Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

TG – Capítulo 253: ¿Era posible?

Capítulo 253: ¿Era posible?

Aurora gimió con dolor cuando golpeó la pared, su mente estaba desorientada, pero sus emociones lentamente la empujaron a sus límites… Principalmente la ira.

Esa emoción consiguió que su cuerpo diera el empuje suficiente para ascender al rango S logrando que los efectos de su estado mermaran.

Cuando abrió los ojos, notó que estaba cayendo a un abismo sin fin.

En el aire algunos monstruos estaban tratando de flotar entre medio de grandes rocas mientras que en los lados se encontraban agujeros de toda clase.

Su cuerpo se movió de inmediato con su espada en su mano la cual no había soltado y creó plataformas bajo sus pies.

*Crack*

*Crack*

Su velocidad y la fuerza de caída hizo que las plataformas mágicas se rompieran a pedazos cuando no pudieron detenerla, pero lentamente redujeron su velocidad hasta que sus botas empezaron a agrietarse.

Aun así, pudo estabilizar su posición en medio del aire y empezó a esquivar las rocas que estaban cayendo mientras cortaba a los monstruos.

Su cuerpo estaba doliendo debido al ataque de repentino de Marius, pero su mente estaba hirviendo con ira.

Estaba enojada y furiosa… Su patético estado la hizo sentir más enojada debido a que debió haber prestado más atención.

Pensó que el conflicto entre Marius y Cédric no se extendería hasta este punto… Y ahora ella estaba sufriendo las consecuencias de su equivocación.

“¡GRAA!”

Esquivando las rocas, una abominación oculta a través de varias rocas la golpeó con fuerza logrando que ella retrocediera tratando de esquivar todo.

En el aire se podía ver un gran peñasco enorme y eso no era lo peor.

—El final se está acercando…

El abismo era grande… Tal como uno había pensado cuando lo miró, era muy profundo y ahora estaba por llegar al final.

Aurora respiró hondo y mirando ese enorme peñasco lo cortó con su aura incolora logrando dividir todo el lugar.

Sin embargo, otra roca estaba atrás y sus botas ya excesivamente usadas se rompieron.

Usando algunas rocas como base saltó hasta la pared, y clavó su espada generando una pequeña barrera azul para afirmarse.

La espada debido a su caída se deslizaba cortando la pared, pero era la barrera que soportaba los golpes y todas las rocas que caían desde arriba.

*BOOM*

Un enorme estruendo sonó desde abajo, pero Aurora solo permaneció sosteniendo su espada y manteniendo su barrera celeste formada por su aura… Clavado en la pared del enorme acantilado.

“Ugh…”

Tosiendo sangre, Aurora no necesito ver para darse cuenta de que todo lo que acababa de lanzar era parte de su cuerpo afectado.

No sabía que era lo que Marius como un mago de curación de rango S, le hizo a su cuerpo, pero ahora su cuerpo estaba en el estado de una luchadora de rango S… No solo era fuerte por afuera, sino que sus órganos eran resistentes y su regeneración era rápida.

Aun así, se sentía en un estado horrible.

—Ya no hay más escombros y monstruos cayendo.

Al leer esas palabras de su sistema, Aurora se soltó suavemente cuando el dolor alcanzó su cuerpo y a pesar de que usó su aura celeste para crear una barrera que la ayudara reducir el dolor del golpe, ella cayó al piso.

“Ugg…”

Soltando un gemido de dolor al caer, ella golpeó el suelo rodando junto a varios escombros.

Todo estaba oscuro pero sus sentidos le daban forma a las criaturas grotescas que estaban destrozadas por la caída tan larga y de paso la destrucción de los escombros.

¿Qué tal maltrecho estaba su cuerpo?

Le dolía sus órganos, su cabeza sangraba, su armadura de luchador estaba destrozada, y sus botas echas pedazos.

Su barrera personal de su traje de combate estaba destruida por la sobrecarga y estaba segura de que tenía varios huesos quebrados.

Mordiéndose los labios para no caer inconsciente, ella no esperó ayuda externa y sacando del inventario de su sistema bebió una poción.

“¡UGAHHH!”

Cuando la bebió, no logró extenderse completamente por su cuerpo debido a que vomito todo… Parte el líquido rojizo de la poción, la sangre y otras cosas que no podía distinguir con precisión.

Apretando su puño tiro vomito todo y cuando terminó, usó un pergamino de curación de rango S.

