<- Actualmente solo registrados A- A A+

XN – Capítulo 1678

Capítulo 1678 – Todavía debería aceptarlo

 

Sentado dentro de la formación de la rueda, Wang Lin miró hacia afuera. Miao Yin y compañía no se fueron. Pensaron que con los tres trabajando juntos, podrían luchar contra Sueño Azul.

Li Qianmei tenía una expresión nerviosa mientras veía a su padre pelear contra los tres. Había preocupación en sus ojos.

Fuera de la formación, el sistema estelar tembló. Sueño Azul estaba luchando contra tres solo y mantenía la calma. Cada vez que atacaba, soltaba una luz azul que se convertía en poderosos hechizos.

Después de mirar por un momento, Wang Lin cerró los ojos y ya no prestó atención a nada de esto.

Los estruendosos truenos fueron bloqueados de las orejas de Wang Lin y él se concentró en cultivar. Dejó una astilla de alma origen a su alrededor, así que si algo sucedía, lo sabría.

Durante los dos años de curación, Wang Lin había recuperado la mayoría de sus heridas. Había pasado la mayor parte de este tiempo entendiendo el hechizo «Rasgando los Cielos» de las ocho gotas de sangre.

Tenía que aprender esta habilidad y dominarla. Wang Lin había experimentado personalmente el hechizo «Rasgando los Cielos» y sabía lo poderoso que era.

En cuanto a la integración de las ocho gotas de sangre para aumentar su poder antiguo, tomaría aún más tiempo. El entorno actual no permitiría que Wang Lin se sumergiera en esto, por lo que lo retrasó.

Tres días de tiempo pasaron en un instante. Wang Lin pareció notar algo y abrió los ojos. El espacio fuera de la formación estaba hecho jirones y había muchos agujeros negros por todas partes. Fueron creados por la lucha de Sueño Azul y compañía.

Había innumerables almas muertas de Llamas Joss flotando entre las estrellas. Eran como humo invisible que pasaba lentamente.

Después de echar un vistazo, Wang Lin pudo sentir lo feroz que fue la batalla. No vio a los otros tres, pero vio a Sueño Azul entrar en el círculo en la formación y llegar ante él.

Maestro Dao Sueño Azul parecía cansado. Parecía que incluso para él, luchar contra los tres no era fácil.

–Miao Yin está gravemente herido, tanto que no puede recuperarse a su máximo cultivo en 100 años. Su nivel de cultivo cayó a Espíritu del Vacío, por lo que la próxima vez que lo veas, ¡puedes matarlo!

–Las heridas de Nueve Cielos son un poco menos graves que las de Miao Yin, pero su Reino Llamas Joss fue destruido por mí, hiriendo su mente. ¡En el futuro, él no será tu rival!

–Tai Huang fue el que más resultó herido y escapó usando un hechizo secreto. ¡No durará más de 10 años!–. Con eso, se sentó y cerró los ojos para cultivar.

La expresión de Li Qianmei era complicada. Ella había sido testigo de los tres días de batalla. Había visto pelear a su padre y fue testigo de los peligros que había enfrentado.

Wang Lin reflexionó en silencio y después de mucho tiempo, habló lentamente.

–Ya tengo una esposa para mi vida…

Maestro Dao Sueño Azul abrió los ojos y miró a Wang Lin. Su expresión se volvió sombría.

–Incluso si te estoy ayudando, no cambiarás de opinión… ¡Este viejo no quiere que renuncies a tu esposa sino que le hagas una promesa a mi hija!

– ¡Este asunto no debería ser difícil para ti! Si no fuera por mi hija, a pesar de que has alcanzado la etapa de Espíritu del Vacío y tienes la herencia antigua, aunque puedes matar a los cultivadores de Arcano del Vacío en etapa temprana, no serías mucho para mí.

– ¡Podrías tirar del arco de Li Guang para matar estos viejos huesos! ¡Pero incluso si muero, no traeré mi Clan Seda Azul al Reino Interno!

–Yo, Sueño Azul, nací en el Sistema Estelar Antiguo. Soy uno de los Cinco Maestros del Sistema Estelar Antiguo. ¿Crees que le mentiría a un joven como tú? ¿Qué tienes que me haga querer mentirte? Este viejo se ha cultivado durante incontables años, ¡no me hundiré tanto!

