Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

TG – Capítulo 97: Operación Asalto.

Capítulo 97: Operación Asalto.

“Escuche que llamaste a tu hermano y según él, actuabas un poco ‘rara’.” Comento un hombre de mediana edad con un aura elegante y sofisticada.

Ese hombre estaba firmando unos papeles sin mirar la cámara, pero su atmósfera era sin duda notable.

Clémentine que recién acababa de atender la llamada se congeló al escuchar el comentario de su padre.

“Oh, parece que es verdad…” Murmuro el hombre y levanto la cabeza para mirar directamente a Clémentine.

Clémentine dudo al ver que los ojos de su padre se tornaban ligeramente purpuras, pero contuvo su expresión y dio una sonrisa.

“Solo estoy un poco nerviosa… Tengo una misión importante y solo estaba nerviosa.” Respondió Clémentine lo mejor que pudo, pero su padre levanto una ceja.

Había hablado con su hermano y tal vez debido a su nerviosismo hablo sobre que se cuidara y su aprecio por él, como si estuviera despidiéndose.

No pensó le avisaría a su padre…

“Dijiste ‘nerviosa’ dos veces.” Señalo su padre sin cambiar de expresión.

Clémentine parpadeo sin saber cómo reaccionar al notar la expresión de su padre.

Esa mirada básicamente decía ‘te atrape’ y solo porque repitió dos veces la misma palabra… Para ella era inconcebible.

“¿Cuán de importante y peligrosa es esta misión?” Pregunto su padre con un tono serio.

Sus ojos se volvieron purpuras cuando la energía psiónica emano de su cuerpo.

Estaban en dos lugares diferentes y separados por una pantalla, pero con solo mirar la proyección, Clémentine tembló de forma involuntaria.

Cuando un poderoso psiónico como su padre la observaba, Clémentine sabía que le sería imposible mentir… Y si cortaba la llamada, era muy posible que su padre llegara en unos minutos y la persiguiera para comprobar su estado.

Su padre podría ser indiferente, pero priorizaba a su familia, ante todo.

“Es una misión clasificada.” Respondió Clémentine sinceramente.

Esa era una respuesta a su pregunta.

Una misión que era tan importante que se volvió clasificada y no puede hablarse de ella con facilidad.

Su padre dejo de usar su energía psiónica para observarla y con una mirada igual de seria, pregunto. “¿Crees en la victoria?”

La pregunta tomo a Clémentine por sorpresa y su padre continuo.

“Si no crees en la victoria, retírate. Salvar o ayudar a otros no tiene sentido si terminas muerta.” Declaro su padre fríamente.

Elegir entre la vida de su hija y otra persona desconocida, su padre siempre elegiría la primera… No importa cuán frio e indiferente pareciera para el resto.

“Si, creo en la victoria.” Declaro Clémentine con un tono seguro.

Su seguridad no solo provenía de su propia fuerza o la de sus compañeros, o de su duro entrenamiento.

Si no de individuos como Aurora, Alice, Akira y todos los demás miembros de su grupo.

Incluso el grupo de Henrik estaba incluido en la lista.

Aurora no era alguien que los arriesgaría y les daría una misión que sería mortal o imposible.

Las situaciones peligrosas podían suceder, era cierto, pero para responder ante tales situaciones estaban sus compañeros.

“Lamentablemente no puedo decir más.” Agrego Clémentine con una media sonrisa.

Era lamentable ya que, si hablaba sobre la misión, sus habilidosos compañeros podrían tranquilizar a su padre.

Aun así, ella entendía el significado de ‘clasificado’.

“No pensé que ese pequeño grupo de mercenarios fuera más de lo que pensaba…” Murmuro su padre con un tono curioso y mirando a Clémentine, agrego. “Si estas segura ve. Solo asegúrate de escapar si las cosas se complican. No arriesgues tu vida por personas sin importancia.”

La expresión de Clémentine tembló por un momento.

Sus palabras eran demasiado directas y su padre no ocultaba sus pensamientos, a pesar de que eran contrarios a lo que ella tenía.

Tras una breve conversación, la llamada se cortó.

Miércoles 29 [10:45 p.m.].

Clémentine reviso la hora y luego abandono su habitación, usando un portal para llegar a la sala.

“¿Terminaste?” Pregunto Shao Ya con curiosidad.

“Si, mi padre me conoce bien y se dio cuenta de mi actitud, pero no le conté nada.” Respondió Clémentine con total honestidad.

La misión empezaría en unos pocos minutos, y si bien Aurora no había prohibido las llamadas a sus familiares, le había prohibido hablar sobre la misión, ya que era clasificado.

Era difícil pensar que alguien en otro continente podría cambiar los resultados, pero como eran el ‘protocolo’ de la misión, todos los debían seguir.

