<- Actualmente solo registrados A- A A+

TNE – Capítulo 360

Capítulo 360. Nombre Final (8)

Capítulo extra, Patrocinador por: ¡El Héroe de Rango Medio Hector Aguirre! ¡Muchas Gracias!

 

* ¡Psh-!

 

Se escuchó el sonido de una puñalada. La negra espada atravesó el estómago de Yi Yeonjun, y cayó lentamente, indefenso, como una marioneta con las cuerdas cortadas.

 

“…”

 

Bajé la Desert Eagle y miré hacia adelante.

 

La Jefa estaba detrás de Yi Yeonjun, que había caído. La sangre goteaba de su mano.

 

“Ah-”

 

Yi Yeonjun soltó un grito. Intentó mover el cuello, pero no fue una lucha por sobrevivir. Yi Yeonjun pareció querer captar a la Jefa en sus ojos vacíos durante el mayor tiempo posible.

 

¿Pero por qué haría eso? ¿Porque quería saber quién lo mató? ¿O quería ver a la Jefa por última vez?

 

No entendía la respuesta, pero no tenía mucha curiosidad.

 

Lo que realmente quería saber era por qué la Jefa estaba aquí.

 

Afortunadamente, mi curiosidad se disipó rápidamente. Vi a Espartano, que sacó la cabeza por detrás de la pierna de la Jefa.

 

Claramente, fue él quien trajo a la Jefa aquí, aunque no se lo pedí. La Jefa podría haberle pedido a Espartano que la trajera aquí. O tal vez Espartano tomó una decisión independiente para salvarme. Las circunstancias exactas eran desconocidas, pero pude ver que Espartano estaba extremadamente agotado por los múltiples viajes a través del espacio distorsionado.

 

“¿Qué está pasando?”

 

Chae Nayun nos miró a la Jefa y a mí desconcertada. Ella levantó a Balmung pensando que la Jefa podría ser un enemigo, pero la Jefa miró a Chae Nayun sin un indicio de hostilidad.

 

Chae Nayun bajó lentamente su espada. Y entonces, me miró fijamente.

 

“… Hey.”

 

Chae Nayun me llamó. Respondí con una sonrisa amarga.

 

“Ha pasado un tiempo.”

 

“…”

 

Chae Nayun me miró en silencio. Sus labios se movieron mientras elegía cuidadosamente sus palabras; pero lo que finalmente salió de su boca después de una larga deliberación fue un aviso de postergación.

 

“Nos vemos luego. Ahora no tenemos tiempo”, murmuró con una sonrisa amarga.

 

Sus palabras me entristecen. ¿Cuánto tiempo me queda en este mundo? ¿Podré arreglar las cosas con ella antes de que todo termine?

 

“No, espera.”

 

Chae Nayun frunció el ceño como si de repente hubiera cambiado de opinión.

 

“¡Oye, tú!”

 

Ella gritó y me agarró por el cuello. Aunque me tomó por sorpresa, no pude evitar sonreír. Su carácter impredecible era lo que más me gustaba de ella.

 

“… Imbécil… quiero decir, estúpida… persona… que siempre está huyendo.”

 

Chae Nayun eligió cuidadosamente sus palabras. Luchando por no jurar, sonaba un poco torpe.

 

“Tienes idea de lo que quieres decir con… Y… Mmm. Sólo dímelo. Explícamelo todo”.

 

Fue entonces cuando la Jefa se movió. Ella llevaba el cuerpo de Yi Yeonjun sobre su hombro. Chae Nayun se estremeció.

 

“¿Para qué necesita el cadáver? Espera, lo más importante, ¿quién es ella?” Chae Nayun me susurró.

 

La barrera se disolvió inmediatamente cuando la Jefa se llevó el cuerpo de Yi Yeonjun. La corteza de la barrera tembló y se abrió.

