Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

TG – Capítulo 29: Las más normal…

¿Cuándo se hablaba de arañas que era lo primero que se venía a la mente?

Ese escalofrió cuando se mueven por la piel, el veneno de su mordedura y su capacidad para escalar en todas partes que las hacen aparecer en lugares inesperados.

Para el grupo de Aurora enfrentarse a estos enemigos… Era algo de temer.

“Creo que me estoy arrepintiendo.” Bromeo Nicole con una risita.

Eran los primeros en comenzar, pero tuvieron su tiempo para prepararse como cualquier expedición a una mazmorra.

El Profesor Miller nunca intervino, no le dio recomendaciones o guías.

Eso se debía a que buscaba de ellas la capacidad de adaptarse profesionalmente a una subyugación de mazmorra.

Estudiar sus enemigos, prevenir sus dificultades y prepararse para cualquier situación era parte del grupo de limpieza de mazmorra.

El problema llegaba cuando sus enemigos no eran agradables estéticamente…

“…” Aurora no respondió ante la broma de Nicole.

Ambas eran luchadores y literalmente se tenían que ensuciar las manos al luchar…

Enfrentarse a arañas no era agradable, pero para los luchadores la mayoría de sus enfrentamientos no eran agradables.

Terminar ensuciado con la sangre y vísceras del enemigo, era para el lamento de Aurora algo común.

“Bueno, la Academia reservo la mazmorra para nosotros así que tenemos que dar lo mejor.” Dijo Clémentine con un tono serio.

Todo el grupo asintió de acuerdo.

La ‘Guarida de las Arañas’ era una mazmorra de Rango B del Estado de México, pero desde que Estados Unidos unió a sus vecinos norteamericanos y centroamericanos, las regulaciones no eran tan accesibles.

Su unificación se debió a que América del Sur también fue unida bajo unas de las personas más fuerte del mundo, un Rango SSS, creando en el proceso ‘Los Estados Unidos de América del Sur’ o también conocida como el Imperio Sudamericano.

Eso fue hace unos pocos años atrás, pero el cambio fue bastante radical.

El Imperio Sudamericano creció bajo el control absoluto de un Emperador, una potencia importante, lo que hizo que algunas tensiones se crearan entre ambas naciones.

Debido a estas tensiones las mazmorras de toda clase estaban controladas por el estado solo permitiéndole el acceso a los gremios leales a su país.

México como parte de ‘Los Estados Unidos de América del Norte’, también seguía esas regulaciones.

Ahora el grupo estaba en México junto al Profesor Miller preparado para comenzar su actuación.

“Bien, solo tenemos que derrotar a las arañas no creo que haya ningún problema.” Comento Leslie preparando sus armas.

Llevaba una armadura de combate de alta tecnología muy diferente al traje de combate de Aurora.

Lo principal de la armadura de combate era que todo estaba creado a partir de materiales de alta tecnología con una alta resistencia, y tenía la capacidad de generar escudos mientras que su casco tenía una IA capaz de ayudarla al apuntar.

Una armadura muy al estilo futurístico que para algunos tenían parecido a las armaduras de un antiguo juego de ciencia ficción cuyo protagonista se llamaba ‘pastor’ en inglés.

El diseño de última generación de la multinacional Taranis, de la cual el padre de Leslie era dueño.

“Se te ve bien.” Comento Clémentine con una sonrisa.

“Es una lástima que ustedes no quieran usar una… Mi padre dijo que podría prestarle un equipo hasta que terminemos la prueba.” Dijo Leslie con una media sonrisa que decía que era una lástima.

“Somos diferentes estilos.” Respondió Aurora y agitando la cabeza, agrego. “Será difícil adaptarnos a una nueva armadura.”

Como una armadura de combate que valían varios millones de dólares, su defensa estaba garantizada, pero al final eran diferentes estilos.

Leslie era una mecánica con el talento de maestrías en armas, ella era capaz de manejar armas modernas como si fuera una extensión de su brazo.

Hasta podía reforzarlas y controlarlas con precisión.

Esta armadura era perfecta para su estilo de disparar desde lejos y tener una fuerte protección, pero para luchadoras como Aurora y Nicole era una molestia.

