Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

TG – Capítulo 285: Esto no es lo que parece.

Capítulo 285: Esto no es lo que parece.

En medio la noche, rodeado de varios árboles frondosos, y envueltos en capas y capas de protecciones mágicas, Aurora escudriñó a su grupo.

Había dudado de si pedir refuerzos o utilizar los miembros de su equipo, pero al final había decidido usar los miembros de su equipo.

La Capitana Sadiya, Chayambaso, Okello y Amadayo eran parte del ejército y a excepciones del último, todos eran rango A.

Por otra parte, Vanessa y Joslyn estaban en la retaguardia y protegiéndola mientras apoyaba se encontraba Liam que se había reunido con ellos.

La Sumo Sacerdotisa Xaali, aunque era un rango A en fuerza, usaba el poder de su dios y esa existencia respondía a sus plegarias, lo que significaba que era una carta valiosa.

Junto a ella y su glotona amiga, eran todos los miembros humanos de esta misión, pero no eran los únicos.

“Nos enfrentamos a la mafia de América. Si bien son los restos, son profesionales e individuos poderosos. Según la información de Liam, han tenido un conflicto reciente con otra parte de los suyos y a pesar de que hemos capturado a un grupo, no significa que sean débiles.” Informó Aurora y dándole una mirada seria, agregó. “Hay un Rango S entre los miembros y su líder conocido como ‘Greco’ era la antigua mano derecha de la Reina del Norte… Nadie debe bajar la guardia.”

Ahora estaban a varios kilómetros de la mansión en donde se encontraban sus objetivos y un poco más lejos se encontraba la Ciudad Duala.

Habían logrado localizar sus objetivos y Liam se había encargado realizar las exploraciones previas, lo que les permitió identificar la fuerza de sus enemigos.

Haber capturado al grupo de rango S fue un movimiento bastante afortunado debido a que se redujo la fuerza para ahora poder hacerse cargo de ellos.

Aun así, no significaba que fueran presas fáciles.

Eran mafiosos de América y el año pasado habían tenido un conflicto en el cual habían terminado huyendo.

“Ya saben el plan. No se arriesguen y usen todas sus fuerzas sin retenerse.” Declaró Aurora y observando a los miembros uno por uno, agregó. “Ellos han eliminado bestias mágicas aliadas y por ello, son considerados enemigos.”

¿En qué momento se determinaba si podía o no asesinar a alguien?

Para Aurora era cuando no podía atraparlos, cuando hicieron que algo la enfadara o cuando no tenía otra opción.

Era bueno tratar de atraparlos como hicieron con los cazadores de bestias, pero si la situación se excedía, eliminarlos debía ser la segunda opción que se tomara sin pensarlo.

Si ellos necesitaban una ‘razón’ para actuar, entonces que pensaran que ellos eran ‘criminales’ y ‘enemigos’ les daría esa facilidad para asesinar.

A diferencia de los estudiantes que puso bajo de ella, el año pasado, aquí eran militares… Ellos sabían a lo que se metían cuando se inscribieron en el ejército y sabía que les esperaba.

“Entendemos.” Respondió la Capitana Sadiya con un tono serio.

Aurora asintió y les hizo una señal para que se movieran a sus posiciones.

Por su parte, ella observó a su amiga y asintió para que también se moviera.

Tratarían de rodear la mansión en la que se encontraban sus objetivos para impedir que escaparan.

La Sumo Sacerdotisa Xaali no sería quien se encargaría de impedir los viajes espaciales, sino que ese individuo seria Liam quien tenía una máquina para impedir movimientos espaciales en un área.

“Encárgate de protegerlas y de vigilar todo.” Ordenó Aurora mirando a Liam y al equipo médico compuesto por Vanessa, Joslyn y una mariposa rejuvenecedora.

Esta misión no era solo llevada a cabo por humanos, las bestias mágicas también estaban presentes.

“No te preocupes. Me encargaré de todo.” Respondió Liam mientras activaba sus drones y se ocultaba protegido con una fuerte barrera.

Los drones los hicieron desaparecer, ocultando su presencia y olores, dando la sensación de que no había nadie en esa área.

Sin embargo, que los drones empezaran a salir, para ocultarse al momento siguiente en su vuelo, dejo en evidencia que Liam empezaba a moverse.

Aurora respiró hondo y se movió a su objetivo.

Había decidido encargarse de capturar a Greco, tratando de evitar que la batalla se alargara al usarlo como rehén.

Era muy posible que el rango S estuviera a su lado protegiéndolo, así que también era un excelente método para disminuir la presión sobre su grupo.

—¿Están preparados? —Preguntó Aurora a través de la red de telepatía.

