<- Actualmente solo registrados A- A A+

TG – Capítulo 8: ¡Fue mi culpa!

“Tch… ¿Cómo puede irse ahora? Esto es solo una prueba y huye con miedo.” Murmuro un estudiante.

“Vinimos a la Academia de Héroes para convertirnos en ‘Héroes’… No para estar huyendo con la cola entre las patas.” Agrego otro estudiante con desprecio.

“Si huye en una prueba, no quiero imaginar que haría en una situación real…” Comento otro estudiante.

Cada vez que más lo pensaban más desprecio sentían por las acciones de Aurora.

Esto era una prueba, ¿pero ella decidió huir en este momento?

Entro a la Academia de Héroes, ¿pero cuando se presentó la oportunidad huyo?

Es como si alguien quisiera convertirse en bombero, pero tuviera pirofobia…

¡Simplemente no tenía sentido!

“Basta.” Interrumpió Clémentine con una expresión seria.

Ella no sabía por qué Aurora había decidido huir, pero no parecía temor.

Aurora era una jovencita con una expresión suave de ojos brillantes que no concordaba con su expresión de aburrimiento habitual.

Clémentine la había visto desde el inicio parecer aburrida sin sorprenderse y sin tener miedo.

Esa joven delgada de facciones encantadoras que la hacían parecer débil y delicada, había estado caminando con un líder criminal como si estuviera paseando con su vecino… Luego en las siguientes batallas miraba desde el fondo agitando su cabeza cuando su grupo cometía un error o asentían cuando todo iba bien.

Además, era muy buena descubriendo errores…

“Aun así… Que ella nos abandone ahora cuando sabe que es una prueba y que la necesitamos, es indignante.” Comento Érica con un tono llena de desprecio e irritación.

Clémentine no supo que responder ya que en el fondo pudo entender el desprecio de Érica y su enojo.

En una batalla real, que un miembro lo abandone seria en algunos casos, extremadamente peligroso y en otros fatal.

Esto era una prueba, era cierto pero esta prueba demostró el carácter de cada estudiante.

¿Si los abandona en una prueba quien dice que no pueda abandonarla después?

Esa idea se había plantado en todos los presentes.

Clémentine suspiro al darse cuenta de eso, pero no se dejó llevar por esos pensamientos.

“Alto.” Ordeno cuando estaban por llegar a la sala de actos, estaban a dos aulas de la entrada trasera de la sala de actos.

Clémentine podía sentir una ligera vibración única en el ambiente.

Ligeras ondas mentales buscaban a cualquier enemigo y esas ondas tenían como centro la sala de actos.

“¿Puedes romperlo?” Pregunto Leslie sin entender demasiado del tema.

Clémentine enfoco su mente y parte de su fuerza mental para sentir esas ondas, pero al final agito la cabeza.

“Si intento romperla se darán cuenta. Si intento ocultarnos, se dará cuenta… Es una red impenetrable para mí yo actual.” Dijo Clémentine ligeramente molesta.

Si esas ondas eran como un lago tranquilo y sin movimiento, entonces ella al entrar era como una piedra cayendo a ese lago… Una muy grande.

Leslie frunció el ceño ya que si ellos atacaban y los enemigos se daban cuenta podrían tener un momento para prepararse, los profesionales eran así de buenos.

Aunque el plan era atacar directamente, cualquier líder le gustaba reducir las bajas y tener una segunda opción.

“Pero… Puedo hacer un ataque mental.” Dijo Clémentine y el grupo la miro con sorpresa genuina.

Un estándar muy conocido entre los psiónicos es que solo los de Rango A, podían atacar mentalmente a sus enemigos, los de Rango B solo podían demostrar su destreza ‘físicamente’.

“¿Puedes?” Pregunto Leslie honestamente intrigada.

Clémentine pudo sentir que esa pregunta no solo era intriga sino un poco de preocupación.

“Si, si puedo.” Dijo Clémentine con una expresión seria tras pensarlo detenidamente.

