Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

TG – Capítulo 292: ¿Que sucede?

Capítulo 292: ¿Que sucede?

Aurora observó el portal temporal que llevaba a la mazmorra de rango S.

Era muy diferente a los portales abismales debido a que la tonalidad no era negra, sino que celeste traslúcida.

Sin embargo, era bastante grande dando la sensación de que poderosas criaturas podrían salir de su interior.

El tamaño no estaba relacionado con el peligro de los portales, sino que tal asunto se probaba a través de las máquinas y especialistas, quienes verificaban la densidad de energía mágica.

Desviando su mirada, ella observó a quienes posiblemente serían sus oponentes.

Quien lideraba era un hombre llamado ‘Farkas’, un arquero de rango S cuya especialidad eran los disparos destructivos.

Sus compañeros eran cuatro rangos S junto a varios rangos A que actuarían como protectores.

Algunos de ellos tenían historiales bastante problemáticos.

Tal era el ejemplo de la mujer llamada Anita conocida como la ‘Rubia’, quien usaba un látigo como arma y era una antigua miembro de una mafia croata.

Esa mafia había desaparecido debido a que esa mujer los asesinó y cuando la policía también fue a la escena, fueron asesinados por ella.

Luego estaban dos hermanos que eran mercenarios del extranjero que aceptaban cualquier misión por más ilegal que fuera.

Ambos eran escuderos y llevaban armaduras de cuerpo completo con mazas y enormes escudos.

Uno era alto llevando un casco y el otro era un hombre calvo de expresión fría.

El último era una figura encapuchada vestida con ropa negra que estaba a la espalda de Farkas, su presencia era bastante baja, pero Aurora la había logrado captar.

Era la ‘Sombra’ una asesina reconocida en el bajo mundo y también extranjera.

Eso era lo único que Liam había descubierto de esa mujer y era posible que ella fuera miembro de algún gremio o sociedad de asesinos clandestinos.

La mayoría de ellos eran extranjeros o habían estado en África desde hace poco tiempo y entre ellos se encontraba su objetivo principal.

Mariano Verdi estaba observando a espaldas de todos esos individuos.

Sus dos espadas en sus caderas dejaban en evidencia que era un espadachín dual y sus cicatrices en su cuerpo demostraban que había pasado por bastantes situaciones.

Era hasta tal punto de que una cicatriz se extendía por su ojo que ya no funcionaba.

En total ellos eran seis rangos S, contando a Verdi quien también apoyaba, junto a diez rangos A.

Dejando de darle miradas a ese grupo, Aurora observó a la persona que gobernaba la Ciudad Duala.

El Señor de la Guerra Martz, era un hombre alto que llevaba un traje muy caro pareciendo un hombre de negocios.

Sin embargo, ahora estaba frunciendo el ceño al ver al otro grupo.

No había esperado que la otra parte trajera tantos miembros y muy posiblemente era porque gran parte de ellos fueron contratados del extranjero.

Estaba claro que invirtieron una gran cantidad de riqueza para traerlos, pero eso hizo que Martz se encontrara en problemas.

A su lado tenía dos individuos leales.

Ina una Archimago de magia de fuego la cual patrocinaba su investigación y el otro era Janos, el jefe de su milicia.

Ambos individuos le ayudaron a mantener en control la Ciudad Duala y en cierta manera eran sus socios y aliados.

Ahora ellos también dejaban ver expresiones serias.

Eran tres rangos S y si bien habían traído un grupo de diez rangos A, todavía palidecían en fuerza.

“Al parecer tendré que aceptar tu oferta.” Dijo Martz en voz baja tras acercarse a su lado.

Su mirada estaba en su propio grupo que ella había traído.

Había dudado de traer a los estudiantes, pero al final había aceptado traerlo.

Era arriesgado, pero ellos estaban conformes para aceptar esta misión y si bien Aurora no sabía lo que iba a suceder, tuvo que confiar en su capacidad.

La Capitana Sadiya junto a Chayambaso y Okello con un rango S como Amadayo.

