Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

TG – Capítulo 279: Búsqueda.

Capítulo 279: Búsqueda

Érica Observó un pequeño frasco en su habitación.

Recién acababa de salir un enviado de parte de las autoridades imperiales, quien le había dejado su elixir.

Sin embargo, este elixir fue muy diferente a los dados a otros estudiantes, debido a que ella intervino cuando ese anciano secuestró a una mujer y con Aurora fueron a ayudarla, durante el torneo internacional.

Ese día le dijeron que el Emperador le recompensaría y esta era la forma ‘extra’ de recompensa.

Un elixir muy diferente a los otros.

Dentro de ese pequeño frasco había un líquido plateado y como si fuera poco, también se podían ver pequeños copos de nieve que se movían por el interior.

Si le dijeran que el líquido era algún tipo de veneno, entonces muy seguramente lo creería… Esa sensación pegajosa que se notaba y que ese líquido se moviera lentamente no ayudaba en el tema visual.

Aunque los copos de nieve daban una sensación agradable.

La persona que le entregó este elixir no le dijo que se trataba, pero le comentó que lo sabría cuando lo bebiera.

No había demasiadas instrucciones solo necesitaba beberlo cuando estuviera en un lugar en calma.

Érica no negó su curiosidad y cerrando su habitación, levantando una barrera para no ser molestada se sentó en posición de meditación.

Entonces, abriendo la tapa, lo bebió de inmediato.

“…”

El líquido cayó por su garganta logrando que ella temblara debido a la sensación refrescante que se extendió por su cuerpo y cuando lo tragó por completo, lo disfrutó.

“Sabe a helado…” Murmuró con un fruncir de ceño al ver la botella vacía.

Estaba por estirarse para esperar y ver si hacia efecto, cuando su cuerpo tembló al sentir el frío y lentamente su visión se difuminó.

No había caído desmayada, pero su visión había cambiado como si estuviera en otra parte.

“¿Te has preguntado qué es lo que puede hacer la magia de hielo?”

Esa voz sonó en sus oídos como si en realidad alguien estuviera a su lado y en vez de ponerse nerviosa, Érica se calmó.

Su visión se estabilizó y sus alrededores empezaron a verse más realistas.

A lo lejos nubes blancas se extendían con torbellinos de hielo y ella se encontraba en la cima de una enorme montaña congelada.

Era una montaña de hielo y nieve, todo a su alrededor era blanco nieve.

“La magia de hielo es curiosa, ¿no lo crees? Sus posibilidades son bastante amplias.”

La voz volvió a sonar y Érica se giró… No, el cuerpo en donde se encontraba se giró hacia la voz, notando un anciano.

Era un anciano que llevaba una larga túnica que daba la sensación de ser algún tipo de mago antiguo.

¿Qué era lo que podía hacer la magia de hielo?

Tal pregunta llegó a su mente como si fuera otra persona la que estaba pensando.

Congelar el agua a un nivel de temperatura, congelar el aire, o el cuerpo humano… La respuesta típica apareció en su mente.

“No, algo más allá de lo evidente. Algo más profundo. ¿Qué más puede hacer la magia?” Preguntó el anciano como si supiera lo que pensaba y con una sonrisa abrió sus brazos.

Los alrededores empezaron a cambiar difuminándose.

“Puede congelar la vida.”

Tales palabras fueron dichas por el anciano y sus alrededores cambiaron a las de un ejército cuyos soldados estaban huyendo debido a una enorme onda de hielo que venía a lo lejos.

Furiosa e implacable, todo se congeló a su paso congelando la vida misma en un instante.

Solo se necesitó ser tocado por ese poderoso hechizo prohibido para que todo se congelara de forma implacable sin dejar nada con vida.

Ni siquiera las plantas o los insectos.

Los antiguos soldados quedaron como muñecos o estatuas de hielo totalmente fríos.

“También puedes ir más profundo y también imitar la vida.”

Su visión empezó a cambiar otra vez, el lugar era una enorme montaña creada de hielo puro el cual empezó a romperse y caerse.

No era por un temblor, era por las decenas de golem, muñecos y todo tipo de estatuas de hielo que empezaban a salir de la montaña.

Decenas, se convirtieron en cientos y los cientos en miles… Soldados de hielo de toda clase, algunos más fuertes que otros.

Tal brillante hechizo daba la sensación de haberle dado ‘vida’ al hielo para que tomaran forma en toda clase de soldados.

Hizo un ejército de hielo con un hechizo prohibido… Eso era lo que Érica estaba observando.

