Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

TG – Capítulo 264: No lo corrigió.

Capítulo 264: No lo corrigió.

Aurora recibió algunas noticias a nivel mundial.

Lo más destacable era sobre los informes relacionados con el mundo del cual su grupo habían regresado.

Si bien el informe se limitó con respecto a lo que ellos hicieron, se reveló sobre ese mundo y se combinó con alguna entrevista e historias de los goblins.

La idea de hacer que los goblins dieran entrevistas e informaran sobre su mundo era para tratar de que la humanidad empezara a aceptarlos.

Aunque su aceptación fuera por lástima o empatía por lo que tales criaturas vivieron.

Sin importar la razón, se habló de ese mundo con dos soles, sus tierras y su estado, luego para entrar en la tragedia del ‘Caos’.

La caída de lo que ellos llamaban ‘Guardianes de Abakas’ y la destrucción de las otras razas.

Tal escenario dejó demasiadas preguntas y generó bastante preocupación.

Desde entender que los guardianes de la tierra también se estaban debilitando y hasta preguntarse qué hubiera pasado si el Dios del Tiempo y el Espacio no los hubiera ayudado hace ya años.

Claro, tales preguntas eran pocas, debido a que la mayoría solo se sentía aliviado y pensaba que tenían a esos dioses primordiales para apoyarse.

“¿Qué piensas?” Preguntó la Cardenal Brousseau que estaba conduciendo el auto.

Habían pasado cerca de cuatro días desde que su grupo había llegado del otro lado y si bien la situación a nivel mundial parecía agradable, Aurora seguía recordando el final de ese mundo.

Esos dos soles iluminando como la tierra era destruida y corrompida, sin duda fue un escenario que quedaría marcada en su mente.

“¿Para qué apareció este portal abismal?” Preguntó Aurora con curiosidad.

La Cardenal Najjar que estaba en el asiento trasero acompañándolas a su destino, le dio una mirada.

“No lo sé.” Respondió la Cardenal Brousseau y dándole un vistazo a su expresión tranquila, preguntó. “¿Tú que piensas?”

Era una pregunta curiosa y Aurora pensó en la respuesta.

“La voz que le hablo a Zrag no fueron los ‘Guardianes de Abakas’. Zorkas puede confirmar ese punto debido a que él parecía tener una mayor cercanía a tales existencias.” Dijo Aurora asentando la base de su idea y mirando parte los campos de Rumania, murmuró. “Tampoco se puede pensar en un plan malvado de alguna otra existencia… Después de todo, fueron goblins quienes vinieron.”

Había entendido que, si bien monstruos o criaturas podían atravesar el portal abismal desde el otro lado, no era al nivel del ‘Gran Gusano’… Eso significaba que no había un mayor peligro que los goblins.

En cuanto a la grieta fueron circunstancias humanas y no hubo intervención divina como para decir que era el plan de algún dios malvado para destruir el mundo.

Tal vez lo estaba pensando demasiado, pero sintió que los goblins no representaban tanto peligro cuando se comparaba con el ‘Caos’ y corrupción que estaba del otro lado.

El gran gusano también podía ser vencido por las fuerzas de la humanidad, pero lo aterrador fue esa corrupción.

La falta de vitalidad en la tierra, la corrupción del agua, el mar y la naturaleza, tan solo para que al final se revelara la destrucción de un mundo.

No había duda de que alguien o algo inició los portales, pero la razón no era la destrucción o esparcir el ‘Caos’ como algunas existencias aterradoras promovían.

“La maldad y la bondad son uno, siempre hay equilibrio.” Mencionó la Cardenal Brousseau y acercándose a un campamento en el área, explicó. “Esas fueron las palabras que la voz le dijo a Zrag.”

Aurora descendió del auto acompañando a las dos cardenales, sin saber cómo responder ante esa frase.

No era demasiado conocedora sobre teología lo que significaba que no podía comprender a los dioses y también desconocía sus palabras o libros sagrados de tales iglesias.

Quizás un experto encontraría la cita en algunos de sus libros religiosos e incluso pudieran determinar por esa frase las posibles existencias quien diría tales palabras.

“Me suena a ‘Orden’.” Murmuró Aurora observando a sus acompañantes.

Cuando ella pensaba en ‘equilibrio’, lo primero que se le venía a la mente era ‘orden’.

