Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

TG – Capítulo 49: Jefas veteranas.

“Vamos, despierten ya es hora de empezar.”

Una voz resonó desde afuera y Clémentine que estaba durmiendo se levantó todavía somnolienta, miro por la ventana solo para darse cuenta de que era tan temprano que todavía no había rastro del sol.

“Rápido. No me gustaría regañarlas el primer día, así que vayan a la sala. En cinco minutos la quiero en ese lugar.”

Otra vez una voz resonó y Clémentine se dio cuenta de que era una voz trasmitida por los trasmisores que se encontraban en la propia sala de su apartamento.

Usando su energía psiónica Clémentine estimulo su mente para despejarse y alejar su estado de somnolencia.

Era demasiado temprano para ella, pero no se olvidó que estaba trabajando.

Se cambió rápidamente y cuando abrió la puerta de su dormitorio se encontró con Nicole con una expresión de sueño.

Anoche debido a sus nervios se quedaron despiertas hasta tarde, fue inevitable y como nadie vino a ordenarles que se durmieran temprano se acostaron demasiado tarde.

Ahora se estaban arrepintiendo…

“Es mejor que salgamos.” Dijo Clémentine mientras usaba su energía psiónica para estimular la mente de Nicole.

Esa capacidad de estimulación era bastante básica entre los psiónicos, así que no fue demasiado problema.

Cuando salieron se encontraron a Leslie y Érica al otro lado de la habitación y a Andrés que llegaba somnoliento.

Clémentine y Érica se miraron.

Clémentine volvió a usar su energía psiónica para despabilar a todo el grupo y Érica creo una ventisca fría, que hizo que el cuerpo de todos temblara por frio despertándose en el mismo lugar.

“¿Nos deberíamos lavar la cara?” Pregunto Nicole al azar.

“No, creo que es mejor apurarnos.” Respondió Andrés con un tono serio.

Ya se habían demorado en cambiarse, y no tuvieron tiempo para peinarse o lavarse la cara.

El grupo en vez de usar el ascensor crearon un pequeño portal y tras pasarlo llegaron a la sala del primer piso.

“4:32 minutos… Bien, llegaron a tiempo.” Dijo Liam mirando la hora en su reloj holográfico y notando que algunas de las jóvenes estudiantes se estaban intentando arreglar su cabello, comento. “Priorizar el tiempo es importante, me alegro de que no se hayan excedido.”

“Pueden pedir su desayuno a los drones y luego prepararse más a gusto. En 15 minutos tendrán su primera misión.” Informo Liam con calma.

Clémentine pudo sentir como los demás se emocionaban ante su primera misión… Era una mezcla de emoción y ansiedad.

Ya desde el primer día tenían una misión… Estaba claro que el grupo era más de lo que parecía.

Como tenían poco tiempo Clémentine pidió a un dron su desayuno y luego subió a su dormitorio para arreglarse mejor.

Leslie, Nicole y Érica la siguieron.

Sabían que alguna vez no tendrían que darle importancia a su apariencia, pero para Clémentine que tenía el cabello largo era bastante molesto si no se lo ataba… Y más porque cuando despertaba su cabello era un desastre.

“Desearía que hubiera un hechizo para arreglar el cabello.” Murmuro Érica con un suspiro mientras bajaban al comedor.

“Eso suena agradable…” Murmuro Nicole y Clémentine no pudo evitar asentir suavemente.

“A mí el cabello no me importa, lo que me importa es lavarme la cara…” Comento Leslie con un tono bajo.

Las tres que lo escucharon asintieron… Eran humanos y como cualquier humano cuando despertaba era un desastre.

Cuando entraron al comedor se encontraron con sus desayunos preparados y a Alice desayunando con calma junto a Andrés.

“Buenos días…”

Saludándose entre sí, ellos se pusieron a desayunar.

