<- Actualmente solo registrados A- A A+

TG – Capítulo 30: Primer prueba.

El Profesor Miller miro como sus estudiantes se adentraban a la mazmorra.

El grupo estaba muy bien equipado, y sus expresiones eran serias.

Se notaba su cautela, seriedad y profesionalismo.

“Empezare.” Declaro la Profesora Santulli.

Agitando su mano creo decenas de proyecciones ilusorias que revelaron al grupo de Aurora que estaba mirando cautelosamente los alrededores.

Solo había utilizado su energía mágica para activar un artefacto que podía proyectar la situación de la mazmorra sin que el grupo lo detectara.

De esta forma podían intervenir si una situación complicada ocurría y ver cada parte de la mazmorra.

La Profesora Santulli era una maga espacial de Rango S, ella podía mover a los profesores al lado de los estudiantes en un instante sin necesidad de preparar un hechizo como los magos de Rango A y más bajos.

“Oh, se han dividido muy bien los roles.” Comento la Profesora Morgan y al momento siguiente no pudo evitar sonreír al ver lo que los estudiantes estaban haciendo.

Aurora era la vanguardia, Nicole la retaguardia y ambas como luchadoras de primera fila garantizaban la protección.

Clémentine y Alice estaban en el centro, ambas no necesitaban protección y sus habilidades eran variadas, pero Clémentine iba a ser la primera fuerza de ataque y defensa mientras que Alice iba a dedicarse al apoyo de todos.

Por último, Leslie había tomado el trabajo de explorador y ahora había proyectado en 3D el mapa de toda la mazmorra.

“La mazmorra es bastante complicada debido a sus pasillos que lo hacen parecer un laberinto. Tendremos que cuidar nuestro frente y espaldas.” Comunico Leslie revelando los pasillos en la proyección.

Como la mazmorra era creada con energía mágica y se seguía expandiendo, tenía sus propias reglas a nivel espacial, lo que convertía el interior en un lugar de mayor tamaño que como se veía desde afuera.

El grupo miro los diferentes pasillos que subían y bajaban, luego se interconectaban en diferentes lugares permitiendo que los enemigos se movieran por todas partes libremente.

Esta proyección fue un escaneo que realizaron los del gremio de mercenarios y que Alice pudo conseguir gracias a sus conexiones.

El Profesor Miller asintió al ver eso.

Buscar la mayor información posible para garantizar la seguridad en una expedición era lo principal.

“Creo que tomaremos el plan A e iremos hasta el final para aplastar a nuestro enemigo.” Dijo Leslie que había tomado la posición de exploradora.

Todo el grupo rápidamente estuvo de acuerdo y se empezaron a mover.

La cueva era ligeramente grande y estaba oscuro, así que el grupo llevaba sus propios objetos para proporcionar luz.

Artefactos mágicos liberaron pequeñas esferas que iluminaron los alrededores sin molestar tanto al grupo.

“He detectado movimiento adelante… Los primeros enemigos están por venir.” Informo Leslie rápidamente.

Aurora estiro su cuerpo y espero al enemigo.

Este era los primeros enemigos y los profesores notaron que los estudiantes estaban ligeramente nerviosos por la situación.

Hubo movimientos desde la oscuridad y entonces una decena de arañas salieron.

Estas arañas no eran pequeñas, tenían el tamaño de un perro labrador de unos 40 centímetros de alto sin contar el tamaño que le daban sus patas.

Eran arañas ‘Polybetes pythagoricus’ también conocida coloquialmente como ‘arañas de monte’, solo que estas daban aún más miedo debido a su tamaño.

Sus patas eran gruesas y su abdomen era bastante ancho, pero lo peor eran sus ocho ojos que brillaban en la oscuridad convirtiéndola en criaturas de temer.

Esta especie de araña era las más comunes y eran agresivas por naturaleza.

Apenas vieron al grupo atacaron sin dudarlo.

Aurora fue la que se movió, reforzó su cuerpo con energía mágica y cargo hacia las arañas.

