Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

TG – Capítulo 244: Alguien muy valiosa.

Capítulo 244: Alguien muy valiosa.

Al llegar todo fue bien.

La oscuridad y los monstruos eran problemáticos, pero con nuestro mago espacial nos pudimos reunir.

Nuestro único sacerdote al realizar el primer ritual a la Diosa del Orden hizo que muchos monstruos llegaran, pero eso fue todo.

Era igual al rezarle debido a que la Diosa Primordial del Orden purificaba sus alrededores y atraía a los monstruos, al responder.

¿Cuándo todo cambio?

Fue muy rápido… Sin que nos diéramos cuenta, nos estaban observando.

El ‘Caos’ nos hizo creer que este mundo era uno que estaba cerca de su final, en donde todo estaba corrompido, pero nos confundimos.

Un goblins nos había estado vigilando y entonces, nos emboscaron.

La batalla… Fue difícil y agitada, pero el líder del gremio ‘Los Custodios’ ordenó la retirada.

Lamentablemente no todos pudieron retirarse y en este caso el líder fue quien murió.

Ellos nos persiguieron por un tiempo, pero al final se rindieron.

La mala noticia era que todos estábamos demasiado dispersos del uno con el otro.

Ya sabes cómo es esto, tratas de escapar de un monstruo que te encuentra, tan solo para que te persigan decenas de otros.

Tratamos de sobrevivir y reunirnos, pero como dije no estábamos solos y fue difícil.

Hasta que ellos se fueron… Usaron el portal que estaba bajo el pilar de oscuridad.

Lo sé, porque yo era quien estaba más cerca vigilando con unos compañeros.

El lugar más seguro era el más peligroso, ¿cierto?

Sobrevivimos hasta que se fueron, pero al instante que todos atravesaron el portal las criaturas empezaron a llegar a borbotones e inundaron todo a su paso.

Era como si estuvieran ocupando áreas que antes no podían acercarse.

Uno de nuestros miembros supuso que usaban un artefacto para alejar el ‘Caos’ y la presencia de los monstruos, pero al final no importó.

Decidimos buscar a los otros y reunirnos, pero… Tampoco logramos hacer mucho.

Si bien el grupo más grande se había ido, por este lugar quedaron la peor escoria posible.

Sus objetivos entre todos nosotros, eran nuestros miembros femeninos y antes de darnos cuenta, ya estábamos marcados.

Asesinamos para sobrevivir, pero al final volvimos a perder.

Estamos débiles, cansados y preocupados… No entendíamos este lugar y esas criaturas eran astutas.

Esperaban a que nos cansáramos enfrentando a monstruos y luego ellos llegaban tratando de derribarnos.

Solo necesitaban un rasguño y un corte para que su veneno hiciera efecto.

¿Qué plantas mágicas usaron?

Que malditas plantas mágicas ni nada, lo que usaban esos bastardos eran plantas y frutos contaminados por el ‘Caos’.

Si, el ‘Caos’… En diferentes zonas hay plantas que todavía ‘viven’ o lo que cualquier criatura viviendo luego de ser mutada y contaminada por el ‘Caos’ puede decir sobre ‘vivir’.

Fue preocupante a un nivel aterrador y más porque nuestro sacerdote fue atrapado por ellos y nuestro curandero también fue asesinado por monstruos.

Divididos, cansados y todavía en más pequeños grupos fue agobiante una vez que ellos tomaron la delantera.

Esas asquerosas criaturas en medio de la batalla atrapaban a sus oponentes y deseaban saciar sus deseos en medio del lugar.

Fue aterrador.

Entonces, encontramos a otro miembro disperso.

El antiguo líder del Gremio Victrix, pensamos que tenía acompañantes, pero según él todos habían caído.

Sabíamos lo aterrador que era el lugar y lo peligroso que resultaba sobrevivir, así que no dudamos.

Ahora me pregunto, ¿por qué no dude?

Solo después me enteré, que ese hombre los había abandono… Abandonado a las mujeres y los hombres para calmar a esos goblins.

No soy un santo y he hecho cosas malas en mi vida, no pediré perdón y solo asumiré las consecuencias, pero pienso que siempre tuve algunos límites y no fui como esos bastardos.

Al final, no me di cuenta y seguimos con el plan.

La idea era atravesar el gran grupo de monstruos y salir por el portal.

Era una idea que parecía fácil, pero si ustedes hubieran visto las abominaciones que se encontraban por los alrededores, se hubieran dado cuenta de que no era nada fácil.

Aun así, todos estábamos dispuestos a arriesgarnos… Éramos pocos no había duda, pero sabíamos que teníamos alguna oportunidad si actuábamos juntos.

Eso hicimos, tras prepararnos comenzamos y avanzamos.

