<- Actualmente solo registrados A- A A+

TSA – Capítulo 113

Capítulo 113 – ¿Montar? ¿Realmente lo necesito? (3)

“¡Tu abuelo quiere tus caballos, amablemente bájate o yo me llevaré tus tristes vidas!”

Mientras aquellas tropas de la guarnición de la ciudad estaban desconcertadas sobre por qué el grupo de Ye Lang les estaba atacando, Ye Lang levantó un sable de caballería que había obtenido de quién sabe dónde y gritó en un estilo de un bandido puro.

“…”

Dios mío, ¿los estamos rodeando o ellos nos están robando? ¿Este mocoso no se da cuenta de la situación en la que está? ¿O nosotros no sabemos cuál es nuestra situación?

Además, ¿realmente viene a robar caballos?

“Hey hey, ¿quieren morir? ¡Déjame ayudarte!” Ye Lang sacó un objeto del tamaño de una pelota de baloncesto que contenía dios sabe qué adentro, y lo arrojó.

Correr…

Desde el principio, las tropas de la guarnición de la ciudad querían mantenerse al margen de esto, todos sabían que todo lo que venía de Ye Lang era inusual.

Pero después de un tiempo, todos descubrieron que el artículo no tenía ningún efecto. Giró en el suelo varias veces y luego se detuvo.

“¿Eh? ¿Qué era esa cosa?” Los ojos de todos se vieron atraídos hacia ella, pero nadie se atrevió a acercarse a ella, optando por mantener su distancia en su lugar.

Por otro lado, Ye Lang sonrió astutamente, este era exactamente el efecto que quería. Usó una mano para dibujar una pequeña formación de alquimia en el aire y lanzarlo hacia el objeto.

“¡Papá, abuelo, cierra los ojos!”

Aunque no sabían lo que estaba haciendo Ye Lang, Ye Yi y su hijo cerraron los ojos de inmediato. ¡Después de que cerraron los ojos, pudieron sentir un brillante destello de luz proveniente de ellos!

“¡Ah!”

“¡Ah!”

En un instante, los lamentables gritos sonaron sucesivamente e inundaron los oídos de Ye Yi y Ye ChengTian, quienes actualmente esperaban a Ye Lang para decirles que estaba bien abrir los ojos.

“¡Está hecho, vamos a robar a los caballos!”

La voz de Ye Lang sonó, cuando Ye Yi y Ye Cheng Tian abrieron los ojos, descubrieron que los soldados de la guarnición de la ciudad se estaban cubriendo los ojos mientras parecían que tenían un gran dolor. ¡Algunos todavía estaban montados en sus caballos, mientras que otros ya se habían caído!

Estaba muy claro que lo que Ye Lang acababa de lanzar era una bomba de luz. Además, eso fue una bomba de luz del tamaño de una pelota de baloncesto. Aquellos que lo habían visto solo podían ser considerados afortunados por no haber sufrido lesiones graves, pero definitivamente se quedarían ciegos por un tiempo.

Algunas personas pensaron que era extraño, si se utilizaba una bomba de luz, ¿no se lastimarían también los caballos, haciendo inútil toda la operación?

¡Incorrecto, los caballos definitivamente no se verían afectados porque los ojos de los caballos militares estaban cubiertos para que no tuvieran miedo del peligro!

Y aquellos en la parte posterior también escaparon del daño porque fueron advertidos por Zhen Xiaoyan. Tan pronto como Zhen Xiaoyan vio ese objeto, supo lo que Ye Lang estaba a punto de hacer.

Este objeto fue preparado una vez por Ye Lang para que lo usara en el Concurso de Talentos de Chicas Incomparables para deslumbrar a todos, así como para meterse con ella, por lo que fue muy clara en su uso.

El trabajo restante fue fácil; Ye Yi y Ye Cheng Tian limpiaron a esas personas ciegas muy rápidamente. Después de tener en cuenta a todos los demás, había un caballo para cada persona.

Al principio, querían que todos tuvieran 2 caballos con los que pudieran alternar, sin embargo, esta idea fue rechazada por Ye Lang porque tenía una manera de dejar que los caballos mantuvieran su fuerza, lo que hacía que esto no fuera necesario.

“Ese………”

Cuando todos se subieron a sus caballos y se dispusieron a incitarlos a correr, Ye Lang una vez más se detuvo allí sin moverse.

“Ye Lang, ¿y ahora qué? ¿Pensaste en una forma de escapar?” Ye Yi se sentó sobre su caballo con las riendas en las manos y le preguntó algo expectante a Ye Lang.

Y cuando todos estaban llenos de expectativas, expectativas de que Ye Lang estaba a punto de sorprender a todos con otra idea, Ye Lang dijo sus siguientes palabras que casi los hicieron caer de sus caballos.

“Um … yo … ¡no sé cómo montar un caballo!” Ye Lang se rascó la cabeza y se veía muy avergonzado mientras hablaba.

“¡¿Ah?!”

Todos quedaron boquiabiertos, no podían creer lo que escuchaban. Este mocoso frente a ellos parecía que lo sabía todo, pero no sabía algo tan básico.

