<- Actualmente solo registrados A- A A+

XN – Capítulo 1999

Capítulo 1999 – ¡La persona de la canción se dispersa hacia el ocaso!

 

Si solo Jiu Di hubiera preguntado, podría haberlo ignorado. Había venido al palacio para salvar al loco: ¿cómo podría rendirse simplemente por la amenaza de Jiu Di?

¡Y Wang Lin no creía que Jiu Di dejaría de reprimir la maldición ancestral a costa de una recuperación extremadamente difícil!

Sin embargo, ¡Wang Lin no pudo ignorar las palabras de Géminis!

En su corazón, ya le debía a Géminis. Como ella también había preguntado, Wang Lin tuvo que reflexionar en silencio.

Después de mucho tiempo, Wang Lin dijo con dificultad: – ¡Dame una razón!–. No miró a Jiu Di, sino a Gran Empírea Géminis.

–El Emperador Celestial ha caído. Lian Daofei es muy importante para el clan celestial…–. Géminis suspiró y miró a Wang Lin.

–Wang Lin… Lian Daofei debe quedarse atrás…–. La persona que habló fue Hai Zi, que había estado en silencio.

Miró a Wang Lin y dijo con calma: –Este lugar es el palacio prohibido. Aunque se ha derrumbado, se recuperará por sí solo… En el clan celestial, el palacio prohibido es muy importante porque la cabeza del Ancestro Celestial está aquí…

–La cabeza del Ancestro Celestial se usa para suprimir los 72 espíritus del clan celestial. Es por esta cabeza que los 72 espíritus han permanecido sellados. Una vez que la cabeza está dañada, ya no tiene el poder de suprimir los espíritus que aún están vivos. Incluso aquellos que están muertos volverán al vacío una vez que se pierda la supresión…

–En ese momento, todo el clan celestial entrará en caos y los continentes colapsarán y se disiparán. Todo el clan celestial enfrentará una catástrofe… De acuerdo con el plan anterior de mi clan, no queríamos destruir el clan celestial, así que después de dividir la cabeza, íbamos a elegir una persona para dormir aquí. Esa persona reemplazaría la cabeza del Ancestro Celestial y se convertiría en la existencia que suprimiría a los 72 espíritus…

– ¡La persona que elegimos fue Lian Daofei!

–Lleva el linaje del Ancestro Celestial y ha heredado parte del cultivo del Ancestro Celestial. Mi clan también ha plantado una semilla en él a lo largo de los años. ¡Una vez que se active, se convertirá en un Gran Empíreo debido a la herencia de Ancestro Celestial que absorbió!

– Con su cultivo Gran Empíreo y el hechizo secreto de mi clan, se puede crear un efecto de supresión. Es por eso que no puedes tomarlo… Si intentas tomarlo por la fuerza, entonces… también tendré que detenerte–, dijo suavemente Hai Zi.

Géminis suspiró mientras miraba a Wang Lin y hablaba por segunda vez. –Wang Lin deja a Lian Daofei aquí. No habrá peligro para su vida, él permanecerá aquí y reprimirá a los 72 espíritus.

Jiu Di miró fríamente esto y no habló.

Wang Lin reflexionó en silencio y miró al loco que yacía sobre la cabeza del Ancestro Celestial. No dudó cuando hablo.

– ¡Renunciaré a la cabeza del Ancestro Celestial y solo quitaré a Lian Daofei!

– ¿Rendirse? Incluso si la cabeza del Ancestro Celestial fuera colocada hacia atrás, no podría desempeñar el papel de supresión porque fue abierta por el Emperador Celestial. ¡El poder dentro de él ya se ha dispersado y ningún participante puede ser usado para suprimir los espíritus!–. Jiu Di dejó escapar un resoplido frío.

La cara de Wang Lin inmediatamente se puso pálida y sus ojos se llenaron de lucha y complicación. Sus palabras eran simples y no había mucho en qué pensar. Wang Lin sabía que era la verdad.

