Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

TG – Capítulo 90: Misión Asalto.

Capítulo 90: Misión Asalto.

Érica bebió un trago y miro los alrededores de la fiesta.

En la sala que se encontraban era un lugar en donde se combinaba un restaurante con un bar.

El barman estaba en la barra preparando todo tipo de bebidas mientras cerca de ellos estaba la zona de las mesas en donde se servían todo tipo de comidas preparadas por la cocina en la zona más trasera.

Cerca de ambos estaba disponible una pista de baile en donde ya se encontraban algunas personas bailando.

La fiesta era diferente de lo que había visto antes, era una fiesta muy informal y acogedora.

Como un latinoamericano Vázquez selecciono esa temática para la fiesta y ya sea la música o la comida provenían de ese lugar.

Sin embargo, no era excluyente y cada persona tenía un área en donde estar.

Desde el grupo de Leslie con los soldados que hablaban de armas y últimas tecnologías relacionadas con ellas.

Liam y Andrés que estaban hablando sobre drones mientras que Alice seguía comiendo y devorando la comida típica latinoamericana que los mozos le traían.

Había ido a algunas fiestas de ‘Alta Sociedad’ en donde todos actuaban formales y tenían que mantener la apariencia elegante y digna de su alto estatus, pero aquí era diferente.

La ‘viveza’ y ‘energía’ del continente latinoamericano y su música que instaba a las personas a bailar, era sin duda nuevo y atrayente.

Como una amalgama de culturas de todo tipo en donde el idioma no era una barrera, Zerzura era una ciudad en donde se encontraban distintas nacionalidades y culturas diferentes habitando en armonía.

Érica podía entender que este ambiente recordaba a esos individuos que venían del continente americano, su tierra.

Era hasta tal punto que el tranquilo Santiago había invitado a bailar a Shao Ya.

Sin embargo, aquí presentes no estaban todos los miembros que habían ido de viaje.

Tal vez fue por el ambiente o por trabajo, pero individuos como la Cardenal Brousseau, la Capitana Sadiya, Chayambaso y algunos paladines no se encontraban.

Aun así, otros como la Sumo Sacerdotisa Xaali que parecían seria y estricta haciendo creer que sería difícil estar presente en este tipo de fiesta, en realidad estaba siguiendo a Vázquez que la guiaba para bailar.

“¿Cansada?” Pregunto Érica al ver que su compañera regresaba.

“Si…” Respondió Nicole con una sonrisa animada y miro a su compañero de baile.

“Bien, ¿entonces jovencita quiere bailar conmigo?” Pregunto Oscar tras ver a Nicole agotada y dirigiéndose a un nuevo objetivo.

Érica mantuvo su sonrisa y respondió. “Lamentablemente siento que soy demasiado rígida, mejor no me arriesgare a pasar vergüenza.”

“Es una pena…” Murmuro Oscar y tras una breve despedida, se dirigió a Clémentine que estaba con Aeko para invitarla de forma muy formal y Clémentine acepto con una tenue risa.

“Sabes si Akira te ve dirá que eres una ‘bestia’.” Dijo Aeko con un tono bromista y ligeramente ambiguo.

La expresión de Oscar tembló, pero tras mantener su calma, comento. “No te preocupes, luego vendré a bailar con mi compañera…”

Con esas palabras se retiró y Érica dio una risa por la calma que Oscar mantenía.

Había perdido una apuesta con Akira y como ‘pago’, tuvo que invitar a todas las ‘damas’ de la fiesta para bailar.

Para alguien que siempre actuaba como un erudito ligeramente distante, Oscar no tuvo problemas para invitar a bailar a cualquier dama.

Siempre actuando diferente conforme a la persona que invitaba.

“Me iré a comer algo y hacerle compañía a Alice.” Dijo Nicole tras tomar un jugo que había pedido.

Érica miro a Alice y… Ella no necesitaba compañía.

En primer lugar, nadie la molestaba y estaba centrada probando todo tipo de comidas.

Como los mozos venían y tomaban los platos vacíos, su mesa parecía siempre limpia como si no hubiera comido nada, pero esa solo era una imagen falsa.

Agitando su cabeza, Érica se dirigió al segundo piso en donde se encontraba otra sección de la fiesta, pero como gran parte de la fiesta estaba abajo, solo estaba Akira y Aurora.

