Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

TG – Capítulo 62: Los pervertidos son malos.

Capítulo 62: Los pervertidos son malos.

Una joven camino por la ciudad Zerzura mirando sus alrededores.

Sus pasos eran tranquilos y su mirada era seria, pero…

“Creo que me perdí…” Murmuro Aurora con una voz débil.

Como había bebido demasiado, pensó en salir a tomar aire y luego tuvo la idea de caminar un poco para alejar el estado de ebriedad en el que se encontraba, pero…

“Si… Estoy perdida…” Volvió a murmurar Aurora.

Se perdió.

El aire fresco de afuera no la ayudo a despabilarse y caminar tampoco… Se sintió como si los efectos de la bebida hubieran aumentado.

Ahora se encontraba perdida sin saber cuánto había terminado.

Estaba en ese estado de ebriedad en el que su mente estaba bastante afectada al punto de que si daba vueltas por las calles logro que se perdiera.

Era una luchadora de Rango A con un fuerte cuerpo, pero la cerveza enana era una bebida que podía afectar la mente de un Rango S o alguien de mayor fuerza.

Y lo peor de todo era que esa bebida era un néctar delicioso que terminaba bebiendo rápido…

—No debiste beber demasiado. Te has alejado demasiado del restaurante.

Al leer esas palabras en su mente, la expresión de Aurora cambio.

“Oye, en vez de culparme a mí. Debiste advertirme de que me alejaba…” Murmuro Aurora mientras seguía caminando.

A pesar de sus palabras tenía una sonrisa agradable y divertida en su rostro.

La única forma de descubrir que estaba ebria, era por su voz que sonaba ligeramente anormal… Sus pasos eran bastante coordinados a pesar de su estado.

“Tengo hambre…” Murmuro Aurora cuando su estómago gruño.

Aurora miro sus alrededores, pero parecía que se había alejado hasta una zona de hoteles de lujo y no pudo encontrar ningún restaurante.

Era de noche y las calles junto a los edificios iluminaban de una forma serena la calle.

“¿No hay un carro de comida?” Pregunto Aurora mirando sus alrededores con una mirada brillante.

Tal vez por su estado, pero su mirada brillante y ansiosa la hizo ver muy diferente de su actuación normal.

No era mentira cuando dijo que era una mala bebedora.

Aurora era alguien que se embriagaba rápido a pesar de su resistencia y su actuación era muy diferente.

Si cuando estaba sobria y trabajaba parecía una mujer seria, ahora se veía como una joven encantadora.

—Ya he informado a Alice…

Su sistema le dio ese informe mientras su reloj holográfico se activaba por sí mismo y enviaba el mensaje.

Sin embargo, Aurora miro los alrededores y murmuro. “Tengo hambre…”

¿Tal vez fue porque había bebido demasiado o porque no había comido lo suficiente?

Tenía bastante hambre y lo peor era que en esta calle todos eran hoteles de lujo que al parecer tenía que registrarse para comer.

—Hay un carro de comida en la otra calle.

Aurora escucho el informe de su sistema.

Aunque eran solo palabras en su mente, ella pudo sentir como si su sistema estuviera suspirando y eso la hizo divertirse.

La joven acelero sus pasos hacia la calle en particular y luego vio el carro al otro lado de unos de los mejores hoteles de la ciudad.

“Señor deme tres brochetas de carne…” Pidió Aurora sin decoro al anciano que estaba ateniendo a otras personas.

El anciano la miro y noto que la joven se encontraba en un estado de ebriedad debido a su voz.

“Puedes pagar por el reloj holográfico” Informo el anciano al ver que Aurora revisaba su billetera.

“Oh, esto es conveniente…” Murmuro Aurora y tras la transacción tomo una brocheta de carne y la disfruto.

Aurora disfruto su brocheta murmurando lo deliciosa que estaba.

—Los tres hombres que están cerca de ti, te están observando. Parecen estar borrachos, ten cuidado.

Al escuchar ese informe de su sistema Aurora comiendo su brocheta se dio la vuelta a los tres hombres que no había visto y…

“Hola…” Saludo Aurora parpadeando de forma simple.

