<- Actualmente solo registrados A- A A+

TG – Capítulo 68: Percance.

Capítulo 68: Percance.

Sábado 18 de julio [16:30 p.m.].

Leslie estaba viajando como acompañante de Aurora encargándose de ser quien estaba a su lado.

Podía ver por la ventanilla que los demás estaban durmiendo siesta y descansando en la parte de atrás.

Como Leslie había dormido durante gran parte de la noche, ella se ofreció para reemplazar a Alice mientras dejaba que los otros descansaran.

Ya habían entrado en las antiguas fronteras de Uganda y estaban dirigiendo a Kitgum.

Tuvieron algunos contratiempos menores, pero nada importante.

Ahora este camión iba tercero y quien tomaba la delantera era el camión de aventureros quienes se encargaban de las bestias que aparecían de vez en cuando.

Los vehículos de ingenieros a veces tenían que arreglar el camino y apartar árboles caídos.

A pesar de que era de tarde y el bosque mágico era más encantador, seguía siendo demasiado impresionante el extravagante verdor del bosque.

Lo único de la civilización que podía ser visto eran los caminos de tierra en medio de un mar de árboles.

“Jefa el informe ha llegado.” Notifico Andrés con un tono serio.

Liam antes había comunicado que Andrés se encargaría del centro de mando, ya que él descansaría… Pero Leslie no pudo evitar sonreír al escuchar el ‘jefa’.

Se notaba que estaba imitando a Liam.

“Bien, envíalo al reloj holográfico de Leslie. Ella lo leerá por mí” Respondió Aurora conduciendo y cuando el reloj holográfico de Leslie brillo, pregunto. “¿Puedes?”

Leslie pudo ver como los ojos de Aurora estaba en la carretera, se notaba ligeramente cansada.

Lo que era bastante llamativo cuando la apariencia de Aurora era la de una joven delgada y delicada con un cabello negro y ojos del mismo color.

Su aparecería de una jovencita ‘débil’ aumentaba debido a su aspecto ligeramente cansado.

No tenía la apariencia de una luchadora… Incluso Nicole con su aspecto tímido tenía una apariencia de luchadora más profesional.

“Si puedo, pero ¿qué tal si descansas un poco?” Pregunto Leslie y al ver que los labios de Aurora temblaron, ella rápidamente agrego. “También puedo conducir si quieres…”

Leslie lo dijo con consideración y preocupación, pero por dentro estaba nerviosa que se tomara su consejo de mala manera.

No es que pensara mal de Aurora, pero ella había estado teniendo una apariencia demasiado estricta y si no fuera porque era demasiado vergonzoso seguramente la hubiera llamado ‘jefa’ como Andrés.

Tenía la apariencia de una jefa que no era alguien simple de molestar o aconsejar…

“Está bien, tomare un descanso y volveré en la noche. En cuanto a que tú conduzcas, puedes hacerlo cuando descanses un poco.” Respondió Aurora y con una sonrisa entretenida, comento. “En cuanto a ti… No necesitas estar tan seria o tensa. Ya que el viaje de ida no es el complicado, el de vuelta si lo es.”

Leslie asintió con normalidad.

No pensó que su expresión fuera tan evidente, pero era normal que estuviera tensa.

No era una persona despreocupada… Nadie en su grupo lo era y cada uno de ellos se tomaba la responsabilidad de su trabajo bastante en serio.

Pero Leslie podía entender a lo que se refería Aurora.

A pesar de los enemigos casuales que tenían, el viaje estaba yendo a la velocidad necesaria y no había tantos problemas.

Leslie agito su cabeza y abrió su reloj holográfico para leer el informe.

Aurora por su parte cerro la ventanilla para que los de atrás no se despertaran con el ruido.

“El Señor de Mombasa parece haber recibido apoyo del Rey Ronald de Madagascar, mientras que por su parte el ‘Terror Somalí’ parece haber recibido apoyo armamentístico de algunos demonios de Oriente Medio…” Informo Leslie mientras su expresión cambiaba de diferentes formas.

Ronald Einhorn un reconocido rango SS que se asentó en Madagascar y se convirtió en Rey de Madagascar, uniendo a las personas de esa tierra.

Cuando uno buscaba información de él, había poco pero gran parte de ello era bastante agradable.

Era conocido como un ‘tirano’, pero a diferencia del Emperador Sudamericano la prensa lo aceptaba y algunos países reconocieron su gobierno.

Un gobernante decente que cuida a su pueblo… Ese eran las palabras generales para describirlo.

