DCF – Capítulo 6

Modo Noche

Capítulo 6: La tortura, golpeada hasta la muerte

Bai Xiangxiu sintió un vago tirón lleno de familiaridad. Pero todo estaba ocurriendo demasiado rápido, y no podía ordenar sus pensamientos.

Mientras ella estaba sumida profundamente en sus pensamientos tratando de averiguarlo, la vieja señora habló, su voz era tan helada, “Mi hijo ha estado luchado por la vida y la integridad física de este país. Ahora que ha regresado, ¿Tiene que enfrentarse a las tramas de su propia familia? ¡Absolutamente inaceptable! Sirvientes, golpéenla hasta la muerte, aquí mismo.”

“Vieja Madame, por favor, ¡Perdóname! ¡Sálveme!” Pero, obviamente, nadie iba a escuchar a ella.

(1)Unas cuantas viejas ‘’biddies’’ de inmediato se acercaron y la sujetaron. Dos hombres adultos con ropa sirviente también se acercaron. Ellos tenían cada uno una vara más gruesa que un brazo. Ambos miraron vacilante a la vieja señora para su confirmación.

La vieja señora habló de nuevo, “Nadie está autorizado para apartar la mirada. Quiero que todos sean testigo de esto. Esto es lo que le ocurrirá a cualquiera que intente hacer daño a nuestra familia. ¡Comienza!” Las varas empezaron a golpear hacia abajo en la chica, tan pronto como ella dio su orden.

La chica gritó y gimió en agonía mientras charcos de sangre comenzaron a formarse…

Bai Xiangxiu sintió que su mente estaba volviéndose entumecida. Ella estaba demasiado asustada por este tipo de escenario. Ella nunca pensó que tendría que ser testigo de una tortura tan antigua dentro de los primeros días de su llegada.

De esta manera una vida fue extinguida. Sin embargo, no había nada que ella pudiera haber hecho. Ni siquiera podía evitar escucharla o ser testigo de ello.

A pesar de que la chica tuvo la culpa, ella podría haber sido desterrada o enviada a la cárcel en su lugar. Este tipo de castigo me hace sentir enferma. En cuanto a la vieja señora y el príncipe Li, estaban sentados en los asientos principales, tranquilos como una roca. Incluso estaban bebiendo té.

Esto fue claramente una sociedad hombre-comer-hombre. Ella definitivamente no pertenecía aquí.

Bai Xiangxiu no tenía ni idea de cómo se las arregló para salir. Para ser sinceros, la mayoría de las mujeres allí tampoco se desmayaron o vomitaron a la vista. Ella era la única que podía alejarse. Incluso había sido el apoyo de Xiao Shi, quien estaba ocupado vomitando encima de sí misma.

Xiao Shi se sintió mucho mejor después de vomitar. Pero ella pensó que había algo muy mal con su Ama.

Todo el mundo había perdido su ingenio estaban asustados. Sin embargo, su Ama parecía haber perdido su alma. Ella siguió caminando hacia adelante, pero este no era el camino de vuelta al jardín de invierno…

Bai Xiangxiu no sabía lo que le estaba pasando. De repente, ella estaba observando el piso cada vez más y más cerca. Afortunadamente, un brazo de repente apareció a la vista, llevándola hacia arriba. La mano era cálida al tacto, calmando ligeramente su corazón helado. Ella levantó lentamente la cabeza, distraídamente notando el brocado blanco usado por el hombre. Su reacción fue automática, “Gracias”.

Song Jiaoyue solo sintió que algo estaba fuera de sí, cuando él se acercó a la mujer que se tambaleaba sobre sus pies. ¡La temperatura de esta mujer no estaba cerca de la temperatura normal de un ser humano! Ella estaba helada, y su cara estaba completamente sin sangre. Ella ni siquiera se veía como una persona viva.

Sólo tenía la sensación de que si se hubiera caído justo ahora, ella podría haber desaparecido. Pero, por alguna razón, su figura triste parecía tan familiar. Especialmente su voz…

El sintió una punzada en el corazón. “Es usted, ¿Hmm?”

Pero, desgraciadamente, no pareció darse cuenta y continuó caminando. Xiao Shi sólo podía seguir detrás de su amante, guiando Bai Xiangxiu de nuevo a Winter Garden, cuando la dama se sintió mejor.

Bai Xiangxiu se enfermó gravemente el momento en que regresó. Hasta comenzó a tener alucinaciones. En un momento dado, se sentía como si hubiera regresado al mundo moderno como espectadora. Vio a su yo inconsciente siendo transportado por una ambulancia. Ella estaba de nuevo en su cuerpo en el hospital, mientras que un grupo de médicos se ponían sobre ella. Sus padres le sostenían la mano, sus rostros se veían demacrados.

Ella sonrió y los tranquilizaba, “Estoy bien. No te preocupes. Estoy muy bien. Sólo tenía una pesadilla.” El horrible incidente solo parecía una pesadilla realista. Ella no quería aceptarlo.

Sus padres se sintieron aliviados y en voz alta Llamaron al médico: “¡Doctor, venga! ¡Mi hija ha despertado!” Pero en el momento en que el médico se acercó, ella volvió a caer inconsciente, de regreso en su sueño realista.

Después del incidente, la vieja señora dio una conferencia a Long Heng. Ella le dijo que tomaran medidas juntos, y dejar de permitir que otras mujeres lleguen con pensamientos inapropiados. Ya tenía cuatro concubinas viviendo en la casa. Si solo durmiera con ellas, entonces otras mujeres naturalmente perderían su motivación para tratar de hacer ese tipo de cosas.

Long Heng prometió verbalmente, pero en realidad parecía no importarle. Después de haber dejado la residencia de su madre, fue a beber con Song Jiaoyue. Long Heng apenas se había sentando cuando Song Jiaoyue le pregunto, “¿He oído que el Prince Li justo acaba de golpear a una sirvienta hasta la muerte?”

