<- Actualmente solo registrados A- A A+

TG – Capítulo 87: Por fin…

Capítulo 87: Por fin…

Érica vio como el joven miliciano que la había empujado para salvarla estaba abrazándose con su familia en la tienda médica.

Tenía una hija y una mujer, Érica a pesar de que estaba agradecida todavía seguía pensando en cómo era posible que la empujara arriesgando su vida para salvarla.

Había tantas razones para no arriesgarse de ese modo.

“¿Te preguntas porque lo hice?” Pregunto el joven miliciano mientras tenía a su hija en sus brazos al ver su expresión.

Érica asintió.

“En realidad nunca lo pensé, solo lo hice…” Respondió el joven miliciano y viendo que su esposa le estaba dando una mirada punzante, tal vez por su imprudencia, tosió y comento. “Pero creo que lo hice porque ustedes nos protegieron antes. Te he visto luchar y arriesgar tu vida para protegernos… Esto fue igual.”

Una respuesta bastante simple.

Los voluntarios que vinieron en la caravana eran personas que trabajaban duramente y tenían el objetivo de ayudar.

Era cierto, obtenían beneficiosos y ahora con la eliminación de las últimas horda y esta obtendrían una buena ganancia, sin embargo, al final eran voluntarios que arriesgaban su vida.

Arriesgando su vida en una misión que ganarían una miseria comparada a otras misiones.

“Te dejare que descanses Okello…” Dijo Érica con un suspiro ante esa respuesta.

Se guardó que estaba pensando en recompensarlo con algo que necesitara.

Tal vez lo hizo por su propia voluntad, pero Érica necesitaba hacer algo para devolver el riesgo que el joven había tomado, una ‘recompensa’ sería su forma de agradecimiento.

Saliendo a la carpa médica, Érica observo los alrededores.

No hubo muertos, sin embargo, eso no significaba que no hubiera heridos.

Las situaciones cambiaban y no importa cuán experimentado fuera un usuario de habilidad, siempre estaba la posibilidad de que salieran heridos.

Caminando por los alrededores Érica pudo notar como algunos tenían cortes en su cuerpo o mordeduras, pero otros estaban más graves y habían perdido miembros de su cuerpo.

Era increíble que para una misión voluntaria las personas se arriesgaran tanto en proteger a otros.

Lo peor era que no había medios de comunicación que estuvieran presentes como para extender sus acciones y seria como las veces anteriores de las que Érica escucho sobre misiones de ‘Arca’.

Pasarían desapercibidos… Al igual que pasaban desapercibidos los refugiados en la ciudad Nakuru.

Si bien no se necesitaba dar fama, el punto importante es la distribución de la información y de sus acciones para que otras personas se den cuenta de lo que estaba sucediendo.

Tal vez afuera de sus hogares, afuera de sus camas y de sus cómodos sillones… Situaciones como esta, estaban ocurriendo.

Quizás no cambie nada, pero tal vez sean como ella y puedan abrir sus ojos.

Abrirlos para darse cuenta de que los héroes no solo estaban en las grandes ciudades, es más ni siquiera se autodenominan héroes… Eran simples personas que ayudaban a otros.

Sin títulos llamativos, sin noticias importantes o simplemente sin popularidad.

Érica suspiro pesadamente y luego abriendo su reloj holográfico hizo su pedido.

******

“Vamos no me miren de esa forma, solo perdí un brazo…” Comento un aventurero con una media sonrisa.

“¿Estas bromeando? ¡Harás trabajar demasiado a la Cardenal Brousseau!” Regaño Vázquez con un tono frio.

“Bueno, era perder mi brazo o que un gato me cortara el cuello… Elegí el mal menor.” Respondió el aventurero con una sonrisa tonta.

Vázquez agito la cabeza ante el humor de aventurero y mirándolo con seriedad, declaro. “Todavía nos sigues debiendo la cerveza por decir que podíamos ‘asediar’ a una criatura de Rango SS.”

La expresión del aventurero cambio, pero Aurora agito la cabeza y siguió caminando por los alrededores.

Hubo bastante heridos, pero los más graves fueron la perdida de miembros.

Siete personas perdieron sus miembros en combate o perdieron la funcionalidad de alguno de ellos.

