Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

TG – Capítulo 140: Demasiado tarde.

Capítulo 140: Demasiado tarde.

Oliver tenso sus músculos mientras entraba a la arena.

Como era un combate individual la arena no era tan grande, ya que parecía un coliseo con decenas de estudiantes mirando desde las gradas.

La música resonó por los alrededores a su entrada, pero Oliver no dio miradas a los alrededores solo se quedó en el centro de la arena.

Sus oídos escuchaban los gritos y exclamaciones del público, pero su mente solo estaba centrada en su oponente que estaba saliendo de su propio lado.

Paso a paso esa belleza camino directamente al coliseo, como si esta batalla solo fuera una batalla más en su repertorio.

Oliver no se enfadó o enojo ante ese supuesto menosprecio que Alice estaba revelando.

Su cuerpo musculoso temblaba cuando sus venas aparecían mirando a esa joven que llevaba una expresión indiferente.

“Alice…” Llamo Oliver cuando Alice estuvo por abrir su bolsa de papitas.

La joven dirigió sus ojos negros a él, mirándolo con total indiferencia.

Recibiendo esa mirada y sintiendo como su sangre hervía, Oliver miro a Alice y pidió. “Quiero que luches con toda tu fuerza.”

No estaba siendo arrogante o algo por el estilo, solo quería enfrentarse a Alice con toda su fuerza y quería que ella hiciera lo mismo.

A diferencia de cómo se tomó los otros combates que parecía querer enseñar con cada enfrentamiento, Oliver quería una batalla con todo.

Su aura de combate apareció en sus puños mientras los ojos de Oliver brillaban con intensidad y ferocidad.

“Oh, estás cerca…” Murmuro Alice mirándolo y guardando su bolsa de papitas en su anillo espacial, declaro. “Entiendo.”

Oliver no entendió sus primeras palabras, pero que guardara por primera vez su bolsa de papitas demostró que estaba actuando más seria de lo que todos habían imaginado.

En ningún combate había dejado su bolsa de papitas de lado, ya que nunca lo necesito.

“¡Que comience la semifinal!”

Oliver escucho la voz de Frank en sus oídos, pero miro a su oponente mientras sus puños estaban impregnados de su aura de combate.

Su mirada tenaz y sus puños rodeados de aura de combate, hizo que su presencia se extendiera imponente y dominante.

A diferencia de él, Alice hizo que diez brazos negros se extendieran a su espalda.

Luego empezaron a entrelazarse entre ellos formando dos brazos gruesos como los de un pequeño gigante.

Otros brazos se extendieron para elevarse y moverse.

Alice mirando a Oliver dio una pequeña sonrisa y señalo. “Es mejor que des todo de ti…”

Con esas palabras hizo una señal con su mano y los dos brazos gigantes como si fuera torpedos cargaron de inmediato.

*BOOM*

Oliver sin detenerse hizo lo mismo y los dos puños chocaron, pero a diferencia de lo que él esperaba en realidad fue igualado en fuerza.

Sin detenerse, uso sus puños para chocar con esos brazos negros cuyos puños eran más gruesos que los suyos.

*BOOM*

*BOOM*

*¡BOOM! *

Los sonidos explosivos resonaron uno tras otro por cada choque de puños como si dos pequeños gigantes se estuvieran enfrentando entre sí.

Igualando su fuerza de luchador de Rango A, Oliver se dio cuenta de que estaba retrocediendo.

Su cuerpo hirvió sintiendo como estaba perdiendo terreno y sus ojos brillaron con mayor fuerza.

“¡HA!” Con un grito que expresaba todas sus emociones, Oliver exploto con fuerza cuando sus músculos se tensaron y golpeo uno de los puños negros.

*BOOM*

El brazo negro retrocedió y se deformó por el golpe… Eso es lo que creyó Oliver, pero al momento siguiente se dio cuenta de que estaba equivocado.

El brazo negro se transformó en un tipo de masa liquida que atrapo todo su brazo y antes de que pudiera retirarse fue levantado y golpeado contra el suelo.

*BOOM*

El choque hizo que escupiera sangre, pero Alice no estaba mintiendo cuando acepto ir con todo y…

*BOOM*

Lo golpeo otra vez

*BOOM*

Y otra vez.

*BOOM*

La mente de Oliver estaba tan desorientada por los golpes tan intensos que no pudo escapar no importa cuánto deseara salir, pero a Alice no le importo.

Lo siguió golpeando una y otra vez hasta que Oliver sintió que su cuerpo gemía de dolor y la sangre empezaba a salir de su boca.

