<- Actualmente solo registrados A- A A+

TG – Capítulo 52: Semana.

El primer día de Nicole fue algo ‘nuevo’, pero también la hizo ver defectos en áreas que parecían no ser necesarias para ella.

Nunca pensó en ser sigilosa, pero se dio cuenta de la importancia y su necesidad.

Sin embargo, el segundo día fue agotador.

Muy temprano en la mañana se tuvieron que preparar para encargarse de unas misiones.

A ella le toco una misión de ‘estabilizar’ una zona con Érica.

Esta misión en particular se encargaba de solucionar el conflicto en una pequeña área determinada en donde algunas bestias mágicas declaraban sus hogares.

Las bestias mágicas por lo general perturbaban el habitad de otras especies no mágicas y era un gran problema, pero ese problema se reducía si las bestias mágicas eran herbívoras.

Lamentablemente todo cambiaba cuando esas bestias mágicas luchaban por territorio y en ese momento ellas tenían que ‘estabilizar’ la zona antes de que se creara un riesgo para las aldeas cercanas.

Llevando migraciones de algunos animales salvajes que podrían ser peligrosos para civiles comunes.

Su acompañante para esta misión fue Alice y la forma de como resolvieron la situación fue para no decir más… Extravagante.

Alice hizo que Érica y ella pelearan contra la criatura mágica para demostrarle su fuerza, entonces luego de derrotar a una, fueron y derrotaron a la otra.

Nicole no pudo evitar darse cuenta de su grave problema a la hora de luchar con bestias mágicas.

Su estilo de combate estaba más especializados a los humanos y le faltaba experiencia para adaptarse a las diferentes bestias, pero mayormente era difícil su coordinación con Érica con la cual no había tenido ninguna práctica.

Claro, sus problemas no terminaron allí.

Luego de derrotar a ambas bestias herbívoras, Alice las roció con unas pociones para curarlos y una tercera bestia mágica llego.

Los tres eran de la especie de ‘Addax’ mágico, un antílope de africano y resulta que todo este conflicto fue porque ambos machos territoriales encontraron a una hembra y estaba en un conflicto por ella.

Nicole había estado leyendo bestiarios que Aurora le había enviado a todo el grupo, pero se dio cuenta de que su conocimiento todavía era escaso.

Como estas bestias mágicas herbívoras defendía su territorio y no dañaba a los humanos se los dejo ir, tras calmar la situación con unos golpes.

Alice le explico que hay algunos territorios en donde se protegen los animales no mágicos y esas bestias mágicas son sus protectores.

Un domador de bestia con sus poderes pudo conseguir que esas bestias actuaran de esa forma, logrando que ambos salieran ganados.

Unas obtenían un pequeño territorio que podían llamar hogar y los animales no mágicos continuaban con su vida.

Cuando volvió a la Ciudad Zerzura, en el edificio que temporalmente era su residencia, Nicole se dio cuenta de que ella no era la única que había pasado por una misión diferente.

Clémentine tuvo que detener algunos cazadores furtivos, junto a Leslie.

Estos individuos no llegaban a Rango D, pero buscaban cazar algunos animales para ganar dinero.

Aurora los hizo detener rápidamente debido a que los cazadores se dirigían a un área peligrosa en la que seguramente morirían.

Clémentine pudo adaptarse al concepto de ‘contenerse’, pero Leslie no pudo debido a que sus armas estaban centradas en el daño e iba a ser mortales para sus oponentes.

No hubo heridos, pero Clémentine y Leslie comentaron que fue bastante nuevo para ellas luchar contra humanos con armas, aunque fueron bastante débiles.

Andrés por su parte fue a una misión de caza con Liam y termino perdiendo dos de sus tres drones, debido a la dificultad.

A la tarde tras entrenar, estudiar y descansar volvieron a salir solo que esta vez más preparados.

La misma Nicole había estado entrenando con Aurora que le enseñaba a luchar contra bestias mágicas inteligentes que podían captar los movimientos normales de los humanos.

Leslie obtuvo munición nueva.

Balas mágicas, balas elementales, balas paralizadoras, balas somníferas… Cada una de ellas tenían grabados mágicos y había tanto balas letales como aquellas que solo servían para contener o suprimir.

Mientras que Andrés recibió una IA personalizada y avanzada con algunos drones creados por el mismo tras haber sido invitado a la habitación del segundo piso para la creación de drones por Liam.

Tras la misión de la tarde dieron terminado su segundo día.

******

El tercer día para Érica fue cansador.

Como un mago de hielo estar en el desierto era el peor ambiente en el que se podría estar.

El elemento hielo era efímero en el ambiente y si ella convertía su energía mágica en ese dicho elemento, eso era agotador debido a la resistencia natural del ambiente.