“Cierto, eso es lo que todos los conocedores pensaron cuando escucharon esa frase y si bien cuando uno mira el contexto, puede pensar en algunas suposiciones. Son eso, suposiciones.” Respondió la Cardenal Brousseau y estacionándose cerca del campamento, declaró. “Ahora bastante teólogos están en busca de ‘quien fue’, para luego responder el ‘por qué’ y ‘para que’.”

El contexto al que se refería era la realidad de que apareció un portal abismal y los Dioses Primordiales que eran considerados extremadamente poderosos se quedaron al margen sin informar nada.

Por otra parte, al mismo tiempo el Dios del Tiempo y el Espacio actuó cuando le rezaron y cerró la grieta en la barrera dimensional, pero no hizo nada con el portal y este se cerró solo cuando ellos llegaron.

No había duda de que tal contexto generaba bastantes suposiciones y más cuando se agregaba esta frase.

El saber quién fue la existencia que hizo aparecer el portal abismal, llevaría a que los conocedores pudieran encontrar la razón por cuál lo hizo.

Aun así, independientemente de las razones, las respuestas que se podía discernir estaban presentes de forma superficial y una de ella era la salvación de los goblins.

“Es mejor dejar esos temas de lado y más cuando son agobiantes.” Dijo la Cardenal Brousseau y dando una señal, agregó. “Vamos a mirar los alrededores.”

En donde estaban era el campamento temporal en donde se encontraban los goblins.

Esa raza estaba varada en este lugar y si bien Aurora sabía que en las tierras de Zerzura, la iglesia estaba preparando el refugio oficial para recibirlo, necesitaban tiempo para movilizarse.

Se iban a mover por medio de portales para reducir el tiempo y ahora se habían acabado de realizar las diferentes comprobaciones médicas.

El lugar estaba llenó de carpas con espacios extendidos y en tal espacio se encontraban habitaciones simples.

Los goblins estaban por todas partes y si bien las jóvenes mujeres y niños estaban recuperando su vitalidad debido a la comida y residencia, había otras miradas mixtas.

Dolor por los muertos, algo de rencor y a veces una pizca de salvajismo.

“Zrag durante el asalto al portal abismal terminó envenenando y asesinando a todos aquellos que se opusieron a la convivencia con humanos. Muchos de esos soldados eran de la casta inferior y sus líderes.” Informó la Cardenal Najjar y mirando los alrededores, explicó. “La casta media y superior son los más numerosos, mientras que la casta inferior son aquellos de lo que quedan menos.”

La casta media era bastante numerosa convirtiéndose en la mayoría, seguido de la casta superior y dejando a la casta inferior como la minoría.

Aurora escuchó los informes de ambas cardenales que le explicaban y comentaban sobre el tema.

Bajo el portal abismal se habían encontrado cerca de cuatro mil ‘civiles’ que fueron tomados por la Cardenal Najjar antes de la ‘Gran Batalla’.

El bajo número de la casta inferior era normal cuando uno pensaba en como los goblins se movían… Usando a la casta inferior como avanzadilla o carne de cañón.

“De los quinientos soldados que habían quedado antes. Durante el asalto al portal fueron asesinados cien y dos rangos S.” Informó la Cardenal Najjar y dándole una mirada a Aurora, preguntó. “¿Qué piensas que debemos hacer con Zrag y aquellos que actuaron de esta manera?”

Aurora recibió la mirada de la Cardenal Najjar de forma directa, pero luego le dio un vistazo a la Cardenal Brousseau, sin saber la razón de la pregunta.

Esta última se encogió de hombros y le dio una sonrisa, lo que hizo que Aurora pensara en la respuesta.

“Ellos hicieron esto para reducir problema de conflicto entre nuestras gentes, pero eso no significa que sea perdonados. Ellos deben seguir las leyes humanas para ser aceptados y eso significa que tales actos deben ser castigados.” Respondió Aurora tras pensarlo y encogiéndose de hombros, agregó. “Ellos ya lo deben haber esperado, en mi caso recomendaría trabajo voluntario usando su fuerza para mostrarse al mundo.”

Estos días, ella se había estado informando de todo lo que había sucedido durante su ausencia tratando de ponerse al día con los diferentes sucesos.

Había escuchado parte de la información que ahora le revelaban y cuando uno pensaba sobre la situación y la causa final del matar a sus compañeros, esa era la respuesta a la que había llegado.

Los humanos estaban ‘protegiendo’ a los goblins, así que no podían asesinar a quienes protegían o castigarlos con la idea de prevenir crímenes, al menos no hasta que fueran en contra de las reglas ‘humanas’.

