Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

TG – Capítulo 45: Realidad.

Tras saludar al grupo uno por uno, Liam dio su sonrisa más profesional.

“No me agrada hablar de negocio con el estómago vacío, ¿qué tal si pedimos?” Pregunto Liam con un tono casual, pero sin esperar respuesta llamo el mozo y tomo la carta.

“Oh, carne de draco… Tráigame ese filete y también un vino élfico de Terra nova, que sea de los elfos lunares.” Ordeno Liam y al ver que todos lo miraban, dio una sonrisa y comento. “Las uvas que usan los elfos lunares son excelente… Ya saben está cerca del árbol del mundo.”

Nadie entendió a qué se refería con esas palabras, pero la calma y tranquilidad con la que hizo el pedido llamo su atención.

El mozo se giró a mirar al grupo que seguía aturdido.

“Pueden pedir lo que deseen, hoy pagan los jefes… Quiero decir el grupo.” Comento Liam corrigiéndose a mitad de camino y al ver que el grupo estaba aturdido, agrego. “Además hoy está el maestro culinario así que comer su comida también puede ser descrita como suerte.”

“Está bien…” Murmuro Clémentine y mirándose entre su grupo hicieron sus pedidos.

Se notaba a simple vista que sus pedidos eran los platos más baratos… Claro, esos platos tenían un valor de cien mil dólares como mínimo.

Estaba bastante claro que el grupo estaba nervioso.

Incluso Clémentine, Érica y Leslie que venían de familias adineradas se sintieron nerviosas ante esta entrevista.

“También traigan un jugo de frutas de los más delicioso que tengan disponible.” Añadió Liam al ver que el grupo no había pedido bebida.

Aunque eran mayores, eran estudiantes es por esa razón que no pidió bebidas alcohólicas…

El mozo tras anotar los pedidos, abandono la habitación.

La habitación se quedó en silencio y Liam noto como el grupo se retorcía cuando los miraba.

“He visto sus batallas y también he leído sus perfiles… Estudiantes bastante capaces y hábiles, con un gran futuro.” Comento Liam para romper la tensión.

“Solo hacemos lo mejor que podemos.” Respondió Clémentine buscando calmarse.

Liam asintió suavemente y añadió. “No hay que ser tan humilde, aquí están presentes los más hábiles o aquellos que representan los valores del grupo.”

“¿Valores?” Pregunto Andrés sin poder contenerse.

Entendía que algunos fueran hábiles ya que para él no había duda que alguien como Clémentine llamo la atención, pero en cuanto a los valores… No entendía a lo que se refería.

“El grupo mercenario tiene sus propios valores, objetivos y principios. Esta reunión no solo es para verificarlos y entrevistarlos a ustedes, sino para comprobar si ustedes están de acuerdo con nuestros principios.” Explico Liam y con una sonrisa entretenida, agrego. “Claro, ustedes también verán si nuestros principios y objetivos son acordes a lo que buscan.”

No solo se trataba de entrevistarlos y comprobar sus habilidades, capacidad o personalidad sino para revelarle sus principios y en caso de que estén de acuerdo, permitirle unirse.

Era muy posible no estar de acuerdo con algunos de los valores u objetivos del grupo y rechazar unirse.

Este trabajo no era ninguna broma…

“Ustedes son compañeros de Aurora y Alice, pero…” Dijo Liam y su expresión tembló durante un momento, pero al final declaro. “Eso no significa que la pasaran bien y sea agradable. Ellas tienen un alto rango dentro del grupo y es muy seguro que ellas lo traten como tales… Como novatos a los que hay que entrenar duramente.”

Las expresiones de algunos del grupo temblaron.

No importa cuánto se dijeran que querían experimentar ser mercenarios, una parte de ellas le decían que como conocían a Aurora y Alice, seguramente será más fácil.

Mientras estaba en silencio el mozo toco la puerta y otros mozos entraron trayendo las copas y bebidas junto algunos aperitivos crocantes y dulces.