Como las arañas les llegaban a las rodillas, ella no uso sus manos sino hábilmente sus pies y…

“…”

Golpeo a todos como si estuviera pateando un balón de futbol.

Para estas arañas no se necesitaba técnica sino la suficiente fuerza como para enviarla a volar contra las paredes.

Las arañas golpeaban las paredes y sus cuerpos salía gravemente herido debido a la fuerza de impacto.

Estas criaturas eran Rango C, pero eran más débil que el promedio y fueron clasificadas en ese rango debido a la cantidad de su especie, pero cuando la patada de una luchadora de Rango B que reforzó su cuerpo con energía mágica elevando su fuerza en el proceso los golpeaba, estas arañas no tenían forma de defenderse.

Debido a la agresividad las arañas no se vieron asustadas a causa de la muerte de sus compañeras, sino que empezaron a volverse más agresivas.

Escalaban por el techo y se lanzaban a la cabeza de Aurora, solo para terminar recibiendo un puñetazo capaz de hacerlas volar.

En tan solo un minuto Aurora termino con el trabajo y aunque se manchó con las vísceras de las arañas en algunos casos, ella solo activo un artefacto que la limpio de inmediato.

“Como estuvo?” Pregunto Nicole que había estado mirando la batalla.

“Asqueroso, pero más débiles de lo que había esperado.” Respondió Aurora con una sonrisa y cuando volvió a su posición, agrego. “Recomiendo que controles tu fuerza si no quieres que tu puño atraviese partes de su delicado cuerpo.”

Nicole asintió de forma seria.

El grupo continuo y los profesores continuaron mirando.

El grupo había elegido caminar por el pasillo principal, aunque era el que dirigía a la base final donde estaba el jefe, también era el que se encontrarían mayor cantidad de enemigos y estos enemigos no demoraron en llegar.

“Está viniendo una oleada.” Comunico Leslie con una expresión solemne mientras preparaba su rifle de asalto con silenciador, mirando al grupo declaro. “Son más de cuarenta, se detecta criaturas con gran cantidad de energía mágica.”

“Como se esperaba de una armadura de combate de alta tecnología, tiene todo tipo de sensores…” Murmuro la Profesora Morgan mirando la próxima batalla interesada.

Desde adelante se acercaron vibraciones y las arañas empezaron a aparecer.

Además de las ‘arañas de monte’ que parecían ser soldados rasos, también se encontraba otro tipo de arañas.

Unas arañas de patas largas y finas con un cuerpo delgado, gracias a sus largas patas su tamaño era lo suficiente grande como para que le llegaran hasta la cintura y algunas más adultas hasta el pecho.

Luego en el techo se encontraba algunas arañas de menor tamaño con patas gruesas y un cuerpo pequeño, todo su cuerpo estaba cubierto con pelo negruzco que si se quedaba quietas lograba camuflarse en la oscuridad.

“Las de patas largas son arañas escupidoras y las arañas peludas son arañas trepadoras. Son clasificados como Rango B.” Comunico Clémentine y abriendo sus brazos, declaro. “Me encargare de la defensa.”

Con esas palabras una onda se expandió cubriendo al grupo con una barrera psiónica.

“¡Voy primero!” Grito Leslie y apuntando con su rifle de asalto empezó a disparar a las arañas escupidoras.

*Bang*

*Bang*

*Bang*

Sus disparos dieron comienzo a que la pequeña oleada se acercara avanzando a gran velocidad.

Las arañas escupidoras contorsionaron su abdomen y dispararon una bola de tela de araña pegajoso, pero esta no pudo llegar al objetivo y termino golpeando la barrera psiónica de Clémentine.

Esta barrera podía permitir el fuego desde el interior, pero protegía desde el exterior.

Aurora se encargó de aquellas arañas que se acercaban lo suficiente, y cuando las arañas trepadoras intentaban caerle en la cabeza con mucha agilidad, unos brazos negros la atrapaban y la golpeaban contra la pared.

