Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

TG – Capítulo 256: Ella debía.

Capítulo 256: Ella debía.

El temblor se extendió y Aurora empezó a escuchar ruido.

Como si decenas o cientos de criaturas se empezaban a mover al mismo tiempo.

El túnel era oscuro, pero ella todavía podía ver debido al brebaje que había tomado.

Aun así, el temblor que extendía ese ruido inminente de desastre y la presión que provenía de la atmósfera, hizo que Aurora apretara el agarre de su espada.

Avanzó sin miedo mientras sus auras cada vez se estaban volviendo más y más fuerte.

Este túnel no tenía otro camino y era directo hacia la pequeña guarida de los goblins.

Al ser creada en medio de piedra, hizo parecer como si las criaturas no pudieran salir desde la pared, pero eso significó que había un solo camino para salir y entrar.

El temblor se hizo más evidente y Aurora pudo ver a lo lejos a las criaturas que se acercaban.

Gusanos de varios metros de grosor y largo, algunos hasta llegaban a tener más de tres o cuatro metros de grosor.

No solo vinieron una o dos, eran decenas de ellas que parecían venir a devorarla.

Aurora tomó su espada y se detuvo mirando a esas criaturas que venían avanzando por las paredes y el techo, sin dejar espacio abierto dando la sensación de que sería tragada por esas criaturas, llevándola a la muerte.

¿Tuvo miedo?

Sí, todos deberían temer a esta escena y ella no fue diferente, pero su miedo no cambiaba su actuar.

Fue enseñada a moverse primero y eso hizo.

Su aura celeste se extendió creando una barrera cuando usó otra de sus espadas para impedir el paso, clavándola en la tierra.

Dejando solo a ella contra sus enemigos y entonces avanzó.

Acelerando con fuerza mientras su corazón latía y los gruñidos junto a los ruidos de movimientos llegaban a sus oídos.

Su primera aura en aparecer fue el aura verde que cubrió toda su espada y la agitó con fuerza logrando que esa aura avanzara con mayor velocidad que ella.

“¡GRAhh!”

Las primeras criaturas empezaron a caer, pero ella aceleró con gran velocidad y esquivó los escupitajos de ácido creando plataformas para luego cortar a todos lo que se encontraba con su aura roja infundida en su espada.

Pisando a esas criaturas, optó por un enfoque de asesinato grotesco mientras avanzaba sin mirar hacia atrás.

Los gusanos se tiraron del techo, pero ella solo siguió avanzando para cortar a sus oponentes.

Más y más velocidad, cada vez más rápido hasta que su figura se difuminó ante sus veloces movimientos.

“Grahh…”

Los gusanos saltaban para comerla con su gran boca o disparaban ácido golpeando a sus compañeros, pero ella solo continúo pisándolos y cortando para seguir avanzando.

A su espalda podía escuchar que se daban vuelta para seguirla enfurecidos por los cadáveres que estaban cayendo por su espada.

Su aura roja cortó la pared, cortó el suelo, los gusanos y todo a su paso mientras dejaba una estela rojiza que cada vez se volvía más fuerte.

Sin embargo, eran demasiados gusanos hasta tal punto que cubrían su visión y eso significó que al final había ataques que no podía evitar.

Y eso era los escupitajos ácidos que le lanzaban y ella tenía que recibir con su cuerpo sintiendo que era quemado, pero no se rindió y no se detuvo.

“Grah…”

“¡Ghaaa!”

Las plataformas a sus pies le permitían avanzar entre medio de ese túnel de gusano que parecía interminable, ignorando los gruñidos y toda clase de sonidos que ocasionaba su destrucción.

Su velocidad hizo que fuera difícil que esas criaturas la atraparan, pero cada vez más y más aparecían como si este túnel no llegaba a su fin.

Pero sus emociones fueron plasmadas a través de su espada… A través de esa aura roja que deseaba cortar todo a su paso sin importar cuan duro fuera la piel de esas criaturas.

