Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

TG – Capítulo 283: El mejor regalo.

Capítulo 283: El mejor regalo.

Nuur Amadayo observó un pequeño lago al frente de él.

En ese lugar se encontraban algunos animales bebiendo agua con calma como si no supieran que estaba siendo vigilado.

Ahora mismo él se había ocultado usando su magia de naturaleza para rodearse de raíces.

Si alguien trataba de detectar algo, sentiría cierta vitalidad que venía de las raíces y no se daría cuenta de quien estaba en el interior.

Ahora mismo estaba esperando a que sus objetivos llegaran a este lugar y no iba a negar que estaba emocionado.

La Academia de Zerzura no había abierto durante mucho tiempo, pero Zerzura apoyó la educación en su totalidad.

Buscando entrenar a aquellos individuos con talentos y si bien no se exigía que ellos devolvieran su amabilidad, Amadayo al igual que aquellos que entraban buscaban hacerlo.

Como un antiguo refugiado sabía lo difícil que era vivir en África y entendía la dificultad de luchar por algo que parecía perdido.

Era joven, pero no significaba que no entendiera la complejidad de crear una ciudad y ayudar a refugiados.

Girando su mirada, se dirigió a bajo del lago en donde se ocultaba las dos personas que eran altamente conocidas.

Por alguna razón no se dejaba ver imágenes de ellas, pero cuando se hablaba, las ‘Protectoras de Zerzura’ siempre eran traídas a la conversación.

Ya sea por historias de ser quienes dieron el primer paso para fundar la ciudad, como traían refugiados y lo salvaban o principalmente como protegieron la ciudad cuando la situación se complicaba.

Monstruos, criaturas, bestias mágicas, señores de la guerra y diferentes situaciones a lo largo de su fundación, todas ellas tenían su título en ellas.

Aun así, Amadayo cuando las vio sintió… Que era exagerado.

No solo se trataba de juventud, se trataba de lo irreal que parecía todo a sus ojos y de paso como algunos individuos antiguos la elevaban por los cielos.

Entre un fanatismo y lealtad incuestionable que a veces parecía exagerado.

La sensación en su Academia no era tan alta debido a que algunos profesores eran extranjeros que ni siquiera la conocían, pero cuando se entraba en medios oficiales, la situación cambiaba.

En el ejército la ‘Protectora de Zerzura’ era un título que igualaba al General McLean… Un antiguo ‘Gran Señor de la Guerra’ y rango SS.

El título ‘Protectora de Zerzura’ y toda la reputación que tenían, hacia parecer como si otros no hubieran ayudado o no tuvieran importancia.

Amadayo como un antiguo refugiado ayudado por la expedición de otro grupo tenía sentimientos encontrados.

Aquellos que literalmente arriesgaron su vida para ayudar a otros pasaron al olvido… Todo mientras acrecentaban ese título.

—Estén preparados me informan que ellos se están moviendo. —Dijo Aurora a través de telepatía.

Amadayo preparó su varita, dejando sus pensamientos de lado.

Él era un rango S y ellas dos también lo eran, pero no eran los únicos.

La Capitana Sadiya que era un espadachín y la Sumo Sacerdotisa Xaali también estaba presente junto a sus compañeros Chayambaso y Okello.

En retaguardia estaba la curadora Vanessa y su compañera Joslyn prestando apoyo.

Como si fuera poco bajo tierra Pilirani junto a varios escarabajos Goliathus se encontraban preparados para la emboscada.

Todo estaba listo y lo único que quedaba era esperar.

Amadayo observó con gran atención y entonces vio como el espacio se distorsionaba mientras un grupo pasaba.

Eran dos espadachines que usaban sable, un arquero, un francotirador y un mago de agua, liderados por un mago espacial de rango S.

Aparte del mago espacial, todos los demás eran rango A y estaban completamente equipados, dejando en claro que ellos eran los cazadores.

—La Sumo Sacerdotisa Xaali da la señal. —Avisó Aurora con seriedad.

El espacio se estabilizó y el grupo de cazadores observó los alrededores.