 

“¡Jefa! Tú…”

 

Regresamos a la barrera de Baal, Jain y los otros miembros de la Compañía Camaleón dieron la bienvenida a la Jefa. Jain corrió hacia la Jefa con una sonrisa, pero su expresión se endureció cuando vio el cuerpo de Yi Yeonjun en la espalda de la Jefa. La Jefa asintió sin decir palabra, y dejó el cuerpo de Yi Yeonjun en el suelo.

 

“… No sé qué decir…”

 

Jain murmuró y miró de cerca a Yi Yeonjun. En sus ojos abiertos estaba el reflejo de la Jefa.

 

Jain dio un pequeño suspiro y cerró los ojos de Yi Yeonjun.

 

Fue entonces.

 

“¿Es Nayun?”

 

Yoo Yeonha, que había estado descansando en la fortaleza, gritó de repente. Sólo entonces Jain notó que había una persona más aquí además de la Jefa y yo.

 

Chae Nayun se volteó hacia Yoo Yeonha, sorprendida.

 

“¿Yeonha?”

 

Sus ojos se encontraron, y las dos dudaron un momento antes de lanzarse a los brazos de la otra.

 

Los observé durante un rato, y luego dirigí mi mirada a la fortaleza construida por Arashi.

 

===

[Fortaleza Mágica de Arashi]

-Una fortaleza mágica construida por Hirano Arashi, el maestro de la construcción de fortalezas.

*Aumenta los ataques desde dentro de la fortaleza hacia fuera en un 20%.

*Aumenta la defensa contra ataques desde fuera de la fortaleza en un 20%.

-La Dignidad de un Maestro

*Mejora las Bestias Invocadas

*Artillería Automática Externa

 

 

Había muchas funciones útiles adjuntas a la fortaleza. Pero examinarlas en detalle tendría que ser más tarde. Tenía algo más importante que hacer ahora mismo.

 

“…”

 

La Jefa estaba aturdida mientras miraba el cuerpo de Yi Yeonjun. No había tristeza, ni alegría, ni resentimiento en sus ojos. Era como si el vacío de Yi Yeonjun la hubiera contagiado.

 

Me acerqué a ella lentamente. Pero evitó mirarme a los ojos. Lentamente, susurré su nombre.

 

“Yi Byul”.

 

La Jefa se estremeció. Sus ojos sin vida me miraron. Eran todavía tan hermosos como un par de obsidiana, pero habían perdido su brillo.

Quería tenerla en mis brazos.

 

[Comenzando el Arco Final.]

 

Pero entonces apareció ante mí una frase que parecía recordarme que aún no era el momento.

 

Leí esa frase.

 

[La finalización de este arco desbloqueará ‘????’]

 

El último arco.

 

El destino final de un largo viaje.

 

Cerré los puños.

 

Debía terminar este último arco para ponerle fin a todo.

 

Sólo entonces podría definir mi existencia.

 

Decidí guardar mis sentimientos para el último día.

 

“…”

 

Yo sostuve la mano de la Jefa con la mía. Sus manos estaban frías y temblando como si estuvieran llorando por ella.

 

“Hey Jefa.”

 

Pregunté con voz suave, sosteniendo su mano en la mía con fuerza.

 

“¿Todavía recuerdas mi nombre?”

 

**

 

* ¡Koong!

 

Morax golpeó con su puño contra el suelo. Jin Sahyuk recordó el pasado cuando esquivó el puño de Morax. Pensó en su medio hermano, el Príncipe Puharen, el legítimo heredero al trono de Akatrina que temía convertirse en Rey.

 

“… Puharen.”

 

Jin Sahyuk dijo su nombre.

 

El príncipe no quería ser rey, pero la tradición del reino no era algo que pudiera ignorar. Los sirvientes de Puharen querían que subiera al trono.

 

Nunca le dieron la oportunidad de decidir por sí mismo. Querían un rey que pudieran controlar fácilmente. A pesar de que los demonios arrasaban las calles y su reino se hundía en el abismo, sólo les importaba su poder y su seguridad.

 

“Te salvaré de ellos.” Ella le mintió a su hermano.