Manchada con la sangre de esos gusanos, golpeada por el ácido, su barrera solo era usada intermitentemente y su cuerpo fue la principal fuente de respaldo.

Si con su espada plasmaba sus emociones en la realidad con ese deseo de asesinar todo a su paso, su cuerpo era alimentado por sus emociones logrando que su cuerpo se fortaleciera, pero también que su aguante aumentara.

Agitó su espada, una y otra vez cortando a sus enemigos sin detenerse.

Sus ojos estaban en su objetivo y no necesitaba mirar hacia atrás para ver los cadáveres que había dejado o los cientos de gusanos que la perseguían, podía escucharlo.

“Grah…”

Con el temblor y su rugido implacable deseaban devorar su carne y destrozar su cuerpo.

Sin embargo, ella siguió avanzando, eliminando a sus enemigos para ver si podía lograr llegar al túnel que daba al acantilado.

Su espada en sus manos eran un arma… No, ella era un arma.

Aunque no le gustara la idea y fuera diferente a antes cuando disfrutaba balancear su espada y disfrutando su arte junto a sus objetivos… Ella sabía que su maestra tenía razón.

Ella era un arma y lo demostró.

“Gah…”

Cortó a tres gusanos.

*Boom*

Su solo puñetazo destrozó parte de la pared con varios otros gusanos.

“GAhh.”

“Grah.”

“Ghaa.”

Sus cortes verdes cortaron a todos los que estaban adelante y a su espalda cuando ella agitó su espada e incluso cuando su cuerpo estaba siendo lentamente carcomido con el ácido que era imposible de evitar, ella no se rindió.

A su espalda estaba la entrada de la guarida de esos goblins y no importa si no los había conocido, ella no se rendiría.

No importa si ella era un arma… No, ella debía ser un arma.

El arma más eficaz y letal que pudiera existir, porque esta era la única manera de cumplir sus objetivos.

Necesitaba ser un arma para que nadie se interpusiera en su camino, para que nadie pudiera detenerla y para que pudiera vencer a aquellos que eran superior a ella.

Como ahora…

Matando a esos gusanos y avanzando, la presión en ella aumentaba.

Era sus instintos que le gritaban una advertencia mientras esa presión la empujaba hacia abajo.

Una ferocidad y fuerza que hizo que ella como un rango S, sintiera miedo instintivo… Era el ‘Gran Gusano’, una criatura de rango SS, que estaba esperando su momento.

No podía detenerse y no podía perder la atención de esa criatura que podía derribar la guarida al instante.

Necesitaba que ella fuera su objetivo y era por eso que avanzó cortando con ferocidad implacable y tras un corto avance, el momento llegó.

“…”

Lo primero que sintió fueron sus instintos gritando y al momento siguiente que había usado la habilidad parpadeo para ir hacia atrás, pudo notar a un terrible gusano comiendo toda el área en donde ella se había encontrado.

Encontrándose en el estado de alta velocidad en donde los gusanos avanzaban con cierta lentitud, ese gusano se movió a una velocidad terrible.

Pero lo peor era su tamaño… Cerca de veinte metros de longitud y con un grosor de alrededor de diez metros, era capaz de tragarse un humano de un solo bocado.

Aurora al momento siguiente que vio que ese gran gusano había tragado la pared de roca y había creado otro túnel, clavó su espada en la tierra creando una barrera celeste.

“…”

Ignorando los ruidos, ella respiró hondo mientras apretaba con más fuerza el mango de su espada.

Los gusanos a su alrededor golpearon su barrera queriendo destrozarla para devorarla hasta el punto de que su visión fue cubierta por completo por los cuerpos de los gusanos.

Esas criaturas podían escupir ácido o usar sus bocas con cientos de dientes grotescos para tratar de morderla.

Sin embargo, Aurora solo enfundó su espada dejando su aura y usó sus guantes de relámpagos para prepararse.