Ambas necesitaban moverse rápido así que siempre usaban ropas ligeras, esta vez Aurora era lo mismo.

Solo llevaba una armadura de cuero arriba de su uniforme de la academia que ya tenía algunos efectos mágicos en ellos.

Nicole era igual.

Los artículos con efectos mágicos eran caros por sus materiales, pero en cuanto a la creación artesanal su valor no era tan elevado, eso se debía a que entre los jugadores varios de ellos trajeron conocimientos artesanales de Terra nova.

Algunos eran capaces de crear poderosas armas si tenían los materiales correctos y ni hablar de los artículos de baja o media calidad como estos, los artesanos eran una gran multitud y no había escasez.

Agregando al Mercado Dimensional, entonces los artículos no eran tan caros como aquellos objetos tecnológicos.

“Si, así estamos mejor.” Declaro Clémentine mientras Alice asentían.

Ambas llevaban ropa normal, pero Clémentine podía notarse varios anillos, aretes o brazaletes que nunca antes había llevado.

Todos eran artefactos de protección.

En cuanto a Alice, ella llevaba sus papitas… Respecto a su ropa, todo era ‘normal’.

“Iré a fuera.” Dijo Aurora y todo el grupo asintió.

Aurora salió de la carpa y miro los alrededores.

En el grupo se encontraba el Profesor Miller, la Profesora Morgan de la rama de tecnología que Aurora había conocido en la prueba y la Profesora Santulli de la clase de teología.

También había varias carpas donde estudiantes de años superiores se encontraban, todo eso para una subyugación.

Aunque el Profesor Miller había dicho que iba a ser peligroso, eso seguía siendo una prueba y ningún profesor quería tener en su historial un estudiante muerto a causa de su negligencia.

“La estudiante dormilona, ¿tu grupo está listo?” Pregunto la Profesora Santulli al acercarse.

Los labios de Aurora temblaron, pero ella se contuvo y asintió.

Se había ganado ese apodo por que se durmió algunas veces en clase de teología, pero en su defensa ella estaba cansada con su entrenamiento diario y el entrenamiento nocturno que hacía con su maestro.

Su maestro no había detenido su entrenamiento con su arma principal, mientras le decía que su conocido pronto llegaría…

Pensando en todo eso Aurora suspiro.

“No te pongas nerviosa.” Dijo la Profesora Santulli con una voz tranquila mientras miraba la mazmorra.

La entrada de la mazmorra era una cueva muy común y normal, pero en el interior se encontraban monstruos que si no eran limpiados periódicamente podrían salir y causar estragos en los alrededores.

Estaban cerca del ‘Área Natural Protegida Tutuaca’ en Chihuahua México, y se encontraban pueblos o pequeñas ciudades en los alrededores.

Con la velocidad de las arañas, podrían causar algunas bajas antes de que los expertos llegaran.

“Déjame decirte algo.” Dijo la Profesora Santulli y mirando los alrededores para que nadie la viera, murmuro. “Esta mazmorra fue reservada hace alrededor de un mes, y en todo ese mes no ha sido limpiada, así que encontraras bastantes arañas en su interior.”

Esta mazmorra natural debía ser limpiada periódicamente para que no se desbordara.

Por lo general la limpieza se realizaba una vez cada semana ya que era en ese tiempo en la que se volvía a obtener ganancias, pero un mes… Hizo que Aurora parpadeara sorprendida por el aumento de dificultad.

En un mes podrían ocurrir bastantes cosas…

“El Profesor Miller quería darle una sorpresa, ya que su grupo tiene un Rango A, pero bueno…” Agrego la Profesora Santulli sin terminar su oración y notando que el Profesor Miller se acercaba, le dio una palmadita a Aurora y como si nada hubiera ocurrido y comento. “Dile a Alice que estoy agradecida por el libro que me presto.”

Con esas palabras dichas en voz alta la Profesora Santulli se fue como si la conversación se hubiera tratado de eso.

Los labios de Aurora se movieron…

¿Le revelo ese secreto por su aprecio a Alice?

Aurora no lo sabía, pero estaba agradecida.