Seria agotador, pero no peligroso…

—Estén preparados. Clémentine realizara un ataque mental al psiónico enemigo y cuando la red caiga, ustedes atacaran la puerta delantera.

—Comprendido.

Andrés y Cristian que dirigía el otro grupo contestaron rápidamente a las palabras de Leslie por medio de la red mental.

Clémentine asintió ante la mirada de Leslie y se sentó con las piernas cruzadas.

Era un gran esfuerzo para alguien de Rango B como ella lanzar un ataque mental a sus enemigos, pero si se concentraba podía hacerlo.

Había practicado y entrenado sus habilidades para llegar a este punto y ella era un verdadero genio.

Cerro sus ojos, enfoco su mente y sintió el mundo ‘exterior’ a través de su mente.

La sala de actos estaba rodeada de pequeñas ondas mentales y buscaban a cualquier enemigo.

Su alrededor podía sentir varios brillos que revelaban la presencia de sus compañeros, siendo Joslyn la que más brillaba debido a que ella era una psiónica.

En medio de la sala de actos podía sentir otra presencia psiónica concentrado en crear esa red de seguridad.

Su alcance para sentir el mundo ‘exterior’ era más bajo que el de ella, pero era muy brillante.

Tenía más fuerza mental que la misma Clémentine, pero su talento era menor lo que le permitía que solo pudiera mantener la red de seguridad.

Clémentine no creía que pudiera derribar a un psiónico con un ataque mental ya que, desde el Rango C, los psiónicos generan barreras mentales y físicas para protegerse.

Esa barrera aumentaba cuando más fuerte se volvía el psiónico y este enemigo como un psiónico con la fuerza mental de un Rango A, era capaz de resistirse a ella.

Aun así, podía darle un gran dolor de cabeza… Literalmente.

Concentrándose y reuniendo su fuerza mental siguiendo los pensamientos de su mente, ella creó un brillante cuchillo muy parecido a las ondas que cubrían la sala de actos.

Solo había una gran diferencia, este cuchillo, aunque pequeño brillaba con fuerza.

—Estén preparados.

Usando una pequeña parte de su concentración envió el mensaje en la red telepática que conectaba su mente con los otros líderes.

Apenas termino Clémentine lanzo su ‘cuclillo’.

Ese cuclillo atravesó las ondas que conformaban la red de seguridad y antes de que el psiónico enemigo pudiera captar lo que sucedía, el cuclillo llego a la esfera brillante que conformaba al mismo psiónico.

Hubo un poco de resistencia, pero el cuchillo pudo golpear la mente del enemigo disolviendo parte del brillo.

“AHHHH!”

Un grito pudo ser escuchado y Clémentine abrió sus ojos solo para darse cuenta de que estaba sudando y estaba bastante pálida.

Solo una mirada fue necesaria para que Leslie diera la orden.

—Ahora.

No sucedió nada por un momento y luego…

*BOOM*

El sonido de una puerta siendo destruida fue escuchado, entonces Clémentine se paró y contuvo su agitada respiración.

“Vamos.” Ordeno y todos cargaron.

Los luchadores y espadachines fueron primero, abriendo la puerta par en par.

“¡Malditos idiotas! ¡Defiendan! ¡Magos creen barreras! El psiónico… ¡Psiónico deja de revolcarte de dolor y pelea!”

“¡Cállate! ¡¿Quién demonios dijo que eso iba a ser fácil?! ¡Maldición ese fue un maldito ataque mental! ¡Un puto ataque mental!”

“¡Señores hemos perdido al psiónico! ¡Ahora debemos vengarlo!”

“¡Todavía no estoy muerto! ¡Maldición! ¡Solo siento que mi cabeza fue atravesada por mil agujas!”

Caos… Esa fue la escena que espero al grupo de Clémentine.

El psiónico enemigo que se revolcaba por el suelo y rodaba maldiciendo a sus ancestros, junto a todos los demás criminales enmascarados estaban en un caos.

