<- Actualmente solo registrados A- A A+

TNE – Capítulo 346

Capítulo 346. Encuentro (3)

Capítulo extra, Patrocinador por: ¡El Héroe de Rango Maestro Guillermo García  (Hades)! ¡Muchas Gracias!

 

El niño creció rápidamente, y el maestro se dio cuenta de que él solo no era suficiente para sacar lo mejor de él. El niño necesitaba un modelo aún mayor. Para florecer como caballero, tuvo que ir a la capital.

Su familia en el templo lo entendió y lo apoyó. Las monjas le dieron todo lo que tenían, tres monedas de oro para los gastos de viaje, y el niño se fue a la capital con el caballero.

 

Su viaje no fue tan tranquilo como esperaban. Se encontraron con matones, se encontraron con monstruos y quedaron atrapados en barreras naturales.

 

Juntos, el maestro y el alumno superaron muchos obstáculos hasta que finalmente llegaron a la capital.

 

La capital de Plerion seguía siendo magnífica a pesar de que la vida útil del mundo se acercaba a su fin. Los edificios altos y las calles bulliciosas hipnotizaban al niño.

 

Su maestro, que solía servir al reino como caballero, trajo al niño al Palacio Real por medio de conexiones. Allí el niño conoció a un niño que más tarde se convertiría en su lord.

 

El nombre de su futuro lord era ‘Puharen’, un niño frágil que temblaba de miedo e incertidumbre.

 

**

 

[Tierra – Corea]

 

Morax descendió del pentagrama. El advenimiento de este gigantesco demonio fue particularmente destructivo. Su pierna derecha bajó primero y aplastó los pastizales cerca de la frontera. Su pierna izquierda destruyó las barreras que los Héroes habían hecho.

 

Así de fácil, el demonio gigante puso un pie en la Tierra.

 

“…”

 

Kim Hajin miró al demonio en silencio. Aunque todo lo que Morax había hecho hasta entonces era aparecer en la Tierra, sus instintos le advirtieron que la situación actual era extremadamente peligrosa.

 

“Hmm….”

 

Lo máximo que podía ver desde el suelo era la rodilla del demonio. La parte superior del cuerpo de Morax estaba oculta tras las nubes y la niebla.

 

Kim Hajin decidió aumentar la distancia entre ellos primero. Debido a que un francotirador tenía que estar lejos de su objetivo para poder apuntar correctamente, necesitaba estar lo más lejos posible del campo de batalla.

 

“Quédate aquí. Te cubriré por detrás.”

 

Desapareció, dejando a Kim Suho atrás. Aileen apareció casi inmediatamente. Tenía un gran golpe en la cabeza desde que se cayó de la Puerta del Reino de los Demonios.

 

“Hey Kim Suho, ¿qué es eso?”

 

Preguntó Aileen, frotándose la cabeza. Kim Suho se agarró a Misteltein.

 

“Es Morax.”

 

“¿Morax?”

 

“Sí.”

 

Morax, la misma calamidad que destruyó a Akatrina en el pasado.

 

Kim Suho todavía recordaba al demonio, lo devastadoramente fuerte que era, e incluso las lágrimas de Puharen.

 

“… Bueno, lo que sea.”

 

Aileen aumentó su poder mágico. Entrecerró los ojos y miró fijamente a Morax mientras se estiraba.

 

“Nada importará una vez que lo mate.”

 

Fue entonces.

 

-¡Tenemos noticias urgentes! ¡Los demonios están siendo presenciados en todo el mundo!

-¡Ayuda! ¡Ayuda! ¡Necesitamos ayuda!

-¡Solicitando refuerzos!

 

Voces desesperadas salieron de los relojes inteligentes de los Héroes.

 

“¿Qué está pasando? ¿Por qué de repente?”

 

Aileen estaba obviamente perpleja. Kim Suho se inclinó tranquilamente y miró al reloj inteligente del Héroe que tenía a su lado.

 

-¡Esto es Japón! Un enorme pentagrama apareció repentinamente en el suelo y un sinnúmero de Djinns comenzaron a salir de él…

-¡Rusia aquí! ¡Demonios han aparecido aquí también!

 

Estas voces privaron a Kim Suho de su sentido de la realidad. Se mareó, su visión se nubló y su cuerpo se tambaleó. La pesadilla del mundo anterior, que tanto había trabajado para olvidar, parecía volver a la vida. Esto lo enfermó.

 

“¿Cuál es el estado actual?”

