando vio la escena, se quedó congelada.

Un joven luchador estaba en una posición de pelea con la intención de atacar a un hombre adulto.

Este hombre se vería como un humano normal sino fuera por su color de piel rojiza y unos pequeños cuernos en su cabeza.

“Marc, cálmate… Aquí los demonios no son enemigos.” Intervino un joven deteniendo al luchador que era parte de su grupo.

La razón del congelamiento de Aurora, fue que… El grupo en cuestión eran estudiantes de la Academia de Héroes.

Eran sus compañeros de clase y peor aún…

“No soy un demonio.” Declaro el hombre de piel rojiza con un suspiro agotado.

Era difícil saber que raza era una raza ‘demoniaca’, pero para los ignorantes los demonios eran seres de piel roja con cuernos.

Era una imagen creada a partir de los verdaderos demonios que tenían esos rasgos, pero al final era una imagen sesgada.

Entre los demonios había razas de todo tipo, consideradas todas como enemigos de la humanidad y recibiendo la denominación de ‘demonio’, por sus actos, cultura, lugar de donde provenían, forma de vida o por el uso de alguna magia particular…

Pero este en especial…

“Es un humano…” Intervino Érica con un tono serio al adelantarse para detener a su compañero de la academia.

“¿Humano? ¡Ese es un demonio y los demonios son existencias peligrosas que deben ser eliminados!” Grito Marc con un tono celoso, luego al ver que la multitud lo miraban como idiota, resoplo. “Hmph, Grecia es solo un títere del Imperio Falion y ustedes han sido contaminados por sus ideas, olvidando lo que los demonios le hicieron a la humanidad.”

¿Fue por vergüenza o porque estaba enojado de que lo miraran de esa forma?

Marc parecía haberse enfadado más de la cuenta.

Aurora no supo cuál de las dos era la razón, pero sus cejas se agitaron.

Era cierto que el Imperio Falion había sido partidario de buscar la paz con los demonios, pero su razón era que sabían que entre los demonios había algunos pacíficos y otros que buscaban eliminarse entre ellos.

También conocían la locura de los demonios y sabían que si lo presionaban podrían empujarlos a contraatacar… Asesinando a civiles o realizando locos rituales para invocar existencias que ocasionaban temor.

Algunos terrícolas vieron eso como un acto de cobardía o incluso de que algo oscuro sucedía y era la razón por la que el Imperio Falion tenían demasiados detractores.

Después de todo, el Imperio Falion no solo era el Imperio más poderoso de Terra nova, sino era conocido que su antigua Emperatriz que lo había llevado a la grandeza era aprendiz del ‘Enemigo de la Humanidad’ que la mayoría de las personas odiaban.

“Ese no es un demonio. Es un humano… Específicamente un humano de las tierras de fuego. Su piel es roja, debido a que en las tierras en donde viven, el elemento fuego es tan denso que evolucionaron adquiriendo esa tonalidad como una forma de resistencia natural.” Explico Alice comiendo sus papitas como si estuviera viendo un espectáculo interesante, al ver que todos los presentes lo miraban, ella se encogió de hombros y agrego. “En cuanto a sus cuernos… Es una herencia de sus antepasados demonios, sin embargo, lo odian profundamente debido a su historia.”

“Oh, gracias a la Diosa hay alguien sabio aquí.” Dijo el hombre de piel roja con un suspiro agradecido, dio una sonrisa a Alice y agrego. “Gracias jovencita. Estaba trabajando, no pensé ser confundido con un maldi… Un demonio.”

El hombre de piel roja se corrigió cuando estaba por insultar, dio una mirada a Marc y luego desapareció como una chispa que perdió su fuerza.

“Esto…” Marc se congeló ante la información de Alice y al ver que ella la miraba como si fuera un idiota, apretó sus dientes y huyo… Avergonzado.

Era difícil que pudiera decir algo en esta situación.

Los griegos tenían una animosidad a los demonios ya que ellos habían sufrido bastante a causa de ellos, pero debido al Imperio Falion la mayoría había aceptado la diversidad y no juzgaban tan rápido.

Ellos no eran los únicos que detestaban a los demonios, había diferentes razas que también tuvieron una historia con ellos y llegaron a odiarlos.

La multitud se empezó a dispersar, y Érica se acercó a Alice.

“No pensé que fueras tan conocedora.” Comento Érica sinceramente y con un tono ligeramente emocionado, agrego. “Fuerte e inteligente… Una perfecta heroína.”