Tras servir las copas, Liam miro al mozo y dijo. “Gracias.”

Con eso el mozo asintió y salió afuera quedándose al otro lado de la puerta, esperando órdenes.

Liam bebió el trago completo de su copa y murmuro. “Estoy sintiendo como el dinero desaparece en mi garganta.”

Las expresiones del grupo temblaron e incluso Andrés tuvo que asegurarse para no ahogarse con su trago.

“Primero me gustaría revelarle un punto importante que seguramente decidirá sobre sus decisiones.” Dijo Liam e ignorando las miradas extrañas del grupo, declaro. “El grupo muy pocas veces acepta tareas oficiales de los organismos oficiales. Ustedes una vez dentro no tendrán ningún registro oficial sobre sus misiones, ni en el gremio de mercenarios ni en la academia no importa cuántas misiones hayan realizado.”

Las expresiones de los estudiantes cambio de forma evidente.

Grupos mercenarios ilegales le vino a su mente, pero…

“Incluso hay muy pocos casos que aceptamos misiones de fuerzas exteriores. Para decirlo de otra forma somos los encargados de crear y realizar nuestras propias misiones, por lo tanto, la paga varia demasiado, pero…” Agrego Liam y sacando cinco documentos de su anillo espacial lo distribuyo al grupo, entonces con una agradable sonrisa comento. “Existe un pago general.”

“Quinientos mil dólares…” Exclamo Nicole mientras su mano temblaba.

“Esa será su paga durante todo el mes de julio independiente de las misiones que realice el grupo.” Declaro Liam con un tono claro y luego añadió. “Claro, el pago aumentara dependiendo de ciertas misiones importantes que se lleven a cabo de forma exitosa.”

Se les pagaría quinientos mil dólares no importa si había o no misiones.

Para un grupo de novatos que recién estaban saliendo de la academia y no habían trabajado nunca, era un pago demasiado jugoso y una oferta tentadora.

El pago seria cerca de limpiar la mazmorra ‘La Guarida de las Arañas’ cinco veces… O tal vez más debido a que esa vez que la limpiaron no fue limpiada durante un mes lo que llevo a que ganaran más dinero.

Esta era una cifra astronómica y más para estudiantes sin experiencia que solo eran meros Rango B… De los que había cientos de miles por todo el mundo.

“El pago es elevado debido a que por lo general nuestras misiones son ‘Ad honorem’ y no recibimos retribuciones económicas. No ganaran dinero no importa a cuantas personas salven, las misiones no estarán en el historial de ningún organismo oficial no importa cuán difícil hayan sido sus misiones. Y si soy sincero, es muy seguro que pasaran desapercibidos para la mayoría de los medios periodísticos y al final de mes es muy posible que se den cuenta de que el pago es una miseria comparado con todo su trabajo.” Declaro Liam bebiendo de un trago su vino.

El grupo se quedó en silencio.

Podían sentir el tono pesado de Liam y la importancia del asunto.

Pero no había mentira en ello.

En los medios televisivos mundiales de la mayoría de lo que se hablaba son de problemas y tensiones internacionales o de Oriente Medio conocida como las tierras sin ley.

Nuevas tecnologías, mazmorras y criaturas poderosas, datos sobre Terra nova… Pero al final muy pocos medios hablaban sobre lo que ocurría en áfrica.

El continente olvidado, el lugar que se convirtió en las ‘tierras de nadie’, en donde los gobiernos cayeron y países desaparecieron juntos a sus pueblos.

Lo que mayoría conocía de áfrica era su nombre y el nombre de algunos países junto a la calamidad no-muerta que habitaba en el ya arruinado Egipto.

“Nuestros objetivos y valores son simples. En primer lugar, ayudamos y mantenemos la seguridad de aldeas y personas que no puedan pagarse individuos fuertes. Rechazamos misiones ilegales o de asesinato, nos adentramos en asuntos peliagudos y en lo que muy pocas personas conocen y del cual muchas vidas dependerán.” Explico Liam y mirando a los estudiantes con una expresión solemne, declaro. “Si ustedes desean trabajar o no, siguiendo nuestras reglas es una cuestión personal de ustedes… Esa es la razón por la que están aquí, para decidir.”