 

En ese momento, sin embargo, una voz particularmente clara entró en su oído. Kim Suho levantó la cabeza. Yoo Yeonha estaba allí. Estaba investigando la situación actual con el reloj inteligente de Yoo Jinwoong.

 

“…”

 

Su expresión se endureció. Volvió a mirar a su alrededor y suspiró.

 

“Padre, ahora me pondré en marcha.”

 

“Sí, quédate en un lugar seguro. Vamos, date prisa. ¡Hey, Kim Hwagok!”

 

Yoo Jinwoong ordenó rápidamente que un Héroe de la Esencia del Estrecho acompañara a Yoo Yeonha.

 

“Mi nombre es Kim Hwagok, un héroe de rango medio alto. Por favor, cógeme de la mano, Directora. Tengo la habilidad de Teletransporte”.

 

“… Okay.”

 

Yoo Yeonha miró a Kim Suho y le tomó la mano.

 

Shoong- Kim Hwagok activó [Teletransporte] y fue evacuada a un lugar seguro.

 

No pasó mucho tiempo antes de que Kim Hwagok volviera al campo de batalla. Tenía varios relojes inteligentes en la mano.

 

Le dio uno de ellas a Kim Suho.

 

“La Directora me ordenó que te diera esto.”

 

“Ah, ya veo. Gracias.”

 

El reloj inteligente se conectó inmediatamente a Yoo Yeonha.

 

-… ¿Puedes oírme?

 

“… Sí.”

 

Kim Suho asintió. Se encogió de hombros mientras miraba al reloj inteligente.

 

“Por cierto, ¿aprendiste una nueva habilidad? Tu voz es… tranquilizadora.”

 

Había algo especial en la voz de Yoo Yeonha. La voz reconfortante parecía encontrar su camino de forma natural incluso en un momento como éste. Fue gracias a su voz que logró mantenerse lúcida.

 

-Sí, más o menos. Pero no te diré lo que es. Concéntrate en la situación actual por ahora.

 

“…”

 

Kim Suho agarró su espada en silencio.

 

En ese momento, una mujer se le acercó. Su olor era familiar.

 

Era Chae Nayun, como esperaba.

 

Chae Nayun miró a Morax con Balmung en la mano.

 

“…. Es jodidamente grande. ¿Cómo es posible este tamaño?”

 

Murmuró, y Kim Suho sonrió un poco.

 

Chae Nayun se giró hacia Kim Suho y le consoló.

 

“Pero no te preocupes demasiado. ¿Qué es lo que está mal? No pareces tú mismo”.

 

“…”

 

Kim Suho se quedó callado y se rascó la nuca. Se sintió un poco avergonzado por el hecho de que su miedo fuera tan aparente.

 

Chae Nayun golpeó a Kim Suho en el hombro varias veces y sonrió.

 

“Está bien. Todo va a estar bien. El abuelo está aquí. Él se encargará de eso”.

 

Chae Nayun estaba tan segura como Kim Hajin antes. La diferencia fue que su confianza fue probada casi inmediatamente.

 

¡Koong!

 

La naturaleza circundante resonó.

 

La hierba, los árboles, la tierra, todos los colores de la naturaleza se hicieron más claros y comenzaron a brotar. Se reunieron rápidamente para formar una gran figura humana.

 

Este fue el avatar del Inmortal hecho por Chae Joochul con su Autoridad.

 

El avatar se enderezó. Era tan grande como Morax.

 

“… Guao. Hace tiempo que no veo esta técnica”.

 

Chae Nayun dijo con admiración. Kim Suho miró a la Madre Naturaleza aturdida. Sus piernas eran árboles y tierra entrelazados, su cuerpo estaba hecho del poder mágico de Chae Joochul, mientras que sus brazos y su cabeza heredaban la energía del cielo celeste.

 

Este fue el gran ‘Inmortal de Cuatro Colores’.

 

“Bueno, dejémoslo con el abuelo”.

 

Chae Nayun golpeó a Kim Suho en el hombro.

 

Morax comenzó a moverse hacia el Inmortal. Extendió sus brazos hacia la creación divina, y el Inmortal hizo lo mismo. Las dos grandes fuerzas chocaron entre sí, causando una devastadora onda expansiva.

 

¡KWaaaaaaa!

 

Sumergido en la ola de gravedad que empujaba todo su cuerpo, Kim Suho agarró su espada.