¿Este era el nacimiento de un nuevo fan de Alice que tanto estaban proliferando en la academia?

Aurora solo espero que no, ya tenía demasiado con los admiradores en su otro grupo…

“Es solo conocimiento básico.” Respondió Alice verdaderamente humilde…

Había muchos antiguos jugadores que tenían conocimiento sobre Terra nova y sus razas, pero entre los jóvenes casi nadie aprendía sobre ellos.

Érica y Joslyn le brillaron los ojos ante la ‘humildad’ de Alice, pero…

“¿Qué tal si terminamos esto rápido? Quiero ir a cenar, hoy será un día especial.” Dijo Alice cambiando su imagen de una sabia e inteligente heroína, por una sabia, inteligente y glotona heroína…

“Claro…”

Aurora le temblaron los labios al ver como el dúo aceptaba inmediatamente.

******

Aurora y el grupo continuaron caminando por los barrios, siguiendo a Alice.

Estaba un poco lejos del centro de Grecia y de su hotel, lo que hacía que el grupo dudara de la persona que lideraba el camino.

“Si quieres puedo fijarme en el mapa… Ya sabes para guiarte mejor…” Comento Andrés con una sonrisa tenue.

Los labios de Aurora se movieron al escuchar esas palabras que parecían señalar que Alice se había perdido.

Sin embargo, no dijo nada ya que los alrededores no parecían para nada un lugar en donde se encontraría un restaurante.

Si bien no estaba oscuro, y había personas caminando, este barrio era un suburbio de casas bastante rusticas.

Estaban en un barrio residencial en donde sería difícil pensar que habría un restaurante cerca.

“Se ha donde tengo que ir.” Anuncio Alice sin detenerse, y cuando noto que el grupo parecía mirarla de forma extraña, explico. “Estamos visitando a un chef, pero no tiene su propio restaurante y cada semana cambia de restaurante en donde trabaja. Esta semana el restaurante está en los suburbios.”

Aurora al escuchar esas palabras agito sus cejas.

Había acompañado a Alice muchas veces antes, pero siempre había ocasiones que no estaba con ella así que era normal que conociera a personas que Aurora misma desconocía, pero esta persona en particular…

“¿No vamos a molestarlo cierto?” Pregunto Aurora cuestionando ligeramente.

“Hmm… No…” Respondió Alice desviando inmediatamente la mirada y acelerando su paso.

Aurora agito su cabeza ante esa descarada mentira.

Podría sacar la respuesta si usaba la táctica de acercarse y mirarla fijamente para que escupiera todo, pero como estaban en grupo se abstuvo.

No caminaron mucho cuando notaron un árbol bastante grande en medio de dos casas típicas del suburbio.

Alice se detuvo frente del árbol y los ojos del grupo empezaron a brillar.

El árbol era bastante grande y en medio se encontraba una puerta, como si en el interior se encontrara una casa.

Las ventanas entre la madera del segundo piso y el primero, era una visión bastante agradable de ver.

El árbol era lo suficiente grande como para los humanos pudieran vivir dentro.

Era extraño que este tipo de edificio estuviera en esta clase de suburbio de casas modernas.

“Es aquí.” Declaro Alice asintiendo para sí misma.

Todo el grupo leyó el cartel que decía ‘restaurante’ que se encontraba en distintos idiomas y entraron.

En el interior se encontraban algunos humanos, enanos y elfos charlando entre ellos.

El restaurante parecía una mezcla de bar-restaurante y su interior era bastante rustico.

Las paredes eran la madera del árbol, había un segundo piso con unas escaleras talladas en la misma madera.

“¡Bienvenido al ‘Pequeño Árbol de la Vida’!” Saludo una elfa con una risita pareciendo una broma de bienvenida.

Miro al grupo y al notar a Alice, grito a la cocina. “¡Urfin tus vistan han llegado! Mueve tu redondo trasero aquí.”

Los labios de Andrés, y Joslyn se agitaron al tener otra de su imagen de los elfos destrozadas.

Era común pensar de ellos como personas orgullosas y altivas, pero educadas y alegres…

Aurora solo sonrió, ella había pasado por esa etapa, pero solo muy pocos elfos mantenían esos rasgos y como cualquier raza con una gran población era difícil encontrar rasgos que los definieran a todos.

Pasos se escucharon desde el otro lado y un enano corpulento y de complexión fuerte llego.