Nunca esperaron que tras atacar al psiónico que se encargaba de su defensa fueran atacados.

Peor aún mientras Cristian cortaba con su espada a los enemigos, Andrés se encargaba de hacerse con el control de los relojes holográficos y aparatos electrónicos de los enemigos.

Música, llamadas, figuras holográficas se creaban, incluso imágenes vergonzosas y selfies aparecían ante los criminales confundiéndolos y llevándolo a perder la concentración.

Leslie se movió primero.

Dando una señal militar a su grupo para que rescatara a los demás estudiantes que estaban cerca de ellos, ella empezó a disparar.

¡Bang!

¡Bang!

¡Bang!

Los tiros empezaron sonar y Eva también se unió disparando su arma, sin temor herir a un compañero.

Esas armas eran para entrenamiento así que en vez de dejar graves heridas solo causaban mucho dolor y principalmente ambas tenían buena puntería.

“Demonios! ¡Defiendan nuestra espalda! ¡Nos están flanqueando! ¡No permitan que rescaten a los estudiantes!” Grito el líder enemigo mientras agitaba su porra golpeando a varios estudiantes y dejándolo caer inconscientes.

Ese y otro pequeño grupo parecía no limitarse y estaban derribando a los estudiantes rápidamente.

Clémentine se movió, sabiendo que su grupo la siguió.

Usando su fuerza mental y lanzo a dos enemigos débiles hacia el líder para que chocaran.

Unos de sus rasgos de psiónico, era la telequinesis.

Su capacidad de mover objetos usando su mente era sin duda entre los mejores de su rango.

Esos dos criminales que se había podido resistir si estuvieran preparados fueron lanzados al líder enemigo, lamentablemente este lo esquivo y los criminales chocaron entre ellos, antes de desaparecer por el objeto que llevaban.

“Mie…”

Sin darle oportunidad para que él maldijera, una flecha lanzada por la arquera Wendy fue enviada al líder enemigo y este usando su porra logro desviarla.

Hábil…

Ese pensamiento llego a la mente de Clémentine y ella usando su fuerza mental creo una onda expansiva en forma de bola cañón y la envió al líder.

No buscaba derrotarlo, su único objetivo era que los demás derrotaran a los criminales restantes en grandes grupos y que rescataran a los estudiantes que estaban aquí.

Hasta ahora noto que tanto Joslyn como Nicole, estaban rescatando a los estudiantes y estos estaban lanzándose a ayudar a los demás.

Carecían de experiencia y práctica, pero ayudaban.

Esa onda expansiva en forma de cañón, llego rápidamente al líder enemigo y cuando este estaba por esquivarlo, una imagen de un hombre parcialmente desnudo bailando apareció en su reloj holográfico.

Fue impactante ya que esa proyección llenaba la vista de ese líder dejándolo aturdido y retrasando el tiempo de reacción para esquivar.

Antes de que Clémentine pudiera festejar por su ataque, el hombre tomo la espada de madera en su cadera y con una habilidad sorprendente corto la onda expansiva en forma de cañón.

La espada de madera no se quebró como todos pensaban, sino estaba rodeada de una fuerte aura de espada que la reforzaba.

“…”

Clémentine se congeló.

Esa aura de espada era una característica de un espadachín de Rango A… Un enemigo que incluso si ella podía atacar mentalmente no se podía enfrentar.

La diferencia del Rango B y el A, era una diferencia cualitativa muy difícil de superar.

Clémentine podía atacar mentalmente tras concentrarse durante un largo tiempo, pero un verdadero psiónico de Rango A, podía lanzar ataques mentales a voluntad.

Al igual que un espadachín de Rango A, podía usar su aura de espada para defenderse y atacar.

Eso fue demostrado solo porque usara una espada de madera para atravesar un ataque que normalmente hubiera destrozado una gruesa pared de metal…

“…” El silencio se extendió y la batalla se detuvo momentáneamente de ambos bandos.

