AWE – Capítulo 547

Modo Noche

Capítulo 547: Ssshhh…

—Ese sí que era un buen arco… —pensó Bai Xiaochun lamiéndose los labios. Mientras más pensaba en lo asombroso que era ese arco, más se emocionaba, y también más se daba cuenta de que su actuación de hace un rato había sido demasiado buena. De lo contrario no hubiera terminado espantando a su estrella de la suerte[i].

—Probablemente no debería llamarlo Sr. Gorila en el futuro. Qué lástima que este laberinto sea tan grande. No creo que me lo encuentre de nuevo. —Suspiró, y se dio cuenta de que ya extrañaba a ese Zhou Yixing.

Luego volvió a ver la flecha de almas de fuego con sus once refuerzos espirituales. La flecha aún lo dejaba impactado al verla, especialmente por la manera en la que parecía titilar entre un estado material e ilusorio. Mientras más la veía, más le parecía que estaba tirando de su propia alma.

—Es qué la flecha en sí es extraordinaria o… ¿¡o es que el onceavo refuerzo espiritual la hace tan increíble!? —inhaló profundamente, recordó la Espada Cuerno Celestial de la Secta Desafiadora del Río, y sus diez refuerzos espirituales. ¿Cómo cambiaría esa espada si recibiera el onceavo refuerzo espiritual? Probablemente, sería aún más increíble que antes.

—Qué flecha tan genial, —pensó guardando rápidamente la flecha en su bolso de almacenamiento. Luego le dio unas palmadas y se quedó murmurando que sí que había sacado ganancias por venir a este laberinto.

—Hmmmph. Apuesto a que no hay nadie más rico que yo en este laberinto, ni siquiera esos devas. ¡Tengo cosas en mi bolso de almacenamiento que los dejaría impactados incluso a ellos! —Aunque se sentía muy orgulloso de sí mismo, no podía olvidarse de todo el sufrimiento de los últimos días y las extrañas cosas que habían ocurrido. Eso lo dejaba un poco tenso y le quitaba la sensación de orgullo. Hasta tuvo que recordarse a sí mismo que no podía permitirse relajarse.

—Ninguna cantidad de riquezas vale más que mi pequeña e insignificante vida! —Sacudió su cabeza y observó a su alrededor con cuidado antes de seguir adelante.

Mientras tanto, en un túnel que no estaba tan lejos de Bai Xiaochun, una luz estelar se empezó a condensar y Zhou Yixing apareció, tosiendo una gran bocanada de sangre.

Llegado a este punto, el símbolo de estrella en su frente estaba claramente agrietado, parecía que colapsaría en cualquier momento. Zhou Yixing tenía ganas de llorar, aunque no tenía lágrimas que derramar.

—¡¡Todo es tu culpa Bai Xiaochun!! —rugió de ira, temblando con el rostro pálido—. Te llevaste mi llama de nueve colores y mi flecha de almas de fuego. ¡¡Maldito seas Bai Xiaochun!! De no ser por ti, ni siquiera hubiera venido aquí. ¡¡Maldito seas tú y este maldito laberinto!!

Zhou Yixing sentía que estaba a punto de volverse loco. En este momento, solo le quedaba una teletransportación, después de lo cual, finalmente se destruiría su símbolo de estrella.

Antes de entrar al laberinto, jamás se hubiera podido imaginar que sería tan peligroso, y que tendría que depender del poder de su símbolo de estrella tantas veces. A estas alturas, se arrepentía completamente de su decisión.

—De ningún modo puedo permitirme encontrarme con esas entidades tan raras… Y también tengo que evadir a Bai Xiaochun a toda costa… No puedo creer que mi flecha de almas de fuego no lo matara. ¡El tipo es completamente inhumano! —Suspiró y empezó a avanzar con una sola cosa en mente: encontrar la salida, irse y no volver jamás. En cuanto a Bai Xiaochun… ya había tomado su decisión. Después de volver a casa, le pediría a toda su familia que lo ayudara a buscarlo y matarlo.

