Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

THW – Capítulo 7

CAPITULO 7 – BUSCANDO UNA SALIDA

 

 

Sus respiraciones lograban calmar mis nervios, desde que Menrid cerró los ojos vencida por el cansancio yo no conseguía relajarme por todo lo que había pasado, pero la verdad… me preocupaba más que haremos después, la primera vez que estuve aquí fue hace mucho tiempo y me costó bastante volver al bosque.

Aunque todos decían que era imposible, yo me levante mientras pude y no me rendí, así me había adentrado en la cueva y luego de mucho caminar di con la salida, pero en primer lugar no me preocupe por fijarme que camino tomaba ya que no pensaba volver y por otro lado, no sé cómo termine él, ni que hará ella si no llega despertar, yo aún tenía dudas de su estado y aunque no tenía nada en contra del chico, si iba a ser un estorbo mejor es andar sola.

Pensar así me había llevado a ser una persona solitaria y completamente independiente, pero aun así no estaba mal, odio depender de los demás, la ayuda no me molesta pero si los estorbos, con esta reflexión acomode a Menrid en el suelo y salí fuera de la tienda.

El ambiente era frío y a pesar de estar a orillas del lago el aire estaba seco, perdimos alrededor de una hora con el cuerpo y armando la tienda unos quince minutos, pero la eternidad se me había echado encima esperando y dando vueltas hasta que por fin la desesperación me ganó, al fondo de la cueva había una entrada a un enmarañado sistema de túneles que formaban un laberintos, iría a explorar un poco mientras ella descansaba, así evitaría este sentimiento de intranquilidad que me dejó toda esta situación.

Caminé hasta la maleta para ver si podía sernos útil una vez más, como todo estaba tirado por el suelo fui guardando lo que encontraba, me pareció el método más eficiente de realizar esta búsqueda, encontré una brújula y un mapa junto con un GPS, las cosas más inútiles de entre todas las cosas, en este sitio la energía era simplemente otra y la topografía nunca concuerda con tus recuerdos… mucho menos con un mapa, lo lancé de primero para que quedaran al fondo, un cambio de ropa para hombre, ahora si estaba segura de quien eran aquellas cosas, seguí recogiendo y encontré comida… algunos enlatados y lápices, me pregunté qué haría alguien con lápices pero sin un cuaderno de anotación o bloc de dibujo consigo, metí uno de tinta en mi bolsillo y los demás los guarde, agarré una linterna y terminé de guardar el resto en la maleta luego la llevé junto a la tienda.

Puse la ropa de primero para que el chico se cambiará porque la que tenía estaba hecha añicos, no entendía cómo habían resistido la ropa tales llama a las que fueron sometidas, sobre todo las de él, quien fue envuelto en una gran bola de fuego, pero de nada sirve hacer preguntas que no tienen respuestas así que las reservo para mí, doy la vuelta y comienzo a caminar hacia los túneles pensando en lo que haré si encuentro la salida estando sola…

Un último reconocimiento a los alrededores y todo estaba tranquilo y quieto, incluso el agua no tenía hondas en la superficie, era un gran espejo en el suelo.

Me asegure que la linterna funcionara y comencé a avanzar hacia los túneles con paso decidido, aun no tenía mis pensamientos en orden pero caminar también ayuda, la entrada era una verdadera boca de lobo, prendí la linterna y entre… el aire allí volvía a ser frio, olía a rocas… camine aun estando un poco cansada pero estaba más tranquila que en cualquier lado, caminar me ayuda a relajarme… una piedra rodo detrás mío y voltee rápido a ver que era pero no había nada… revise las paredes alumbrando con la linterna y no alcancé a ver absolutamente nada, me voltee para seguir mi camino y una corriente de aire me paso por el lado provocando en mi un escalofrió…tenía la sensación de estar siendo observada, vigilada por alguien desde las sombras pero son ilusiones, juegos que me pone la mente para hacerme volver y no seguir adelante sola, pero no suelo dar marcha atrás si no es necesario y en este momento no lo es así que sigo caminando para explorar la cueva hasta encontrar una salida…

En ese momento pensé que lo mejor sería volver y explicarle a Menrid donde iría y si el  muchacho aun no despertaba me iría sola…

Decidí no decirle nada y volver luego, pero no podía darme el lujo de perder tiempo esperando a que pase un milagro y él despierte, encontré una abertura en la pared y entre iluminando con la linterna hacia el interior pero noté que no hacía falta.

