Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

TG – Capítulo 143: La información era valiosa.

Capítulo 143: La información era valiosa.

“Eres muy bonita Ashanti, ¿lo sabias?” Pregunto Érica y sin esperar respuesta abrazo a la pequeña.

La pequeña en vez de sentirse incomoda devolvió el abrazo mientras frotaba sus mejillas con ella.

Érica no pudo evitar estar feliz por su agradable abrazo y solo hizo que se fortaleciera más.

Si alguien que la conociera la viera abrazando a una pequeña de forma tan animada y entusiasta, sin duda se sorprenderían.

La misma Érica sabía de eso, ya que se había dado cuenta de su apariencia a los ojos de otra era altiva y ligeramente arrogante.

No es como si lo intentara cambiar, a ella no le importaba eso, pero no podía negar que incluso sus compañeras se sorprenderían por su actitud actual.

¿Pero cómo podía evitarlo?

“¿Te gustan mis regalos?” Pregunto Érica dejado que la pequeña Ashanti escapara de su abrazo.

La pequeña asintió una y otra vez con una expresión emocionada, lo que hizo que Érica se riera para sí misma.

De vez en cuando se comunicaba con Ashanti la hija de Okello y Lewa, ya que esa adorable pequeña era muy comunicativa.

Es por eso que ahora que estaba en áfrica se tomó un tiempo en todas sus misiones diarias para dar una visita a la familia que la recibió con los brazos abiertos.

“Muéstrale tus notas Ashanti.” Aconsejo Lewa con una sonrisa y los ojos de la pequeña brillaron con entusiasmo.

Ella salió corriendo a su dormitorio y en unos minutos trajo sus notas de este corto periodo de tiempo.

Eran algunas pruebas y exámenes todos con detalles y descripciones de ‘excelentes’, ‘muy buen trabajo’ y ‘diez’.

“Oh, sabía que serías una gran estudiante.” Declaro Érica con orgullo logrando que la pequeña se avergonzara y señalando a los juguetes, comento. “¡Creo que te mereces todos mis regalos!”

“¿Si?” Pregunto la pequeña muy animada, pero a la vez se contuvo y miro a su madre.

Lewa dio una suave sonrisa y asintió.

“¡Gracias!”

Con un agradecimiento tierno ella empezó a correr a donde estaban todos los juguetes.

Como Érica y los demás ya había recibido el pago de Akira, que sorprendentemente fue bastante jugoso incluso cuando hubo bastante participantes, ahora podía gastar dinero sin pedir a su familia.

Los ‘sapos’ de la isla eran un gran número, pero también tenían materiales importantes como lo eran sus glándulas de veneno y otros órganos útiles para la alquimia, así que termino siendo un buen negocio.

Es por eso que antes de venir le había traído bastantes regalos diferentes a la pequeña Ashanti.

Desde su propio reloj holográfico, un gran oso de peluche y otros juguetes muy variados, junto a un anillo espacial para guardarlos a todos.

¿Exagero?

Mirando la sonrisa de la pequeña, Érica sabía que no había exagerado.

Es más, sintió que esto fue poco.

Mirando como Lewa traía una taza de té, Érica agradeció con una sonrisa.

“No, gracias a ti. Es difícil pasar de un lugar a otro de forma tan repentina. Me gustaría, decir que los niños se adaptan rápidos, pero incluso ellos tienen sus problemas.” Comento Lewa con una media sonrisa y mirando a Érica, agrego. “En ese sentido, tu visita es muy bien recibida.”

Érica pudo ver que no solo era difícil adaptarse para la pequeña Ashanti, sino que la misma Lewa tenía sus propios problemas.

Como disfrutaba de su compañía ambas empezaron a charlar durante un largo rato.

Sobre Okello que no estaba presente debido a su entrenamiento en el ejército o los demás refugiados que ya se dirigieron a otras áreas, la conversación fue variada.

La escuela de Ashanti donde era muy bien tratada y cuidada, enseñándole todo y buscando programas que se adaptaran a su conocimiento personal.