El bando de Clémentine estaba sorprendido y estaba maldiciendo debido a ese enemigo poderoso que había aparecido.

Pero el otro bando…

“¡Líder idiota!”

“¡¿Cómo demonios usas tu aura de espada?! ¡¿Eres estúpido?!”

“¡Es estúpido!”

Todos los criminales maldijeron al unísono a su líder, este miro su espada de madera y cuando esta se quebró debido a que su aura no pudo reforzarla durante mucho tiempo, murmuro. “Mierda.”

Con esas palabras su cuerpo brillo y desapareció.

“…” Esta vez el grupo de Clémentine se quedó aturdido, pero por esa inesperada ‘huida’.

Clémentine pudo entender que al parecer era algo relacionado con la misma ‘prueba’ y el límite de los propios estudiantes.

Siguiendo con esos pensamientos una gran sonrisa apareció en su rostro.

“Terminemos con esto!”

Ahora solo faltaba darles una paliza a los miembros restantes.

******

“Tch… Casi me atrapan.” Murmuro el Profesor Miller.

Ya hace bastante tiempo se había dirigido hacia una dirección muy diferente de lo que les había comentado a los estudiantes que se encontró.

En vez de ir a la sala de dirección, se dirigió a la oficina personal del director.

Aun así, todavía seguía maldiciendo a los estudiantes que casi lo atraparon.

¿Quién demonios pensaría que esos estudiantes lo atraparan justo cuando había cambiado de forma?

Gracias a su rápida improvisación pudo escaparse de esos ‘niños’.

“Hahahaha… Estoy cerca, estoy cerca…” Murmuro el Profesor Miller… No, ya no podía ser reconocido como el ‘Profesor Miller’ que el estudiante del grupo de Clémentine había identificado.

Su forma cambio a la de un hombre viejo y arruinado que sonreía como un lunático.

“¿Dónde debe estar? ¿Dónde debe estar?” Se preguntó el viejo dando una risita tonta y sin sentido.

Busco entre los libros uno por uno sin importarle si los desordenaba o no, simplemente los tiro al suelo y siguió buscando.

Entonces cuando tiro un libro determinado de una fila determinada, los sonidos de engranajes se movieron y la estantería donde se encontraban los libros se abrió revelando unas escaleras.

“Hahahahaha… Lo encontré… Lo encontré.” Murmuro el viejo agitando su cabeza con una frecuencia extraña.

Con nerviosismo, ansiedad y expectativa el viejo bajo las escaleras y continuo por el pasillo como si esta no fuera el área secreta de un mago de Rango SS.

Cuando el pasillo termino, una sala redonda rodeada de muchas estanterías con diferentes libros apareció, pero un solo libro llamo la atención.

Ese libro estaba en pedestal en el centro de toda la sala.

Los ojos del viejo brillaron con expectativa y locura.

“El Grimorio de Invocación del ‘Enemigo de la Humanidad’.” Dijo el viejo, esta vez su tono cambio imperceptiblemente.

Al momento siguiente el viejo volvió a agitar la cabeza como si fuera un tic y se acercó al libro con una sonrisa estúpida.

“Con este libro… Con este libro, podre convertirme un Archimago… No, ¡en un Gran Archimago!… Si se lo doy… Si se lo doy… ¡Podre dominar el mundo y matare a todos los que se burlaron de mí!” Exclamo el viejo con una voz llena de locura, felicidad y emoción.

“Bien, creo que esto es suficiente.”

Una voz ligeramente perezosa, sonó a su espalda y antes de que el viejo se diera vuelta sintió dolor en su mejilla, en su estómago y luego perdió la consciencia.

“…” Aurora miro al viejo caer antes de que ni siquiera terminara su ‘combo’.

Parpadeo algo incrédulo y pregunto. “¿Qué demonios?”

