MPAW Capítulo 11

Modo Noche

Capítulo 11 – Una Cena Acogedora

“Digo, ¿realmente estás feliz por esto?” Jiang Chen percibió una mirada despreciable dirigida a él. Tembló ante la mirada amenazante que le dio Sun Jiao.

“Estás pensando demasiado en esta situación. Yao Jiayu es el especialista en IT que encontré.” Explicó Jiang Chen con una sonrisa forzada. ¿Me veo como alguien que se mete con lolis?

Sun Jiao miró a Jiang Chen con sospecha, y luego volvió su atención a la chica. Sin ningún sonido, le susurró.

“¿Es digna de confianza?”

“Creo que no tiene nada que ver con los Mercenarios Huizhong.” Jiang Chen negó con la cabeza.

“No quiero oír la palabra creer. Esto es por tu seguridad.” Sun Jiao suspiró mientras se acercaba a Yao Jiayu. Con un dedo levantó suavemente la cabeza de la muchacha y la miró cautelosamente a los ojos.

“¿Conoces a Zhou Guoping?” La pregunta repentina no le dio tiempo a la niña para que se prepare.

Pero los ojos cristalinos sólo se llenaron de vacío y confusión. Sin ninguna fluctuación emocional, dijo, “No, no sé.”

“Excelente. Necesito revisarte. Espero que no te importe.” Sun Jiao asintió mientras una sonrisa aparecía de la nada.

“Ok…” Yao Jiayu respondió con una voz tranquila y obediente

Para sorpresa de Jiang Chen, Sun Jiao desabrochó su ropa.

El rostro de Yao Jiayu se ruborizó a un color rojo oscuro, pero ella no se resistió a la acción de Sun Jiao. Utilizó sus temblorosas manos para cubrir sus partes sensibles. Sus labios temblaban ligeramente. Parecía que ella tenía miedo de la niña mayor delante de ella.

Desde los ojos de Sun Jiao, no vio la misma simpatía.

“Vamos, ¿qué estás haciendo?” Preguntó Jiang Chen mientras se sonrojaba, inconscientemente intentaba bloquear su visión.

“Estoy revisándola para asegurarme de que ella es digna de confianza. ¿Por qué te ruborizas como si aún fueras virgen? ¿Todavía no estás acostumbrada a ver el cuerpo de una chica desnuda?” Sun Jiao se burló de Jiang Chen mientras rodaba los ojos

“¿Quieres probarme aquí mismo?” Dijo Jiang Chen desafiante.

Yao Jiayu tenía la cara todavía roja. Miró al suelo e intentó ocultar su rostro. Su cuerpo todavía temblaba.

No era por el tiempo; esta lujosa habitación estaba equipada con un calentador. Fue porque Yao Jiayu estaba avergonzada. Aunque ella pensaba que estaba tranquila, ser desnudada delante de un tipo era muy estimulante para ella.

“Ok, sin dispositivos de señalización ni armas.” Sun Jiao acarició el pecho de Yao Jiayu mientras se levantaba. Esto causó un grito sutil. “¿Estás segura de que eres una chica? ¿Por qué estás tan plana?”

Tal vez fue intencional; Sun Jiao levantó con orgullo su pecho.

Yao Jiayu permaneció en silencio. Todavía tenía el rostro. Ella mantuvo la cabeza baja; con miedo de recoger la ropa en el suelo.

“¿Qué estás haciendo?” Jiang Chen interrumpió las acciones traviesas de Sun Jiao. Ruborizándose, le dijo a Yao Jiayu, “Tú… ponte tu ropa de nuevo.”

“Ok.” La chica recogió su ropa. Había vacilado un momento antes de decidir ponérselo delante de ellos.

Jiang Chen pensó que podría haber visto algo que no debería haber visto. Inmediatamente se cubrió la nariz, evitando una nariz sangrante de la excitación.

“¿Por qué eres tan tímido y avergonzado? Ella es tu esclava y ahora es parte de tus bienes privados. Incluso si quisieras hacer algo, ella no se resistiría.” Sun Jiao dijo burlonamente.

