Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

TG – Capítulo 274: Investigación.

Capítulo 274: Investigación.

En una sala de reuniones, Liam proyectó varios informes de su red de información.

“Hemos investigado los desaparecidos y el número es mayor del que habíamos esperado. Los causantes permanecen como desconocidos debido a la baja fuerza de nuestra red de información en el área, que no nos permite averiguar más. Aun así, hemos logrado descubrir varias cosas.” Informó Liam y entonces comenzó su explicación.

La red de información en Duala en donde estaba sucediendo estas desapariciones era débil y eso significaba que no podrían llevar a cabo una investigación más profunda.

El presupuesto que se le había dado fue para cubrir bastantes redes en toda áfrica y ya era notable que llegara a una ciudad, así que nadie lo juzgó y le prestaron atención a la información.

Si bien no se descubrió quienes eran el que causaba tales desapariciones, se llegó a ver que eran humanos y no se trataba de bestias mágicas como los rumores decían.

Una organización o grupo de personas raptaban y secuestraban personas del lugar.

Sus objetivos eran aquellos que no ‘importaban’, aldeanos de los alrededores, vagabundos y personas en circunstancias difíciles y empobrecidos.

El dirigente de la Ciudad Duala era un rango S y si bien ellos no tenían mala relación con él, tal individuo solo ‘gobernaba’ y ‘cobraba impuestos’ dedicándose a la protección de la ciudad.

Tal cosa significaba que no le importarían las desapariciones de personas insignificantes que podían desaparecer por diversas causas.

Las circunstancias de los desaparecidos eran múltiples, algunos desaparecieron cuando fueron a su trabajo, para nunca volver a ser vistos y otros cayeron por promesas falsas.

Este último fue lo que logró delatarlos y revelar que quien llevaba tales actos eran humanos.

Si bien la persona en cuestión se pudo librar, las investigaciones posteriores y seguimiento al sospechoso dejaron ver que no era la primera vez que lo hacían.

A pesar de que a Aurora le disgustaba, tales situaciones eran frecuentes en este gran continente y la mayoría era difícil de evitar, debido a la carencia de autoridades.

Era por eso que ahora se planeó moverse.

“Sus capacidades de ocultación son altas, sus formas de moverse sigilosa y se prevé algún nivel de fuerza decente.” Informó Liam con seriedad.

No importa cuánto intentaran ocultarse, cuando el número de personas desaparecidas aumentaba, llegaría a un punto de que sería imposible de ocultar.

El análisis de Liam fue dado siguiendo esas pequeñas piezas que su red de información logró descubrir.

“Ya estamos investigando a los recién llegados, gremios, grupos de mercenarios, héroes y milicianos. El Señor de la Guerra está más atentó a gobernar la zona y actualmente su atención se encuentra en las bestias mágicas y sus asuntos internos.” Agregó Liam con calma.

Había señores de la guerra gobernando sus propias zonas y ciudades, tal evento era normal en el lado oeste de áfrica.

No se podía eliminar a todos los señores de la guerra debido a que ellos en cierta forma mantenían un equilibrio en la zona.

Zerzura podía traer inmigrantes del exterior y los invitaba para recibirlo de brazos abiertos, pero no podían expandirse y hacerse cargo de otras ciudades en áreas lejanas.

Era por eso que, en vez de gobernar Kenia, apoyaron al Señor de la Guerra de Mombasa para que levantara un país.

Mientras esas personas se atuvieran a sus reglas, ellos harían la vista gorda sobre algunos temas que podían pasarse por alto.

Nadie dijo nada sobre la actuación de este señor de la guerra.

La Ciudad Duala estaba cerca del bosque mágico y si bien los recursos que podían ganarse eran enormes, que tuvieran de vecinos a bestias mágicas era un problema enorme y más cuando estas se podían enojar.

“Las bestias mágicas que están a cargo de la defensa oeste durante este tiempo son los ‘Goliathus’. Es por eso que las tensiones cada vez son más altas.” Informó el Coronel Makeba.