“Al Rey de Madagascar no le importa el continente. A lo largo de su reinado, nunca tuvo intenciones de conquistar áfrica, solo se hizo rey y maneja un reino. Pero como cualquier Reino demuestra su influencia apoyando a gobernantes en las guerras que él acepta. El ‘Señor de Mombasa’ de alguna que otra forma cuida a su pueblo muy diferente al ‘Terror Somalí’.” Explico Aurora y al ver que Leslie la miraba dio una sonrisa y explico. “Es vital conocer a los influyentes de áfrica cuando estas en este trabajo. Conocer sus personalidades y saber quién es un aliado o un enemigo…”

Leslie asintió de una manera extraña.

Había trabajado como mercenarios, pero conocer las personalidades de esos señores de la guerra era demasiado excesivo para Leslie… Básicamente pensaba que estaba fuera del área de ‘trabajo’ de Aurora.

“Puedes seguir.” Ordeno Aurora sin explicar nada más.

“Parece que tropas del General Kavuri que está bajo el mando del ‘Terror Somalí’ han llegado a Nakuru iniciando los conflictos con el ejército del ‘Señor de Mombasa’… Los milicianos bajo el General Kavuri parecen ser… Demasiados… Extremos…” Dijo Leslie entrecortándose en sus palabras debido a lo que estaba leyendo.

“Violaciones… Saqueos… Asesinatos… Secuestros…” Leyó Leslie cada vez cambiando más de expresión.

El mundo estaba en paz… Esa era una creencia general en gran parte del mundo.

En Oriente Medio los demonios estaban divididos y algunos creaban países tomando posturas pacificas mientras otros se mataban entre ellos, pero la humanidad estaba en ‘paz’… Leslie no podía creer que cosas como esta estaban sucediendo.

Si no hubiera venido aquí y hubiera ido a cualquier otro gremio era muy posible que solo estuviera limpiando mazmorras o luchando contra monstruos, creyendo en esa ‘paz’.

“No necesitas leer más…” Intervino Aurora con un suspiro, miro hacia adelante y comento. “No tienes que preocuparte por esas cosas. Nuestra misión es escoltar refugiados, no intervenir en una guerra. Hay momentos para cada situación y tú tienes que conocerlo a la perfección.”

Leslie pudo sentir como las palabras de Aurora llevaban un significado oculto tras esa gran pesadez de su tono.

“Haremos una parada de diez minutos. Cambien de conductor y acompañantes, no se olviden de descansar para la noche.” Ordeno Aurora por el canal de comunicación.

******

[21:48 p.m.].

Leslie condujo manteniendo su calma, pero se sentía extraña al ver que el frondoso bosque estaba oscuro.

Como las fauces de una bestia esperando a devorarlos.

No importa cuánto los vehículos iluminaran era difícil despejar la oscuridad del bosque.

Lo único agradable era la luna en el cielo que brindaba una tenue iluminación en este océano de oscuridad.

“Mmm… Veamos, estamos por llegar a Mbale, si viajamos de noche entonces… Llegaremos a Nakuru cerca de la 7 de la mañana. Si es que no hay contratiempos u otros planes…” Murmuro Akira usando un mapa que su reloj holográfico proyecto.

Leslie al escuchar esas palabras se sintió ligeramente ansiosa y contenta.

El viaje era bastante agotador tenía que admitirlo.

El camión era un poco cómodo y el camino no estaba tan mal debido a los vehículos de ingenieros, pero viajar durante horas y horas era demasiado agotador.

Leslie admitió para sus adentros que este trabajo de verdad se sintió real… Real y agotador.

Como alguien que había vivido en el lujo durante gran parte de su vida, aunque participo en algunas mazmorras con algunos miembros de la compañía de sus padres tenía todas las comodidades que necesitaba, esta misión marco una enorme diferencia de su anterior realidad.

Leslie estaba segura de que algunos de sus compañeros de la academia seguramente estarían esperando a que una criatura apareciera en una gran ciudad, pero aquí estaba ella… Viajando por medio del bosque mágico.

Sin embargo, no se arrepentía…

“Al parecer Aurora y Alice siguen durmiendo… Me alegro.” Murmuro Akira tras mirar por la ventanilla hacia atrás.

Leslie asintió de acuerdo.

Ella misma había descansado y había tomado el volante cuando se volvió a despertar, ahora estaba conduciendo… Era agradable ya que era la única que había manejado este tipo de vehículos en su grupo.

Pero tanto Aurora como Alice se tomaban su trabajo con demasiada seriedad y estaban presentes en cada momento.

“¿Quieres?” Pregunto Akira sacando una botella y le puso un sorbete para que Leslie pudiera tomar con calma.

“S…”

“¡Ataque sorpresa!”

Leslie estaba por responder cuando la voz de Liam sonó de repente y desde los bosques una esfera negra se acercó a gran velocidad.

Antes de que Leslie pudiera pisar el freno con fuerza, la esfera negra que parecía un gran hechizo golpeo el vehículo de ingenieros, pero gracias a la barrera solo tembló ante ese ataque.

