EIF – Capítulo 09

Modo Noche

Capítulo 9: Disturbios en el Ejército

¡Ciudad Mercantil, dentro del cuartel de las Tropas del Gran Canto! ¡Fuera de la tienda militar de Gao Xianzhi!

Después de que Lin Chong mostrara el torso de su cuerpo, revelando una gran cantidad de feroces cicatrices de batalla mientras se arrodillaba en el suelo, un número cada vez mayor de personas se arrodillaron siguiendo su ejemplo. En un abrir y cerrar de ojos, quinientas personas acompañaron a Lin Chong mientras se arrodillaban.

A medida que se fue difundiendo la noticia, los soldados de todo el cuartel se enteraron de los crímenes cometidos por el Nieto Real, que había asesinado y humillado en la retaguardia a las familias de los soldados. Los demás soldados que habían sido reprimidos por Gao Xianzhi uno tras uno se unieron lentamente a Lin Chong y se arrodillaron.

Él era el Nieto Real, un personaje poderoso. Alguien que tenía algo de peso en el corazón de todos, ¿Podría el General, para tranquilizar el corazón de los soldados, castigar indistintamente a los involucrados? Si en el futuro, alguna de sus familias sufriera alguna desgracia, ¿El General elegiría sacrificarlos por el estatus de la parte contraria?

La mayor parte del tiempo, estos soldados pasaban juntos por la vida y la muerte, y al ver al arrodillarse un hombre, aquellos hermanos en armas que estaban cerca de ellos hicieron lo mismo, y al igual que el efecto dominó, se produjo una reacción en cadena.

“¡Le rogamos al General que defienda la justicia y ejecute sin piedad a todo aquel que haya lastimado a nuestros seres queridos!”

 

“¡Le rogamos al General que defienda la justicia y ejecute sin piedad a todo aquel que haya lastimado a nuestros seres queridos!”

 

“¡Le rogamos al General que defienda la justicia y ejecute sin piedad a todo aquel que haya lastimado a nuestros seres queridos!”

……………………

 

………………

 

……

 

Al principio eran cientos, luego miles, después decenas de miles. Al cabo de un rato, los gritos de los soldados parecían sobrepasar las nueve divisiones del cielo*; el estruendo hacía surgir un aura de ira, al mismo tiempo que la ira hacía surgir un aura de rencor. Todos estos sentimientos se unieron para producir un rugido ensordecedor.

[NTI: En algunas escuelas de cosmología chinas creen en el concepto de las “nueve divisiones del cielo” (九天), que comprende el cielo medio y las ocho direcciones.]

Cuando todos los soldados rugían, el grito se escuchaba por todos los rincones de la Ciudad Mercantil.

En un lugar no muy lejano, el Príncipe Heredero escuchó un enorme rugido que parecía estremecer el cielo y la tierra. Al ver cada vez más soldados arrodillados, el corazón del Príncipe Heredero de la Canción por un breve momento experimentó una sensación de escalofrío.

¡Esto no fue sólo una protesta, era un motín! Comenzó como una protesta la cual creció hasta convertirse en un motín formado por innumerables soldados que tenían los ojos carmesí por la rabia.

“¿Por qué se convirtió en esto? ¿Cómo pudo terminar así?” El príncipe heredero se quedó atónito mirando la escena.

 

Dentro de la tienda militar de Gao Xianzhi.

 

Gao Xianzhi soltó la taza de té quebrada que tenía en su mano. Su semblante era desagradable mientras hablaba: “¿Gu Hai? ¡Así que resulta que la experiencia en la batalla realmente importa! ¿Fue su propósito secuestrar a los familiares de estos soldados para provocar disturbios en el cuartel? ¿Esperaste todos estos días  hasta hoy, para forzar a todo mi ejército en contra  de mí?”

 

Gao Xianzhi no pudo calmar su abrumado corazón, sólo después de un largo período de tiempo fue capaz de tranquilizarse.

 

El número de soldados arrodillados frente a la tienda militar aumentaba a un ritmo asombroso, junto con gritos que continuaban estremeciendo la Ciudad Mercantil, exigiendo que se haga justicia.

Gao Xianzhi se levantó y lentamente salió de la tienda.

 

El Príncipe Heredero del Gran Canto corrió asustado desde un lugar no muy lejano hacia Gao Xianzhi ni bien lo vio salir de su tienda militar.

 

“¡General!” Todos gritaron fuertemente en un solo sonido.

 

“¡General! Le pido encarecidamente que actúe de acuerdo al reglamento y se vengue de Xiao Die. ¡Este subordinado está dispuesto a entregar su propia vida para acabar con la de él!” Lin Chong lloro con rabia.

