ISSTH – Capítulo 299

Modo Noche

Capítulo 299: Destruyendo Tótems en el Laberinto.

En ese mismo instante, el mundo en frente de él dejó de ser negro, sino que estaba lleno de una luz grisácea. Meng Hao podía decir claramente que justo en ese momento, su cuerpo se había visto afectado por un hechizo de teletransporte.

El teletransporte le había trasladado a algún otro lugar, aunque no es taba seguro exactamente de a dónde.

Cuando todo se volvió más claro, Meng Hao dio un vistazo alrededor. Inmediatamente, sus cejas se arrugaron.

Vio un muro antiguo, el cual estaba moteado por puntos de sangre que habían estado allí quién sabe cuántos años. Mirando hacia arriba, parecía como si el muro se extendiera hacia los mismos Cielos. Aparentemente, era interminablemente alto.

No había solo un muro, sino dos, formando un pasillo. Los ojos de Meng Hao parpadearon. No recorrió el pasillo, sino que voló directamente por el aire.

Salió disparado hacia arriba por un rato. Sin embargo, aun después de concentrar el poder de su base de cultivo en sus ojos, todavía era incapaz de ver la cima de los muros.

“No tienen final…” pensó él, flotando lentamente de regreso hacia el suelo. No aterrizó en él, sino que flotó por mitad del aire.

Este lugar tenía un aire sofocante; parecía que allí solo hubiera dos caminos a elegir, hacia delante o hacia atrás.

Meng Hao pensó en los otros cultivadores que habían tocado el cuerpo y las cosas sobre las que habían hablado. Al regresar, cada uno había descrito  escenarios diferentes. Uno vio montañas, otro un río. Uno vio edificios, otro, escenas Celestiales. Incluso uno vio un campo de batalla.

Meng Hao, pensativo, levantó su mano por el aire, después golpeó siete u ocho veces. Un estruendo llenó el aire mientras una mano de color negro aparecía, con la apariencia de haber sido formada por una niebla que se removía. Salió disparad hacia delante, hacia uno de los muros.

Considerando su velocidad increíble, solo tardó un momento antes de que se estampara contra el muro. No se pudo escuchar un sonido, era como si la mano hubiera sido succionada por el muro. No había siquiera la más pequeña marca.

El rostro de Meng Hao se hundió

Justo ahora, había usado únicamente el cincuenta por ciento de su poder para atacar. Sin embargo, considerando que estaba en el círculo completo de la Fundación Establecida, podía fácilmente convertir un muro en polvo. Sin embargo, este muro ni siquiera tembló.

Después de pensar un momento, Meng Hao se recompuso. Sus ojos brillaron mientras salía disparado hacia delante. Si no podía volar hacia arriba, y los muros eran irrompibles, entonces podía mejor ir hacia delante.

Silbó a través del aire a toda velocidad, dirigiéndose hacia delante. Antes de ir demasiado lejos, los dos muros que estaban a cada lado suyo empezaron a separarse. El área en frente de él se fue haciendo más grande y apareció otro muro, causando que el camino se dividiera en dos.

Cuando vio que el camino delante de él se dividía, la comprensión parpadeó en sus ojos.

“Un laberinto…”

Mientras tanto, en otro lugar dentro del laberinto, Li Daoyi salió disparado hacia delante, con el rostro serio, al igual que Zhou Jie, Wang Lihai, Xu Qing, Han Bei y los otros. Todos ellos estaban dentro del laberinto.

El joven del Clan Ji y la chica apellidada Fang estaban también igual. Todos ellos estaban en diferentes áreas de ese enorme laberinto.

Tan lejos, que ninguno se había encontrado con alguno de los demás, lo que hizo que cada uno de ellos llegara a la conclusión de que estaba solo dentro.

En el pasado, quien fuera que hubiera regresado después de tocar el cuerpo del inmortal, describía ser teletransportado a un lugar diferente. Nunca había habido una repetición.

Los días pasaron. La expresión de Meng Hao era de calma. Se había encontrado muchas intersecciones en el camino y no había dudado en lo más mínimo. Elegiría un camino y seguiría hacia delante, sin pensar demasiado en ello.