Garras que cortaron un ojo, mordeduras que terminaron arrancando un brazo o simplemente algún hechizo de alguna bestia mágica con afinidad de atributo que termino dañando parte del cuerpo.

Aurora estaba pasando por todas las tiendas y se acercaba a hablar con ellos.

Como la líder de la caravana era su deber encargarse de ellos.

Eran voluntarios que la habían seguido y Aurora había aprendido a cuidar de los suyos.

Esta vez no fue tan distinto.

Se acercaba y hablaba de sus situaciones, informándole sobre sus posibilidades de espera.

Perder un brazo no era algo fatal o de gran preocupación.

Ya sea la curación mágica o el avance médico, ambos estaban muy avanzadas logrando que se combinara la magia con las tradicionales técnicas médicas.

Así que recuperar un brazo era fácil para un curandero de Rango S o por medio de algunas técnicas avanzadas de curación relacionadas con la tecnología.

Claro, la curación mágica estaba más avanzada debido a que ‘Terra nova’ de donde la mayoría de la humanidad extrajo su conocimiento mágico, era un mundo muy desarrollado en cuanto a las magias.

Ahora la Ciudad Zerzura tenía programas para aquellos que lucharon por Zerzura.

Ese programa incluía la regeneración de partes perdidas del cuerpo y a la vez que en el periodo de espera y post recuperación mantener un subsidio.

Tal vez no fuera el dinero que ganaban por misiones, pero si era lo suficiente como para que sea como unas vacaciones.

Agregando que los individuos que se encargaban de la curación era la Iglesia del Tiempo y el Espacio, los resultados llegaban bastante rápido.

Ya que la misma Cardenal Brousseau regeneraba miembros perdidos de forma gratuita en su iglesia para ayudar a las personas.

En tan solo un mes era posible que estuvieran de vuelta para hacer lo que desearan, recuperados completamente.

Esa información no era clasificada, pero Aurora se encargaba de informarles para mantener su tranquilidad o ver cómo podían ayudar de otras formas, ya que a veces algunos tenían sus propias circunstancias personales.

Si bien hubo casos de emergencia en donde se encontraban en situaciones fatales, los miembros de apoyo pudieron estabilizarlo y enviarlo por el portal, recibiendo atención médica inmediata en su llegada.

Es por eso que la atmósfera del área médica no era pesada, sino que muy agitada.

La misión ya estaba llegando al final y no hubo muertos… Desde ese punto todo lo demás podía tratarse con calma.

Los heridos podían curarse, los miembros perdidos podían regenerarse y los traumas podían tratarse.

Estando cerca de salir del área médica cuando noto a Nicole y Clémentine ayudando.

A pesar de que se veía exhaustas llevaban algunos materiales médicos o platos de comida para todas partes.

Aurora no dijo demasiado solo les sonrió mientras abandonaba el área médica.

Tras ver a Leslie ayudando a servir platos de comida ya que era el mediodía, Aurora recibió el mensaje de Érica sobre sacar fotos y permitirle a distribuir la información sobre la misión.

Como no había problemas, Aurora acepto con tranquilidad.

Sabía que tanto los aventureros del gremio ‘Orisha Oko’ y la Iglesia del Tiempo y el Espacio también se encargaban de usar este evento para atraer contribuciones benéficas o aumentar su imagen.

Claro, hasta el mismo ejercito daba publicidad de su reclutamiento con estas misiones.

A Aurora no le importaba ya que las repercusiones nunca llegaban lejos y principalmente… Siempre pedía que se les diera más importancia a las otras personas.

La primera razón era que no le gustan los medios de comunicación y los periodistas que siempre podían amontonarse en busca de cualquier noticia e incluso llegando a tergiversarla… La otra razón era que prefería mantener una vida tranquila.

Dirigiéndose hacia la carpa principal entro y noto que Alice estaba recostada en el sillón comiendo papitas.

“Jefa. Hemos analizado los objetos que el Smilodon Fatalis llevaba, no tienen ninguna marca de compañía o de herrero, fue especialmente diseñado por algún humano sin dejar su marca.” Informo Liam que también estaba presente.