Al verlos desayunar con tanta tranquilidad, Alice dudo un momento, pero luego comento. “Hay veces que desayunar con comodidad no es posible, pero si tienen hambre siempre pueden sacar de la heladera algunos aperitivos o bebidas energéticas… Hay bebidas mágicas vigorizantes muy útiles, reducen el hambre y energiza el cuerpo.”

“Les recomiendo que desde ya guarden una…” Murmuro Alice con un tono serio.

El grupo se miraron entre ellos.

Esas palabras sonaban como una advertencia-consejo.

El grupo después de desayunar tomaron sus bebidas mágicas del sabor de su preferencia y se dieron cuenta de que en una de las heladeras este tipo de bebidas era muy común… Ya que estaban llenando varios estantes.

Antes de que se hiciera la hora que Liam había marcado, el grupo junto a Alice que uso cada minuto para comer usaron un portal y bajaron al campo de entrenamiento del sótano.

Cuando llegaron se encontraron a Aurora saliendo de la habitación del portal y su mirada se congeló por un momento.

Llevaba un traje de combate que el grupo había visto antes y estaba llena de tierra, se notaba que había tenido trabajo.

“Hubo una misión de emergencia y la tome…” Informo Aurora no solo al grupo que la miraba con sorpresa sino a Alice que la estaba cuestionando con su mirada.

Aurora con obviedad ignoro a Alice y uso el hechizo de limpieza de su armadura e informo. “Ya deben haber leído el resumen de ayer, ¿cierto?”

Todos los estudiantes asintieron al unísono.

Ese resumen fue bastante largo y se encontraba información de bestias, monstruos y criaturas típicas en la zona centroafricana en donde se encontraban.

Debilidades y fortalezas, junto a la forma que cada uno de ellos podían derribar a sus enemigos de la forma más rápida y precisa siguiendo su profesión.

Para Clémentine fue sorprendente ya que el resumen ese ajustaba a sus habilidades muy bien.

Claro, además de esa información se encontraba cosas básicas de Zerzura y el grupo.

“Como deben saber. Al igual que otras personas, nosotros nos encargamos de proteger a las aldeas y realizar misiones. En algunas obtenemos pagas, pero por lo general no hay ninguna recompensa.” Comento Aurora y mirando a los estudiantes, declaro. “El Sistema de Protección de Zerzura, es un sistema regional de protección. Nos llegan informe de toda la región y el sistema las categorizada para enviarlas a los demás grupos mercenarios, gremios o héroes locales. A diferencia de nosotros, ellos tienen una paga acorde a la criatura que asesinan no importa donde se encuentre.”

El sistema de protección era un complejo sistema que, tras recibir pedidos de ayuda de las aldeas o avistamientos, lo analizan a través de drones que se encontraban estacionados en las aldeas y pueblos o que exploraban.

También utilizan satélites de alta tecnología y drones de guerra capaces ser veloces como aviones para explorar la zona o simplemente drones de alta altitud para explorar detenidamente y analizar el nivel de la criatura.

Una vez analizado se categorizaba el peligro de la criatura en rangos y era enviado para que se encarguen de ella a los diferentes mercenarios, aventureros o héroes estaban alistados en el sistema.

Y ellos usaban portales que la Ciudad Zerzura tenía preparado para enviarlos a encargarse de sus enemigos viajando cientos de kilómetros en un instante.

Solo que estos portales solo podían aparecer alrededor de la aldea o pueblos muy diferente al portal personal que tenía el grupo de Aurora.

Toda esa información se encontraba en el resumen que Clémentine y los demás habían leído.

“Hace un momento nos ha llegado tres misiones. Búsqueda y eliminación, sometimiento y otra de limpieza.” Informo Aurora y mirando a los estudiantes, ordeno. “Clémentine y Érica acompañadas de Alice se encargarán de la misión de sometimiento. Andrés junto a Liam irán a la limpieza. Nicole y Leslie vendrán conmigo a la búsqueda y eliminación.”