Él había venido en representación del ejército cuando se enteraron de la futura misión que su grupo estaba por llevar.

La otra persona presente era la Sumo Sacerdotisa Xaali que había estado en silencio escuchando.

La expresión de Aurora se volvió ligeramente seria al escuchar tal información.

Ellos estaban aliados con la Reina del Bosque y gran parte del bosque mágico, eso significaba que compartían bastante información con varias bestias mágicas y hasta cooperaban.

Si ellos necesitaban ayuda para limpiar una mazmorra, eliminar un grupo de bestias mágicas agresivas, o necesitaban algún equipamiento Zerzura lo proveía.

La mayor relación la tenían con la Empresa Apicius debido a los negocios sobre plantas, frutas o materiales mágicos que se podían conseguir en el bosque y lo proporcionaban las bestias a cambio de muchas cosas.

Sin embargo, entre todas las bestias mágicas con inteligencia y que se podían considerar como ‘tribus’ entre ellas, los ‘Goliathus’ eran uno de los más problemáticos.

Ese insecto mágico tenía una alta inteligencia y su ventaja estaba centrada en la defensa, con una gran afinidad a la magia de tierra.

Tales criaturas eran bastante agresivas contra los humanos debido a que ellos fueron cazados con énfasis a causa de sus caparazones que podían transformarse en excelentes protecciones.

Escudos o armaduras obtenían una gran defensa cuando eran creados por el cuerpo de esas bestias mágicas.

Era normal que ellos se volvieran agresivos con los humanos y más cuando se consideraba su rencor.

Claro, ellos eran parte del ‘bosque mágico’ y estaban bajo la ‘Reina del Bosque’ era por eso que se dedicaban a su protección.

Además, entre ellos se decía que había un rango SS.

“Aun así, necesitamos cooperar con ellos.” Dijo Aurora y frotándose su sien, señaló. “La cooperación es vital para detener a los cazadores de bestias mágicas y si es posible, también debemos ayudarlos a hacer otras tareas. Necesitamos acércanos con nuestros aliados.”

Eran aliados y para afianzar esa alianza se necesitaba cooperar para alcanzar sus objetivos en común.

Si bien las relaciones dependían de las diferentes bestias mágicas, era normal que se buscara aumentar su entendimiento y la mejor forma era prestando apoyo para tareas que ellos no podían cumplir o tenían dificultades.

“Entonces, ¿esta misión será oficial?” Dudó la Sumo Sacerdotisa Xaali.

“Sí. Daremos apoyo a nuestros aliados y de esta manera nos permitirá eliminar a los cazadores en caso de necesidad. En cuanto a los desaparecidos siempre hay maneras de intervenir al ir como ‘Zerzura’.” Respondió Aurora tras pensarlo.

En este momento era difícil no moverse de forma ‘oficial’ debido a que el título de ‘Protectora de Zerzura’ estaba atado a la misma ciudad y cada paso que daba era como un movimiento de la ciudad.

Y si bien no le gustaba su título, no podía negar que las ventajas en la diplomacia eran altas, aunque las limitaciones también estaban presentes.

“Organizaremos a los que asistirán. Sumo Sacerdotisa Xaali esperó que nos acompañe, necesitamos de alguien centrado en la criminología para encontrar a los responsables de los desaparecidos e incluso usarla en otras áreas.” Dijo Aurora y al ver que la sacerdotisa asentía, miró al Coronel Makeba y dudó. “En cuanto a tu propuesta…”

Se quedó en silencio.

Ella le había pedido que la Sumo Sacerdotisa Xaali asistiera e iba a resultar muy útil en caso de encontrarse con algunos problemas.

Su tasa de respuesta con su dios era altísima, lo que significaba que esa sacerdotisa podía pedir prestado los poderes de su dios en un grado bastante mayor.

