<- Actualmente solo registrados A- A A+

TG – Capítulo 28: ¿No podemos cambiarlo?

“Entonces, ¿tiene que volver pronto jefa?”

Aurora escucho esa voz y entrecerró sus ojos por el calor, pero hizo lo que pudo para mirar a lo lejos.

El sol incesante junto el desierto devastador hizo que su visión se nublara ligeramente y que su cuerpo fuera afectado por el calor, incluso cuando su traje de combate tenía un efecto de regulación de temperatura.

“Si, solo vine para ayudar un poco.” Respondió Aurora mirando los numerosos drones a su lado.

“Es una lástima, hay demasiadas tareas para realizar.” Respondió unos de los drones que giraba alrededor de Aurora.

“No es como si tú tuvieras tanto trabajo. Siempre te quedas en el edificio encerrado Liam.” Comento Aurora con un tono apagado, golpeo a unos de los drones esféricos y murmuro. “No le digas a Alice que vine, ella se molestara si me descubre.”

Había dejado la Ciudad Atlántida y ahora se encontraba en África.

Específicamente en la Ciudad Zerzura, una ciudad creada hace uno pocos años y que ahora se convirtió en unas de las ciudades más importantes del ya devastado continente africano, que había sido afectado por una expansión de bosques, señores de la guerra y monstruos.

Este era el lugar donde su grupo tenía sede, pero en este momento se encontraba a más de cien kilómetros de la ciudad.

Su misión…

“Informe.” Pidió Aurora mirando a lo lejos.

“Los gusanos de arena llegaran en 15 minutos.” Informo Liam a través de los drones.

Aurora asintió.

Los gusanos de arena eran unas las criaturas más comunes en los desiertos y también las más molestas en estas regiones.

Eso se debía a que cada cierto tiempo migraban a otras regiones, eso no sería malo ya que el desierto de Sahara donde habitaban era grande, pero cuando su viaje sobrepasaba su límite era el problema.

Zerzura se encontraba en donde antes del ‘Gran Cataclismo’ se encontraría la ‘República del Chad’.

Aunque la expansión natural del bosque mágico que termino ocupando gran parte del continente africano, los señores de la guerra y antiguos jugadores que vinieron aquí con ideales de grandeza, destruyeron y arruinaron gran parte de áfrica, todavía existía civilización.

Alrededor de la Ciudad Zerzura se encontraban decenas de aldeas y pueblos, eran a estos lugares en donde los gusanos de arena se dirigían.

Estos gusanos eran capaces de viajar no solo por la arena, sino por cualquier tipo de terreno incluso cuando rocas se interponían en su camino.

Redirigir el viaje de los gusanos o acabar con ellos era el trabajo de Aurora ahora mismo.

“Prepara los drones.” Ordeno Aurora, esta vez seleccionando la segunda opción.

A su alrededor los drones se empezaron a mover a gran velocidad.

Eran dos docenas de drones esféricos de tamaño mediano y estos drones empezaron a posicionarse por el desierto ocultando sus cuerpos en la arena.

“Prepárate los objetivos se acercan rápidamente.” Informo Liam con un tono simple.

Aurora tomo un binocular de su anillo espacial y miro a la lejanía.

Podía ver algunos drones esféricos volar rápidamente hacia ella, pero no se veía nada más.

Esa era la señal.

Los gusanos de arena viajaban por debajo de la tierra y el problema era que su viaje era silencioso solo saliendo cuando desean atacar sus presas.

Unos de los drones más grandes, proyecto una vista aérea de la zona y revelo los gusanos de arena que viajaban enterrados.

Los drones estaban equipados con un equipo de alta tecnología que le permitía captar a los gusanos de arena.

Este equipo detectaba la energía mágica en los gusanos de arena, siendo revelados como si fueran mirados con visión térmica.

Eran de cuatro o cinco metros, todas eran criaturas de Rango C y alguna de Rango B… Eso es lo que los drones analizaron.