Eso la hizo ver inocente… Y una presa ebria bastante débil.

—…

Su sistema hizo aparecer tres puntitos, seguramente debido a que ella dio inicio a la conversación con las personas que debía ignorar.

Los tres hombres que estaban comiendo y bebiendo unas cervezas se miraron entre ellos y dieron una gran sonrisa ambigua.

“¿Estás sola? ¿No quieres compañía?” Pregunto el líder que parecía alguien que recién acaba de salir de algún club nocturno.

“Tch… No la molesten.” Advirtió el anciano que atendía el carro y Aurora asintió comiendo su brocheta.

Sin embargo, ¿cómo podrían rendirse ante una ‘presa fácil’?

Guiados por el alcohol se acercaron y el líder comento. “Solo nos estamos divirtiendo, ¿cierto?”

“Claro, claro. Es solo diversión.”

“Si, solo diversión…”

Aurora termino su brocheta y al ver que nadie hacia nada debido a que los hombres parecían bastante musculosos, dudo.

Tal vez esa reacción la hizo parecer bastante tímida, pero en realidad…

“Son Rango D. Si los golpeo, mínimo les romperé algunas costillas y tal vez termine dañando sus órganos internos… Oh, esto es malo…”

¿Timidez?

No importa si Aurora estaba ebria, ella era alguien que se podía enfrentar a un enemigo en este estado y ganar.

El problema era que no podía contener su fuerza a diferencia de cuando estaba sobria, así que podría terminar creando un gran problema.

Aurora imaginarse las noticias sobre tres jóvenes golpeados hasta casi morir por una mercenaria… Y eso era lo mínimo que podía suceder.

“No quiero divertirme…” Murmuro Aurora con un tono serio para alejarlos.

¿Hasta qué punto podría considerarse defensa propia?

Aurora estaba recordando eso mientras retrocedía sutilmente y sostenía su brocheta de carne.

Su apariencia no ayudo para nada y su actitud menos.

A los ojos de los demás parecía una joven tímida estaba poniendo un frente valiente, pero en realidad estaba nerviosa.

Que sostuviera su brocheta de carne tan cerca de ella como si la estuviera abrazando no ayudaba.

“Vamos, salgan de aquí antes de que reciban una paliza…”

Una voz que Aurora reconoció resonó y cuando se dio la vuelta no pudo ocultar su sonrisa entretenida.

“Oh, un príncipe brillante vino a salvarme… Que brillante y majestuoso.” Bromeo Aurora con un tono agradecido y maravillado bastante falso.

Los labios del joven de rasgos finos temblaron, pero dirigió su mirada hacia los tres hombres.

“Lo siento…” Murmuraron y huyeron.

“Que gran y poderoso príncipe.” Murmuro Aurora con una mirada entretenida.

Ignorando el hecho de que los tres hombres no huyeron por el joven, sino por los dos guardias que estaban a su espalda y que dejaban ver que no eran individuos fáciles de tratar.

Kairos solo dirigió su mirada a Aurora y suspiro al verla comer su brocheta como si nada.

No estaba avergonzado por sus halagos…

Aurora noto que el joven estaba manteniendo una apariencia de alguien importante, frio y distante, lo que hizo que una sonrisa malvada apareciera en su rostro.

¿Quería mantener la apariencia por esos fuertes guardias o por los espectadores que estaban observando?

Aurora tuvo el deseo de ver si podía romper esa fachada de alguien importante.

Si hubiera estado sobria, ella no se animaría a coquetear descaradamente con el joven en frente de otras personas, pero hoy estaba lo suficiente ebria como para ser valiente.

“Nos conocimos por casualidad, luego hubo otra casualidad y nos encontramos en el templo, pero hoy nos encontramos aquí, ¿no te parece extraño?” Pregunto Aurora tras pensar su ataque.

El joven la miro pareciendo como si supiera lo que diría y… Aurora continuo antes de que la detuviera.

“Hoy nos conocimos por tercera vez… ¿Señor cree que es una coincidencia?” Pregunto Aurora mirando al señor que atendía su carro.

Su pregunta fue de tal forma que hizo creer a los espectadores que esta vez no era una coincidencia.

