Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

TG – Capítulo 247: Plan.

Capítulo 247: Plan.

Reunidos en la sala del interior de la carpa, todos los presentes miraron a Urfin quien daba una expresión difícil.

“El portal abismal sigue inestable.” Reveló Urfin logrando que las expresiones del grupo cambiaran.

Si estaba inestable significaba que habría problemas para entrar e incluso no había certeza de que salieran del otro lado.

Entrar por un portal inestable podía causar que al otro lado solo llegara la mitad del cuerpo… O peor, fueran corrompidos en su totalidad.

Para atravesarlo se necesitaba un individuo fuerte y extremadamente consiente para protegerse durante todo su viaje, aun así, era difícil garantizar con precisión el éxito.

“Entonces, tenemos que seguir con el mismo plan, ¿cierto?” Preguntó Adala con una expresión complicada.

Entre todos los miembros del grupo, ella era la que se podía considerar con menos experiencia y la que más difícil se adaptaba a la situación.

Si bien estar con individuos experimentados como Urfin y tener compañía femenina como Meden, Amanda o ellas, vivir de esta forma cada día no era algo agradable.

Estaba cansada como todos de estar alerta y tener que vivir en un espacio reducido, limitando la comida para sobrevivir.

“Claro, que continuaremos con la misión. Es eso o quedarnos varados en este lugar.” Declaró Theodore con una expresión seria.

Como siempre su comentario era directo y a pesar de que sonaba sarcástico, Aurora sabía que solo estaba respondiendo de forma normal.

“Tenemos a mi Señor de nuestro lado. Podremos conseguirlo.” Anunció Amanda con un tono devoto.

Su devoción aumentó en gran medida desde que logró reunirlos a todos, pero nadie dijo nada.

Ciertamente el Dios del Tiempo y el Espacio ayudó al reunirlos y si bien ahora dependía de ellos, las oportunidades para escapar no habían desaparecido.

¿Cuál era la razón por la que tal existencia los ayudó?

Esa era una pregunta a la cual Aurora no necesitaba dar respuesta y prefería hacer todo lo posible para moverse por su cuenta, antes de dejar su destino a un dios para el cual tal vez eran insignificante… O peor aún, peones en un juego de ajedrez.

“Es cierto. Sin embargo, para llegar al portal abismal, y a si tratar de verificarlo o arreglarlo, necesitamos atravesar a una gran cantidad de monstruos.” Informó Dan y dando un suspiro al mirar a Cédric, agregó. “Incluso entre ellos hay humanos corrompidos, la dificultad es demasiado alta para un ataque directo.”

El grupo que entró era fuerte de eso no había duda.

Urfin, Meden, Siba y Alros eran terranovenses e individuos con gran experiencia.

Aurora estaba seguro de que ellos tenían algunos ases bajo su manga capaces de cambiar las tornas en una batalla y eso significaba que su poder de batalla era alto.

No estaban completamente perdidos en esta misión.

Amanda y Theodore podían rezar a sus dioses y obtener una gran ventaja lo que hizo que fuera valioso.

Dan era un experimentado arquero y Cédric tenía experiencia en este lugar para sobrevivir.

Tal vez Adala sea la más inexperta, pero era un rango S y era fuerte, es por eso que había sobrevivido y estaba presente en este lugar.

Dejando al final a Marius quien era un curandero y si bien su fuerza de batalla no era muy alta, podía usar su magia de curación para realizar ataques y ni hablar de los artefactos externos que tenía para defenderse o atacar.

En su caso si bien eran jóvenes, ambas habían demostrado su destreza en batalla antes y dejaron a la vista su capacidad.

“Al final tendremos que luchar contra los monstruos.” Declaró Cédric con seriedad.

El plan que antes habían preparado no era demasiado complejo, se trataba de dividirse en grupos y llamar la suficiente atención para atraer a los monstruos que estaban cerca del portal para escapar.

Una vez realizada esa tarea necesitaban erradicar el mayor grupo posible sin arriesgarse a sí mismo a ser rodeado.

Lo que buscaban era dejar el portal abismal con el menor número de monstruos posibles de esa forma cuando se reunieran de nuevo, podían erradicarlos y luego dedicarse a ver el portal.

“Si bien no tenemos magos espaciales para ver el portal, no estamos completamente indefensos. Dejando los dioses de lado, algunos de nosotros tal vez podamos cambiar algo.” Declaró Urfin con seriedad y mirando a los presentes, anunció. “Pero antes de eso necesitamos movernos para asesinar a la mayoría de monstruos posibles y eso significa dividirnos en grupo.”

Eran doce individuos quienes estaban presentes en este lugar.

Urfin, Meden, Siba, Alros, Dan, Amanda, Adala, Theodore, Marius, Cédric, Aurora y Alice… Todos eran rango S y si bien había algunos más fuertes que otros e individuos cuya fuerza no habían visto en su totalidad, eran perfectos para dividirse en tres grupos de cuatro.

