<- Actualmente solo registrados A- A A+

XN – Capítulo 1636

Bla Bla Bla —

Nolberto – Sebmyl – 10mDaos

los Amo!!!

SolcarJ

 

 

Capítulo 1636 – Los Celestiales Remanentes en Recuperación

 

Wang Lin continuó buscando dentro del noveno sol. Al final, aunque había encontrado a muchas personas con las que estaba familiarizado, no pudo encontrar a Qing Shui, Situ Nan y la mujer más importante para él.

Cuando su conciencia divina regresó del noveno sol, abrió los ojos. El destello de confusión en sus ojos hizo que pareciera aturdido.

“¿Por qué los destinos de Situ Nan y Qing Shui no existen aquí…? ¿No pertenecen a esta cueva…?” La confusión en los ojos de Wang Lin se hizo aún más fuerte.

Recordó en el Reino de los Siete Colores en el Vacío Brillante, donde vio a Qing Shui y al Daoista de los Siete Colores. Vio toda la vida de Qing Shui y lo vívida que era la extraña mirada del Daoista de siete colores.

“Esa mirada podría explicar vagamente por qué el destino de Qing Shui no está en el noveno sol… En cuanto a Situ… Sé mucho sobre Situ… Su talento es increíble y cada vez que lo veo, su nivel de cultivo ha aumentado enormemente… ¿Podría ser esto? ¿La razón por la cual su destino no está en el noveno sol? “Wang Lin reflexionó en silencio mientras miraba la tierra de abajo. Comprendió vagamente algo, pero esos pensamientos estaban cubiertos por una capa de niebla por la que no podía ver a través.

“Además, está Vidente Absoluto. Siempre ha sido esquivo y todavía no puedo entender lo que está pensando. Quizás solo él sabe lo que está pensando… Incluso con mi cultivo de Espíritu del Vacío de etapa media, todavía le temo… ¡Tiene demasiados secretos y eso lo hace aterrador!” Wang Lin miró el noveno sol que tenía delante y allí estaba un destello de frialdad en sus ojos.

“El destino de Wan’er es diferente del de Situ y otros. Aquí hay rastros que indican que debería existir, pero no puedo encontrarlo. ¡¿Quién fue el que se llevó el destino de Wan’er?!”

La frialdad en los ojos de Wang Lin se hizo aún más fuerte, hasta que fue monstruosa. Al final, miró hacia el cielo y la frialdad en sus ojos se convirtió en una intención asesina.

“Wan’er es solo una mujer ordinaria, por lo que su destino no debería haberse notado, pero ahora está tomado. No importa quién lo tomó yo, Wang Lin, juro aquí en el Reino Celestial Antiguo que lo recuperaré. ¡Si alguien se atreve a cambiar su destino, incluso si es el Continente Astral Inmortal, me vengaré y lavaré el Continente Astral Inmortal en sangre como la familia Teng!”

La conclusión de Wang Lin era Wan’er. Al descubrir que el destino de Wan’er fue tomado, se sintió como si le hubieran sacado el corazón del pecho. ¡Bajo este dolor, Wang Lin se volvería loco!

Cuanto más entendiera una persona, más dolorosos sería. En este momento, Wang Lin era así. Quizás si tuviera una opción, elegiría no saberlo todo. Convertirse en mortal y vivir su vida.

Sin embargo, como lo sabía, no tenía un camino de retirada. El destino de Wan’er había sido tomado, por lo que tuvo que recuperarlo. ¡Permitirle escapar del destino como él fue el primer paso para despertarla!

Wang Lin lo entendió después de ver el destino dentro del noveno sol. Lo que iba a hacer era revivir a Li Muwan y permitirle que despertara.

La monstruosa intención asesina dentro de sus ojos se desvaneció y gradualmente la ocultó. Su expresión era sombría y ni siquiera miró al noveno sol mientras caminaba hacia la tierra.

Las estatuas de los tres clanes antiguos llenaban el suelo. El viento desolado soplaría y levantaría los innumerables granos de polvo en la tierra. La arena y el polvo cubrirían el mundo.

De un vistazo, no había vida en esta tierra, solo profundos barrancos y pozos entre las estatuas en el suelo.

Estas barrancas fueron dejadas atrás por una gran guerra hace mucho tiempo y estos pozos fueron los mismos. Eran como las cicatrices que quedaron en esta tierra.

El rugido del viento solo podía eliminar el polvo en la superficie de las cicatrices, pero no eliminar el aura dejada por esos diversos hechizos.

Wang Lin posó sobre la estatua de un dios antiguo. Su cabello blanco ondeaba al viento y su ropa se movía ruidosamente. Los ojos de Wang Lin se calmaron gradualmente y después de mucho tiempo, miró la estatua debajo de él.

Este dios antiguo ya había muerto, pero todavía existía un extraño poder en su interior. Fue este poder el que permitió que la estatua se despertara en cualquier momento y se convirtiera en un títere que había perdido su sensibilidad, se convirtió en el mensajero de los cielos.

“Los tres clanes antiguos se han convertido en guardias de esta cueva. ¡Patético, lamentable, odioso!” Wang Lin sacudió la cabeza y su pie derecho pisoteó la estatua. En el momento en que saltó al aire, un estruendoso trueno salió de la estatua. Innumerables grietas se extendieron desde donde pisoteó y cubrieron inmediatamente la estatua.

Un estruendo atronador resonó cuando la estatua se derrumbó en innumerables piezas que se dispersaron por todo el suelo.