“¿Oh? ¿No vas a estar celosa?” Jiang Chen le dio a Sun Jiao otra mirada severa. Él sentía que era necesario castigar a la niña traviesa por todos sus comentarios.

“Te dejare seco.” Ella dijo esto mientras mordía la oreja de Jiang Chen lo cual hizo que se sienta aún más excitado.

“Bien, el castigo vendrá más tarde.” Respiró hondo y recordó sus pensamientos. “Ok, suficiente de bromas. Ella es Sun Jiao, y yo soy Jiang Chen. De ahora en adelante, eres parte del grupo.” Jiang Chen trató de sonar lo más amigable posible a la chica que todavía estaba confundida.

“Sí, maestro.” Dijo la niña con la cabeza baja.

“No tienes que llamarme maestro, puedes llamarme Jiang Chen. Esa pulsera electrónica parece insegura. Puesto que eres digno de confianza para mí, déjame que te la quites.” Aunque le parecía bastante satisfactorio ser llamado maestro por una chica de aspecto dulce, todavía le resultaba incómodo.

Aunque Sun Jiao lo miró como si fuera un idiota, Jiang Chen optó por ignorarlo.

“¡No!”

Para sorpresa de Jiang Chen, Yao Jiayu no le dio las gracias por sus intenciones. En cambio, retrocedió con una mirada suplicante.

“¿Por qué?” ​​Jiang Chen se sorprendió por su acción.

“Yo… No me importa un maestro que sea tan simpático. Yao Yao está muy agradecida. Espero que no me abandones.”

“No dije que te iba a abandonar.”

“Aunque no dudes de ella, no significa que puedas confiar en ella. Parece que es muy inteligente después de todo.” Susurró Sun Jiao.

Jiang Chen se dio cuenta de por qué Yao Jiayu pensó de esa manera, con la explicación de Sun Jiao. Reconoció su pensamiento inmaduro cuando forzó una sonrisa. Estaba demasiado acostumbrado a las lógicas del mundo moderno, pero era obviamente diferente en el apocalipsis.

La traición, aunque era una palabra desdeñada, no era infrecuente en este mundo. Los camaradas se disparaban entre sí por el botín, traicionando su lealtad el uno al otro; los esposos no tuvieron en cuenta la responsabilidad de la familia por la supervivencia. Esto era muy común en este mundo post-apocalíptico.

Si se quitaba el brazalete electrónico, incluso si no quería pensar negativamente sobre ella, inconscientemente permanecería dudoso de ella. A diferencia de Sun Jiao, no estaba con él desde el principio. La duda llevaría a las sospechas, y cualquiera de sus acciones futuras sería sospechada.

No tenía malas intenciones ni poder de combate. Incluso si se quitara el brazalete, una simple bala sería suficiente para acabar con ella. Era joven, pero también inteligente. Ella sabía que, si mantenía la pulsera encendida, Jiang Chen desarrollaría confianza en ella eventualmente.

Eso era suficiente.

Si fuera obediente, no se quedaría atrás. Ella tranquilamente apretó los puños mientras tomaba una decisión. No tenía mucho que desear, pero quería seguir viviendo. Por supuesto, sería mejor si ella pudiese ser feliz.

Jiang Chen entendió algo de la intención de Yao Jiayu. Sonrió y no insistió más.

Ella pensó demasiado. Incluso si Jiang Chen le quitara el brazalete, no cambiaría la forma en que la miraba.

Jiang Chen siempre subconscientemente utilizaba la forma moderna de pensar para tratar a Sun Jiao y Yao Yao. Del mismo modo, los dos también siempre juzgaban a Jiang Chen desde su perspectiva.

Desde su punto de vista, Yao Yao era sólo una niña inmadura. Incluso si ella era un genio de la computadora, ella aun no planteaba una amenaza.

Yao Jiayu usó la forma de pensar del sobreviviente para adivinar el proceso de pensamiento de Jiang Chen. Sun Jiao tiene una leve idea de la tierra natal de Jiang Chen, pero todavía no podía saltar la forma tradicional de pensar. Tal vez ambos vieron su diferencia en comparación con otras personas, un conjunto de valor que sólo podría describirse como una simpatía “ingenua.” Sin embargo, ninguno de los dos podía adivinar en qué estaba pensando.