Moverse para llamar la atención y derribar a todos los monstruos posibles tal vez no era un plan muy desarrollado, pero los monstruos tampoco tenían inteligencia y eran irrazonables.

A todo eso se le agregaba que no había mucho que podían hacer.

“En primer lugar tengo algo que informar.” Dijo Aurora y al ver que Urfin la miraba explicó lo que le dijo su sistema.

Era según su propio análisis dejando a su sistema de lado y Alice también apoyó la idea con sus propias conclusiones más claras.

El pilar liberaba una opresión que ahora ellos no sentían y mantenían en calma a los monstruos en la cercanía… De noche parecía disminuir esa presión y es por eso que los monstruos se volvían más irrazonables.

La conclusión era fácil de sacar, ya que todos habían sentido la diferencia del ‘día’ y la ‘noche’, pero también todos habían visto la diferencia de estar cerca de este lugar y estar lejos del pilar… El peligro era mayor antes a pesar de que el número de enemigos era menor.

“Si el pilar se debilita o deja de funcionar puede llevar a los monstruos a un frenesí… Como me paso a mí.” Rumió Cédric y dando un suspiro, agregó. “No podemos evitar los cambios, lo que podemos hacer es prepararnos para huir cuando suceda.”

Aurora asintió.

No le importaba si dudaban de sus palabras, la conclusión era fácil de sacar y a pesar de que parecía solo una posibilidad, en este momento nadie deseaba arriesgarse para averiguarlo.

En cuanto a ella, no le importaba si la miraban raro… Si bien deseaba ocultar su sistema debido a que generaría una preocupación en cualquier persona normal fuera de su familia, no iba a ocultar información que era vital.

“Hemos derribado a algunos monstruos antes y no ha creado ningún peligro. Sin embargo, no sabemos si una batalla a gran escala cambie la situación.” Dijo Urfin y con una expresión grave, precisó. “Al final, tenemos que retirarnos antes de que llegue la noche y cuando notemos un cambio grande en el pilar retirarnos… La seguridad de esta misión es lo principal.”

Si ella estaba en lo correcto entonces podrían librarse de una complicación, si no lo estaba entonces nadie saldría perdiendo.

Era por eso que nadie preguntó demasiado y más cuando lo hizo ver como una conclusión de un análisis.

“En primer lugar…” Murmuró Urfin mirando a los presentes hasta que su mirada se detuvo en Marius y preguntó. “¿Cuáles son las formas para protegerte? Eres un curador y eres importante en caso de heridas graves. Es mejor asegurar tu seguridad.”

Los suministros fueron dados al grupo y Aurora que había conseguido un gran número de pociones también las había dado, dividiéndose entre todo el grupo para sobrevivir.

Sin embargo, un curador de rango S podía solucionar problemas mayores que una simple poción no importa la calidad que fuera.

Era por eso que la seguridad de Marius era importante y más en un ambiente como esté en donde el ‘Caos’ era predominante.

“Como curador tengo métodos de ataque. Hacer sentir a los monstruos que realizo hechizos pasivos, para terminar, ralentizando su cuerpo, disminuyendo su defensa o reflejos.” Informó Marius y tras pensarlo, añadió. “También tengo una varita de rango S capaz de lanzar varios hechizos de tierra como ‘terremoto’.”

Como cualquier mago de curación no solo podía curar a una persona, sino que generar efectos de mejora en el cuerpo y también era lo contrario… Causar efectos negativos en el cuerpo.

Reducir las defensas del cuerpo, retrasar los sentidos e incluso causar que los órganos fallen con algún efecto.

En cuanto a la varita, aunque era muy cara, muchos de los curanderos la compraban al igual que aquellos magos que no podían lanzar hechizos de otra magia.

Urfin asintió y mirando a los presentes, comentó. “Harás grupo con Aurora, Cédric y Dan. Trataremos de dejarle un camino de menor dificultad.”

“Aurora serás la líder. No quiero que se arriesguen. No tengo que decir la razón, ¿cierto?” Preguntó Urfin y Aurora asintió de inmediato, lo que hizo que mirara al grupo y reveló. “En cuanto al otro grupo será Alice, Amanda, Theodore y Alros, ustedes debatan en el grupo sobre el líder. Los restantes que son Meden, Siba y Adala vendrán conmigo.”

Le dieron su grupo debido al estado de sus miembros.

Marius era un curador y si bien podía proporcionar apoyo y ayuda, no era lo suficiente como un verdadero mago que podía derribar a un gran número de criaturas y defenderse al mismo tiempo.

Por otra parte, Cédric era un Archimago de magia de naturaleza y si bien su brazo no era importante para demostrar su fuerza, podía ocasionar problema debido al poco tiempo de que lo había perdido.