“A mi señal.” Dijo Aurora mientras su traje de combate y sus guantes electrificados eran equipados.

Una chaqueta, botas y pantalones largos todo de color negro.

Creado a partir de materiales mágicos, lo convirtió en una un traje de combate de gran resistencia a pesar de que se veía como ropa normal.

Agregando los encantamientos, y los efectos grabados por los artesanos era un traje de combate muy útil.

Se había preparado en caso de la situación no saliera como estaba planeado.

Mirando el dron que le informaba, Aurora agradeció que solo eran diez gusanos de arena y lentamente espero el momento indicado.

Los drones que perseguían a los gusanos de arena se acercaron a gran velocidad y cuando estaban a cincuenta metros, Aurora ordeno. “Ahora.”

A su orden los drones empezaron a temblar y a liberar unas ondas que hicieron vibrar la tierra.

*BOOM*

Los gusanos de arena no viajaban muy profundos y eran muy sensibles al movimiento de la tierra.

Para ellos las vibraciones eran su comida que rogaban por ser tragados, así que Aurora no se asustó cuando vio a los diez gusanos levantarse y tragarse a los drones.

Los gusanos si bien no eran tan grandes, sus bocas se abrían lo suficientemente grande como para tragarse a los drones esféricos de un solo bocado.

“Empezando proceso de eliminación.” Comunico Liam con un tono mecánico fingido.

Los gusanos se empezaron a retorcer y al momento siguiente fueron cortados desde adentro, esparciendo la carne de los gusanos por los alrededores.

Un olor peculiar se extendió por los alrededores y Aurora solo frunció el ceño por la vista grotesca.

Estaba acostumbrada, pero eso no quería decir que no le pareciera asqueroso ver como los gusanos eran cortados por la mitad por drones esféricos que liberan pequeños láseres giratorios para cortar a sus presas.

Herirlos desde adentro era unas de las formas más fáciles para asesinar a la mayoría de las criaturas.

Eso se debía a que algunas criaturas solo tenían una defensa exterior alta y sus órganos eran débiles.

“¿Queda alguno?” Pregunto Aurora y observo la proyección del dron, pero al ver que no se encontraba ninguno vivo, suspiro aliviada.

Este grupo de gusanos se dirigiría a una aldea a unas decenas de kilómetros al sur, y como era difícil que los gusanos cambiaran su ruta, si se los dejaba podrían haber devastado la aldea antes de que los mercenarios o aventureros de Zerzura llegaran.

“Todo está limpio jefa, esta vez su ayuda no fue necesaria.” Dijo Liam desde unos de los drones llenos de la carne y sangre de los gusanos de arena.

Aurora solo asintió sin darle demasiada importancia.

Había veces que algún gusano más fuerte venía con el grupo y otras veces que los gusanos no comían los drones.

Los drones podían herir al gusano desde adentro, pero para atacarlo desde el exterior se necesitaban drones con armas más fuertes.

“Ya le reservé un boleto en los Portales Cosmos.” Informo Liam y luego de que los drones se agitaran como si fueran perros mojados, pregunto. “¿Preparo el mini portal?”

“Si hazlo”. Respondió Aurora mirando como los drones se encargaban de los restos de los gusanos.

Cuatro drones grandes se reunieron y crearon un arco del tamaño de Aurora.

Luego empezaron a vibrar y el interior se cubrió de celeste igual que en los Portales Cosmos.

Los Portales Cosmos y estos pequeños portales que aceleraba su viaje a Zerzura era la razón por la que Aurora se escapó de la Academia y vino ayudar.

Reduciendo las horas de viaje, pudo dedicarse a terminar su trabajo rápido y volver a la misma velocidad.

“Buena suerte con sus exámenes.” Declaro Liam con un tono entretenido.

Aurora lo ignoro.

El entrenamiento le pareció aburrido debido a lo repetitivo que se estaba volviendo, pero explorar la mazmorra en grupo parecía interesante y ahora estaba por comenzar.