Luego estaba la Sumo Sacerdotisa Xaali con Vanessa y Joslyn, quienes actuaban de apoyo.

Al final estaba Alice y Nicole, Liam no participaría en esta misión al menos no de forma directa debido a que él ofrecía un mayor apoyo en áreas abiertas… Y por supuesto tenía su propia misión.

Si contaban a su glotona amiga, a Amadayo y ella misma eran tres rangos S, capaces de ofrecer apoyo.

Igualaban su fuerza en los altos rangos y superaban en número a los rangos A.

Todo sin alterar a la otra parte debido a que ellos eran jóvenes o no tenían historiales reconocidos.

Básicamente lo estaban subestimando y era una buena carta para jugar a su favor.

“Entiendo. No te arrepentirás.” Respondió Aurora con una sonrisa.

La expresión de Martz se volvió seria, pero finalmente asintió.

No estaba trabajando gratis en este lugar y por su ‘ayuda’ iba a sacar bastantes beneficios para Zerzura e incluso usar su favor para presionar políticas que estaban bajo su interés.

Por supuesto, no había contrato y Martz podía echarse atrás luego, pero el tema era que ella estaba representando a Zerzura y algunos señores de la guerra sabía lo que les podía suceder cuando se ponían en su lado malo.

Viéndolos alejarse Aurora se acercó a su propio grupo.

Nicole había instado a traer a la asesina del grupo de la mafia de Greco quien estaba bajo su mando, pero Aurora la había rechazado.

Estaban igualados en rangos S, pero ella no tenía miedo a la otra parte.

Se notaba que no la conocían y eso era bueno para ella… Ya que si supieran sobre su título la relacionarían con la eliminación de rangos S y se podrían acobardar.

“Prepárense, pronto comenzaremos.” Ordenó Aurora con seriedad y dándole una mirada, agregó. “Recuerden sus órdenes.”

Su voz fue seria y solemne.

Traerlos a esta misión fue arriesgado y Aurora no deseaba que lucharan directamente, solo que apoyaran.

Principalmente era priorizar su propia vida y seguridad, ante todo.

Sus enemigos no solamente iban a ser el otro grupo, también las criaturas que se iban a encontrar en el interior.

Los miembros del grupo asintieron.

“Le dejaré la seguridad a usted Sumo Sacerdotisa Xaali.” Agregó Aurora con seriedad.

Ella oficialmente era un rango A, pero era imposible definirla con esa fuerza debido a que podía rezar a su señor y si esa existencia la apoyaba, entonces muy seguramente podría darle mayor poder.

Era una carta secreta y también la razón por la cual Aurora, había dejado que el grupo la acompañara.

Si algo sucedía, ella podría ayudar a cualquiera que se encontrara en un estado cercano a la muerte con solo rezar a su dios.

******

Vanessa con nerviosismo entró al portal temporal.

Su visión se volvió celeste ilimitado y continuando con sus pasos, su visión empezó a cambiar.

Esta era la primera vez que entraba en una rara mazmorra de rango S y ella no era la única, así que cuando entró, se quedó aturdida.

Había una similitud a las otras mazmorras que, por lo general, eran áreas de cuevas con túneles.

A donde habían llegado era una enorme cueva que se dividía en tres enormes túneles.

El lugar era ciertamente enorme debido a que el techo estaba a treinta metros de alto y el lugar era muy ancho.

En lo alto del techo y en las paredes se encontraban piedras luminiscentes que iluminaban los túneles.

“Esperaba algo más impresionante…” Murmuró Joslyn con nerviosismo.

Su murmullo fue bajo, pero fue escuchado por todos los individuos y Vanessa pudo escuchar una risa que venía del otro grupo.

Se le había dado el historial y pudo ver a Anita la ‘Rubia’ se le reía con cierta burla, logrando que los rangos A de la otra parte también dieran sonrisas burlonas.

Le estaban dando una mirada de desprecio como si preguntaran por qué un rango B, estaba en este lugar… No, era la mirada de desprecio hacia una adolescente que recién estaba en sus dieciocho o diecinueve años.