“Alice y Aurora, me alegro de que hayan venido.” Declaro el enano ignorando el comentario de la elfa y acariciando su barba tratando de lucir como un señor maduro.

Esa barba negruzca y larga cuidadosamente trenzada, era lo primero que se le venía a la mente a alguien que pensaba en enanos.

“Ya llegamos para la cena.” Declaro Alice asintiendo solemnemente.

Aurora le dio un codazo a Alice sutilmente ya que su forma de saludar era bastante irrespetuosa… Como si le importara solo la comida.

Es por eso que tuvo que adelantarse.

“Perdón por molestarte Urfin, si hubiera sabido que te había molestado a ti no hubiéramos venido.” Comento Aurora estrechando las manos con Urfin y dándole una sonrisa de disculpa.

¿Quién demonios había pensado que Alice la invitaría aquí?

Básicamente estaban hablando con un importante miembro de las autoridades del Imperio Falion, un Rango S…

“No necesitas preocuparte, ya saben que me gusta cocinar para gente que sabe apreciar mi comida.” Dijo Urfin agitando su mano como si no importara y dándole una señal, declaro. “Vamos al segundo piso, allí está todo vacío.”

Aurora se sintió mejor al escuchar esas palabras, y solo suspiro al ver que Alice ya lo estaba siguiendo como un perrito faldero.

El grupo subió al segundo piso ligeramente nerviosos por los alrededores, y por Urfin.

Tenía sentido su nerviosismo, algunos de ellos apenas estaban conociendo razas distintas por primera vez, pero Aurora y Alice ya habían hecho conocidos con esta raza.

El segundo piso era parecido al primero, solo que el bar y los alrededores eran más pequeños.

“¿Le gusta? La dueña quería un estilo parecido a sus tierras… Tuvimos que traer todo este enorme árbol y luego modificarlo, pero creo que vale la pena.” Explico Urfin mientras le daba elegir la mesa, y al ver la mirada curiosa del grupo en los alrededores agrego. “Aunque se ve ‘rustico’ hemos buscado unir la modernidad con los elementos mágicos, así que en comodidad es igual a cualquier restaurante.”

Todo el grupo asintió.

Aunque las farolas, el aire acondicionado eran artefactos mágicos, había energía eléctrica para cargar aparatos y también Wi-Fi…

“Tengo cerveza enana traída directamente de Terra nova, es una delicia. ¿Le gustaría un poco?” Pregunto Urfin y antes de que sirviera unas jarras, murmuro. “Cierto que ahora son estudiantes… Creo que deberían beber algo sin alcohol.”

Érica y Joslyn soltaron unas risitas al ver a Urfin dejar la cerveza y al ver la mirada decepcionada de Alice.

Aurora no pensó demasiado sobre que sabía que eran estudiantes, y solo pidió un vaso de gaseosa haciendo que los demás pidan lo suyo.

Urfin trajo las jarras de bebidas y también el menú para el grupo.

Alice inmediatamente lo tomo para revisar el menú con una expresión solemne.

“¿De dónde se conocen?” Pregunto Érica con curiosidad.

Andrés y Joslyn inmediatamente miraron con la misma curiosidad.

Tanto Andrés como Joslyn estaban nerviosos para hacer esa pregunta, pero Érica como hija de una familia rica había conocido muchas personas así que recupero rápidamente su compostura.

“Él es el…”

“Las conozco por su trabajo. Su grupo mercenario, aunque poco conocido en el extranjero es excelente.” Intervino Urfin con una sonrisa.

Aurora solo lo miro y no dijo demasiado.

Podía ver que Urfin la interrumpió para que Érica, Andrés y Joslyn no se sientan nerviosos ante unas de las autoridades más importante del Imperio Falion… O tal vez Grecia.

Aun así, técnicamente no había mentido, ella había trabajado para Grecia bajo el mando de Urfin y también tenían relaciones comerciales directamente con Urfin.

“¿Tú también eres mercenaria?” Pregunto Andrés bastante incrédulo al mirar a Aurora.

“Si…” Respondió Aurora sin importarle la mirada incrédula de los presentes.

¿Alguien que había huido de la prueba y se había escondido era mercenaria?

Eso parecía una broma.

Si bien Aurora había mejorado demostrando sus habilidades y cubriendo los rumores sobre que se había ocultado, el hecho de haber abandonado a su grupo todavía quedaba…

Seguramente ellos estaban pensando que Aurora hacia trabajo administrativo en el grupo.

