Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

TG – Capítulo 271: En búsqueda de consejos.

Capítulo 271: En búsqueda de consejos.

Víctor se cruzó de brazos al observar la batalla.

En el campo de entrenamiento rodeado de soldados, se encontraba Nicole luchando contra un luchador de rango A.

Intercambiando golpes poderosos sin detenerse, quien tenía la mayor ventaja era Nicole debido a su ‘armadura’ que condensaba una defensa extra con su aura de combate.

Agregando su fuerza, velocidad y control de su aura de combate que había mejorado por su elixir, ella era fuerte.

Defensa y ataque esa jovencita que parecía no estar adquiriendo musculatura estaba enfrentándose a un hombre del ejército que era corpulento.

“¡HA!”

Víctor hizo una señal a otro soldado y un lancero de rango A atacó dirigiendo su lanza a la espalda de Nicole.

Si fuera antes, esa joven luchadora seguramente contorsionaría su cuerpo siguiendo el estilo de la persona que le había enseñado, pero ahora solo golpeó su puño contra el luchador para alejarlo y recibió la lanza.

“…”

La lanza de madera rodeada del aura se deslizó de la espalda de la joven desviándose de su destino gracias a que la ‘armadura’ de Nicole se formó para evitar el ataque.

Su control estaba en el punto que le permitía priorizar su defensa en determinadas áreas e incluso ahora era posible desviar ataques físicos.

*BOOM*

Dando un giro completo, Nicole lanzó una patada golpeando directamente el rostro del lancero quien fue enviado a volar.

Se había equivocado si creían que esa jovencita era débil.

A pesar de que no estaba en el rango S, esa joven en el simple rango A había despertado cierta capacidad única con su aura de combate que era casi imposible de imitar.

Tal solo ese hecho se dejaba ver el potencial futuro que tenía, pero eso era cuando se hablaba de potencial y ella tenía algo más.

“¡Vamos!”

*BOOM*

Con un grito lleno de espíritu de batalla, ella avanzó contra el luchador lanzando un puñetazo que chocó contra el puño de su oponente, pero la diferencia fue clara.

El oponente voló en al aire debido al poderoso estallido de fuerza de esa jovencita y la expresión distorsionada del soldado solo mostraba lo doloroso que había sido.

Esa era otra capacidad de esa jovencita… El ‘estallido de fuerza’, aun así, no era a lo que Víctor se refería.

“Ugh…”

El lancero atacó por su espalda y Nicole volvió a recibir el corte, pero el gemido no salió de ella, sino que de su oponente.

Esa jovencita había esquivado lo suficiente para no salir gravemente herida y esa pequeña herida, fue el pago que tuvo que hacer para golpear al lancero.

Había agarrado la lanza de ese soldado y la había tirado hacia ella para darle un golpe directo a su oponente, que dejo salir un gemido de dolor.

“…”

Entonces cuando sus oponentes se alejaron, ella sonrió.

No era esa sonrisa tímida que de vez en cuando daba, era una sonrisa que venía de lo profundo de su interior… Había llegado a amar su forma de luchar.

Sin embargo, también tenía la ferocidad de una luchadora que no se inmutaba por el dolor, los golpes y se seguía levantando.

Era ese espíritu que hizo que Víctor la tomara para enseñarle personalmente, era esa la razón por la cual no podía aburrirse de ayudarla a pesar de que podía dejar que se fuera hace tiempo.

Dando una sonrisa entretenida, Víctor agitó su mano señalando a que un capitán avanzara.

A diferencia de esos soldados, ese capitán era más experimentado y era un psiónico.

“¡Es suficiente!” Gritó el psiónico liberando un ataque mental.

“¡Ugh!”

Nicole rápidamente hizo que su armadura de aura de combate se volviera corpórea rodeando su cuerpo, pero el ataque mental fue lo suficiente poderoso como para que atravesara su defensa.

Aun así, logró resistir los mayores efectos de ese ataque mental y recibió el puñetazo del luchador.

Si cuando era un rango B podía enfrentarse a dos enemigos de su mismo rango, ahora ella necesitaba enfrentarse aún más enemigos… Y más cuando era él quien la entrenaba.

“Cada vez que veas que tiene la ventaja envía otro soldado. Cuando sea derrotada, ayúdala a recuperarse y que se repita el entrenamiento.” Ordenó Víctor al capitán que estaba con sus soldados.

Este campo de entrenamiento era de los militares del Imperio Sudamericano y ahora había traído a Nicole para que se enfrentara a toda clase de enemigos entrenados y experimentados.

Esos soldados lo eran, ya que desde que se había convertido en ‘Emperador’ priorizo a los militares que eran ‘leales’ a sus designios.

Su entrenamiento era riguroso y debido a la situación de Sudamérica fueron usados para enfrentarse a criaturas, bestias o nidos de monstruos.

Tras recibir el asentimiento del capitán, Víctor se alejó del área de entrenamiento dejando a Nicole atrás.

Esa jovencita era excelente, hábil, talentosa y con el espíritu de un luchador, pero era joven.