Era por eso que el líder goblin tomó el trabajo en sus manos y solucionó el problema, entendiendo que cargaría con la culpa de sus acciones.

Desde que entraron y aceptaron cooperar con los humanos significaba seguir sus reglas, no solo era por la simple acción de ‘obedecer’, era para tratar de mostrar que se podía cooperar con ellos.

Acatar las reglas y aceptar la moral humana siguiendo las leyes, era la mejor forma para dar una sensación de asimilación.

De esta forma se evitaba que las personas que deseaban la exterminación usaran el salvajismo y el peligro en su contra, tratando de presionar a la iglesia.

Zrag solucionó el problema interno de su gente, pero a nivel exterior hizo parecer como si los goblins eran criaturas que se mataban entre ellas y solo pensaban en sus propios intereses.

Incluso en momentos complicados como lo fue la captura del portal abismal y el cierre a la grieta.

“Zerzura tiene demasiadas mazmorras naturales y aparecen con frecuencia mazmorras temporales, no representan un gran peligro y es un buen medio para hacerse conocer entre la gente, para demostrar que son igual que ellos… Igual que antiguos refugiados.” Afirmó la Cardenal Brousseau, estando de acuerdo con su punto de vista.

Por su parte la Cardenal Najjar le dio una sonrisa, logrando que la expresión de Aurora temblara ante la mirada de tal individuo.

La había conocido años antes, pero en ese momento usaba una máscara al actuar como ‘heroína’.

Sin embargo, ahora esa mujer generó un sentimiento de cercanía antes de seguir caminando.

Aurora dejó de pensar demasiado, la verdad era que se había ocultado durante un tiempo y si bien no había aparecido durante bastantes años, algunos conocían esa parte de su pasado.

En cuanto a los goblins, Aurora no negó que la decisión de Zrag fue bastante audaz y a la vez útil.

Ahora entre los goblins con fuerza quedaban aquellos que eran más leales o entendían sobre lo que estaba sucediendo.

Lo que faltaba solucionar era la animosidad que algunos pocos guardaban, pero todo eso se debía realizar una vez que se mudaran.

El otro punto más importante era asimilar su cultura y valores a una educación moderna de enseñanza.

Priorizando la futura cooperación entre los goblins y humanos sin que ellos abandonen parte de su cultura general.

Era cierto que parte de su cultura y valores tendría conflicto con lo que los humanos apoyaban, pero lo que se buscaba era que se adaptaran y era por eso que algunas cosas debían ser cambiadas.

Tal vez no era el mejor método, pero lo que se buscaba era la coexistencia de ambas razas en un contexto en donde parte de la humanidad los deseaba exterminar.

Otras de las acciones que debía hacer era registrar su historia y la de su mundo para que se les sea enseñado en el futuro a la siguiente generación.

En esta guerra contra los goblins al final se demostró que no había un lado ‘bueno’ u otro ‘malo’, simplemente fueron dos razas que no se lograron entender por diferentes razones y entraron en conflicto.

Solo cooperando cuando un mayor peligro se presentó.

Aurora escuchó los planes y proyectos que se buscaba realizar, pero no participó en su totalidad.

Tras un momento cuando fue invitada a conocer a los líderes goblins, se retiró de inmediato, rechazando la invitación.

Caminando de vuelta a la entrada pudo notar a ambos las dos del camino carpas y los goblins que se encontraban en el lugar.

Pudo ver a bastantes infantes goblins jugueteando sin el salvajismo del que los jugadores hablaban.

Algunas de las madres que estaban presentes cuidado a sus hijos, asintieron cuando la miraron.

No era porque la conocieron, simplemente parecían asentir a gran parte de los humanos que los sacaron de la desnutrición y de lo que se podría considerar su perdición.

La expresión de Aurora se congeló durante un breve momento y luego continuó.

No sintió nada al ver a la gente a salvo… No, estaba mintiendo, si sentía algo.

No era gratitud o felicidad por verlos a salvo, era la dura realidad de que para llegar a este punto tuvo que asesinar a muchos de ellos.

Algunas podían ser los padres, familiares o conocidos de aquellos que estaban aquí y tal vez sin saberlo, ellos agradecían al asesino de un familiar.

Aurora respiró hondo.

Era por esa razón tan contradictoria por la cual ella misma sabía que no era una heroína.

