Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

TG – Historia Paralela Nuevo Comienzo Capítulo 12: Por ahora.

Historia Paralela Nuevo Comienzo Capítulo 12: Por ahora.

Aurora en silencio miró a la gran ave que se encontraba en un árbol alto, escudriñando sus alrededores en busca de sus presas.

Era un buitre de rango A de tres metros de longitud, con una enorme fuerza en sus garras y la capacidad de elevar humanos al cielo.

Según lo que se le había informado le gustaba cazar a sus presas y tirarla desde lo alto… Los mercenarios que exploraban la zona lo habían visto y pudieron escapar antes de ser atrapado.

Había que atraparlo en tierra debido a que en el cielo era rápido y no había que dudar en atacar… Eso era lo que se le había informado.

Esa gran ave era considerada extremadamente peligrosa.

Mirando a esa bestia mágica, Aurora preparó su espada con su nueva aura.

Su espada fue rodeado por un aura incolora y traslúcida mientras que sus emociones eran tragadas por su espada.

Entonces, balanceó su espada con fuerza extendiendo un corte profundo que cortó toda su visión.

Lo había tomado por sorpresa y la criatura no pudo extender una barrera o huir, antes de que su ala fuera cortado de inmediato.

Aurora se acercó a gran velocidad al suelo y la ejecutó, clavando su espada en el pecho de esa ave hasta que atravesó el cuerpo.

“Buen trabajo. Los quebrantahuesos son inteligentes, pero también problemáticos. Saben cuándo huir y cuando no.”

Una voz sonó y Aurora miró a la mujer que le había hablado.

Era la psiónica que había sido esclavizada por el ‘Gran Kan’ y ahora que había sido liberada había decidido quedarse.

Esa mujer en sus treinta años tenía un color de piel oscuro, pero su apariencia dejaba en evidencia que había estado en un ambiente duro durante un tiempo y esos cortes en su rostro solo lo evidenciaba más.

Sin embargo, no generaba lastima debido a que ella se veía lo suficiente fuerte como para sobrellevarlo.

Cynda Nuirat era una antigua africana que migro cuando los países empezaron a ‘caer’ por diversas razones y vivió en el extranjero por mucho tiempo hasta que decidió volver a su antiguo hogar para ayudar con su esposo.

Su esposo era el luchador que había estado a su lado cuando fue capturada.

Zhan Tian había venido desde su país natal con su esposa para ayudar y a pesar de ambos tenían una buena intención, la realidad les demostró que era difícil cambiar la situación.

Se habían unido con un pequeño grupo de locales para tratar cambiar la situación de algunos pueblos en la zona oeste de áfrica, pero al final fueron capturados por el ‘Gran Kan’ y esclavizados.

Hoy estaban aquí, aunque tuvieron la oportunidad de irse… Habían realizado muchas atrocidades bajo el ‘Gran Kan’ y ambos tenían la intención de pagar por sus crímenes ayudando.

Nadie podía juzgar a unos individuos que fueron esclavizados debido a que sus acciones en ese momento iban en contra de su propia voluntad.

Que siguieran aquí tratando de pagar sus crímenes cuando no pudieron resistirse ante las órdenes del ‘Gran Kan’ dejaba ver lo fuerte que eran.

“Hay muchas bestias mágicas en el bosque mágico y sus alrededores. Hay algunas que son muy peligrosas como los Smilodon Fatalis que pueden reunir una gran cantidad de bestias salvajes, los Quebrantahuesos o algunas bestias en otras zonas.” Explicó Cynda con claridad y dando un largo suspiro, declaró. “Luego trataré de enviar una clasificación adecuada.”

“Gracias.” Respondió Aurora con claridad.

El mes de enero del año 2044 había terminado con eventos que conmocionaron al mundo.

Desde la llegada de los terranovense quienes golpearon extremadamente fuerte a los demonios y cambiaron la marea de la guerra, hasta la aparición de un Rango SSS terrícola desconocido hasta ahora.

Sin embargo, en este lugar apartado también habían sucedido cosas.

La muralla de la ciudad se había logrado instalar y gracias a ello, los refugiados de Chad se reunieron en ese antiguo pueblo que ahora estaba dando evidencia de convertirse en algo más.

Había escuchado que la Cardenal Brousseau estaba preparando la educación que sería por medios holográficos todo mientras se instalaba el primer centro médico moderno.

Gracias a los portales de la iglesia, James podía permitirse traer todo tipo de objetos necesarios y estaba llevando a cabo la construcción de la ciudad a gran escala.

Hasta ahora había pocos inversionistas debido a que desconfiaban de tal proyecto, pero Aurora sabía que James estaba preparándose por completo para cambiar tal perspectiva.

“Estoy impresionado con los cambios que han traído… Me hace pensar que nuestro esfuerzo es inútil.” Comentó Cynda de repente.