Las alturas de los pasillos eran de algunos pares de metro así que era difícil para Aurora detener a esas arañas.

“Grrahh…”

Esquivando las bolas de tela de araña que le lanzaban, el grupo empezó a retenerlo.

“Mierda… ¡Vienen por atrás!” Comunico Leslie y se dio media vuelta para apoyar a Nicole.

Desde la espalda se acercaron otro grupo de arañas guiadas por una araña negra con líneas y abdomen verde que daba una sensación ominosa.

Nicole que se enfrentó a las primeras arañas de monte usando el estilo de Aurora, apenas noto que la araña negra se acercaba a ella con gran velocidad retrocedió.

La araña se movió con velozmente para cazarla, pero Nicole fue igual y pudo adentrarse a la barrera.

La araña venenosa choco contra la barrera psiónica y entonces Leslie se acercó con una escopeta y dejo salir varios tiros consecutivos.

*Bang*

*Bang*

*Bang*

Los primeros perdigones rompieron la defensa de la araña y los otros disparos rompieron su cuerpo.

“Cuantos miles de dólares se gastó en esas balas?” Pregunto la Profesora Morgan incrédula.

Esa araña venenosa era una araña de Rango B, que tenía una gran velocidad y un veneno letal, pero tenía un cuerpo acorde a su rango… Es por eso que la Profesora Morgan estaba sorprendida.

Las armas en manos de Leslie se convertían en armas de miedo, gracias a la tecnología y su talento que podía reforzarla.

La primera oleada rápidamente termino y los cadáveres quedaron en el suelo.

Aunque Aurora y Nicole eran luchadoras que no tenían capacidad para enfrentarse a muchos enemigos, Leslie, Clémentine y Alice tenían habilidades capaces de enfrentarse a una gran cantidad de enemigos.

El grupo estaba muy bien complementado en ese sentido.

“No hay nada vivo.” Informo Leslie tras escanear el lugar con su casco, miro los cadáveres y pregunto. “Que hacemos con todo esto?”

Algunos cadáveres eran tragados por el suelo de la mazmorra eso se debía a que la mazmorra se mantenía usando los cadáveres de las criaturas que nacían en ella junto a la energía mágica que podía reunir, pero bastantes cadáveres quedaban afuera.

Serian tragados con el tiempo, pero por el momento podían revisarlos y utilizar todo lo que sea útil.

Algunos órganos podían servir como elementos alquímicos.

Como, por ejemplo, con el órgano de las arañas venenosas se podría crear antídotos para algunos venenos, y los núcleos mágicos de las criaturas tenían una gran variedad de uso, pero también un gran valor.

La mayoría de las criaturas, monstruos y bestias generaban sus propios núcleos mágicos… Estos núcleos representaban su vida, su corazón y el medio por el cual absorbían energía mágica y le permitía seguir aumentando su fuerza.

Científicamente los humanos que podían utilizar la energía mágica o psiónica, también habían ‘evolucionado’ de una forma determinada al igual que las bestias mágicas, pero ellos no demostraban ninguna diferencia biológica de los humanos antes del ‘Gran Cataclismo’.

“Déjalos. El grupo de recuperación vendrá cuando limpiemos todo.” Dijo Alice sin darle importancia.

“Oh, al parecer ya sabe sobre eso.” Comento la Profesora Santulli y con una sonrisa, murmuro. “Como era de esperarse de una mercenaria.”

Mientras la fuerza principal se encargaba de asesinar a las criaturas, el grupo de limpieza se encargaba de llevarse todo lo que podría ser convertido en dinero.

En toda expedición siempre había un grupo de limpieza profesional encargado de tratar con los diferentes materiales sin que se pierda la calidad.

Claro, entre el grupo había aventureros que tenían experiencia para encargarse de esos asuntos, pero cuando se llegaba al Rango B, lo normal era dejar que otros se encargaran de esas tareas.

El grupo continúo avanzando y se encontraron en el camino con redes de telas de arañas que cubrían todo su camino.

Clémentine usando sus poderes de telequinesis solo las hizo a un costado pegándola contra la pared.