Podía sentir la opresión de ese ‘Gran Gusano’ que deseaba devorarla y derribarla por completo, podía sentirlo oculto al otro lado de la pared.

Todos los otros sonidos quedaron al margen y ahora estaba ella, su objetivo y su enemigo.

Preparándose para cargar con sus relámpagos crepitantes rodeando sus guantes, cuando la barrera se rompió, ella cargó dando un puñetazo.

*BOOM*

Su puñetazo abrió un camino hacia el túnel de gusanos y ella empezó cargar solo usando su cuerpo para golpear y atravesar a todos los gusanos.

Apartándolo con fuerza los relámpagos se extendieron de sus brazos hasta que tuvo un espacio más abierto, pero ella siguió avanzando.

Estaba poniéndose como carnada para atraer a ese gran gusano.

“¡Ghh!”

Su cuerpo se alimentó de las emociones empujándola y fortaleciéndola, lo que hizo que ella fuera un tanque de carga cuando alcanzó una velocidad estable.

Tal vez su cuerpo era pequeño, pero la potencia que estaba detrás de un solo empuje hizo que esos pobres gusanos fueran grotescamente aplastados y destrozados.

Avanzando con ímpetu, en un momento se detuvo e instintivamente desenfundó su espada con fuerza, realizando un poderoso corte con su aura intangible e incolora.

*BOOM*

La fuerza de una luchadora combinada con su aura de espada más destructiva logró crear un poderoso corte que dividió la pared a donde había apuntado.

Era un grueso y profundo corte y…

“¡GAAAA!”

La tierra tembló cuando la bestia al otro lado dejo salir un gruñido feroz, dejando en claro que había dado en el blanco y sin permitirle festejar, ella se retiró saltando con fuerza para esquivar.

Las rocas empezaron a caer a su alrededor, tan solo para luego ser devorados por una gran boca del gusano que se asentó en el túnel.

Este túnel tenía su forma… Un túnel cilíndrico creado por su cuerpo que había pasado por este lugar, devorado la tierra.

Ahora ese gusano estaba mirándola con un profundo corte en la cabeza, cerca de su grotesca boca.

Su boca abierta dejaba ver un pozo oscuro y sin fin, llena de colmillos y dientes capaz de tragarla y despedazarla de un solo bocado.

Ella había logrado lo que deseaba, tenía su atención… La atención de una poderosa bestia mágica de rango SS.

Sin embargo, esa criatura no era igual que los otros gusanos.

Las rocas, lanzas y todo tipo de ataques punzantes que se levantaban delante de su cuerpo dejo en claro que esta criatura tenía una enorme afinidad a la magia de tierra.

Aurora apretó su espada sabiendo que no lo dejaría escapar y eso fue…

“Ugh…”

El primer disparo de una gruesa lanza fue desviado por su espada, pero ella retrocedió ante la potencia y un corte se extendió por sus hombreras metálicas.

Al llevar su traje de batalla que se acercaba más a una armadura de batalla, su defensa era mayor.

Aun así, eso fue todo.

Los ataques vinieron a ella con una velocidad tan impresionante que hizo que tuviera que poner todo de sí para tratar de sobrevivir.

Cortes se extendieron por su armadura y cuerpo mientras ella retrocedía con lentitud.

El nivel de ese grotesco gusano para al uso de magia de tierra fue aterrador y ella no se le permitió escapar, pero tampoco se permitió que otro gusano se acercara.

Esperando su momento dando lo mejor de sí para no ser atravesada por una de esas lanzas, Aurora vio que una gran roca se acercaba a ella cuando el gusano reveló signo de un ataque mayor.

*BOOM*

Ella en vez de cortarla con su espada recibió esa gran roca con su cuerpo y debido a que voluntariamente se dejó empujar sin resistirse, voló por el aire.