–Wang Lin… Deja a Lian Daofei aquí–. Esta fue la tercera vez que Géminis dijo esto.

El tiempo pasó lentamente y la lucha de Wang Lin provocó una gran ola en su corazón. Después de mucho tiempo, dejó escapar un suspiro. No podía quitar al loco por la fuerza. Gran Empírea Géminis lo detendría, y Jiu Di actuaría también junto con Hai Zi, Wang Lin no pudo llevarse al loco con los tres uniendo fuerzas.

Lo que era más, quitar al loco provocaría que el clan celestial estuviera en caos. A Wang Lin no le importaba, pero afectaría a la Gran Empírea Géminis, que lo había ayudado mucho… La Secta Púrpura Yang podría incluso ser destruida.

Mientras reflexionaba en silencio, Wang Lin reveló una expresión amarga. Miró al loco inconsciente y lentamente cerró los ojos.

“Loco, cuando yo, Wang Lin, regrese al palacio imperial, ¡será cuando te rescate! ¡Lo juro!” Wang Lin agitó su mano derecha y puso la cabeza del Ancestro Celestial en su espacio de almacenamiento. Luego, de repente levantó la vista.

–Jiu Di, no hay necesidad de que me encuentres. ¡Volveré en el futuro!–. Después de que Wang Lin habló, voló hacia el cielo y no miró hacia atrás. Dejar al loco atrás hizo que le doliera el corazón. Había ganado más en este viaje al palacio imperial. Había obtenido parte de la herencia del Ancestro Celestial, obtuvo la cabeza del Ancestro Celestial e incluso condensó el contorno de su gran sol Empíreo.

Pero al final, todavía no podía tomar al loco…

Si hubiera una opción, Wang Lin devolvería todas estas fortunas para llevarse al loco, pero todo esto ya se decidió desde el principio.

“Con la adivinación del ancestro del clan Dao Wang, probablemente incluso vio al Emperador Celestial que poseía al loco… Tal vez era parte del plan, pero yo lo rompí…”

“Incluso la autodestrucción del Emperador Celestial y la maldición ancestral que comparten los cuatro Grandes Empíreos probablemente fue prevista por el antepasado del clan Dao Wang. Pero él no les dijo, ni intentó detenerlo…”

“Quizás lo hizo por el miembro de su clan de esta generación, Hai Zi… Todo para disipar mi ira hacia su clan… Justo lo que vio para hacerlo tan amable conmigo… Es porque en su mente, mi existencia es más temeroso que un Gran Empíreo…”

Wang Lin pensó en las palabras dejadas por el genio del clan Dao Wang en la Secta Gran Alma. Todos esos respetuosos «usted» que usaba la voz.

La Gran Empírea Géminis miró a Lian Daofei, que estaba en coma, y dejó escapar un suspiro. Ella siguió a Wang Lin en la distancia.

Después de que Wang Lin salió del cielo roto del palacio prohibido, no pudo soportarlo y miró hacia abajo.

Vio a Hai Zi usar el hechizo de su clan. El loco inconsciente lanzó una luz dorada brillante. Cuando la luz dorada se extendió, un sol dorado rodeó al loco. Cuando la luz dorada se extendió, Wang Lin sintió que las fluctuaciones de un Gran Empíreo se extendían desde su cuerpo.

Este gran poder Empíreo no era un esbozo como el gran sol Empíreo de Wang Lin, sino un sol completamente formado. Lian Daofei se convirtió en el quinto Gran Empíreo del clan celestial después de la caída del Emperador Celestial.

Sin embargo, el quinto Gran Empíreo dormiría para siempre y nunca despertaría. ¡El propósito de su existencia era reemplazar la cabeza del Ancestro Celestial para suprimir a los 72 espíritus!

Wang Lin miró al loco y lo vio convertirse en una montaña mientras el sol dorado cubría su cuerpo. ¡Esta montaña era completamente dorada y se disparó a las nubes!