En el camino se encontraron con algunas arañas y pequeños grupos de asalto, pero no hubo ninguna otra oleada.

“Hay un jefe.”

“Hay un jefe.”

La voz del Profesor Miller junto a la de Aurora resonaron al mismo tiempo y los profesores miraron a Aurora a través de la pantalla.

“Hay un jefe capaz de comandar a las arañas, si seguimos los registros de antes, entonces es… Una Araña Madre.” Revelo Aurora al grupo y con un tono serio comunico. “Esta araña no tiene una alta fuerza de ataque ni una gran defensa, depende de sus crías para su subsistencia y defensa, eso es lo que lo convierte en una criatura de Rango B entre las más peligrosa.”

El Profesor Miller asintió satisfecho.

La Araña Madre era conocida por tener una gran cantidad de crías y un grado de inteligencia lo suficiente para comandar a otras arañas.

Solo algunas arañas muy particulares se negaban a servir, pero se podía notar que en esta mazmorra no había ninguna araña que entrara a este último caso.

“Si seguimos de esta forma nos encontraremos con una gran resistencia en el último pasillo-” Agrego Aurora con un tono serio.

El peligro de esta araña en particular, era su capacidad de comandar y de atacar en una oleada masiva.

Si un Rango A, se descuidaba podría terminar muerto debido a que sería cubierto por todas las arañas.

Una araña podía ocasionar una pequeña herida, pero decenas o cientos… Y de diferentes tipos con diferentes cualidades… Eran una amenaza real para el grupo.

“Supongo que tendremos que ir con todo.” Comunico Clémentine con una sonrisa.

Todo el grupo asintió con confianza.

Leslie fue la primera en prepararse reviso su estado a través de la IA en su casco y luego reviso su arma.

Cuando ella asintió, el grupo empezó a avanzar.

Mientras más se adentraban para llegar a la sala del jefe, la cueva aumentaba su tamaño y se hacía más grande.

La altura aumento junto a la anchura.

Si bien no era lo suficientemente grande como para no ver el techo, este se encontraba a más de siete o diez metros.

La expresión del grupo se volvió cada vez más seria, ya que solo faltaba bastante poco para llegar a la base final y todavía no había recibido ningún ataque.

Además, por el tamaño de los pasillos estaba claro que su pequeño grupo podía ser rodeado sin problemas.

Los profesores que miraban desde afuera también sintieron la atmósfera.

“Profesora Santulli esté preparada.” Advirtió el Profesor Miller y la Profesora Santulli asintió con una expresión seria.

Cuando el grupo estuvo por llegar a la sala final, el suelo empezó a vibrar.

Las esferas de luces fueron enviadas adelante y hacia atrás sin dejar un punto ciego que fuera cubierto por la oscuridad.

Entonces lo vieron.

Decenas de arañas de todo tipo caminaron por el piso, las paredes y el techo.

Esa ola se convirtió en cientos y entonces también se empezaron a escuchar los mismos ruidos a su espalda y otro grupo de cientos de arañas se acercaron.

Ver cientos de arañas del tamaño de perros adultos acercarse al grupo hizo que sus expresiones se volvieran difíciles, pero hicieron su trabajo.

Leslie hizo aparecer un lanzagranadas de su anillo espacial y empezó a disparar hacia un adelante, cuando este acabo empezó a lanzar otras granadas hacia atrás

Entonces mientras los profesores pensaban sobre la imprudencia de lanzar granadas en una cueva, estas explotaron y liberaron ondas eléctricas que se hicieron más fuertes al reunirse con las otras granadas.

Esa onda eléctrica era tan fuerte que no solo paralizo a cientos de arañas, sino que las quemo.

Tanto a adelante como atrás las arañas se detuvieron ante ese ataque tan salvaje.

Aurora y Alice se quedaron con el trabajo de adelante mientras que Leslie y Clémentine apoyaron a Nicole atrás.

El combate empezó cuando Aurora se movió.