Aurora lo miró con seriedad mientras volaban para volver.

“Sí, hay muchas personas que ayudan y se esfuerzan para traer cambios.” Respondió Aurora y mirando a Cynda, expuso. “Aun así, estoy seguro de que ustedes han logrado bastante cambio, después de todo, los ‘Orisha Oko’ tienen cierto reconocimiento.”

Ambos pertenecían a un grupo de aventureros conocidos como los ‘Orisha Oko’ que ayudaban en lo que antes seria Nigeria.

Ella había leído su historial y si bien estaba fragmentado debido a que esos lados no se encontraba una sede del gremio de aventureros encargado de organizar y registrar todo, era notable.

“Solo fue algo improvisado.” Dijo Zhan Tian que estaba en silencio y dando un largo suspiro, explicó. “Por las noticias que hemos escuchado, una vez que nos capturaron ellos fueron derribados de forma rápida y tuvieron que retirarse… Los señores de la guerra no permitirían que alguien esté en sus tierras.”

Si bien el ‘Gran Kan’ se había acercado a Chad, en realidad este lugar estaba prácticamente abandonado y había demasiados peligros y pocos beneficios para que los señores de la guerra lo tomaran.

Es por eso que el conflicto mayor estaba en áfrica occidental y toda esa zona oeste.

Deshacerse de grupos de ayuda era un movimiento común entre los señores de la guerra que no deseaban que nadie intervenga en sus tierras.

“Igualmente ya hemos enviado mensajes para contactarlo, tal vez algunos de ellos vengan y podamos seguir actuando.” Intervino Cynda con una suave sonrisa.

“Eso sería de gran ayuda. Zerzura necesita toda la ayuda que pueda conseguir.” Declaró Aurora y dando un gran suspiro, agregó. “Y más en estos momentos.”

La mayoría de las aldeas que se encontraban en las fronteras de Chad fueron movidas a Zerzura en donde fueron bien recibidos por James y la Cardenal Brousseau.

Sin embargo, la falta de población en el territorio hizo que muchas bestias mágicas empezaran a salir del bosque mágico que se encontraba al sur y se extendieran por la zona causando problemas.

Aurora, Alice, las fuerzas milicianas que entrenaban con Makeba y los mercenarios guiados por Abdellah y Nicholas estaban viajando por los alrededores cazando a las bestias mágicas problemáticas y realizando otras tareas.

La idea era reducir el peligro que se podía enfrentar en el futuro la Ciudad Zerzura y sus habitantes.

Además, también preparaba el terreno para que los mercenarios o aventureros pudieran dedicarse a limpiar las mazmorras temporales y naturales que estaban por todas partes.

No tenían las fuerzas para limpiarlas de forma periódica y tampoco tenían los medios para detectarlas con claridad, lo que hizo que fuera difícil mantener una seguridad adecuada.

Alice estaba limpiando las mazmorras naturales más reconocidas de la zona mientras que ellos se encargaban de las bestias y criaturas mágicas, aun así, era un asunto complicado.

En ese sentido que James haya instalado la muralla como lo más importante dejo ver que tenía un excelente análisis en la perspectiva general… Había priorizado la seguridad, ante todo.

Volando a gran velocidad, Aurora se detuvo al sentir la energía mágica en gran cantidad chocando y se dirigió a esa dirección.

No le tomo mucho para encontrarse con una batalla entre dos bestias mágicas.

Eran dos Addax mágicos… Antílopes de Rango B que se estaban enfrentando y cuando Aurora tomo su espada, fue detenida por Cynda.

“¿Qué sucede?” Preguntó Aurora frunciendo el ceño.

Cynda observó a su esposo con duda, pero cuando lo vio asentir, respiró hondo.

“Hay bestias mágicas muy peligrosas en el bosque mágico, pero hay otras que no lo son. La diversidad es más grande de lo que podrías pensar y su inteligencia puede ser más impresionante de lo que imaginas.” Reveló Cynda y dando una mirada seria a los Addax que seguían luchando, señaló. “Este es el caso. Los Addax mágicos tienen una inteligencia superior y es posible interactuar con ellos. Por lo general son muy territoriales y compiten con otros por su pareja y terreno, pero son pacíficos.”

Aurora dejó su espada y miró a las bestias mágicas que estaban enfrentándose.

Ambos chocaban con sus cuernos y cabezas como si estuvieran en una clase de competencia muy fuerte.

La expresión de Cynda se relajó al ver que había dejado su espada y mirando a las bestias mágicas, creó un vínculo telepático entre todos.

Era una psiónica de Rango A centrada en los vínculos telepáticos y era buena en ello.

—¡Esta es mi tierra! —Gritó un Addax golpeando al otro.

—No, ¡son mis tierras! —Rugió el otro Addax.