“¿Vas a hacer que tomen la misión de ‘Asalto?’” Pregunto Akira a Aurora que estaba mirando el centro de la fiesta desde un balcón.

Érica que estaba a punto de acercarse a ella se detuvo con curiosidad al escuchar el tono de Akira.

“No voy a hacer que la tomen, sino que voy a mencionarle cual es la próxima misión que haremos y ellos decidirán qué hacer. Eso es todo…” Respondió Aurora y girándose para mirar a Akira, pregunto. “¿No quieres que las invites?”

Hubo un ligero cambio de expresion en Akira.

“No, solo es que una misión demasiado difícil y… No sabemos que nos espera.” Respondió Akira y sin esperar respuesta miro a Érica que estaba a su espalda escuchando.

Antes de que Érica pudiera disculparse, Aurora le hizo una señal.

“No te preocupes, no es ningún tema privado.” Comento Aurora y mirando a Akira, declaro. “Tú misma has hecho este tipo de misiones antes.”

Akira abrió y cerró su boca, pero luego dio una media sonrisa y murmuro. “Era un infierno…”

Érica pudo sentir la profundidad y el peso de ese murmuro.

“Los infiernos existen, es mejor vivirlo ahora y estar preparado, que sufrirlo de forma inesperada.” Respondió Aurora y girándose con la misma expresión que siempre llevaba cuando trabajaba, miro a Érica y comento. “Sigue divirtiéndote, luego hablaremos entre todos.”

Con esas palabras dejo el segundo piso con una expresión seria.

“No le des importancia, se ha estado centrando en esa misión últimamente.” Dijo Akira con una sonrisa y tomando su mano, insto. “Vamos, quiero bailar con alguien.”

Érica no pudo resistirse.

******

Aurora se sentó en su oficina y reviso los últimos informes sobre la misión ‘Asalto’ que Liam había estado preparado desde hace más de un mes.

Golpeando su escritorio, Aurora suspiro en silencio.

Había dejado la fiesta ya que había estado pensando sobre la próxima misión.

“¿Crees que me estoy apresurando?” Pregunto Aurora a la nada.

—¿Tú crees que te apresuras?

Su sistema devolvió la pregunta con un simple texto en su mente.

No estaba hablando de la misión ‘Asalto’ en sí misma, esa misión estaba preparada y seria realizada ya que la oportunidad que tenían era única.

Sin embargo, el problema era invitar a los estudiantes a esa clase de misión.

Ellos eran simples Rango B que han demostrado un gran potencial ya sea como persona o con sus habilidades y las dos eran importantes.

Apresurar su desarrollo podría ser contraproducente.

Aun así…

“No, creo que es necesario que sepan la misión. No importa si se unen o no.” Respondió Aurora con un tono simple.

Otras veces habían realizado este tipo de misiones y Akira había participado en ellas, teniendo progreso en sus habilidades y llegando a Rango S.

—Entonces, está bien. Liam ha preparado esta misión por bastante tiempo y estas preparada para protegerlos si algo ocurre.

Era cierto que las misiones eran peligrosas ya que siempre podían ocurrir situaciones fuera de su predicción y el campo de batalla estaba lleno de incertidumbre.

Eso fue así cuando Érica fue salvada por el miliciano…

Pero al igual que en esa situación, Aurora buscaba que no les ocurriera nada y trataba de protegerlos.

Después de todo no eran Rangos A que podrían considerarse como la fuerza principal, sino que eran simples Rangos B.

Era imposible asegurar todas las situaciones y que todo salga como estaba planeado.

—Ya han llegado.

Con el informe de su sistema, Aurora se despabiló.

Podría ser apresurado y podría estar poniéndolos en una situación peligrosa, pero esta era la forma más directa y simple de ver la realidad.

De conocer el infierno y tener la oportunidad, no de escapar, sino que de luchar para enfrentarlo.

Era la forma más directa de ‘ayudar’, pero también la más básica.

“Jefa ya estamos aquí, ¿los reúno en la sala de reuniones?” Pregunto Liam por el sistema de comunicaciones.

“Si, hazlo. Ya iré.” Respondió Aurora y se levantó de su asiento.

No importa cuánto diga que los estudiantes tienen la elección, Aurora conocía sus personalidades y sabía cuál sería la respuesta.

Podría excusarse diciendo que era para ver la ‘realidad’ o para ‘mejorar’, pero ella misma sabía que esta misión no solo sería peligrosa, sino que también podría ser un punto de inflexión que los cambie por completo.