Burla muy evidente.

“Es normal, en esta mazmorra encontraremos criaturas subterráneas. Principalmente ciempiés, ratas gigantes, y algunos topos. Pero hay otras mazmorras que tienen otro tipo de ambiente, hasta hay algunas que parecen tener un pequeño ecosistema.” Explicó Aurora con calma.

La burla se hizo más evidente ante esa explicación.

“Al parecer hoy tenemos una excursión estudiantil.” Dijo Farkas con una sonrisa y mirando a Martz, señaló. “Si quieres puedes dejar esos niños aquí, no creo que sean de mucha ayuda para esta misión.”

Se estaba burlando de forma evidente del Señor de la Guerra, pero Martz no se inmutó y empezó a organizar los grupos.

Tres caminos y más de treinta individuos.

Vanessa estaba nerviosa, ya que al dividir los grupos no estaba apuntando a limpiar la mazmorra, estaban arreglando los campos de batalla.

Al lado izquierdo ambos enviaron a cinco rangos A, pero Farkas envió a Anita con ese grupo… Estaba claro estaba ‘tomando ventaja’ de la superioridad de sus rangos S.

Si Anita lograba eliminar a los rangos S de su grupo, podría ir a apoyar en el centro.

Sin embargo, Martz no se inmutó y le dio una mirada Aurora dejándola a cargo para que organizara de su lado.

Para ser alguien que se encontraba con enemigos que tenía confianza y que parecía estar en desventaja, Martz no parecía asustado o con miedo.

Estaba tratando esta redada y este futuro campo de batalla como una tarea a terminar.

Aurora por ese lado envió a Alice y a Nicole.

Se notaba que se iba a iniciar una batalla y si la otra parte buscaba controlar ese lado antes de ofrecer apoyo en otra área, Aurora pensaba lo mismo.

Había enviado Alice quien solo dio una mirada y abrió una bolsa de papitas de forma indiferente.

En el medio Farkas se llevó a sus rangos S restantes, enviando a los otros rangos A por el lado derecho.

“Si tienes miedo de que tu excursión infantil se pierda, puedes enviarla por el lado derecho. Te aseguro que saldrán con vida.” Dijo Farkas dando una sonrisa ‘amistosa’.

¿Era una amenaza?

Joslyn tembló como una pequeña gelatina logrando que la sonrisa de la otra parte creciera.

Por su parte, Vanessa no pudo evitar fruncir el ceño.

La forma en la que estaban planeando los lados de la batalla, la calma y la frialdad con la que actuaban hizo que sintiera cierto temor.

A pesar de que sabía que no era una amenaza… Farkas seguramente deseaba mantener a algunos vivos para dárselo a Verdi quien estaba aquí apoyando.

Así que era posible que no estuviera mintiendo, saldrían vivos de este lugar, pero afuera no serían libres.

Martz solo envió a sus cinco rangos A por el lado derecho y Aurora se encargó de organizar al otro grupo.

Vanessa y Joslyn lideradas por la Sumo Sacerdotisa Xaali, junto a la Capitana Sadiya, Okello y Chayambaso irían por esa zona derecha.

Gracias a los otros cinco Rangos A, su número iba a ser mayoría.

Aun así, Vanessa sintió algo de ansiedad lo que la hizo darse cuenta la dificultad de actuar en el ‘frente’.

Peor fue para Joslyn quien parecía estar arrepintiéndose de haber participado en este tipo de misión.

“No te preocupes, todo saldrá bien.” Dijo la Sumo Sacerdotisa Xaali con una suave sonrisa.

A pesar de que le gustaba llevar túnicas de color blanco bastante modestas, su piel color oscuro y su cabello negro, junto a sus ojos de color café, le daba una sensación agradable y atractiva.

Vanessa respiró hondo calmándose por sus palabras.

Sabía que la Sumo Sacerdotisa Xaali era fuerte cuando rezaba a su dios, así que confió en ella.

La otra parte se rio ante ese comentario, pero a ninguno de su grupo le intereso y se prepararon.