Esta reunión dejaba en claro los objetivos e intereses del grupo mercenarios… Y su labor en áfrica.

Aunque fue un resumen ligero, esto era suficiente para que los estudiantes pudieran tomar sus decisiones.

No hubo intentos de convencerlos o de atraerlos a su lado… No para este trabajo que se requería voluntad propia.

“Si pensaron que nuestro pequeño grupo desconocido era meramente un juego o un grupo como cualquier otro, entonces están muy confundidos.” Declaro Liam con un tono solemne e ignorando la mirada de los estudiantes, comento. “Bien, ahora aprovechemos la comida.”

Junto a sus palabras los mozos entraron trayendo los diferentes platos.

******

Aurora suspiro al ver a Liam comiendo como si no hubiera mañana.

Toda esa habitación privada estaba siendo grabada y trasmitida a la habitación de Aurora que se encontraba en el mismo restaurante.

Viendo a los estudiantes comer con tranquilidad centrados en sus pensamientos mientras que el anfitrión estaba comiendo el filete de draco disfrutándolo como si fuera su última comida, Aurora no supo cómo reaccionar.

Liam había explicado las reglas y sus objetivos de trabajo muy claramente.

Elegirlo a él para que hablara por el grupo, fue la única opción que tenían.

Eso se debía a que desde ahora los estudiantes estaban siendo puestos a prueba.

No importaba si aceptaban o rechazaban, el objetivo de la prueba todavía seguiría y les serviría.

Esta prueba se encargaba de prepararlos para una situación futura en donde tuvieran que reunirse con personas importantes o de alto rango, en el cual serán invitados a lugares de gran magnitud e importancia y tendrían que soportar la presión de esa reunión.

Este restaurante era un claro ejemplo de un lugar importante.

Era unos de los más caros y famosos de la ciudad Atlántida.

Para comer aquí no se necesitaba realizar reservaciones sino tener el suficiente prestigio e importancia para que le permitiera la entrada.

Selectivo y elitista, esta era la clase de restaurante, pero nadie se quejaba.

Los ingredientes usados eran raros y de primera calidad, las comidas preparadas por un chef culinario que era capaz de hacer que las comidas tuvieran beneficios temporales o permanentes, era la razón por la cual era muy conocido.

Las comidas básicamente eran elixires de mejora cuyos precios eran astronómicos.

Ya si supieran eso o no, solo los precios generarían una enorme presión y esta experiencia podría servirle en su futuro.

Eso era lo que pensaba Aurora y por esta razón hizo esta reunión.

Lamentablemente…

“Casi lo arruina…” Murmuro Aurora mirando a Liam que se estaba despidiendo de los estudiantes con una sonrisa formal.

A veces actuaba como una persona importante y generaba un ambiente tenso, capaz de presionar a estudiantes del cual tres de ellas venían de familias ricas e influyentes, pero otras veces…

“¿Le está regalando una bebida a Nicole?” Pregunto Alice mientras sus cejas temblaban.

La bebida no tenía importancia, pero la familiaridad con la que actuaba Liam era lo que rompía el papel con el cual debería haber actuado.

“Elegirlo fue un completo error…” Murmuro Aurora agitando su cabeza.

Liam debería haber generado una sensación de presión a los estudiantes y por momento lo hacía, pero luego actuaba de forma diferente rompiendo la atmósfera.

Viendo como Nicole aceptaba la botella de jugo de algunos miles de dólares, Liam los miro irse con una sonrisa.

Parecía más un colega amistoso que alguien importante.

Eso es lo que Aurora quiso evitar y fue la razón por la que Alice o ella misma no hicieron la entrevista.