Una cosa era usar su energía mágica para lanzar un hechizo de hielo en la Antártida y otra en un desierto… La primera era más fácil que la segunda.

Si fuera un mago de Rango S podría usar el agua del ambiente y convertirla en hielo o simplemente sentir el elemento hielo y reunirlo, pero solo era un mago de Rango B que debía seguir hechizos predeterminados y eso la agoto.

Ese día en la mañana tuvieron una misión grupal que era encargarse de una manada de ‘Lycaon’.

Un tipo de bestia mágica que evoluciono del animal normal ‘Lycaon pictus’ también conocido coloquialmente como ‘perro salvaje africano’.

Esa bestia mágica era depredadora y salvaje por naturaleza, atacando a grupos humanos como a otras bestias mágicas por igual, siendo unas de las criaturas más frecuentes.

La manada era de treinta lycaons con dos líderes de manada de Rango B, y los otros bestias mágicas de Rango C o D.

La batalla fue intensa.

Habían estado entrenando el día anterior su coordinación, luchando entre ellos para probarse e incluso invitando al combate a Aurora o Alice, las cuales no demostraban piedad a menos que pidieran consejos.

Sin embargo, su coordinación tuvo problemas.

Clémentine, Nicole y Leslie trabajaban bien juntas, pero Érica y Andrés tenían problemas para coordinar con el grupo.

No fue tan extremo ya que habían adquirido algo de experiencia en la academia, pero si hubo pequeños problemas no graves.

Andrés pudo adaptarse gracias a su nueva IA y a sus drones aturdidos que liberaban relámpagos que afectaban un área mientras se movían con alta velocidad.

Érica lo tuvo más difícil debido a que ese día hacía un calor aun mayor y a pesar de que Aurora le había dado artefactos que podían mantener una temperatura agradable en su cuerpo, fue muy difícil cambiar la temperatura en el área.

Al final pudo coordinarse y apoyo al grupo, solo que gasto una gran cantidad de su energía mágica y volvió agotada cuando finalizo la misión.

Pregunto a su maestro de especialización mágica de la Academia y luego a su maestro personal de su hogar, y solo le respondieron que este tipo de ambiente podría ser un entrenamiento para ella.

Luego recibió una larga explicación de que los elementos siempre se encontraban activos en la tierra y aunque en menor cantidad en diferentes áreas, seguían existiendo y no era un problema de ellos, sino un problema de los magos que no podían sentirlo y por ende usarlos.

Su otro maestro le explico que era un buen entrenamiento convertir la energía mágica a un elemento en un ambiente hostil, ya que era un tipo de entrenamiento para su fuerza mental y control sobre su energía mágica.

Érica como un mago de Rango B, no podía controlar el elemento hielo a voluntad, pero se veía afectado si su densidad era alta o si el ambiente era correcto.

Sin embargo, Érica persevero.

Si debía controlar su energía mágica de forma más precisa sin desperdiciar nada para sobrevivir en estos ambientes hostiles, lo haría.

Aunque le gustaba utilizar hechizos de gran poder como su espectacular ‘Lanza de Hielo’, tuvo que resistir la tentación y practicar sus hechizos menores y más versátiles.

Llevándola a practicar sin cometer errores y a perfeccionarlo lo más que pudo.

A diferencia de los demás, Érica fue invitada por el grupo mercenarios.

Había pensado que Aurora le guardaba rencor, pero la trataba igual que los demás… Y la misma Érica no había olvidado su promesa.

Era una heroína y ayudar era su deber.

La próxima vez que algo sucediera ella no quería quedarse atrás.

******

El quinto día, Clémentine pudo sentir la atmósfera diferente.

No era algo malo, era una intensidad de trabajo y motivación única.

Al cuarto día se le había avisado que por sus esfuerzos tendrían un traje de combate como recompensa.

Era un traje de combate bastante avanzado y de alta calidad.

Tenía capacidad de vuelo, sigilo, exploración básica, control de temperatura, barreras mágicas y eso solo era el boceto 3D básico que Liam les dio para que ellos agregaran o cambiaran cosas a su gusto, con un sistema de aplicación para armaduras personalizadas que Clémentine no había visto antes.

Si bien no aparecía signos de valor en el traje de combate, el grupo sintió el precio cuando paseaban por las runas mágicas y encontraban runas que aplicadas al traje podían reducir su peso en gran medida o potenciar sus hechizos.

Hasta Clémentine encontró pequeños nodos de energía psiónica que podían ser usadas como reservas para potenciar sus habilidades psiónicas.

Ella tenía trajes de este estilo y es más su ropa de combate habitual que había traído con ella era de alta calidad con bastantes protecciones estando bien preparados.

Pero la personalización entre magia, tecnología y energía psiónica era para no decir más… Único.