–La Perla que Desafía los Cielos está en tus manos. ¡Si fuera codicioso, lo habría tomado hace mucho tiempo! Ni siquiera había alcanzado el tercer paso en ese entonces; Si este viejo quisiera matarte, podría haberlo hecho hace tanto tiempo. Si no fuera por el asunto entre usted y Qianmei, ¿por qué me demoraría hasta ahora?

–El asunto entre tú y el Soberano, la batalla entre los Reinos Interno y Externo y la batalla entre el Daoista Siete Colores y el Viejo Fantasma Zhan, podría proteger mi Clan Seda Azul y nadie puede obligarme a unirme a esto batalla. ¡Es probable que incluso me den favores si me uno a ellos!

–En este momento he renunciado a todo solo para que le hagas una promesa a mi hija. ¡Wang Lin, no me obligues a ir demasiado lejos!–. Sueño Azul miró a Wang Lin y la ira apareció en sus ojos.

Todo lo que había hecho era tal como lo había dicho, por su hija.

Li Qianmei derramó lágrimas. Solo ahora entendía lo que su padre había hecho por ella, lo que él había sacrificado…

Wang Lin reveló una mirada complicada. Se puso de pie y juntó las manos a Maestro Dao Sueño Azul.

–Junior no duda de lo que ha hecho Senior…

–No digas más, tú… –. Maestro Dao Sueño Azul vio las lágrimas de Li Qianmei y su corazón se suavizó. Miró a Wang Lin y se tragó las palabras que iba a decir.

–Este viejo puede dar un paso atrás. Quiero que me hagas una promesa. Si su esposa resucita, entonces usted y mi hija se convertirán en hermanos, pero si su esposa no puede resucitar al final, ¡se convertirá en una pareja con mi hija! Este es mi última resolución. ¡Wang Lin, elige sabiamente!–. La expresión de Maestro Dao Sueño Azul era fría.

Wang Lin reflexionó en silencio. Se puso de pie y miró a lo lejos. Después de mucho tiempo, sus ojos se llenaron de confusión mientras su mirada se movía hacia Li Qianmei. Él la vio llorar y cómo bajó la cabeza para evitar su mirada.

–Tú… Olvídalo, este viejo no quiere tu respuesta inmediata. ¡Piensa en ello y ven a buscarme de vuelta en el Clan Seda Azul!–. Maestro Dao Sueño Azul se levantó y decidió no sanar aquí. Cuando vio la tristeza en la mirada de su hija, sintió un aguijón en el corazón. Había venido aquí con la esperanza de que todo saldría bien y Wang Lin estaría de acuerdo, pero terminó así.

–Papá, vámonos… –. Li Qianmei se secó las lágrimas y se levantó suavemente. Ella llegó al lado de Maestro Dao Sueño Azul.

–Papá, antes, Meng’er no entendía, pero ahora sí. Vayamos a casa… Una vez que lleguemos a casa, nunca nos vayamos… –Li Qianmei tomó la mano de Maestro Dao Sueño Azul y sintió el calor de su padre. Miró a Wang Lin y sonrió.

–Wang Lin, ¿puedes devolver la pintura de montaña y río que me diste…?

Esa pintura se llamaba «Olvidó el uno al otro en el mundo». En aquel entonces, se lo devolvió a Wang Lin y decidió no conservarlo, pero hoy lo quería de vuelta.

La mente de Wang Lin tembló mientras miraba a Li Qianmei con dolor y lucha en sus ojos. Su esposa era Li Muwan, quien solo lo había acompañado durante unos años antes de la muerte, pero su alma lo había acompañado durante más de 2 mil años.

Sin embargo, Li Qianmei era diferente de Mu Bingmei y Xi Zifeng. Ella había sacrificado mucho por Wang Lin.

Esos 10 años de manchas de sangre y todas esas cosas que sucedieron, ¿cómo podría olvidar Wang Lin? Su obsesión, su amor, su brillante sonrisa y ojos. Wang Lin no tenía un corazón de piedra, ¿cómo podía permanecer indiferente?

