Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

TG – Capítulo 65: Comenzando la gran misión.

Capítulo 65: Comenzando la gran misión.

Leslie se levantó cuando sonó la alarma y miro la hora en su reloj holográfico.

[01:00 a.m.]

Desde el día que fueron al bosque mágico a acompañar a los estudiantes, han pasado dos días… Y hoy sábado tenían que empezar la misión ‘Arca’.

Solo ayer tuvieron que dormir más temprano para estar en un estado decente cuando empezaran la misión durante esta noche.

Leslie se levantó tras cambiarse y cuando abandono su habitación, escucho una suave voz.

“Si, madre estaré bien… Si, lo sé. Sé que es una misión peligrosa, pero para eso decidí ir a la academia de héroes.”

La voz se escuchó desde la habitación de Érica con la cual Leslie compartía dormitorio.

“Entiendo madre… Me cuidare. Gracias y saluda a mi padre de mi parte…”

Con esas palabras la puerta se abrió y Leslie dijo. “Perdón…”

Se había quedado escuchando esa conversación de forma bastante maleducada, pero estaba nerviosa por dentro en caso de que no dejaran que Érica participara con ellos…

“No te preocupes… Yo también escuche tu conversación ayer…” Comento Érica sin darle demasiada importancia.

Aurora había dejado en claro que tenían que informar a sus padres de la misión.

Eran adultas y legalmente en algunos países eran independiente para tomar sus propias decisiones, pero era importante informar.

La misión tenía una gran incertidumbre y nunca sabría qué sucedería, Aurora y ningún otro miembro del grupo estará a su alrededor pendiente de ellos como si fueran maestros.

La misma Leslie había informado con anterioridad a su padre, y sus padres aceptaron tras enviarle objetos en caso de peligro.

“¿Ya tienes todo preparado?” Pregunto Érica con curiosidad.

“Si, he preparado armas, municiones y cinco anillos espaciales con todo lo necesario en caso de meterme en problemas.” Respondió Leslie revelando los cinco anillos en cada uno de sus dedos.

Eran anillos espaciales de la más alta calidad y su espacio interior era enorme.

En ese lugar tenia herramientas para reparar sus armas, armaduras, municiones y todo lo necesario… Fue una preparación excesiva pero gran parte de eso fue regalo de su padre sobreprotector.

Aurora y los demás le habían preparado todo lo necesario, pero por culpa de su padre ahora tenía que llevar cinco anillos…

“Yo también…” Dijo Érica con una sonrisa agitando sus anillos en su mano y con una sonrisa, declaro. “Tengo demasiados objetos de emergencia…”

Leslie dejo salir una sonrisa.

Estaban nerviosos y Aurora le dio varios objetos importantes para su propia defensa, al igual que pociones de alta calidad, pero sus padres también apoyaron su decisión de esta forma.

Eso redujo en gran parte su nerviosismo y se podría decir que estaban armadas ‘hasta los dientes’…

“Bien, vamos.” Declaro Leslie asintiendo y en vez de salir usaron un portal y bajaron a la sala para comer algo.

En realidad, tenían tiempo para prepararse, pero como estaban nerviosos se levantaron antes.

Cuando bajaron, se encontraron a Clémentine y Nicole comiendo en el comedor mientras Shao Ya y Aeko estaban con ellas.

“¿Nerviosas?” Pregunto Shao Ya mirando al grupo.

“Si…” Respondió Leslie al mismo tiempo que los demás.

No podían evitar sentirse nerviosos.

Sabía que debían mantener su calma, pero la misión era pesada.

Era la misión más pesada que han recibido y eso que todavía no la han empezado.

¿Cuantos refugiados dependerán de ellos?

Adentrarse a una zona de guerra y llevar los refugiados escoltándolos por el bosque mágico… Si, era una misión con responsabilidades demasiados para ellas.

“No se tienen que preocupar tanto. Aurora y Alice son expertas en este trabajo.” Dijo Shao Ya y al ver que eso levantaba un poco de peso en los estudiantes, apunto a Aeko y comento. “Incluso Aeko o Akira, estuvieron nerviosas su primera vez…”

“Oye…” Murmuro Aeko, pero no pudo refutarla.

Leslie y los demás miraron a Shao Ya curiosa.

“Cuando conocimos a Akira, ella ya había estado bajo Aurora y Alice como ustedes. Entonces en la primera vez que nuestro grupo participo, fue en un tipo de misión como esta.” Conto Shao Ya con una suave sonrisa y mirando al grupo, revelo. “El peso de otra vida es pesado y la responsabilidad es asfixiante, incluso para nosotros.”

