Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

TG – Capítulo 33: Aumento de dificultad.

Capítulo 33: Aumento de dificultad.

El Director Vincent suspiró para sus adentros al ver al hombre que estaba presente en su oficina.

“Me agrada que los grupos y gremios estén esparcidos por todo el mundo no solo a los países más grandes. Países de Asia, Oceanía, América, Europa y África… Básicamente se cubre todo el mundo.” Dijo el Profesor Miller y luego con un ligero fruncir de ceño, preguntó. “Pero por qué el grupo mercenarios de Aurora y Alice, ¿están en la lista para elegir?”

Era una pregunta seria, pero el Director Vincent esperó un momento y…

“No necesitamos ponerlo. Ellas son estudiantes y no me gustaría que otros estudiantes aprendan de sus compañeros. Lo que busco para su estudio es un aprendizaje real e independiente con profesionales” Agregó el Profesor Miller.

Un rechazo contundente.

Otros grupos y gremios que tenían hijos en la academia también buscarían que sus hijos fueran a lugares seguros y grupos en los cuales no sean tratados de forma muy negativa.

Para el Profesor Miller que el grupo de Aurora y Alice, que era un simple grupo de Rango B sin nombre, estuviera en la lista era una perdida.

No solo se trataba de que ellas eran estudiantes, sino…

“El número de integrantes no aparece, pero se cree que son solo tres individuos… En ese lugar los estudiantes no aprenderán nada” Agregó el Profesor Miller agitando su cabeza en negación.

Esta práctica en realidad se buscaba que los estudiantes aprendieran de diferentes profesiones, que supieran como ellos se movían y organizaban, pero también que interactuaran con distintas personas y que maduraran como héroes con la ayuda de expertos.

Un grupo de rango B, que era creado por los estudiantes parecía solo ser un juego de unas adolescentes ante los ojos del Profesor Miller.

“Tú no das las clases para estudiantes de nivel superior, es por eso que no lo sabes… Ese grupo ha estado en la lista durante unos años.” Reveló el Director Vincent.

Esa era la verdad.

Lamentablemente la petición de Aurora de subirle prioridad y concederle algunos beneficios, hizo que apareciera entre los primeros grupos y gremios que o bien eran controlados por Rangos S, o tenían un gran número de usuarios y reputación… Así que ver a un grupo de Rango B era llamativo.

“También han estado presente en otras academias.” Agregó el Director Vincent tras recordarlo.

Había alguna que otra academia que lo tenía en la lista de grupos para entrenar y se lo habían ganado debido a sus trabajos y posición.

“Pero ellas son estudiantes.” Replicó el Profesor Miller sin ceder.

Ese era el problema, en el informe que el Profesor Miller pudo conseguir no aparecían los integrantes totales, pero los grupos se creaban con un mínimo de tres integrantes.

Si tuviera más miembros al menos podrían aparecer, pero ese grupo ante sus ojos era uno entre los miles y miles de grupo de Rangos B que solo eran registrados por formalidad.

Además, había un asunto que se mantenía en su mente…

“Su actuación en la prueba a principios de año sigue sin tener sentido y es de suma preocupación.” Comentó el Profesor Miller con una expresión seria.

Aurora abandonó su grupo en medio de una prueba y luego se la encontró asustada en un armario, pero unas clases después ella ya se estaba enfrentando a monstruos de todo tipo con una fuerte habilidad.

Era incomprensible y era un problema.

El Profesor Miller pensaba que Aurora tenía un gran problema a la hora de enfrentarse a humanos, es por eso que huía cada vez que sucedía sin importarle si abandonaba a sus compañeros.

En el ataque de Grecia a la clase de historia, el Profesor Miller escuchó como ella había desaparecido durante ese periodo y aunque un oficial dijo que ayudó, era difícil decir si solo estaba cubriéndola o era la verdad.

La lapicera del Director Vincent tembló.

Había ocultado su actuación debido a sus propias circunstancias, no pensó que escalaría tanto en la mente de unos de sus profesores.

“Incluso si soy objetivo. Un pequeño grupo de mercenarios de Rango B, no puede ayudar a los estudiantes a progresar. Si bien Alice está en el grupo, eso no significa que ese grupo sea aceptable.” Agregó el Profesor Miller de forma clara.

El Director Vincent podía entender sus palabras.

Un grupo normal de Rango B tendría grandes dificultades para encontrar misiones debido al alto número de grupos de ese rango, y ni hablar de conseguir pases para limpiar mazmorras.