“¿Cómo se llama su grupo de mercenarios?”

“Lamentablemente solo los grupos de Rango A, tienen sus nombres registrados oficialmente y nosotros al ser un grupo de Rango B, no tenemos nombre oficial.” Explico Aurora con bastante tranquilidad.

Esta vez tanto Urfin y Alice la miraron de forma extraña, pero Aurora solo los ignoro.

No estaba mintiendo que no tenían nombre oficial y si bien otros le daban nombres extraños, ella no estaba dispuesta aceptarlo.

Todo el grupo pregunto a Urfin sobre los nombres de la comida y de que se trataba, pero tras quedarse en silencio sin entenderlo seleccionarlo algo que se escuchaba delicioso.

Los nombres de la comida no solo eran raros, sino que también las especias, e ingredientes que usaban no eran de este mundo en absoluto.

Desde ternera de un reino lejano, una fruta de nombre y apariencia extraña, hasta una lechuga que crecía en las tierras de los elfos.

Érica, Joslyn y Andrés miraron a Alice que los había invitado hoy.

Era obvio que cada ingrediente era importado de Terra nova, y traído de tierras lejanas de ese mundo… Estaba claro que la comida era caro, extremadamente caro.

“No necesitan preocuparse, aunque puede parecerle caro en realidad es más barato de lo que piensan.” Calmo Urfin al notar sus dudas y acariciando su barba explico. “Muchos de nosotros no somos del Imperio Falion, sino de otras regiones de Terra nova. Traer ingredientes exóticos cuando viajamos aquí, es nuestra mayor prioridad.”

El trío se sintió más tranquilo por esas palabras.

Urfin no estaba mintiendo, aunque algunos vendedores daban un precio astronómico a algunos productos traídos de ese mundo, todo no era tan caro como parecía.

Terra nova era un mundo donde la densidad de energía mágica era anormalmente alta, logrando que plantas o ingredientes raros y valiosos aquí, fueran normales en ese mundo.

Dejando un artefacto en la mesa, Urfin se dirigió hacia la cocina en el piso de abajo.

Luego de algunos minutos el artefacto proyecto a Urfin en la cocina.

“Me gusta charlar mientras cocino espero que no le importe.” Declaro Urfin con una sonrisa tranquila.

“Está bien…” Respondió Andrés rápidamente.

Érica y Joslyn asintieron.

¿Cómo podrían rechazar hablar con alguien de la raza enana de Terra nova y de paso verlo cocinar?

La proyección dejaba a la vista muy bien la cocina y parecía como si la cocina estuviera frente a ellos directamente, convirtiéndola en una proyección muy realista.

Todo el grupo miraba los rápidos movimientos de Urfin mientras cocinaba y escuchaba sus historias sobre los ingredientes o sobre el plato típico de Terra nova que estaba preparando.

Si bien los nombres eran extraños, cualquier neófito con cero conocimientos se daba cuenta de que cada plato pertenecía a una región diferente en Terra nova.

No solo creaba platos del Imperio Falion, sino de otras regiones lejanas y de razas diferentes.

Lentamente la comida se fue haciendo y el olor empezó a llegar al segundo piso, mientras el grupo escuchaba la historia de Urfin.

Desde historias de comida o de Terra nova, la conversación paso a una entrevista personal con alguien de Terra nova.

“¿Por qué vinieron a este mundo?” Pregunto Joslyn y antes de que la miraran, tímidamente explico. “Escuche de mi padre que los individuos de la tierra como jugadores crearon demasiada destrucción en Terra nova.”

En ese momento cuando la máquina virtual que todos creían que era un juego se encontraba conectada a otro mundo real, ¿cuantas personas realizaron atrocidades pensando que sus acciones no tendrían consecuencias?

Su número era tan elevado como el número de jugadores que hubo a nivel mundial.

“Si, eso es verdad. La destrucción fue enorme, pero esa destrucción fue causada por algunas personas.” Dijo Urfin completando los últimos pasos de un plato, entonces se detuvo y mirando al grupo explico. “Fue el Dios del Tiempo y el Espacio quien conecto a ambos mundos, pero se nos había informado de la llegada de esas personas. ‘Jugadores’ que serían inmortales llegarían a nuestro mundo.”

Habían llegado revelaciones de los dioses informando sobre la llegada de los ‘jugadores’ y se le dio tiempo a que ese mundo se preparara.