Tal red no era solo con los miembros de su equipo antes reunidos, sino que con sus otros compañeros.

—Estamos preparados. —Respondió Pilirani dando una sensación agresiva.

—Tenemos el cielo cubierto. —Respondió otra voz más formal, pero femenina.

Una Águila de Fuego conocida por ser una de las tantas hijas del Zhar-Ptitsa, era un rango S y ahora estaba prestando apoyo con otras bestias mágicas del tipo volador.

Su nombre era ‘Estela’, llamada de tal forma por la estela de fuego que dejaba a su paso.

Junto a Pilirani eran los dos líderes de las bestias mágicas que estaban presentes y actualmente esa poderosa águila de fuego se encontraba en el cielo.

Era de noche y todo estaba oscuro, pero Aurora sabía que una vez que se moviera el cielo brillaría de forma radiante.

—Comenzamos cuando de la orden. —Informó Aurora con seriedad.

Lo bueno de haber luchado con Pilirani, era que al demostrar su fuerza hizo posible que aceptara ser comandadas por ella.

Al menos en este tipo de misiones conjuntas.

Avanzando con el sigilo de su nueva armadura activada, Aurora se acercó hasta que pudo ver la mansión.

Era una enorme mansión que dejaba en claro que su dueño era rico, y que era bastante precavido.

La muralla mágica que cubría toda la mansión era la prueba de lo cauteloso que era el dueño.

Al ver las personas de guardia en el área, Aurora sabía que la otra parte estaba alerta.

No por ellos, sino que muy posiblemente por el conflicto que tenían contra la otra parte de la mafia americana.

Era posible que pensaran que su equipo desapareció no al enfrentarse a bestias mágicas, sino que fue capturado o eliminado por sus rivales.

Esa muralla podía crear una barrera para protegerse y normalmente sería un problema, pero esta vez iba a ser diferente.

Si fuera su equipo humano, en realidad tendrían problemas para atravesarla, pero ahora no estaban solo y las bestias mágicas siempre le gustaban ir en grupos.

—Estamos en posición.

—Listos.

—Podemos empezar.

Varias voces sonaron en su mente cuando la Capitana Sadiya, Alice y la Sumo Sacerdotisa Xaali hablaron.

Aurora por su parte vio a los drones de Liam a su lado dejando en evidencia que él, también estaba listo.

En la oscuridad los guardias no sabían lo que les esperaba y Aurora activó su concepto de luchadora pensando en cosas que odiaba.

Era bastante molesto tener que pensar en tales cosas, pero al final era efectivo.

Su cuerpo empezó a obtener mayor fuerza hasta que consiguió romper la barrera de rango S de forma temporal y entonces activó su armadura.

El metal se extendió de su coraza a su mano y se empezó a formar un guantelete que se extendió hasta su hombro.

Todo mientras los relámpagos crepitaban.

—Estela da la señal. —Avisó Aurora con seriedad.

No hubo respuesta por varios segundos, pero en medio de la noche, la luz vino desde el cielo y cuando Aurora miró, dio una sonrisa.

Primero empezó como una pequeña luz, pero luego fue creciendo rápidamente y no era que estaba aumentando la fuerza, sino que lo que estaba llegando descendía con una enorme velocidad.

Otras luces empezaron a encenderse en medio de la noche y cada una de ellas eran llamas que brillaban en rojo.

“¡Den la alarma!”

“¡Activen la barrera!”

Los gritos vinieron de la mansión y la muralla liberó un brillo mientras una barrera empezaba a extenderse cubriendo todo el lugar.

Sin embargo, fue inútil cuando las luces se duplicaron de cinco a diez y luego a quince… Estela había traído un grupo de cinco águilas de fuego, pero algunas de esas luces no eran aves, sino que eran bolas de fuego.

“¡GYAAA!”

Con un chillido, Estela antes de golpear la barrera con su cuerpo se detuvo de repente agitando sus alas.

*Boom*

*Boom*

*BOOM!*

Las explosiones pequeñas se entremezclaron con las grandes y fue la segunda quien fue lanzada por Estela la que hizo trizas la barrera e incluso causó gran destrucción por el jardín de la mansión.

“¡GYAAA!”

Entonces, con otro chillido Estela agitó sus alas y plumas de fuego volaron por el área, iniciando un bombardeo aéreo.

Esa fue la señal para todos los grupos y Aurora se movió de inmediato, esprintando hacia el muro mientras las explosiones iluminaban la noche y golpeaban a los aturdidos guardias.

“¡Ataque enemigo! Llamen… Ugh…”

Antes de que un capitán de rango A pudiera gritar, Aurora saltó el muro de repente y lo atrapó de la cabeza golpeándolo contra el suelo al caer al otro lado de la muralla.