“¿Crees que acepten?” Pregunto Aurora con curiosidad desviando su mente de ese tema.

Cada uno de los estudiantes tenían sus propias razones para unirse y sus propios problemas.

Unirse al grupo mercenarios no iba a ser algo fácil y muy posiblemente no tendría fama o ganarían una gran cantidad de dinero.

Liam no mentía cuando dijo que al final de mes podrían pensar que el pago era una miseria… Ya que para el trabajo que Aurora tenía planeado, lo era.

“No lo sé.” Respondió Alice encogiéndose de hombros.

Cuando termino sus palabras Liam entro llevando su botella de vino élfico y al ser mirado por el dúo, él sirvió la bebida en las copas de ambas como si fuera un sirviente.

Alice asintió satisfecha mientras comía…

“¿Cómo van los preparativos del ‘Asalto’?” Pregunto Aurora ignorando las acciones de Liam para quedar bien con ellas.

“Bien. Ya he enviado exploradores y drones para analizar la situación. Cuando lleguen los resultados podremos preparar la estrategia y comenzar la misión.” Respondió Liam con un tono profesional.

Aurora había preparado dos misiones importantes que tendrían una gran influencia en los estudiantes… Para bien o para mal, eso ya era desconocido.

“¿De verdad haremos esa misión jefa?” Pregunto Liam con un tono ligeramente difícil y mirando a Aurora, murmuro. “Ellos parecen ser…”

“¿Demasiado inocentes?” Pregunto Alice terminando con las palabras de Liam, bebió un trago de vino y comento. “Es mejor que lo aprendan ahora la realidad que después…”

Su comentario fue directo, pero Aurora asintió.

“De todas formas no será obligatorio y pueden retirarse cuando finalice la misión del ‘Arca’.” Comento Aurora con un tono simple.

Ambos nombres claves representaban dos misiones diferentes, pero dos situaciones relacionadas que dejaban ver la realidad de las cosas… Una realidad que para muchos podía ser considerada cruel.

Sin embargo, ambas misiones iban a ser peligrosas.

“Ya he invitado al grupo de Akira y ha decidido participar.” Añadió Aurora para calmar los ánimos.

Aunque eran misiones peligrosas, también había buscado prepararse para cualquier cambio de situación y tener todo controlado, por eso pidió ayuda a una de sus conocidas.

“La seguridad es lo primero…” Murmuro Liam y Aurora asintió.

“Liam solo sigue con la investigación y presta atención a cualquier cambio y prepárate en consecuencia. Por mi parte me quedare una semana más en la academia y luego volverá a África antes de tiempo para encargarme de las demás tareas.” Comento Aurora con un tono serio.

“Entiendo jefa, déjeme esas tareas me encargare de ellas.” Respondió Liam asintiendo con una expresión responsable.

Los estudiantes solo tenían un mes y en ese mes Aurora tendría que ponerlos a prueba mientras que buscaba demostrarle todo lo que ella quería.

Era un entrenamiento físico, mental y para algunos seguramente sería un crecimiento personal.

“Ahora almorcemos.” Insto Alice a Aurora.

Solo Alice estaba comiendo y Aurora se había distraído en sus pensamientos mientras miraba a los estudiantes.

Mirando la aromática comida que ya estaba fría, suspiro y comento. “Pediré que la recalienten.”

******

“Fue una deliciosa cena y cada plato era exquisito.” Dijo Alice saludando de la mano a un anciano con un uniforme de chef.

“Gracias por la comida.” Comento Aurora con una sonrisa a su lado.

“No, no, esto fue demasiado ligero. Cuando obtenga los ingredientes preparare un verdadero manjar.” Comento el anciano con una sonrisa.

“Espero que ese día llegue pronto.” Agrego Alice asintiendo una y otra vez.

Con esas palabras el dúo se despidió y ambas bajaron al primer piso.

Ese anciano era el ‘maestro culinario’ que con los ingredientes correctos podía crear platos que servirían como tónico para el cuerpo.