 

“¡Dong! ¡Dong! ¡Dong…………..!”

 

La cabeza de Lin Chong sangraba mientras se golpeaba incesantemente la cabeza contra el suelo.

 

Sangre, lágrimas y lodo se mezclaban en su cara, lo que hacía que se viera incomparablemente miserable.

Mirando a Lin Chong, Gao Xianzhi inhaló profundamente una ráfaga de aire. Era cierto que este motín fue provocado por Lin Chong, pero Gao Xianzhi no lo culpó. Al contrario, en sus ojos apareció un rastro de culpa.

Gao Xianzhi sabía que incluso si no existiese Lin Chong, Gu Hai todavía sería capaz de crear una situación similar a lo ocurrido hoy. Por otro lado, este Lin Chong lo había seguido durante muchos años, nunca cuestionaba sus órdenes y manejaba todo de forma impecable. Las cicatrices profundas en su cuerpo fueron todas causadas por cumplir sus órdenes. Todos estos años, aunque Lin Chong hubiese sufrido una lesión grave, nunca había derramado una lágrima; pero en ese momento, mientras se arrodillaba ante él, todo su ser parecía como si fuera a derrumbarse.

“¡Le rogamos al General que defienda la justicia y ejecute sin piedad a todo aquel que haya lastimado a nuestros seres queridos!”

Al mismo tiempo, decenas de miles de soldados arrodillados gritaban, eran como una gran unidad, imposible de controlar. En ese momento, Gao Xianzhi era observado por todos esos soldados arrodillados que esperaban por la  respuesta a sus demandas.

¿Qué decapiten inmediatamente al Nieto Real?

Gao Xianzhi miró a los cien mil soldados arrodillados ante él, con la mente aturdida, era como si estuviera viendo a Gu Hai con una armadura de pie frente a él. En este momento Gu Hai era el General, y estaba ordenando a sus propios cien mil soldados que le atacaran.

En su trance, quien estaba ahora comandando a estos 800.000 soldados en lugar de él, ¡No era otro que Gu Hai!

En este momento, Gu Hai en su conciencia parecía empuñar su espada y apuntarla hacia él, mientras que decenas de miles de soldados corrían hacia él bajo sus órdenes, aparentemente con la intención de matarlo y despedazarlo.

Por una fracción de segundo, Gao Xianzhi experimentó una sensación de miedo, que le hizo estremecerse.

 

“¿General?” Desde no muy lejos, el Príncipe Heredero del Gran Canto corrió hacia él con una expresión extremadamente fea en su cara.

 

El Príncipe Heredero no era tonto. En este momento, con todo el ejército rebelándose, ¿Acaso podría ser que no se diera cuenta de las circunstancias actuales? La moral de las tropas no podía quebrarse; una vez que la moral de las tropas se desmoronara, entonces el Reino Gran Canto estaría en peligro, y  el país construido por el Clan El Canto se desmoronaría. ¡La moral de las tropas, era la base de la nación! ¡Era lo más importante! Pero, al mismo tiempo, también se trataba de su propio hijo. Song Zhengxi, sinvergüenza, ¿Por qué asesinaste a los familiares de los soldados?

 

“¡Le rogamos al General que defienda la justicia y ejecute sin piedad a todo aquel que haya lastimado a nuestros seres queridos!”

 

Gao Xianzhi se estremeció un poco y, mirando al ejército, gritó solemnemente: “¡Soldados!”

 

Los soldados inmediatamente se detuvieron y miraron a Gao Xianzhi.

 

“Este General ha prometido que si alguien se atrevía a lastimar o humillar a sus familias, ¡Sería ejecutado sin importar su estatus!” Gritó ferozmente Gao Xianzhi.

 

Con ese grito grave, todo el ejército se calló.

“Independientemente de su estatus, incluso si son descendientes reales, ellos recibirán el mismo castigo. Yo, Gao Xianzhi, les prometo a todos ustedes que si las pruebas indican que es el Nieto Real, le pediré a Su Majestad Real que haga cumplir la ley, ¡Aunque me cueste mi rango militar!” Gritó ferozmente Gao Xianzhi.

 

El Príncipe Heredero se tambaleó, como si toda su fuerza se hubiese agotado.

 

La inquietud que los soldados sintieron originalmente, desapareció inmediatamente mientras sus corazones temblaban. Su confianza en Gao Xianzhi volvió instantáneamente, porque siempre que el General decía que iba a hacer algo, lo hacía de corazón; seguramente él llegaría al fondo de esto.

 

“General, ¿Son ciertas sus palabras? ¿Cómo puedo creerte?” Los ojos de Lin Chong estaban rojos.