Contorsionando su cuerpo en el aire y activando su barrera para que los otros gusanos no la detengan, Aurora recuperó estabilidad y tras una mirada al gusano… Corrió en dirección contraria.

Dirigiéndose a donde se encontraría la grieta y el acantilado por donde había caído, ella ni siquiera miró su espalda para saber que el ‘Gran Gusano’ estaba persiguiéndola.

Su corte más poderoso había logrado dañar a la criatura y ciertamente el daño fue lo suficiente para hacerlo enojar, pero eso era todo.

¿Cuántos cortes necesitaba para derribar a tal criatura?

Su objetivo era evitar que esa criatura fuera a por los goblins y no luchar a muerte con ese poderoso enemigo.

Agregando que ahora podía ser enterrada por ese gusano y su magia de tierra, Aurora no lo pensó demasiado.

Cortando a los gusanos que también empezaban huir debido a que la gran criatura a su espalda estaba devorando todo a su paso, Aurora avanzó hasta que alcanzó el acantilado.

Cuando estuvo por subir al cielo tratando de usar la ventaja de altura a su favor, notó una luz roja que se acercaba a lo lejos, del lugar de donde había aterrizado la primera vez.

Era como un meteorito… Literalmente un meteorito a pequeña escala y Aurora con una sonrisa creó plataformas en al aire.

*BOOM*

Cuando el ‘Gran Gusano’ salió del túnel levantó una gran muralla para protegerse, pero ese meteorito lo golpeó logrando que todo el acantilado temblara.

Diferentes presencias se empezaron a extender logrando que combinadas se sintieran bastante poderosas y el gusano, con su poca racionalidad huyó.

Logrando que Aurora suspirara.

Sabía que ella había estado siendo mirada por esa criatura y luego de bastante tiempo cuando se dio cuenta de que no era su rival, recién actuó.

Tal como había dicho el anciano, estaba afectada por el ‘Caos’, pero todavía mantenía ciertos instintos de supervivencia.

Al ver que el peligro se alejaba, Aurora observó a las personas que estaban llegando.

Principalmente a Alice en su ‘forma de guerrero’ como ambas lo llamaban… Esa criatura de cinco metros de alto, desapareció revelando a su guapa amiga.

“Me alegro de que estés bien.” Dijo Alice con una expresión demasiado complicada.

Era alivio y felicidad, pero también preocupación y culpa propia combinada con furia y rencor.

La primera estaba dirigida al verla sana, la segunda estaba puesta en ella misma seguramente culpándose al ver esa criatura… Culpando a sí misma, que tal vez pudo haber logrado volverse fuerte hace tiempo.

Dejando la tercera que apuntaba seguramente a quien la llevó a esta situación.

Decían que su amiga era indiferente, pero Aurora sabía que las pocas emociones que sentía siempre se maximizaban.

Mirando a los demás que estaban llegando con expresiones serias tal vez ante el ‘Gran Gusano’, Aurora volvió a mirar a su amiga y soltó una risa.

Su cuerpo estaba maltrecho por los golpes y su piel estaba quemada y carcomida por el ácido, pero todavía estaba viva.

Con el subidón de adrenalina el dolor pasó para un lado secundario y las preocupaciones también, dejándola en un estado lo suficiente alterado como para reírse por haber sobrevivido y especialmente por que pudiera reunirse con su grupo.

Luego se quedó en silencio ante la mirada extraña de sus compañeros y mientras sentía como Urfin usaba un pergamino en ella para ayudarla a recuperarse de los daños, su expresión se volvió seria.

“Vamos, hay algunas cosas que arreglar.” Dijo Aurora tras calmarse.

No solo había ‘algunas’ sino que demasiadas cosas que arreglar.

***Nota del autor:

Volvemos con los capitulos diarios. Estos diez capitulos, estaran bastante agitados y seran bastante interesante. Sin decir mas, espero que lo disfruten.

Como siempre gracias por leer y no te olvides de unirte al discord!

 

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.