Para bien o para mal, ella fue las que lo llevo a ese punto.

******

Alice comió sus papitas en este silencio sepulcral que se encontraba la sala de reuniones.

El grupo de estudiantes estaba silencioso con expresiones serias, tal vez debido a que Érica le había informado algo.

Por parte del grupo de Akira estaban también tranquilos, esperando pacientemente.

La puerta se abrió y Aurora con una expresión seria entro a la habitación y se dirigió a la parte superior de la mesa.

“Liam empieza el informe.” Ordeno Aurora con un tono serio.

Liam se adelantó e inicio la pantalla en el centro de la mesa revelando dos rostros.

El primero era un hombre de mediana edad con un uniforme militar que parecía estricto y serio, pero sus ojos dejaban ver una pizca de locura.

“Kavuri Dvivedi también conocido como el General Kavuri, es un psiónico de Rango A que está cerca de convertirse en un Rango S. Antiguo jugador de Terra nova, escapo de las autoridades de la India cuando se reveló que torturaba y asesinaba inocentes.” Informo Liam y apuntando a la persona del al lado, agrego. “Sirve al ‘Terror Somalí’ Baashi un Rango S, antiguo pirata somalí y actual Señor de la Guerra que se enfrenta con el ‘Señor de Mombasa’.”

El segundo hombre tenía la piel oscura y la característica más notable era la cicatriz en su mejilla.

Liam miro a todos los presentes y declaro. “Desde ahora lo que verán será información clasificada. No puedo permitir que salga de esta habitación, ya sea para informarle a un amigo, amante o a sus padres. Nadie puede saberlo.”

Su tono serio que no concordaba con su apariencia típica de tranquilidad hizo que todos asintieran seriamente.

“El General Kavuri usando sus tropas ha realizado muchas acciones inhumanas. Asesinato, tortura, y violación.” Dijo Liam y dando una mirada para que se prepararan revelo las imágenes que había conseguido.

Los estudiantes habían visto ese informa en la Ciudad Nakuru y también lo habían vivido de cerca.

Las tropas del General Kavuri eran unos lunáticos y no solo lo eran en la Ciudad Nakuru, sino que en cualquier parte que se encontraban.

Aun así, el General Kavuri en sí mismo era algo más…

“Estas acciones que hacen sus tropas son para alejar la atención de él mismo. Hace poco nos hemos enterado que el General Kavuri ha estado secuestrando personas y que está por realizar un ritual. El objetivo es romper la brecha que se encuentra entre el Rango A y llegar a Rango S.” Informo Liam con un tono serio y desplegando más imágenes, agrego. “He usado mi red de información y he logrado descubrir la ubicación secreta del General Kavuri, pero también el día en el que estará presente y que se realizará el ritual.”

Moviendo sus dedos el mapa de áfrica apareció y luego se hizo zoom para acercarse a un área específica cerca de la frontera de Etiopia con Kenia, en un lago llamado ‘Turkana’.

Solo que no se pudo ver ninguna mansión o nada por el estilo, solo una zona llena de árboles.

“Han utilizado medios para ocultar la mansión, sin embargo, hemos podido descubrir información cuando un espía de Zerzura se acercó a la zona con unos de mis drones.” Dijo Liam dejando ver imágenes de una mansión en la noche oculta en medio del bosque.

Había visto algunos guardias, pero no se había encontrado nada más y el espía enviado no se acercó para no llamar demasiado la atención y arruinar la misión.

“He rebuscado por bastante tiempo, pero lo único que he encontrado es el ritual, la ubicación y la información de los secuestrados.” Dijo Liam con un tono pesado.

Desde rumores, pistas, pirateo de redes de información, intercepción de llamadas y mensajes… Lo único que había encontrado fue esto.

Usar redes de comunicación tecnológicas era eficiente, pero cuando había individuos con talentos para romper la seguridad, no tenía sentido.

Era normal que los antiguos jugadores usaran métodos ‘mágicos’ para mantener la información clasificada.

Las pistas que se encontraron fueron a través de pequeñas pistas de información que salieron por accidentes… Desde un miliciano que envió un mensaje o un individuo que entro a un juego online y dio un comentario especifico.

Encontrar toda esta información sin duda demostraba lo duro que trabajo Liam.