Cada tipo de misión no solo requería diferentes habilidades, sino que requerían seguir diferentes procedimientos.

“Tienen 10 minutos para prepararse, antes de eso me gustaría que dejen que los drones analicen sus medidas corporales.” Dijo Aurora con una expresión serio.

“¿Analizar nuestras medidas?” Pregunto Nicole con timidez.

Una cosa era prepararse, pero que le dijeran que dejaran que revisaran sus medidas… Sin una explicación parecía extraño.

“No necesitan desnudarse, pueden hacerlo con su ropa puesta.” Respondió Aurora conteniendo que sus labios temblaran al ver que Nicole se había vuelto ligeramente tímida.

******

El portal se abrió y tanto Clémentine como Érica sintieron un ligero mareo debido a la distancia recorrida.

Clémentine con cautela se mantuvo preparada en caso de que algo atacara de repente siguiendo el protocolo que se encontraba en el resumen.

Érica a su lado era igual y solo Alice estaba comiendo sus papitas a su espalda.

Al ver que no había enemigos Clémentine no se avergonzó por su cautela y solo miro por los alrededores comprobando la situación.

Se encontraban en una ‘sabana’ muy extraña ya que a unos cientos de metros se encontraba un enorme bosque verde.

Como estaba amaneciendo era una vista hermosa, así que tanto Clémentine como Érica se sintieron deslumbradas.

“Ese es el bosque mágico, nosotros nos encontramos en el límite del bosque.” Informo Alice a los desconcertados estudiantes.

Comiendo sus papitas, Alice comento. “Esta es su primera misión. Yo solo me encargare de guiar.”

“¿Guiar?” Dudo Érica.

Esta era su primera misión… ¡Eso significaba que no sabían nada!

En el resumen se encontraba los procedimientos básicos, pero la teoría y la realidad era muy diferente.

“Si, ustedes se encargaran de todo.” Respondió Alice y abriendo su reloj holográfico, declaro. “Las misiones de ‘Sometimiento’ tienen otro nombre… ‘Rescate’, nos encargaremos de someter y rescatar a una criatura protegida regionalmente.”

Érica y Clémentine también abrieron sus relojes holográficos y cuando se dieron cuenta de la situación, no pudieron evitar temblar.

“Es mejor que nos movamos. El último informe del dron, dice que ha empezado a ser cazado por un leopardo.” Murmuro Érica con una mirada seria y luego tras ver el mapa de su reloj holográfico, se miró con Clémentine y empezaron a correr.

El dron explorador de la zona estaba enviando información a cada segundo.

Alice en vez de correr con ellas a pie, solo dejo salir cuatro brazos de su espalda para usarlo para moverse.

Mientras la veía moverse, Alice asintió a medias.

Esta era su primera misión y ella no servía solo como protección, sino también para juzgarlas.

Ver sus debilidades y fortalezas.

Mientras corrían hacia dirección del objetivo, Clémentine se dio cuenta de que Alice estaba usando sus habilidades así que ella empezó a levitar y Érica uso un artefacto mágico de vuelo para seguir a su compañera

El objetivo se encontraba a doscientos metros de su lugar de llegada.

Cuando se acercaron lo primero que notaron fue un dron sobrevolando la zona a una gran altura.

Los hechizos mágicos comunes y los ataques a distancia comunes no podrían golpearlo.

En medio de la sabana, una llanura de color amarillo debido al pasto era dejado a la vista mientras el sol del amanecer la iluminaba.

En el centro de ese lugar se encontraba un gran árbol cuyo nombre era ‘acacia de copa plana’ muy típico en esta zona.

Mientras más se acercaba se podía ver un leopardo de un metro rugiendo intentando escalar ese gran árbol mientras en la cima un gorila joven de un metro de alto estaba usando una rama para alejar al depredador.