¿Por qué? Era porque no tenía miedo. Podía abandonar la peligrosa tierra en cualquier momento y regresar a su pacífico mundo. Con eso, ¿alguien tendría miedo de la crueldad en este mundo?

Este tipo de pensamiento puede hacerle perder su estado de alerta, pero no fue algo que cambiaba en cuestión de unos días. Sólo ha estado aquí por una semana y ha visto un atisbo del mundo post-apocalíptico.

Sun Jiao trajo a Yao Jiayu al baño. Aunque se sintió un poco decepcionado al perder la oportunidad de ducharse con Sun Jiao, fue una gran oportunidad para que las dos chicas se unieran. Sería desagradable si la animosidad creciera entre Sun Jiao y Yao Yao ya que Sun Jiao la provocaba un poco. Por eso Sun Jiao se ofreció para ayudarla a ducharse.

Sin embargo, Yao Yao todavía lo miraba con sus ojos llorosos, suplicando antes de entrar.

Al lado de la bañera.

“¡Yao Yao!”

“¡Sí!” Asustada como un conejo aterrorizado, ella inmediatamente enderezó su espalda.

“No te pongas tan tensa.” Sun Jiao sonrió mientras tomaba a Yao Jiayu. Ella frotó suavemente su espalda. “¿Puedo llamarte Yao Yao en el futuro?”

“Sí… Sí.” Respondió ella con una voz asustada.

“No tengas miedo. Soy muy amable con mi gente,” ella tocó ligeramente el moretón en su rostro, y dijo con una voz suave, “¿Todavía te duele?”

“Un poco.”

“Voy a ponerle algo de medicina después de la ducha. Para ser honesta, tu piel es muy suave después de la ducha.” Sun Jiao estaba un poco celosa mientras masajeaba el cuello de Yao Yao. Yao Jiayu era como un conejo capturado por un tigre, mientras ella tímidamente encogía su cuerpo.

“Así es, es el tercer tipo de cámara de hibernación. Puede mejorar la funcionalidad corporal.” Dijo Yao Yao en voz baja.

“¿Eh? Cámara de hibernación. Eso es un equipo bastante costoso. Así que, tú eres mayor que yo.” Sonrió Sun Jiao.

“No, No. Entré a la cámara cuando tenía doce años. Aunque pasé 20 años adentro, debido al inhibidor que tomé, mi cuerpo sólo envejeció cerca de dos años. Agregué los dos años que pasé en la Sexta Calle, la edad de mi cuerpo es de sólo 16, y mi edad mental es 14.”

“¿Eh? No sé mucho. 12 + 20, ¿eso no es 30?” La antigua tendencia de Sun Jiao volvió. Le gustaba burlarse de lo que ella pensaba que era lindo.

“No, yo… yo no soy tan vieja.” Yao Yao silenciosamente rechazó.

“Entonces, ¿estás en la edad en que puedes ser comida?”

“¿¡Comida!?” El rostro de Yao Yao se puso pálido. Había oído hablar de monstruos que vivían en el páramo y que disfrutaban de la carne humana.

“¿Qué estás pensando? Este tipo de ser comido.” La mano de Sun Jiao acarició ligeramente el pequeño pecho de Yao Yao.

Yao Yao se ruborizó de nuevo y enterró su rostro.

“Yo, yo seré muy obediente… Si el maestro quiere comerme, no me resistiré.”

“No voy a dejar que eso pase.” Sun Jiao interrumpió en broma a Yao Yao.

“¿Eh?” Yao Yao estaba confundida.

“Yo lo comeré todo.” Ella levantó orgullosamente su pecho. Fue divertido burlarse de esta pequeña loli.

Ella sintió que el firme y suave pecho empujaba su espalda y Yao Yao forzó una sonrisa ya que no había nada que pudiera hacer. Nadie querría luchar contigo de todos modos, dijo en su cabeza. Pero ni siquiera se dio cuenta de que estaba un poco decepcionada.

“¡Necesito agua!” “¡Ha!” La alegría lleno el cuarto de baño.

Eran felices pasando el tiempo juntas. Es genial que puedan llevarse bien.