Caminar en la leve oscuridad que había en aquellos pasillos era una forma de tranquilizar las ansias que producía estar acompañada pero sin poder hablar con nadie, sin tener deseos de hacerlo, los pasillos estaban iluminados ahora por rocas que tenían un ligero brillo sobresaliendo en la oscuridad marcando la forma del túnel, anotaba los cruces quedaba en mi brazo con esperanza de poder tener una guía para salir de aquí, pero todas las paredes parecían iguales, creía estar caminando en círculos aunque lo que anotaba me decía lo contrario, de hecho cada vez me adentraba más en este laberinto que aún no lograba descifrar.

Una vez de pequeña me perdí en el patio de la casa y el jardín me pareció un inmenso bosque como en el que vivo ahora y al que planeo volver cueste lo que cueste, la felicidad que siento el bosque es la misma que sentí cuando pequeña y la quiero, nadie puede separarme de lo que quiero, voy a encontrar la salida como lo hice la última vez y como lo volveré a hacer todas las veces que sea necesario, siempre volveré a mi bosque, recuerdo el pequeño carrusel de la abuela que encontré aquella vez, era tan sólo de tres personas y no pude descubrir cómo funcionaba o para ser más precisa no me interesaba, sólo me monté en el caballito con la silla dorada que tenía el pelo largo y era el más bonito, perfecto para mí, incluso en ese momento creí que estaba hecho solo para mí, y cuando digo que no sabía cómo funcionaba era porque aun estando en medio del jardín que para mí era un bosque comenzó a girar al momento que me monte, con  un giro suave y ligero sentí como una paz llenaba todo mi ser, me transporto a un lugar feliz solo para mí…

Adelante las paredes se ensancharon dando lugar a una cámara que tenía un aire sospechoso el cual me saco del lindo recuerdo que estaba teniendo, pero aunque disgustada, no intente volver porque era más importante encontrar el camino de vuelta, un brillo excesivo para una cueva estaba más adelante, pero no era una salida eso lo sabía, aquel brillo no era del sol y menos luz de luna, era artificial…

Avance buscando el origen cuando un escalofrió recorrió todo mi cuerpo y me puso la piel de gallina, una sensación extraña lleno cada centímetro de mi cuerpo, justo frente a mi estaba el carrusel del patio de mi abuela, era igual pero al acercarme me di cuenta que estaba equivocada, este era más grande, todo era más grande.

Era extraño… de nuevo sentí que este carrusel estaba hecho para mí, justo como cuando era pequeña, todo de mi tamaño, tres caballos nuevamente, las sillas eran plateada, negra y dorada y de nuevo el caballo de silla dorada era simplemente perfecto para mí… me acerque y me deje vencer por las ganas, toqué cada uno de ellos tal y como lo hice hace tanto tiempo atrás, comencé por el negro como el carbón, con su silla también negra podría confundirse con la noche si no fuera por sus ojos que aunque también eran negros y profundos tenían un brillo indescriptible que te hacía perder en su profundidad…

Pase al siguiente que era castaño claro, se veía fuerte, salvaje y noble con una silla que parecía plata, aunque aquella silla era tan magnífica que quedaría bien en cualquier caballo sin importar su color ni su raza, no lograba opacar la majestuosidad de aquel corcel con unos ojos rojos los cuales combinaban con su pelo, era una pequeña bola de fuego hermoso…

Deje de dar vueltas y llegue al que quería ver desde un principio, blanco como la nieve y una silla con monturas de oro más que hermoso era perfecto, fuertes patas, mirada noble, excelente pose, si tan solo fueran de verdad, si solo cobraran vida…

 

  • Lo podrían

 

Una voz que ya conocía, si… la conocía muy bien… sorprendida, exaltada, emocionada, aterrada voltee rápidamente buscando el origen de la voz y allí estaba ella sentada en su silla de mimbre meciéndose hacia atrás y hacia delante de una forma relajada, llevaba gafas a mitad de nariz las cuales usaba nada más para cocer y un vestido de flores multicolor, el pelo corto y suelto, a pesar de su edad, aun se veía muy fuerte, fuerte como toro solía decir…

 

  • ¿¡Abuela!?

 

Y corrí casi llorando a abrazarla…

 

  • Mi pequeña Elis, mira cómo has .. te he extrañado mucho…

 

Yo ya estaba llorando y la voz me costaba para salir, la verdad no pude decir nada.

 

  • A ver mi pequeña, la nana está aquí, no llores más, aquí estoy, sequemos esas lagrimas que caen por tu rostro

 

Me separo con un gran esfuerzo de su cuerpo porque no quería soltarla, no quería que se volviera a ir, que desapareciera de nuevo, no quería que me dejara otra vez, pero me separo y me levanto el rostro, tenía una bella sonrisa en su rostro y unas lágrimas caían de sus ojos.