 

Aunque los otros no lo sabían, pero él, Lin Chong, tenía muy claro que no hacía mucho que Gao Xianzhi quería encubrir las vergonzosas acciones del Nieto Real. ¿Podría ser que le estuviera engañando?

 

Como Lin Chong había sido testigo de la conspiración anterior, le resultaba difícil ahora confiar en Gao Xianzhi.

 

Gao Xianzhi miró a Lin Chong y suspiró en su corazón.

 

“Lo que digo que haré, definitivamente lo haré. Ya que usted está tan ansioso por esto, entonces acompáñenme de inmediato a la Capital El Canto. Mientras se compruebe que esto es verdad, ¡Pediré inmediatamente al Rey que ejecute al nieto Real! ¿Eso está bien para ti?” Gao Xianzhi habló solemnemente.

 

“¿El General irá personalmente a la capital?” Inmediatamente, los soldados revelaron expresiones de asombro.

 

En este momento, Gao Xianzhi no estaba haciendo esto por su propia voluntad. Esta situación debe ser tratada muy seriamente o, de lo contrario, la desconfianza en el corazón de los soldados será cada vez mayor; y poco a poco alcanzar un punto, donde Gu Hai podría beneficiarse.

“¡Gracias General!, ¡Gracias General!” Lin Chong golpeó implacablemente su cabeza contra el suelo.

 

“¡Soldados!” Gao Xianzhi se dirigió a las decenas de miles de soldados.

“¿Cómo es que las cosas en el cuartel se han vuelto tan inestables? Tengo que repetirlo, todo esto forma parte del plan de Gu Hai. Estoy seguro de que hay algunos entre ustedes que no creen. Sin embargo, todas las promesas que yo, Gao Xianzhi, he hecho, siempre se han respetado. También como ya dije antes, quien se atreva a hacer daño o humillar a sus familias, ¡Será ejecutado! Es una orden militar que no será vulnerada. Lin Chong y las personas que sus familias han sido víctimas viajarán a la capital para ser testigo de que el castigo de acuerdo al código de la ley ha sido aplicado. Espero que no se dejen engañar por ninguna otra falsa noticia. Porque, ¡Todo esto es parte del complot de Gu Hai!” Gritó Gao Xianzhi con una voz fuerte y clara.

Todos los soldados se miraron y fruncieron el ceño. En el pasado nada de esto había pasado, pero ahora de repente, todo el ejército estaba armando un motín ¿Realmente esto era algo que fue causado por Gu Hai?

Había algunos que creían en lo que había dicho Gao Xianzhi, pero también había otros que aun conservaban rastros de desconfianza; Gu Hai no era un dios, así que ¿Cómo puede tener semejantes habilidades?

“Mi petición no es especialmente exigente. Durante el tiempo en que me vaya del campo, no confíen en ningún rumor que se difunda. Sin importar lo que suceda, esperen a que vuelva y yo tomaré medidas en nombre de los afectados, hasta entonces, cumplan con todas las órdenes militares. ¿Entienden?” Gritó solemnemente Gao Xianzhi.

Todos los soldados miraron fijamente a Gao Xianzhi,  la adoración que tenían por él creció junto con el discurso recto y claro de Gao Xianzhi. Inmediatamente, incontables soldados respondieron juntos.

“¡Sí!”

 

“¡Obedeceremos las órdenes del General!”

 

“¡Nosotros le obedeceremos!”

 

……………………

 

………………

 

……

Todos los soldados gritaron en voz alta, asegurando que en ausencia de Gao Xianzhi, no se manifestarían a pesar de los rumores y esperarían el regreso de Gao Xianzhi.

“Lin Chong y el resto, iremos a la capital. ¡Prepárense inmediatamente, saldremos en dos horas!” Gritó Gao Xianzhi.

 

“¡Sí!” Lin Chong y los otros gritaron uno tras otro.

 

Gao Xianzhi, una vez más habiendo calmado al ejército, regresó a su gran tienda militar.

Dentro de la gran tienda, el Príncipe Heredero del Gran Canto estaba extremadamente aturdido, mientras miraba a Gao Xianzhi con una expresión complicada. Gao Xianzhi quería regresar y matar a su único hijo, pero era incapaz de hacer nada, realmente incapaz. Dentro de su corazón había renuencia y enojo, pero realmente le era imposible encontrar una solución.

“Príncipe Heredero, de acuerdo con el plan que hemos discutido antes, usted reunirá inmediatamente ochocientas mil tropas para que se dirijan hacia el Paso Jaula del Tigre. ¡Apresúrate, apresúrate, apresúrate!” El rostro de Gao Xianzhi era feo mientras decía eso.

