<- Actualmente solo registrados A- A A+

TG – Capítulo 46: Preparativos terminados.

Aurora abandono la sala de profesores tras informar que debía faltar y que realizaría su práctica en su propio grupo.

Eso normalmente no estaría permitido debido a que los estudiantes estarían en un ambiente conocido en donde no aprenderían nada nuevo, pero el Profesor Miller lo permitió.

Aurora no sabía si fue por una orden del Director Vincent, o fue otra razón, pero al final era lo mismo.

Ella podía volver a su grupo mercenario.

Pasando por las diferentes aulas de los profesores en práctica, Aurora dudo un momento, pero como todavía era temprano se dirigió al comedor.

Como era hora de clase se encontraban algunos pocos estudiantes repasando o recuperando energía con algunas agradables comidas y aperitivos.

Aurora tras buscar algún plato de desayuno ya preparados se estaba dirigiendo a unas de las mesas cuando se encontró con Vanessa que parecía estar comiendo sola.

Al ver que ambas estaban solas tácitamente se dirigieron a la misma mesa y tras saludarse, se sonrieron.

“Es extraño que estés sola.” Comento Vanessa con una sonrisa entretenida.

Todos en la academia de héroes conocían que Aurora y Alice eran inseparables hasta tal punto de que la mayoría de veces estaban juntas y si una estaba sola la otra estaba cerca.

Solo que hoy era diferente…

“Mi compañera no ha venido hoy…” Explico Aurora con una media sonrisa.

Oculto el hecho de que Alice en este momento debe estar despertándose y que la única razón por la que vino fue para arreglar que estarían ausente durante una semana y de paso encargarse de la inscripción de sus estudiantes a su grupo.

Alice no iba a levantarse temprano por tal pequeñez… Claro, aunque hubiera sido diferente si se enterara que desayunaría.

Comiendo su desayuno con tranquilidad, converso con Vanessa sobre varios temas.

Aurora la había conocido durante el tiempo que se encargaba de vigilar las mazmorras, pero le agradaba Vanessa ya que era una curandera bastante dedicada y hábil.

“Escuche que ustedes también tienen un tipo de práctica.” Comento Aurora cuando estaba cerca de terminar su desayuno, y mirando Vanessa agrego. “Debes estar emocionada.”

No solo los estudiantes de la clase de combate tenían práctica, también los estudiantes de apoyo de cualquier rama.

Ya sean artesanos, alquimistas o curanderos tenían sus propias prácticas en diferentes lugares.

Con el objetivo de que tuvieran más experiencia y mejoraran sus habilidades bajo las instrucciones de algunos hábiles maestros de sus respectivas ramas.

Era una buena oportunidad para practicar y para una curandera como Vanessa ayudar, pero su expresión fue difícil de describir.

“Es agradable, pero los lugares a los que puedo asistir… Me hacen sentir como si no me necesitan.” Comento Vanessa y al ver la expresión interesada de Aurora, dudo un momento y explico. “Ya sabes… Miembros de gremios, hospitales, algunas asociaciones benéficas… No digo que su trabajo fuera innecesario, es importante, pero me gustaría ayudar en otros lugares.”

Al ver que Aurora lo seguía mirando, añadió. “Son trabajos importantes, pero que deseo ayudar… Más directamente.”

Aurora asintió comprendiendo el objetivo de Vanessa.

Trabajar ayudando en una organización benéfica o en un hospital, incluso como un miembro de algún gremio para las expediciones era importante.

Salvaría vidas y tendría una buena paga, pero existen lugares en lo que un curandero era más necesitado.

“Bueno, si quieres puedo recomendarte algo en áfrica… Está habilitado por la academia y te permitirá estar una zona más agitada, permitiéndote ayudar tanto a combatientes como a civiles.” Comunico Aurora y terminando su desayuno, agrego. “Claro, tú puedes elegir trabajar en lugares peligrosos o simplemente ayudar desde otro lugar.”

Al ver la mirada interesada de Vanessa, Aurora añadió. “Se trata de un grupo de apoyo de la Iglesia del Tiempo y el Espacio en Zerzura, y aunque es un trabajo relacionado con la iglesia se obtiene una paga… No obstante, eso lo tienes que ver tú, yo solo te presentare.”

En Zerzura existían bastante grupos y asociaciones benéficas, pero este grupo de voluntarios era parte de la iglesia del Tiempo y el Espacio que era una fuerza fundamental en Zerzura.

Se encargaban de ayudar a los ciudadanos de Zerzura y apoyar a los pueblos y aldeas vecinas tanto con magia o medicina en casos necesarios.

“Está bien, lo veré por mí misma.” Dijo Vanessa asintiendo suavemente.