Entonces la señal llegó, cuando el espacio se distorsionó por los alrededores impidiendo los viajes a larga distancia de magia espacial.

La Sumo Sacerdotisa Xaali se había movido usando el poder ‘espacial’ de su señor y al momento siguiente empezó la batalla.

“¡Emboscada!” Gritó el líder de inmediato.

*BOOM*

Quien atacó primero fue una criatura negra de cinco metros de altos que salió desde el lago golpeando la barrera del mago espacial.

El grupo de cazadores había reaccionado como profesionales en su máximo esplendor levantando una barrera mágica para protegerse.

Aunque pudieron protegerse de ese ataque, fue solo temporal.

“¡Mierda!”

Aurora fue expulsada de la espalda de esa criatura negra y cortó con su espada la barrera, rompiéndola a pedazos.

Si bien su objetivo pudo esquivar el corte, le dio tiempo para que ellos se movieran.

Amadayo lanzó su hechizo de magia de naturaleza, enviando desde todos los arboles hojas que empezaron a cortar todo a su paso.

Unas simples hojas obtuvieron el filo de espadas cuando fueron lanzadas por un mago de rango S.

Tal ataque fue lanzado directamente al centro del grupo para lograr que sus enemigos se separaran para esquivar y tal situación no sucedió.

“[Explosión acuática]”

*BOOM*

El mago de agua agitó su varita llevando a que el lago explotara, demostrando la razón por la cual habían llegado a este lugar.

Eran individuos profesionales que habían seleccionado un lago en caso de ser atacados de repente por sus enemigos… Ahora su cautela demostró su eficacia.

Aun así, tal acción era lo único que pudieron hacer.

“¡GRAA!”

Como un monstruo terrible, la gran criatura extendió decenas de tentáculos de su cuerpo logrando que todos huyeran con terror.

Tal ataque permitió separarlo, llevando a que su equipo se encargara de ellos individualmente.

Okello persiguió a un espadachín en su forma de licántropo entrando en una batalla peligrosa y, por otra parte, Chayambaso y la Capitana Sadiya fueron por el otro espadachín.

Dejando a la Sumo Sacerdotisa Xaali evitando que se usara magia espacial a larga distancia.

Todo mientras que Alice y Aurora se encargaban del mago espacial que dejo ver lo aterrador que era.

Distorsionando el espacio hizo que los tentáculos negros se convirtieran en masas negras y usando hechizos a corta distancia para moverse, evitó los cortes rojos de Aurora.

Amadayo que había estado observando mientras preparaba su siguiente ataque, se movió.

“¡Son demasiados!”

El francotirador del equipo enemigo gritó, cuando raíces empezaron a salir del suelo tratando de perseguirlo.

Lo mismo estaba sucediendo con el mago de agua y el arquero que trataban de huir rápidamente de las raíces.

Sus raíces podían ocasionar poderosos golpes y se movían rápido, pero las espinas eran lo que generaba miedo… Y debían tenerlo.

Una vez atrapados por las raíces las espinas se clavarían profundamente en el cuerpo ocasionando un terrible dolor.

Sin embargo, también era un movimiento que guiaba a sus enemigos a una trampa y la trampa tuvo éxito.

“¿Qué? ¡Ayuda!”

El arquero antes de que pudiera disparar una flecha piso el suelo para saltar y fue en ese momento que la tierra se hundió y lo tragó.

Su grito de ayuda fue lo último que fue escuchado, cuando los Goliathus empezaron a salir de la tierra, excavando una salida con magia de tierra.

No eran un grupo pequeño, Pilirani estaba extremadamente enojado y había traído bastante de sus miembros.

Cerca de siete Goliathus de rango A con una alta defensa y una fuerza considerable, que eran capaces de usar magia de tierra.

Cada uno golpeó la tierra lanzando decenas de lanzas de tierra, haciendo que el francotirador esquivara haciendo todo lo posible.

Por su parte Amadayo se movió lanzando una bola de fuego con su varita al mago de agua que intentaba huir al pequeño lago.

*BOOM*

El mago de agua sabía lo que le esperaba si se detenía y apretando los dientes, recibió la bola de fuego que quemó parte de su cuerpo.