Clémentine al principio creyó que se trataba de un depredador cazando a su presa, pero cuando más se acercó y noto que el leopardo tenía la piel quebradiza con un color negro ominoso, y se dio cuenta de su error.

“Es un monstruo.” Exclamo Clémentine con sorpresa.

“Lo sé, vamos juntas.” Respondió Érica y sacando su varita lanzo diez flechas de hielo que hicieron que el leopardo saltara alejándose del árbol donde se encontraba el gorila.

Su velocidad y reacción hizo que las cejas de Clémentine se agitaran.

“Es una criatura de Rango B, ten cuidado.” Advirtió Clémentine con seriedad y usando sus habilidades psiónicas empezó a levantar piedras a su alrededor.

*Rugido*

Rugiendo con ferocidad, el leopardo esquivo las rocas de Clémentine con gran velocidad y salto para cortar a Érica que estaba sobrevolando.

Érica no se asustó ante ese ataque, condenso su energía mágica en una barrera de hielo y las garras del leopardo se clavaron en el frio y grueso hielo.

Sin embargo, a diferencia de lo que pensaba Érica, el leopardo no se cayó al suelo, sino que se afirmó buscando escalar y pasar por arriba de esa barrera de hielo para asesinar a su presa.

Como Érica estaba manteniendo su barrera, se sintió ligeramente presionada, pero cuando vio que los alrededores de Clémentine se agitaban, se tranquilizó.

Cuando el leopardo llego a la cima, Clémentine dejo salir una onda expansiva que lanzo al leopardo a la tierra logrando levantar una nube de polvo y dejando que ese monstruo soltara un sonido doloroso.

“¡Restringe sus movimientos!” Pidió Érica con seriedad.

Clémentine siguió su pedido moviendo sus manos busco atraparlo entre ellas, y a pesar de que estaban lejos, y ese movimiento parecía irreal, una fuerza se creó alrededor del leopardo.

“Haz lo tuyo… Es demasiado fuerte…” Murmuro Clémentine sudando al mantener las manos invisibles alrededor del leopardo mientras este buscaba escapar con locura.

Érica no la decepciono y utilizo su mejor hechizo.

“[Lanzas de Hielo]” Exclamo Érica y agitando su varita hacia el leopardo envió volando cinco lanzas de hielo.

El leopardo busco escapar desesperadamente cortando la fuerza tangible que lo estaba deteniendo, pero gracias al esfuerzo de Clémentine las lanzas lo golpearon duramente.

Cuando el leopardo quedo inmóvil Clémentine suspiro y cayó al suelo imposible de mantener su levitación.

Alice la atrapo en sus brazos negros y Clémentine oculto la sorpresa de que esos brazos negros se sentían agradable al tacto.

“Gracias…” Murmuro Clémentine ligeramente agotada.

Las habilidades de restricción eran la que más energía la hacían gastar, debido a que requería mayor fuerza mental para mantenerlas, a causa de la resistencia del monstruo.

“¿Y ahora qué hacemos?” Pregunto Érica tras mirar que Clémentine estaba bien.

Clémentine respiro con calma y miro al joven gorila que estaba en el árbol mirando con miedo.

“Es un ‘Gorila Atronador’… Dicen que estas bestias mágicas tienen alta inteligencia y a la edad adulta son capaces de llegar al Rango A”. Recordó Clémentine del resumen que había leído.

Esta bestia mágica era bastante especial debido a que estaban protegidas por el tratado de la Ciudad Zerzura.

“¿Qué tal si le hablamos?” Pregunto Érica con duda.

Ambas se miraron… Su deber era el ‘sometimiento’ pero tal como Alice había dicho, estas misiones se llamaban ‘rescate’ debido a que tenían que llevar a la criatura de vuelta a su habitad con su especie o al menos hasta la zona segura.

Aunque ambas sabían el procedimiento, pero una vez que miraron al joven gorila de un metro, dudaron.