“Mierda…” Maldijo Akira y al ver que flechas negras venían desde la oscuridad dónde provino la esfera, levanto una fina capa de hielo para cubrir el vehículo de ingenieros que se detuvo.

Leslie recupero su calma y piso el freno con cuidado teniendo en cuenta no chocar con el vehículo de ingenieros, pero a la vez no ser tan brusco y herir a los pasajeros.

Los vehículos tenían una distancia entre ellos y estaban preparados para que al frenar no fuera tan complicado, lo que hizo posible que todo saliera bien.

“¡Informe!” Pidió Aurora por el sistema de comunicación.

“Presencia de energía mágica de Rango A y decenas de otras presencias de Rango C o B, se acercan de los alrededores. ¡Parece que nos hemos adentrado a un dominio de un ‘Smilodon fatalis’!” Informo Liam de inmediato mientras drones empezaron a desplegarse desde los lados del vehículo de ingenieros y de otros camiones.

Lanzando bengalas o hechizos de luz a su alrededor para que parte del bosque quedara a la vista.

Leslie recordó lo que sabía de la bestia mágica ‘Smilodon fatalis’.

Tomando el nombre de una especie extinta de felino debido a sus grandes caninos que recordaban a esa antigua especie, esta bestia mágica de alta inteligencia era un enemigo.

Era capaz de usar magia de oscuridad y le gustaba dominar a otras bestias mágicas de menor inteligencia creando sus propios territorios en el cual no dejaba que nadie entrara.

A pesar de tener inteligencia comparable a los humanos, era considerado una bestia mágica que debía ser eliminada a la primera vista debido a que no le importaba asesinar humanos.

“Ya saben que hacer salgan y cuiden sus alrededores. ¡No se vayan solos, los ‘Smilodon fatalis’ son agiles y rápidos con capacidades alta de sigilos y especializados en el asesinato!” Informo Aurora por el sistema de comunicación.

Akira fue la primera en salir del auto elevándose arriba del vehículo de ingenieros preparada para la defensa y el ataque.

“¡Vienen del noreste! ¡Cien metros para el asalto!” Informo Liam desplegando informes en el reloj holográfico.

Leslie abandono de inmediato el camión y cuando bajo uso la habilidad de su armadura de combate para equipársela sin contratiempos.

Luego saco su revólver y se acercó a la parte trasera en donde Clémentine y los demás juntos a Aurora, Alice y Vanessa habían bajado.

Los aventureros bajaron siguiendo al aventurero Vázquez mientras cada uno preparaba sus armas para el ataque.

La Sumo Sacerdotisa Xaali murmuro un hechizo y luego poniendo su mano en suelo desplego una gran barrera que cubrió todos los vehículos.

Mientras que sus paladines y caballeros de combate se desplegaron alrededor de la barrera asegurándose de que no fueran atacados por la espalda.

Los aullidos bestiales se acercaron del noreste de donde había venido el hechizo de magia de oscuridad, pero Leslie pudo sentir como su armadura le avisa de una perturbación mágica a su espalda.

Cuando se giró noto decenas de flechas mágicas chocando con la barrera mágica.

“Tch… Aeko y Leslie disparen a esa criatura. Capitana Sadiya ofrezca su apoyo. Que la Sumo Sacerdotisa Xaali con su grupo defienda los camiones, mientras que el grupo de aventurero de Vázquez y nuestro grupo se encargara de la fuerza principal.” Ordeno Aurora rápidamente mientras se equipaba con su traje de combate.

Los equipos se empezaron a mover de inmediato, los aventureros se dividieron en grupos para cubrir el área noreste junto al grupo de Akira y Clémentine.

Aeko por su parte subió al techo del camión mientras que Leslie la siguió.

Las bestias mágicas que llegaron del noreste fueron las primeras en atacar.

Eran Lycaon una gran manada con más de cincuenta miembros siendo los jefes de Rango B, pero la mayoría de Rango C.

Leslie pudo ver como Clémentine y Nicole entraban en combate cerca mientras era apoyada por Érica que estaba dentro de la barrera junto a otros magos del grupo de aventureros.

“¿Liam puedes darnos una pista?” Pregunto Aeko mientras los soldados de la Capitana Sadiya se dispersaban dentro de la barrera sirviendo de ojos.

Solo algunos tiradores se subieron a los vehículos para usar la altura como apoyo.

“Dame un segundo…” Dijo Liam mientras algunos pequeños drones empezaron a escanear sus alrededores preparándose para prevenir el ataque.

“¡Al oeste!”

Un rápido informo vino de repente y todos los tiradores miraron al oeste.

Leslie ya había sacado su rifle de francotirador y le había puesto un módulo de mira ‘mágica’ que le permitía captar la energía mágica de sus presas.

Con un rápido movimiento apunto al oeste y noto como decenas de puntos celestes eran disparados, pero también noto la fuente y…

*BANG*

Disparo sin dudarlo.

