Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

TG – Capítulo 6: Rangos.

Capítulo 6: Rangos.

Clémentine suspiró al ver el interés de Aurora.

Hizo una señal para que se acercara a una esquina y viendo que las demás estaban descansando, murmuró. “Creo que esta es una prueba.”

Aurora levantó sus cejas debido a esa rápida respuesta.

Al verla, Clémentine explicó. “Hemos derrotado a dos enemigos, pero cada uno de ellos se ha teletransportado antes de poder herirlo de gravedad haciendo parecer que esto es un juego. Los enemigos con los que nos enfrentamos traen porras en vez de espadas o armas letales para los estudiantes y no usan toda su fuerza.”

“Además… ¿Sabes quién es el Director de la Academia?” Preguntó Clémentine cuidadosamente.

Aurora claramente lo sabía.

“Aarón Vincent un Gran Archimago y… Un mago muy conocido por ser un Rango SS.” Comentó Aurora cuidadosamente.

La fuerza de los individuos se dividía en diferentes rangos no importaba si eran magos, luchadores, espadachines o psiónicos.

SSS, SS, S, A, B, C, D, E.

Los de rango E eran los más bajos y los SSS eran los que estaban en la cima… El director era conocido por ser alguien que estaba muy cerca de esa ‘cima’ cuyo número era muy bajo en el mundo.

Esa fue unas de las razones por las cual la Academia de Héroes era muy respetada entre el público.

“Esa clase de individuo no puede ser fácilmente derrotado.” Dijo Clémentine con un tono llenó de confianza.

Aurora pudo sentir su confianza, pero también notó un rastro de consolación en esas palabras.

“No se lo digas a los demás, todavía no estoy segura de mi teoría y no quiero que ellas bajen la guardia.” Dijo Clémentine y golpeando cómodamente el hombro de Aurora, agregó. “No te preocupes por Alice, ella estará bien.”

Aurora estaba segura de que Clémentine estaba media segura sobre su teoría, por eso es que atacó rápidamente antes, sin subestimar al enemigo.

Un estudiante normal no podía detener la ‘huida de emergencia’ de esos criminales, es por eso que su confianza no era muy segura.

“Gracias.” Dijo Aurora entendiendo que reveló su teoría no para buscar ayuda y lograr confirmarla, sino que para consolarla por haber sido dividida de Alice.

Clémentine sonrió.

“Bien, necesitamos movernos.” Ordenó Clémentine acercándose al grupo, las miró detenidamente y declaró. “Debemos buscar otros estudiantes ayudarlos y rescatarlos. Entre más seamos mejor.”

Fueron simples palabras, pero nadie se opuso.

La cantidad era un tipo de fuerza… Y eran lo que ahora mismo necesitaban.

Podrían esconderse hasta que la ayuda llegara, pero… ¡Ellos eran héroes!

Habían entrado a la Academia de Héroes para formarse como verdaderos héroes.

No importa si ya sean que lo hicieron por dinero, reputación, gloria o simplemente por su deseo de ayudar a otros… Ellos debían enfrentarse a enemigos y superarlos.

Aunque no superaban sus 18 años y parecían jovencitas que recién terminaban la secundaria, eran bastante capaces.

Clémentine no presionó al grupo para que la siguiera, entendía que algunas estaban nerviosas ante esta nueva situación que parecía completamente inesperada.

Aun así, tomando el liderazgo guio al grupo cuando todos aceptaron.

Aurora pudo notar como Clémentine usaba sus poderes psiónicos para explorar la academia.

Aunque no podía entender el método y el proceso, podía entender el resultado final.

Ondas mentales capaces de identificar a otras personas.

Mientras más seguía al grupo, Aurora aumentaba su aprobación sobre los estudiantes.

Clémentine lideraba y exploraba al mismo tiempo y entonces cuando se encontraban con un grupo enemigo, ella era la fuerza más devastadora.

La joven luchadora se llamaba Nicole y aunque se ponía nerviosa en batalla, su fuerza intimidaba a los enemigos lo que permitía que Érica, la maga de hielo preparara y lanzara sus hechizos.

Si los enemigos eran derrotados, entonces seguían adelante, pero si podían defenderse Clémentine entraba a la pelea, logrando una victoria grupal.

Aurora ayudaba, pero su ayuda era mínima y las otras tres jóvenes lamentablemente sus habilidades no eran muy útiles en batalla.

Una tenía una habilidad centrada en ‘Maestría’ de armas de fuego y la otra era una arquera.

La primera no tenía un arma de fuego y la segunda no tenía su arco… Ninguna de las dos había traído armas, ya que temían que la Academia dijera algo.

Por su parte Joslyn, la joven psiónica creaba barreras cada vez que se necesitaba descansar en un lugar seguro.

Todo mientras Aurora miraba desde el fondo, analizando los movimientos y la fuerza general tanto del grupo como los ‘enemigos’.

Esos enemigos que Aurora creía que eran estudiantes de años superiores, eran luchadores, magos o psiónicos de Rango B.