Esta raza era especial ya que era una bestia mágica que se desarrolló naturalmente en la tierra, su número era escaso y su raza era muy proteccionista con su especie.

“Te llevaremos con tu familia.” Dijo Érica acercándose al árbol, pero el gorila respondió agitando las ramas en una clara señal de que se alejaran.

Se notaba que estaba muy asustado.

Alice que estaba mirando todo esto no pudo soportarlo más y se acercó.

“Es un gorila niño, no un ‘joven’, todavía sus padres no deben hablarle enseñado el habla humana.” Dijo Alice y mirando al gorila detenidamente, explico. “Los gorilas atronadores cuando están en su juventud miden dos metros y en la adultez tres…”

Érica se avergonzó al escuchar esa explicación.

Ya se sentía raro intentado hablar a una bestia mágica, pero ahora su vergüenza solo aumento al descubrir que le estaba hablando a un ‘niño’ que seguramente no entendería nada.

“¿Clémentine puedes dormirlo?” Pregunto Alice y cuando Clémentine asintió, ordeno. “Hazlo, me encargare de llevarlo.”

Clémentine mirando al gorila hizo uso de su energía psiónica para generar un estado de somnolienta natural alrededor del gorila.

Este gorila atronador estaba en la fase de desarrollo y era una criatura de rango C, para Clémentine cuya fuerza mental era alta pudo forzarlo a caer en un sueño profundo.

Utilizar esta habilidad no era la especialidad de Clémentine, así que solo replicarla le costaba una gran cantidad de fuerza mental.

Sin embargo, el gorila pudo caer dormido y Alice usando dos brazos negros lo atrapo.

Érica suspiro aliviada…

Era su primera misión, y se sentía realizada… A pesar de que solo habían salvado a un gorila.

Clémentine se limpió el sudor de su frente y sus labios se movieron al ver a Alice comiendo sus papitas mientras se afirmaba con cuatro brazos que salían de su espalda y uno de sus brazos negros extra llevaba al gorila enrollado.

Era una vista ‘llamativa’… Para no decir aterradora.

“¿Quieres que te lleve?” Pregunto Alice mirando a Clémentine que parecía algo cansada.

A diferencia de Érica que utilizaba un objeto mágico, Clémentine usaba sus poderes para levitar.

Clémentine miro al gorila de un metro enrollado por un brazo negro que claramente podía estirarse, luego agito la cabeza.

En su mente, ella se pudo ver a si misma siendo enrollada y llevada mientras Alice comía papitas… Y eso era demasiado vergonzoso.

“Vamos a la zona segura.” Ordeno Alice tras ver el mapa en su reloj holográfico.

El dúo asintió y se empezaron a mover mientras el sol sobresalía en lo alto.

“Por cierto… ¿Y ese dron?” Pregunto Érica mirando al dron que estaba en el cielo.

“Esos son drones patrullas se encargan de explorar las zonas. Si encuentran misiones como estas la envían a la ciudad Zerzura para su análisis y categorización.” Explico Alice con suavidad.

África era grande y la zona la cual la Ciudad Zerzura tenía control era enorme.

Estos drones permitían mantener una vigilancia en los alrededores de los pueblos y cerca de los bosques para casos imprevistos como este.

“Son bastante útiles. Los desbordamientos de las mazmorras, monstruos, oleadas, migraciones son descubiertas por ellos.” Agrego Alice comiendo sus papitas.

Un área tan grande fue abandonada por mucho tiempo, así que la mejor manera de tener un control y vigilancia era utilizar drones exploradores.

“Deben ser un alto gasto para la ciudad…” Murmuro Clémentine mirando el dron.

Era imposible para ella lanzar un ataque a esta distancia para derribarlo, y estaba seguro de que los magos o criaturas de Rango A, eran iguales.

Esos drones estaban seguros de los ataques normales, pero eso significaba que el costo para crearlos era alto, después de todo no solo podían mantener una alta altitud, sino que también podían vigilar la zona perfectamente.