Jiang Chen oyó el ruido del baño y una sonrisa apareció en su rostro. Usó un abrelatas para poner el contenido en los platos y los colocó en el microondas. Se prepararon platos deliciosos y el arroz también estaba listo. Una vez hecho, Jiang Chen arregló todo sobre la mesa.

Jiang Chen se quedó impresionado por su obra de arte. Quién podría decir que no soy un gran hombre, aunque todo era comida enlatada.

“Woah, es muy elegante.” Todavía cubierta en una toalla, Sun Jiao se sentó inmediatamente sin ninguna consideración a la delicadeza.

“Vamos, ponte la ropa antes de comer.”

Sun Jiao no se sentía avergonzada en absoluto. Ella incluso levantó su pecho casi expuesto hacia Jiang Chen y descruzó sus piernas para exponer más de la vista húmeda, como si estuviera diciendo que no te estoy escuchando.

Se sentía molesto por la escena, pero ya que Yao Yao estaba a su lado, Jiang Chen era un poco tímido para besar a Sun Jiao en el acto. Tomo un sorbo de cerveza fría y se calmó.

Sun Jiao estaba complacida por la forma en que Jiang Chen se veía, y ella felizmente tomo una lata refrescada de Coca-Cola.

Por supuesto, a este tipo le gustan las chicas con grandes pechos. Si Jiang Chen sabía lo que Sun Jiao estaba pensando, él escupiría la cerveza.

“Yao Yao, ¿por qué no estás comiendo?” Ignoró la falta de elegancia de Sun Jiao mientras volvía su atención hacia la inmóvil Yao Yao.

Miró la mesa llena de comida mientras tragaba un poco. Estaba completamente aturdida. Cerdo, pollo y col. Debe ser un sueño. Ella levantó la mano torpemente y la mordió ligeramente. Ouch eso duele.

“Dios mío, la comida sabe tan bien.”

“Termina tu comida antes de abrir la boca. Yao Yao, si no comes ahora, ella se lo terminara todo.” Jiang Chen le dijo a Yao Yao e interrumpió su aturdimiento.

“¿Yo? ¿Puedo?” Ella continuó tragando; sus ojos abiertos. Con una mirada de incredulidad, dijo, “¿También es para mí?”

“Por supuesto, siempre comemos juntos. Bueno, despacio, nadie está compitiendo contigo. ¿No te sientes avergonzada?” No había delicadeza en cuanto a cómo Sun Jiao comía.

“Por qué, por qué te importa…” Murmuró Sun Jiao con la boca llena.

Esta chica, incluso cuando parecía madura, actúa como un niño a veces. Jiang Chen miró a Sun Jiao mientras recogía sus palillos.

Yao Yao se sentó con cuidado, pero no se movió en absoluto.

“¿No estás hambrienta?”

“No, no.” Ella bajó la cabeza, y las lágrimas comenzaron a llenar sus ojos, “¿Por qué, por qué eres tan amable conmigo? Soy un esclava, después de todo.”

¿Esclava? Jiang Chen nunca pensó de esa manera. En comparación con un maestro de esclavos, disfrutó más la posición de un jefe. La obediencia forzada nunca fue tan buena como el verdadero respeto.

“No llores haha, es malo para tu estómago si lloras mientras comes. Prueba esto. Este es mi cerdo salteado.” Aunque era comida enlatada, Jiang Chen seguía orgulloso.

“¡Ok!” Las lágrimas surgieron a un ritmo aún más rápido, lo que hizo que Jiang Chen este aún más confundido en cuanto a lo que debería hacer.

Esta elegante cena le recordó a Yao Yao la familia feliz que tenía antes. En ese momento, casi sintió el tiempo como si estuviera alucinando.

En ese momento, todo estaba ocurriendo antes de la guerra. El hombre frente a ella era su hermano, y la mujer era su hermana. El raro momento de alegría rodeó la mesa, y sus ojos lloraron.

Por casualidad, en ese momento, Jiang Chen también se sintió en una ilusión.

Una ilusión conocida como hogar.

  • Gotan72

    Gracias por la traduccion.

  • Gibran

    Gracias 😀

  • Juli Freixi

    Muchas gracias! Este capitulo fue bonito!