Aurora y Amadayo se fueron acompañando a Martz.

Por ese túnel central ambos grupos estaban en dos esquinas caminando con cierta frialdad y seriedad.

Martz con sus dos acompañantes, Aurora y Amadayo, cada uno de ellos rangos S.

Al otro lado estaba Farkas y Verdi, con los dos hermanos con sus grandes escudos quienes estaban equipados con sus armaduras pesadas y en medio de ellos, se encontraba la ‘Sombra’.

Técnicamente había cinco rangos S de cada lado, pero se notaba que Farkas y su grupo tenían mayor confianza y ello era porque miraban a Aurora como una presa.

Muy seguramente revisaron su historial o verificaron su rango oficial.

También había algo de superioridad en contra de Amadayo quien era más conocido de forma internacional gracias a su participación en el torneo internacional.

Al momento siguiente Alice y Nicole en su lado izquierdo siguieron a Anita, quien daba una sonrisa sádica.

Los cinco miembros del rango A que había enviado Martz por ese lado, se notaban tranquilos a diferencia de lo que Vanessa había pensado.

Estaba claro que el Señor de la Guerra había hablado con ellos o tal vez conocían la reputación de Alice e incluso era posible que la hubieran visto en el torneo internacional.

Si los otros pensaban que solo era una estudiante de rango S de la Academia de Héroes, era posible que se confundieran completamente.

Vanessa palmeó a su compañera quien estaba temerosa no solo por ella misma, sino que por los otros.

Como alguien que no había participado en la misión ‘Arca’ o no sabía de la misión ‘Asalto’, estaba claro que no sabría sobre la fuerza de Aurora y Alice, al menos no completamente.

Sus luchas contra los cazadores de bestias tal vez dejaron en evidencia que ambas eran unos rangos S, pero Joslyn al igual que esos individuos todavía la subestimaban.

Su grupo avanzó por el lado derecho y tras varios metros, Vanessa sintió la tensión creciente.

La otra parte solo tenía cinco rangos A y técnicamente ellos lo superaban en número, lo que hizo que se pusieran alertas y tomaran una actitud defensiva de extrema cautela.

*Crack*

En ese momento el silencio se rompió, cuando piedras rotas empezaron a sonar desde los lejos y un ligero temblor se acercó por la tierra desde lo profundo del túnel.

Este túnel derecho se extendía a lo lejos y si bien no era tan grande como el túnel central, media cerca de veinte metros de alto y treinta metros de ancho.

Lo peor era que en la pared había agujeros de diferentes tamaños como pequeños túneles que se extendían por toda la zona.

“…”

Y las miradas de todo el grupo cambio al ver por primera vez los residentes de esta mazmorra temporal.

Empezó con un ciempiés saliendo de uno de los túneles, que fue eliminado por un rango A, pero al momento siguiente salió otro.

Entonces, le siguió otro y otro, hasta que empezaron a salir de los pequeños túneles en las paredes.

Eran ciempiés que tenían pinzas como mandíbulas y otros tenían cuernos en su cabeza e incluso había algunas cuyas patas eran afiladas.

Algunos de ellos median un metro de largo, pero había otros que median tres e incluso había uno que media cinco metros de longitud.

Caminaron por la pared e inmediatamente todos levantaron sus armas para prepararse por la batalla.

“Creo que es mejor dedicarnos a limpiar la mazmorra.” Dijo la Sumo Sacerdotisa Xaali y observando a los cinco rangos A del otro grupo, preguntó. “¿No les parece?”

En su mano una energía se estaba concentrando mientras estaba distorsionando sus alrededores.

Su afinidad a la magia espacial superaba a la de un mago de rango A y era parecido a un Archimago que controlaba un elemento.

Tal distorsión hizo que una expresión difícil se extendiera en ese grupo y al mirar los enemigos que se acercaban, finalmente asintieron.

“Excelente. Es mejor que otros se encarguen de los demás problemas.” Señaló la Sumo Sacerdotisa Xaali extendiendo su mano.