“¡Necesitamos huir ahora!” Gritó el mago de agua.

Los dos espadachines actuaron de inmediato tratando de acercarse a sus compañeros, pero Chayambaso, la Capitana Sadiya y Okello se unieron con dos Goliathus y los detuvieron.

Por su parte Amadayo se acercó preparando un ataque para inmovilizar al grupo.

El francotirador ya había caído en la trampa de los Goliathus que lo rodearon e inmovilizaron.

Solo faltaba el mago de agua que estaba libre en el lago y arriba el mago espacial que estaba siendo extremadamente problemático incluso cuando se enfrentaba dos rangos S.

Su magia espacial a pesar de estar sellada a la larga distancia, sin duda fue problemática y muy posiblemente ninguno de los tres deseaba crear una mayor destrucción.

Cuando Amadayo envió volando cientos de pequeñas espinas que paralizarían el cuerpo, el mago de agua, rompió un pergamino que sacó de su anillo espacial.

“Ughhh…”

“¡GRAA!”

Al momento siguiente un sonido punzante se extendió logrando que todos soltaran gemidos de dolor.

Era un dolor terrible… Era un hechizo de rango S de magia de aire que trataba de causar desorientación en todos aquellos que lo escuchaban.

Cada uno de ellos tenían barreras personales que se activaron para evitar el ruido, pero Amadayo sintió que si visión temblaba cuando sus oídos empezaron a sangrar.

“¡Ahora!”

Todos los miembros restantes del equipo enemigo avanzaron esquivando a sus oponentes para reunirse y el mago espacial intentó hacer lo mismo.

Ese ataque sónico hizo que incluso un rango S como él o Pilirani fueran afectados, pero no fueron todos y ese fue el error del grupo.

*BOOM*

Desviando su trabajo, la criatura de cinco metros de alto cayó aplastando a los dos espadachines con sus grandes patas que luego extendieron tentáculos.

Por su parte, Aurora lanzó un poderoso corte que dividió la tierra y cortó todos los arboles a su paso, impidiendo que se reunieran.

“Si no se rinden morirán.” Reveló Aurora con su poderosa aura roja volviendo rodear su espada.

Por su mirada sentía algo de dolor por el ataque, pero su cuerpo emanaba una fuerte vitalidad digna de un luchador de rango S.

Por otra parte, la criatura o mejor dicho Alice quien estaba en el interior de esa criatura no fue afectada por el ataque.

Su grupo no había atacado con todas sus fuerzas debido a que los necesitaban vivos para interrogarlos, pero si la situación se excedía, todos dejarían sus límites.

Los Goliathus que estaban observando con Pilirani demostraban que estaban muy interesados en matarlos a todos.

El mago espacial necesitó solo una mirada antes de agitar su mano y romper el espacio a su alrededor escapando.

Sabía que la Sumo Sacerdotisa Xaali estaba afectada por el ataque sónico y era por eso que se esforzó, para huir sin ayudar a sus compañeros.

“Encárguense de los espadachines.” Dijo Alice de repente mientras la criatura negra se deformaba en líquido y desaparecía en la espalda de Aurora.

Aurora por su parte activó su armadura y desapareció con magia espacial siguiendo a su objetivo.

Todo mientras la Sumo Sacerdotisa Xaali hizo lo mismo, con su propia teletransportacion.

“Nos rendimos…” Dijo el mago de agua.

Estaba rodeado por varios rangos A y dos rangos S… Tratar de escapar era solo suicidio.

Amadayo se encargó de inmovilizar a los espadachines y al mago de agua, tan solo para invitar a Vanessa y Joslyn para que curaran a los heridos.

El arquero y el francotirador tenían heridas graves, pero pudieron sobrevivir, mientras que el mago de agua tuvo que soportar las quemaduras.

Por parte de su grupo, las heridas eran superficiales o ligeras comparadas a las de sus oponentes, dejando ver la ventaja de un ataque sorpresa.

Luego de esperar varios minutos, Alice, Aurora y la Sumo Sacerdotisa Xaali regresaron.