 

  • Si eres tontita abuelita, tú también estas
  • ¿No me digas?
  • .. mira.

 

Y con el pulgar recogí una lágrima que se caía por su mejilla, luego se la mostré ahora sonriendo yo también…

 

  • ¿Vez?
  • Oh, tienes razón pequeña, pero son de felicidad por
  • Yo también estoy feliz por verte, te quiero, te extraño, ..

 

Y volvieron a ser ahogadas mis palabras por lágrimas…

 

  • Ya pequeña, no llores más que aquí estoy, ven siéntate y come ..

 

Y me llevo hasta su silla aunque ya no era su silla, era una mesa de té, era su mesa de té, la que tenía en el jardín… la misma en donde me sentaba a comer golosinas y galletas, chocolate, crema de nuez o maní, yo solía untar todo con crema de nuez y chocolate… me encanta su sabor.

 

  • Tengo lo que tanto te gusta Elis, de hecho tengo todo lo que te gusta pequeña, incluso el carrusel, solo que uno ajustado a tu nuevo tamaño…

 

Y así era… en la mesa había de todo lo que recordaba, muchas cosas de las que tanto me gusta comer, incluso helado de chocolate… de todo.

 

  • ¿Todo esto lo hiciste tú?
  • Claro pequeña, todo para
  • .. ¿Cómo…? ¿Porqué…? ¿Qué haces aquí?
  • Muchas .. ¿qué tal si te contesto mientras comemos?

 

Diciendo esto me sentó de un tirón  en una de las sillas y se acomodó ella en la otra sentándose frente a mí como lo hacía antes… era la misma… era igualita…

 

  • A ver .. por donde comenzar, ya no recuerdo como llegue aquí, pero eso no es importante, lo importante es que te quedes conmigo, aquí puedes tener lo que quieras solo debes pensar en ello… solo debes soñar… solo debes desear…
  • No ..
  • Come algo, no has comido

 

Tome por impulso un poco de chocolate de la mesa con los dedos, vi a mi abuela mirándome y le devolví una cara de duda escondiendo la mano pícaramente, entonces transforme mi cara a una pregunta y comenzó a contarme.

 

  • La tarde que te perdiste en el jardín tu madre estaba realmente desesperada por ir a buscarte, y así lo
  • ¿Mi mama?
  • Si, y ella tampoco volvió… con mis dos razones para vivir extraviadas organice varios grupos de caza para que fueran al día siguiente pero volvimos sin novedades, al pasar los días comencé a darlas por perdidas, a perder las esperanzas de que ..
  • Pero abuela, yo volví…
  • Pequeña no sé dónde has estado todo este tiempo pero nunca te encontré.
  • Cuando volví Alfred me dijo que tú y mama habían ido a buscarme, las esperamos incluso hasta dormirme y él me llevaba a mi .. desde que puedo las he buscado por el bosque hasta caída la noche, cada vez que tenía tiempo libre iba en su búsqueda pero cada vez volvía sola.
  • Lo siento querida, no quería rendirme hasta encontrarte pero ahora ya estamos juntas y nada podrá

 

Entonces aparecieron serpientes en mis manos y pies, me amarraron a la silla fuertemente, yo trate de soltarme batiendo mi cuerpo de un lado a otro…

 

  • ¿Qué pasa aquí? Suéltenme… ¡Abuela ayúdame!
  • .. si pudieras hablar con las serpientes no tendrías problema en soltarte… pero no puedes…
  • ¿Abuela?
  • ¿La dueña de esta imagen? Es increíble que el destino después de tanto tiempo siendo negro, se volvió de color rosa trayendo aquí a “mi querida Elissa”.
  • No .. abuela…
  • La querida Nadia estuvo en el lugar y el momento equivocado y perdido su .. je je… nunca había probado recuerdos tan condensados y ricos… de verdad ella era espléndida…
  • ¿Era? ¿Qué le hiciste a mi abuela? ¿Quién eres tú? ¿Dónde está mi abuela Nadia?
  • Muchas preguntas “mi querida Elis” pero no tiene sentido que te responda ya que perderás tu memoria al igual que tu abuela y te quedará aquí en mi lugar por toda una ..

 

Una rabia indescriptible recorrió todo mi ser, por ella, sea quien sea… se hizo pasar por mi abuela, no sólo eso, le hizo algo a mi abuela, me batí bruscamente en la silla, derecha, izquierda, arriba, abajo pero no se aflojó nada de nada…

Lo que se estaba haciendo pasar por mi abuela le creció la uña del dedo índice derecho unos quince centímetros y venía en mi dirección apuntándome con una sonrisa macabra en la cara, era doloroso ver aquel rostro que para mí es tan especial tomando aquella forma tan bizarra, aquella sonrisa tan asquerosa, aquellos ojos tan llenos de maldad, ojos que me miraban como hiena a su comida deseando poner pronto su garra encima y disfrutarla.

