ATG – Capítulo 557

Modo Noche

Capítulo 557 – Chiyang Yanwu

“Si nada va mal, el próximo rival de Che’er es probablemente la hija de la familia Chiyang”, dijo Mu Yurou suavemente, su rostro revelando cierta preocupación.

Yun Qinghong puso las manos en las manos de Mu Yurou y consoló: “Aunque la fuerza de la familia Chiyang es muy superior a la de Jiufang Yu y Xiao Donglai, Che’er no ha usado su fuerza completa todavía. Incluso ahora, no ha usado su arma.

“Papá, ¿sabes qué arma usa el Hermano mayor? Nunca he visto al hermano mayor usar su arma y siempre pensé que no era hábil en usándolas “, le preguntó Xiao Yun.

Yun Qinghong sacudió la cabeza, recordando el pesado silbido que emitía cuando Yun Che estaba en la sala de prácticas, y respondió suavemente: “No es que tu hermano mayor no domine las armas, si no lo he adivinado, probablemente se especializa en algún tipo de arma pesada”.

“¿Arma pesada?” Xiao Yun miró ampliamente.

“No es porque su hermano mayor es descuidado que él no ha utilizado su arma hasta ahora;” Yun Qinghong miró a Yun Che que estaba en el escenario y calmadamente dijo: “Es obvio que está considerando las circunstancias que se avecinan y está tratando de minimizar su consumo de energía. Naturalmente, sólo cuando sienta que su oponente es lo suficientemente fuerte como para amenazarlo, sacará su arma.”

En este punto, una figura de color rojo ardiente estaba ahora de pie delante de Yun Che.

Era la figura de una joven magnífica y alta. Tenía el pelo escarlata e incluso su piel beige tenía un tinte oculto de rojo. ¡Era Chiyang Yanwu de la Familia Chiyang!

Cuando Chiyang Yanwu subió al escenario, todos los muchachos en el pasillo al instante se animaron. Aunque sus miradas eran consideradas bonitas, no eran divinas. Sin embargo, se vistió salvajemente y seductoramente. Su parte superior era una camisa de cuero corta y ajustada y su parte inferior era un par de pantalones de cuero cortos y ajustados. El contorno de sus pechos, brazos, estómago y muslos fue revelado completamente y los ojos de muchos jóvenes brillaron mientras salivaban al verlos.

Chiyang Yanwu estaba obviamente muy acostumbrada a tal atención y ruidos mientras sostenía la cabeza en alto, actuando como un gato noble y arrogante como un pavo real.

Siendo de una raza de verdaderos dragones, la Familia Chiyang siempre había poseído la nobleza y la arrogancia de su línea de sangre. Entre las Doce Familias, la fuerza de la Familia Chiyang estaba en el tercer puesto y sólo palideció en comparación con la Familia Helian y Su. Como la familia Chiyang más fuerte dentro de la joven generación, Chiyang Yanwu era incluso una mujer, y la única hija del Patriarca Chiyang Bailie; Sin importar su identidad, raza o fuerza, naturalmente tenía los derechos de ser arrogante. Incluso cuando se enfrentaba a Yun Che que había derrotado fácilmente a Jiufang Yu y Xiao Donglai, su arrogancia… o quizás más exactamente, insolencia, no disminuyó ni siquiera un poco.
*[Podría decirse que también es una hembra ya que es un dragón pero lo dejare como mujer]

Dos hombres inútiles, simplemente perdieron el rostro de nuestras Familias Guardianes. Las cejas escarlata de Chiyang Yanwu se revolvieron y, aunque ella murmuraba para sí misma, su voz no era suave. Jiufang Yu y Xiao Donglai podían escuchar claramente lo que acababa de decir. Se quitó el látigo escarlata de su cintura y lo hizo girar, lo que provocó que las chispas volaran e invocó un sonido ensordecedor de “PAH”, “¿Te llamas Yun Che? Si usted no quiere perder demasiado repulsivamente, honestamente saque su arma. Esta princesa no quiere molestarse con intimidar a un hombre desarmado.”

Cada palabra pronunciada por Chiyang Yanwu estaba llena de profunda arrogancia y Yun Che podía detectar el aura de un verdadero dragón de su cuerpo. El dragón era el rey de todas las bestias y no importaba humano o demonio, bajo tal aura, no importaba cuán fuerte era alguien; Instintivamente sentirían una sensación de miedo… Sin embargo, Yun Che naturalmente no lo haría, porque en él estaba la sangre del Dragón Azure Primordial. Simplemente comparando el aliento del dragón, el dragón de fuego del sol abrasador no estaba ni siquiera en condiciones de compararse con el Dragón Azure Primordial.