 

**

 

[Coliseo de Vassago]

 

Mientras tanto, Cheok Jungyeong y Jin Seyeon se convirtieron en Gladiadores de Rango 9. Pero el corazón de Jin Seyeon ya no estaba en el Coliseo. Acababa de descubrir que la Puerta del Reino de los Demonios se había abierto y que los demonios descendían sobre la Tierra…

 

“¿Necesitas orinar? ¿Por qué estás nerviosa?”

 

Cheok Jungeyong se burló de Jin Seyeon mientras deambulaba por la sala de espera.

 

Jin Seyeon se volvió hacia él frunciendo el ceño.

 

“¿No estás preocupado?”

 

“¿Sobre qué?”

 

“¡Los demonios han descendido sobre la Tierra! Esta es la mayor crisis en la historia de la humanidad desde el Gran Cambio. Y aún así, tú…”

 

“¿Qué crees que estamos haciendo ahora mismo? ¿Estamos jugando?”

 

“… ¿Qué?”

 

“También estamos tratando de detener a un demonio, ¿no?”

 

“…”

 

Jin Seyeon se quedó en silencio. Ella no tenía nada con que contrarrestarlo. Era cierto que estaban aquí para proteger a la humanidad de un demonio.

 

Sin saber qué más decir, miró a Cheok Jungyeong, suspiró y se tiró al sofá.

 

“Pero aún así. Cuatro demonios han aparecido a la vez. ¡Cuatro! Morax, Baal, Phenex, Vual…”

 

“¿Qué? ¿Bola?”

 

“No, no, bola no, Baal. La pronunciación es similar, pero… ¡Espera, deja de hacer el tonto!”

 

La sórdida broma de Cheok Jungyeong enfureció a Jin Seyeon.

 

Fue entonces.

 

Un ave apareció de la nada. Agitó sus alas y aterrizó en el hombro de Cheok Jungeyong.

 

“… ¿Qué es esto?”

 

Cheok Jungyeong y Jin Seyeon miraron al ave aturdidos. El ave inclinó la cabeza un par de veces, y…

 

-Peep.

 

… Chirrido.

 

Al mismo tiempo, una frase se elevó sobre el  pico del ave.

 

[Mi nombre es Observador No. 3]

 

Fue una auto-presentación bastante descarada.

 

“… ¿Qué? ¿Observador?”

 

Cheok Jungeyong frunció el ceño, y el ave volvió a cantar.

 

[Te ayudaré a comunicarte con mi maestro]

 

“Jaja. Eres muy enérgico para ser un chiquillo. ¿Quién es tu maestro…?”

 

Cheok Jungyeong se estremeció un poco como si de repente se hubiese dado cuenta de algo. Jin Seyeon miró fijamente a Cheok Jungyeong, que se había congelado en su lugar.

 

“… Aha.”

 

Después de organizar sus pensamientos, Cheok Jungyeong soltó una carcajada. Golpeó ligeramente la cabeza del Observador en su hombro e hizo un gesto a Jin Seyeon para que se acercara a él.

 

“Oye, ven aquí.”

 

“¿Qué es eso?” Preguntó bruscamente Jin Seyeon.

 

Cheok Jungyeong respondió: “Es un mensajero del Asiento Negro”.

 

Jin Seyeon se estremeció.

 

Continuó vagando por la sala, fingiendo estar indiferente.

 

“¿El Asiento Negro?”

 

“Sí. Oye, Negro. ¿Actualmente está afuera? Estoy con Jin Seyeon ahora mismo.”

 

Susurró Cheok Jungyeong al Observador. Unos 3 minutos después, el ave cantó, transmitiéndole el mensaje de Loto Negro.

 

[Sí, estoy afuera. Pero las cosas no se ven muy bien. ¿Dónde estás ahora mismo, Cheok Jungyeong?]

 

“En el Coliseo Vassago”.

 

Jin Seyeon centró todos sus sentidos en la conversación entre Cheok Jungyeong y Loto Negro, mientras fingía indiferencia.

 

[¿Cómo están las cosas de su parte? ¿Serán capaces de vencer a Vassago?]

 

“Por supuesto, puedo matarlo fácilmente. Mi compañera aquí, por otro lado, quiere apaciguarlo.”

 

[¿Huh? ¿Ella quiere apaciguar a un demonio?]

 

“Sí. Suena loco, ¿no crees?”

 

“Disculpe, pero yo…”

 

“Shhh.”

 

Cheok Jungyeong detuvo a Jin Seyeon.

