<- Actualmente solo registrados A- A A+

TG – Capítulo 76: Partida.

Capítulo 76: Partida.

Lunes 20 [05:30 a.m.].

Aurora miro los camiones que se estaban preparando para el viaje.

Los refugiados eran un total de 1020 personas luego de haber usado otra vez el portal de emergencia para que se movieran.

Como la energía y el costo de esos portales era bastante pesado, desde ahora empezarían a limitarlos.

Sin embargo, cerca de mil refugiados era un número impresionante.

Agregando a los mercenarios, aventureros y milicianos entonces el número casi llegaba a las 1200 personas… 1173 para ser especifico.

Tenían 50 camiones preparados y en cada uno de ellos se encontrarían viajando unos 20 refugiados, teniendo en mente la comodidad, pero principalmente la capacidad para reaccionar rápidamente de aquellos combatientes que viajarían en los camiones.

Si bien no podían dividir una persona en cada camión si se dividió en pequeños grupos intercalando los camiones y en caso de que fueran atacados esos grupos bajarian y actuarian cubriendo todos los camiones.

Dependiendo de la situación la caravana reaccionaria de diferente manera, pero algo estaba claro… Iba a ser un largo viaje.

Aurora lo sabía al ver la larga fila de camiones que estaban preparándose para empezar el viaje.

Agitando su cabeza Aurora se acercó a la Sumo Sacerdotisa Xaali y pregunto. “¿Ya han preparado ‘eso’?”

“Si, ya está instalado y en funcionamiento. Tiene un límite de cinco personas, pero su distancia es más superior.” Informo la Sumo Sacerdotisa Xaali y paso un pequeño brazalete.

Aurora se puso el brazalete y asintió para sí misma.

En un camión se había instalado un artefacto mágico capaz de teletransportar a las personas a una distancia determinada, lo que permitiría que esas cinco personas estuvieran en varias partes para apoyar directamente a toda la caravana.

“Los otros ya sabes a quienes dárselo. Cada cierto tiempo seran intercambiados para que puedan descansar.” Ordeno Aurora con un tono serio.

Tenía tres Rango S en el grupo, pero Aurora no podía usarlo en todo momento y hacer que participen en batalla continuamente.

Necesitaban intercalarse y proteger la caravana día y noche.

Había bastantes rangos A fuertes tales como la Sumo Sacerdotisa Xaali, Vázquez, o la Capitana Sadiya.

Algunos eran más fuertes que otros, pero su capacidad estaba garantizada.

“Me encargare…” Respondió la Sumo Sacerdotisa Xaali.

Aurora asintió y se dirigió en donde los refugiados estaban siendo organizados y distribuidos para los camiones.

Podía sentir un poco de tensión en esta noche, pero seguramente era por el largo viaje que les esperaba.

Ya habían desayunado una comida nutricional que los ayudaría a descansar hasta que sea mediodía.

Pero esa tensión no solo se originaba en el viaje, sino que ante la duda… Duda de si quedarse aquí o no.

Todos habían sido informados de que las fuerzas del General Kavuri se retiraron tras un ataque de un ‘monstruo’, es por eso que muchos ahora dudaban.

Gran parte de los refugiados que se estaban llevando se trataban de personas que habían perdido todo en otras ciudades o pueblos lejanos.

Los refugiados de Nakuru por lo general deseaban quedarse en su ciudad y más ahora que ya no había temor a las fuerzas del General Kavuri.

Empezar de nuevo aquí o arriesgarse a un viaje por medio del bosque mágico para empezar de nuevo en Zerzura.

“Creo que sería bueno un discurso de partida…” Dijo Akira tras acercarse al verla.

“¿Quieres darlo?” Pregunto Aurora con una sonrisa bromista.

La expresión de Akira cambio ligeramente pero no por timidez, sino que por la reacción de Aurora.

Aurora solo suspiro.

Ella era la líder… Y ella tenía que actuar al frente.

Estaba bien usar a la Cardenal Brousseau y a Akira como los rostros que protegería a los refugiados, pero ese era el límite.

Como la persona que lideraba y aquella que organizo esta misión, Aurora debía encargarse de la situación y ponerse al frente.

Cargando con el peso de mil vidas sobre sus hombros.

“Bien… Lo haré.” Respondió Aurora y Akira rápidamente empezó a hablar por su reloj holográfico organizando un pequeño discurso.

Aurora mirando a sus alrededores busco a su amiga, pero solo noto como Alice rápidamente huía para esconderse…

Los labios de Aurora temblaron.

Estaba dispuesta a cargar con las responsabilidades de liderar esta caravana, pero los discursos… No le agradaban.

—Sin embargo, son necesarios.

Su sistema respondió rápidamente ante sus pensamientos superficiales y Aurora dio una sonrisa.

Si, lo eran.

Traería calma y tranquilidad, pero también podría servir para darle confianza de que estaban entregando su vida a alguien que las protegería.

Mirando como los refugiados se empezaban a reunir ante una plataforma de hielo que Akira creo con una sonrisa, Aurora solo suspiro y se rindió.

—Solo diles lo que harás…

Escuchando la recomendación de su sistema, Aurora empezó a dirigirse a la plataforma.

******

Érica se acercó a los refugiados mirando la plataforma que creo Akira.

Cientos y cientos de refugiados se reunían para mirar a la plataforma.

Los cuchicheos empezaron a resonar entre la multitud de refugiados sobre la líder de la caravana.

Algunos la habían visto, otros conocían algunas de sus historias, otros escucharon como salvo al dúo de madre e hija recibiendo el disparo de un tanque, otros ponían su confianza en la Cardenal Brousseau y Akira.