“¿Qué es lo que deseas congelar?” Preguntó el anciano con una mirada fría y dando una sonrisa, precisó. “Yo te enseñaré a congelar todo.”

Esa mirada tan ambiciosa y poderosa dejaba ver que el individuo que estaba frente a Érica, era un individuo extremadamente poderoso.

Tal vez una calamidad, pero no importa cuánto Érica deseara aceptar sus enseñanzas, su cuerpo se movió por los alrededores.

Su mirada pasó por el hielo en el cual se vio reflejada.

Estaba en el cuerpo… No, en los recuerdos de otra persona.

Quien apareció reflejada era una niña de cabello rubio y ojos celeste con unos rasgos que solo podrían ser descritos como excepcionales.

A pesar de que estaba en sus doce o trece años su mirada era tranquila como si lo que acababa de ver no fuera nada ante sus ojos.

“No me interesa lo suficiente como para convertirme en tu aprendiz.” Declaró la joven y mirando al anciano, agregó. “Pero aceptaré tu enseñanza.”

Palabras simples y respetuosas, pero aburridas y dominantes.

“Entiendo Su Alteza Rodwen.” Respondió el anciano y dando una mirada seria, comentó. “Tal vez puede encontrar alguien capaz de convertirse en su maestro entre los ‘jugadores’. Ellos vienen de un mundo curioso y en el Imperio Falion, se encuentra alguien que obtuvo el título de ‘Sabio’”

Érica quedo ligeramente aturdida ante tal revelación, pero el cuerpo en el que se encontraba dio una mirada al anciano.

“Su nombre es Karzhal.”

Por solo un momento Érica sintió curiosidad, al igual que la persona que controlaba el cuerpo y estaba escuchando.

Sin embargo, antes de que pudiera profundizar demasiado, su mente se llenó de conocimiento.

Y al instante se dio cuenta como lo había obtenido.

—Enseñanzas de Rodwen Falion para los futuros magos de hielo.

El conocimiento que le faltaba y estaba tratando de aprender, ahora mismo estaba siendo imprimido en su mente… Mientras diferentes imágenes pasaban por sus ojos.

Todos sus pensamientos fueron dejados de lado y ella se concentró en el elixir, que le estaba entregando una enseñanza que sin duda no era de este mundo.

******

Cithrel caminó por las calles de una de las mayores ciudades de los Estados Unidos.

Grandes edificios, calles abarrotadas y llena de personas desde visitantes hasta locales.

“Curioso, ¿no lo crees?” Preguntó Cithrel a su compañera y guardaespaldas, Venali.

En este momento estaban caminando tranquilamente mientras de vez en cuando recibía las miradas de algunos terrícolas.

Algunas miradas eran fascinadas seguramente por ser elfos, otras miradas eran lujuriosas e incluso algunas miradas intrigadas.

Toda clase de miradas, pero ella solo siguió caminando con elegancia.

“¿Qué?” Preguntó Venali con curiosidad sin entender su pregunta.

“Simple. Esta ciudad fue una de las más afectadas durante la guerra civil estadounidense, pero aquí esta como si nada.” Comentó Cithrel y observando los alrededores con calma, recordó lo que había leído y señaló. “La destrucción causada por los jugadores y terroristas fue aterradora.”

Los historiadores lo describían de ese modo y si uno miraba esos videos, la verdad era que no se confundían demasiado.

La guerra civil estadounidense fue realizada por jugadores y lunáticos, pero a diferencia de la guerra civil europea no fue metódica ni altamente preparada, solo fue una amalgama de diferentes empujes.

Supremacistas, extremistas, nacionalistas, lunáticos y jugadores que deseaban diferentes objetivos.

El más importante era no ser controlados por el gobierno cuando eran los usuarios de habilidades quienes eran los que tenían poder.

En ese momento los ‘despertar’ estaban siendo más habituales y el conocimiento de Terra nova estaba siendo aplicado con claridad.

Si bien eran los primeros años del ‘Gran Cataclismo’ resultaba notable como los humanos empezaban a cambiar una vez que empezaban a obtener poder.

“Algunos de los antiguos edificios de esta emblemática ciudad e incluso hogares comunes fueron derribados con bombas lanzadas por magia espacial. Hubo enfrentamientos del ejército con usuarios de habilidades subversivos por la calle y hubo muchos muertos.” Narró Cithrel con cierta curiosidad histórica.