El espacio en diferentes agujeros se extendió y grietas espaciales empezaron a aparecer en todas partes logrando que la carne de los ciempiés fuera desgarrada.

No solo fueron unos pocos, gran parte del grupo de ciempiés que se acercaba fueron eliminados con un solo movimiento de su parte.

Dejando en claro al otro grupo lo que podría sucederle si ellos deseaban atacar.

Permitiendo que su grupo se centrara en la batalla.

******

Alice observó cómo Anita agitaba su látigo en el aire con una sonrisa.

“GRrh…”

Su látigo era extremadamente veloz cortando el aire a su alrededor, logrando golpear a una rata gigante que había aparecido junto a un grupo de ratas de menor tamaño.

Esa rata era una criatura de rango A y ahora estaba siendo cortada por los latigazos de esa mujer.

El látigo no solo era fuerte, sino que al ser un rango S, tenía un aura propia y su propio ‘concepto’.

No era tan avanzado, pero Alice solo necesitó una mirada para darse cuenta cómo funcionaba.

Con cada latigazo la carne de la rata era extraída debido a que el látigo tenía púas y su aura lograba hacer que penetrara profundamente en el cuerpo.

Tras acabar con la rata, Anita volvió a agitar su látigo esta vez cortando a varias ratas pequeñas y le dio una mirada a su grupo.

Los rangos A que fueron enviados por Martz estaban luchando junto a Nicole, enfrentándose a varias ratas gigantes y a un topo de rango A.

Ese topo usaba magia de tierra y en este lugar fue bastante molesto, pero Nicole con su aura de combate rodeando su cuerpo lo enfrentó directamente.

Las piedras eran lanzadas a ella y Nicole lo recibió con su cuerpo, golpeando y desviando los ataques, llamando la atención.

Tal enfrentamiento permitió que los otros miembros del grupo atacaran al topo por los lados y le causaran heridas graves.

*Boom*

Quien lo finalizó fue Nicole quien soltó un puñetazo que logró crear una explosión rompiendo la piel y huesos de ese topo, asesinándolo en el acto.

“Bravo. Bastante notable.” Exclamó Anita aplaudiendo con una sonrisa.

Su látigo ensangrentado estaba en su mano y su equipo había sacado sus armas, dando una sensación siniestra.

¿Iban a comenzar?

Se habían adentrado profundamente en el túnel y era posible que el grupo central estuviera avanzando más rápido.

Tal vez ellos estuvieran por llegar al área en donde se encontraba el jefe de la mazmorra.

Así que si acababan rápido con este lugar era posible que su grupo pudiera ofrecer apoyo al grupo principal.

La seriedad y tensión por parte de su grupo se elevó de inmediato y Alice dando una mirada, guardó sus papitas sintiendo el ambiente.

“¡GRra!”

Lamentablemente antes de que comenzaran otra pequeña oleada de ciempiés quienes eran mayoría en esta mazmorra vinieron del túnel principal.

Alice dio una mirada y al ver ese número que se elevaba en decenas, tomó la delantera.

El número no era tan elevado, era posible que fuera debido a la primera expedición quienes eliminaron gran parte de las criaturas.

Aun así, era un número llamativo que hizo que Anita levantará su guardia de vuelta.

La razón por la cual no habían luchado antes era porque las criaturas se acercaban a cada rato.

Claro, esa era la razón por la cual esa mujer no comenzaba su combate, en cuanto a Alice, solo estaba verificando la fuerza de sus oponentes y ahora se dio cuenta de que se podía encargar de ellos.

“¿Necesitas ayuda?” Preguntó Nicole con una mirada solemne.

Su mirada estaba en los ciempiés que se acercaban subiendo los techos aumentando cada vez en número.

“No, terminaré con todo rápido.” Respondió Alice de forma indiferente.

Su respuesta hizo que Anita diera una sonrisa como si se estuviera burlando ante su arrogancia, pero esa sonrisa burlona no duro demasiado.

Alice solo agitó su mano hacia adelante y su sombra en sus pies se extendió a una enorme velocidad.