Sin embargo, la barrera no se activó y Oliver sintió una furia brotando desde su interior.

Era un poder tan intenso que lo hizo querer rugir como una bestia enfurecida.

*BOOM*

Sin dejarle oportunidad, Alice solo lo tiro contra la pared creando un cráter en la pared.

Los ojos de Oliver estaban teñidos de color rojizo, pero por su visión podía ver como Alice se acercaba caminando.

“¿Eso es todo lo que tienes?” Pregunto con un tono burlón y una sonrisa llena de desprecio.

Oliver sintió que su mente hervía y todo su cuerpo estallaba como un volcán en erupción.

Ese desprecio que la joven nunca había dado como si dijera que él era un oponente mediocre fue la gota definitiva.

Sin embargo, Alice agito su mano y lo siguiente que Oliver vio fue los grandes puñetazos caer en su cuerpo.

*BOOM*

Su cuerpo gimió de dolor cuando fue enterrado una y otra vez más profundo en la pared.

*BOOM*

El dolor de esos intensos puñetazos despertó su mente y con su cuerpo hirviendo de ira, exploto.

“¡GAAAAA!”

Con un grito que dejaba salir todo su fuerza e intensidad ante esa batalla, realizo su última hurra, lanzando un poderoso golpe.

El piso fue derribado por la fuerza explosiva de su puñetazo.

Fue un golpe fuerte y poderoso que destruyo parte del suelo de la arena y cuando choco con el puño negro lo destrozo en partes desparramando la masa negra por el lugar.

Sintiendo ese poder dentro suyo, Oliver respiro hondo mirando a Alice que se acercaba a él.

Los trozos negros se movieron por sí mismo y volvieron a los brazos negros que la joven usaba para sostenerse.

“Un excelente trabajo…” Murmuro Alice y con una sonrisa entretenida, declaro. “Pero fue demasiado tarde.”

Lo siguiente que vio Oliver fue como Alice abría una bolsa de papitas y lo siguiente fue un puño negro que termino enterrándolo en la pared.

Por un momento, sintió que tenía una fuerza igual a la de su último puñetazo… A la de un luchador de Rango S recién ascendido.

******

Aurora vio como el equipo médico que llevaba a Oliver se iba mientras ese joven tosía sangre.

Su mirada se dirigió a Alice que estaba comiendo sus papitas como si nada.

“Exageraste.” Dijo Aurora con una expresión seria.

Costillas rotas, su brazo también estaba en malas condiciones, su cuerpo se había mantenido de pie debido a la adrenalina y a su energía mágica que reforzaba su cuerpo.

Incluso con un médico tan capaz como Cithrel, Oliver necesitaría tiempo para recuperarse.

“Me pidió que luchara con toda mi fuerza…” Murmuro Alice y con una sonrisa divertida, señalo. “Y bueno, no pudo resistirlo.”

Esa sonrisa dejaba ver que se había divertido en darle una paliza de Oliver.

Aurora solo guardo en silencio.

Entendía también la otra razón por la que actuó de esa forma.

Oliver había demostrado una gran concentración en la batalla a tal punto que estaba en un estado que solo prestaba atención a su oponente.

Tanta intensidad y deseo de luchar lo puso cerca del límite al que muy pocos podían superar.

Alice se dio cuenta de ese límite y en vez de ir fácil con él, le dio una paliza mientras que usaba sus palabras para presionarlo más a que superara su propio limite.

Había jugado con Oliver de principio a fin logrando que ascendiera de rango, acorralándolo tanto física como mentalmente.

Aun así…

“El último golpe no fue necesario…” Señalo Aurora con una expresión seria.

Su amiga era fuerte de eso no había duda y su habilidad era poderosa.

Que fuera oficialmente un Rango A, no significaba nada, su fuerza superaba ya ese rango.

Es por eso que tomo esto como una forma de divertirse y acepto luchar contra estudiantes por unas bolsas de papitas.

Sin embargo, ese último golpe que había derribado a Oliver que ya estaba en su límite fue excesivo.

“Solo lo hice para demostrar que hay otros más fuerte.” Se excusó Alice encogiéndose de hombros como si no fuera demasiado.

Aurora la miro detenidamente, pero guardo silencio, ya que si bien lo hirió de cierta gravedad no hizo nada letal.

Ya que tenía formas más letales para herir a sus oponentes.

Mirando la destrucción que había causado, Aurora dirigió su mirada a Edward y se disculpó. “Perdón por eso.”