“Considerando que me has llamado aquí, bueno… no voy a ir buscándote. Te mostrarás finalmente.” Continuó volando tranquilamente por diversos días. Un día apareció una intersección de cinco caminos delante de él. Meng Hao la miró  y estaba a punto de ir por el camino cuando de repente sus ojos parpadearon y se hizo hacia atrás.

Al mismo tiempo, levantó su mano derecha, realizando rápidamente un corte en su dedo índice mientras salía disparado hacia atrás, y entonces lo movió hacia la intersección.

Incluso mientras se movía hacia atrás, una ráfaga negra, como si fuera un rayo, salió disparada hacia él a través del aire. Si no se hubiera hecho hacia a tras justo ahora, definitivamente se habría visto seriamente herido.

En cambio, su ataque de dedo había emergido con un Qi de Sangre asesino inflándolo. Se estampó contra el rayo negro que se acercaba.

Una explosión llenó el aire. Mientras se escuchaba, el rostro de Meng Hao se hizo serio, la intención asesina parpadeó dentro de sus ojos. Se hizo hacia atrás tres pasos más y después de paró. Levantó su mano de nuevo, y mientras lo hacía, el Qi Violeta rotó alrededor de su cuerpo. El Qi fluía hacia su mano, transformándose en una hoja de espada larga de color violeta.

Repentinamente, se movió hacia delante sin vacilar, y mientras lo hacía, movió su mano hacia delante en un movimiento de corte.

Un retumbar llenó el aire mientras un flash de luz violeta emergía cortante desde su mano, transformándose en mitad del aire en una curva arqueada de tres metros de longitud. Hilos de Qi Violeta continuaron emergiendo desde Meng Hao, fusionándose en la forma curva.

Esto era… la Guillotina de Qi Violeta!1

Lleno con el poder de una Fundación Perfecta, de los diez Pilares Dao y del Qi Violeta del Este, este era un ataque mágico mortal.

La Guillotina de Qi Violeta tenía la forma de una luna creciente mientras salía disparada a través del aire hacia la intersección. Mientras entraba en el cruce, el aire se distorsionó a su alrededor, ondulando. El vacío se retorcía, haciendo que pareciera que hubiera un velo alzándose en lo que anteriormente parecía un vacío. Repentinamente, se hizo visible una silueta.

Era un hombre de mediana edad. Era más de tres cabezas más alto que Meng Hao, y era increíblemente muscular. Vestía un traje simple, y en su piel era visible una representación de un tótem, un dragón de tres cabezas!

Este era un cultivador del Desierto Oeste!!

Ahora que había sido descubierto, repentinamente levantó su brazo derecho y abrió su boca con un grito. Un brillo negro emergió desde su frente. El tótem que cubría su cuerpo empezó a brillar con un aura negra, y, en frente de él, apareció una imagen increíblemente realista de un dragón de tres cabezas. Rugiendo, salió disparado para rasgar la Guillotina de Qi Violeta.

Una explosión llenó el aire, sacudiéndolo todo. Meng Hao observó cómo iba desintegrándose la Guillotina de Qi Violeta, transformándose en retazos de Qi Violeta que se disiparon en el aire. Al mismo tiempo, el dragón de tres cabezas empezó a desmoronarse en pedazos. El rostro del cultivador del Desierto Oeste estaba disgustado mientras miraba fijamente pasmado a Meng Hao.

Meng Hao dio un resoplido frío, levantando su mano y sacudiéndola hacia delante.

“Garrote de Qi Violeta!” Mientras sacudía su mano, el Qi Violeta del área se paró repentinamente. Después empezó a retorcerse, extenderse, transformarse en incontables hilos que circularon alrededor  del cultivador del Desierto Oeste. Rápidamente le rodeó, emitiendo un silbido agudo. Repentinamente, Meng Hao apretó su mano convirtiéndola en un puño y los hilos de Qi Violeta se contrajeron.

Esta técnica era algo que Meng Hao había aprendido después de convertirse en Lord Horno Violeta. Esta era la segunda forma de la Guillotina Qi Violeta, una técnica de la División Qi Violeta. Adicionalmente a esta segunda forma, estaba una tercera forma llamada Luna Gibosa Violeta!

El rostro del cultivador del Desierto Oeste era oscurecido mientras el Garrote de Qi Violeta se acercaba a su alrededor. Dio un gruñido fría y después empezó a levantar su mano derecha, sobre el reverso del cual apareció repentinamente un tótem.