 

La cara de Jin Seyeon estaba distorsionada como la de un bulldog, pero Cheok Jungyeong continuó con satisfacción, sin prestar atención a su aparente incomodidad.

 

[¿Tiene un plan?]

 

“No sé, dice que a Vassago le encantan los tesoros o algo así. Así que ella quiere apaciguarlo con las cosas que tú hiciste. Ya sabes, cosas como muebles. Tonterías, ¿verdad?”

 

[Mm…. tienes razón, eso suena un poco imprudente. No es un gran plan.]

 

La desaprobación de Loto Negro hizo que Jin Seyeon se ruborizara de vergüenza.

 

Fue entonces.

 

-Hasta ahora, seis gladiadores han alcanzado el rango 9.

 

La voz de Vassago descendía del techo del Coliseo. Cheok Jungyeong rápidamente escondió al Observador, y Jin Seyeon miró al techo con expresión nerviosa.

 

-El último encuentro comenzará dentro de dos días.

 

Seis gladiadores han alcanzado el rango 9.

 

Vassago anunció audazmente que lucharía contra los seis a la vez.

 

“Aquí, dame el ave”.

 

Cuando terminó el anuncio, Jin Seyeon extendió el brazo hacia Cheok Jungyeong.

 

Pero en ese momento, Vassago volvió a interferir.

 

-Y ustedes dos.

 

Cheok Jungyeong y Jin Seyeon se estremecieron.

 

Sin embargo, no estaban demasiado preocupados. Vassago había anunciado antes que los gladiadores eran libres de conspirar y planear contra él en el Coliseo. Así que el Observador no debería ser un problema…

 

-Tu tributo fue bien recibido.

 

Como era de esperar.

 

Jin Seyeon dio un suspiro de alivio y miró fijamente a Cheok Jungeyong como si dijera: ‘Te dije que esto funcionaría’.

 

-¿Hay alguien en la Tierra que pueda hacer cosas así? ¿Estás diciendo que un artículo tan delicado hecho por el hombre?

 

“Aparentemente, según él.”

 

Jin Seyeon señaló a Cheok Jungyeong con la frente fría. Cheok Jungyeong se encogió de hombros, y luego sacó al Observador escondido tras su espalda.

 

“Echa un vistazo a esto. Este es un ave que esculpió con su poder mágico. Puedes saber lo talentoso que es, ¿no?”

 

Cheok Jungeyong liberó al ave. El Observador cantó mientras revoloteaba alrededor del techo. La forma en que el ave bailaba como una mariposa era muy linda.

 

-Hmm…

 

Vassago observó al ave en silencio.

 

Jin Seyeon susurró: “¿Ves? Está funcionando”.

 

“¿Y qué? También pensé que era una buena idea”.

 

“Deja de mentir”.

 

“Vaya”, añadió Cheok Jungyeong con una mirada inusualmente seria. “Hice que nuestros miembros investigaran, y me dijeron que el cuerpo de encarnación de Vassago solía ser muy extravagante. Así que no es de extrañar que Vassago esté cegado por las riquezas, al igual que su encarnación…”

 

-… Puedo escucharte.

 

Declaró fríamente Vassago.

 

Cheok Jungyeong y Jin Seyeon se callaron.

 

El demonio siguió riéndose.

 

-Aunque no puedo decir que la inclinación del cuerpo de la encarnación no me haya afectado en absoluto. Como usted pretendía, su tributo me ha satisfecho enormemente. Te visitaré pronto. Es natural que un ser mayor premie el buen comportamiento de un ser inferior. Me esperarás.

 

Esta era la respuesta que Jin Seyeon había estado esperando.


Capítulo patrocinado

¿Quieres mostrar tu apoyo?

Con tu donación podrás tener tu nombre en los agradecimientos del capítulo final.

Además según la donación publicaré capítulos anunciando al patrocinador.

Meta para la publicación del capítulo final 6/36$

Patrocinio: 6$ x 2 capítulos

Facebook

Descarga:

9 Comentarios Comentar

  1. Obelisk

    Lector

    Nivel 12

    Obelisk - hace 1 semana

    ““No, no, bola no, Baal. La pronunciación es similar, pero… ¡Espera, deja de hacer el tonto!”
    La sórdida broma de Cheko Jungyeong enfureció a Jin Seyeon.
    Fue entonces.” Hay un error en el nombre de Cheok 😛
    Muchísimas Gracias :DDD

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.