Su cuerpo estaba reforzado con energía mágica y se movió con una gran velocidad.

Con sus botas que creaba plataformas en el aire y con su alta agilidad pudo convertir la mazmorra en un área de combate tridimensional.

Saltaba al techo y agarraba unas arañas trepadoras entonces con una gran fuerza la lanzaba hacia el grupo y cuando caía pisaba otras arañas.

Entonces volvió a saltar usando las arañas como soportes, algunas veces lanzando patadas y otras veces largando puñetazos a aquellas que saltaban sobre ella.

Usaba el techo, el piso y las paredes para moverse sin detenerse ni por un segundo.

Las arañas escupidoras se pusieron en posición y lanzaron su disparo pegajoso.

Aurora solo desvió una araña trepadora hacia el disparo y lo logró esquivar, pero las arañas empezaron a aumentar su ataque y ella lentamente fue rodeada.

Fue en ese momento que más de unas decenas de brazos se extendieron desde la espalda de Alice y como arietes golpearon a las arañas bajándolas del techo y de las paredes.

Normalmente los brazos deberían haber reducido la movilidad de Aurora a causa del espacio del pasillo, pero ella se movió ágilmente a través de ellos y los usaba como soporte.

Protección y defensa, el dúo fue imparable en un ataque todo poderoso.

No importa cuán fuerte fueran las arañas los brazos negros eran salvajes, tomándolos de sus extremidades y despedazándolas o simplemente lanzándolas contra las paredes.

Ni siquiera las telas de arañas que lanzaban las arañas escupidoras podían retenerlas y solo las mismas arañas se pegan en ellas y los brazos la golpeaban contra la pared.

Desde la parte trasera Nicole protegía a Leslie de las arañas que se acercaban y esta última disparaba su rifle de asalto lanzado algunas granadas de vez en cuando.

Las arañas se empezaron a acercar al grupo y algunas lograron atravesar la defensa de Aurora y Alice, pero cuando caían sobre el grupo chocaban con la barrera.

La mirada de los profesores se volvió llena de sorpresa debido al alto número inesperado de enemigos que se encontraba escondidos.

Un tipo de araña venenosa empezó a lanzar su veneno y entonces la tierra tembló como si hubieran ‘pasos’.

En ambos lados aparecieron dos arañas grandes con extremidades anchas y gruesas.

Esas arañas por si solas median cerca de dos metros y parecían criaturas de gran fuerza.

“¡Arañas acorazadas! Leslie, Nicole reúnanse.” Grito Clémentine al ver las arañas.

Esas criaturas eran de Rango B y eran unas de las más difíciles de tratar debido a su alta fuerza y resistencia.

No importaba si eran lentas, podían soportar los disparos de Leslie que antes podían atravesar a otros tipos de arañas con facilidad.

Cuando Leslie y Nicole rodearon a Clémentine mirando con una expresión seria a sus enemigos sin saber lo que ocurría a su espalda, la poderosa psiónica se movió.

Primero toco su arete y su barrera se expandió con una gran fuerza haciendo que las arañas que estaban pegadas a ella chocaran contra la pared y el techo, enviando a volar todas las demás.

Entonces las piedras empezaron a elevarse en una gran cantidad alrededor del grupo y Clémentine las disparo con precisión hacia sus enemigos.

Estas piedras atravesaron a algunas arañas y a otras le rompieron sus miembros.

Los golpes fueron tan crueles y con tanta potencia que la cantidad de enemigos disminuyo al instante, pero eso fue el principio.

Nicole saco de su anillo espacial diez filosas cuchillas que no tenían mango y Clémentine tomo el control de ellas con su telequinesis, enviándolas volar al grupo de enemigos.

Estas cuchillas tenían un filo tan impecable que apenas rozaban las arañas, eran cortadas.

La araña acorazada pudo soportar el ataque, pero cuando las diez cuchillas la rodearon y todas atacaron al unísono con el control único de una psiónica poderosa, la araña solo pudo moverse por unos metros hasta que las cuchillas salieran de su cuerpo ya destrozado.