Los terrícolas habían pasado por Terra nova y tenían conocimiento sobre la magia, lo que le permitió desarrollar la magia de forma más avanzada y usarla con mayor facilidad.

La magia espacial resultó la más usada en ese momento por terroristas quienes enviaban con su magia bomba a diferentes edificios tan solo para huir y hacerlo explotar.

Debido a que no fue algo metódico, la guerra fue caótica y eran usuarios de habilidades que pasaban por las calles demostrando su poder al mundo, soltando su locura y su naturaleza que fue potenciada durante Terra nova.

Dejar un mundo como Terra nova donde ellos podían hacer lo que desearan y luego venir a la tierra, obtener poder y ser limitado por el gobierno y las reglas, sin duda molestaría a cualquiera.

Tal evento hizo que muchos se cansaran y una vez que perdieron el temor a las armas normales, la situación se volvió fácil.

Quienes sufrieron las mayores consecuencias fueron los habitantes normales quienes solo podían ocultarse en sus hogares, esperando que no cayera un hechizo en su casa.

Tal evento llevó a que la antigua potencia se debilitara y priorizara sus asuntos internos ‘limpiando’ a todos aquellos que podían hacer caer a su nación.

Sin embargo, bastantes años han pasado de ese evento y en la actualidad la ciudad se había vuelto a levantar.

Sus nuevos edificios fueron diseñados para evitar peligros externos, protegerse contra monstruos y ataques, e incluso la seguridad se había adaptado a la magia.

Restricciones espaciales, de vuelo e incluso en algunas áreas restricciones de energía psiónica o mágica.

Entre los muertos hubo bajas por parte de autoridades importantes y entre ellas el objetivo que ahora mismo buscaba.

“Según los documentos desclasificados por el ‘Desconocido’. Frederick Crawford tenía dos hijas. En ese momento su hija mayor, tenía una rara enfermedad. Que era intratable e incurable en ese momento y los médicos decían que iba a morir joven. No lo hizo.” Narró Cithrel y deteniéndose en un edificio nuevo, señaló. “Aquí vivían con su esposa. Luego de que su hija mayor muriera, su esposa y su hija menor murieron en una explosión que destruyó el edificio por completo.”

El edificio era uno nuevo y estaba claro que todo rastro del antiguo edificio había desaparecido por completo hasta el punto de que parecía imposible rastrear a sus antiguos dueños.

Cithrel siguió caminando, sintiendo una mirada que la estaba siguiendo durante bastante tiempo.

—La persona que nos está siguiendo no es un experto, solo son personas normales. ¿Desea que lo detenga? —Preguntó Venali por magia mental.

Nadie se daría cuenta de que estaban hablando debido a que ambas siguieron caminando con calma por la vereda.

—No es necesario. Solo debe ser alguien contratado para seguirnos de forma superficial. Tal vez para averiguar cuanto sabemos hasta ahora. —Respondió Cithrel sin inmutarse.

Sin darle más importancia siguió caminando por la calle, avanzando por los diferentes edificios hasta que llego a un lugar que parecía un gran hospital privado.

“Los cuerpos de su esposa y su hija menor no fueron encontrados y fueron borrados… Hasta el punto de que daba la sensación de que habían desaparecido.” Contó Cithrel a su compañera.

Su mente estaba ordenando toda la información y solo hablaba para organizar sus pensamientos y sus hipótesis, junto a la mejor forma para moverse y lograr encontrar a su objetivo.

Observando el hospital privado que dejaba en claro que era un lugar para personas importantes y ricas, ella sonrió.

“En este lugar se encontraba su hija mayor antes de morir, era su residencia habitual debido a su enfermedad. Sin embargo, hay algo curioso.” Comentó Cithrel observando el hospital y al ver que Venali le daba una mirada intrigada, explicó. “Según el informe, la enfermedad que padecía la hija mayor, era una enfermedad mágica, que antes del ‘Gran Cataclismo’ fue considerada como ‘desconocida’ e ‘incurable’.”

Las enfermedades que antes podían ser ‘desconocidas’ en la actualidad tenían nombres y tratamientos.

Era normal cuando uno pensaba que de vez en cuando la barrera dimensional se debilitaba y a veces afectaba a las personas.

Agregando que algunas personas tenían ‘habilidades innatas’ era posible que también tuvieran enfermedades relacionadas con el cuerpo e incluso al alma que sin magia fueran imposibles de tratar y descifrar.

Este era el caso.