Cubriendo el suelo, las paredes y el techo se extendió a más de cien metros dejando que los ciempiés caminaran por su sombra y se acercaran.

Era alguien que podía crear un enorme domo, hacer esta tarea no era nada difícil para ella y también era la mejor forma para terminar como sus enemigos.

Los ciempiés avanzaron por el suelo, escalando las paredes y subiéndose al techo para ir hacia ella por todos esos lugares que se habían vuelto negros.

“¡GRah!”

“Grh…”

“¡GRhh!”

Y solo llegaron a mitad de camino cuando púas salieron del techo, el suelo y las paredes con una gran velocidad.

Era una siniestra trampa que empaló a decenas de esas criaturas y si bien aquellos de mayor tamaño que eran rango A, duraron un poco, al momento siguiente fueron atravesados por más púas, hasta que dejaron de moverse.

En vez de dejar los cadáveres, Alice los tragó con su sombra y cuando estuvieron en el interior los devoró, asimilándolo con la oscuridad en su interior.

Lo tuvo que tragar al interior de su sombra para no asustar a quienes observaban, pero tal acción igualmente causó cierta alarma.

Una sombra negra intangible se había solidificado, atravesado a los enemigos con facilidad y luego los había tragado en esa oscuridad.

El grupo de Anita estaba alarmado, pero también lo estaba el grupo del Señor de la Guerra Martz.

Nicole era la única más tranquila y Alice observó a cada uno de sus oponentes hasta su mirada se posó en Anita quien había levantado su látigo.

Su sombra había retrocedido a sus pies y ambas se miraron.

“¡ATAQUEN!” Gritó Anita alarmada cuando la oscuridad bajo sus pies se extendió a ellos.

Inmediatamente realizó un latigazo apuntándole a ella, pero antes de que pudiera tocarla un brazo negro se extendió desde el suelo, atrapando el látigo.

La masa que conformaba ese brazo estaba condensada y solidificada a un nivel extremo, aun así, fue cortado en parte debido a la ferocidad de ese latigazo.

Repeliendo el ataque su sombra se extendió como si fuera una ola por el suelo, la pared y el techo.

Cuando se extendió a varios metros, la oscuridad se solidificó y se extendió por el aire, cerrando ambas entradas.

Alice dio una sonrisa al ver a la otra parte empezaba a tener miedo y tenía sentido que temieran.

En estos espacios reducidos una vez que ella tomara el control, lo demás iba a ser fácil y así lo demostró cuando los brazos negros empezaron a salir desde las paredes y el techo en donde estaba cubierto por su oscuridad.

Su grupo sabiamente retrocedió a la esquina más alejada y al momento siguiente, todo se volvió oscuridad cuando ella rompió las piedras luminiscentes.

Iba a terminar con su trabajo de inmediato.

******

La batalla principal comenzó de inmediato antes de llegar a la sala en donde estaba el jefe.

El pasillo en esta zona era bastante ancho y largo, dando un gran espacio para luchar y en este lugar se encontraba el Señor de la Guerra Martz luchando con Farkas.

Farkas estaba luchando junto a los dos hermanos que servían como caballeros que lo protegían.

Como un arquero estaba usando la protección de los dos caballeros para poder disparar sus flechas destructivas.

De parte de Martz, solo Janos que era un lancero estaba luchando al frente mientras Ina utilizaba su magia de fuego.

Era un túnel muy abierto y en este caso no había tantos problemas al usar magia de fuego, siempre que se tratara de hechizos con pequeña área de efecto.

Martz por su parte era un psiónico y su fuerza principal era su condensación de su energía psiónica que era capaz de ser usada como ataques a distancia y sus temibles ataques mentales.

Si sus oponentes se distraían podían ser afectados, escuchando ruidos, avisos falsos de sus aliados, efectos en su visión o incluso en su percepción.

Hasta podía ir más profundo y sacar antiguos miedos para hacerlos dudar.

Ahora estaban luchando firmemente en un combate muy ajustado mientras que Aurora junto a Amadayo que parecía tenso miraban.