La bala perforadora atravesó los árboles, pero solo golpeo el suelo cuando la bestia mágica huyo desapareciendo con magia de oscuridad.

“Tch… Es demasiado rápido…” Murmuro Leslie sintiéndose bastante amargada por su disparo.

Su tiempo de reacción fue rápido, pero el de la bestia mágica fue mayor.

“Les daré un poco de apoyo…” Dijo la Cardenal Brousseau y tras reunir su energía mágica una luz cubrió a los tiradores.

Leslie pudo sentir como su cuerpo se sentía diferente…

Su pensamiento era más rápido y se sentía demasiado energética… Su cuerpo le pedía que se moviera o hiciera algo.

Creer que las magias de curación tenían solo hechizos que curaban y mejoraban el cuerpo, era solo una broma… Con el conocimiento adecuado podría producir reacciones físicas en el cuerpo que permitía acelerar la regeneración de las células o generar un efecto tanto beneficioso como adverso.

Un mago de curación de Rango S no necesitaba hechizos para generar esos efectos, solo necesitaba energía mágica… Al igual que los demás magos de otros rangos que controlaban ‘elementos’.

“Daré un momento para atacar, ¡todos estén preparados!” Dijo Aeko con un tono serio mientras preparaba su arco y una flecha con púas que tenía un color verduzco.

“¡Al noreste parece intentar ayudar a su grupo!” Comunico Liam.

Todos se movieron, pero Aeko fue más rápida.

Con un giro, tenso la cuerda de su arco y en tan solo un momento disparo su flecha a una gran velocidad.

Leslie pudo notar por su mira como la bestia mágica intento evitar esa flecha, pero la flecha se movió en el aire golpeando su pierna y creando una gran cantidad de enredaderas a su alrededor.

Con una velocidad aun mayor que antes, Leslie apunto con su rifle de francotirador mientras miraba al felino de piel oscura que trataba de escapar y sin ninguna duda reforzó su arma.

No solo uso su habilidad para reforzar este equipo mecánico, sino que utilizo los nodos de energía mágica de su armadura para darle más potencia a su disparo y apretó el gatillo.

*BANG*

Su disparo se superpuso con el disparo de otro francotirador igual de rápido y ambas balas viajaron al unísono.

La fuerza y la velocidad de la bala de Leslie era mayor tal vez debido a la calidad de su arma, pero el disparo de ese tirador era más habilidoso.

“¡GRAAH!!!”

El disparo de Leslie atravesó una pierna del felino de piel negra destrozando parte de su carne en el proceso y logrando que perdiera toda la pierna completa.

Pero ese peligro hizo que el felino se moviera y pudiera escapar de las enredaderas, lamentablemente el disparo siguiente era diferente.

La bala desvió su curso en el mismo aire y atravesó la barrera mágica de la bestia golpeando su cuello con precisión.

Los subsiguientes disparos de los soldados del ejército solo le dieron fin a la bestia mágica ya herida fatalmente.

Al momento siguiente de ver a la bestia muerta, Leslie volvió a sentirse como antes ligeramente más lenta, pero a la vez sin exceso de energía.

“¡Buen trabajo!” Dijo Aurora mientras se acercaba con su grupo.

Ellos ya habían acabado con los Lycaon de forma muy rápida.

Tenían a Akira un Rango S con un grupo de Rango A y a varios Rango A del grupo de aventureros.

Shao Ya lanzo un hechizo de limpieza y luego un hechizo que ayudaba a recuperar el aliento.

“No espere encontrarnos con el dominio de un ‘Smilodon fatalis’.” Murmuro Santiago trayendo consigo el cadáver de su enemigo.

El ‘Smilodon fatalis’ era un felino bastante grande de unos dos metros de alto y tres metros de longitud, su cuerpo era delgado y su piel negra.

Sus caninos eran bastante grandes y tenían líneas negruzcas.

Si ese felino los hubiera mordido… Incluso un luchador conocido por su fuerte cuerpo tendría un gran dolor y una herida complicada.

“Dividan el botín entre los que lo asesinaron.” Dijo Aurora con una sonrisa y luego mirando a todo el grupo, declaro. “Me gustaría que descansemos unas horas antes de partir. Lo mejor sería que todos estemos bien descansados cuando lleguemos a Nakuru.”

La información de que Nakuru ya era una zona de conflicto había sido compartida por Liam para todos.

Las cosas podían cambiar en cualquier momento y tener un tiempo de descanso sería agradable ya que tener un tiempo de descanso en Nakuru parecía ser imposible.

Había que preparar todos los pormenores para el viaje y prepararse de la mejor forma posible.

La Cardenal Brousseau, la Capitana Sadiya y el aventurero Vázquez asintieron al unísono estando de acuerdo.

Mañana era posible que llegaran a su destino.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.