 

Y luego arrojó a su inocente hermano a una mazmorra donde se quedó hasta que murió.

 

“Lo siento.”

 

Levitando en el aire, Jin Sahyuk murmuró palabras de disculpa.

 

Puharen… no, Morax la miró. ¡Qué ser tan lamentable! Su hermano, fue víctima de su codicia y ambición, incluso se vio privado de un descanso pacífico después de la muerte…

 

De repente, Morax apareció ante Jin Sahyuk. Se dio cuenta demasiado tarde de que los puños del demonio se dirigían hacia ella.

 

* ¡Kwaaaaaaaa!

 

Shin Jonghak clavó su lanza para defender a Jin Sahyuk. La presión de su lanza alejó a Morax.

 

“… Haa.”

 

Jin Sahyuk respiró pesadamente. Su corazón estaba acelerado.

 

Ella volteó su mirada hacia Shin Jonghak, reprochándose a sí misma por haber sido afectada por el pasado.

 

“Mantente concentrada. Estarías muerta si no fuera por mí”, dijo Shin Jonghak con una sonrisa de satisfacción.

 

“Supongo que no eres completamente inútil”, contestó Jin Sahyuk.

 

Respiró hondo y se tranquilizó. Alguien que podía sacrificar la ética por sus propias ambiciones y asesinar a su hermano sin dudarlo, ese es el tipo de persona que ella era, después de todo.

 

“… Descansa en paz.” Jin Sahyuk miró a Morax y murmuró.

 

En ese momento, sin embargo, un par de invitados inesperados aparecieron ante ellos.

 

“¿Qué diablos…?”

 

Jin Sahyuk vio las dos siluetas detrás del espacio entre las piernas de Morax. Uno tenía la apariencia de un insecto, y el otro…

 

“¿Orden?”

 

… era el Rey Monstruo Orden, a quien había conocido en el pasado.

 

**

 

Kim Suho siguió a Shimurin. Cuanto más se acercaban a Baal, mayor era el número de demonios. Siguieron batallas difíciles, pero gracias a Aileen, Yi Younghan y muchos otros Héroes que se unieron en el camino, pudieron ganar sin bajas.

 

“¿Así que eres una maga de otro mundo?”

 

Preguntó Aileen a Shimurin.

 

Shimurin asintió pero no dijo nada, y se concentró en su papel como guía.

 

“… Bueno, claro. A mí tampoco me gusta charlar, así que caminemos”.

 

Aileen hizo pucheros y caminó cerca de Shimurin. Los Héroes también avanzaron en medio de la tensión.

 

¿Cuánto tiempo había pasado?

 

Para cuando la energía demoníaca penetró en sus cuerpos y su presión pareció aplastar sus corazones, finalmente llegaron al centro de la barrera.

 

“… Ah.”

 

“Eso es…”

 

Muchos exclamaron con asombro y horror.

 

Baal era mucho más grande cuando se veía más de cerca. Los Héroes fueron abrumados por la simple visión de él. La energía demoníaca que fluía de su cuerpo impedía que los humanos se acercaran a él, y los cuerpos de los Héroes caídos estaban dispersos bajo sus pies.

 

“…”

 

Kim Suho miró fijamente a los ojos de Baal, que parecían dos agujeros negros. Contenían muchos mundos dentro de ellos. Todo lo que Baal había destruido se mostraba en sus ojos. Los mundos caídos gritaban de dolor. Enfurecido, Kim Suho agarró a Misteltein. La rama del árbol de Dios se había convertido en una espada sagrada a través de la Iluminación y el Despertar, estaba lista para golpear al mal.

 

“Me alegro de volver a veros.”

 

Una voz hizo que Kim Suho recobrara el sentido.

 

Todos se voltearon hacia el lugar de donde provenía la voz. Vieron a los Héroes del Rango Maestro Yoo Sihyuk y Yoo Jinwoong. Después de los dos, docenas de Héroes se reunieron donde se encontraban Kim Suho y sus amigos.

 

“¿Cómo escaparon del laberinto?”