Solo era una persona haciendo lo que creía correcto y cargando con cualquier consecuencia como ahora, cuando continúo caminando sin mirar hacia atrás.

******

Alice observó los mensajes que le estaban llegando.

No sabía cómo, pero algunos medios habían conseguido su número y ahora le estaban pidiendo una entrevista.

La razón no era porque asesinó a Marius a sangre fría, era debido a que todos la conocían como una estudiante de la Academia de Héroes.

Precisamente su título de ‘glotona’ que se hizo reconocido durante el torneo internacional estaba haciendo efecto y muchos se preguntaban porque una estudiante había estado participando en este evento.

Aurora también era una estudiante, pero como no participó en el torneo internacional no obtuvo ‘fama’ y muy pocos la conocían.

Leyendo tales mensajes, ella los rechazó a todos.

No le importaban esas cosas y no deseaba hacer una entrevista aburrida en la cual no ganaba nada.

Cuando terminó de rechazar a todos y dejar a muchos sin responder, leyó el informe de Liam que le acababa de llegar.

La situación en el gremio ‘Los Custodios’ se había vuelto difícil.

Se encontraban una pésima posición desde que sus antiguos líderes habían participado en la expedición y a pesar de que Marius logró estabilizar el gremio cuando tomó el mando, ahora volvieron a estar en una situación compleja.

Que no hubieran caído ante sus rivales que buscaban derribarlo y ante el gobierno que trataba de eliminarlo, era la prueba de que como gremio tenía una fuerte base y fue poderoso.

Ellos habían leído los informes de lo que sucedió dentro del portal abismal y si bien no buscaban acusarla por el asesinato de Marius, deseaban mover todas sus fechorías a él.

Un muerto no podía defenderse.

Desafortunadamente parte de su plan era revelar que ella lo asesinó para volver mediático la situación antes de que salgan las fechorías de Marius.

El problema era que no iban a dejar una buena imagen para ella, debido a que la tratarían como una asesina de sangre fría, buscando desviar parte de la atención futura.

Alice comió unas papitas con una sonrisa entretenida al leer el informe.

“¿Has leído el informe?”

En ese momento, Aurora entró a la sala y preguntó con curiosidad.

“Estoy terminando.” Respondió Alice ocultando su sonrisa y con un tono curioso, agrego. “Simple, pero efectivo.”

La idea que los nuevos líderes del gremio ‘Los Custodios’ no era defender a Marius, era empujar la atención de la opinión publica hacia ella y que no afectara al gremio.

La presión pública era una fuerza que había que tener en cuenta y era por eso que el gremio deseaba que otro llamara la atención, mientras que ellos trataban de solucionar sus problemas empujando sus fechorías a Marius en silencio.

Era simple, pero si nadie intervenía resultaría efectivo al menos en cuanto a opinión pública.

“¿Entonces como lo solucionamos?” Preguntó Aurora y dando una mirada pensante, declaró. “Liam se ha tomado un trabajo descubriendo parte de sus crímenes, si lo revelamos de repente y luego seguimos presionando, ellos no tendrán tiempo para molestarte.”

La mirada concentrada y pensante de su amiga, era muy entretenido de ver para Alice.

Tal vez le había tomado cierto gustó al inclinar la balanza usando los medios o Liam le había contagiado su forma de moverse, pero parecía aprender rápido sobre moverse en secreto moviendo los hilos.

La fuerza era sin duda un método efectivo, pero era por este medio más secreto por las cuales las personas se movieron antes del ‘Gran Cataclismo’ y la historia dejo en evidencia que era efectivo.

“No necesitas preocuparte, me encargaré por mi cuenta.” Respondió Alice y al recibir la mirada intrigada de su amiga, comentó. “Es mejor que quedes al margen, no quiero que empañes tú imagen.”

Su comentario estaba dirigido a que siempre podía haber errores y las cosas podían terminar mal.

En ese sentido, que solo ella fuera la afectada y no su amiga era la prioridad.

“No me importa tener una mala imagen. Además, los problemas lo debemos cargar ambas.” Dijo Aurora de forma directa y encogiéndose de hombros, agregó. “También participé, así que se puede decir que soy cómplice.”

¿Era un delito lo que cometieron?

Fue un asesinato a sangre fría y en cierta forma fue una venganza por mano propia.

Dejando de lado la moral, la situación y el contexto ante gran parte del público y de la ley, determinaba que lo que hicieron estuvo mal.