Con la idea de dividir las criaturas, alejándolas del portal abismal y luego avanzando todos juntos, lo hicimos bien al principio.

Fue un plan bastante bueno, pero todo cambio cuando estábamos por dirigirnos al portal abismal.

Nos dimos cuenta de que el líder del Gremio Victrix había salido por su cuenta… Y todos lo seguimos, pero era demasiado tarde.

En medio de las criaturas con el portal abismal a nuestros ojos, ese bastardo activó el portal abismal y cuando estuvo por cruzarlo un monstruo lo atacó.

Había que eliminar a las criaturas y eso no era algo que uno solo no podía hacer, pero ese idiota trató de hacerlo todo por su cuenta y terminó siendo corrompido por el ‘Caos’.

Fue una abominación aterradora que devoró su parte inferior del cuerpo y deseaba asimilarse con él, ese malnacido tenía una fuerte voluntad y pudo mantener cierta racionalidad.

Sin embargo, incluso en ese momento trató de avanzar por el portal abismal y lo atravesó… Se había convertido en un monstruo grotesco que parecía no poder entrar al portal, pero el bastardo continuo, logrando que el portal creciera y se volviera inestable.

La inestabilidad hizo que el pilar gigante de oscuridad temblara y los monstruos enloquecieron, impidiendo que nosotros lo atravesáramos.

No, incluso si en ese momento nos arriesgáramos para atravesarlo hubiera dado un resultado lamentable.

Todo eso se debía a que el ‘Caos’ se había vuelto denso en el área debido a que el portal abismal se había vuelto inestable.

Desesperados, atónitos y asustados… Fuimos presionados por monstruos, criaturas y abominaciones.

Mis compañeros cayeron uno tras otro, comidos, masticados y corrompido por las abominaciones más peligrosas.

Tratamos de escapar, pero del grupo de cerca de siete, solo dos sobrevivimos.

Perdí mi brazo y mi compañero me ayudó a escapar, pero solo pudimos cerrar la herida y luego mi compañero fue derribado tras varias horas.

Había quedado solo… Luego encontré lo que sucedió con ese campamento goblins y me infiltré para tratar de ayudar.

Sin embargo, ya era tarde, solo quedaba una persona viva a la cual no pude rescatar ni ayudar a que terminara con su dolor… Solo era un hombre manco y débil que apenas se podía mantener vivo a sí mismo.

Antes de que me pudiera dar cuenta estaba escapando de esas criaturas otra vez.

******

“Todo eso fue hace una semana.” Murmuró Cédric con una pesada expresión y dando un suspiro, declaró. “Pensé en suicidarme, pero no quiero terminar mi vida de esta manera… No voy a decir que deseo vivir, pero al menos quiero reparar mis errores.”

Bajo una cueva y en la carpa-departamento de gran tamaño que se instaló bajo tierra, Cédric contó su historia.

Se había abstenido de decir muchas cosas y eso se debía a que fueron tres meses lo que paso encerrado en este lugar… Era más o menos el tiempo en el cual había estallado el portal abismal.

Era una trágica historia, pero Aurora le pareció curioso esas primeras palabras.

“¿Hace una semana sucedió todo?” Preguntó Aurora para precisar.

“Si, tal vez uno o dos días más, no estoy seguro.” Respondió Cédric con dificultad.

“Yo llegué hace uno o dos días a este lugar.” Declaró Aurora mirando a los demás.

Urfin, Meden, Siba, Alros, Dan, Amanda, Adala, Marius, Theodore y su amiga estaban presente, algunos de ellos fruncieron el ceño ante sus palabras.

“Yo llegué alrededor de una semana y estuve vagando ese tiempo.” Respondió Alice con claridad.

“Nosotros llegamos juntos y fueron hace unos tres días.” Comentó Urfin mientras Meden, Siba y Arlos asentían.

Los demás dieron sus comentarios.

Adala había llegado de forma reciente al igual que Aurora, pero los demás como Theodore se encontraban hace una semana en este lugar.

Su llegada era difícil precisar debido a que el sentido horario era complicado de determinar, pero todos llegaron en el periodo de una semana y tal vez uno u otros días de más.

Los relojes holográficos que aún funcionaban, ayudó bastante a determinar el tiempo en la tierra, pero Aurora sabía que aquí hasta las horas de un ‘día’ eran diferentes y ni hablar del ‘día’ o la ‘noche’.

En este lugar era común perderse.

“Lo único que podemos estar seguro es que puede haber pasado entre dos a tres días en la tierra.” Murmuró Amanda y con un largo suspiro, agregó. “Eso significa que ya estamos en el año 2049.”