Su cuerpo se sintió mejor de inmediato, pero eso significo tener que vomitar otra vez todo lo que Marius le había causado.

“Los curanderos son aterradores…” Murmuró Aurora afirmándose en la pared todavía agotada.

Lo que fuera que había causado Marius, ahora se encontraba mejor… Sentía que podía respirar con más calma, hasta sus sentidos volvieron agudizarse junto a sus pensamientos.

Que su cuerpo lentamente empezara a recuperarse gracias a la combinación del pergamino y su regeneración, dejaba en evidencia el daño en ella.

—Lo siento… Estaba prestando atención a los monstruos y nunca lo note.

La disculpa de su sistema se dio en forma de texto y a pesar de que se notaba simple… Aurora sintió molestia y una ligera ira.

¿Cómo lo hizo? Había estado con su sistema desde que tenía recuerdos, a pesar de que nunca lo había escuchado hablar, había aprendido a descubrir matices en el texto.

“¿Asustado de estar tan cerca de haber perdido a tu anfitriona?” Bromeó Aurora tomando un brebaje para ver en la oscuridad.

Ese brebaje la ayudó a que su visión adquiriera cierta visibilidad, pudiendo notar su situación.

Por sus alrededores había enormes rocas, criaturas y monstruos muertos.

Y a lo lejos pudo notar una figura… O lo que quedaba de ella.

Dan Stolojan el héroe conocido como ‘Ráfaga Veloz’ había logrado reducir la velocidad de caída a pesar de haber estado afectado por Marius, pero no pudo sobrevivir al final.

Su parte inferior de su cuerpo había desaparecido y era difícil saber si fue una criatura, un monstruo o había golpeado algo… No, hasta era posible que una gran roca haya destrozado su cuerpo.

No importa cuál era la causa… Ahora estaba muerto.

Su broma ante tal cruel y grotesco ambiente, lo hizo parecer ridícula.

Aun así, ella no lloró, ya había perdido demasiadas personas y conocidos para llorar en este momento.

—Debí…

“No, no debías hacer nada. No tienes ninguna obligación.” Interrumpió Aurora y mirando lo alto en el cielo donde todo era oscuro, preguntó. “¿Sientes algo por su muerte? ¿O simplemente por el efecto que su muerte causa en mí?”

Su sistema no respondió y Aurora respiró hondo al haber perdido su calma.

No era ingenua, su sistema era extraño y sus capacidades eran variadas, pero estaba claro que no era nada simple.

No le gustaba hacerse preguntas debido a que la respuesta le asustaba… Y esa respuesta llevaría a hacerle más preguntas de la que podría soportar.

“Lo siento.” Murmuró Aurora y dando otro gran suspiro, agregó. “Me dejé llevar.”

—Está bien… Tienes razón.

Su sistema respondió con un pequeño texto afirmando sus palabras, pero Aurora lo ignoró.

Tenía razón.

A pesar que había algunas cosas extrañas que podía hacer, su sistema no le importaba los demás y solo dejaba ver atisbos de emociones cuando algo la afectaba a ella.

Era tan indiferente como su glotona amiga y solo se movía siguiendo sus decisiones.

Aun así, no importa las verdades aledañas a su alrededor, para ella era su sistema… Como Alice era su amiga a pesar de tener peculiaridades a su alrededor y especialmente en su personalidad.

“Entonces, ¿podemos escapar volando hacia arriba?” Preguntó Aurora levantándose probando los límites de su cuerpo.

Una costilla le dolía un poco, su cadera todavía se sentía un poco adormecida, y sus sentidos estaban bien, pero su brazo se encontraba adolorido.

Ella pensó en cosas que odiaba para empujar su ‘concepto’ de luchadora a la cual no le había puesto nombre y volvió a entrar al rango S… Pudiendo reducir el dolor y ayudar a su regeneración natural.

Tal vez era nueva usando su concepto y no había tenido tiempo para probarlo de forma completa, pero había captado la esencia.

Alimentar una caldera con sus emociones… Siendo principalmente la ira.

Quizás al pensar en tales asuntos que la enojaban no era tan eficaz como sentirla naturalmente, pero al final cumplía su cometido.

Mirando a lo alto del cielo pudo notar pura oscuridad, pero también una sensación extraña.

Sus instintos le decían que no debía ir por lo alto volando, ya que era peligroso.

—En medio de la caída noté agujeros por las paredes y algunas criaturas tipo gusanos… Subir puede que no sea nada fácil.