“¿Un acosador?” Murmuro una jovencita que estaba comiendo cerca.

“Por su apariencia diría que es un príncipe acosador…” Dijo la otra joven a su lado con una sonrisa.

Aurora estuvo por darle un pulgar en alto por sus oportunas palabras, pero mantuvo su mirada en el señor que atendía su carro.

“En realidad…” El anciano dudo un momento y al mirar al joven, declaro. “El joven se está quedando en el hotel del frente. Lo sé por qué vino a comer antes.”

Aurora se quedó tiesa al escuchar esas palabras y miro al joven bien vestido luego al carro de comida y por último al hotel de cinco estrellas que parecía tener todas las comodidades.

¿Cómo era posible que viniera a comer aquí?

Esa era la pregunta que dejaba ver y…

“Las brochetas son deliciosas…” Respondió Kairos encogiéndose de hombros, luego dio sonrisa bastante asusta y comento. “Tú pareces ser alguien de quien sospechar…”

Sin esperar que Aurora se recuperara, continuo.

“Salvarme de un monstruo puede ser casualidad, pero la segunda vez me seguiste al templo… Y ahora estabas a fuera de mi hotel…” Dijo Kairos con un tono que insinuaba algo más y dando una sonrisa astuta que solo Aurora podía ver, pregunto. “¿Tal vez la acosadora no eres tú?”

“…” Todos los presentes miraron a Aurora de inmediato.

Incluso en su estado de ebriedad Aurora se sintió sumamente avergonzada, ya que ciertamente parecía ser algo raro.

¡Pero no había nada!

Aunque tal vez lo siguió cuando estuvo en Grecia, solo fue al templo… ¡Eso es todo!

Kairos dio una sonrisa y sus ojos de color zafiro brillaron victoriosamente.

Era una descarada venganza por la última vez en el templo que ella había ganado…

Con una tos falsa, Aurora recupero su calma y comento. “Todavía no he llegado a ese extremo…”

Su tono fue bromista, claramente para evadir su vergüenza y la mirada de los espectadores que habían encontrado esta situación entretenida.

Kairos estaba por seguir presionando, cuando un auto estaciono cerca y una joven mujer bajo.

Largo cabello negro con un vestido igual de negro, su mirada fue a parar a los guardias que seguían al joven y luego al mismo Kairos.

“¿Te ha estado molestado? ¿O ha intentado aprovecharse de ti?” Pregunto Alice con una expresión seria a Aurora que estaba en el centro de todo.

Sus ojos negros miraban a Kairos con una mirada fría como si fuera un enemigo.

Kairos se sorprendió por un momento al ser mirado de esa forma, pero se recompuso y respondió. “Yo, solo estaba…”

“Si… Él me estuvo acosando.” Interrumpió Aurora rápidamente y se escondió a la espalda de Alice como si deseara ser protegida.

Desde la espalda de su amiga, Aurora dio una mirada malvada y una sonrisa orgullosa al ver a Kairos sorprendido.

La mirada de Alice se hizo más agresivo y en medio de la noche su mirada era bastante siniestra.

“Ella…”

“Hmph…” Alice resoplo y tomando a Aurora en sus brazos, agrego. “Pervertido…”

Kairos se quedó en blanco por un momento solo abriendo y cerrando su boca, pero Aurora pudo notar su vergüenza y como su imagen de una figura importante se rompía.

Alice solo llevo a Aurora como si la estuviera protegiendo y ambos se dirigieron a su auto.

Mientras Alice no estaba mirando, Aurora le dio una sonrisa orgullosa a Kairos y agito su mano sutilmente con una expresión malvada.

Luego entro al auto siguiendo a su amiga y cuando arranco sabiendo que Kairos la seguía mirado todavía aturdido, Aurora se rio entretenida en los brazos de su amiga.

“Eres bastante problemática…” Murmuro Alice dándole palmaditas a su ebria amiga y mirando a Aurora que estaba soltando sonrisas tontas en su regazo, agrego. “Tienes que tener cuidado la próxima vez. Los pervertidos son malos…”

Aurora se rio a carcajadas mientras estaba recostada.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.