“¡Lo haré! Pero, ¿Cuándo volverás?” Preguntó amargamente el Príncipe Heredero.

Actualmente, Gao Xianzhi no estaba de humor para consolar al Príncipe Heredero, esta guerra era un acontecimiento importante para su Reino, era algo que no podían permitirse perder; el Príncipe Heredero Song también estaba muy consciente de este hecho.

“Iré a la capital imperial a toda velocidad, lo que requerirá unos ocho días. Desde la capital imperial hasta el Paso Jaula del Tigre, se tarda aproximadamente catorce días. En la capital imperial puede que tengamos algún contratiempo, así que en aproximadamente veinte días estaremos de vuelta. Sin embargo, para que puedas dirigir a todo el ejército hacia el Paso Jaula del Tigre, con un operativo tan grande como este, tu velocidad será definitivamente muy lenta, lo que también requerirá veinte y tantos días antes de que llegues al Paso Jaula del Tigre. ¡Más o menos cuando llegues al Paso Jaula del Tigre, habremos regresado!”. Gao Xianzhi dijo en un tono profundo.

“¿Estamos por iniciar la batalla final?”

“Sí, solía investigar las estrategias de Gu Hai, en uno de sus discursos dijo ‘Si tienes diez veces el número enemigo, rodéalos, si tienes cinco veces el número enemigo, atácalos, si tienes el doble del número enemigo, divide a tu ejército y ataca por separado’ Esto significa que podríamos haber oprimido con ataques psicológicos al ejército Chen hasta que colapse, sin embargo, nuestro oponente es Gu Hai, mientras más intentemos derribarlos, más perjudicial será para nosotros, ahora la única solución es usar la fuerza bruta. Soy consciente de que si usáramos la fuerza bruta para atacar, tendríamos un gran número de muertos. Pero a pesar de que podríamos sufrir graves pérdidas, éstas se compensarían con las pérdidas del enemigo. Solo puede ser de esta manera. Si el ejército entero se dirige inmediatamente hacia el Paso Jaula del Tigre, después de que los derrotemos, el Reino Chen será aniquilado, ¡Y todo lo demás también llegará a su fin!” Dijo Gao Xianzhi en tono bajo.

“¡Entiendo! Sin embargo, ¿Hacer un viaje a la capital no será también parte del plan de Gu Hai? podría crear una emboscada” El Príncipe heredero frunció el ceño.

“Esta sería su mejor oportunidad si él usara la táctica de ‘Atraer al tigre fuera de la montaña’*. Sin embargo, no hay por qué preocuparse. Aunque no puedo ver a través de él, he creado medidas de seguridad, que consisten en un grupo de soldados de élite, junto con cultivadores Xiantian de la Secta Cancion Jia, ellos siempre están siguiéndome y preguntando discretamente sobre mis movimientos, de modo que, seguramente me protegerán hasta cierto punto”. Dijo solemnemente Gao Xianzhi.

 

[NTI: Es una famosa estrategia militar china en la que uno atrae a su enemigo fuera de su territorio, dejando vulnerable tanto al oponente como a su territorio.]

 

“¡Asignaré a un par de Guardias Reales Secretos para su uso!” dijo el Príncipe heredero mientras apretaba los dientes.

¿Enviando a innumerables expertos para proteger a Gao Xianzhi en su viaje para asesinar a su propio hijo? El príncipe heredero del Gran Canto sintió un dolor inimaginable.

 

Gao Xianzhi no lo rechazó y asintió con la cabeza.

 

“Tenemos espías en el Paso  Jaula del Tigre, Su Alteza Real por favor ¡Tenga cuidado cuando coordine con ellos!”

Después de dar sus instrucciones, Gao Xianzhi dejó rápidamente el cuartel para dirigirse a la Capital Imperial, La Ciudad El Canto.

 

——————–

 

La Ciudad El Canto, La Mansión Tian.

 

Justo cuando Gu Hai estaba a punto de tomar un sorbo de té, fue interrumpido cuando Gu Han entró apresuradamente.

 

“Padre, la paloma trajo un mensaje en el que dice que Gao Xianzhi se llevó un grupo de soldados y abandonó el cuartel, ¡Eso significa que deberían estar en camino hacia la Capital El Canto! ¿Debemos hacer que se retrase?” Preguntó Gu Han con un poco de emoción.

“No hay necesidad, no le hagas retrasarse. Es probable que haya expertos junto a Gao Xianzhi, querer asesinarlo es prácticamente imposible, ¡Sólo hay que seguir el plan!” Gu Hai se rio mientras bebía un poco de té.

 

“¡Sí!”

 

Descarga:
<