A veces los Archimagos agitaban sus manos para causar que los elementos se muevan a voluntad y si Cédric en medio del combate lo trataba de hacer con su brazo perdido, podía hacer que sus ataques no salieran.

Dan era el único sano y gracias a que era un arquero, sus sentidos como la visión y el oído eran muy altos, lo que hizo que fuera perfecto como ayuda.

Sin embargo, Aurora notó que tanto Cédric como Marius dejaban ver su fruncir de ceño a la hora que ella fuera seleccionada como líder, muy diferente al grupo de Alice que fue dejado a debate.

Urfin sintió eso y escudriñó al grupo.

“¿Quieren saber la razón?” Preguntó Urfin y al ver que ambos asentían, miró a Aurora y preguntó. “He visto que tu fuerza ha aumentado, ¿has logrado convertirte en un luchador de rango S?”

Seguramente había visto su batalla cuando se habían reunido debido a que en ese momento estaba usando ambos estilos al luchar.

No sabía por qué fue esa pregunta, pero Aurora agitó su cabeza.

“No, no he ascendido de rango, pero he logrado captar el concepto y si lo uso puede lograr romper la barrera de Rango S de forma temporal sin ningún retroceso.” Respondió Aurora.

La diferencia de un luchador y un espadachín era el modo en el que ambos usaban su energía mágica y entrenaban, pero también era una diferencia física.

Un luchador de Rango S tenía un cuerpo fuerte, ya sea en fuerza, velocidad o resistencia… Sus cuerpos podían soportar ataques potentes que un espadachín no podría resistir.

Mientras que el espadachín desarrollaba su aura de espada permitiéndole cortar con mayor fuerza todo a su paso a la vez que sus reflejos y velocidad aumentaba.

En términos generales el luchador se centraba en la defensa y el espadachín en el ataque… Se estaba generalizando, pero eso era la creencia general a pesar de que ambos podían a llegar ser muy diferentes en ambos casos.

Sin embargo, lo notable era que ahora ella tenía una mayor fuerza, resistencia y potencia en su cuerpo que cuando era solo un espadachín de Rango S.

No estaba mintiendo, no sentía que había ascendido de rango y eso era porque sentía que estaba en el límite en el cual su cuerpo estaba cambiando volviéndose más fuerte en cada momento.

Ahora había logrado captar el concepto y a pesar de que no tenía nombre, estaba relacionado con sus emociones y entendía cómo funcionaba.

En cuanto más fuerte sean algunas emociones más fuerza, resistencia y dureza junto a un mayor aguante tenía su cuerpo permitiéndole participar en batallas más largas y duras.

La ira era la emoción que aumentaba su fuerza con mayor claridad, lo que hizo que rompiera la brecha entre ‘Rango A’, entrando al ‘Rango S’ como luchador.

Si tuviera que usar una analogía era como una caldera u horno que se alimentaba de emociones fuertes.

“¿Entonces, se puede decir que tienes una fuerza física y dureza de un luchador de rango S y la velocidad, reflejos y la destreza de un espadachín del mismo rango?” Preguntó Urfin y al verla asentir a medias, miró a los demás y comentó. “Esa es una de las razones, pero la otra es que a diferencia de todos los demás la conozco. Es prudente y no se arriesga, pero también es obediente cuando no hay inocentes de por medio.”

Su primera pregunta solo englobó su aumento de fuerza en su totalidad y si bien la hizo ver más impresionante de lo que era, Aurora sabía que solo era de esa forma cuando su ‘concepto’ como luchadora se activaba.

En momentos normales seguía siendo como antes, solo que ahora era una luchadora de rango A al límite del rango S y para atravesarlo necesitaba no solo seguir entrenando, sino que luchando directamente como luchadora y era algo que ahora no podía permitirse hacer.

En cuanto a su comentario, dejo en evidencia su principal razón.

No conocía a los demás ni en fuerza, personalidad o carácter lo que hizo que no pudiera dejarles el liderazgo a ellos… En cambio, en su caso se conocían y habían realizado misiones juntos.

“Entiendo.” Respondió Cédric y Dan estuvo de acuerdo sin darle problema.

Al final, Marius dio una mirada y solo pudo asentir ante lo demás.

Su edad y apariencia causaba demasiadas interrogantes y si le agregaba que era desconocida, entonces hizo que su confianza disminuya.

“De cualquier forma, hay que prepararnos con tiempo. Empezaremos tras verificar los alrededores y organizar el plan de la mejor forma posible.” Declaró Urfin acariciando las trenzas de su barba.

Necesitaban prepararse en caso de retirada de emergencia, los lugares en donde empezaría la batalla y también dejar que los grupos hablen de sus fortalezas y debilidades para evitar problemas.

Al mismo tiempo que debían empezar cuándo fuera de ‘día’ en el cual tendrían tiempo para moverse antes de que anocheciera.

En definitiva, había demasiadas cosas que hacer.

 

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.