Aurora no pudo evitar sonreír.

Que ella decidiera verlo y no aceptarlo directamente, era lo más importante.

Después de todo comprobar la situación e informarse sabiamente era importante antes de aceptar un trabajo desconocido que puede terminar siendo más peligroso de lo que había esperado.

Aurora y Vanessa intercambiaron números y la información necesaria, luego ambas se separaron.

En su camino a la salida Aurora envió un mensaje a Alice para ver si estaba preparada.

“Ya me estoy dirigiendo a los Portales Cosmos.” –AliceSacredPapitas.

“Yo estoy tomando el taxi, espérame.” –TheSimplicityOfLife

Enviando ese mensaje Aurora, detuvo un taxi y se dirigió a los Portales Cosmos.

Si fuera cuando llego, ellas hubieran tenido que ir al aeropuerto debido a que los Portales Cosmos no estaban construidos en Zerzura, pero ahora era diferente.

En tan solo un instante podían viajar del océano atlántico a el centro de África.

Como la Academia de Héroes estaba en el centro de la ciudad, y los portales no estaban lejos no tomo demasiado tiempo en llegar.

En la entrada de los Portales Cosmos, Alice estaba esperándolo con una bolsa de papitas en sus manos.

“Ya está todo preparado, ¿vamos?” Pregunto Aurora de entrada.

Alice la miro detenidamente por un momento y sus ojos se entrecerraron durante un segundo, pero al final murmuro. “Me debes un desayuno…”

A simple vista se había dado cuenta de que su amiga había desayunado, era un talento único que hizo que la misma Aurora no pudiera contener su sonrisa, pero al final asintió.

Después de todo, aunque su amiga le encantaba la comida, no era alguien que se prepara su propia comida… Aunque eso fuera solo un simple desayuno.

“Bien, vamos necesitamos prepararnos.” Dijo Aurora y se dirigió a los Portales Cosmos.

Tenía un largo camino por delante y todo julio iba a ser un mes lleno de trabajo…

******

Aurora miro al búfalo que se acercaba.

Esta criatura era una bestia mágica de Rango B, con una gran fuerza de carga que lo convertía en una criatura de temer y era muy problemática.

Sus cuernos eran armas letales.

“Ven…” Ínsito Aurora al búfalo.

El búfalo soltó un bufido y cargo hacia Aurora como un toro enfurecido.

¿La pudo entender o simplemente se sintió provocado por el deseo de batalla de un luchador?

A Aurora no le importaba la razón, solo hizo uso de su aura de combate para reforzar su cuerpo y volverlo más pesado.

Entonces cuando el búfalo se acercó para cargar contra ella, Aurora tomo sus cuernos y lo derribo contra el suelo provocando que una nube de polvo se levantara.

Inmovilizándolo en el suelo, Aurora lo presiono con su fuerza para que no pudiera realizar ninguna acción.

“Quédate quieto…” Murmuro al búfalo elevando su aura para suprimir al búfalo.

Luego de una larga lucha, el búfalo se quedó inmóvil y Aurora rápidamente saco de su anillo especial un anestésico creado por un alquimista y lo inyecto al búfalo.

Tras esperar un minuto, y ver que el búfalo estaba en silencio, Aurora suspiro aliviada.

No necesitaba asesinarlo, aunque su valor era ligeramente elevado, eso se debía a que era una bestia mágica ligeramente inteligente y su especie no solo era herbívora, sino que también se encargaba de eliminar a otros depredadores problemáticos que pueden dañar a las personas.

Era muy difícil mantener un equilibrio entre bestias mágicas o criaturas mágicas, y designar cuales podían ser asesinados y cuales podían ser cazados.

Sin embargo, esta área estaba cerca de una sección del bosque mágico controlado por una bestia mágica de Rango S, que no solo era inteligencia, sino que era un búfalo…

Asesinar a alguien de su especie, sin duda llevaría a problemas diplomáticos con una bestia mágica que no solo podía comunicarse sino la cual la ciudad Zerzura tenía un acuerdo diplomático de no agresión y apoyo mutuo.

En esta área designada no se cazaba determinadas bestias mágicas y ellas se encargaban de mantener en control a los depredadores peligrosos y agresivos.

¿En cuando a la cadena alimenticia?

Eso se perdió cuanto las bestias mágicas pudieron hablar y tuvieron la suficiente fuerza como para enfrentarse a los humanos y la suficiente inteligencia como para tener su propia cadena de mandos y organización, creando sus propias tribus y sociedades.

Esta situación en particular era bastante problemática para Aurora.

Mientras ella pensaba eso un anciano se acercó.