 

  • Quieta “querida Elissa” dolerá un poco pero sólo si no te
  • ¿¡Quién eres tú!? Tú no eres mi abuela ¡dímelo! ¿Qué le pasó a la abuela Nadia?
  • .. no perderé mi tiempo respondiéndole a alguien que le robare la memoria, pero como agradecimiento por venir aquí te diré que me llaman “El Ladrón de los Recuerdos” y ahora voy por los tuyos.
  • Ladrón de los .. no importa que hagas nunca voy a olvidar ese nombre, voy a buscarte y hacer que me cuentes lo que le pasó a mi abuela…
  • Ay de mí, que linda .. si tan sólo fueras un poquito más sabia, sabrías que tu posición no te da para tal cosa, ahora quédate quieta o tendrás que gritar mucho…

 

Entonces puso su dedo sobre mi nuca y comenzó a empujar, a clavar su uña en mi carne… comenzó a doler de verdad y cerré los ojos intentando soltarme pero no podía mover las manos ni los pies, pues ahí seguían la serpiente que salieron de la nada…

En mi mente apareció una imagen de la primera vez que estuve en el bosque caminando entre árboles, siendo guiada por las ganas de conocer algo nuevo, algo divertido, de repente todo se aceleró y la imagen comenzó a quemarse… por así llamarlo.

Poco a poco veía menos, las imágenes cada vez eran más rápidas y un dolor de cabeza me hizo abrir los ojos de forma que perdí de vista lo que pasaba, mi campo de visión era ahora una cueva y recordé que pasaba, entonces seguí tratando de zafarme aunque sin resultados sólo hacía que me doliera más la cabeza…

Entre tanto movimiento se me cayó la linterna que llevaba en el bolsillo y prendió alumbrando mi pie izquierdo, instantáneamente la serpiente se volvió polvo junto con la pata de la silla y caí al suelo alejándome de la cosa con forma de mi abuela que tenía al lado produciendo en esta una cara de incertidumbre que disfruté mucho el poco tiempo que la vi mientras caía…

No entendí porque, pero con la pierna libre me impulse y lleve mi mano a la luz, igualmente la serpiente y la parte de la silla iluminada se volvieron polvo, ahora con la mano libre tome la linterna y me termine de liberar antes que ese ladrón reaccionará, cuando le busque con la mirada lo encontré con la mano llena de sangre… me pase la mano por el costado de la cabeza y se me humedeció…

Estaba herida y no podía ver que tan grande o grave era, un impulso me llevo a levantar la linterna y un haz de luz alumbro por completo todo su cuerpo… una explosión de polvo la cubrió y un grito domino la estancia luego fue una gran risa, creo que la que tenía cara de sorpresa ahora era yo, porque escuche una voz gruesa de hombre.

 

  • Oh “querida Elis”… de entre todas mis víctimas eras tú la que menos posibilidades tenía de escapar y .. Lo lograste, pero ahora cometiste un grave error…
  • La ínfima posibilidad que te creaste la dividiste en .. Ahora sí que perdiste… Jajajaja

 

No era una sino dos voces las que salieron de la nube de polvo dejándome completamente desconcertada, seguía alumbrando con la linterna ahora esperando que la nube se desvaneciera, de pronto simplemente todo el polvo se dispersó y dejo ver de golpe dos cuerpos delgados una chica de pelo largo y oscuro con las manos en la espalda, algo alta y un chico de pelo corto con una amplia sonrisa y de brazos cruzados sobre el pecho algo más pequeño… Comenzó hablando el chico

 

  • .. ya esa forma me estaba cansando, muchas gracias “querida Elis”

 

Dijo estirando sus brazos hacia arriba de forma perezosa…

 

  • Rayos Sogc! Se te quedo el acento de la .. Gracias a dios yo no sufro de eso…

 

Le siguió la chica balanceándose hacia atrás y adelante sobre sus pies.

 

  • ¡No seas cruel Majo! Claro que no sufres de eso porque soy yo el que tiene que ..
  • Es .. se te da mejor manejar las situaciones difíciles… Hay cosas a las que yo no sabría responder y tú no dudas al hablar, si lo hiciera yo nos descubrirían al instante…
  • Bueno, eso sí es .. eres un desastre…

 

Yo tenía todo el rato tratando de decir algo pero no salían las palabras, mejor dicho no encontraba las palabras que necesitaba así que dije lo primero que se me ocurrió…

 

  • ¿Quiénes son ustedes?
  • Que mal educados somos, no nos presentamos ante nuestra “querida Elis”, soy

 

Respondió el chico.