Agitando su cabeza con suavidad, agrego. “No se sientan presionado, no están solos. Ya seamos nosotros, Aurora o Alice e incluso las decenas de otros grupos que participaran. Hay muchas personas que están apoyando. Solo den lo mejor de sí, eso es lo único que se pide.”

La suavidad de las palabras y el tono cálido de Shao Ya hizo que el corazón de Leslie se aflojara.

Pudo ver que los demás eran iguales.

Solo el mes anterior estaban en la academia estudiando como cualquier otro estudiante y ahora estaban aquí realizando una misión de gran responsabilidad… El cambio fue difícil y costoso de llevar.

Tener tantas responsabilidades de forma repentina, era agotador y agobiante… Incluso si deseaban ayudar a otras personas.

“No se busquen comparar con Aurora o Alice… No importa si tienen alguna diferencia corta de edad, ambas han estado realizado estos trabajos desde que se fundó la Ciudad Zerzura. Ellas están en otra categoría incluso si yo misma me comparo con ellas.” Interrumpió Akira entrando a la sala, su tono era serio y pesado.

La fuerza no era todo… Aurora y Alice representaban eso.

Era la actitud indomable de ayudar, de sentir la responsabilidad y cargarla.

Compararse con ellas era lo que más sucedía… Solo se llevaban dos años, y habían sido compañeras de la academia.

Necesitaban esforzarse y estar a la altura… Ese era el pensamiento de ellos y esa era parte de la razón por la que se esforzaron constantemente para realizar misiones diarias.

Pero no se trataba de una diferencia de fuerza, se trataba de una diferencia de actitud, personalidad y experiencia.

Aurora y Alice se tomaron la academia como ‘vacaciones’ y comparado con el trabajo que realizaban en Zerzura, eran vacaciones.

“No fueron llamadas ‘Protectoras de Zerzura’ por nada… Ellas con su trabajo lograron adquirir ese título debido a su constante dedicación e iniciativa.” Revelo Akira y agitando su cabeza con un suspiro, añadió. “Solo den lo mejor de ustedes, eso es todo…”

Eso era todo lo que se les pedía en esta misión.

******

Aurora miro a al grupo a su espalda.

Alice y Liam estaban a su lado mientras que el grupo de Clémentine y Akira estaban preparados.

Todos estaban totalmente equipados y sus miradas eran tensas, pero no tan nerviosas como ayer.

La única que estaba con total calma era Alice que comía sus papitas… Como siempre lo hacía, pareciendo que solo estaba en otra actividad común.

“¿Están preparados?” Pregunto Aurora mirando a los estudiantes y al ver que asentían solemnemente, pregunto. “¿Han ido al baño?”

Su pregunta tan repentina y fuera de su carácter hizo que algunas damas se avergonzaran, pero al final asintieron.

“No es que puedan ir al baño después, pero ya sabes no hay nada como el hogar para…” Dijo Akira recibiendo un golpe de Aeko en su hombro antes de que terminara sus palabras.

Era normal avergonzarse cuando se hablaba de los temas relacionados con el baño y más cuando se trataban de señoritas con un gran trasfondo, pero para Aurora fue un buen tema que hizo que dejaran esas expresiones tensas.

Desviando su atención para que su ansiedad y miedo no fuera tan pesado.

“Liam, vamos…” Ordeno Aurora con una sonrisa.

Liam controlo su reloj holográfico y comento. “Ya he seleccionado el portal de la ciudad Wau… Ya he recibido confirmación del ejército.”

El portal al frente suyo se activó revelando una capa celeste traslucida.

Aurora se adentró al portal y tras caminar unos pasos llego a un campamento militar con edificios básicos a su alrededor y a lo lejos una muralla

Lo más importante es…

“¡Saludos ‘Protectora de Zerzura’!” Exclamo el Coronel Makeba.

Aurora lo saludo y tras una rápida presentación a su grupo, pregunto. “¿Están los preparativos listos?”

“Si, los demás grupos están presentes. Hemos preparado los vehículos militares con sus respectivos conductores.” Respondió el Coronel Makeba y con un tono claro, agrego. “Tal como usted ha ordenado, los líderes de los grupos han sido elegidos y reunidos, ahora la están esperando…”

Al escuchar esas palabras Aurora asintió y comento. “Guíame…”

Coronel Makeba asintió y empezó a guiar al grupo.