Cuando apareció el pico de la montaña, la tierra rota comenzó a recuperarse, pero en lugar de las nueve montañas anteriores, ¡solo había esta montaña dorada!

El cielo también se recuperó y el mundo entero se recuperó eventualmente.

La mirada de Wang Lin se detuvo en la montaña dorada por un momento más antes de darse la vuelta. ¡Recordó el juramento que había hecho y de repente se fue!

Después de abandonar el palacio prohibido y entrar en el palacio derrumbado, Wang Lin dio un paso adelante y desapareció sin dejar rastro. Cuando reapareció, estaba en el palacio imperial en la ciudad ancestral.

El palacio imperial estaba en ruinas, y de un vistazo, solo la estatua estaba allí sola. La estatua era la del Ancestro Celestial. Levantó la vista hacia el cielo con los brazos abiertos como si estuviera lanzando un hechizo.

Wang Lin miró la estatua y reflexionó en silencio.

Las ondas resonaron a su lado y la Gran Empírea Géminis salió.

–La era del Ancestro Celestial terminó y su protección se fue… De ahora en adelante, el clan celestial ya no tendrá ninguna línea de sangre del Emperador Celestial–. La Gran Empírea Géminis miró la estatua y dejó escapar un suspiro.

Wang Lin dijo con calma: –Gracias….

–Esta fue mi promesa para ti, a pesar de que el costo era muy alto… pero tengo que agradecerte por haberme elegido cuando solo era dos niñas.

Géminis dijo lentamente: –De hecho, no puedes llevarte a Lian Daofei, espero que entiendas… Después de todo, yo pertenezco al clan celestial y tú perteneces al Clan Antiguo.

La expresión de Wang Lin permaneció igual y se dio la vuelta para mirar a la Gran Empírea Géminis. En cuanto a cómo podía ver a través de su identidad, Wang Lin no preguntó ni trató de ocultarlo.

–Gracias…– Wang Lin juntó las manos y se inclinó ante Gran Empírea Géminis.

–Obtuve los ojos del Ancestro Celestial, así que ahora regresaré a la Secta Yang Púrpura. ¿Qué pasa contigo? ¿Te irás o volverás conmigo a la Secta Púrpura Yang?

Wang Lin miró hacia el Continente Oriental antes de decir: –Quiero regresar a la Secta Gran Alma… Luego dejar el clan celestial….

La Gran Empírea Géminis reflexionó en silencio por un momento y luego dejó escapar un suspiro.

–No sé si ayudarlo fue correcto o incorrecto…– Ella sacudió la cabeza y luego la luz púrpura se extendió desde su cuerpo. Se separó de nuevo en las dos niñas. Volvieron a mirar a Wang Lin con sus sonrisas inocentes y se despidieron de Wang Lin mientras volaban hacia el cielo.

–Wa Wa, después de que regresemos, me voy a dormir. Estoy tan cansada…

–Han Han, cuando regresemos, ¿qué tal si primero vemos si Pequeño Lobo ha sido obediente antes de descansar?

–Está bien, hagámoslo.

Las voces nítidas y tiernas de las dos niñas resonaban como campanas. Wang Lin miró a las dos niñas volando y murmuró.

–Gracias a las dos….

Wang Lin cerró los ojos y luego los volvió a abrir después de un largo tiempo antes de volar a la distancia. No vio que en las ruinas del palacio detrás de él, Hai Zi miraba silenciosamente su espalda con una expresión melancólica mientras desaparecía.

–Hai Zi, vamos….

Detrás de Hai Zi, Jiu Di salió con una expresión cansada. Su cuerpo estaba cubierto de gas negro y ya casi no podía reprimir la maldición ancestral.

–No te culpo por no detenerlo… Ese niño es extraordinario… Soy viejo, y te ayudará si tu clan tiene vínculos con él–. Jiu Di, que estaba rodeado de gas negro, miró a Hai Zi con una mirada amable y cariñosa.

 

 

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.