O como era el entrenamiento de Okello cuyos altos mandos tomaron como objetivo para que demostrara todo su potencial y lo estaban ‘cultivando’ estrictamente.

Por su parte Érica hablo de su tiempo en la academia, como estaba deseando el torneo internacional y como ya se había inscripto para tomar un puesto.

Si bien no se inscribió en el torneo académico, se le dio permiso para retar a alguien por su puesto lo que fue agradable.

Al final ambas compartieron sobre los portales abismales y como la Ciudad Zerzura enfrentaba el temor y el pánico.

Desde canales locales de televisión, programas de educación escolar, a nivel policial e incluso al nivel de la iglesia.

La ciudad utilizaba todos los canales posibles.

Al ser una ciudad prácticamente fundada por la Empresa Apicius, sus conexiones estaban en la mayoría de las empresas locales y aquellas que se asentaron en la zona.

Eso significaba que eran bastante estrictos con los que los medios de comunicación informaban tratando de que no inculcaran el pánico.

Era extraño debido a que varios de esos medios de comunicación tenían sus negativas hacia la Empresa Apicius, su forma de organización y su idea de que buscaba solo el beneficio se ganó bastante críticas en los medios.

Criticas que a pesar de sus conexiones la empresa no detuvo.

Eso no significaba que extendieran el pánico a causa de rencor empresarial.

La Empresa Apicius era algo aparte que la Ciudad Zerzura… Todos se tomaban esa división muy directamente, ya que nadie deseaba ponerse en contra de una gran ciudad y la iglesia o el ejército que estaba apoyándola.

Ni hablar de la popularidad que tenía la Ciudad Zerzura.

A diferencia de otros lugares, debido al reciente ‘ascenso’ de la ciudad a pesar de que había muchos extranjeros, aquellos que estuvieron desde el principio tenían confianza.

No llegaron a este punto por un camino fácil, tuvieron que atravesar un barranco rocoso y escarpado, lleno de peligro.

Es por eso que en Zerzura el pánico era menor que en otras áreas y a pesar de que Érica estuvo en la academia, había visto por internet algunos individuos en pánico en otras regiones.

Eran bajo en número, pero estaban presentes.

Tras charlar hasta la noche, Érica abandono el lugar tras abrazar a la pequeña Ashanti durante un periodo que no era bastante corto.

Dejando su número en su reloj holográfico para que la llamara cuando deseara y dejando saludos para Okello, ella volvió a la sede del grupo mercenarios.

Era agradable venir a visitarlos, ya que ellos eran muy cariñosos.

Siempre se mantenían en contacto, pero las visitas eran escasas debido a su estudio.

Érica no había dejado su entrenamiento de lado y su estudio de diferentes hechizos tomaba gran parte de su tiempo, pero todo iba bien.

Cuando llego al edificio se adentró a la sala y saludo a los presentes.

“Por cierto, ¿Alice participarás en el torneo internacional?” Pregunto Clémentine con curiosidad.

Érica dirigió su mirada cuando escucho esa pregunta y no fue la única, ya que los demás eran iguales.

“Si…” Respondió Alice comiendo sus papitas.

“¿En qué sección?” Pregunto Nicole esta vez sin poder resistirse.

Que participara en el torneo internacional era algo normal, pero el punto importante era en que sección participaría.

Si sería como un simple ‘Rango A’ o iría por ese único puesto que estaba más arriba.

La mirada de Alice se dirigió a Nicole y con una sonrisa entretenida, declaro. “Entre los Rangos A, como una mercenaria de Rango A oficial debo seguir las reglas.”

Se notaba que estaba divirtiéndose por su propia respuesta.

Estaba ‘siguiendo’ las reglas, pero a la vez con un objetivo que era contrario a la división del torneo, fue bastante astuta.

“Ahora que he ganado tengo que cobrar la cena que me prometieron. Tal vez vaya a un restaurante sudamericano para probar sus delicias junto a Aurora.” Agrego Alice dando una mirada pensante y al ver que todos lo miraban de forma extraña, ella se encogió los hombros y declaro. “Yo no soy la única que oculta su fuerza.”