Claro, esta no era la primera vez que asesinaron a alguien por venganza o por algún objetivo en mente, pero esta vez era diferente.

“Si es necesario, es mejor que yo cargue con la mala reputación.” Respondió Alice dándole una mirada seria.

“¿Por qué?” Pregunto Aurora de forma inmediata.

Estaba claro que, si no recibía una respuesta lógica, no la dejaría actuar como deseara.

“Porque a diferencia de mí, tú te estás moviendo para algo más grande y estás tratando de ir más lejos. Aunque no te guste, la reputación es necesaria y diría que importante.” Explicó Alice logrando que la expresión de su amiga se volviera solemne, pero ella continuó. “Es por eso que no deseo meterte en problemas y más por mis acciones.”

Aurora se quedó en silencio.

Una cosa era decir que eliminó a un señor de la guerra o acabó con algunos lunáticos y otra situación muy diferente era decir que participó en un asesinato a sangre fría sin estar en una batalla.

Habría personas que las cuestionarían debido a que, si esperaba un poco más y entraban en el portal, Marius podría haber sido juzgado con todo el peso de la ley.

Tenían testigos y las pruebas estaban presentes, seguir las leyes de la sociedad sería lo más lógico.

Lo que ambas hicieron fue un asesinato premeditado, en el que esperaron hasta el final de la batalla y tras haber usado a Marius para sus fines.

Estaba claro como los ojos la mirarían y aunque las personas lo negaran, la reputación era importante.

Le daba reconocimiento ante otras personas y evitaba problemas, pero también ayudaba a su objetivo.

No era lo mismo que las personas conocieran a alguien por acabar a ‘señores de la guerra’, que eran conocidos por ser malvados, a asesinar a sangre fría por venganza.

Sin duda las personas pensarían que el primero se trataba de experiencia mientras que el segundo solo parecería alguien emocional que se dejaba llevar y no respetaba los valores ni leyes, siendo similar a los lunáticos de sangre fría.

La reputación ayudaría a su objetivo debido a que cuando necesitara ser conocida, era mejor que se la conocieran por sus buenas acciones en vez de por las malas.

“Sin embargo lo vale.” Respondió Aurora y con una expresión solemne, declaró. “Tú lo vales.”

Su expresión solemne dejaba en claro que no estaba bromeando y eso hizo sonreír a Alice.

“Gracias, pero esta vez yo me encargaré…” Dijo Alice y al ver que la mirada de su amiga seguía en ella, agregó. “O al menos ordenaré que otros se encarguen de mi problema.”

Aurora asintió en entendimiento con una sonrisa.

Su expresión cambio por completo ante sus últimas palabras, como si ahora tuviera más sentido y le fuera más fácil confiar en ella.

“Cualquier cosa puedo ayudar. Por cierto, ¿qué quieres cenar? Ahora estoy de humor.” Comentó Aurora escapando rápidamente al ver que Alice la miraba de forma extraña.

Tenía poca confianza a que ella se encargara de la tarea, pero era diferente si usaba a otros… Si, sin duda merecía ser mirada de forma rara.

Aun así, el cambio de tema fue interesante y Alice dio sus exigencias tratando de recompensar su falta de confianza.

Luego tras escuchar la aceptación, se dirigió a su habitación y activó algunas barreras.

Ambas se habían quedado en Rumania durante unos días, debido a que Aurora tenía trabajo y estaba pendiente de los goblins, pero también Alice sabía que su amiga estaba esperando un día en particular.

Claro, que estuvieran en Rumania también era el mejor método para prestar atención si alguien deseaba moverse en contra de ella usando el informe que se entregó.

Sin embargo, ese problema debía ser solucionado sin dejar futuras consecuencias.

Alice no se arrepintió de haber asesinado a Marius y lo volvería a hacer, todas las veces que fuera necesario.

Pero solo se arrepentía de no haber actuado antes y hacer que su amiga participara.

Sentándose en el sofá, ella usó su reloj holográfico para llamar a alguien y tan solo un breve momento después, fue atendida.

“Quiero que te encargues del gremio ‘Los Custodios’ y cubras lo que hice, evitando complicaciones futuras.” Ordenó Alice con un tono simple.

El anciano de cabello blanco canoso que estaba en la proyección puso una expresión seria al escuchar esa orden.

“Como usted ordene Su Excelencia.” Respondió James inclinándose con respeto.

Alice esta vez no lo corrigió.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.