Hasta ahora había seguido a un ‘villano’ que se infiltró en la gran academia de héroes, se disfrazó perfectamente de un profesor, descubrió la sala secreta de un poderoso Archimago y se adentró en ella para robar… Un libro.

—No es un mero libro. Es el libro escrito personalmente por el ‘Enemigo de la Humanidad’ que devasto Terra nova, asesino poderosos dioses y creo un gran caos, todo eso mientras era un jugador de este mundo al igual que todos los demás.

Al ver la respuesta del sistema ante sus superficiales pensamientos, Aurora miro el ‘Grimorio’.

No se veía viejo, sucio o algo por el estilo sino simplemente parecía un libro común de magia.

—El ‘Enemigo de la Humanidad’ era un Archimago muy poderoso con grandes habilidades de invocación y de otros tipos de magias.

Su sistema le recordó lo que sabía.

Como cualquier persona normal conocía las acciones y el nombre del jugador que durante ‘Terra nova’ creo una facción del ‘Caos’ e hizo enfrentarse con la del ‘Orden’.

Realizo terribles acciones superando a todos los jugadores ‘malvados’ hasta el punto de que fue causante del genocidio de una raza y asesino a dioses tras engañarlos para que se enfrentaran entre ellos y solo para terminar asesinándolos cuando estuvieran débiles.

Ese individuo que había sido conocido como un ‘Sabio’ entre los mismos nativos de ese mundo durante los primeros años de Terra nova, fue para mucho la causa de que los jugadores se volvieran tan locos cuando se desveló que el mundo de ‘Terra nova’ era real.

Un jugador como todos los demás se adentró al juego ‘Terra nova’, solo que este jugador en particular sabía que ese mundo era real y realizo todas sus acciones conociendo ese hecho guiando a muchos otros jugadores a realizar acciones atroces, todo desde un principio…

Aun así, no importa lo increíble y malvada que sean sus acciones…

“Ningún idiota dejaría sus secretos en un maldito libro.” Dijo Aurora mirando al libro en el estante.

Esa persona había desaparecido hace mucho tiempo y Aurora había conocido a muchos que buscaban cualquier rastro de él, pero eso no significaba que esa clase de persona dejara sus secretos al descubierto tan fácilmente.

Además… ¡Ese era un libro!

—Eso es correcto. Este es solo un volumen de magia de invocación de un nivel avanzando escrito por esa persona. Dicho eso, la teoría es bastante innovadora y ayudaría a cualquier mago de Invocación.

Aurora agito su cabeza al escuchar esas palabras, este libro estaba muy lejos de ser un ‘grimorio’ y solo era un mero libro de magia.

No importa como lo pensara nadie dejaría sus secretos en un libro, después de todo cualquiera lo podría tomar, sería distinto si fuera un verdadero ‘Grimorio’ mágico.

Esos grimorios tenían métodos de seguridad e incluso algunos tenían sentido propio de sí mismo…

Cuando llego a esa conclusión, Aurora miro al viejo que se había desmayado.

Su mente estaba trabajando arduamente para encontrar respuesta a esta situación que estaba lejos de ser un ‘villano’ poderoso que se infiltró en la academia para robarle un ‘grimorio’ a un mago extremadamente poderoso.

La única respuesta que podía encontrar era…

“Entonces, ¿esto es algo preparado por el Director?” Pregunto Aurora parpadeando ante esa conclusión.

Podía ser una prueba oculta dentro de la prueba principal o…

—Al parecer el Director quería atrapar a alguien más… Y tú detuviste que eso sucediera.

Aurora se congeló ante esas palabras, su sistema ‘encarecidamente’ le envió la ubicación en su mente de lo que parecía ser una cámara mágica y…

“Lo siento. ¡Fue mi culpa!” Grito Aurora mirando a una ubicación determinada.

Sin aguantar su vergüenza se alejó corriendo sin ni siquiera mirar atrás.

Aurora maldijo a su instinto que no solo era bueno para robar budines sino también para arruinar los planes de los demás.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.