“Pero no todos esos jugadores eran malos, y entre ellos hubo jugadores excelentes. Ayudaron a aldeas a limpiar los monstruos, reconstruyeron ciudades, crearon reinos, expandieron enormes compañías comerciales o simplemente salvaron a millones de personas.” Declaro Urfin con una sonrisa y siguiendo con su cocina, comento. “Tengo entendido que este mundo también ha tenido grandes guerras, pero en nuestro mundo las guerras son normales.”

“Tengo más de cien años y durante mi vida he vivido decenas de guerra… Todas esas guerras antes de que los jugadores llegaran a nuestro mundo.” Declaro Urfin con un tono serio.

Terra nova era conocido por ser un mundo de fantasía con toques medievales, pero era muy peligroso.

Razas peligrosas que les gustaba asesinar, dioses malignos que esparcían el caos, ambiciosos que buscaban conquistar reinos, calamidades y dragones que le gustaban destruir ciudades…

Era un mundo caótico y siempre con diferentes ‘eventos’, eso llevo a que todas las personas creyeran que ese mundo era un juego…

“No niego que haya personas que odien a los jugadores, pero en mi caso me encontré con buenos y malos jugadores. Siendo los primeros la mayoría.” Comento Urfin y mientras revisaba las ollas y los hornos donde estaban los diferentes platos, murmuro. “Esa es la razón por la que vine a este mundo, para ayudar a amigos que me ayudaron en su tiempo.”

El grupo era joven y no había pasado por Terra nova.

Si bien escuchaban historias de sus padres, las personas normalmente no hablaban mucho de ese mundo ya que algunos sentían vergüenza al pensar que era un simple juego.

Sentían vergüenza por sus acciones y por todo lo que sucedió en ese mundo causado por la humanidad de la tierra.

Pero otros estaban orgullosos por su forma de vivir en Terra nova y por sus acciones o amigos que hicieron… Amigos que años vinieron apoyarlos otra vez.

“Escuche que algunas personas piensan que Grecia es un títere del Imperio Falion, ¿qué cree usted de eso?” Pregunto Andrés con un tono solemne.

Era una pregunta bastante difícil, pero era una pregunta que debía ser hecha como un entrevistador oficial.

“Es una imagen creada a partir de la falta de información. El Dios del Tiempo y el Espacio nos permitió llegar a este mundo, pero no le dio solo el privilegio al Imperio Falion. Decenas de reinos, iglesias, compañías comerciales o personas comunes pueden venir a este mundo tras pasar los controles necesarios.” Revelo Urfin y al ver la sorpresa del grupo, dio una sonrisa y explico. “La Iglesia del Conocimiento es aquella quien se encarga de realizar los controles.”

Aurora asintió, esa información había sido tapada por las teorías conspirativas y otros detractores que solo se quejaban.

Era conocida que la cifra oficial de personas que venían de Terra nova no superaba los diez mil y eran todo tipo de personas, desde aquellas que venían a comerciar o simplemente a viajar.

Desde reyes poderosos, hasta comerciantes humildes, todos tenían permitido viajar, pero para tener la oportunidad debían pasar por el control de la Iglesia del Conocimiento.

“En estos últimos años de paz, lo normal es que las personas se lo tomen como vacaciones y no como una cruzada para ayudar, pero eso es mejor. Creo que debemos mejorar las relaciones entre ambos mundos.” Declaro Urfin y esta vez todo el grupo asintió.

El grupo de detractores era una minoría, y una gran mayoría le gustaba Terra nova.

No solo por su pasado, sino por esos individuos que vinieron a ayudar en un momento de necesidad… Tal vez en algunos casos eran compañeros y amigos de hace años.

“No niego que algunas personas tengan deseo de vengarse de los jugadores o simplemente conquistar este plano, pero bueno… Esas personas quieren conquistar los cientos de planos que están conectados a Terra nova, así que es algo normal.” Explico Urfin con una risa entretenida.

Solo Alice se rio y cuando la miraron ella se encogió de hombros y comento. “Una pequeña parte de la humanidad tiene deseos de conquistar Terra nova con armas modernas…”

Aurora no pudo decir nada para refutarla.

El deseo de conquista estaba en los humanos de este mundo o las razas de cualquier otro mundo… Y más cuando las personas creían que las armas modernas podían conquistar mundos medievales que solo utilizaban magia.

A pesar de que en este mundo particular te podías encontrar con dragones que podían devastar ciudades modernas…

“Ya está la cena, espero que le guste…”

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.