Como si fuera poco su guantelete liberó una ronda de relámpagos que quemó su cara por completo dejándolo inconsciente.

“¡Enemigos humanos!” Gritó alguien del otro lado.

Por esa área Amadayo hacia que las raíces brotaran del suelo para atrapar y paralizar a sus enemigos, centrado en someter.

También Okello y Chayambaso aparecieron encargándose de los otros enemigos, mientras que la Capitana Sadiya avanzaba al lado de la Sumo Sacerdotisa Xaali que agitaba su mano distorsionando el espacio.

Los drones sobrevolaron la zona como un ejército y cuando Aurora empezó a correr decenas de escarabajos Goliathus aparecieron bajo la tierra.

*BOOM*

“¡Aahhh!”

Los gritos de los enemigos se extendieron al ser atrapados por Goliathus y como si fuera poco las explosiones continuaron mientras Estela priorizaba dañar la mansión protegida por una barrera, todo al mismo tiempo que los drones extendían relámpagos y disparaban para someter enemigos.

Era una abrumadora fuerza de ataque que hizo que la defensa fuera atravesada y superada con una ferocidad extraordinaria.

—Cuidado con la mansión, hay sirvientes en ella. —Recordó Aurora mientras golpeaba a otro mafioso que trataba de huir.

—Entiendo, cambiaremos a supresión. —Respondió Estela mientras agitaba sus alas de fuego.

Enormes llamaradas se extendieron cubriendo la mansión evitando que nada entrara, pero a la vez debilitándola y entonces cuando la barrera empezaba a parpadear de forma débil, se retiraron volando mientras dejaban una estela a su paso.

Su objetivo iba a ser apoyar y suprimir a los enemigos con sus ataques de fuego.

Aurora dio una sonrisa ante esa compañera tan obediente y acercándose a la mansión, golpeó la barrera.

*BOOM*

La explosión llevó la fuerza de un luchador de rango S y era tanta potencia que destruyó la barrera e incluso derrumbo parte de la pared.

Sus sentidos se extendieron por el área, pero no era su único apoyo.

—Sótano.

Su sistema le dio un mensaje y Aurora le hizo una señal a Pilirani hacia abajo.

Ese Goliathus lo entendió de inmediato y elevando sus patas, golpeó el suelo abriendo un camino hacia el sótano con su magia de tierra.

Lamentablemente el sótano era bastante grande y el lugar en donde había abierto era un pasillo, pero Aurora se adentró al lugar.

“¡Protejan al jefe! ¡Él traerá refuerzos!”

Esos gritos hicieron que Aurora diera una expresión seria y observando el pasillo del sótano que conectaba con diferentes habitaciones, pudo ver como diferentes enemigos salían para esperarla.

Antes de que el pasillo se llenara, ella actuó de inmediato al lugar en donde supuestamente estaba el jefe.

Golpeando con su hombro a un mago, lo utilizó de escudo para recibir las balas de un mecánico que estaba un poco más atrás.

*Bang*

La armadura de ese mago le salvo la vida del escopetazo de ese mecánico, pero lamentablemente para ambos, permitió que ella se moviera.

“¡Ugh!”

Aurora golpeo el estómago de ese mecánico y con su fuerza rompió la barrera personal y lo envió volando al interior de la habitación a donde había salido.

Luego utilizó su propio cuerpo para defenderse de la daga de otro individuo y al ver que esa daga no podía atravesar su barrera personal, lo atrapó del cuello y lo lanzó a su espalda en donde otros individuos se acercaban.

No había tantos rangos A y la mayoría eran rango B, lo que hizo que una sonrisa apareciera en su rostro sabiendo lo que tenía que hacer.

“¡Protejan el área!”

“¡Deténgala!”

Desde adelante sus adversarios que eran simple mafiosos comunes se posicionaron para tratar de evitar que llegara a su objetivo y desde atrás, los otros empezaban a salir.

Tal como había esperado los restos de la mayor mafia de América era notable y a pesar de que sus enemigos eran rango B, eran bastantes.

Aun así, el número no cambiaría la situación.

“¡No!”

“¡Agh!”

“¡Es fuerte!”

Aurora no se tomó en serio a tales enemigos y usando su cuerpo avanzó por el pasillo golpeando y apartando con fuerza a todos los que se encontraban.

Era un rango S y su velocidad era alta, pero en este momento también su fuerza lo era y empujar a algunos rangos B no era nada.

Liberando el camino y viendo la puerta final en donde sentía una gran cantidad de energía mágica, tal vez tratando de iniciar un portal, su expresión cambio.