Alice siempre que le gustaba los platos de comida le agradecía al chef, así que ir a saludarlo antes de irse se había convertido en una norma estándar.

“Estuvo delicioso… La próxima vez me gustaría un estilo diferente.” Murmuro Alice asintiendo suavemente para ella misma.

Aurora no dijo demasiado, no era una experta en comida como su amiga, pero le gustaba probar cosas nuevas.

El estilo de cocina de hoy fue un estilo occidental de la tierra.

Mientras ambas charlaban alegremente pidieron un taxi, y se dirigieron a la mansión.

Cuando bajaron y entraron a la mansión ignorando a los turísticas habituales, el reloj holográfico de Aurora vibro.

“¿Que sucede?” Pregunto Alice mirando la sonrisa de Aurora al mirar el reloj holográfico.

“Ellos aceptaron unirse.” Respondió Aurora bastante animada.

Le acaba de llegar la aceptación de los cinco estudiantes que habían decidido unirse al grupo mercenario.

Así que estaba bastante alegre ya que ellos le parecieron los mejores estudiantes y los que tenían mayor potencial… Claro, de entre los estudiantes que pidieron inscribirse.

Era lamentable que no pudiera recibir a otros estudiantes de gran potencial, pero si se excedía y aceptaba a otros estudiantes podría haber problema a la hora de organizarlos a todos.

“Eso es genial.” Dijo Alice asintiendo con una sonrisa.

Aunque su objetivo principal eran vacaciones, poder enseñarle y contratar algunos estudiantes sin duda era valioso, incluso si era solo por un mes.

Después de todo, en ese mes se le podía enseñar bastante… Eso era lo que pensaba Alice y Aurora no podía estar más de acuerdo.

Entrando a la mansión, Aurora ignoro a Alice que ya había sacado sus papitas, informo. “Voy a ir a ver a mis maestros.”

Alice asintió y Aurora salió a su patio.

Aunque no había realizado la prueba para convertirse en un Rango A oficialmente, ya era uno debido a que podía manifestar su aura de combate.

Sin embargo, eso no significaba que se hubiera detenido en este momento, ella quería mejorar y estaba dispuesta a esforzarse.

Su alrededor cambio de repente y todo se convirtió en un ilimitado blanco, mientras dejaba a la vista dos personas sentados.

“No entiendo cómo te gusta meditar… Es una pérdida de tiempo.”

“No lo entenderías, meditar es una forma de esperar.”

En el momento que entro Aurora noto a sus dos maestros.

Su anciano maestro parecía ser molestado por su nueva maestra.

“Llegas en un momento perfecto, Aurora.” Dijo Latfigar con una gran sonrisa y estirando su cuerpo, declaro. “Hoy tenemos un duro entrenamiento.”

“Manifestar tu aura de combate es solo el inicio, ahora solo debes integrar esa aura con tu cuerpo y lograr que aumente las capacidades de tu cuerpo… En otros términos, necesitas que tu cuerpo evolucione.” Explico Latfigar sin momentos de espera.

Aurora se perdió momentáneamente, pero pudo entenderlo rápidamente.

Había conocido luchadores que eran más fuertes y tenían una mayor resistencia física que los espadachines del mismo rango.

Si bien los espadachines por lo general se centraban en la velocidad y en el uso de su espada, los luchadores eran capaces de soportar poderosos golpes de sus enemigos… En cierto sentido eran los ‘tanques’.

Todo eso se debía a que asimilaba la energía mágica de tal modo que buscaba fortalecer su cuerpo en el proceso o lo que los científicos lo llamaban… ‘Evolucionar’.

Aurora sabía que, si quería llegar a Rango S en un futuro lejano tenía que prepararse bastante.

“Y no hay nada mejor para lograr asimilar la energía mágica con mayor capacidad, que luchar duramente.” Declaro la maestra Latfigar con una sonrisa.

Sin embargo, Aurora sintió que solo buscaba alguien con quien luchar…

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.