Las expresiones del grupo cambiaron y algunos demostraron bastante preocupación, mientras que otros dejaron ver seriedad.

Cuando decidieron participar para apoderarse del portal abismal y enfrentarse a los goblins, nadie había pensado esta situación… Es más, no estaban preparados.

El ambiente serio fue agitado y los temblores de arriba generaban mayor presión.

Estaba claro que afuera de esta cueva que había creado Meden con su magia de tierra ya era la ‘noche’ y los monstruos andaban rampante.

“Tenemos algo de suministros para todos y Adala puede crear agua potable, en caso de que falte alimentos Cédric también puede hacer que las plantas crezcan de forma veloz para dar frutos.” Declaró Urfin y con una media sonrisa, agregó. “Además, Aurora tiene un lugar agradable… Creo que debemos descansar primero.”

Adala y Alros que parecía gustarle el lujo asintieron ligeramente animados.

La carpa era un espacio extendido que contenía un departamento de dos habitaciones, baño, cocina y comedor.

Si bien no era suficiente grande para los once, con la coordinación suficiente se podían dividir las habitaciones dando algo de privacidad para los miembros femeninos y masculinos.

Después de todo, esto era una carpa grande con el interior de un departamento de gran valor.

La comida era lo mismo si bien no todos habían traído suministro, Urfin era un cocinero nato y Meden también era parecido a Alice en el nivel de glotonería, cuya única diferencia era la habilidad culinaria.

“En cuanto a nuestro objetivo ya debe estar claro, ¿cierto?” Preguntó Urfin para confirmar y al ver que la mayoría asentía, miró a Cédric y agregó. “Lo has intentado antes y conoces la zona. Ahora podemos intentarlo, para alcanzar el éxito.”

Urfin decididamente tomó el mando y Aurora por su parte asintió.

Dividir ahora los grupos en facciones o ser tacaño en compartir los suministros era una gran insensatez.

En ese sentido Aurora estuvo agradecida de que su grupo fuera mayoría.

Meden, Siba, Alros, Alice y ella eran miembros del imperio y eso significaba que seguirían a un alto mando como Urfin Jadegrog.

Adala y Dan eran héroes, mientras que Amanda y Theodore eran miembros de dos iglesias diferente.

Dejando al final al curandero Marius que a pesar de ver que un conocido había sobrevivido no estaba tan emocionado… Era normal cuando uno pensaba que Marius Posse se volvió líder del gremio ‘Los Custodios’ tras que su vice líder y líder desaparecieran luego de la expedición.

Al final, el objetivo principal estaba claro y ese era escapar… No había necesidad de causar problemas y más cuando quien estaba tomando el mando era alguien hábil y profesional como Urfin.

Teniendo más de cien años también tenía una enorme experiencia que ninguno de los presentes podría igualar.

“Entiendo trataré de ayudar lo mejor posible.” Respondió Cédric.

Si bien había que moverse, ahora mismo todos estaban cansados tras una larga batalla y era por eso que Urfin estaba tratando de reducir la carga de todos.

Preocupación, ansiedad y miedo… Estar solo allá afuera era aterrador y varios de los presentes lo estuvieron por un tiempo.

Menor o mayor, fue lo mismo.

Preparándose para cocinar con lo que tenía guardado en el departamento, Aurora empezó a ordenar algunas cosas.

Sentía la mirada de su amiga que estaba comiendo papitas, tal vez había visto su expresión.

Estaba feliz de haberla encontrado, pero no podía ignorar que estaba cansada y agotada por lo sucedido.

Dejando de lado a los preparativos, Aurora acompañó a Alice a su habitación.

Entonces, cuando llegaron Aurora abrazó a su amiga.

“Me alegro de que estés bien, me tenías preocupada.” Declaró Aurora con honestidad.

Era cierto que había permanecido poco tiempo, pero Alice fue diferente… Según ella estuvo desde hace una semana en este lugar.

Aurora no podía imaginar lo aterrador y a la vez agotador que podía ser estar durante una semana sola, sin nadie con quien hablar o comunicarse.

No podía negar que, sin su sistema, ella hubiera tenido un muy mal momento.

“Está bien… No fue tan malo.” Respondió Alice devolviendo el abrazo y murmuró. “Aunque sé que estarías bien, yo también estaba preocupada por ti.”

Aurora no pudo evitar sonreír, no solo por su preocupación, sino que por su confianza… Y ella era lo mismo.

La confianza en su amiga era extremadamente alta y ella la fortalecía cada vez más.

Tal como ahora que parecía ni estar preocupada por el lugar que se encontraba.

Era la clase de persona que generaba la suficiente confianza como para creer que se podía avanzar sin importar las circunstancias.

Esa clase de persona era su amiga… Alguien muy valiosa.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.