******

“Perdón por llegar tarde.” Dijo Aurora a su grupo a penas llego.

Se había ido a la mansión para bañarse y sacarse ese olor, pero no importa cuánto demorara en el baño, el tenue olor a las vísceras de gusanos seguía en ella.

“No hay problema. Nosotros recién llegamos del entrenamiento.” Respondió Clémentine agitando su mano sin darle importancia y luego por cortesía, pregunto. “¿Solucionaste tu problema?”

“Si, esta todo solucionado.” Respondió Aurora ignorando la mirada de Alice y como ella empezaba a oler como un cachorrito.

Había dejado el entrenamiento grupal inventando una excusa y se había escapado a otro continente solo por hacer su trabajo… Aurora sabía que Alice podría enfadarse.

Quizás no tanto por al haber ido sola, sino porque ese trabajo podría realizarlo otra persona y ella no era tan necesaria…

Aurora lo sabía, entendía que Liam podría haberse encargado de los diez gusanos de arena perdiendo algunos drones en el proceso… Pero a Aurora le gustaba trabajar.

“Hoy el Profesor Miller enuncia a donde iremos… Estoy emocionada.” Murmuro Nicole con una sonrisa que dejaba a la vista su emoción y nerviosismo.

El grupo asintió compartiendo la emoción.

Habían entrenado duro para mejorar sus habilidades individuales y grupales.

Gracias a Leslie y su sótano de entrenamiento, aprendieron a lidiar con diferentes situaciones y problemas.

Tenían confianza en sus habilidades grupales y estaba seguro de que el grupo podría aprobar.

Con expresiones llenas de emoción, el grupo se dirigió a la sala de entrenamiento donde siempre daban las clases.

Aurora se quedó a tras pensando que debería haber usado un perfume más fuerte para ocultar el olor de esos gusanos, cuando Alice se acercó.

*Sniff* *Sniff*

Alice empezó a olfatear como un perro que encontró un tesoro y miro a Aurora lentamente mientras su rostro se acercaba.

“Hmm…” Aurora se puso nerviosa y murmuro. “Estamos en la academia.”

Su tono bajo ligeramente avergonzado, hizo que Alice levantara las cejas y se distanciara lo suficiente antes de que los demás notaran la cercanía de sus rostros.

“Entiendo que te guste trabajar… ¿Pero por qué tomas una misión de gusanos? Son asquerosos y su olor se impregna en la piel.” Comento Alice agitando la cabeza, y guardo sus papitas, saco un perfume de su anillo espacial.

Aurora termino siendo perfumada como si fuera una niña….

Los labios de Aurora se movieron, pero solo dio una pequeña sonrisa al sentir el fragante aroma de flores que le hacía parecer como si estuviera en un jardín majestuoso.

Ese perfume fue creado con ingredientes mágicos, así que el aroma era bastante agradable y natural, siendo lo suficiente fuerte para ocultar los otros aromas.

“Gracias…” Dijo Aurora con una sonrisa.

Ella no usaba esta clase de perfumes y se había olvidado entrar en la habitación de Alice para usar los suyos, lo que la hizo tener que venir de este modo.

Aurora hubiera preferido quedarse en el baño durante algún tiempo y disfrutarlo para sacarse este olor…

Alice solo asintió sin intenciones de regañarla y ambos siguieron al grupo que se había adelantado completamente.

Entraron a la sala de entrenamiento y al Profesor Miller no le tomo mucho tiempo llegar.

Tras dar un saludo casual miro a los estudiantes que estaban emocionados.

“Hoy les informare sobre las mazmorras a las que su grupo se adentraran.” Declaro el Profesor Miller y notando la emoción de los estudiantes, advirtió. “He escuchado que muchos de ustedes desean una situación real como lo que le sucedió a los estudiantes de historia, déjenme ser claro… Aunque estarán protegidos por los profesores y otros individuos, ustedes estarán en una mazmorra de gran peligro.”