No fue ante la realización de que los artefactos de Liam no podían evitar que el portal se generara, sino que del ataque sorpresa.

De unos de los cuartos, una mujer con una daga salió de repente y Aurora solo esquivó siguiendo sus instintos.

Los movimientos de la otra parte no eran para nada parecidos a sus enemigos hasta ahora y eso era porque, esa mujer era el otro rango S.

“…”

Retrocediendo esquivando la daga, la expresión de Aurora se volvió seria ante los rápidos cortes de su enemigo, pero sus instintos estaban brillando al esquivar.

A su espalda pudo sentir enemigos y cuando pensó en liberar un fuerte puñetazo para alejar a la asesina antes de que fuera atrapada por su espalda, pudo sentir sus instintos temblar.

Activando todas sus barreras a una velocidad insana y protegiendo su cuerpo, pudo ver como una flecha pasaba por su lado a centímetros de su rostro y luego…

*BOOM*

Una enorme explosión sónica se escuchó a su espalda cuando los mafiosos fueron derribados.

Esa flecha nunca había sido dirigida a ella y el problema era que tal ataque vino de la habitación en donde se estaba dirigiendo.

Sacando su espada mientras su armadura se ajustaba nuevamente a su lado de espadachín, Aurora dejo salir toda su aura a toda potencia.

Al momento siguiente otra aura fría se extendió y tentáculos perforaron el techo, llegando desde arriba y creando un capullo a su espalda, en donde Alice apareció.

La asesina dio una expresión fría y aturdida, pero a pesar de que no sentía ninguna presencia poderosa ambas, captaron al enemigo que estaba del otro lado.

“Es mejor que la batalla se detenga.” Ordenó una voz femenina y agradable, mientras que su presencia lentamente se estaba extendiendo.

Era una cazadora, pero no cualquiera… Era una aura dominante y autoritaria, el aura de alguien poderosa y de una Reina.

La Reina del Norte apareció a través de la puerta caminando con calma y al ver que su espada estaba liberando un aura incolora, ella levantó sus manos dejando ver que no tenía su arco.

“No necesitas llamar refuerzos. No somos lo que crees.” Dijo la Reina del Norte con una media sonrisa.

En su mente Liam estaba dando avisó de que estaba llamando al General McLean, el único rango SS en Zerzura, leal a la ciudad.

Sin embargo, Aurora estaba seguro de que Pilirani y Estela estaban por llamar a su rango SS del Bosque Mágico… Bajo la Reina del Bosque había varios rangos SS y en esta área más conflictiva muy seguramente estaba uno de ellos.

¿Por qué la Reina del Norte y la antigua líder de la mafia estaba presente hoy?

Tal pregunta pasó un momento por su mente, pero igualmente su espada se mantuvo en alto mientras que la oscuridad de Alice se extendía cubriendo todo el pasillo y tragando a todos los inconscientes.

La expresión de la Reina del Norte tembló al ver que era tratada como una enemiga peligrosa, pero tras pensarlo dio una mirada hacia atrás.

“Ven, necesito que arregles esto por mí.” Pidió la Reina del Norte abriendo paso para que otra persona pasara.

La expresión de Aurora tembló y su aura fluctuó un momento.

“¿Nicole?” Dudó Aurora aturdida al ver la jovencita pálida ante tantas auras agresivas y frías que estaban presente.

“Esto no es lo que parece…” Murmuró Nicole y notando que la situación estaba a punto de desencadenar una batalla sangrienta, reveló. “Tenemos el mismo objetivo… Ambos venimos a encargarnos de la mafia.”

Su tono era sincero y ligeramente preocupado, pero a la vez tímido y apenado.

Era muy posible que ella no supiera completamente la razón por la cual fue enviada, pero al ver que la Reina del Norte daba una sonrisa y la asesina se quedaba quieta, sin temor a quien estaba a su espalda, Aurora suprimió su aura.

—Detengan la batalla y retírense a un lugar seguro. Eviten el conflicto y cancelen los refuerzos. —Ordenó Aurora con una expresión seria.

Todos estaban conectados a la red de telepatía y al sentir su tono simple, las auras de Pilirani, Estela y Amadayo se redujeron.

Por su parte al ver que la Reina del Norte le daba media sonrisa y Nicole suspiraba aliviada, Aurora solo dejo salir un largo suspiro.

Esperaba no haber molestado a esas grandes bestias mágicas y al General McLean… Peor aún, una parte de ella deseaba huir, sabiendo quien posiblemente estaba detrás de todo esto.

Lamentablemente sabía que era demasiado tarde.

***Nota del autor:

Mañana se vuelven con los capitulos de la histora paralela.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.