Ante el arrogante Chiyang Yanwu, Yun Che no sacó su arma. En vez de eso, cruzó los brazos delante de su pecho y dijo tranquilamente: “Yo soy el contrario, me gusta intimidar a las niñas que tienen armas a mano descubierta”.

“Hehehehe…” La postura de Yun Che hizo que Chiyang Yanwu se riera. Su risa era clara y penetrante. Lanzó el látigo y dijo con desprecio: “Yun Che, ¿crees que simplemente por derrotar dos basura masculinas, puedes actuar tan insolentemente delante de mí, Chiyang Yanwu? En mi, Chiyang Yanwu, toda la vida, nadie del mismo nivel ha sido capaz de vencerme. Cuando mueras desgraciadamente más tarde, ¡no digas que no te advertí!

Yun Che torció la boca y dijo: “Usted es una dama y, sin embargo, ha nacido tan arrogante que apenas ha mirado a nadie sin presunción. Parece que tu familia nunca te disciplinó correctamente. No importa, hoy, déjame ayudar a tu familia a disciplinarte un poco. Al menos, la próxima vez que hable con la gente, ¡serás más reservada! ”

¿Disciplinarme? En todo el Reino Demonio Ilusorio, no hay un hombre capaz de disciplinarme. “Los ojos de Chiyang Yanwu se estrecharon cuando dijo,” En cuanto a usted, usted se atreve a hablar de tal manera hacia mí. ¡Te haré arrodillarte y pedir perdón hoy! ”

“El temperamento de esta Chiyang es realmente como dicen los rumores”, dijo claramente Yun Qinghong.

“Ella es la única hija de Chiyang Bailie y también la más fuerte de la generación actual de la Familia Chiyang. Dentro de toda la Ciudad Imperial del Demonio, no hay nadie de la misma edad, hombre o mujer, que es su oponente. Además, con el temperamento de una adolescente, su conducta era muy natural.

“Con tal temperamento, ella sufriría las pérdidas tarde o temprano,” Yun Qinghong calmadamente dijo. Después de hablar, frunció levemente el ceño y envió una transmisión de sonido a Yun Che, “Che’er, no subestimes a tu oponente. Su oponente, Chiyang Yanwu, posee la línea de sangre de un verdadero dragón y por lo tanto nació con un físico fuerte y el poder de las llamas del dragón. El látigo en su mano se conoce como el “Latigo Solar del Dragón Demoniaco.” Aunque parezca simple, es realmente un artefacto tirano y uno de los artefactos más grandes que la familia Chiyang posee. Incluso sin inyectar energía profunda en ella, puede mover montañas, romper cantos rodados e incluso llenar los cielos con llama de dragón… ¡Tienes que tener cuidado de no ser golpeado por ella! ”

Yun Che asintió ligeramente en respuesta a la transmisión de sonido de Yun Qinghong y cuando lo miró, Chiyang Yanwu ya había volado en el aire. Su cuerpo encendió una profunda llama de dragón púrpura que se elevó en el aire y en un instante, cubrió completamente todo el techo de la sala; Era como si una cortina de llamas púrpura hubiera sido derribada del techo.

Aunque Chiyang Yanwu actuó y habló con arrogancia, cuando atacó, ya había utilizado casi todas sus fuerzas. Parecía que ella no se atrevía a actuar descuidadamente y mirar hacia abajo a Yun Che, que había derrotado a Jiufang Yu y Xiao Donglai. Viendo cómo ella atacó, los miembros de la familia Chiyang lanzaron un suspiro de alivio… Aunque Chiyang Yanwu era generalmente muy arrogante, ella sí tenía la fuerza para serlo. Puesto que ella había utilizado su fuerza completa, no había ninguna razón por la que ella perdería contra Yun Che… ¡Además, ella todavía manejó el Látigo Solar del Dragón Demoniaco del cual incluso un overlord de alto nivel estaría preocupado!

“¡¡¡Yun Che, abre tus ojos perrito y déjame mostrarte la diferencia entre nosotros!!!”

¡¡¡Whoosh!!!

Cuando Chiyang Yanwu lanzó Látigo Solar del Dragón Demoniaco en su mano, salieron numerosas llamas que se convirtieron en dragones de llamas de color púrpura y rápidos. Junto con la llama de dragón que llenaba el cielo, su látigo se precipitó hacia Yun Che, con su figura siguió rápidamente detrás de la llama del dragón. Una llama púrpura extremadamente profunda se encendió en todo el Látigo Solar del Dragón Demoniaco.

El aire alrededor de los dragones de llama se distorsionó severamente y las decenas de miles de personas detrás de Yun Che sintieron una abrasadora ola de calor acercándose a ellos, que casi quemó sus órganos, haciéndolos gritar en estado de shock.

Aunque estaban tan lejos, los efectos eran todavía tan evidentes; No era difícil imaginar qué tan aterradora era la llama del dragón.

