ISSTH – Capítulo 28

Modo Noche

No le permitió a Meng Hao gastar tiempo pensando. La puerta del edificio se abrió silenciosamente, dentro había oscuridad y emanaba un aire siniestro.

“No has entrado todavía,” dijo Shangguan Xiu. Con una voz fría. Meng Hao dudó, entonces sus ojos parpadearon borrosamente, se dio cuenta de que no podría retirarse. Después de pensar sobre ello por un momento empezó a ponerse nervioso. Avanzó hacia el edificio.

Dentro, rayos de luz aparecieron gradualmente, aunque tenues, revelando los alrededores. Shangguan Xiu estaba sentado allí con su túnica dorada, sin expresión, con unos ojos fríos que observaban a Meng Hao mientras entraba.

Tan pronto como puso un pie dentro, los ojos de Shangguan Xiu parpadearon de repente y levantó su mano derecha. Una aguja salió disparada, clavándose en un dedo de Meng Hao, después regresó volando en un instante. Todas sus bolsas salieron despedidas de él, completamente fuera de su control, para aterrizar en frente de Shangguan Xiu.

Algo de sangre permanecía en la aguja voladora, que Shangguan Xiu lamió.

“No hay pistas de material celestial o tesoros terrenales…” Shangguan Xiu frunció el ceño. Su mirada barrió a Meng Hao como si pudiera ver todos los secretos que guardaba. El Núcleo Demoníaco en Meng Hao se revolvió, e hizo lo mejor que pudo para esconder esto de Shangguan Xiu.

La cara de Meng Hao cambió, revelando una expresión aterrorizada. Abrió su boca pero no parecía saber qué decir.

Con otro gesto, Shangguan Xiu abrió una de las bolsas de Meng Hao. Revolvió todo un poco, sin siquiera darle un vistazo a la gran cantidad de espadas voladoras. Parecía como si ni siquiera se diera cuenta del espejo de cobre. Después de no encontrar nada usual, su ceño se frunció más aún.

“Maestro Shangguan, qué… qué está buscando?” Su cara estaba cubierta de terror, pero por dentro reía fríamente. Hacía tiempo que había hecho preparaciones para dicho evento. La espada de madera, junto con la mayoría de piedras espirituales y píldoras medicinales, estaba guardada por Gordito muy seguras, escondidas lejos.

“Déjame preguntarte,” dijo Shangguan Xiu, su mirada cayó como un rayo hacia Meng Hao, “cómo ha progresado tu base de Cultivo tan rápido?”

“La Hermana Xu y el Gran Anciano Ouyang han estado mirando por mí,” replicó, empezando a temblar. “Ellos me dieron algunas píldoras medicinales…” pretendió forzarse a sí mismo a intentar permanecer calmado, pero por dentro, no estaba preocupado. No parecía haber sido citado aquí debido a lo que le había ocurrido a Wang Tengfei, sino debido a su rápido progreso en su Cultivo.

Shangguan Xiu gesticuló de nuevo. Obviamente sabía que el Gran Anciano Ouyang tenía aprecio hacia Meng Hao, de otra forma, no habría sido tan suave con su investigación.

Justo entonces, la voz de Han Zong entró desde fuera.

“Informando al Maestro Shangguan, la Cueva Inmortal de Meng Hao está vacía.”

“Puedes irte,” replicó Shangguan Xiu. Se sentó en contemplación por un momento conforme Han Zong se iba. Se quedó mirando a Meng Hao sin decir ni una palabra.

El tiempo pasó gradualmente, tan pronto como fue el anochecer, el semblante de Meng Hao empezó a mostrarse más y más nervioso, lleno con miedo. Finalmente, habló, temblando: “Maestro…”

“Muy bien, puedes irte,” dijo Shangguan Xiu moviendo su mano. Parecía irritado.

Meng Hao plantado, le saludó con los puños ahuecados y se fue sintiéndose aliviado. Después de llegar a la parte baja de la montaña, su velocidad se incrementó y corrió hacia la Montaña Sur.

Conforme Meng Hao se fue, la expresión de Shangguan Xiu cambió. Levantó la aguja de plata y la examinó cuidadosamente, lamiendo más sangre de ella. Sus ojos brillaron.

“Algo no está bien. Su sangre tiene grandes cantidades de Qi de Núcleos Demoníacos de bajo nivel. No lo he notado antes porque estaba concentrado en la influencia potencial del Gran Anciano Ouyang. Pero ahora que la sangre se ha secado, está claro. Debe de haber consumido cientos de Núcleos Demoníacos. Dónde puede haber conseguido poner sus manos en tantos? Este Meng Hao debe de estar guardando algún secreto.” Una intención asesina asomó por los ojos de Shangguan Xiu, y su cuerpo saltó al aire para perseguir a Meng Hao.