“La tasa de supervivencia para esa enfermedad era demasiado baja. Y los médicos dijeron que moriría bastante joven, pero en realidad fue lo contrario. Ella sobrevivió más de nueve años y murió luego de que ‘Terra nova’ se cerrara y comenzara el ‘Gran Cataclismo’. ¿No te parece curioso?” Dudó Cithrel con una sonrisa.

La enfermedad fue detectada alrededor del primer año de Terra nova, y los médicos revelaron que esa joven moriría a los meses e incluso semanas, pero no sucedió.

Vivió más de nueve años y solo murió tras el ‘Gran Cataclismo’.

“Era una enfermedad que solo era tratada con magia, pero ella siguió viviendo… Como si alguien la tratara.” Murmuró Venali entendiendo el punto principal.

Antes del ‘Gran Cataclismo’, antes de que la energía mágica entrara en este mundo y empezaran los ‘despertar’, una enfermedad mágica fue tratada.

Tal situación parecería sorprendente y no tendría importancia, si no fuera porque el padre de esa joven, en realidad era Frederick Crawford Secretario de Defensa de Estados Unidos.

Un hombre importante y poderoso con una gran autoridad.

“Usted está diciendo…” Susurró Venali cuando sus ojos se abrieron ante la realización.

“Sí. ¿Cómo sobrevivió esa joven con esa enfermedad supuestamente incurable por medios tecnológicos? Simple, alguien la trato con magia.” Respondió Cithrel y dando una gran sonrisa, preguntó. “¿Qué harías por tu hija?”

¿Qué haría un individuo normal por una persona amada?

“En mi caso, ayudar a un hombre para borrar toda su información personal y hacerlo desaparecer del mundo sería lo mínimo.” Dijo Cithrel con una sonrisa entretenida.

En ese momento el país en donde se encontraba tenía una gran autoridad y poder.

Hacer desaparecer a un hombre por completo era bastante simple.

Tal vez su hipótesis era demasiado improbable, después de todo era conocido que la energía mágica no podía ser usada antes del ‘Gran Cataclismo’.

La mayor razón era la baja densidad que hizo imposible que un terrícola ‘despertara’ o incluso la usara para sus hechizos.

Sin embargo, este mundo tenía sus asuntos extraños y ‘sobrenaturales’.

Que nombres de existencias de otro mundo llegaran a este, que algunas historias de leyenda aparecieran e incluso que hubiera mitos de toda clase, dejaba ver que tal vez algo de realidad había en ese asunto.

“Todos dicen que antes del ‘Gran Cataclismo’ era imposible usar magia… Y eso era normal debido a la poca densidad de energía mágica, pero la situación cambia cuando se trataba de ‘ese’ hombre.” Precisó Cithrel y dando una mirada seria, señaló. “Un invocador capaz de invocar calamidades. Es normal que uno piense que puede romper la barrera dimensional para permitirle usar la energía mágica.”

La posibilidad se hizo más evidente cuando uno pensaba en ese individuo.

Si en verdad se trataba de un hombre que podía luchar contra dioses y asesinarlos, pensar sobre usar energía mágica en este lado no era tan imposible… Y más si era cierto que hizo un trato con una existencia Primordial.

Su tía cuyo talento para la magia era extremadamente alto solo elegiría alguien digno para ser su maestro.

Ese hombre tan odiado en este mundo, fue quien se convirtió en su maestro.

“¿Va a entrar?” Preguntó Venali con curiosidad.

Ahora estaba afuera del hospital en donde la hija de Frederick Crawford residía cuando estaba enferma.

Esa joven había vivido hasta luego del ‘Gran Cataclismo’ hasta el mismo momento que ese hombre había desaparecido, en el momento al cual termino falleciendo.

Si alguien alguna vez trató la enfermedad y la mantuvo viva durante el tiempo de Terra nova significaba, que había venido a este lugar de forma habitual para tratar la enfermedad.

Y eso significaba que este era la primera pista para encontrar a ese hombre y con ello, el paradero de su tía.

“Por supuesto, necesitamos averiguar todo lo posible. ¿En cuanto a sí agito un avispero? Bueno, recién estoy comenzando y ellos sin duda tienen una gran experiencia.” Respondió Cithrel tratando de mantener su sonrisa.

Una gran experiencia y conocimiento que estaba muy adelantado a lo de ella actualmente.

Así que, si alguien deseaba acercarse para preguntarle sobre lo que sabía, ella lo recibiría con los brazos abiertos.

Después de todo, ella también tenía preguntas y tenía los medios para conseguir la respuesta.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.