La juventud ocasionaba que su experiencia fuera demasiado baja cuando se la comparaba con otros de su mismo rango.

Aun así, tal defecto podía ser solucionado si se la metía a un campo de entrenamiento con decenas de soldados para que sea golpeada duramente.

Solo a través de los golpes y el dolor sabría cómo esquivar el golpe siguiente.

Lo destacable era que había elegido un pelotón que lo obedecía por completo y a pesar de que la considerarían ‘su estudiante’, en realidad le darían una paliza tal como había ordenado.

Cuando salió del área de entrenamiento su secretaria apareció al frente de él como si siempre lo estuviera esperando.

“¿Vienes de ver a Érica Reynolds?” Dudó Víctor al mirarla con curiosidad.

“Más que nada verificando la ciudad de hielo, pero seguí su consejo y le ordené a Gliss que le diera una mano.” Respondió Ersin y dándole una pequeña sonrisa, agregó. “Pero fue innecesario. Gliss ya está interesado en ella.”

Víctor al escuchar tales palabras solo asintió de forma indiferente.

“No entiendo, porque está interesado en ella. ¿Me lo puede explicar Su Majestad?” Preguntó Ersin al ver que no decía mucho y con curiosidad, precisó. “¿Es por las allegadas de su conocido?”

¿Cuál era la razón para apoyar a Nicole? Le agradaba como luchadora no había duda de ello y su potencial era interesante a sus ojos.

Los intereses de entrenar a una jovencita que se podía volver un alto rango eran tentadores y más el agradecimiento a futuro, pero la verdad que tales cosas no le importaban.

Si en el futuro tal jovencita se volvía extremadamente fuerte y venía contra él por cualquier razón, a Víctor le encantaría tener una batalla de alto nivel.

Sin embargo, era diferente con esa maga de hielo.

No había ganancias, ya que quien tendría el agradecimiento, seria Gliss quien oficialmente no estaba a su mando y era independiente.

“Sí, puedes tomarlo como eso. Aurora y Alice son demasiado cerradas, así que la forma que puedo acercarme son muy pocas. Este solo es uno de los tantos caminos.” Respondió Víctor con una media sonrisa.

Esa era parte de la verdad, pero no toda completamente.

Aun así, era lo suficiente por ahora.

Ersin no pidió más explicaciones y asintiendo agitó su mano logrando que los alrededores se distorsionaran.

Al momento siguiente estaban en el pasillo de un gran palacio y Víctor mirando la hora, solo se dirigió a su destino.

“Antes de su reunión, me gustaría informarle sobre el plan de arrancar las raíces.” Informó Ersin y sin esperar que él hablara, siguió. “Las mafias ya se han asentado en la República de África Occidental, pero debido a la situación con la Reina del Norte se han dividido y se están enfrentando.”

Víctor la miró curioso mientras caminaba a su lado.

“Si bien el enfrentamiento todavía no ha sido directo, han estado llevando planes ilegales de todo tipo en la región africana. Todo con el objetivo de ganar dinero, una vez que logren su objetivo, es posible que el enfrentamiento comience.” Explicó Ersin con seriedad.

“¿Qué tal ilegal?” Dudó Víctor con curiosidad.

Había bastantes cosas ilegales que hicieron las mafias en América, así que había bastantes acciones que entraban en ese término.

“Una parte de ellos llevan actos muy ilegales…” Respondió Ersin y solo proyectó un informe logrando que Víctor se detuviera.

La venta de drogas era lo mínimo que hicieron… Víctor solo asintió al leer.

No pasaba en su región y sinceramente no le importaba lo que hacían.

Estaba claro que ellos estaban desesperados tratando de ganar dinero y volverse a levantar, lo que iba a ser un problema para él… O al menos, un problema que deseaba evitar por más pequeño que fuera.

“Prepara un equipo para enviarlo. Quiero eliminarlos por completo.” Ordenó Víctor con seriedad.

Lo agradable de ese continente, era que resultaba fácil moverse contra la mayoría en secreto y si lo llegaban a descubrir, no era como si algo mayor sucediera.

Solo Zerzura, el Reino de Madagascar, Marruecos y Sudáfrica tenía cierto prestigio a nivel internacional como para criticar de forma diplomática.

La mafia no era un problema grave, pero él ya había asesinado a muchos de ellos y era posible que bastante de los sobrevivientes tuvieran rencor en su contra.

Así que la mejor solución era ‘eliminarlos’ a todos por completo… Claro, también obtenía ganancias.

Ersin solo asintiendo entendiendo lo que iba a hacer y entonces, ambos entraron a una agradable sala de reuniones.

El lugar estaba completamente vacío, pero Víctor solo activó un cristal de comunicación de gran calidad y este extendió una onda que cubrió el lugar.

Una fuerte barrera que evitaba cualquier tipo de detección y de alta seguridad que incluso los poderosos de su nivel tendrían dificultades de intervenir y espiar.

Ersin solo se ocultó usando magia haciendo parecer como si estuviera solo y Víctor contactó con la persona que se reuniría.