El vínculo telepático hizo que los pensamientos de ambos pudieran ser captados como si estuviera captando su conversación.

Gran parte de su tiempo Aurora estuvo en otra zona y no sabía mucho de las bestias mágicas, así que se sorprendió de la claridad de ambos pensamientos.

Había visto domadores, pero siempre pensó que la inteligencia de sus bestias se trataba de su propia educación.

—Por favor mantengan la calma. —Intervino Cynda descendiendo con suavidad y mirando a los Addax que estaban alertas, informó. —Tranquilos, no somos enemigos. Solo estamos buscando enemigos peligrosos e irrazonables.

Fue muy claro con sus palabras para dar a entender a quienes buscaba, pero también compartió imágenes y pensamientos.

Aurora en su mente pudo verse a ella misma asesinando al quebrantahuesos de antes… Cynda había compartido ese hecho y los Addax relajaron sutilmente la guardia.

—Un felino me ha echado de mi territorio asesinando a todos lo que encuentra. —Informó un Addax mágico.

—Yo fui cazado por unos sucios humanos, pero he logrado huir hasta este lugar. —Declaró el otro Addax pateando el suelo con molestia y mirando a su compañero, anunció. —Yo he conseguido este terreno.

—Cállate. ¡Este territorio es mío! —Intervino el otro Addax.

Los dos Addax se miraron fijamente con sus cabezas en alto y Aurora no pudo evitar reírse ante la seriedad de sus palabras.

No pudo negar que era divertido verlos enfrentarse como niños, pero lo que hizo que se riera era la incongruencia de sus palabras con su actitud.

Ahora ambos antílopes estaban con una mirada en alto como si el mundo fuera de ellos y se miraban con solemnidad, logrando dar la sensación de que eran dos reyes poderosos enfrentándose por grandes tierras.

Su risa hizo que ambos la observaran.

Se notaba que habían tenido interacciones con humanos, ya que se podía captar que eran un poco conocedores, pero de igual forma no se mostraban tan alerta.

Tal vez porque en estos lares no había tantos cazadores de bestias mágicas y la fuerza más reciente en llegar eran ellos.

Recibiendo la mirada de esas dos bestias mágicas, ella descendió al suelo.

—¿Qué tal si dividimos estas tierras para que no haya conflicto? —Preguntó Aurora con un tono amable.

En realidad, el área por el cual estaban luchando era una pequeña parcela de tierra en donde no solo había algunos árboles, sino que un pequeño arroyo de agua.

Aurora sentía que ellos luchaban no por los recursos, sino que simplemente por la belleza del lugar.

Después de todo, eso era lo único valioso en esta área.

—¿Quién eres tú para dividir las tierras? —Gruñó un Addax mágico y el otro se unió de inmediato pateando el suelo.

Aurora se congeló ante esas palabras.

No pudo responder… Después de todo, ¿quién era ella para arreglar esto?

Solo era un adolescente que estaba por cumplir sus dieciséis años y que estaba en medio de áfrica, alejado de todo.

—Ella es la ‘Protectora de Zerzura’, aquella que supervisa la protección de estas tierras y la ciudad humana que se encuentra al norte. —Precisó Zhan Tian con una presencia seria y solemne.

Los labios de Aurora temblaron ante esas palabras que sonaron imponentes en su mente y mirando a Zhan Tian pudo ver que daba una sensación de grandeza al señalarla.

Su actuación fue perfecta, lo que hizo que los Addax se miraran entre ellos.

Era como si no supieran que estas ‘tierras’ tenían ‘dueño’.

—Si dividimos el terreno, ¿podemos quedarnos? —Preguntó uno de los Addax con seriedad.

Entendían la cultura humana, pero no estaban tan influenciados de forma negativa… Aurora pudo verlo con claridad en su forma de hablar y también en su ingenuidad.

Había creído en las palabras de Zhan Tian que trataba de arreglar la situación, pero Aurora también vio algo más que le trataban de mostrar.

Las bestias mágicas eran inteligentes y no todos eran enemigos como el Quebrantahuesos, había algunos que eran más tranquilos y se podía dialogar.

Ahora entendió por qué ambos habían venido a acompañarla cuando se dispuso a cazar criaturas mágicas para evitar el peligro a la ciudad.

A Aurora no le gustaba el título que se estaba extendiendo sobre ella y su amiga, pero ahora no pudo evitar estar de acuerdo que fue útil ahora.

—Sí, trataremos de evitar el conflicto entre nosotros. Espero que ustedes también lo hagan con ciudadanos normales. —Comentó Aurora y con un tono serio, agrego. —Sin embargo, tengan cuidado. No todos los humanos son amables y si ustedes son atacados, no duden en devolver el golpe.

Se había dado cuenta de que tratar con las bestias mágicas era algo complejo y si bien ahora se encontraba en una situación extraña al hablar con una, Aurora entendió algo.