Era de noche, pero debido al puesto de avanzada que instalo el ejército estaba todo iluminado y como había bastante soldados era bastante ruidoso.

Abandonaron el puesto del portal portátil del ejército y se dirigieron hacia el centro de todo, pero en el camino notaron algunos tanques, aviones que despegaban verticalmente y helicópteros de combate en una sección creada especialmente para ellos.

“Eso son…” Murmuro Andrés mirando a los vehículos de combates.

“Las fuerzas del puesto de avanzada. Nosotros prestaremos apoyo en caso de que las cosas se vuelva peliagudos.” Respondió el Coronel Makeba.

“Esperemos no requerirlo…” Murmuro Aurora con un tono pesado.

A este nivel se había preparado el rescate de refugiados y sabía que la Ciudad Zerzura apoyaba este tipo de actividades.

Esa solo era el respaldo que el ejército le estaba dando para esta misión, pero no debía ser usada de forma imprudente y solo era un apoyo de emergencia.

Siguiendo el camino el grupo se adentró a un edificio bastante grande.

El interior del edificio era una sala con una mesa holográfica en el que se proyectaba un mapa de áfrica y a su alrededor se encontraban decenas de personas.

La mayoría de ellas eran africanos, pero también se encontraban europeos, asiáticos e inclusos americanos o latinoamericanos presentes.

Lo más notables eran los soldados con sus armaduras o trajes de combate siguiendo el estándar del uniforme militar de la Ciudad Zerzura.

Luego estaban aquellos que estaban vestidos de formas diferentes siguiendo los estándares de su propia profesión y por último se encontraban a los miembros que estaban a la espalda de una mujer vestida de sacerdote.

En su grupo se encontraban otros sacerdotes, pero también algunos que llevaban fuertes armaduras metálicas.

“¿Esa no es Vanessa?”

Aurora escucho ese murmuro a su espalda y miro a la jovencita que estaba a la espalda de la Sumo Sacerdotisa Xaali que estaba presente hoy junto a la Cardenal Brousseau.

Vanessa noto su mirada y dio una sonrisa, pero no se animó a saludar debido a la atmósfera de los alrededores.

“Perdón por la tardanza…” Dijo Aurora acercándose al centro de la sala y mirando algunas caras conocidas y otras nuevas, declaro. “Esta misión de ‘Arca’ será liderada por mí. Si tienen algún problema con que lidere pueden hablar ahora o retirarse.”

Fue dominante, pero necesitaba dejar eso en claro.

El liderazgo era fundamental.

Durante un tiempo cuando realizaba este tipo de misiones con desconocidos, siempre llegaban dudas por su edad… Y eso que antes era más joven.

Esas clases de dudas había que cortarlas desde el principio y más en esta clase de misión que se necesitaba estar unido hacia un objetivo.

“Siempre comenzando de la misma forma. Algunos pensaran mal de ti…” Murmuro la Cardenal Brousseau con una suave sonrisa.

Era cierto que comenzaba de esta forma siempre, eso era porque era demasiado agotador soportar las quejas sobre su edad después y prefería deshacerse de ellos… Era suficiente con los problemas de la misión, no necesitaba otros.

“Asusta a los nuevos…” Bromeo un hombre adulto con una risa entretenida.

Aurora reconoció a ese aventurero.

Era José Vázquez un latinoamericano bastante conocido en Zerzura con su grupo de Rango A ‘Cuchillas Cortantes’ de los ‘Orisha Oko’.

Habían realizado algunas misiones en conjunto, así que eran conocidos de trabajo.

“Bueno, prefiero mil quejas sobre mi toma de decisiones que quejas sobre mi edad…” Respondió Aurora encogiéndose de hombros.

Los cuestionamientos de decisiones y quejas sobre ellas, estaban bien.

El problema era cuando atacaban a su edad alegando inexperiencia o porque creían que era ‘joven’…

“Bien, volvamos al tema.” Dijo Aurora al ver que no había nadie que hablaba, usando la mesa holográfica desplegó una imagen de todos los presentes y explico. “Los tres grupos de aventureros constan de 15 miembros dirigidos por Vázquez. Los cuatro grupos del ejército dirigido por la Capitana Sadiya tienen 20 miembros y 12 miembros que se encargan de los vehículos blindados. Por parte de la Iglesia la Cardenal Brousseau ha traído tres equipos de combate liderados por la Sumo Sacerdote Xaali de 15 miembros en total y el grupo de curación especializado que son 10 miembros. Nuestro grupo son 13 miembros en total.”