Con el apoyo de Clémentine, Nicole y Leslie empezaron a moverse y ganar terreno.

Pero para los profesores que miraban todo esto como terceros el problema no era en la zona trasera sino adelante.

En ese lugar los brazos seguían moviéndose, pero las criaturas seguían llegando.

A unos metros se encontraba la sala de la madre de las arañas, estas no dejarían que llegaran tan fácil así que eran audaces y agresivas con sus ataques.

La sombra de la espalda de Alice se empezó a extender por el piso mientras caminaba hacia Aurora que se estaba adelantando al nido de arañas.

Los brazos de Alice bajaron de su espalda y se extendieron desde su sombra del piso y las paredes, dejando un espacio oscuro a su alrededor mientras su sombra se seguía extendiendo.

A pesar de la agilidad de Aurora y sus movimientos llenos de destrezas, lentamente empezó a ser rodeada cuando las arañas decidieron eliminarla a ella que se acercaba al nido de su madre.

“Como siempre?” Pregunto Aurora mientras los brazos la cubrían como una cárcel para protegerla.

“Como siempre…” Respondió Alice y por primera vez extendió sus brazos.

Los brazos aumentaron en una enorme cantidad hasta el punto de que la sombra empezó a extenderse por el aire haciendo que la vista de la zona trasera desapareciera.

Las paredes se convirtieron en negro y el lugar parecía más oscuro que nunca mientras Alice miraba desde el medio de esa escena.

La zona oscura era ominosa y aterradora, ya que parecía moverse y contorsionarse como si cosas extrañas quisieran salir desde su interior.

Pero Aurora no le importo, y solo volvió a reforzar su cuerpo con energía mágica y se puso sus guantes de combate de forma rápido.

Choco sus puños para que las ondas eléctricas salieran y luego salió disparado hacia la araña acorazada que estaba en el centro.

Esquivo las arañas mientras los brazos todavía la seguían a pesar de que estaba a más de veinte metros de distancia de su compañera.

Esquivando las telas de araña y esas molestas arañas que buscaban atraparla, cayo a la espalda de la araña acorazada.

Sin ni siquiera mirar a las arañas que literalmente la tenían rodeada, Aurora empezó a golpear con su puño el abdomen de la araña.

*BOOM*

*BOOM*

*BOOM*

El sonido explosivo era escuchado cuando los golpes de Aurora cayeron sobre la araña y la onda eléctrica se extendía por todo el cuerpo de la araña.

No importa cuánto se quisiera mover la araña acorazada, esto era bastante difícil debido a los brazos y las demás arañas a su alrededor.

Así que lo único que pudo hacer fue soportar los golpes, lamentablemente las ondas eléctricas eran tan potentes que empezaban a quemar su abdomen, hasta que finalmente exploto.

Las tripas mancharon los puños de Aurora, y cuando estaba a punto de ser rodeada, los brazos negros aparecieron recibiendo los ataques de las arañas escupidoras y apartando a las demás arañas.

Pero cuando miro a donde estaba Alice ya era imposible volver.

Los brazos cruzaban por decenas de cadáveres y arañas de todo tipo, cubriendo gran parte de la vista.

Además, las arañas eran tan numerosas que subían por los brazos y escalaban por ellos cubriendo su retirada.

“Prepárate.” Ordeno el Profesor Miller al ver que Aurora se había quedado encerrada.

Pero para sorpresa del Profesor Miller, Aurora se movió más al interior del pasillo cerca de las arañas escupidoras.

“¡Ahora!” Grito Aurora y los brazos se movieron.

Sobrepasaron la velocidad de Aurora uniéndose y creando una pequeña plataforma de color negro.

Ella aterrizó en ese lugar y al momento siguiente decenas de arañas atacaron cubriendo a Aurora y a la plataforma negra.

Los profesores se quedaron completamente sorprendidos no por la imprudencia de Aurora o que ella terminara siendo rodeada por arañas sin dejar su cuerpo a la vista, sino porque al lado de Alice donde su sombra se había extendido Aurora apareció de un salto desde esa oscuridad profunda.