El cabello y la camisa de Yun Che fueron arrastrados por las abrasadoras olas de calor, pero no retrocedió un solo paso. Balanceando sus manos, su cuerpo entero brilló con un resplandor azul mientras lanzaba las Artes Divinas del Fin Congelado con toda su fuerza.

Crack, Crack, Crack, Crack, Crack.

El sonido de la materialización del hielo era extremadamente penetrante y los veinte y tantos dragones de llamas se congelaron rápidamente cuando estaban a menos de quince metros de Yun Che. Después de la difusión del resplandor azul, la solidificación del hielo se extendió a un ritmo espantoso, convirtiendo cada dragón de llama de color púrpura en dragones de hielo de color azul.

“¡Maldita sea! Incluso… Incluso la llama del dragón puede ser congelada! “Al ver esta escena, Mu Yubai directamente se levantó. Si incluso él tuviera tal reacción, sólo se podría imaginar el nivel de shock que los otros miembros de la Familia Mu estaban experimentando.

Esta fue también la primera vez que Chiyang Yanwu había experimentado tal escena en su vida. Ella estaba un poco aturdida, y su expresión cambió débilmente. Con un grito, la llama del dragón volvió a encenderse y la figura de un dragón escarlata apareció prominentemente detrás de ella. Entonces, entre la llama del dragón en el aire, tres de los dragones de la llama se rompieron violentamente del sello de hielo y se precipitaron directamente hacia Yun Che.

¡Boom!

El salón se estremeció, como si tres meteoros hubieran caído del cielo. Las llamas se elevaron hacia arriba y entre las llamas explosivas, Yun Che saltó a una gran altura. Justo cuando se estabilizó, una figura escarlata destelló frente a él y el Látigo Solar del Dragón Demoniaco llenó el cielo de sombras de látigo. Las sombras del látigo trajeron consigo las llamas púrpuras que cubrieron a Yun Che como si fuera una lluvia torrencial.

Yun Che enfocó su mirada y utilizó la Sombra Rota del Dios de la Estrella para moverse instantáneamente, haciendo que todas las sombras del látigo golpearan nada más que un aire delgado. Yun Che atacó con una mano, enviando un loto congelado que pasó instantáneamente a través de la densa llama del dragón y las sombras del látigo, y luego explotó frente al pecho de Chiyang Yanwu.

¡¡Ping!!

Chiyang Yan retrocedió y perdió el equilibrio, pero ella continuó con fuerza el movimiento del Látigo Solar del Dragón Demoniaco en sus manos. El látigo era de tres metros de largo, pero en ese instante, de pronto creció hasta treinta metros de largo y azotó viciosamente el cuerpo de un sorprendido Yun Che.

El látigo en las manos de Chiyang Yanwu era el Látigo Solar del Dragón Demoniaco; Podría incluso una montaña en un latigazo. El sonido producido cuando el látigo azotó a Yun Che fue tan ensordecedor que los corazones de todos golpearon violentamente. Yun Che también fue, sin duda, enviado volando por este látigo.

“¡Che’er!” Mu Yurou se levantó instantáneamente y gritó ansiosamente. Respecto al Látigo Solar del Dragón Demoniaco de la familia Chiyang, ella era muy clara en lo alarmante que era un latigazo.

Yun Qinghong rápidamente tomó su mano mientras gradualmente fruncía el ceño.

Viendo a Yun Che siendo enviado volando por el látigo, todo el salón lloró con sorpresa y miembros de la Familia Chiyang sonrieron ligeramente. Anteriormente, cuando la Llama del Dragón del Sol Abrasador estaba siendo en gran parte encerrada en el hielo por Yun Che, se sorprendieron. Sin embargo, no importa lo misterioso que fuera su habilidad profunda en el hielo, este azote le haría perder al menos la mitad de su vida. Durante esta competición, Yun Che había provocado una pequeña conmoción, pero ahora era el momento de que todo terminara.

Sin embargo, al igual que sus sonrisas aparecieron, sus rostros se habían vuelto serios una vez más.

Yun Che, que había sido enviado volando por el látigo, no rodó en el suelo patéticamente como habían esperado. En su lugar, giró en el aire y aterrizó casualmente. El látigo aterrizó en el lado derecho de su espalda y la ropa allí estaba completamente desgarrada, revelando una marca roja de un pie de largo en su piel, que era más blanca y tierna que la de una mujer. Su mano se extendió hasta su espalda y tocó la marca roja mientras continuamente silbaba, “Sss… Ow! Owowowow… ¡Es muy doloroso! ”

Los anteriores gritos de sorpresa desaparecieron instantáneamente, ya que todos se habían quedado atónitos, especialmente la familia Chiyang, cuyos miembros miraban con la boca abierta, con las barbillas a punto de caer al suelo.