Eso era simplemente imposible, ya que no solo se necesitaba contacto y confianza entre los grupos mercenarios, si no necesitaban reputación y un número decente.

El mundo entre los bajos rangos era bastante conflictivo y más en este tiempo de paz que las misiones escaseaban.

El Director Vincent dio un suspiro y se frotó su sien.

El pedido de Aurora para darle más prioridad a su grupo le complico bastante la situación, aun así…

“El grupo continuará en la lista.” Declaró el Director Vincent sin aceptar negativa y al ver la expresión del Profesor Miller, añadió. “Ese grupo es más de lo que parece a simple vista.”

Esa era la razón por la cual el grupo se encontraba en la lista en diferentes academias.

A nivel personal era un grupo desconocido, pero con prestigio elevado entre los que lo conocían.

Sus contactos, sus trasfondos, sus objetivos y la forma de realizar sus tareas eran único.

“El grupo no parece llamativo, no tiene nombre y no aparece en la lista de miembros. Si vamos a su historial de misiones ha tomado pocas misiones. Aunque todas han sido completadas y su confiabilidad es alta para el gremio, el número de misiones no supera la decena.” Comentó el Profesor Miller recordando el informe que había leído.

Ese informe había sido sacado oficialmente del Gremio de Mercenarios.

Al escuchar esas palabras el Director Vincent agitó la cabeza.

“El grupo es más de lo que revela un simple informe.” Anunció el Director Vincent y al ver que el Profesor Miller seguía rechazándolo, agregó. “Tú mismo lo has visto en tu entrenamiento. Aunque has querido que Aurora mejorara, ella es muy hábil y no necesita tus consejos o ayuda… Ni hablemos de Alice.”

Ciertamente el grupo no tenía una larga lista de misiones, pero eso se debía a que ellos aceptaban misiones no oficiales o misiones que no pasaban por el gremio de mercenarios que garantizaba su seguridad.

En cuanto a lo otro, Aurora era hábil y eso era innegable a pesar de que era un Rango B.

El Profesor Miller se quedó en silencio.

Técnicamente era verdad, podía arreglar problemas menores y aunque tenía el objetivo de que Aurora mejorara y lograra manifestar su aura de combate, ciertamente no la ha ayudado mucho.

Volviendo a tomar su lapicera, el Director Vincent añadió. “Solo espera que las pruebas terminen.”

El Profesor Miller suspiró ante la insistencia del Director Vincent y se fue.

Apenas quedo solo el Director Vincent dejo salir un largo suspiro.

Tenía demasiados problemas solo por comprar un grimorio y ahora tenían personas que estaban atrás de él… Dejándole ver que su Academia no era tan limpia como parecía.

“Espero que esta vez no arruinen mis planes.” Murmuró el Director Vincent mientras agitaba la cabeza, preguntándose si debió aceptar el pedido de sus conocidos a la hora de aceptar a Aurora.

******

Con un traje muy bien cuidado el Profesor Lindbergh observó a sus estudiantes.

“Hoy hablaremos de los demonios.” Dijo el Profesor Lindbergh y estudiando la reacción interesada de sus estudiantes, declaró. “Estos individuos no son solo seres de piel roja con grandes cuernos como las historias de fantasía les hacen creer, sino que pueden ser elfos, humanos, enanos o de cualquier otra raza.”

Los estudiantes se sorprendieron ante esa declaración.

Para ellos los demonios eran estos seres de piel roja con grandes cuernos, eso no solo fue establecido por las historias de fantasía, sino que por las historias que escucharon de Terra nova.

Los demonios ‘puros’, esa raza de piel roja con cuernos fueron la que causaron mayor estrago en la tierra, pero no eran los más numerosos.

“Aquellos individuos que son llamados ‘demonios’ tiene una peculiaridad base. Usan energía demoniaca.” Reveló el Profesor Lindbergh y comenzó a explicar. “Esa energía es igual que la energía mágica común, solo que ha sido influenciada por el ‘Caos’… Esta energía primordial del principio de los tiempos que se encarga de corromper todo lo que toca.”

“No le hablaré sobre ese poder, ya que está fuera de mi entendimiento, sin embargo, el consenso general es llamar ‘demonio’ a todos aquellos que usan la energía demoniaca.”

Caminando de lado a lado su expresión era solemne al hablar sobre el tema.