Individuos experimentados que tenían una fuerza superior, capaces de enfrentarse a bastantes criaturas en zonas peligrosas y hacer usos de sus habilidades, hechizos, o talentos de forma eficaz.

Esos enemigos que podría derribar a los alumnos fácilmente, ahora estaban siendo derrotados por grupos de estudiantes.

Claro, eso se debía a que ellos se estaban limitando tanto en el ataque como en la defensa y además siempre patrullaban como ‘robots’ en rutas determinadas y grupos pequeños, pareciendo básicamente idiotas.

Eso permitió que su grupo pudiera avanzar rápidamente y derrotar varios enemigos.

Eso y que la persona que lideraba era una psiónica de Rango B, igual de capaz y talentosa que los estudiantes de nivel superior.

Los rangos se determinaban por la capacidad de los individuos su fuerza, experiencia y control sobre sus habilidades.

No era tan fácil llegar a Rango B.

Esa era la razón por la que los demás miembros del grupo eran rango C.

Considerados por la sociedad como ‘sobrehumanos’ debido al control de sus habilidades, carecían de experiencia práctica y la fuerza bruta que los expertos del rango superior tenían.

Aun así, Aurora pudo notar que, de su pequeño grupo, algunos podían ser clasificados como Rango B si tuvieran más práctica y experiencia.

Érica la maga de hielo tenía una gran cantidad de energía mágica permitiéndole lanzar varios hechizos sin agotarse, pero carecía del conocimiento mágico y la versatilidad que un mago debía tener, solo lanzando ‘Lanzas de Hielo’.

Nicole era una luchadora capaz de reforzar su cuerpo con energía mágica para permitirle superar sus límites, sus técnicas eran muy bien realizadas, sin embargo, carecía de la experiencia práctica para enfrentarse a enemigos lo que hacía que se dejara llevar por su nerviosismo, destruyendo todo su esfuerzo.

Joslyn la jovencita psiónica podía crear barreras para ayudar al grupo tanto en defensa como en ocultación, pero su problema era que carecía de la fuerza mental que le permitía lanzar sus barreras con más frecuencia.

Eso eran sus mayores problemas para lograr convertirse en Rango B, también conocidos como los ‘Verdaderos Expertos’.

Aurora no pensaba en ellas de mala manera, en la actualidad muy pocos jóvenes eran como Clémentine que tenían la capacidad, experiencia y talento para hacer frente a diferentes situaciones.

Que ellas tuvieran pequeños defectos antes de convertirse formalmente en Rango B solo al entrar a la Academia, dejaba en claro que tenían potencial para convertirse en un ‘héroe’.

Siguiendo al grupo de jovencita y viéndolas luchar, ayudándola en otros asuntos que no se trataba de luchar, como darle comidas o agua que siempre llevaba en su anillo espacial, Aurora comprendió mejor la prueba.

No solo se trataba de una prueba de liderazgo, habilidad, o practica sino que también carácter.

Habían ayudado a otros grupos y entre ellos había personas temerosas de la situación, pero cada una de ellas se esforzaba por ayudar.

Los que tenían un liderazgo nato como Clémentine tomaba consigo algunos estudiantes y se dividían para ayudar a más estudiantes y no llamar la atención del enemigo debido al tamaño del grupo.

Esos estudiantes tenían consigo a personas con habilidades útiles o solo experiencia en ese tipo de situaciones, permitiéndole avanzar cada vez más rápido.

Incluso el menor del talento era usado de forma eficaz.

Una usuaria psiónica que carecía de habilidades de batalla creó una red de telepatía con solo los lideres permitiéndole comunicarse en caso de emergencia, sostenida por otros estudiantes psiónicos.

Alguien con talento relacionado con la tecnología se contactó con el que se había hecho del control de las cámaras de la academia y juntos habían creado una sección segura dentro de la aplicación de la academia, lo que permitía organizar la ‘resistencia’ más hábilmente.

Tenían una red principal y secundaria para confirmar la situación en la academia.

Aurora tuvo que admitir que había subestimado mucho a los estudiantes.

Sus cinco años en las ‘tierras de nadie’ la había desconectado de los escalones más bajos de la sociedad, centrándola en los niveles superiores en lo que ella estaba interesada.

Claro, Aurora se refería al talento.

Ella misma seguía creyendo que las personas podían cambiar y todo ese talento podría ser desperdiciado.

Podían convertirse en prominentes héroes… O villanos.

—No deberías ser tan negativa.

Aurora no respondió a las palabras de su sistema.

Había visto muchos ‘héroes’ dejarse llevar por su poder, dinero o fama… Algunos de ellos para Aurora podían ser aceptados si no llegaran a excederse con sus acciones, ya que al fin y al cabo algunos le gustaba el dinero y la fama.

Pero Aurora había conocido a muchos héroes que fueron tragados por su poder hasta el punto de que se creían superiores a los demás, ser tragados por su dinero hasta el punto de que no le importaban la vida de los demás, o ser devorados por su fama convirtiéndose en individuos arrogantes cuyas ‘verdades’ creían que eran la ‘única’.

Su sistema no respondió ante la evidencia de sus propios pensamientos superficiales.

 

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.