Cuando pensaron que su enemigo había huido, la sombra de Alice se levantó y volviéndose solida escupió al mago espacial.

“Sus heridas están contenidas por magia espacial y tratadas con un pergamino, pero necesita atención inmediata.” Dijo Aurora con una expresión seria.

Las tres parecían no solo tranquilas, sino que su estado era mucho mejor que el mago espacial que tenía cortes por todo su cuerpo y cuyo estado se consideraría bastante malherido.

******

“Su estado se encuentra estable, es posible que muy pronto se pueda realizar la interrogación.” Reveló Vanessa con un tono serio y dándole una mirada, preguntó. “¿Hablarán?”

Aurora que escuchó esa pregunta dudo un momento.

El equipo de cazadores de bestias mágicas resultó ser más profesional de lo que había esperado y más frio.

Si no fuera porque se había preparado la emboscada y ellos tenían toda la ventaja, muy posiblemente hubieran escapado o el resultado hubiera sido diferente.

Ese mago espacial apenas tuvo la oportunidad huyó de inmediato y luego cuando la siguieron, luchó con bastante fuerza.

Solo con la ayuda de la Sumo Sacerdotisa Xaali que se centró en evitar y contener la magia espacial, lograron detenerlo.

Aun así, era difícil saber si tal individuo hablaría.

“No lo sabemos. Liam se hará cargo de sus relojes holográficos y verificará si podemos conseguir información.” Respondió Aurora y observando el edificio en donde se encontraban encerrados, comentó. “Si no logramos obtener información, se lo dejaremos a las bestias mágicas.”

Pilirani le había informado que podía encargarse de obtener la información debido a que iba a pedir apoyo a sus ‘altos mandos’.

Lo que significaba que del centro del bosque mágico enviarían un bestia mágica que se pueda hacer cargo de encontrar la información.

Seguramente sería una bestia mágica del tipo mental o aquella con una capacidad de encanto.

Si bien las ‘tribus’ de especies de bestias mágicas como los Goliathus o los Gorilas atronadores eran la mayoría, siempre se encontraba otros tipos de bestias mágicas que evolucionan de diferente manera.

Un ejemplo de esas rarezas eran las ‘Mariposas Rejuvenecedoras’.

Tal vez esos medios serían considerados ilegales en un país con derechos y leyes, pero en el bosque mágico los fines justificaban los medios.

En su caso, ella no era ninguna santa para proteger derechos de criminales.

“Claro, también hemos enviado fotos de ellos para buscar sus historiales y ver si pueden ser encontrados en redes de criminales internacionales. Una vez que la Ciudad Zerzura haga las comprobaciones sabremos sus identidades.” Agregó Aurora con una media sonrisa.

Algunos de esos individuos capturados eran latinoamericanos e incluso algunos tenían acentos estadounidenses.

Se notaban que no eran de este continente y encontrar sus historiales ayudaría a saber sus identidades y sus organizaciones.

Una vez que confesaran o le sacaran toda la información posible, podrían preparar su siguiente movimiento.

“Entiendo. Me encargaré de revisar su estado contantemente.” Dijo Vanessa y dándole una sonrisa, agregó. “Por cierto, feliz cumpleaños.”

Aurora se sorprendió un poco y luego sonrió.

“Gracias.” Respondió de forma calmada.

Hoy era 12 de febrero… El día de su cumpleaños y el de su glotona amiga.

“Ya luego veremos si comemos algo delicioso. Sería agradable que vengas con Joslyn.” Invitó Aurora con una sonrisa.

Vanessa le dio una mirada extraña, pero luego suspirando solo aceptó.

Y por su parte se fue entendiendo las emociones de Vanessa.

Era el día de su cumpleaños y ella seguía trabajando… La verdad era que sentía que tal rutina era algo común en su vida.

Alejándose de esa zona del cuartel se dirigió al edificio en donde ella residía.

Si bien era agradable festejar su cumpleaños, habían decidido posponer el festejo debido a que no solo sus antiguos estudiantes tenían entrenamiento y estaban ocupados, sino que ella misma tenía trabajo.