Meng Hao iba a alta velocidad, sintiéndose aliviado, pero también nervioso. Llegó fuera de la Cueva Inmortal de la Montaña Sur, y con forme se acercaba, vio a Gordito asomar su cabeza fuera de los árboles en la distancia. Viendo a Meng Hao, salió corriendo.

“Estaba mortalmente asustado,” dijo Gordito, dejando salir un suspiro aliviado.”Meng Hao dónde has estado toda la tarde…” Le devolvió la bolsa que Meng Hao le había dado. “Por suerte, nadie había notado que guardé esto escondido.”

Con una expresión dignificada, Meng Hao asintió y aceptó la bolsa. Y entonces, tan pronto como puso sus manos en ella, un grito silbante se pudo escuchar a alguna distancia. Un rayo de luz prismática parecía estar acercándose, en el cual se podía ver a un hombre anciano llevando una túnica dorada. No era otro que Shangguan Xiu.

Estaba volando! Sólo los cultivadores que habían alcanzado el nivel de Fundación Establecida podían volar. Con la asistencia de objetos mágicos, uno podía planear durante un tiempo, como la Hermana Xu, pero este no era un verdadero vuelo.

Viendo esto, el corazón de Meng Hao se agitó. Observó a su oponente volando hacia debajo de la montaña. Se movía con una velocidad similar a Meng Hao cuando aprovechó la energía de la explosión de las espadas voladoras.

Shangguan Xiu enseguida vio a Gordito dándole la bolsa a Meng Hao y sus ojos se iluminaron. Sin una palabra, salió disparado hacia Meng Hao, seguro de que sería capaz de cogerle. Hoy averiguaría el secreto de Meng Hao. Quizá su secreto fuera de gran ayuda para él mismo.

La expresión de Meng Hao cambió, y sus emociones se revolucionaron. Pero la situación era de acción apresurada, no tenía tiempo para pensar. Cogió la bolsa y agarró a Gordito. Entonces saltó y una espada voladora circuló a su alrededor hasta aterrizar bajo sus pies. Salió disparado en la distancia.

Ocurrió tan rápido que las pupilas de Shangguan Xiu se contrajeron. Dejó salir un quejido frío y salió volando a perseguirlo.

Gordito estaba tan asustado que su cara estaba blanca. Pero no se movió, asustado de llegar a distraer a Meng Hao. Confiaba que Meng Hao no lo abandonaría.

En realidad esa era la verdad. Meng Hao no era del tipo de persona. Sabía que si soltaba a Gordito, podría moverse un poco más rápido. Pero también sabía que Shangguan Xiu podría volcar su ira en Gordito.

“Maldición. Para este tío, los discípulos de la Secta Exterior son como hormigas, sólo discípulos de la Secta Exterior son verdaderos Cultivadores de la Secta Confianza.

Rechinando los dientes, miró hacia atrás, hacia Shangguan Xiu, que estaba cada vez más y más cerca. Al mismo tiempo, Meng Hao estaba cayendo más y más cerca del suelo. No sería capaz de mantenerse mucho más tiempo. Se empujó tan rápido como le fue posible, el sudor caía por su frente, su mente corría. Vio la Secta Externa cerca, y entonces, tuvo un momento de inspiración. Sabía qué hacer.

Sus ojos brillaron, saltó hacia el suelo, corriendo hacia la Secta Externa. Entonces, sin contar con el efecto de su base de Cultivo, apretó sus dientes y otra vez saltó en una espada voladora. Un grito silbante resonó, causando que los discípulos de la Secta Externa levantaran sus cuellos, estupefactos.

La cara de Shangguan Xiu se ensombreció. Con un movimiento de su manga, se lanzó directamente hacia Meng Hao. La distancia entre los dos se fue reduciendo cada vez más. Cuando faltaban apenas treinta metros, el rostro de Shangguan Xiu cambió de repente conforme se dio cuenta de hacia dónde se dirigía Meng Hao. Para entonces, sería demasiado tarde para pararlo.

Meng Hao se aproximó a la plaza de la Secta Externa, con las columnas grabadas con dragones. En lo alto de la plataforma, el Gran Anciano Ouyang estaba sentado en meditación. Debajo de él, en la plaza, Wang Tengfei estaba también sentado con las piernas cruzadas meditando.

Era el sitio donde estaba el registro para el entrenamiento especial para la promoción!

“Quiero registrarme!” gritó Meng Hao  tan pronto como entró en la plaza.

“Yo también!” gritó Gordito, casi sin sangre en su rostro.