Su sistema reafirmó ese sentimiento que sus instintos le daban.

Sus instintos le advertían que había enemigos ocultos en ese lugar, que estuvieran tan tranquilo a pesar de la oscuridad de este lugar y que monstruos no se acercaran a pesar de la sangre y el ruido, solo acrecentaba esa sensación.

Respirando hondo, ella sacó su segunda armadura, no era de usarla en público, pero siempre la guardaba.

Esa vez no se puso la máscara blanca y solo la armadura de batalla.

Coraza y hombreras metálicas de color plateado, sería muy vistoso, pero estaba diseñada para reducir su presencia y evitar la visibilidad permitiendo ocultarse bien.

A diferencia de su traje de combate clásico, esta armadura de batalla estaba diseñada para darle una alta protección y el único problema era que no estaba especializada para un luchador, sino que para un espadachín.

Ahora iba a usar su espada, así que no había problema.

Usando ‘cambio rápido’ toda su ropa cambió de inmediato en menos de un parpadeo y cuando ella ajustó la funda para guardar su espada, respiró hondo.

Su otro traje de combate de luchadora estaba destrozado y con muchos de sus nodos sobrecargados, las botas destruidas eran un ejemplo claro.

No pudieron resistir crear tantas plataformas, pero lograron su objetivo.

Mirando hacia arriba otra vez, Aurora decidió moverse.

No deseaba quedarse demasiado tiempo en este lugar y si bien sabía que Alice vendría por ella no importa lo que otro le dijera, sentía que era peligroso para su estado actual.

Alice era alguien muy especial y al igual que Aurora iría a buscarla a cualquier parte sin importar lo que otros dijeran, su glotona amiga la vendría a buscar a ella… Era una confianza casi a ciegas que tal vez no tuviera en donde afirmarse, pero ahí estaba.

Dejando un dron con algunas órdenes escondido en los alrededores, ella activó el sigilo de su armadura de batalla y empezó a caminar hacia adelante por medio del acantilado.

Ya había guardado los restos de Dan para darle un entierro decente, eso era mejor que dejarlo en este lugar para que fuera comido por monstruos o corrompido por el ‘Caos’.

Las paredes estaban a una distancia considerable entre sí y la caminata se transformó en una carrera.

Trataba de alejarse de este lugar para empezar a moverse hacia arriba, todo mientras dejaba marcas en su camino en caso de que la siguieran.

Sin embargo, a diferencia de lo que pensó, sus instintos todavía le seguían dando una sensación rara.

Sentía que algo o alguien lo seguía y observaba al mismo tiempo que se ocultaba… Si dijeran que era un fantasma o algo intangible que no podía ver lo creería.

Aun así, no importa cuánto concentrara sus sentidos no lo podía captar.

—¿Me estoy volviendo loca? —Preguntó Aurora a su sistema a través de sus pensamientos.

Ahora mismo no se atrevía a detenerse y tampoco, se atrevía a bajar la guardia o generar un ruido.

Estaba en alerta máxima.

No muchas cosas causaban que sintiera tanto peligro, pero ahora sentía que esta situación era una de ellas.

Una situación que por su fuerza tal vez no podría sobrellevar… Ni, aunque estuviera en máximo rendimiento.

Ese sentimiento ominoso lo había sentido pocas veces en su vida y era parecido a cuando sus padres se enojaban… Cuando dos individuos del rango de sus padres se enojaban.

¿Eso la estaba siguiendo?

No tenía el suficiente sigilo para ocultarse por completo y estaba liberando sus intenciones lo que hizo que su seguimiento pudiera ser notado por ella a pesar de que no podía verlo o sentir su presencia exacta.

—No, algo está ahí… Al otro lado de la pared del acantilado. Está escondido, tal vez observando de algún modo.

¿Era posible?

Aurora no dudó demasiado… Sinceramente, cuando había magia todo era posible en este momento.

Dejando señas a través de la pared con su espada, ella se detuvo de repente cuando notó un enorme agujero que atravesaba la pared del acantilado creando un largo túnel.

Mientras preparaba su espada y extendía su presencia de rango S como si dijera que era un enemigo peligroso, pudo notar una presencia que se acercaba.

Era una figura que apareció desde la oscuridad llegando desde lo profundo de ese túnel y en vez de alarmarse, le dio una señal para que la siguiera.

Sintiendo la presencia a su espalda comparándola con la presencia de esa figura, ella decidió avanzar con cautela.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.