“¿Sabes dónde están las personas que secuestro?” Pregunto Akira con una mirada seria.

“No, solo sé que llegaran ese día para el ritual. El General Kavuri se ha estado cubriendo muy bien y al parecer el ‘Terror Somalí’ lo apoyo bastante.” Respondió Liam y viendo que Akira fruncía el ceño pensando, agrego con un suspiro. “Ya he intentado buscar, pero con los desastres que crean las tropas del General Kavuri, es imposible.”

Esa era la verdad.

Su red de información era la dominante en Zerzura, pero también tenía influencia en otras zonas de áfrica y estaba relacionada con otras redes de información.

Aun así, fue muy difícil saber cuáles de los secuestros fue ocasionado por las tropas del General Kavuri y cual fue realizado para él.

Liam termino con su análisis, estaba claro que la información que dio fue muy superficial debido a que era clasificado y hasta ahora los estudiantes no eran parte de la misión.

“La misión ‘Asalto’ se trata de encargarse del General Kavuri y rescatar a los rehenes.” Intervino Aurora y mirando al grupo que estaba asimilándolo lentamente, declaro. “Me gustaría atraparlo y enviarlo a prisión, pero si la situación se complica elegiré el camino fácil. No tengo la fuerza necesaria como para hacer todo lo que deseo.”

Su tono era pesado, pero no había ninguna duda en sus palabras.

Los deseos no coincidían con la realidad y Aurora estaba preparada para adaptarse.

Eligiendo un camino de matanza si era necesario y estaba acorralada.

Era inútil pensar sobre asaltar la mansión de un Señor de la Guerra que seguramente tendrá decenas de subordinados y pensar que podría terminar sin matar a nadie, capturándolos para que sean juzgados.

“¿El ejército o la iglesia ya lo sabe?” Pregunto Nicole mientras fruncía el ceño.

“Si, ambos lo saben y apoyaran a sus maneras.” Respondió Aurora sin verse perturbada, pero sin entrar en detalle.

Esta misión no era algo personal que realizaba en secreto, hace mucho tiempo dejo de hacer esas cosas y hoy muy pocas veces la empujaban para que se moviera de esa forma.

Los altos mandos del ejército sabían la misión y era lo mismo para la iglesia, en cuanto a la Empresa Apicius ellos eran muy conocedores de la situación debido a su profunda relación.

“Esta será una misión peligrosa que los llevará al límite… Quiero que se tomen un tiempo para decidir, pero espero que mañana al mediodía decidan tras haber analizado los peligros y las consecuencias.” Remarco Aurora y mirando al grupo, ordeno. “No importa su decisión, tienen prohibido informar sobre esto a cualquier persona, eso incluye a sus padres…”

No dio una amenaza, pero su mirada punzante hizo ver que las consecuencias serán extremadamente pesadas.

Con esas palabras Aurora abandono la sala mientras dejaba a Akira suspirando.

Alice comió unas papitas, pero en vez de seguir a su amiga miro al grupo y agrego. “Piénselo toda la noche si es necesario. Esto no es una misión simple que pueden tomar porque desean mejorar el mundo.”

Sin importarle sus fruncir de ceños, continuo.

“Las consecuencias no son simplemente ‘matar’ o ‘morir’. Al margen de los preparativos, si alguien reconoce su identidad no solo ustedes estarán en peligro, sino que sus familias, amigos o compañeros.” Dijo Alice con una mirada seria.

Sería un chiste solo pensar en que ellos serán los únicos afectados.

Aurora siempre asegurada la identidad, pero no siempre las cosas salían como ella deseaba y si esa situación llegaba era muy posible que las consecuencias se extendieran no solo a ellos mismos, sino que a las personas más cercanas.

Alice trataba de hacer que ellos entiendan que la misión no se trata de solo ellos mismos, y había más cosas en riesgo que tal vez ahora no podían verlo.

Las personas eran vengativas y esas venganzas no estaban dirigidas directamente a una persona, sino que a todos los de su alrededor.

Un Rango B podría no ser capaz de asesinarlos a ellos, pero si era capaz de matar a toda su familia o eliminar a sus amigos.

Esa era la realidad de las cosas y era por eso que Aurora aseguraba tanto su información personal.

Alice abandono la sala de reuniones comiendo sus papitas.

Se les daba muy poco tiempo, pero la razón principal era que no faltaba demasiado para el día de la misión.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.