 

  • ¡Cierto, cierto! Y yo soy

 

Dijo la chica.

 

  • Y juntos somos “El Ladrón de los Recuerdos”, pero basta de presentaciones

 

Aclaro el chico.

 

  • Es hora de terminar lo que empezamos, estoy ansiosa por volver a probar tus recuerdos de ..

 

Y dicho esto por la chica, se acercó la mano a la boca y se metió el dedo índice en la boca y al sacarlo era tan grande como el que tenía en el cuerpo de mi abuela y el chico comenzó a dar pequeños saltos en el mismo sitio, creo que dio tres saltos y luego se quedó en el aire flotando…

 

  • Sólo un .. ¿no planeas ayudarme verdad?
  • No me digas que no puedes con ella, tenía planeado sólo hacer mi parte esta ..
  • Es que es tan sexy, puede simplemente dejarme fuera de combate con una ..
  • ¡Déjate de juegos que de verdad creí que ibas a necesitar mi ayuda!
  • Vale, vale, agarrare ese hermoso cuerpo sólo porque tú me lo pides querida ..
  • Si .. Estoy a punto de creérmela…

 

Mientras ellos discutían todos mis pensamientos y sentidos buscaban una forma de escapar pues estaba segura que contra ellos no tenía ninguna posibilidad y sin querer comencé a dar pasos hacia atrás hasta chocar contra la pared…

Busque con la vista rápidamente por donde había llegado y resulto que… ¡estaba en una cámara completamente sellada! me di la vuelta palpando la pared ya que tal vez era un truco, ilumine con la linterna, podían ser también las sombras las autoras del engaño y así era, porque encontré la salida a unos metros de donde estaba entonces la chica pego un grito como si el final del mundo hubiera llegado, por puro reflejo salí corriendo hacia la salida.

 

  • ¡¡¡SOGC!!! ¡¡¡Es la salida!!! ¡¡¡La chica encontró la salida!!!
  • ¡Agárrate fuerte Majo! ¡¡¡Nos vamos!!! ¡¡¡Extrañare este lugar!!!
  • ¡Deja los juegos y vámonos!
  • Si

 

Mientras que cruzaba la salida volteé, vi al chico levantar a la chica y con un ligero movimiento de piernas desapareció, me tumbó la ráfaga de viento que dejo al pasarme por al lado y terminó al frente mío antes de que yo pudiera completar el paso que estaba dando, justo al caer sentí pared a mis espaldas volteé y ya no estaba la cámara sólo pared… ¡Entonces ellos estaban riendo!

 

  • ¡No puedo créelo! ¿¡De vuelta a las andanzas que te parece Majo!?
  • ¡Estoy feliz Sogc! ¡Estoy muy feliz! ¡¡¡Elissa TE AMO!!!
  • .. Le debemos a esta pequeña un gran favor…
  • ¡Tienes razón! Sogc, debemos darle algo que sea valioso para .. ¿Qué te parece si la dejamos ir…?
  • ¿¡Que!? ¿¡Estás loca!? ¡¡¡Yo quería jugar un rato con ella!!!
  • Oh .. Sabes que ahora podrás hacerlo con cualquiera así que déjala… ¡¡¡Además fue tu idea!!!
  • De que hablas yo tenía pensado hablarle de su abuela y las últimas palabras en su ..
  • Eso también se lo ..
  • ¡No exageres Majo!
  • ¡¡¡Nos sacó de allí!!! Así que se lo .. Pero lo haremos interesante…
  • ¿¡Como harás eso!?
  • Sólo déjamelo a mí…

 

Entonces caminando más rápido de lo que yo podía pensar en algo, se paró frente a mí e inserto su largo dedo en mi frente como si fuera mantequilla… de repente vi árboles a mí alrededor y grite mi nombre con la voz de la abuela… Encontré una pequeña en el suelo y me acerqué, era la chica y con un rápido movimiento inserto su dedo por un costado y todo se volvió negro…

Volví a ver a la chica frente a mí, estaba realmente aturdida…

 

  • Te lo explicaré pequeña… Eso fue lo último que vio tu .. Nosotros no somos asesinos así que tu abuela puede seguir viva… Cumple tu amenaza si quieres saber dónde está… Pero como dijiste tendrás que encontrarnos… Si puedes… Vámonos Sogc…
  • Eres mala … Jajá

 

Entonces la levanto como lo hizo en la cámara y desaparecieron…

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.