Después de todo eran miembros del grupo mercenario y debían de comportarse siguiendo las estrictas reglas del grupo.

Cuando se hizo las [11:00 p.m.], todos se movieron al sótano de entrenamiento donde los otros grupos estaban esperando.

“Usen sus máscaras.” Ordeno Akira mientras dejaba ver en la mesa las diferentes mascaras.

Mascaras que ocultaban su rostro completamente, por lo general todas eran blancas y parecían al estilo de máscaras que usaron en el concierto que participaron en la fiesta de aniversario, solo con un pequeño cristal en la parte interna como diferencia.

Una vez que todos se pusieron las máscaras, estas empezaron a tomar diferentes diseños en ellas y dándole un estilo único a la vez que sus cabellos, colores de ojos y voz cambiaba.

Hasta la forma de su equipamiento cambiaba de diseño por otro diferente.

Estas mascaras tenían un sistema de comunicación y en reserva un sistema psiónico de telepatía que permitía una comunicación más rápida.

Una vez con estas máscaras puestas, era muy difícil averiguar quién era quien.

“Las máscaras son la seguridad necesaria para prevenir represalias y también muy útil si necesitan mantener un perfil bajo.” Dijo una joven de cabello negro con una voz aguda y agradable, llevando una máscara blanca sonriente y tocando su máscara, comento. “Claro, en mi caso y en el de Alice, llevar mascaras no es realmente necesario.”

Las máscaras servían para prevenir represalias y garantizar la seguridad para que las identidades no sean descubiertas, pero estas protecciones estaban centradas en los estudiantes para que ellos pudieran seguir en la academia sin que nadie sepa lo que hicieron aquí.

Hasta se había preparado una misión oficial por parte del ejército para ocultar sus acciones actuales.

Sin embargo, era diferente para Aurora y Alice… La segunda tenía una habilidad particular muy fácilmente reconocible, y extrañamente cuando la segunda estaba presente la primera la acompañaba y viceversa.

“Henrik y Akira son líderes de sus respectivos gremios de aventureros y ellos tienen una imagen que mantener, es por esa razón que usan mascaras.” Agrego Aurora con calma.

Ambos líderes de gremios con sus respectivos miembros enmascarados necesitaban tener cuidado con sus acciones, ya que las imágenes de sus gremios podrían verse afectadas.

Estaba bien que Akira ayudara en la misión ‘Arca’, pero era otro tema si alguien la notaba en este tipo de misión.

Claro, Clémentine estaba segura de que incluso se llegaba a saber no iba a ser tan problemático debido a que estaban por detener a alguien que estaba por realizar un ritual.

Aun así, entendía la razón de mantener sus máscaras puestas.

Ellos a diferencia del grupo de estudiante podían protegerse en las represalias.

“Todos saben cuál serán sus tareas… No comentare sobre ese tema, pero actúen con precaución y cautela, manteniendo siempre su seguridad como su principal objetivo.” Declaro Aurora con un tono simple.

Habían revisado el plan toda la tarde y se habían preparado para diferentes situaciones que podrían ocurrir.

Sabían cuál era su misión, cuál era su objetivo y conocían su tarea.

“Tendremos que ir por el grupo de la iglesia. La Sumo Sacerdotisa Xaali estará al mando y ellos nos ofrecerán su apoyo.” Comento Aurora y dando una señal para que lo siguieran todos se dirigieron al portal con sus máscaras puestas.

Hace unas horas atrás se habían puesto en contacto con el grupo de la iglesia, y ahora conocían cual era el trabajo de ese grupo.

Cuando atravesaron el portal llegaron a una sala subterránea en la que se encontraba un enorme portal.

A su alrededor se encontraban sacerdotes y algunos paladines armados completamente.

“¿Cómo va todo?” Pregunto Aurora a Liam que estaba revisando varias pantallas.

“Los camiones ya están llegando, los guardias han levantado algunos almacenes, pero todavía no se ha avistado al General Kavuri.” Informo Liam y con un medio suspiro, señalo. “Sin embargo, hemos detectado algunas señales de vida en los camiones, antes de que tuviera que retirar los exploradores.”

La información que podía recibir ahora era escasa y como la misión se trataba de detener el General Kavuri, tenían que actuar con precaución.

Las misiones no se realizaban solo ‘cargando’ a un lugar directamente, una exploración meticulosa e información confiable ayudaría a reducir el tiempo y salvar a las personas sin encontrarse con peores situaciones.

“Perfecto, vamos. Sea que el General Kavuri llegara antes o después, no importa.” Comento Aurora dando la señal para que la Sumo Sacerdotisa Xaali se preparara.