Ver el pasado le permitiría encontrar a los culpables en caso de que la red de información de Liam no fuera eficaz.

Sin embargo, el asunto cambiaba con respecto al Coronel Makeba.

Él había asistido al escuchar que estaba preparando una misión por un objetivo aparte.

“Entiendo que la circunstancia de la misión y el desenlace posible, aun así, es necesario nutrir a aquellos que tienen potencial y relacionarlo con las autoridades al mando, para demostrar la unidad de la Ciudad Zerzura.” Expresó el Coronel Makeba.

Era un claro discurso preparado de antemano.

La dificultad de la misión era incierta.

Dependiendo de los cazadores de bestias mágicas y como ellos se movían, sería la forma que ella respondería.

Era posible que terminara en una batalla campal en donde sería difícil tratar de solo reprimir y capturar, lo que hizo que la posibilidad de asesinar fuera alta.

Sin embargo, para los desaparecidos se trataba de otro asunto y la posibilidad de que la situación terminara en un evento sangriento era elevado.

Después de todo, los causantes podían ser esclavistas, sectas o cultos demoniacos que buscaban material de sacrificio.

El Coronel Makeba con su discurso sorteó ese tema y dio su objetivo al participar hoy.

Él había pedido que un grupo de soldados lo acompañara y entre ellos estaban los novatos que tenían mayor potencial y que estaban siendo nutridos para que sirvieran a Zerzura.

No había pasado mucho tiempo desde que la Ciudad Zerzura se fundó, pero tenían un alto sentido de unidad debido a las dificultades que habían pasado, era por eso que bastante jóvenes se inscribían en el ejército.

Agregando que los inmigrantes seguían llegando debido a las diferentes misiones que se llevaban a cabo para traerlos, era común que talentos llegaran.

Pero que vinieran a ella era lo que resultaba complicado, ya que muchos de tales individuos no la conocían y cuando se combinaba con que tenían una edad similar, entonces se volvía tedioso.

No era su fuerte cuidar jóvenes y más cuando desconocía su carácter por completo, era por eso que, a sus antiguos estudiantes de la academia de héroes, lo eligió personalmente.

“También es una buena manera para mostrar a los más jóvenes como se mueve Zerzura y quienes trabajan en silencio.” Agregó la Sumo Sacerdotisa Xaali estando de acuerdo y dando una mirada, declaró. “Si me lo permite, me gustaría traer a aprendices talentosos.”

Por lo general, ella era seria y silenciosa siendo bastante estricta y tampoco era de pedir demasiado, así que ahora Aurora solo pudo suspirar.

“Entiendo, lo permitiré. Sin embargo, solo cumplirán algunas misiones y dependiendo de las circunstancias, no participarán por completo.” Respondió Aurora y tras pensarlo, agregó. “Si el grupo es grande, esperó que envíen a alguien conocido como líder.”

Había pensado en moverse solo ella, su amiga y la Sumo Sacerdotisa Xaali dejando a Liam de apoyo, pero ahora su plan cambio por completo.

Entendía que nutrir nuevos talentos era importante para Zerzura, ya que era posible que uno de ellos lograra convertirse en un rango S y servir de apoyo.

En cuanto a si llegaban a convertirse en alguien aún más fuerte en el futuro, sería genial, ya que Zerzura tendría otro pilar y ya no solo el General McLean cargaría con ser el único rango SS.

“La fecha ha sido seleccionada, pero antes de eso necesitamos ver que otra forma podemos ayudar cuando nos movamos.” Agregó Aurora con seriedad.

Deseaba partir en febrero si es que nada ocurría para adelantar su viaje.

Faltaba bastante poco para que llegara ese momento y eso significaba que la expedición a los portales abismales estaba por partir.

Mientras esperaba los resultados o informes de ese lugar, ella no deseaba estar sin hacer nada, así que esta era la mejor forma para ‘distraerse’.

Moviéndose para hacer algo útil.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.