Fue un largo informe que dejaba a ver a todos los presentes de su fuerza.

La mirada de Aurora asintió y comento. “En total tenemos 85 miembros, pero solo 63 pueden luchar directamente si quitamos a los 12 miembros del ejército que controlaran los vehículos y los 10 miembros de curación especializados. De esos 63, tenemos 37 Rangos B, 23 Rangos A y 3 Rango S.”

Aurora desplego los rostros de los Rango S, dejando que todos pudieran verlos.

La Cardenal Brousseau, Akira y Liam… Los estudiantes entretejieron sus cejas ante este último, pero eso fue todo.

“Wow, estamos preparados para una pequeña guerra…” Murmuro un aventurero en broma al escuchar esos números.

“¿Pequeña guerra? Creo que estamos preparados para asediar una criatura de Rango SS…” Agrego otro aventurero con una risa tonta.

Eran comentarios simples que animaban el ambiente serio, es por eso que Aurora lo dejo hablar.

Sin embargo…

“Con este número tenemos que encargarnos de proteger a más de mil personas. Creo que enfrentar a una criatura de Rango SS será más fácil…” Comento Akira agitando su cabeza.

Los más expertos asintieron de acuerdo ante ese comentario.

Era difícil decir si podían luchar contra una criatura de Rango SS con todo su grupo, pero de lo que estaban seguro era que eso era mejor que tener que proteger a más de mil personas… Ya tener que proteger la vida de sus compañeros era problemático y ni hablar si se agregaban inocentes.

“El último informe ha dejado en claro que son alrededor de 1200 refugiados lo que están en la espera de nosotros. Ancianos, mujeres o niños… Algunos locales se nos unirán para ayudarnos, pero nosotros seremos la fuerza principal.” Informo Aurora con un tono serio.

Los ‘locales’ en realidad eran grupos que protegían a sus familias que eran refugiados, esos individuos tomaron las armas y se enfrentaron al peligro para asegurar su seguridad.

Pero sus rangos eran variados y debidos a que en cierto sentido también eran refugiados. No tenían experiencia en combate o simplemente no estaban en condiciones, es por eso que solo eran considerados como grupos de apoyo.

“Ya todos deben haber leído los informes y el plan, pero lo repetiré.” Dijo Aurora y desplegando el mapa, comento. “Partiremos desde la ciudad Wau hasta la antigua capital de Sudan del Sur, Yuba. Estamos viajando por la noche, pero el ejército ya ha desplegado un equipo y ha realizado una limpieza con anterioridad.”

“Si. También hemos verificado y pavimentado los caminos con los vehículos de ingenieros. Según esperamos no tendrán problemas hasta Yuba. En cuanto más allá, los caminos han sido transitados hace unas semanas y hemos revisado con los satélites militares, pero ya saben cómo es áfrica. Todo cambia rápido.” Agrego el Coronel Makeba.

Aurora había estado preparando la misión desde antes de que comenzara el mes de julio e incluso antes ya tenía una idea de lo que quería realizar cuanto estuviera en sus vacaciones académicas, así que los preparativos estaban hechos.

Los caminos habían sido recorridos, pero fue hace unas semanas y como estaban en parte del bosque mágico no se sabía si algunos monstruos lucharon y destruyeron el camino o algo de ese estilo sucedió.

Era lo mismo si lo revisaban con un satélite militar, las cosas podían cambiar demasiado rápido cuando elementos externos como la energía mágica o una gran criatura intervenían.

Claro, llevaban dos vehículos de ingenieros que tenían la capacidad de pavimentar con magia de tierra para que los camiones pudieran pasar y de paso sacar la ‘basura’ del camino, pero era bueno tener en mente que las cosas podían no ir como estaba planeado.

“Si todo sale bien, desde Yuba partiremos al antiguo municipio Kitgum de Uganda, seguir el camino hacia la ciudad Mbale y cruzar la antigua frontera para llegar a Nakuru en Kenia. Ese es nuestro plan, pero podemos ir cambiando nuestro destino en el viaje. El punto es llegar a Nakuru lo antes posible.” Anuncio Aurora con un tono serio.

Sería un largo viaje de más de 1500 kilómetros, por medio del bosque mágico y antigua civilización en ‘ruinas’.