Si no fuera de que el logo de la Empresa Cosmos estaba presente en la aplicación, Clémentine había pensado que era imposible combinar magia, tecnología y energía psiónica.

Como unas de las empresas multinacionales más importantes que se decía que tenía ‘Sabios’ bajo su mando, su avance en la mayoría de las áreas era posible y estaba más avanzado que las empresas de tecnología, magia o energías psiónicas.

Se agregó una excusa que se pagaría con sus misiones y otra parte lo pagaría el mismo grupo… Todo para calmarlas.

Y antes de que se negaran Aurora lo hizo ver como una orden para que nadie pueda rechazarlos y el quinteto tuvo que cuestionarse todo el cuarto día sobre sus debilidades y fortaleces tras realizar sus dos misiones diarias.

En que querían especializarse y que rol era mejor para ellos.

En ese momento se dieron cuenta de que ellos no eran ‘estudiantes inscriptos’, eran por el mes parte del grupo de mercenarios de Aurora.

Recibían todo lo que necesitaban a pesar de que el precio y el valor era elevado incluso para la misma Clémentine, Érica o Leslie.

Venían de familias con dinero, y ellas manejaban una gran cantidad de dinero de sus padres, pero al final del día seguían siendo tratadas como ‘jóvenes’ y sus presupuestos era bastante inferior a lo que se estaba gastando.

Todos estaban siendo tratados como miembros del grupo de mercenarios y recibían su apoyo incondicional como un miembro, a pesar de que eran miembros temporales.

Esa fue la razón que prepararon sus trajes de combate y seleccionaron sus roles como grupo.

A diferencia de Aurora y Alice que eran Rango A o de Andrés que a pesar de que no se sabía su rango, podía manejar decenas de drones… Ellas solo eran Rango B.

Tenían que unirse si buscaban poder enfrentar a enemigos de un Rango A.

Es por eso que el quinto día todo su grupo se levantó con más energía que antes.

Despertaron muy temprano a la mañana, desayunaron con Alice o Liam y vieron a Aurora saliendo del portal más antes que ellas, dando una excusa tonta debido a que Alice la miraba mal al hacer tanto trabajo.

El grupo sabía que mientras Alice comía, Aurora realizaba algunas pequeñas misiones en secreto.

Luego cuando terminaron sus diferentes misiones descansaron, estudiaron hasta el mediodía y después del mediodía volvieron a tomar otra misión.

Cuando llegaron volvieron a un descanso o a entrenar y luego salieron otra vez a la tarde antes de que anochezca.

Agregando una misión más a su agotador día.

******

Alice no pudo evitar mirar entretenido a los estudiantes en su sexto día.

Se levantaban en la mañana iban a realizar una misión y luego volvían para descansar un momento y seguir entrenando.

Estaban agotados, cansados debido a las constantes misiones.

Ellos solo habían empezado a hacer misiones hace unos días, estaba claro que les costaría acostumbrarse.

Alice pudo ver que ese cambio fue desde que Liam le dio la aplicación para armar su traje de combate.

Eso, los impulso a trabajar duro y a aumentar su esfuerzo.

Sin embargo, lo que ellos podían ver solo era un atisbo de lo que ocurría en realidad.

Como un grupo mercenarios que estuvo presente desde la fundación de la misma Ciudad Zerzura, ellos tenían privilegios importantes.

Con el sistema de protección que entregaba misiones, Aurora designaba las misiones para los estudiantes debido a la prioridad de misiones que se le daba al grupo.

Mezclaba diferentes misiones en la cuales en algunas se trataban de misiones que podían relajar a los estudiantes.

Misiones sobre custodia para aldeanos, misiones sobre apoyar a aldeas o pueblos con sus diferentes habilidades o incluso Aurora le dio a Andrés una misión de guiar al ganado.

La expresión con la que llego Andrés ese día para Alice fue entretenida.

Cada una de esas misiones tenia cierto grado de problemas, es por eso que eran llamadas misiones y eran entregadas al sistema de protección.

En la misión de guiar el ganado siempre podían aparecer animales salvajes y si uno tenía mala suerte, se podía encontrar con bestias mágicas.

Al seleccionar y mezclar misiones que requerían seriedad con misiones ligeras, reducía el estrés de los estudiantes ante el constante trabajo y al mismo tiempo servía como un sutil descanso.

También para hacerlos conocidos entre las aldeas y pueblos, además de conocer y ver lugares nuevos… Pero mayormente conocer a las personas que protegía era unas de las razones extra por las que Aurora daba misiones ‘civiles’.

Además, eso no era todo, aunque el quinteto no lo sabía las mayorías de las comidas estaban creadas con ingredientes mágicos.