Shangguan Xiu paró en su persecución, justo fuera de la plaza. La intención asesina se asomaba por sus ojos, pero rápidamente desapareció, reemplazada con una genial sonrisa. El Gran Anciano Ouyang había abierto sus ojos. Miró a Meng Hao, sorprendido por su base de Cultivo. Le dio a Meng Hao una mirada orgullosa.

Wang Tengfei también abrió sus ojos, pareciendo completamente desinteresado en Meng Hao.

“Ahora que os habéis inscrito,” dijo el Gran Anciano Ouyang serenamente, “debéis permanecer confinado en esta área. El entrenamiento empieza en dos días.” Su mirada cambió hacia Shangguan Xiu, cuyo corazón se había hundido, haciendo que su sonrisa pareciera incluso amigable, miró a Meng Hao, con falsa alabanza en sus ojos.

Meng Hao le miró, y cuando sus ojos se encontraron con los de Shangguan Xiu, bullían de furia. No podía hacer nada al respecto, pensó, por lo que después de un largo momento rió y se fue.

No pasó mucho tiempo antes de que Han Zong apareciera. Entró en la plaza, mirando a Meng Hao, con una risa burlona, declaró que se iba a registrar.

Conforme pasó andando por donde estaba Meng Hao, le susurró, “Has ofendido a Shangguan Xiu, debido a ello tengo que estar aquí! El Entrenamiento para entrar en la Secta Interna será donde mueras.”

Los ojos de Meng Hao se iluminaron mientras miraba fríamente cómo Han Zong se apartaba.

Después de eso, el momento final del registro se acercó. Antes de que Meng Hao llegara, únicamente Wang Tengfei se había registrado. Entonces Han Zong llegó. Ahora cuatro personas más entraron en la plaza.

No eran extraños para Meng Hao. Yin Tianlong y  Zhou Kai estaban presentes. Los otros dos aparentaban tener unos treinta años de edad. Uno de ellos era alto y leal, el otro delgado y frágil, con horribles cicatrices en su cara. Ambos emanaban desoladas auras mortales. Había otros dos miembros de la Secta que estaban en el quinto nivel de Condensación Qi.

Los cuatro entraron en la plaza, lanzando miradas oscuras hacia Meng Hao y hacia Gordito. Era imposible ocultar la intención asesina tan agresiva que había en sus ojos.

Gordito estaba nervioso, y Meng Hao entornó los ojos. Ahora sabía el poder de influencia de Shangguan Xiu.

El tiempo pasó lentamente, y pronto, dos días habían pasado. Ahora únicamente quedaba una hora de tiempo hasta que el periodo de registro se terminara. La plaza estaba rodeada de numerosos discípulos de la Secta Externa. No habían ido a registrarse, sino a observar el entrenamiento especial para promocionarse a la Secta Interna, o tal vez para aprender algo, y para ver a Wang Tengfei en toda su gloria.

Por supuesto, había ocho personas en la plaza, incluyendo a Gordito, con su baja base de Cultivo.

Conforme se escuchaba el zumbante sonido de las discusiones, el tiempo límite se acabó. El sonido de las campanas llenó por completo la Secta Confianza. Sonaron sucesivamente, nueve veces, después de las cuales, el Gran Anciano Ouyang abrió sus ojos y miró hacia las ocho personas detrás de él. Movió su manga y la larga plataforma brilló con muchos colores, entonces se expandió hasta que alcanzó el diámetro de unos trescientos metros.

Movió su mano de nuevo, y ocho hojas de hojas de jade salieron volando, cada una de ellas hacia cada una de las ocho personas. Cuando los papeles descendieron en frente de cada uno de ellos, ellos verían los números que aparecerían inscritos en sus superficies, desde uno hasta ocho.

“Rendirse antes de una batalla está prohibido,” dijo el Gran Anciano Ouyang serenamente. “En la competición para promocionarse hacia la Secta Interna, la vida y la muerte está predestinada. Si, después de entrar en la plataforma, sentís que no podéis ganar, podéis admitir la derrota. Primera  lucha, números uno y ocho.” Wang Tengfei abrió sus ojos, levantó su hoja de jade, sobre la que estaba escrita “uno”. Se plantó y flotó hasta plantarse en la plataforma. El viento levantó suavemente su pelo largo. Vestido en su túnica blanca como la nieve, parecía perfecto, bello, amable y refinado. Sonrió. Esto causó que todos los Cultivadores de alrededor dejaran salir un grito de júbilo. Lo que ninguno de ellos podía ver, sin embargo, era que debajo de la sonrisa de Wang Tengfei estaba escondido un amargo dolor por la pérdida y la derrota.

En ese momento, Shangguan Xiu apareció entre la multitud, amenazando con la mirada a Meng Hao.

<<<Capítulo anterior Índice Capítulo siguiente>>>