“Los humanos entablando relaciones con un Smilodon Fatalis que son reconocidos por ser enemigos de la humanidad… Eso se escucha problemático.” Murmuro Akira frunciendo el ceño.

“Bienvenida a áfrica…” Respondió Aurora y con una sonrisa, pregunto. “¿O debería decir bienvenida al bosque mágico?”

Ella sabía que el bosque mágico tenía su propia sociedad de bestias mágicas que también era igual de caótica como la sociedad humana.

La Reina del Bosque Mágico era fuerte y bajo de ella tenía otros subordinados, sin embargo, las bestias mágicas eran muy variadas y el bosque mágico grande.

Al igual que el Smilodon Fatalis que literalmente era marcado como un enemigo a primera vista, había otras bestias mágicas inteligentes iguales de peligrosas.

E incluso había bestias mágicas con la que estaban en paz que tenía una mala relación con los humanos.

Era normal, los humanos seguían entrando al bosque mágico por sus recursos y para cazar a todo tipo de bestias mágicas sin distinguir criaturas irracionales de bestias mágicas pacíficas.

La relación del bosque mágico con Zerzura era la de una amistad, pero con respecto a los otros humanos dependía como actuaban.

Aquellos que venían a cazarlos no salían del bosque y aquellos que pasaban con su permiso hasta eran ayudados.

A otros niveles, las tribus de bestias mágicas mantenían sus propias relaciones con diferentes organizaciones internacionales y el bosque mágico en general, era igual.

Claro, relacionarse con algunas tribus era un desafío, ya que por lo general las bestias mágicas no eran demasiado confiadas en los humanos.

Después de todo, antes de que Zerzura apareciera la situación era muy conflictiva y las tribus estaban en guerras contra los humanos y algunas veces entre ellas.

Incluso ahora era normal que algunos humanos hicieran tratos con bestias mágicas peligrosas para obtener ganancias del bosque mágico.

Ya sea recolectar alguna planta mágica que valdría millones o permitirle adentrarse a una mazmorra natural con recursos de gran valor… E incluso obtener los materiales de otra bestia mágica.

Para algunas personas todo se trataba de beneficios así que una situación como alguien proveyendo objetos a una bestia mágica, era tristemente común.

Aun así…

“Me encargare de que la Empresa Apicius informe de la situación a las autoridades del Bosque Mágico… Bueno, estoy seguro de que los ‘Guardias de la Reina’ también informaran.” Comento Aurora sin darle tanta importancia.

Ciertamente era peligroso que una bestia mágica de Rango S tenga artefactos mágicos, y si bien esta vez era uno, se complementó con la capacidad del Smilodon Fatalis para reunir bestias.

Además, no se trataba de una bestia mágica de Rango A, sino que de un Smilodon Fatalis de Rango S… Una bestia que si no era tratada con cuidado podría ser muy peligrosa.

Si hubieran atacado a otra caravana en vez de su grupo que tenía rangos S y apoyo de Zerzura, entonces la situación podría haber sido completamente diferente.

“Por cierto, me quedare con la carne.” Informo Alice y mirando a Aurora, declaro. “Quiero usarla para cenar el 27 de julio.”

La expresión de Akira tembló, pero Aurora asintió y respondió. “Claro.”

El 27 de julio se festejaba el aniversario de Zerzura, y comer algo con su amiga era bastante agradable para Aurora.

Claro, Aurora oculto que era muy posible que alguien fuera invitado a la fiesta de aniversario de los altos… Y no quería ser ella.

“El ejército se encargará de acompañarlos el resto del viaje. Me gustaría llegar para hoy a la noche a Yuba y para mañana a la tardar estar en Wau para volver a Zerzura.” Comento Aurora con un suspiro ligeramente agotado.

Había algunos heridos y cansados, así que Yuba que estaba a unas horas de viaje era lo más lejos que podrían llegar hoy.

Lo bueno es que se podía usar el portal para enviar a los heridos y el Coronel Makeba se había ofrecido para encargarse de la protección de la caravana para darle tiempo a la fuerza principal para que descansara.

Aurora no desaprovecharía esa oportunidad.

“Por fin… Quiero llegar a Zerzura y darme un largo baño…” Murmuro Akira con un largo suspiro.

Aurora asintió tranquilamente.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.