Mientras Zhou Yixing se determinaba a evadir a Bai Xiaochun a toda costa, Bai Xiaochun avanzaba por el laberinto, se sentía mareado al ver todas esas paredes iguales.

—¿Dónde estará la salida…? —pensó nervioso—. ¡Esto es una locura! Estoy totalmente perdido. AH bueno, lo que sea, ¡simplemente contaré esta intersección como mi punto de partida!

Inhaló profundamente, sacó una tablilla de jade y luego siguió con su vieja costumbre de ir siempre a la derecha. Pero esta vez, intentó dar pasos medidos y uniformes. Además de que empezó a marcar su recorrido en una tablilla de jade. Esto requería paciencia, pero se mantuvo firme. Siempre que llegaba a una intersección, iba por la derecha. Gradualmente, la imagen de su ruta empezaba a formarse en la tablilla de jade.

Así pasaron varios días más. Llegado este punto, llevaba casi un mes en el laberinto.

Afortunadamente, tenía bastante alcohol espiritual, lo cual le permitía mantener su base de cultivo y su poder de batalla a tope. Sin embargo, sí que se encontraba con algunas situaciones en las que debía usar su energía espiritual, si pasaban algunos meses más, empezaría a quedarse sin alcohol espiritual.

El nerviosismo de Bai Xiaochun solo seguía creciendo, y empezó a perder su sentido del tiempo. Un día, pudo ver repentinamente que había movimiento en el corredor frente a él.

—¿¡Quién anda ahí!? —dijo en voz alta al mismo tiempo que sacaba su Parasol Eterno.

Sin embargo, quienquiera que fuera el que estaba adelante, lo ignoró por completo y siguió moviéndose. A Bai Xiaochun le palpitaba el corazón como loco y empezó a retroceder… cuando repentinamente vio claramente quién era el que tenía al frente, y quedó boquiabierto.

Era uno de los cultivadores de la Gran Muralla, alguien a quien reconocía. Pero para su asombro, se dio cuenta de que los ojos de aquel tipo estaban completamente vacíos, su rostro se veía inexpresivo y adormecido.

Su base de cultivo parecía haberse reducido al Establecimiento de la Fundación, y lo que era aún más raro, ¡ni siquiera estaba caminando! Estaba arrastrando los pies por el suelo, y aunque no flotaba por el aire, era casi como si lo estuvieran empujando desde atrás.

Parecía que el tipo ni se había dado cuenta de la presencia de Bai Xiaochun, quien estaba allí de pie preguntándose qué diablos pasaba. Hasta pensó en tomar la iniciativa de atacarlo, pero luego dudó y decidió no provocarlo sin querer. En vez de eso, simplemente se apartó y lo miró de cerca cuando le pasó a un lado.

Durante todo el proceso, el tipo ni volteó a verlo. Solo siguió caminando. Fue entonces que la mirada de Bai Xiaochun se posó sobre la espalda de aquel sujeto, y repentinamente… se le pusieron todos los vellos de punta.

—Q-q… qu… ¿qué es eso!? —Retrocedió de golpe y su cara se quedó totalmente pálida, estaba viendo a algo que estaba pegado a la espalda del tipo. Era… ¡un hombre de papel!

¡El hombre de papel tenía sus brazos, piernas y una cabeza con un rostro vívido! Estaba pegado en la espalda de ese cultivador como si siempre hubiera formado parte de él, pero Bai Xiaochun podía ver claramente que la fuerza vital y la base de cultivo fluía constantemente desde el cultivador, hacia la persona de papel.

Los ojos del hombre de papel estaban cerrados, pero Bai Xiaochun podía ver claramente su expresión y sus facciones faciales, lentamente parecían estarse convirtiendo en las del cultivador al que estaba pegado.