Era diferente entrar pensando que se enfrentarían a una mazmorra de Rango B que ha sido limpiado hace una semana que una mazmorra de Rango B que no fue limpiada hace un mes.

El número de enemigos en el interior, iba a ser muy diferente.

“¿Ya están preparadas?” Pregunto el Profesor Miller seriamente.

“Creo que no, ya iré a ver cómo están.” Respondió Aurora con una sonrisa como si nada hubiera sucedido.

Con movimientos calmados se adentró a la carpa en donde su grupo se encontraba.

“¿Está todo preparado? Nosotras estamos listas.” Declaro Clémentine y cuando estuvo por salir Aurora le hizo una señal de silencio.

Aurora se tomó su momento para mirando a los profesores y cuando noto que habían vuelto a hablar con los estudiantes de segundo año, suspiro.

“Parece que el interior de la mazmorra no ha sido limpiado por un mes.” Revelo Aurora y al ver que el grupo la miraba sorprendida por esa información, aclaro. “La Profesora Santulli me lo dijo en secreto… También agradeció a Alice por el libro que le presto.”

Captando el significado oculto a tras del comentario de Aurora, todos miraron a Alice y le dieron un pulgar en alto.

Agradecidas de que ella fuera la favorita de la Profesora Santulli.

Alice solo comió sus papitas de forma indiferente…

“¿Entonces qué hacemos?” Pregunto Nicole con un tono serio.

Era un aumento de dificultad que ninguna de ellas había esperado.

“Fácil… Completarla.” Anuncio Aurora encogiéndose de hombros y al recibir la mirada del grupo dio una sonrisa y declaro. “Solo tenemos que ir mejor preparados.”

Si se presentaba mayor dificultad solo necesitaba prepararse para poder sobrellevarlas.

Leslie asintió y tras abrir su reloj holográfico, informo. “Un mes de no limpieza… Según el historial de la mazmorra, es posible que existan bastantes arañas de Rango B y si tenemos mala suerte, entonces es posible que aparezca un jefe.”

Una mazmorra clasificada como Rango B, solo aparecían criaturas de ese rango y en algunos casos nacían jefes con una fuerza en la cima del Rango B.

Como los humanos las criaturas diferían en su fuerza, algunos siendo clasificadas en determinados rangos por su ventaja.

Las arañas venenosas, las arañas trepadoras o las arañas escupidoras eran clasificadas en ese rango por sus ventajas principales.

El veneno, emboscadas silenciosas y telas de arañas con gran resistencia y pegadizas…

Si uno sabia como lidiar con ellas, entonces no serían un mayor problema que un Rango C normal.

Los jefes eran el problema, ya que tenían fuerza, resistencia o fuertes habilidades que lo convertían en las criaturas más fuertes dentro de una mazmorra.

La información de Leslie fue proveída por Alice que hizo uso de sus beneficios como mercenaria de Rango A para sacar toda la información que tenía el Gremio de Mercenarios sobre esta mazmorra.

El grupo se había preparado y tenía confianza, incluso para este caso en donde se presentaba alguna dificultad.

“Tenemos que hacer uso de toda nuestra fuerza de reserva.” Anuncio Aurora con un tono serio.

Habían pensado entrar en la mazmorra haciendo uso de sus habilidades físicas sin depender tanto de los objetos externos, pero ahora… Habían cambiado de opinión.

En ninguna parte decía que los héroes no podían depender de objetos externos y que en esta prueba estaba prohibido.

En este grupo estaban presentes personas que tenían la capacidad monetaria suficiente como para depender de esos objetos.

Solo Leslie era suficiente para traer armas de última tecnología y Érica era alguien que podía comprarse esas armas con facilidad.

Aurora y Alice eran mercenarias veteranas que habían trabajado durante largo años.

La más normal del grupo era Nicole, pero ella…

“Vamos a aplastar esas arañas.” Declaro Nicole con un tono lleno de emoción.

Ella se había preparado muy duro para este día y se había esforzado mucho para estar a la par con los demás miembros grupo que eran personas trasfondos importantes o fuerza individual elevada.

Estaba dispuesta a tragarse sus nervios y miedo para acabar con la mazmorra.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.