Muy seguramente eran de última tecnología.

Teniendo en cuenta de que esos drones estaban esparcidos por toda el área de influencia de la Ciudad Zerzura hacia que Clémentine pensara que el costo de mantenimiento era astronómico.

“Si, la Empresa Apicius gasta cientos de millones de dólares en el presupuesto de defensa y a veces llega a miles.” Comento Alice y al notar que Clémentine y Érica se sorprendieran ante ese número, declaro. “Pero no se dejen engañar, la Empresa Apicius gana el doble o triple de lo que gastan.”

África era una tierra rica en recursos naturales y cuando se agregaba las criaturas, las mazmorras disponibles y el bosque mágico del cual eran vecinos y con el cual tenían relaciones comerciales y diplomáticas… El gasto era menor con respecto a las ganancias.

Núcleos, mágicos, ingredientes alquímicos, metales mágicos, plantas mágicas, los impuestos a los gremios que ganaban millones y todas las industrias de servicios más las ganancias gubernamentales devolvían los beneficios con creces.

“Tiene sentido que sea una de las empresas más ricas…” Murmuro Érica honestamente.

Una supuesta empresa de comida que estaba atrás de la Multinacional Cosmos y otras empresas… Estaba claro que no solo se centraban en la comida.

Moviéndose por unos quince minutos, Alice ordeno que estuvieran atentas y mientras se acercaban a una parte del bosque mágico que era considerado la zona segura, un gran gorila de tres metros salto del bosque aterrizando al frente de ellos, levantando una nube de polvo.

*Rugido*

Rugiendo ferozmente el gorila se golpeó el pecho dejando salir sonidos atronadores por sus poderosos puños.

Tanto Clémentine como Érica sintieron la presión de una criatura de Rango A muy especial.

“Toma, no lo pierdas otra vez.” Dijo Alice sin verse perturbada dejando al joven gorila en el suelo.

El gorila adulto se acercó y tomo al pequeño gorila durmiendo en sus brazos.

Clémentine podía ver su alegría y felicidad en el rostro del gorila al tener a su ‘cachorro’ a salvo.

Otro gorila de tres metros se acercó desde la espalda llevando un objeto extraño en su mano y declaro. “Gracias, ‘Protectora de Zerzura’”

Tanto Clémentine y Érica se quedaron perplejas al escuchar la voz mecánica del gorila jefe… Pero rápidamente descubrieron que venia del objeto en las manos del gorila.

Sin embargo, Alice solo comió sus papitas y declaro. “Este es nuestro trabajo. Ya sabes cómo es… Hoy ustedes y mañana nosotros.”

El gorila asintió y ambos volvieron al bosque.

Clémentine sabía que las situaciones de ‘sometimiento’ eran bastante raras y más en especies como los ‘Gorilas Atronadores’ que eran muy protectores con los suyos, sin embargo, hoy no pudo ocultar su asombro ante la situación.

Érica fue igual y no dudo en mirar a Alice para esperar respuesta.

“Con Aurora hemos estado haciendo esto por cinco años, al final del día en un momento llegan a reconocerte y ponerte títulos.” Comento Alice y al ver que Érica y Clémentine seguían sorprendidas, explico. “En cuanto al dicho… Bueno, ellos también protegen a los humanos en su territorio.”

Ayudaban hoy a unos de los suyos para que mañana ayuden a un humano… Era un intercambio simple de apoyo mutuo.

Una relación que fue creada tras cinco años de amistad y relaciones diplomáticas.

Sin embargo, Clémentine y Érica se quedaron atentas al número de años…

Cinco años significaba que Aurora y Alice cuando tenían 15 años habían estado trabajando aquí… A la edad que ellos estaban en la escuela, sus compañeras ya estaban aventurándose en áfrica.

Ambas no pudieron evitar ocultar su emoción ante sus ‘jefas veteranas’…

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.