Había sido movida desde adelante hacia atrás y Aurora no se veía perturbada, solo activo su artefacto de limpieza y golpeo el hombro de Alice con una sonrisa.

“Cuando tú quieres.” Declaro Aurora con una voz tranquila como si momentos antes no hubiera estado en el centro del enemigo rodeado por ellos.

Alice asintió indiferente y chasqueo sus dedos.

Desde donde Aurora supuestamente estaba rodeada, decenas de púas negras salieron disparadas atravesando a todas a las arañas y penetrando profundamente en la pared y techo de la mazmorra.

Entre los brazos donde las arañas todavía se movían, vibraron por un momento y entonces púas salieron desde sus lados penetrando todo a su alrededor.

La decena de brazos convirtieron toda el área en una zona de púas negras en la que apenas se podía ver al otro lado debido al número extremo de púas.

La sombra empezó a volver a la espalda de Alice mientras los brazos se retiraban igual de negros que cuando habían salido, como si no hubieran sido manchados por las vísceras y sangre de cientos de arañas.

Alice mirando la escena donde los cadáveres caían al suelo todos dañados, solo abrió su bolsa de papitas y empezó a comer con una expresión aburrida.

Cuando la sombra volvió a la espalda de Alice, el grupo se volvió a reunir con expresiones cansadas.

“Solo quedan algunos enemigos, pero están huyendo.” Informo Leslie tras el escaneo de su IA.

Ante esas palabras el grupo cayo agotado al suelo, ante la señal de victoria.

Desde afuera los profesores se miraron entre ellos.

“Un verdadero dominio de la oscuridad…” Dijo la Profesora Santulli con una expresión llena de admiración y con un poco de lástima, comento. “Es una pena que el Gremio de Mercenarios no tenga información sobre su poder, sino podríamos ayudarla un poco para que progrese.”

“Alice no es muy habladora y le gusta mantener todo en privado… Será difícil conseguir algo incluso si le preguntamos.” Comento el Profesor Miller agitando su cabeza suavemente.

Ellos habían estado a punto de dirigirse a Aurora cuando esta fue cubierta por las arañas, ya que nunca esperaron que ella pudiera moverse por las sombras de Alice.

El Gremio de Mercenarios había clasificado la habilidad de Alice como [El Dominio de la Oscuridad] pero no había ningún detalle específico sobre sus habilidades.

“Bueno, el Gremio de Mercenarios nunca preguntaría demasiada información a alguien como ella.” Dijo la Profesora Santulli y cuando todos la miraron, ella dio una sonrisa y declaro. “Esa jovencita tiene la fuerza de un Rango A, pero ella es sin duda unas de las más fuertes de ese rango.”

Los profesores asintieron y miraron a los estudiantes se acercaban al final del pasillo.

Hubo una última resistencia, pero eran arañas débiles y pequeñas, que Leslie termino disparando o Nicole pisando.

Cuando llegaron al final del pasillo, un área circular con un techo de más de diez metros de alto fue dejado a la vista.

El área era grande y en el centro se encontraba una araña de más de tres metros que miraba con salvajismo, pero eso era lo único que podía hacer debido a su débil cuerpo.

Toda el área a su alrededor estaba llena de huevos algunos más grande que otros.

“Si le daban un mes más, la mazmorra podría haberse desbordado.” Comento Aurora con una expresión seria.

Los huevos superaban la cifra de miles y mínimo las arañas iban a ser criaturas de Rango D o C.

Su número iba a ser lo suficientemente grande como para que la mazmorra no pudiera contenerlos más y estos pudieran escapar.

Si bien podrían haber sido detenidas con tiempo, su número sin duda generaría bastante bajas civiles.

“Bien terminemos con esto. Tenemos que limpiar todo.” Declaro Clémentine acariciando suavemente su cabeza con un suspiro.

Todo el grupo asintió animado.

Su primera prueba había acabado.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.