“Jefe del Pueblo, le voy a pedir que envié a este búfalo cerca del bosque mágico y déjelo en la zona segura.” Ordeno Aurora con un tono serio, y después pregunto. “¿Ha habido algún daño por parte de la aldea?”

“No, solo algunos heridos causados por los lobos, pero nada que no podamos arreglar.” Respondió el anciano con una sonrisa agradecida.

Esta era unas de las tantas aldeas que estaban alrededor de la Ciudad Zerzura y la cual se prestaba apoyo en casos problemáticos como este.

Mientras Aurora veía como el jefe de la aldea pedía a algunos luchadores de Rango C que cargaran al búfalo en el camión, ella cambió su mirada a su amiga que se acercaba.

“Ya terminé con los lobos.” Informo Alice con un tono tranquilo.

El búfalo y sus crías fueron atacados por un grupo de lobos salvajes y esa fue la razón por la que se volvió loco y se acercó a una aldea humana huyendo con desesperación.

El jefe de la aldea pidió ayuda no por el búfalo que podía ser controlado por los miembros de la aldea, sino por los lobos que estaban siguiendo al búfalo.

Las bestias mágicas tenían sus propios conflictos entre diferentes especies… Aunque era lo más normal que los lobos cazaran su propia comida sin importarle sus presas.

“Esto es demasiado problemático…” Murmuro Aurora frotándose su cien.

El Bosque Mágico que ocupaba una gran parte del continente africano era un lugar problemático igual que las sociedades humanas.

Las bestias mágicas y diferentes razas no eran tan pacifica como algunas personas creían… Y el Bosque Mágico donde habitaban era un lugar donde habitaba bestias mágicas inteligentes, salvajes depredadores, criaturas agresivas y monstruos corrompido por el caos.

Con su propia sociedad y sus propios problemas, resultaba estresante tratar estos trabajos.

“Solo ignóralos, mientras no intervengan con las aldeas bajo nuestra protección no habrá demasiados problemas.” Comento Alice sin darle demasiada importancia.

Aurora asintió de acuerdo.

Era demasiado problemático saber que o quien era enemigo una vez que estaba cerca del bosque mágico, pero una señal tacita de enemigos para ambos bandos era simple… Quien atacaba primero era un enemigo y no importaba si era asesinado.

Las bestias mágicas inteligentes y los humanos se guiaban por esa regla tacita.

Así que mientras no atacaran una aldea bajo su protección todo era más simple.

“Jefe del pueblo, encargase de los materiales de los lobos y hable con la administración para los demás detalles.” Dijo Aurora con un tono serio.

“Si, si no se preocupe. Me encargare personalmente de que todo vaya bien y no falte nada.” Declaro el anciano golpeándose el pecho con entusiasmo.

Aurora solo dio una sonrisa.

Su grupo se encargaba de eliminar criaturas, pero no pedían el dinero de los materiales y se lo dejaba a la administración de la Ciudad Zerzura.

Aunque Zerzura no era una nación grande, era una ciudad estado oficial en la que las aldeas y pueblos estaban bajo su protección, así que la administración se encargaba de vender los materiales de las criaturas y luego se dividían para apoyar y mejorar la calidad de vida de los aldeanos y el mantenimiento del sistema de protección.

Como aquella persona que se encargaba del trabajo Aurora como una mercenaria podía pedir una parte del dinero de los materiales de las criaturas que asesino, pero ella al igual que muchos otros apoyaban de esta forma a las personas.

De esta forma fue que la Ciudad Zerzura y sus alrededores crecieron, llevando a un continente arruinado y a su gente a un nuevo periodo de vida.

Aurora miro la aldea con casas bien construidas y resistentes al calor, luego miro a la muralla que era una defensa básica ante las criaturas exteriores y suspiro.

El continente africano y sus países cayeron hace mucho tiempo y millones de personas murieron, pero de sus cenizas las personas se levantaron y mejoraron apoyándose entre ellos.

Era muy difícil pensar que este lugar hace 20 años, era considerado como uno de los lugares más pobres del mundo y era aún más difícil relacionarlo con la Ciudad Zerzura considerada como la joya de áfrica, con un nivel alto de vida como las ciudades del ‘primer mundo’ a pesar del peligro constante.

Mirando los drones que revoloteaban en el cielo, Aurora declaro. “Volvamos.”

Ya se había encargado durante la semana anterior de todos los preparativos que pudo.

Ayudo a Vanessa y la puso en contacto con las personas que requería para su práctica, luego preparo las misiones que buscaba realizar y todos los demás preparativos para todo el mes.

Lo único que faltaba era que Clémentine y los demás llegaran, pero para eso no faltaba demasiado.

Aurora no pudo evitar sentirse emocionada por lo que estaba por venir.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.