Este tótem era simple; era un puño rojo, más o menos del tamaño de una mano infantil. Sin embargo, en un parpadeo, explotó un poder rugiente desde el cuerpo del cultivador del Desierto Oeste.

La mano de su ya alzado brazo se apretó formando un puño mientras daba un puñetazo hacia abajo.

El puño no golpeo otra cosa que no fuera aire, pero mientras lo hacía, capas de ondas emergieron. El grito perforador de un infante se pudo escuchar, y mientras resonaba, las ondas se estamparon contra el Qi Violeta que había alrededor. Inmediatamente, el Qi Violeta empezó a desintegrarse.

El rostro del cultivador del Desierto Oeste era pálido. La sangre se filtraba por las comisuras de su boca. Miró hacia Meng Hao con miedo en los ojos.

“ Eres un alquimista de la Secta Destino Violeta del Domino Sur”, dijo él, retirándose hacia atrás. “Nunca imaginé que pudieras tener una base cultivo como esa. Señor, me precipité hace unos momentos. Me marcharé.” Un tercer tótem apareció en su brazo izquierdo, pero parecía estar solo medio completo, no era un tótem entero. El cuerpo del cultivador empezó a hacerse borroso, como si fuera a disiparse en el aire.

“Un poco precipitado?” dijo Meng  Hao, con sus ojos brillando con intención asesina. Si no hubiera esquivado en el momento justo, se habría quedado sin cabeza. Incluso mientras las palabras salían de su boca, salió disparado hacia delante.

“Vosotros, los cultivadores del Dominio Sur no sabéis realmente cuándo dejarlo!” dijo el cultivador del Desierto Oeste con un resoplido frío. “Es obvio que estábamos ambos en la etapa Pseudo Núcleo. Usaste tu poder al completo! Claramente estamos igualados!” La ferocidad llenó repentinamente su rostro.

Su expresión había cambiado debido a que mientras Meng Hao avanzaba, empezó a rotar su base de cultivo, haciendo que el poder emergiera. Este poder era aún más grande que el de antes, causando que toda el área se sacudiera.

Meng Hao levantó su mano derecha y extendió tres dedos!

Una sorprendente Mano de Sangre de tres dedos apareció. Se transformó en un Qi de Sangre asesino que salió disparado hacia el cultivador del Desierto Oeste.

“Sobrevive a este golpe de tres dedos y te puedes marchar!”

El rostro del cultivador del Desierto Oeste parpadeó, lleno de asombro. Lo borroso que rodeaba su cuerpo desapareció instantáneamente; no podía mantener su invisibilidad. Levantó su mano y dio unos golpecitos en su frente; el tótem del dragón de tres cabezas, así como el tótem del puño del color de la sangre, aparecieron y salieron disparados hacia delante.

La mano con tres de dos de Meng Hao se estampó contra ellos.

La explosión enorme resultante resonó en todas direcciones. El cultivador del Desierto Oeste dejó salir un grito estremecedor. Su cuerpo se sacudió mientras su tótem p uño se destruía. Desde su boca empezó a salir sangre rociada mientras el tótem del dragón de tres cabezas se desintegraba. Se hizo varios pasos hacia atrás, con su rostro pálido. Antes de poder decir una sola palabra, un solo Dedo de Sangre se estampó contra su frente.

Un temblor recorrió su cuerpo mientras caía al suelo, muerto.

Meng Hao se acercó. Bajó la mirada hacia el cultivador del Desierto Oeste muerto, cuyo nombre ni conocía. Se arrodilló al lado del cuerpo y sacó una bolsa privada. Sus ojos brillaban con seriedad.

“Por tanto, parece que no estoy solo en este lugar… Estos cultivadores del Desierto Oeste tienen algunas técnicas extrañas. Son tan diferentes a las existentes en el Dominio Sur como el negro es diferente al blanco… Si no, un solo Dedo de Sangre habría sido suficiente para matar a un cultivador en Pseudo Núcleo”. Dando una mirada final al cultivador del Desierto Oeste, se dio cuenta de que el tótem en los brazos del hombre se estaban desvaneciendo, transformándose en tinta negra.

<<<Capítulo anterior Índice Capítulo siguiente>>>


1.- Meng Hao aprendió la Guillotina Qi Violeta en el capítulo 242.