Ese espectáculo tan extraño hizo que Bai Xiaochun empezara a temblar, y hasta colocó su mano para cubrirse la boca por el horror. Le preocupaba atraer la atención del hombre de papel, así que simplemente se quedó viendo como el cultivador se arrastraba a lo lejos. Entonces dejó salir un suspiro de alivio.

—¿Qué diablos es este lugar…? —pensó. Fueran esos sombreros rojos, los bollos sangrientos o esta persona de papel, todo aquí lo aterraba.

Además, la persona de papel parecía algo contra lo que no se podía luchar usando la base de cultivo, sino algo que afectaba directamente al alma.

Después de todo lo que había ocurrido hasta ahora, Bai Xiaochun estaba extremadamente nervioso. No se atrevió a seguir en la dirección a la que se había estado moviendo, así que eligió un nuevo pasillo y siguió registrando su camino. Pero a pesar de su cautela, en poco tiempo se dio cuenta de que había cinco personas delante de él. Algunos eran cultivadores de la Gran Muralla, otros cultivadores de almas y otros gigantes salvajes. Además, todos se arrastraban igual que el cultivador de hacía un rato.

Ya que caminaban en la misma dirección que él, y tenían su espalda frente a él, pudo ver que había personas de papel pegadas en la espalda de todos…

Inhaló profundamente en silencio y empezó a retroceder, entonces eligió otro camino. Pero para su asombro, poco después volvió a encontrarse con otro grupo, esta vez de diez cultivadores, todos con personas de papel en sus espaldas…

—Maldita sea, ¿qué está pasando? —Bai Xiaochun eligió un nuevo sendero lleno de ansiedad, y después de que pasara un rato sin ver a más personas de papel, finalmente dejó salir un suspiro de alivio. Al día siguiente, se detuvo repentinamente al darse cuenta de que había alguien moviéndose hacia él a toda velocidad desde adelante.

Era un cultivador de almas y en cuanto aquel tipo lo vio a él, su expresión se volvió sombría. Después de evaluar un poco a Bai Xiaochun para hacerse una idea de su poder, dejó salir un frío bufido y siguió volando a toda velocidad por el aire…

Bai Xiaochun se había alegrado al ver que la expresión de este tipo no estaba vacía como la de todas las demás personas que había visto recientemente, y estaba a punto de saludarlo. Pero entonces el tipo pasó de largo y a Bai Xiaochun se le abrieron los ojos de par en par.

Justo allí en la espalda del cultivador de almas… ¡había una persona de papel! Era obvio que el tipo no tenía ni idea de que allí estaba el hombre de papel. Poco después, los ojos del hombre de papel se abrieron y se quedó viendo a Bai Xiaochun con una sonrisa extraña. Luego puso un dedo sobre sus labios y puso una mueca con ellos como diciendo… ssshhhh….

Parecía estarle diciendo a Bai Xiaochun que era un juego de escondidas, y que no debía decir nada.

Bai Xiaochun quedó tan asustado que se puso totalmente pálido. Le dieron escalofríos por todo el cuerpo y hasta empezó a sudar. Por temor a que hubiera algún malentendido con la persona de papel, asintió y hasta se dio una palmada en el pecho como para asegurarle de que no diría nada…

La persona de papel parecía haber entendido, y asintió con satisfacción antes de volver a cerrar los ojos.

Después de que el cultivador de almas desapareció a lo lejos, Bai Xiaochun finalmente se limpió el sudor de la frente.

—Estas personas de papel deben ser capaces de montarse sobre uno sin que uno siquiera se dé cuenta… —Estaba nervioso y repentinamente volteó a verse por encima del hombro.

 


[i] Juego de palabras, recuerden que el nombre de Zhou Yixing incluye la palabra «estrella»


Capítulo extra, Patrocinado por: ¡Francisco Janco! ¡Muchísimas Gracias!

Descarga:
<