Llegar lo antes posible para preparar el viaje de regreso sería lo mejor.

“Tienen media hora para prepararse, verificar que su equipo esté en condiciones o relacionarse entre ustedes. Todos los presentes son voluntarios, y todos tenemos el mismo objetivo, agregando que el viaje es largo es mejor conocerse.” Ordeno Aurora con un tono profesional.

Ella misma había seleccionado a los voluntarios o grupos de voluntarios para esta misión, cada uno de ellos tenía experiencia y un historial excelente a pesar de que Aurora misma no había conocido algunos.

Ese era el caso de la Capitana Sadiya que fue recomendada por el Coronel Makeba.

Aurora le hizo una señal a su grupo para que fuera a hablar con los demás o Vanessa, aquellos que la conocían.

Todo mientras veía como los líderes de los grupos se acercaban.

“Medio año desde que no hay noticias de ti, pensé que te habías retirado.” Dijo Vázquez con una sonrisa a media divertida y a la vez seria.

Liam se había encargado de la mayoría de los trabajos mientras Aurora y Alice estaban en la academia, pero trabajos como estos dejaron de realizarse por parte de Aurora.

Claro, eso no significaba que Aurora hubiera dejado de informarse de la situación y de apoyar en lo que podía.

“Todavía soy joven para retirarme…” Respondió Aurora sin cambiar de expresión.

“Aunque mereces unas vacaciones.” Interrumpió la Cardenal Brousseau.

Extrañamente todos asintieron incluso el Coronel Makeba y Vázquez.

Aurora agito la cabeza y al notar que su grupo ya estaba interactuando, pidió. “Coronel Makeba nos guía hacia nuestro transporte por favor.”

El Coronel Makeba asintió con calma y los guio.

No era necesario que el mismo Coronel estuviera presente hoy, pero Aurora le agradeció en silencio por su participación en la misión.

Sin el ejército hubiera tomado demasiado tiempo realizar la misión.

El Coronel Makeba guio al grupo mientras dejaba ver el cuartel militar.

Cuando llegaron a la entrada de la muralla de piedra que era bastante gruesa y resistente, se dejó a la vista los vehículos.

“Dos blindados de ingenieros pesados. Este es último equipo a nuestra disposición, pueden pavimentar caminos de tierra para que el viaje no se retrase usando magia de tierra y tiene la capacidad de apartar escombros ya sean árboles, edificios o restos de ruinas con núcleos de energías psiónicos que imitan telequinesis. Tiene algunas armas para protección, pero nada llamativo.” Explico el Coronel Makeba mirando al blindado, y al ver las miradas atentas, agrego. “Tiene encantos mágicos, así que su peso no es tan elevado permitiendo no ser un obstáculo de velocidad.”

Aurora asintió al mirar al vehículo.

Era básicamente un tanque con orugas solo que, en vez de cañones, tenía una pala en la zona del frente y era más grueso sin armas evidentes.

Estaba seguro de que ese tanque costaba varios millones debido al uso de magia y ese artefacto psiónico… Pero era una gran idea.

La magia de tierra podría permitir arreglar los huecos y baches que retrasarían el camino o dañarían los vehículos, mientras que el núcleo de energía psiónica podría apartar los escombros en caso de caminos destrozados.

“Claro, tiene su propia barrera para ataques sorpresa.” Agrego el Coronel Makeba con un tono serio y mirando al vehículo a su lado, explico. “Este es un transporte blindado personal, pero ha sido modificado para tener un centro de computación y análisis. Contiene un sensor mágico y un radar de última tecnología para prevenir las emboscadas. Y advertir de las señales de alta frecuencia mágica.”

Aurora asintió agradecida.

Ese vehículo era el que Liam necesitaba para encargarse de verificar los radares y los monstruos convirtiéndolo en el centro de organización y comunicación entre todos los grupos.

Andrés también podría ayudarlo si había necesidad.

“En cuantos a los camiones militares tienen barreras mágicas para protegerse y tiene una alta capacidad en su interior. Estos camiones están especializados para el transporte de tropas militares.” Agrego el Coronel Makeba.

Eran cuatro camiones, dos carros de ingenieros y un vehículo blindado para al viaje.

“Gracias por su apoyo Coronel Makeba.” Dijo Aurora con una sonrisa de agradecimiento sincero.

El apoyo del ejército no podía ser menospreciado y era de mucha ayuda al aportar vehículos con valores de millones de dólares para esta misión.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.