Una figura empezó a ser revelada como si hubiera estado presente en esta misma sala.

Llevando una túnica de mago elegante, su expresión y su figura sin duda se ganaría los corazones de los espectadores.

“Cécile espero que hayas estado bien.” Saludó Víctor con una sonrisa muy cordial y al ver que los ojos de esa maga brillaban con energía mágica, él comentó. “Parece que has progresado bastante.”

“Así es, gracias a usted estoy cada vez más cerca de mi meta.” Respondió Cécile tras un saludo común.

Víctor se rio suavemente y le señaló para que se sentara en la silla al frente de la mesa.

“Escuche que has sido seleccionada para participar en la siguiente expedición hacia los portales abismales. No sé si felicitarte o compadecerte.” Bromeó Víctor con su sonrisa.

Lamentablemente su broma hizo que la expresión de la mujer se arrugara de forma ligera.

Estaba desconcertada, ya que ella se había enterado hace poco tiempo y por eso había pedido la reunión… Además, de que todo era extremadamente confidencial debido a que no se había oficializado.

Víctor con una sola mirada pudo entender sus pensamientos.

“Así es… A pesar de que tengo confianza en mí fuerza personal, he pedido una reunión para ver si es posible que usted me diera unos consejos.” Pidió Cécile volviendo a su expresión seria.

No, no había venido a pedir unos ‘consejos’, había venido a pedir algo más.

Es más, eso no trataba de ayuda, seguramente estaba tratando de averiguar sobre él y su ‘grupo de amigos’, queriendo sacar toda la información posible.

Las notas que había recibido están dando resultado y eso daba cierta ansiedad a su propio futuro y más cuando las conexiones parecían turbias.

“Todavía no eres miembro de nuestro grupo de amigos, no hay mucha ayuda que podamos ofrecerte.” Respondió Víctor con una sonrisa y al ver el ligero fruncir de ceño, comentó. “No somos esa clase de grupo de amigos que comparten creencia.”

No somos una secta o culto religioso… Eso era lo que trataba de decir con sus palabras.

Estaba por entrar a un portal abismal y si algo ocurría los únicos que eran posibles ayudarla eran existencia ‘superiores’.

Ahora ella había venido tratando de ver si su grupo de amigos era algún culto de religioso que adoraba algún tipo de dios para llevar a cabo sus objetivos.

Tales individuos existían, pero en este caso era diferente.

“Sin embargo, puedo ayudarte a dar ese empujón que necesitas con algunas notas que seguramente estarás interesada.” Comentó Víctor y con una sonrisa amigable, agregó. “Siempre es bueno ayudar a una nueva futura amiga.”

No estaba mintiendo sobre que deseaba que se uniera, pero tenían requerimientos para entrar en su selecto ‘grupo de amigos’.

Sin embargo, estaba mintiendo sobre las notas.

“Claro, tales notas no serán de ‘esa’ persona, pero te ayudarán a completar tu meta.” Añadió Víctor y como si lo recordara, precisó. “Por supuesto me gustaría saber sobre los portales abismales.”

Tenía un palacio altamente apreciado y no había duda de que en su biblioteca tenía toda clase de grimorios que ayudarían a una invocadora de su tipo.

La antigua dueña de tal palacio era una dragona que le gustaba guardar muchas cosas en ese lugar y era normal que tuviera todo tipo de tesoros que incluso serian valiosos para magos de Terra nova.

Tal vez no sean tan valiosas como las notas que antes le había dado, pero sin duda lograría atraer a algunas miradas codiciosas y ahora era suficiente para ella.

La mirada de Cécile se volvió seria.

Había venido para tratar de sacar algo de información, pero lentamente se le estaba ofreciendo más ventajas y estaba siendo atraída completamente.

Estar cerca de completar su meta no era lo mismo que haberla completado y más cuando la meta era alcanzar el rango SS.

¿Podía negarse?

No, nadie en su sano juicio se negaría ser atraídos por el poder.

“Tal vez cuando vuelvas, puedes unirte a nuestro grupo. Todo depende de ti.” Señaló Víctor riéndose entretenido.

Añadir un miembro a su grupo de amigos era agradable, pero no importante.

Todo se trataba de saber en dónde invertir.

“Una vez que se elijan a los seleccionados, la expedición entrara en el portal a fin de mes.” Dijo Cécile y dando un suspiro, murmuró. “Se espera que sea un grupo lo suficiente fuerte como para sobrevivir del otro lado. Solo cuando se tome el portal, se enviará otros grupos.”

Un plan sensato.

El primer grupo necesitaba ser bastante fuerte como para enfrentarse a lo que fuera que estuviera del otro lado.

Si bien se retrasó un poco la entrada, lo que se trataba era preparar a la gente correcta.

Víctor solo sonrió al ver que Cécile empezaba a hablar.

Tal vez estos temas sean confidenciales, pero esto era lo que hacían en su grupo de amigos, hablar de temas para ‘apoyar’ al otro.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.