Se debe saber que en el continente, los caballos eran el método más común de transporte. No importa quién era, sabrían algo de equitación, ¡incluso una princesa arrogante y rica sabría algo!

“¿Por qué me miras así? ¿Nunca has visto a alguien tan guapo?” Ye Lang levantó la cabeza y habló muy arrogantemente.

“Hijo, ¿estás diciendo la verdad o estás bromeando? ¿Realmente no sabes cómo montar un caballo?” Ye Cheng Tian quería golpear la cabeza arrogante de Ye Lang, pero sabía que ahora no era el momento.

“Realmente no lo sé, ¿cómo podría bromear en este momento?” Ye Lang se encogió de hombros y dijo algo sin poder hacer nada, “Si tus habilidades de conducción son buenas, puede llevarme”.

“¡Ven conmigo!” Al mismo tiempo, Ye Lan Yu, Zhen Xiaoyan y la Princesa Qi hablaron al unísono.

Frente a esta elección, la gente normal sería muy feliz. Tres bellezas jóvenes querían montar un caballo contigo, ¿quién no se sentiría feliz? Pero después de sentirse felices, tendrían que enfrentar el dolor de elegir, ¿a quién elegir?

Si uno de ellos fuera elegido, los otros dos se sentirían infelices, pero en estas circunstancias, solo uno podría ser elegido. ¿Qué hacer?

Mucha gente sentiría que este problema era dolor de cabeza, pero a Ye Lang no le importó porque simplemente los trató a todos por igual y no eligió ninguna de las tres.

“¡No! No confío en tus habilidades de conducción, confío en padre. Padre, vamos a la batalla. ¡Padre e hijo vigilaran la retaguardia!” Ye Lang saltó al caballo de Ye Cheng Tian y se sentó mirando hacia atrás.

¡Eso es correcto, mirando hacia atrás!

“Hey, hey, hijo, ¿qué estás haciendo? ¿Qué pasa si te caes?” Ye Cheng Tian arrugó las cejas.

“No te preocupes, no sé montar a caballo, ¡pero no soy tan estúpido como para caerme! De esta manera es fácil para mí cuidar la retaguardia y mirar detrás de nosotros. Los que están al frente, apuren y sigan adelante, ¡nosotros los detendremos!” Ye Lang dijo que no importaba.

En este momento, lo más importante era ponerse en movimiento, por lo que no todos insistieron y comenzaron a avanzar.

“¡Hiya!”

Con un fuerte grito y sacudiendo sus piernas, ¡los caballos comenzaron a galopar hacia adelante!

Una manada de caballos galopaba hacia delante, detrás de ellos un grupo de soldados a caballo seguía persiguiéndolos, pero ahora, con los caballos como medio de transporte, a los soldados perseguidores les resultaba más difícil establecer un cerco como antes.

“Hijo, ¿por qué no sabes montar a caballo?” Mientras galopaban, Ye Cheng Tian no pudo evitar preguntar. ¡Él se preocupó profundamente por esto! Piénsalo, es un general al que se le han encargado ejércitos de decenas de miles de soldados y miles de caballos, pero su propio hijo no puede montar a caballo, ¿no es eso vergonzoso?

“¿Qué? ¡Nunca tuve la oportunidad de montar a caballo, por supuesto que no sabría cómo montar uno!” Ye Lang respondió con brusquedad y sacó un telescopio para observar a los soldados perseguidores.

“Nunca tuve la oportunidad …”

Todos recordaron repentinamente que, desde que era pequeño, Ye Lang siempre había tenido un carro de caballos que lo recogía, o que caminaba hasta que pudiera conseguir un carro de caballos para que lo recogiera, ¡nunca tuvo la oportunidad de montar a caballo!

No solo fue así, había otra razón muy importante, con la naturaleza tonta de Ye Lang en el pasado, ¿quién lo dejaría montar un caballo? ¡Tigresa definitivamente no lo dejaría montar!

Y después, después de que Ye Lang mejoró, todavía estaba confundido. Todos temían que si se confundía mientras montaba a caballo, instantáneamente sería un caso de “Coche destrozado, conductor muerto”.

Al mismo tiempo, como hijo pródigo, ¿por qué él mismo tenía que montar a caballo? Por supuesto, tenía que viajar en un carruaje de caballos, solo así podría mantener su imagen como un hijo pródigo.

En consecuencia, Ye Lang dijo arrogantemente: “¡Quiero montar en lujosos carruajes de caballos, definitivamente no montaré a caballo!”

 

Descarga:

6 Comentarios Comentar

  1. Avatar

    Lector

    Nivel 3

    Maxtrui - hace 2 semanas

    En consecuencia, Ye Lang dijo arrogantemente: “¡Quiero montar en lujosos carruajes de caballos, definitivamente no montaré a caballo!”

    LoL jajaja

    -Gracias por el capítulo

  2. Tadeo_MTZ

    Lector

    Nivel 3

    Tadeo_MTZ - hace 2 semanas

    🤣🤣🤣Jajajaja “Que aprendan los pobres que yo le pago a carruajes para que me lleven ….”

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.