No podía exigirle que fueran total y completamente pacíficos y no podía negar que por su ingenuidad podían terminar muriendo.

Lo único que podía hacer es tratar de evitar los conflictos interviniendo ahora mismo dando aviso a los demás.

—Entendemos. Tampoco confíes en todas las bestias mágicas, Protectora de Zerzura. —Respondió un Addax mientras el otro pateaba el suelo estando de acuerdo.

Ambos se miraron y se alejaron juntos… Tal vez la situación hizo que olvidaran su conflicto con bastante facilidad.

La expresión de Aurora se quedó ligeramente extraña ante esa advertencia del Addax mágico que la llamaba por su título.

Una parte fue devolver la amabilidad de su comentario y otra parte era que se creyeron las palabras de Zhan Tian.

Aurora miró como ambos se alejaban y suspiró pesadamente frotándose la sien.

“¿Cynda puedes preparar un bestiario sobre las bestias mágicas? Definir aquellas que son más pacíficas y aquellas que son más violentas, junto a sus características más notables. Puedes pedirle ayuda a cualquier persona y si necesitas financiación para contratar profesionales avísame y veré si me encargo.” Dijo Aurora mirando Cynda que se quedó aturdida.

Ella no había intervenido en demasiadas cosas desde que llegó a Zerzura, pero este era un asunto diferente.

No era muy conocedora de las bestias mágicas, pero si había esta clase de bestia como los Addax… Cazarlo no era algo de su agrado.

No era ingenua y entendía que James se estaba moviendo siguiendo sus acciones, es por eso que necesitaba intervenir ahora.

“Veré que puedo hacer, pero seguramente necesite profesionales o conocedores. Por lo que sé, las bestias mágicas tienen algunos comportamientos similares, pero al ser inteligentes tienen libre voluntad… Aunque he oído que hay agrupaciones de bestias mágicas que comparten valores y forman sociedades tribales.” Explicó Cynda con una expresión difícil y dando una mirada seria, agregó. “Algunas de ellas son muy diferentes de las criaturas y las bestias salvajes.”

Su primera parte dejaba ver su poco conocimiento y falta de confianza en el tema, mientras que sus últimas palabras fueron agregadas por preocupación.

Zerzura se estaba formando y su objetivo era controlar mazmorras temporales para obtener ganancias y atraer aventureros junto a mercenarios.

Le estaba advirtiendo la diferencia de una bestia mágica inteligente con una criatura que aparecía en las mazmorras y las bestias salvajes y peligrosas como el quebrantahuesos.

Las bestias mágicas eran tesoros andantes… El Addax era igual.

Desde su carne, sus cuernos, su pelaje, su núcleo mágico e incluso sus órganos tenían alguna utilidad o valor.

Había sentido lo que estaba por hacer y le había advertido de una forma sutil, que necesitaba pensarlo.

Aun así…

“Lo sé, pero no voy a asesinar a una bestia mágica que no solo es inteligente, sino que también es pacífica y con la cual se puede arreglar los problemas interactuando.” Declaró Aurora y al ver que la expresión de ambos se volvía difícil, agregó. “Tampoco soy tan ingenua como para defender a todo ser vivo y no entender que la ciudad necesita recursos para sobrevivir… Aun así, solo quiero eliminar enemigos.”

El mismo Addax le había advertido sobre las otras bestias mágicas… La inteligencia no significaba nada para Aurora y lo que importaba era si resultaban ser sus enemigos o no.

Entendía que evitar cazar bestias disminuiría las ganancias, pero no iba a dejar que tales bestias mágicas sean asesinadas y más ahora que sabía que podían llegar a ser bastante amables.

Eso no quitaba, que estuviera a favor de usar las mazmorras temporales o naturales en donde criaturas salvajes aparecían con frecuencia.

Hace ya tiempo había entendido que el mundo no era blanco y negro, sino que también era gris… Un gris en donde había que pasar por arriba de otros para obtener el ‘blanco’ que cada uno deseaba.

“Por ahora solo es mejor evitar conflictos.” Declaró Aurora enviando mensajes a los otros grupos.

James le había dado una gran autoridad para que se encargara de las diferentes fuerzas.

Los mercenarios guiados por Abdellah y Nicholas o los milicianos comandados por Makeba, ambos grupos estaban a su favor y sabían que debían seguir sus órdenes.

La respuesta de ambos llegó de inmediato con una gran aceptación.

Tal como había mencionado, por ahora lo mejor era evitar conflictos con esas bestias mágicas inteligentes.

Desconocían sobre ellas en su totalidad y por ahora lo único que podían determinar era si atacaban primero, eran enemigos.

En cuanto a lo demás, Aurora iba a comentarlo con James para ver su opinión.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.