–Devuélvemelo, por favor… – Li Qianmei se mordió el labio inferior. Tenía la cara pálida, pero seguía sonriendo. Ella no quería derramar sus lágrimas sin fin ante Wang Lin.

–Devuélveme esa pintura… Wang Lin, cuando Li Muwan despierte, tienes que llevarla a verme…

Wang Lin miró a Li Qianmei. Su mano derecha tembló cuando la levantó. Con una ola, apareció su espacio de almacenamiento y salió un pergamino.

Ese pergamino contenía la pintura de montaña y río «Olvidó el uno al otro en el mundo». Wang Lin sostuvo la pintura, pero no tuvo la sensación de alivio como cuando se la dio por primera vez.

No podía dárselo tranquilamente a la mujer que tenía delante como en el pasado.

Maestro Dao Sueño Azul miró esto y la ira en sus ojos se convirtió en tristeza. Miró a Li Qianmei y supo que el corazón de su hija estaba muerto.

Su corazón estaba muerto.

Mu Bingmei también observó cómo se desarrollaba. Su estado de ánimo era complicado y no podía soportarlo más. Sin embargo, no estaba calificada para persuadir a Wang Lin, a pesar de que era la madre de Wang Ping.

Al mirar al padre de su propio hijo diciéndole adiós a otra mujer, esto hizo que Mu Bingmei sintiera un dolor punzante en su corazón.

–Devuélvemelo… – Li Qianmei sonrió mientras caminaba ante Wang Lin. Miró profundamente la cara de Wang Lin y levantó sus manos de jade para ordenar su ropa y cabello. Las lágrimas ocultas debajo de sus ojos ya no podían ocultarse y comenzaron a fluir.

Ella abrazó suavemente a Wang Lin y sus lágrimas cayeron sobre su ropa, haciendo que su túnica blanca se mojara.

–Si no te gusto, ¿por qué me salvaste en el Mar de Nubes? ¿No habría sido mejor para mí morir con esperanza y permanecer en tu memoria…? Wang Lin, eh, no entiendo los sentimientos… – Li Qianmei murmuró al oído de Wang Lin y dejó los brazos de Wang Lin. Ella agarró la pintura en la mano de Wang Lin y estaba a punto de sacarla para irse.

Sin embargo, sus manos sosteniendo la pintura se detuvieron repentinamente porque Wang Lin la agarró con fuerza.

Wang Lin cerró los ojos y la pintura que sostenía no se movió en absoluto cuando Li Qianmei tiró. Su rostro se puso aún más pálido cuando miró a Wang Lin y lo vio abrir los ojos.

–Ya no necesitas esta pintura–. Wang Lin la apretó y la pintura «Olvidó el uno al otro en el mundo» se derrumbó y se convirtió en polvo. Desapareció en sus manos.

Wang Lin miró a Li Qianmei. Sus palabras se llenaron de determinación cuando dijo suavemente: – ¡De ahora en adelante, tú eres mi mujer!

–Wan’er es mi esposa. Cuando ella despierte, casémonos juntos…

Li Qianmei se sobresaltó y después de mucho tiempo, las lágrimas fluyeron. Ella comenzó a llorar en los brazos de Wang Lin.

Wang Lin abrazó a Li Qianmei. Como había tomado esta decisión, no se arrepentiría. Esta fue la primera mujer que había aceptado en más de 2 mil años, aparte de Li Muwan. ¡Se llamaba Li Qianmei!

“–Hermano, tengo tres preguntas que hacer. ¿Puedes ayudarme a responderlas…?”

“–Cuando me vaya, ¿me enviarás…?”

“–Si algún día muero, ¿todavía me recordarás…?”

“–Wang Lin, no puedo aguantar mucho más. Toda mi sangre se ha secado. ¿Te despertarás pronto? No me arrepiento.”

“–Wang Lin, tienes que esperarme, esperar a que te traiga la medicina. Definitivamente te despertarás…”

Los recuerdos son como el agua en tu palma. Aunque el agua fluirá, la palma recordará la temperatura del agua. Luego, cuando la palma retiene el agua nuevamente, la palma recordará y el agua también recordará el calor de la palma.

 

 

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.