Por su parte, Cithrel estaba muy centrada en su búsqueda y Akira estaba entrenando con su grupo, buscando mejorar.

Todo mientras ellas mismas tenían trabajo.

Había que detener y atrapar a los cazadores de bestias mágicas antes de que ellos incitaran a otros a realizar los mismos actos o enojaran a las bestias mágicas y ellos se movieran con todas sus fuerzas.

Por otra parte, estaban los desaparecidos que Liam seguía investigando.

Ahora solo quedaba descansar un momento mientras dejaba que Pilirani se encargara de sacar toda la información.

Revisando su reloj holográfico que había puesto en silencio, agradeció los mensajes que le enviaban el ‘feliz cumpleaños’ y cuando vio un mensaje especial, una sonrisa apareció en sus labios.

Cuando entró al edificio pudo ver a Alice hablando por teléfono.

“Aquí acaba de llegar Aurora.” Reveló Alice poniendo en altavoz el teléfono.

“Feliz cumpleaños hija. Perdón por no estar contigo.”

La voz que vino del otro lado fue su padre, tan calmado y tranquilo como siempre.

“Es mejor que no trabajes tanto. Tienes que tomarte algún momento para disfrutar de tu vida.” Dijo su madre con un tono serio.

Si su padre se lamentaba por dejarlas sola, su madre le aconsejaba que priorizara su vida personal ante sus objetivos y trabajo.

“No tienes que preocuparse. Estoy bien y no, no estoy trabajando demasiado. Trato de tomarme todo con cierta calma.” Respondió Aurora y dando una sonrisa misteriosa, agregó. “Además, estoy disfrutando de mi vida… Tratando de experimentar cosas que nunca experimente.”

Alice le dio una mirada curiosa, pero ella se rio para sí misma.

No estaba mintiendo, se estaba tomando con calma la situación, sabiendo el momento para preocuparse y para actuar.

Era por eso que solo se mantenía informada sobre los portales abismales y se centraba en algo en lo que podía intervenir como los cazadores de bestias mágicas.

“Me iré a tomar un baño. Luego prepare la cena para hoy.” Declaró Aurora antes de huir a su habitación, evitando las preguntas de sus padres ante sus palabras.

Estaba experimentando cosas que antes no había experimentado… No estaba mintiendo en ese tema.

Cerrando la puerta de su habitación con llave y levantando una barrera, Aurora revisó su reloj holográfico.

“Ya estoy desocupada.” –TheSimplicityOfLife

Enviando ese mensaje a Kairos quien le había enviado un mensaje por si estaba ocupada para charlar, ella esperó la respuesta.

Entonces, su reloj holográfico vibro y dejo ver una videollamada

Aurora trató de contener su sonrisa, pero no pudo cuando se acomodó su ropa y verificó que todo a su alrededor estaba en orden.

“Oh…”

“¡Feliz cumpleaños!”

Antes de que Aurora pudiera bromar, Kairos fue proyectado en cuerpo completo saludándola con una sonrisa.

Él estaba en la cima de un edificio vestido de traje dándole una gran sonrisa animada y feliz.

Era como si estuviera por asistir a un evento importante… No, en este momento estaba asistiendo a ese evento.

Aurora dejó de contener su sonrisa.

“Gracias, la verdad es que es un agradable regalo verte.” Comentó de forma coqueta y dando una sonrisa juguetona, agregó. “Dejaré de lado el tema de que sepas mi cumpleaños cuando nunca lo mencione y te felicitaré por animarte a realizar una videollamada.”

La expresión de Kairos tembló un momento sintiendo vergüenza y timidez… Su forma de decirle indirectamente ‘acosador’, hizo que se avergonzara.

Aurora disfrutó ver tal reacción, sintiendo que recuperaba la energía.

“Creo que quien está siendo recompensado soy yo. Me alegra poder festejar tu cumpleaños contigo.” Respondió Kairos con una sonrisa y luego agitando su mano, hizo que el dron lo siguiera.

Se encontraba en la cima de un gran edificio y el dron que lo grababa proyectó todo a su paso.