Si bien Aurora no era una cocinera profesional, podía utilizar esos ingredientes para crear deliciosas comidas para el grupo.

Se seguía una dieta determinada para revitalizar el cuerpo de los estudiantes y para reducir los efectos negativos del trabajo y entrenamiento diario.

La mayoría de las bebidas tenían algún efecto positivo y la energía mágica en el edificio era siempre alta, solo dejando la energía psiónica activa cuando duermen para calmar su mente y reducir el estrés mental.

Los estudiantes a pesar de su cansancio, estaban contentos por ayudar.

Los combates eran a veces peligrosos, pero ellos cada vez más adquieran experiencia para adaptarse a la situación.

Alice sabía que no podían convertirlos en expertos de un día para el otro, pero su amiga solo buscaba pulirlos lo más que podía.

No solo en habilidades, sino en la capacidad para ayudar siguiendo sus propios deseos.

Como su amiga desde pequeña, Alice sabía que ayudar era el trabajo que Aurora realizaba voluntariamente.

Incluso ahora que organizaba a los estudiantes y los apoyaba, se levantaba temprano en la mañana y realizaba una misión antes que todos.

Luego durante todo el día y en casos de emergencias en la noche realizaba diferentes misiones.

África era grande y el área de influencia de Zerzura también lo era, agregando que su grupo tenía prioridad para recibir misiones, siempre había trabajo en Zerzura.

Aurora siempre realizaba cinco misiones en diferentes horarios… Y Alice como no podía quedarse atrás de su querida amiga, tuvo que igualarla.

Después de todo, mientras a ella le encantaba visitar restaurantes y comer todo tipo de comidas a Aurora le gustaba ayudar a otras personas.

Y mientras Aurora estuviera feliz al ver que los estudiantes se esforzaban, ella también estaba contenta.

Mirando a Nicole que estaba entrenando con Aurora, Alice comió sus papitas de buen humor.

Mañana era el último día de la primera semana, y pronto estaría por venir trabajo más pesado.

******

“Estoy bastante impresionada por su resistencia, su esfuerzo y dedicación para llegar al sexto día sin quejarse.” Declaro Aurora con una sonrisa alegre.

Cuando llego su última misión del sexto día, Aurora les dio una misión de cazar un monstruo que había aparecido en la zona, y a pesar de que fue un Rango B que había mutado, lo que lo hizo un enemigo problemático, fue derrotado por el grupo.

En estos días a pesar de las misiones, de los problemas y de las heridas que a veces recibían el quinteto no se quejó y solo persevero.

Estaba orgullosa de haber seleccionado a tan buenos estudiantes con tan alto potencial.

¿Cómo no podría estarlo?

Incluso cuando recibían un pago bastante bajo o nulo por todas las misiones y llegaban exhaustos, minutos después estaban animados para seguir entrenando, estudiando o simplemente descansando.

“Mañana no tendrán misiones diarias, ya que he reservado la limpieza de una mazmorra para ustedes.” Anuncio Aurora con un tono serio.

Aurora pudo ver como Nicole se frotaba sus manos luciendo expectante.

¿Esa era la joven que en la prueba estaba actuando nerviosamente?

—Tal vez se convierta en una verdadera luchadora ‘berserk’.

Aurora leyó ese comentario sincero de su sistema y sus labios temblaron… Los luchadores ‘normales’ eran amantes de las batallas, así que era normal pero un ‘berserk’ enloquecido para la batalla, era demasiado.

Ella tenía admitir que Nicole con su apariencia de una jovencita tímida y agradable no tenía esa cualidad… En apariencias, ya que cuando luchaba era otro asunto diferente.

“También mañana recibirán su traje de combate, y me gustaría que se los probaran y se adaptaran en él, para que estén preparados para la limpieza.” Ordeno Aurora con un tono serio y con una sonrisa, agrego. “Cuando terminen esta semana, podrán tener su tiempo de descanso y podrán visitar la ciudad si desean.”

“Oh… Me había olvidado de eso…” Murmuro Andrés sinceramente.

Se había olvidado de hacer turismo en la ‘Joya de África’… Ciertamente era posible.

Mirando a los estudiantes como se retiraban, Aurora agito la cabeza.

La semana fue tan pesada, con constantes entrenamientos y misiones, que los mismos estudiantes se olvidaron de que se encontraban en unas de las ciudades más importantes de áfrica.

Hacer turismo, salir a divertirse o simplemente pasear por la ciudad debía haber estado en su lista de tareas.

Como la primera semana tenía que ser la más pesada para climatizar y adaptar a los estudiantes para el resto de mes, esta semana de misiones eran una obligación.

Y aunque Aurora sentía pena por ellos… Llevarlos a sus límites, era su deber como grupo de mercenarios seleccionado por la academia.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.