“Polvo al polvo, tierra a tierra. Ya que hace mucho que estás muerto, no trates de aguantar. ¡Morir en el campo de batalla es el mejor destino para personas como nosotros!” Wang Lin agitó sus mangas y dio un paso adelante. Por donde pasara ya sea que la estatua fuera un dios antiguo, un diablo antiguo o un demonio antiguo, todos colapsaron.

“Si no los destruyo a todos, se despertarán en el futuro y molestaran al mundo como marionetas…” Wang Lin dejó salir un suspiro y agitó su mano derecha. Una estatua de diablo antiguo se derrumbó y los fragmentos se dispersaron.

Mientras las estatuas de los tres clanes antiguos se derrumbaban, las auras de los dioses antiguos, los diablos antiguos y los demonios antiguos aparecieron como humo. Formaron sombras vagas a través de esta tierra.

Estas sombras tenían sus apariencias cuando todavía estaban vivos; incluso aparecieron sus heridas. Hubo un momento de confusión en sus ojos, pero pronto entendieron todo. Revelaron sonrisas amaras antes de inclinarse a Wang Lin y convertirse en humo. El humo corrió hacia Wang Lin y se fusionó con él.

Mientras Wang Lin caminaba hacia adelante, todas las estatuas se derrumbaron. Los retumbos interminables y las innumerables sombras que se agarraban las manos eran impactantes. Sin embargo, al mismo tiempo, había una profunda sensación de tristeza.

Wang Lin ya no habló y silenciosamente caminó hacia adelante. Los estruendosos retumbos continuaron, las innumerables sombras se inclinaron ante él y el aura interminable de los tres clanes antiguos entró en las estrellas entre sus cejas, su ojo izquierdo y su ojo derecho.

La tierra era vasta. Cuando los ruidos de las estatuas se derrumbaron, el viento continuó aullando. Parecía estar lleno de tristeza y el aullido era como un murmullo que seguía hablando sobre el pasado.

Después de una cantidad de tiempo desconocida, una estatua gigante de más de diez mil pies de altura apareció ante él. Esta estatua tenía nueve estrellas entre sus cejas. Aunque la novena estrella todavía estaba borrosa, había tomado forma. Esta era una estatua de dios antiguo que estaba infinitamente cerca de obtener la novena estrella.

Se quedó allí con su mano derecha formando un puño y se balanceó a mitad del aire. Su expresión contenía dolor y renuencia cuando una fuerza lo convirtió en estatua.

Llevaba una armadura simple, pero incluso esa armadura se había convertido en parte de la estatua.

Este era el dios antiguo de más alto nivel que Wang Lin había visto. Mientras Wang Lin estaba de pie ante la estatua, podía sentir vagamente el poder impactante de este dios antiguo. Su golpe medio lanzado parecía ser capaz de abrir el mundo y matar a innumerables cultivadores.

Sus ojos abiertos revelaron su renuencia. Mientras mirabas sus ojos, era como si pudieras escuchar su rugido furioso de hace incontables años.

De pie ante la estatua, Wang Lin reflexionó por un momento. Juntó las manos y luego las agitó hacia la estatua. Incontables grietas aparecieron en silencio y rápidamente cubrieron toda la estatua. Un estruendo atronador resonó cuando la estatua comenzó a derrumbarse.

Sin embargo, justo cuando colapsó, apareció un vórtice y giró rápidamente en el centro de las nueve estrellas entre las cejas de la estatua.

A medida que giraba, el área entre las cejas parecía derretirse y un fuerte rugido provenía del interior del vórtice. Los ojos de Wang Lin se entrecerraron. En el momento en que apareció el vórtice, notó algo. Observo con una mirada fría.

Una mano seca cubierta de moco luchaba por estirarse desde el vórtice. Cuando la mano se estiró, un aura siniestra se extendió desde el interior del vórtice.

Esta aura vino completamente de esta mano derecha seca. Esta mano parecía representar la muerte y contenía un poder infinito. Explosiones de luz dorada vinieron de esta mano.

El rugido agudo se hizo aún más intenso y la mano seca agarró el borde del vórtice como si tratara de salir. El rugido se hizo aún más claro y estremecedor.

–Has perturbado el sueño de un celestial, destruiste el embrión utilizado para mi curación, has cometido una ofensa capital… No importa de dónde vienes, vas a morir, morir, morir… No solo vas a morir, ¡todos los miembros de tu familia morirán! Has destruido mi embrión para curarme, así que te convertirás en mi embrión… Tú…

– ¡Ruidoso!– Antes de que esa voz pudiera terminar de hablar. Wang Lin dejó escapar un resoplido frío e interrumpió. Wang Lin dio un paso adelante y su mano derecha se movió como un rayo para agarrar la mano seca. Hubo un destello de frialdad cuando Wang Lin sacó a la persona.

–Estás luchando tan dolorosamente, ¡déjame ayudarte a salir! ¡Vete a la mierda aquí!–. Wang Lin dejó escapar un rugido y tiró con fuerza. La estatua se derrumbó por completo y se sacó una figura delgada y desnuda. Lanzó sin piedad a la persona hacia el suelo.

La tierra tembló y una onda expansiva se extendió. Un agujero gigante apareció en el suelo. ¡Wang Lin cargó en el agujero!

–Mientras haya alguien vivo, está bien. No me importa si eres celestial o cultivador. Me llevaré tu memoria.

 

 

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.