“Mm.” El príncipe Li estaba bastante irritado por la intriga de la sirviente.

“La vieja señora todavía actúa de manera rápida y decisiva, pero ella asusta a las preciosas flores de su patio trasero.” Él describió su encuentro con la señora Xiu. “No puedo creer que los dejaste ver. Usted debe aprender a ser sensible hacia las mujeres.”

“¿Tierno hacia las mujeres? Cuando las mujeres deciden convertirse en viciosas, incluso los hombres no pueden competir con ellas. Durante mi tiempo en el campo de batalla, el campo enemigo a menudo envió una gran cantidad de mujeres hermosas en nuestros campamentos para que se hicieran pasar por prostitutas militares. ¿Tenía la ternura de ayudar aquellos hombres que murieron por debajo de ellos? Jiaoyue, siempre has sido demasiado bondadoso hacia las mujeres.”

Long Heng raramente hablaba mucho, pero su tono era tan amargo que Song Jiaoyue estaba perplejo por las palabras. El levantó rápidamente su copa de vino y cambió el tema, “No hablemos más de esto. Vamos a beber en su lugar.” Ellos dos raramente se veían entre sí, por lo que ellos brindaron cada uno con sus copas y bebieron.

Long Heng estaba un poco borracho en el momento en que regresó a su residencia. Pero cuando recordó cómo Song Jiaoyue tuvo que ser llevado por su carro de regreso , sintió que todavía lo había hecho bastante bien.

Cuando llegó a su oficina, un pajecillo le tendió una toalla, “La Vieja señora ha dejado órdenes de que debe atender a una de las cuatro amantes esta noche…”

Slap. Long Heng abofeteó con irritación la toalla sobre la mesa. ¿Para forzar incluso a un empleado en un asunto como éste? Se paseó por la habitación como un animal enjaulado antes de recordar lo qué Song Jiaoyue había dicho antes, “Vamos a ir al jardín de invierno.”

Honestamente, no estaba tan familiarizado con los edificios en el complejo principesco. Sólo había oído hablar del jardín de invierno, y eso sólo recientemente también. El paje se precipitó a encender la luz de una linterna y encabezo la marcha. Los dos se dirigieron hacia el jardín de inverno, abriéndose paso a través de los pasillos. La ruta estaba un poco alejada, pero la vista compensó por esto. (acuérdense que es bella la vista que hay en el trayecto)

Cuando llegaron al jardín de invierno, vieron a extraños entrando y saliendo. El paje se detuvo rápidamente en uno de ellos, cuestionando, “¿Quién es usted gente? ¿Por qué estás en el jardín de la señora Xiu? ¡Es muy tarde por la noche!”

El paje, se detuvo en la puerta, respondió, “Somos del complejo de la sala de medicina. La Señorita Xiu ha caído enferma. El médico está aquí para echarle un vistazo a ella.”

“¿Qué enfermedad?” Frunció el ceño a long Heng. ¿Ella está realmente enferma?  ¿No podía manejar incluso un pequeño susto? Y ella dijo previamente que quería azotar un cadáver, ¡Por lo que solo fue simplemente pura hmm fanfarronería!

“El… El médico no ha salió todavía, sin embargo… Su sirvienta saluda al príncipe.” Los pajes encargados de la medicina finalmente se dieron cuenta de quien estaba de pie frente a ellos y se postraron en sus rodillas. Había estado demasiado oscuro para decirle antes.

Long Heng quería salir de inmediato, pero como el jefe masculino de esta residencia, sintió que al menos debía mostrar cierta preocupación. Por lo tanto, esperó hasta que el médico saliera. El médico se puso de rodillas en cuanto lo vio. Se tomó un tiempo antes de que Long Heng pudiera obtener un diagnóstico del médico, solamente la señora Xiu estaba mala debido al excesivo susto. Ella estaría bien después de tomar algún medicamento tranquilizante/calmante.

Pero en realidad, el médico no se atrevió a decir que la señora había Xiu no tenía pulso cuando él llegó inicialmente. No tenía idea de cómo terminó reviviendo de nuevo.

“Mm.” Long Heng respondió casualmente y ordenó a su paje que enviara algunos alimentos nutritivos. Entonces decidió regresar.

Rápidamente se olvidó del incidente. Aunque la señorita Xiu tenía una cara impresionante, el nunca había estado interesado en las mujeres hermosas. Long Heng  nunca podría olvidar que cuanto más hermosa era la mujer asesina,  más hombres eran capaces de matar.

En cuanto a Bai Xiangxiu, finalmente se sintió menos aturdida, unos días más tarde después de caer enferma. Ella fue despertada por una voz muy débil.

“Tengo mucha sed. Realmente quiero beber agua, Maestro. Quiero beber agua.”

“Agua …” Ella inconscientemente murmuró.

“Ama Xiu. ¡Por fin está despierta! Quieres agua, ¿Verdad? Sólo un momento.” Xiao Shi se apresuro a servir una taza de agua para su Ama. Apoyó con cuidado a su Ama y le dio de beber la taza de agua. La ansiedad de Xiao Shi sólo duró hasta que su Ama había terminado la copa, y luego rápidamente se puso a llorar, “¡Casi asustó a su sirviente hasta la muerte, Ama!”

Bai Xiangxiu se sento y miró alrededor de la habitación. Ella supo de inmediato que no había sido transportado de vuelta. Cuando miró al cactus, dijo, “Dale un poco de agua también.” Ella había estado tan mareada estos últimos días. Ella no podía recordar cuándo fue la última vez que la regó.

  1. Criadas viejas, casadas que suelen ser muy robustas