“Lo iba a guardar hasta que te viera otra vez, pero no me pude resistir.” Confesó Kairos, dando una orden.

Ciento y miles de drones se levantaron de todas partes de la Ciudad Atlántida en lo alto del cielo.

Brillaban a lo lejos y cuando se combinaron formaron un gran ‘Feliz cumpleaños’ que brillo de diferentes colores y tonalidades.

Aurora se sorprendió, pero al ver la sonrisa de Kairos mirando lo que estaba haciendo, se quedó hipnotizada en él.

El joven no era alguien tímido, ella había visto algunas entrevistas en donde siempre era serio e indiferente, pero ahora con su sonrisa tan agradable daba una sensación de felicidad única.

Era una felicidad bastante grande como si en realidad él mismo hubiera estado cumpliendo años.

“Pensé en invitarte a una cita y recién hacerlo, pero al final no me pude contener. ¿Te gusta?” Preguntó Kairos y como si se diera cuenta de algo, agregó. “No es nada caro.”

Los labios de Aurora temblaron.

Su aclaración final la hizo sonreír entretenida y en vez de mirar a los drones, mantuvo su mirada en esos ojos que parecían zafiros.

“Si, me gustas.” Respondió Aurora y al darse cuenta de que una letra había salido de más, preguntó. “¿Por qué estás tan feliz?”

Su expresión temblaba ligeramente al darse cuenta de que había salido algo que no debía salir, pero su pregunta fue lo suficiente rápida como para distraer a ese joven.

Kairos se quedó pensando dejando ver que era una pregunta importante ante sus ojos.

“Aparte de poder ser parte de tu vida, mi felicidad no se debe a que cumplas años. Es que este día naciste.” Dijo Kairos y con la misma expresión seria, declaró. “El día que comenzó todo.”

Era bastante profundo, pero su expresión solemne hizo que Aurora le diera una mirada con total atención.

El ‘festejo’ no se debía a cumplir años, sino que se trataba de que en un día como este había nacido… Y en cierta forma todo había comenzado para ella.

“Sonó más agradable en mi mente…” Murmuró Kairos cubriéndose su rostro con cierta vergüenza.

Aurora se rio.

Sonaba extraño y daba la sensación de que muy seguramente agradecería a sus padres por haberla tenido a ella.

Y si la idea se extendía, agradecería a la partera, al médico y así sucesivamente… Esa era la sensación que estaba dando.

“Solo estoy feliz de poder festejar tu cumpleaños contigo.” Agregó Kairos tratando de recuperar su seriedad.

Tal honestidad hizo que Aurora diera una agradable sonrisa y ambos se miraron detenidamente.

Ella se perdió en sus ojos, sintiendo lentamente que sus mejillas se calentaban.

“Creo que el mejor regalo en vez de drones, sería que te pusieras un moño en la cabeza y te presentaras a mí.” Señaló Aurora al sentir que se estaba sintiendo tímida.

Su tono fue coqueto y ambiguo logrando hacer que la otra parte se pusiera rojo… A pesar de que sus bromas eran repetidas, seguían siendo muy efectivas.

Disfrutando su vergüenza y sintiéndose mejor ante su corazón palpitante, dio una sonrisa.

“No bromeo sobre el moño. Ahora estoy trabajando, pero cuando termine todo lo que debo hacer, estaré desocupada.” Señaló Aurora pensando en sus horarios.

Si bien había arreglado algo con su grupo, Cithrel y Akira, no significaba que no pudiera arreglar una cita.

Cuando se reuniera con su grupo seria cuando Clémentine se desocupará y por lo que sabía eso podía demorarse y más cuando esa psiónica había avisado que estaba muy ocupada meditando.

Había recibido unos consejos en alguna clase de encuentro y ahora estaba dedicada a la meditación.

“Una cita… Me encantaría.” Respondió Kairos con una sonrisa brillante y con la misma emoción, comentó. “Solo avísame cuando estés desocupada y me encargaré de todo.”

Se notaba bastante emocionado lo que hizo que Aurora se riera suavemente.

Disfrutando la mirada de la otra parte.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.