Las opiniones eran variadas y algunos estaban nerviosos, pero todos observaban.

Aurora tenía la confianza entera de su grupo… Desde los paladines hasta los soldados de la Capitana Sadiya.

La misma Érica había escuchado algunas de sus historias viejas sobre como Aurora realizaba este tipo de misiones antes.

E incluso algunos del grupo fueron ayudados por Aurora y Alice en su tiempo.

Hace unos pocos meses era una luchadora de Rango B en la academia, pero Aurora en áfrica era la ‘Protectora de Zerzura’.

Aquella que con sus puños se enfrentaba a una criatura de Rango A si necesitaba hacerlo… Era fuerte, pero su fuerza provenía de sus ideales.

Sin la necesidad de fama, dinero o gloria, Aurora por sus acciones se había convertido en la ‘Protectora de Zerzura’ que era altamente conocida entre las personas comunes.

Estas misiones que si la realizaba un héroe lo trasmitiría al mundo, Aurora simplemente la realizaba en silencio.

Érica miro a la plataforma de hielo gruesamente creada por una psiónica de Rango S.

Observo como en medio de la multitud Aurora se subía usando un objeto para trasmitir su voz.

No estaba nerviosa al subirse al escenario y sus pasos siempre fueron tranquilos.

Miraba a los refugiados y ellos la miraban a ella.

Con una expresión seria que no coincidía con esa estudiante que se decía que se dormía en clases de teología, Aurora miro a los refugiados.

“Soy la encargada de liderar la caravana, pero seré breve…” Dijo Aurora y mirando a los refugiados, declaro. “El viaje será difícil, pesado y agotador. No lo negare.”

“Me encargo de liderar la caravana y realizar esta misión, mi objetivo es llevarlos todo a Zerzura a salvo.” Anuncio Aurora desde el principio y mirando a los refugiados, añadió. “Como dije antes será un viaje difícil, pesado y agotador. Sin embargo, aquí presentes se encuentra la Iglesia del Tiempo y el Espacio, el ejercito de Zerzura y aquellos voluntarios que han decidido participar.”

“Todos estamos poniendo nuestra vida en riesgo para llevarlos a la Ciudad Zerzura a salvo, no duden de eso.” Comento con una expresión seria.

No solo los refugiados al confiar en aquellos que los protegen están poniendo su vida en riesgo, sino que todo el grupo

Los que vinieron para completar esta tarea eran todos voluntarios.

Sabiendo que viajando en el bosque mágico podrían encontrarse con una criatura de Rango S o mayor… Conociendo lo peligroso que seria.

Igual decidieron venir cuando otros trabajos podrían darle más dinero o fama.

Poner en riesgo su vida al igual que los refugiados, era su mayor garantía de confianza.

“Pero este viaje no depende de nosotros, también de ustedes.” Agrego Aurora y mirando a los refugiados explico. “Sean pacientes, mantengan la calma y asegúrense de seguir las ordenes. No importa que situación nos encontremos, no importa que nos encontremos… Lo enfrentare.”

No hablo por todo el grupo o lo que estaban bajo de ella, hablo por ella misma.

Aurora no tenía que dar fe de sus palabras, sus acciones lo hacían por ella.

Salvo a Alexey y a los demás estudiantes enfrentándose a dos monstruos de Rango A… Y cuando vio que un tanque les disparaba a inocentes, ella saltó en su protección.

Ella era una heroína… Érica mantuvo su mirada en esa figura.

Aurora era su ideal de heroína.

Aquella persona que salvaba a inocentes sin pedir nada a cambio o esperar alguna devolución.

Sin importarle la fama o el prestigio.

Incluso sin sentirse satisfecha por su logro… Solo lo hace.

Mirando como bajaba del escenario sin verse alterada, Érica dio una suave sonrisa al verla.

Había engañado a toda la academia incluso a los profesores.

No era esa joven asustadiza que se ocultaba en el armario…

No era esa joven que todos pensaban que era débil…

Su fuerza no provenía de un poder llamativo, venia de sus mismos ideales.

Eso era algo que la volvía fuerte y eso era algo que Érica estaba deseando.

Ser lo suficiente fuerte como para enfrentarse a cualquier peligro por sus ideales.

Aurora como una mercenaria representaba mucho más que otros héroes para Érica.

Tener la fuerza de voluntad para actuar de inmediato y salvar a otro arriesgando su propia vida… No importa cuánto Érica dijera que podía hacerlo, la realidad era que dudaría en ese momento.

Ella quería convertirse en una heroína tal como Aurora representaba con sus acciones.

“Érica ven reúnete en el grupo.” Ordeno Alice por el sistema de comunicación.

Alejando sus pensamientos Érica miro los alrededores y cuando noto a Alice junto a los demás miembros de su grupo se acercó.

“Aurora me ordeno que les advirtiera.” Dijo Alice comiendo unas papitas, y mirando al grupo, declaro. “Son miembros del grupo. Ahora no solo tienen la vida de sus compañeros en sus manos, sino que tambien los refugiados que protegen.”

Su tono era simple, pero para el grupo era bastante pesado.

“Se dividirán en dos grupos, ya que Andrés será el encargado del sistema de comunicación y vigilancia con Liam y es muy posible que no puedan ayudarlas.” Comento Alice y con una sonrisa entretenida, agrego. “Bueno, estoy segura de que estarán bien. Ya se han estado preparando para esto.”

Todos dieron sonrisas al escuchar esas palabras de confianza.

Esa era la verdad, se habían estado preparando para esta situación y además no estaban solas.

Érica noto como todas estaban emocionadas, para comenzar la parte más difícil de su misión.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.