“Estos individuos pueden ser humanos, elfos, enanos o de cualquier raza. Eso no significa que todos los demonios sean malos, como ustedes habrán escuchado hay demonios ‘buenos’.” Agregó el Profesor Lindbergh y al ver estudiantes aturdidos por su excesiva explicación, que seguramente iba en contra de una parte extremista de alguna iglesia, reveló. “Pero al final es lo mismo… Todos ellos son peligrosos, sin excepciones.”

Aurora vio que Alice asintió interesada por esta clase y ella siguió escuchando.

“El Caos corrompe mente, cuerpo y alma. La energía demoniaca como una energía relacionado con el ‘Caos’, es parecida.” Explicó el Profesor Lindbergh y con una expresión seria, añadió. “Los demonios más poderosos pueden crear monstruos grotescos para que luchen a su lado, pero si se dejan llevar pueden convertirse en monstruos igual de grotescos que no distinguen amigos de enemigos.”

Sus palabras eran tanto una advertencia para que se mantengan alejado de esos asuntos como un aviso de que tengan cuidado cuando lucharan contra demonios.

Al igual que las criaturas y bestias que eran afectadas por el ‘Caos’ y se convertían en monstruos grotescos, irracionales y violentos… Los humanos o cualquiera otra raza eran igual.

“Eso es todo lo que diré por ahora sobre demonios. La clase que viene hablaré de los ‘Paladines’ aquellos individuos que usan los poderes de los dioses para enfrentarse a sus enemigos.” Dijo el Profesor Lindbergh y antes de que los estudiantes se levantaran, mencionó. “Recuerden los exámenes serán el próximo mes. Entiendo que tengan tareas y asuntos pendientes, pero es importante que estudien para mi clase… Clase que si la recuerdan les puede salvar la vida.”

Aurora asintió de acuerdo con el Profesor Lindbergh.

Tener conocimiento sobre las diferentes profesiones, sus fuertes y sus posibilidades era vital cuando se enfrentaban a un enemigo de ese tipo.

Le gustaba esta clase, ya que…

“Esta es la clase más fácil para mí.” Murmuró Aurora con un suspiro de alivio.

Como una mercenaria tener conocimiento sobre las diferentes profesiones era algo básico y fundamental y ella era bastante conocedora en ese sentido.

“A mí me gusta la clase de teología.” Comentó Alice comiendo sus papitas.

Los labios de Aurora temblaron.

Seguramente eso era así debido a que ya se había ‘comprado’ a la Profesora Santulli.

Como la mejor estudiante de clase de teología que hablaba amistosamente con la profesora sobre distintos libros y aportaba comentarios a la clase como si estuviera dándola ella, Alice era la alumna perfecta de esa clase.

Agitando su cabeza Aurora empezó a dirigirse a la clase de combate junto a Alice.

Tal como dijo Clémentine en la mañana, ahora el Profesor Miller revelaría los grupos para la segunda etapa y también informaría sobre las mazmorras.

Cuando llegaron a la sala de entrenamiento el Profesor Miller ya los estaba esperando pareciendo ligeramente malhumorado.

“Felicidades por pasar la primera etapa de esta fase. Algunos tuvieron pequeños errores y complicaciones, pero al final todo lo hicieron bien y esta experiencia le servirá para lo que está por venir.” Dijo el Profesor Miller asintiendo suavemente.

Estaba observando a aquellos estudiantes que bajaban la cabeza sabiendo que cometieron errores.

“No se desanimen, tienen que aprender de sus errores y hacerlo mejor en la siguiente etapa. Etapa que será con grupos al azar y que aumentará la dificultad a otro nivel.” Añadió el Profesor Miller y con una expresión seria, declaró. “En la siguiente etapa toda la clase se dividirán en tres grandes grupos con sus respectivos equipos al azar, siendo aquel con menos integrantes el que tendrá la única Rango A de la clase.”

Los estudiantes se emocionaron al mirar a Alice.

Si se dividían en tres una clase de setenta estudiantes, entonces dos equipos tendrían veinticinco estudiantes y la última tendría veinte, pero un Rango A en sus filas… El número no importaba ante el poder, así que todos esperaban deseosos estar del lado ganador.

Solo muy pocos estudiantes dieron expresiones complicadas al darse cuenta de que la dificultad había aumentado en un gran nivel y así era.

“Entonces con sus respectivos conjuntos de grupos, se enfrentarán a una Mazmorra Temporal de Rango B.” Declaró el Profesor Miller aturdiendo a todos los estudiantes.

Tal como algunos pensaron la dificultad había aumentado en varios niveles.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.