Ella reunió a su grupo de sacerdotes y el portal en el centro se activó de forma estable.

Clémentine trago con nerviosismo, pero al momento siguiente sintió como una energía psiónica se extendía por el grupo, calmando los pensamientos descontrolados.

Laila que era una psiónica centrada en los ataques mentales, aplaco sus pensamientos para que se sintieran mejor.

Respirando hondo, Aurora entro al portal y los demás los siguieron.

Cuando llegaron al portal descendieron en un bosque siendo rodeados por Liam y los demás miembros del grupo.

Rodeado de árboles y con la luna en el cielo como única iluminación, todos bebieron el brebaje que le permitía ver durante la noche.

Las ramas crujieron y Liam hizo la señal a la oscuridad cerca de ellos, entonces un pequeño grupo de exploradores salieron de la zona.

“Gracias por su apoyo, ahora pueden descansar.” Dijo Aurora a esos soldados que habían servido como exploradores.

Miembros de las fuerzas especiales del ejército, cada uno de ellos eran expertos Rangos A con fuertes habilidades de ocultación y sigilo.

Mientras se desplegaba una barrera para ocultarlos completamente, Liam desplego pantallas de sus drones y las observo.

Pequeñas cámaras especiales y drones desarrollados para ocultarse y pasar desapercibidos de los sentidos de un Rango S, estaban trasmitiendo ahora mismo.

“Los rehenes se encuentran en los almacenes, sus señales de vida son débiles y los guardias que lo cubren tienen una fuerza promedio de Rango B… Rodeando a la mansión se encuentran otros guardias su fuerza es variada, pero se encuentran algunos Rango A.” Informo Liam revisando todas las cámaras y potenciando los detectores de señales.

Con su presencia los drones podrían realizar una investigación más segura y certera, a pesar de que lo agotaba debido a la distancia.

Sin embargo, con su pequeña investigación pudo confirmar que el ritual se realizaría como estaba planeado.

Además de…

“He confirmado al General Kavuri.” Comento Liam con un tono ligeramente emocionado.

Todos miraron en la pantalla al hombre de mediana edad que llevaba un uniforme militar y se encontraba en la terraza mirando el círculo mágico demoniaco que se encontraba en el patio trasero.

Si bien se podía detectar las señales de vida y de energía mágica o psiónica para verificar a los enemigos presentes, la mayoría reducía la energía que emanaban cuando no estaban en combate, lo que era imposible identificar y confirmar a su objetivo una vez que estuviera dentro de la mansión.

Sin embargo, era diferente si aparecía por sí mismo.

“Movámonos… Clémentine tu grupo se encargará de rescatar a los rehenes. El grupo de Henrik se encargará de las fuerzas del enemigo y el grupo de Akira de presionar al General Kavuri y a todos los guardias que se acerquen.” Ordeno Aurora dando las mismas ordenes que todos sabían, mirando al grupo de la iglesia, declaro. “La misión oficial comenzara en diez minutos, nosotros también comenzaremos al mismo tiempo.”

Aquellos que realizarían el primer movimiento seria la Sumo Sacerdotisa Xaali con su grupo de cinco miembros, sin embargo, en otros lugares el ejército también comenzaría la operación ‘Asalto’ actuando a la misma hora.

Presionando de diferentes lugares impidiendo que ninguna fuerza enemiga se moviera para apoyar otras áreas.

Los grupos se movieron y Clémentine lidero a su equipo.

Usando un pergamino de magia de oscuridad, le permitió ocultar el sonido de su pisada, el olor y su presencia.

Potenciado por el sigilo de su equipo, el grupo se sintió a salvo.

Gracias a la exploración de los drones y el equipo de exploración, sabían más o menos el diseño de la mansión y en donde debían ocultarse.

Cuando llegaron, su grupo se quedó a mil metros de su objetivo oculto en los árboles.

Clémentine miro a sus compañeros, era imposible pensar que hace un mes solo eran estudiantes de la academia.

Cada una de ellos llevaban expresiones serias y solemnes, pero nerviosas.

La misma Clémentine estaba nerviosa, pero observo la hora.

[11:20 p.m.]

—Diez minutos para comenzar, estén preparados.

La voz de Aurora resonó en la mente de todos los presentes cuando se usó la red de telepatía.

Clémentine se ajustó su máscara y miro a la mansión.

Desde su posición podía ver el almacén en el cual estaban unos de sus objetivos.

Los minutos pasaron lentamente y el nerviosismo aumento.

7 minutos…

6 minutos…

5 minutos…

Entonces, a solo cinco minutos de que la operación comenzara notaron como un portal se creaba y un individuo salió acompañado de un grupo.

—¿Por qué está aquí?

La voz sorprendida de Aurora, resonó en su mente.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.