En otra parte estaba Verdi con la asesina la ‘Sombra’ observando.

El pago que tendría que dar Farkas para esos dos individuos se reducirían si no participaban y era lo mismo para Martz.

Ambos querían dejar su conflicto entre ellos para que el gasto se redujera.

Por supuesto, tal acción solo iba a durar hasta que uno estuviera perdiendo y para llegar a ese punto, Aurora sabía que no faltaba mucho tiempo.

La expresión de Farkas cada vez se volvía más seria y eso era porque estaba siendo afectado por los ataques mentales de Martz.

En esas lanzas y ataques condensados de energía psiónica que brillaban de forma radiante no solo tenía potencia destructiva, sino que estaban imbuidos en ataques mentales.

A pesar de que su grupo se prepararon con métodos de defensa, ahora tenían que protegerse de ataques psiónicos de Martz y ataques mágicos de la Archimago Ina.

Y lamentablemente para Farkas, aunque tenía una buena defensa con esos dos caballeros altamente protegidos y si bien sus flechas eran destructivas, carecía de la potencia que tenía la otra parte.

Janos con su lanza golpeaba a los caballeros manteniendo su atención mientras que Ina lanzaba ataques tratando de quemarlo.

Esos dos caballeros con sus grandes escudos generaban barrera y solo podían protegerse sin posibilidad de atacar.

En ese momento Farkas, le hizo una señal a la Sombra y a Verdi para que participara.

Al instante siguiente la Sombra se movió, pero no atacó al grupo de Martz, avanzó hacia ella.

Por su parte Aurora, desenfundó su espada realizando un poderoso corte que dividió su figura… O eso era lo que parecía, ya que solo había divido a una imagen remanente.

Sin verse afectada por su ataque fallido al momento siguiente las raíces se extendieron del suelo para cubrir a ambos cuando Amadayo quien había estado listo se movió.

La Sombra solo pudo cortar las raíces antes de retroceder con rapidez.

Aurora le hizo una señal a Amadayo que se moviera para que se uniera a la batalla y ese joven obedeció, pero en vez de ir uno contra uno contra una asesina, se unió al equipo de Martz.

Atacando a los caballeros con sus poderosos raíces dejo en claro que podía distraer a ambos debido a sus poderosas raíces que salían del suelo.

Como un equipo experimentado el grupo de Martz cambio de vuelta.

Ina se encargó de atacar a Farkas con su magia de fuego y Martz apoyo a Amadayo con ataques mentales.

Todo mientras Janos se encargaba de la ‘Sombra’ en un ataque cuerpo a cuerpo.

Esa fue la mejor manera de cambiar posición para no afectarse entre ellos y ejercer la suficiente presión aprovechando su ventaja.

La Sombra tendría ventajas en contra Ina que era una maga, pero no en contra de un lancero de combate directo como era Janos.

Por otra parte, Martz podría romper la defensa de los dos caballeros con su magia mental y le permitiría a Amadayo contraatacar.

La batalla volvió a quedar en un punto muerto y Aurora se retiró manteniendo su atención en Verdi quien tenía las manos cerca de sus dos espadas en su cadera.

Ese mafioso también le estaba prestando atención para atacar en cualquier momento.

La destrucción aumentó, bolas de fuego, flechas explosivas, poderosos cortes del lancero, ataques mentales y ataques rápidos de la asesina.

Combinados con las raíces de Amadayo y los poderosos golpes de escudo de los caballeros, hizo que todo se volviera caótico.

Lo agradable de este lugar era que la destrucción no podía extenderse demasiado y el túnel no podía derrumbarse debido a que las paredes de las mazmorras eran extremadamente resistentes.

Si bien había destrucción no era lo suficiente para derrumbar todo el túnel y en cuanto a las criaturas, eran repelidas por los ataques remanentes de ambos grupos.

Aurora se concentró en su objetivo al notar que ese hombre estaba por levantar su espada, pero antes de que pudiera atacar, ella frunció el ceño.