Edward miro a Alice que estaba de vuelta con sus papitas y mirando los alrededores destruidos, solo suspiro agitando su cabeza.

“Está bien. Fue Oliver quien me dijo que desactivara la barrera para hacer un combate más realista, además… Es agradable que se convierta en un Rango S.” Dijo Edward y con una sonrisa agradable, señalo. “Seguramente él, estará feliz por haber ascendido no importa si recibió una paliza en el proceso.”

Aurora no pudo decir nada ante esas palabras.

Era difícil decir que se necesitaba para ascender al Rango S y pasar por ese abismo que parecía insuperable para muchos.

Un objetivo era esencial, pero también se trataba de una mentalidad para atravesar esa brecha que parecía insuperable.

Oliver tuvo esa mentalidad, pero fue Alice quien se dio cuenta y presiono los puntos necesarios para que fuera empujado al Rango S.

Si hubiera actuado de diferente forma, tal vez Oliver no hubiera recibido la retroalimentación necesaria para dar ese paso y pasar el abismo.

Así que en ese sentido Alice se llevaba el premio… Al actuar tan perfectamente.

“Por cierto, ¿está bien?” Pregunto Edward de repente y mirando la destrucción, señalo. “Ese último golpe fue bastante devastador y que lo haya soportado…”

Edward no termino sus palabras, pero se entendió a lo que se refería.

Oliver en su última hurra demostró una fuerza de Rango S muy evidente y fue Alice quien no recibió ningún daño, pudiendo resistirlo.

Era normal que se pensara que ella tenía más fuerza de lo que parecía.

Claro, para los demás que no estuvieron presentes durante la batalla como Oliver, seguramente podrían atribuirlo a suerte o que el golpe de Oliver no fue con toda su fuerza.

Pero Oliver lo sabría de inmediato y otros sospecharían…

“¿Y?” Pregunto Alice sin darle demasiada importancia y mirando a Edward, agrego. “No soy de aquellas que ocultan su fuerza.”

Sus últimas palabras fueron dirigidas a Aurora que esquivo su mirada.

No negaba que ocultaba su fuerza tanto ahora como antes… Pero en su defensa, en su momento eso le parecía lo mejor.

Claro, ahora no era ‘ocultar’ sino que más bien no querer demostrarlo por sus problemas personales, pero ese era otro tema.

Edward no supo cómo responder a eso y solo asintió sin preguntar demasiado.

Tras una corta conversación, Alice y Aurora se dirigieron a la salida de la arena.

En ese lugar lo estaban esperando varios estudiantes que aplaudieron y rodearon a Alice que estaba comiendo desde su bolsa de papitas.

La mayoría de aquellos que podían evitar su indiferente y poco amigable personalidad eran jovencitas que estaban emocionadas de forma sincera.

Aurora por su parte esquivo a la multitud y se acercó a Clémentine y Nicole que estaban esperando.

“¿Y están preparadas?” Pregunto Aurora con una sonrisa.

Nicole tenía que enfrentarse a sus siguientes oponentes en lo que se encontraban estudiantes como Frank y Jordán de tercer año.

Claro, entre esos, Nicole no era la única estudiante de primer año que estaba presente, ya que Cristian y Alexey se habían hecho un lugar.

Suerte, habilidad y su propia capacidad los hizo poder lograr un lugar.

Al día siguiente se determinaría los campeones y aquellos que tenían un puesto para el torneo internacional.

“Claro, ¡estoy en perfecto estado!” Exclamo Nicole y con una sonrisa, comento. “Aunque no gane, ¡iré con todo!”

Cuando la mirada de Aurora se dirigió a Clémentine, ella murmuró. “¿Puedo delatar a Alice?”

Aurora y Nicole se rieron de esas palabras.

Conocía que Alice era más fuerte que su rango oficial, así que técnicamente era una trampa que su glotona amiga estuviera entre los rangos A.

Como ahora eran los finalistas, técnicamente si descalificaban a Alice, seria Clémentine quien ganaría.

Así que su propuesta era válida y fue entretenida, ya que era solo una broma.

“No creo que gane…” Dijo Clémentine y mientras sus ojos se llenaban de energía psiónica de color púrpura, declaro. “Pero le demostraré todo lo que he mejorado.”

Esta era una oportunidad para enfrentarse a Alice sin retenerse y dar todo de sí para atacarla, pero más allá de eso era una forma de demostrar su fuerza a alguien que la ayudo a progresar.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.