Con una sonrisa entretenida su mirada paso por Érica y antes de que alguien se diera cuenta volvió a comer sus papitas.

“¿Aurora va irse con nosotros?” Pregunto Érica cambiando de tema.

Al día siguiente tendrían que volver a la academia y los combates de los retadores empezaban de inmediato.

Ya todos se había inscripto para retar a sus oponentes, así que ellos volverían ahora para descansar y prepararse para mañana.

“Aurora está en una reunión importante, pero sé ira con nosotros.” Informo Cithrel con una sonrisa.

Todos asintieron.

******

Javier miro a los presentes en la habitación.

Líder de su propia red de información en la República de África Occidental no tenía una gran fuerza o una extensa red, pero tenía sus propios contactos que le permitía obtener información con bastante rapidez.

La República de África Occidental desde que se formó fue un desastre, así que una red como la suya le permitía encontrar pequeñas cosas en esa república que era bastante corrupta.

Los demás eran iguales.

Desde algunas ciudades que todavía no habían caído al oeste o al este del continente africano, hasta individuos que estaban en países como Sudáfrica que se mantenían en pie.

Esos eran otros líderes con los que Javier había tenido contacto y otros desconocidos.

Eran alrededor de cinco un número bastante bajo, pero era diferente cuando se pensaba que tras ello se encontraban redes de información con decenas de personas bajo su mando.

No eran criminales, solo comerciaban con la información de todo tipo y de toda clase… Un trabajo como cualquier otro.

Los pasos se escucharon desde la sala y dos jóvenes entraron.

Al primero que reconocieron fue al joven que daba una sonrisa servicial y profesional como un simple subordinado, a pesar de que era un Rango S y un hacker muy reconocido en el bajo mundo.

Sus habilidades para infiltrarse a las diferentes redes de información, robar todo lo esencial e irse sin que nadie se diera cuenta era algo que ellos mismos experimentaron… Lo más aterrador, era que incluso si querían venganza contra un Rango S, no podían hacer demasiado.

Sin embargo, las miradas se dirigieron a la joven que estaba a su lado.

Delgada y delicada, su cabello negro y sus ojos del mismo color no daba una sensación ominosa o autoritaria, sino que era algo diferente.

Como una joven guapa cualquiera.

“Bien, terminaré esto rápido. Tengo que realizar un viaje.” Dijo la joven mirando a los presentes.

Estaba observando las reacciones de cada uno ante su tono y su expresión.

Sin embargo, nadie se molestó o reacciono de forma exagerada.

Hizo parecer como si esta reunión fuera insignificante, pero lo hizo de tal modo para probar las actitudes de ellos.

E incluso si alguien se molestaba con eso, tan solo caería dentro de otra prueba, ya que lo que buscaba era dejar en claro quién era la persona que estaba en mando.

Siempre comenzaba sus misiones de ese modo cuando las dirigía… Esa información todos la sabían, así que solo esperaron pacientemente.

“Como Liam les habrá informado. La promesa de apoyo estará presente, pero tiene que ser de ambos lados.” Declaro la joven y mirando a los presentes, anuncio. “No ayudaré a alguien que vaya en contra de lo establecido en el trato, pero si daré lo mejor de mí para enfrentarme a su enemigo cuando ustedes se encuentran en una situación de vida o muerte o cuando se arriesguen a trasmitir información que puede ser vital.”

Simple y corto.

En lo establecido en el trato que se le daba mayor importancia eran los ‘ideales’ de la ‘Protectora de Zerzura’, ideales que mantenía la misma Ciudad Zerzura.

Proteger inocentes, ayudar a refugiados y cuidar a las bestias mágicas aliadas.

Había muchas cosas que afectaban ese principio desde señores de la guerra que iniciaban batallas dañando a inocentes y creando refugiados o desde cazadores furtivos que atacaban bestias mágicas que la ciudad Zerzura estaba aliada.

Sin embargo, el punto principal por la que todos estaban presentes y deseaban su promesa, era porque valía la pena.

El ‘Terror Somalí’ inicio una guerra contra el ‘Señor de Mombasa’ y antes de que su combate llegara al punto álgido, desapareció y ahora todo su ‘reinado’ lo hizo consigo.