Vio que Verdi de repente sacaba un cristal de comunicación mágico de su anillo espacial y como si fuera alguna comunicación importante, la recibió en medio de este escenario.

Esa comunicación fue personal y si bien Aurora no pudo escuchar lo que estaba hablando, vio como Verdi le daba una mirada en su dirección y luego su expresión se volvía seria.

¿Se había dado cuenta de algo?

¿La habían descubierto?

Era imposible que supiera sobre el ataque que ella realizó a Greco, debido a que mantuvieron todo en secreto e incluso luego de la destrucción que ocasionaron.

En cuanto a los exploradores o espías, en ese lugar estaba la Reina del Norte, sus sentidos eran extremadamente agudos y como una arquera sus ojos eran aterradores.

A todo eso se le agregaba que cada miembro de la mafia estaba atado a Víctor y no revelarían nada.

Por otra parte, de su grupo nadie hablaría de sus objetivos y Liam estaba trabajando, pero era alguien que resultaba difícil de que fuera descubierto.

Tampoco habían actuado en su contra y los únicos que estaban investigando sobre los desaparecidos era la red de información local y ellos no podrían traicionarlo debido a que Liam los mantenía vigilado.

Toda clase de duda e hipótesis pasaron por su mente, mientras que su mano se acercaba a su espada.

Verdi notó su postura e inmediatamente sacó un pergamino de su anillo espacial y lo rompió.

“…”

No era un ataque sorprendente o algún hechizo destructivo, era un pergamino de magia espacial que distorsiono el espacio en la mazmorra y lo hizo desaparecer.

El silencio se extendió por el área y la batalla se detuvo ante esa huida tan repentina.

“¿Qué sucede?” Preguntó Aurora con cierta incredulidad.

“Jefa, al parecer alguien le informó sobre usted y le advirtió que se mantuviera alejado.” Informó Liam desde su reloj holográfico y al momento siguiente, agregó. “Igualmente ya me echo con el control de sus redes.”

La respuesta de Liam vino a su audífono en su oreja permitiendo que solo ella lo escuchara, pero su expresión no dudo en temblar un momento.

La misión de Liam era encargarse de infiltrarse en el reloj holográfico de Verdi y posteriormente en la red de su pequeña mafia, en busca de descubrir el laboratorio y su guarida.

Era una misión indirecta en caso de que Verdi no hablara cuando fuera capturado o en caso de que escapara como ahora… Un plan secundario, era por eso que no lo detuvo.

Al ver que perdieron un rango S, la Sombra que seguía encapuchada rompió su propio pergamino y desapareció completamente.

Antes de que alguien más pudiera huir, fue Farkas quien rompió su propio pergamino para impedir los viajes espaciales durante un corto periodo de tiempo.

“¡Malditos traidores!” Gritó Farkas enfadado.

La ‘Sombra’ era una asesina contratada, claramente huiría cuando las cosas estuvieran en desventaja y con Verdi fuera, el equilibrio se rompió.

Ahora con dos rangos S fuera, la situación se hizo desesperada y fueron los hermanos mercenarios quienes demostraron mayor frustración.

Lo peor para ellos, era que Alice avanzó desde el túnel trasero usando sus brazos negros para moverse.

Se notaba que su batalla en el lado izquierdo la había ganado sin problemas.

“Si se rinden les prometo que seguirán vivos.” Señaló Martz a los hermanos mercenarios.

Eran mercenarios, le pagaron para estar en esa misión y a pesar de que realizaban misiones ilegales, la idea era ganar dinero y no perder su vida.

Tal clase de mercenario no eran muy honestos y más cuando realizaban tratos ilegales, era por eso que Aurora no se sorprendió al ver que giraban sus armas a Farkas.

Aurora lo sabía con solo mirarlo… Esta misión había terminado.

En cuanto a su propia misión con respecto a Verdi, dependía de Liam para realizar su próximo movimiento.

Y Aurora estaba segura de que no estaba tan lejos de terminar su objetivo.

***Nota del autor:

Un capitulo muy largo, que normalmente seria un vale x2, pero lo contare por uno. Disfruten!

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.