 

Shimurin murmuró confundida. ¿Cómo podrían haber encontrado su camino a través de un laberinto tan complicado sin el tipo de conocimiento que ella tenía?

 

Su curiosidad se disipó rápidamente cuando la ‘naturaleza’ apareció de repente en la barrera. El suelo cubría el oscuro vacío sobre el que todos estaban de pie, y el cielo vacío se tornó azul. Dos hombres aparecieron más allá del paisaje de la naturaleza. Todos centraron su atención en ellos y caminaron hasta el centro de la barrera.

 

“… Jaja. Parece que tenemos muchos camaradas aquí.”

 

Chae Joochul permaneció tranquilo incluso cuando vio a Baal, y como siempre, Heynckes abrió la boca primero.

 

“Antes de que se vayan, ¿les importaría escuchar lo que este viejo tiene que decir? He luchado en muchas guerras, y me gustaría hacer algunas sugerencias estratégicas basadas en mis experiencias pasadas”.

 

Sugirió Heynckes, y los Héroes, incluyendo a Kim Suho, asintieron sin dudarlo un instante. Todos admiraban a Hyenckes, un miembro de las Nueve Estrellas.

 

Pero Airun, que venía de un mundo diferente, parecía indecisa. Miró a Heynckes con ojos sospechosos y le susurró a Bell, que estaba a su lado.

 

“¿Sería prudente confiar en él? Su Alteza, por favor considere refugiarse en un lugar seguro.”

 

Esperaba persuadir al príncipe para que abandonara el campo de batalla. Pero Bell rechazó la oferta de Airun con una sonrisa y dirigió su mirada hacia Kim Suho.

 

“No te preocupes. Vamos a ganar esta pelea”.

 

Bell sonaba muy confiado; era casi como si hubiera visto el futuro.

 

Perpleja, preguntó Airun con cautela.

 

“¿Qué quieres decir?”

 

“Mira hacia allá.”

 

Bell señaló a Kim Suho, que estaba escuchando a Heynckes con Misteltein en la mano.

 

Bell confiaba en la victoria de Kim Suho.

 

Kim Suho fue ‘diseñado’ para ser el ganador de esta lucha desde el principio.

 

Baal eligió descender dentro de una barrera para evitar la interferencia del mundo. Pero esto fue un error. Baal no era el único que estaba bajo la influencia de la interferencia del mundo.

 

“Es el personaje principal de este mundo después de todo.”

 

Kim Suho.

 

También estaba bajo la influencia de este mundo, igual que Baal.

 

La disuasión del mundo estaba debilitando su poder.

 

“¿Personaje principal…?”

 

“No espero que lo entiendas.”

 

La disuasión mundial limitó el poder de Kim Suho al ‘nivel humano’. Pero dicha limitación no existía en esta barrera, ya que técnicamente era el mundo de Baal.

 

¿Qué pasaría si hubiera menos interferencias?

 

El poder de Kim Suho ya no estaría atado a los límites establecidos por el mundo.

 

Sin saberlo, Baal le había quitado los grilletes a Kim Suho al traerlo a esta barrera.

 

“Sólo digo que va a ganar pase lo que pase”.

 

La derrota de Baal había sido predeterminada por el destino.

 

Sí, el destino.

 

Todo era parte de una novela con un principio y un final preestablecidos…

 

“¿Lo entiendes?”

 

Mientras tanto, la explicación de Heynckes había terminado.

 

Los Héroes rugieron y se pusieron en fila para la próxima batalla.

 

“Bien. Ahora oremos a Dios, mientras nos preparamos para esta batalla final”.

 

Heynckes declaró solemnemente y levantó su espada de acero.


Capítulo patrocinado

¿Quieres mostrar tu apoyo?

Con tu donación podrás tener tu nombre en los agradecimientos del capítulo final.

Además según la donación publicaré capítulos anunciando al patrocinador.

Meta para la publicación del capítulo final 18/36$

Patrocinio: 6$ x 2 capítulos

Facebook

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.