Si buscaban información encontrarían que las ‘Protectoras de Zerzura’ fueron quienes se encargaron de la tarea.

Una vez podía ser causalidad, pero ¿qué sucedía si esas veces se repetían?

Y eso es lo que había sucedido en años anteriores.

“Entendemos.” Respondieron los presentes casi al unísono.

“Excelente.” Dijo la joven con una sonrisa y sin dudarlo, señalo. “Espero que respeten el trato. No deseo tener problemas con alguien que por dinero venda información que no debió vender.”

Era una amenaza oculta en una sonrisa tranquila y peor, no era una broma.

“En cuanto a lo demás, pueden realizar su trabajo siempre que no dañen a inocentes y cumplan las reglas. Los errores pueden suceder, no lo dudo, pero hay que saber admitirlo. Eso espero de ustedes.” Comento la joven y mirando a Liam, declaro. “Buena suerte con tu trabajo.”

Con una despedida casual se fue como si nada.

Los errores al vender información podían ser aterradores, ya que la venta de una información sin importancia podría llevar a un peligro mayor, pero lo que buscaba era la sinceridad a la hora de admitir el error.

Se trataba de confianza de ambas partes y las consecuencias de no jugar con las reglas establecidas.

En ningún momento uso el nombre de Zerzura o uso la fuerza de la ciudad, en todo momento estuvo hablando por ella misma.

Por alguien que literalmente se encargaba de problemáticos señores de la guerra como si fuera una misión común.

“¿Aterradora no lo creen?” Pregunto Liam con una sonrisa entretenida.

“Uno no pensaría que una joven tan encantadora como ella, fuera la ‘Protectora de Zerzura’…” Murmuro una mujer entre los presentes.

“Sus palabras dan miedo cuando uno sabe que ella es capaz de deshacerse de señores de la guerra.” Agrego Javier con un tono entretenido, logrando que los demás asintieran.

Si se encarga de un señor de la guerra que eran considerados peligrosos y poderosos por tener un ejército bajo su mando… ¿Qué les deparaba a ellos?

“Ja, me costó mucho convencerla para que actué amenazante. Así que me agrada que los haya afectado.” Revelo Liam y cuando su sonrisa desapareció, anuncio. “Sin embargo sus palabras no son incorrectas.”

Su voz era fría y seria.

¿Cuál era lo más aterrador de la ‘Protectora de Zerzura?

No era su fuerza desconocida o su sigilo a la hora de acabar con sus enemigos, era que cuando ella miraba en una dirección, Zerzura dirigía su mirada hacia el mismo lugar.

Eso significaba que muchas personas la apoyaban y muchos de ellos eran individuos a lo que no había que molestar… Y que se sentían tocado cuando algo le sucedía.

“De todas formas, se nos ha dado un presupuesto de cincuenta millones de dólares para este gran proyecto.” Anuncio Liam dejando a todos atónitos.

Esa era una gran cantidad de dinero… Un número aterrador.

Para ellos que no eran las principales redes de información en su región, era un número que le permitiría extenderse incluso si obtenían solo una parte.

“Diez millones para cada uno de los presentes, sin incluirme lamentablemente. Espero que actualicen su equipo o extendían sus fuentes de información.” Dijo Liam y con una sonrisa, declaro. “Mi objetivo es tener ojos y oídos en toda áfrica. Y este es solo la primera inversión que producirá una gran cantidad de ganancia.”

“Oh, por cierto, nada de sacar un poco para darse sus gustos, si yo me retengo ustedes también deben hacerlo.” Bromeo Liam y cuando todos soltaron unas risas, señalo. “No quiero luego ver su cuenta bancaria para ver como el dinero se filtra a otro lado.”

Las risas pararon de inmediato… Aunque llevaba una sonrisa no estaba bromeando.

Solo Javier agito su cabeza bastante entretenido.

Para que quería robar unos millones, ¿cuándo en el futuro esperaba ganar decenas de millones?

La información era así de valiosa y más en un mundo caótico como este.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.