Lo que sucedió en el viaje de historia se hizo muy conocido en toda la academia, la principal razón fue que algunos estudiantes de historia grabaron lo que sucedió con sus relojes holográficos.

Dejando ver las actuaciones de los estudiantes como Érica o Andrés, pero lo que fue más llamativo fue que uno de los estudiantes pudo conseguir las grabaciones del comedor y la publicaron en la red social de la academia.

Alice se lució al enfrentarse a tantos enemigos lo que llevo a que se hiciera viral, aumentando su reconocimiento como una futura gran heroína.

Ahora todos los estudiantes esperaban demostrar sus habilidades y la fase de la práctica era su mejor oportunidad.

Así que era natural que estuvieran extremadamente emocionados.

“Los profesores no son omnipotentes, incluso si el Director Vincent llega a intervenir no puede evitar situaciones de peligro inmediato.” Recordó el Profesor Miller con un tono extremadamente serio.

No importa cuántas barreras, artefactos u otros objetos de defensa tengan, es posible que ocurra una situación complicada y los ponga en peligro.

Hay criaturas con la suficiente fuerza de combate como para romper las barreras y herir de gravedad a un estudiante normal… Incluso si eran del mismo rango.

Casos en los que un grupo de aventureros fueron aniquilados por un error de un mago, o por la ferocidad de decenas de bestias con fuerza promedio, era algo que había sucedido.

“No quiero que se tomen esto como un juego. Esta es una fase real. Ustedes recibirán daños, saldrán heridos, y en casos que actúen imprudentes pueden morir antes de que los profesores lleguen a ustedes” Declaro el Profesor Miller mirando a los estudiantes de forma solemne.

Era una fase sobre práctica, aunque los estudiantes estarán monitoreados, ellos serán dejados solos.

Aurora sabía que las palabras del Profesor Miller eran verdaderas, pero el problema era que lo decía de forma demasiado exagerada.

La emoción de los estudiantes disminuyo lo suficiente ante la realidad que le decía el profesor.

Situaciones de peligro podían ocurrir, pero con la suficiente prudencia podrían ser evitadas, como cualquier situación de la vida… Eso era lo que Aurora pensaba.

Al ver que los estudiantes estaban más atentos, el Profesor Miller asintió con una sonrisa.

La emoción puede llevar a la imprudencia y que los estudiantes se tomaran esto como un juego o una prueba en el que son siempre protegidos, puede llevar a que bajen su guardia y se encuentren en una situación de peligro.

“Los horarios y los lugares designados serán establecidos durante toda la semana. Cuando termine las etapas grupales, empezara la siguiente etapa con miembros al azar.” Informo el Profesor Miller enviando la información a los relojes holográficos de todos los estudiantes.

“Sé que ustedes tienen exámenes antes de las vacaciones de mitad de año, es por eso que una vez completada esta fase, ustedes serán dejados libres para estudiar mientras se le informara sobre los grupos, gremios o héroes disponibles para la práctica real.” Comento el Profesor Miller y tras responder algunas preguntas simples, dejo a los estudiantes a solas.

Apenas el Profesor Miller se fue, todos los estudiantes miraron sus relojes holográficos para ver la fecha.

“Mazmorra Rango B ‘La Guarida de las Arañas’…” Leyó Clémentine en voz alta y todo el grupo se miró con una expresión extraña que no era nada agradable.

“¿No podemos cambiarlo?” Pregunto Nicole frotándose su brazo con una expresión difícil.

Parecía como si unas arañas se deslizaban por su piel… Eso despertó en ella con tan solo leer el nombre de la mazmorra.

“No, creo que nos dejen… Además, somos la primera en empezar…” Respondió Alice rompiendo la esperanza del grupo.

“Esto será difícil…” Murmuro Leslie con una expresión difícil.

Su primer enfrentamiento era con arañas… La verdad es que nadie estaba interesada.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.